Skip to main content

Full text of "La Genesis De La Realidad"

See other formats


. 
A ADOS 
ARTS 


rro rar: 


ros , 
e . a AA Aras 
> e 2.1 yu Popol e 2 TA 
n > - e. Are ” rr rn re? 
Par o % PR 3 nen rs rl A A AS 
o e . . . AS 
p » — 2 un . PP... +1 .. 
a e PU A . .». ». APA - 
sn. .. ... prue, re. . 
Pio Aire .u y z - 
'- y . Y 
: > memo 


A TED 
AA UE 
TAI 
AAA 
1 tn e 
mr pas art 





ATA AAA CA NE 
AA AE OI AAA TT AAA AIN 


An  b PS . 
. ET NR CITI PRIISTA TO $ 
ARA rra EXPEIS| 


AU A 
A AR A A 
AAA A AREA 


LA 
GENESIS 


DE LA 


REALIDAD 


Bernard de Montréal 


O DIFFUSION BDM INTL 


Tous droits réservés. Tous droits de reproduction, d'adaptation, de transmission et de traduction 
intégrale ou partielle, sous quelque forme que ce soit, est interdite pour tous les pays sans 
autorisation écrite. 


All rights reserved. No part of this book may be reproduced, transmitted, traduced, even 
partially, or used in any manner is forbidden for all countries without written permission 


Todos los derechos reservados. Todos los derechos de reproducción, adaptación, transmisión y 
traducción , en su totalidad o en parte, en cualquier forma, está prohibido para todos los países 
sin autorización por escrito. 


PRÓLOGO 


Los estudios supramentales comenzaron realmente en 1969, cuando la luz del la inteligencia 
cósmica ha descendido a la tierra para instruir objetivamente al hombre en las leyes de la vida 
y del universo. Con esta nueva energía, que finalmente le permitió reconocer su vínculo vital 
con la conciencia universal, prospectiva e instructiva, el hombre fue capaz de comprender la 
mentira cósmica de la que fue víctima durante milenios, al mismo tiempo que revelaba los 
misterios de lo desconocido al responder definitivamente a las preguntas de la existencia. Estos 
han alimentado la actividad de las religiones, las filosofías y los movimientos esotéricos, y a 
finales del siglo XX encontraron respuestas a la magnitud de la angustia que crearon en el 
pensamiento humano. 


La dinámica de los estudios supramentales se basa en el movimiento de la energía a través de 
una mente creativa. Es por ello que este libro, el primero de una serie, no presenta una visión 
enciclopédica de la psique humana, sino un enfoque evolutivo que permite la integración 
progresiva de las leyes universales de la vida y la muerte. Y es por eso que la lectura de El 
Génesis de la Realidad es abierta, porque cada capítulo presenta en sí mismo la síntesis siendo 
sólo una parte de ella. A un modo diferente de escritura, libre de lo conocido de las formas 
mismas de la literatura de la mente, es apropiado un modo de lectura libre de actitudes antiguas. 


La percepción de la realidad se basa en una doble articulación fundamental: la involución, un 
período de ignorancia humana durante el cual el hombre ha sufrido las leyes de la vida sin 
comprender sus mecanismos, y la evolución, un período de integración de las leyes del 
universo, en el que el hombre finalmente vuelve a unir su naturaleza, su esencia, y manifiesta 
en la materia su poder creativo. 


El Génesis de la Realidad marca el comienzo de una literatura cósmica, representa sólo una 
fracción de lo que se publicará en la próxima generación. Porque es cada vez más necesario, 
según el tiempo y la hora, que el hombre sepa que vivimos al final de un ciclo en el que todo se 
jugará contra el hombre, contra la libertad real de su espíritu, su única fuerza, su única luz. Por 
eso, la evolución futura se preparará mediante la difusión de obras que, tras ella, le servirán para 
reconocer lo que no se puede pensar y para hacer de él un pionero de lo imposible. 


B. de M. 


Prefacio del editor 


Estimados lectores, 


Bienvenidos a esta edición traducida de La génesis de la realidad ("La genese du réel") de 
Bernard de Montréal. 


Nos complace compartir con ustedes la principal creación escrita de Bernard de Montréal. Sería 
superfluo entrar en el motivo de nuestra dedicatoria, simplemente porque el progreso de la 
iniciación es un fenómeno de uno en uno. Tanto si ha estado en contacto con obras anteriores 
del autor como si es un completo recién llegado, esperamos que disfrute de la chispeante luz de 
su canal mental. 

Nos hubiera gustado tener una versión en español totalmente pulida, lamentablemente por 
insuficiencia de fondos, ésta tendrá que ser suficiente por ahora, aunque una versión mejorada 
sería bienvenida, habrámos que esperar. 

Queremos invitarle a nuestra creciente sección en dentro de nuestro sitio web en francés, bajo 


la sección « idiomas del mundo ». En el futuro, trabajaremos duro para crecer la sección en 
Español y tener un sitio web completo sólo en español para servir a los hablantes de español. 


Queremos invitarles cordialmente a esta dirección : 


http://diffusion-bdm-intl.com/espanol.php 


¡Buenas lecturas! 


Cordialmente, 


Pierre de Québec y todo el equipo de Diffusion BdM Intl 


1 de Febrero 2021 


| La genesis de la realidad 


Indice de contenido 


Capítulo 1 - Libre albedrío 9 
Capítulo 2 - La inteligencia del hombre y el mundo de la muerte 18 
Capítulo 3 - La purificatión de la mente humana 31 
Capítulo 4 - El pensamiento humano y la verdad 49 
Capítulo 5 - La psique humana 37 
Capítulo 6 - Duda y creencia 65 
Capítulo 7 - Comunicación con los planes Ja 
Capítulo 8 - El átomo y la nueva conciencia 79 
Capítulo 9 - El mundo del pensamiento 88 
Capítulo 10 - La muerte y la vida mental inferior del hombre 97 
Capítulo 11 - Entidades e inteligencia humana 104 
Capítulo 12 - Los adeptos del astral 117 
Capítulo 13 - El hombre integral 126 
Capítulo 14 - El astral del pensamiento 134 
Capítulo 15 - El pensamiento subjetivo 142 
Capítulo 16 - El pensamiento humano 153 
Capítulo 17 - Involución versus evolución 164 
Capítulo 18 - El ocultismo del pensamiento creativo 179 
Capítulo 19 - El misterio del hombre y el astral 187 
Capítulo 20 - La mentira cósmica y el despertar de la conciencia 195 
Capítulo 21 - La conciencia oculta universal 204 


Diffusion BdM Intl 


| La genesis de la realidad 


Capítulo 22 - La masa psíquica mundial 

Capítulo 23 - Los planes invisibles 

Capítulo 24 - La psicología humana y el mundo de la muerte 
Capítulo 25 - El fenómeno OVNI y la humanidad futura 
Capítulo 26 - Lo invisible y su realidad 

Capítulo 27 - La universalidad de la conciencia supramental 
Capítulo 28 - Lo oculto del astral 

Capítulo 29 - La evolución de la conciencia de las células 
Capítulo 30 - Las fuerzas políticas y el final del ciclo 

Capítulo 31 - El hombre y la fuerza omega 

Capítulo 32 - La fundación del hombre (Primera y segunda) 
Capítulo 33 - El crecimiento visionario 

Capítulo 34 - Las barreras psicológicas del hombre frente a lo invisible 
Capítulo 35 - El abismo universal 

Capítulo 36 - Inteligencia civilizada versus inteligencia creativa 
Capítulo 37 - El poder de lo invisible en el mundo 

Capítulo 38 - La conspiración contra el hombre 

Capítulo 39 - La perturbación de la conciencia de las naciones 
Capítulo 40 - La raza del superhombre 

Capítulo 41 - La vida mental del hombre nuevo 

Capítulo 42 - El fin de los tiempos 

Capítulo 43 - La mediumnidad y el mundo de la muerte 
Capítulo 44 - El cielo temblará frente el paraíso 

Capítulo 45 - Supraconciencia 


Capítulo 46 - El astral y la personalidad del hombre 


Diffusion BdM Intl 


211 
220 
231 
240 
251 
260 
268 
2d 
286 
295 
303 
314 
328 
335 
342 
351 
358 
366 
373 
384 
394 
402 
410 
419 
428 


| La genesis de la realidad 


Capítulo 47 - La esclavitud del espiritu 

Capítulo 48 - La Edad Media moderna 

Capítulo 49 - Las fuerzas ocultas 

Capítulo 50 - El fuego cósmico, fuente de inteligencia 
Capítulo 51 - La espíritu es una dimensión de luz 


Capítulo 52 - 
Los muertos no retrocederan antes nada para vencer al hombre en la conquista del tiempo 


Capítulo 53 - Los mundos espirituales 

Capítulo 54 - El centro de la tierra 

Capítulo 55 - El doble luciférico y el doble universal 
Capítulo 56 - De la naturaleza del mal y del bien 
Capítulo 57 - La luz del Espíritu 


Capítulo 58 - El Cristo Mundial 


Bibliografía de Bernard de Montreal 


Glosario de neologismos 


Diffusion BdM Intl 


437 
445 
455 
466 
472 


482 
492 
500 
509 
518 
327 
536 


549 
550 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


Libre albedrío 


El concepto de libre albedrío aumenta la ilusión del hombre de libertad psicológica y 
psíquica, mientras que nada está más lejos de la realidad. El hombre en la tierra conoce una 
conciencia experimental directamente relacionada con un nivel u otro de programación de la 
vida. El hombre viene de la muerte y, mientras tenga que volver a la muerte, conoce una vida 
programada, sobre la cual no tiene control absoluto. Esto es parte de las leyes de la involución 
y ningún hombre inconsciente puede negar en el fondo de su ser que ha percibido, durante su 
existencia, fuerzas suficientemente evidentes en él que le han hecho actuar en una u otra 
dirección, según un plan en su vida. 


Aunque el libre albedrío es la cualidad psicológica maestra del ego, no es probado por las 
fuerzas que trabajan dentro del hombre bajo el disfraz de sus emociones y pensamientos 
subjetivos. Por eso, además, el hombre nunca ha sentido que posee la clave absoluta de su 
existencia real. El nuevo hombre experimentará una conciencia a través de la cual el libre 
albedrío se transformará en una conciencia libre. La evolución hará de este hombre un ser libre, 
capaz de comprender plenamente su vida. Él habrá superado las influencias kármicas de su 
vínculo con el mundo de la muerte, y ahora será capaz de robarse a sí mismo de las influencias 
de los planos paralelos. Esta libertad real marcará la ruptura total del poder de las entidades 
astrales en el plano mental del hombre. A partir de ese momento, la inteligencia creadora será 
la única fuerza en él, tendrá que vivir según las leyes de la vida, y ya no según las de la muerte. 


La psicología de estos hombres será una verdadera ciencia interna e infusa, libre de toda 
interferencias e impedimientos. Reconocerán que ser libre va mucho más allá del simple libre 
albedrío, que marcó, durante la involución, el comienzo de la ilusión del ego en la materia. Es 
a través de la ilusión del libre albedrío que las fuerzas de la muerte han trabajado muy duro para 
conquistar la mente del hombre, especialmente a través de sus pensamientos subjetivos, que él 
creía que eran suyos cuando en realidad estaban coloreados por diferentes planos de influencia. 
Para que un hombre sea libre en el sentido absoluto de la palabra, debe vivir sus pensamientos 
de manera creativa y no reflexiva; cualquier reflejo producido en la conciencia tiene un efecto 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 10 


espejo que ralentiza la luz y la tiñe de hecho. El hombre debe ser absolutamente libre, libre de 
cualquier forma de pensamiento que pueda colorear su conciencia; de lo contrario, vive la 
ilusión del libre albedrío, un modo astral sutil que lo mantiene en la impotencia de su 
inteligencia creadora. 


El nuevo hombre irá tan lejos del nivel psicológico de su conciencia mental inferior que 
podrá ver la diferencia entre el libre albedrío y la mente superior en su plena libertad de 
expresión. Esto le dará acceso a una nueva tasa vibratoria de la energía de su conciencia, y es a 
partir de esta sensibilidad que realmente se dará cuenta. Este último se perfeccionará hasta tal 
punto que, un día, el hombre será capaz de ajustar naturalmente su vibración mental para 
controlar la materia. 


El libre albedrío tal como lo instituimos hoy nos obliga a ser influenciados por mundos 
paralelos. Aún no sabemos lo suficiente acerca de los planos sutiles de la inteligencia evolutiva 
para captar la naturaleza de la realidad oculta detrás de la conciencia del ego. El ser humano 
sostiene, dentro de su conciencia subjetiva, toda una memoria que lo vincula a los planos de los 
cuales descendió antes de su encarnación en la materia.Vive y sigue viviendo pactos con estos 
planes, pactos que han sido registrados en los anales de vidas mayores que su autoconciencia. 
Es por eso que el hombre no tiene memoria de sus vidas pasadas, y esto es así hasta que ha 
alcanzado un nivel suficiente de conciencia, capaz de sostener la memoria que fluye de su 
relación oculta con el alma. Así atado, se ve obligado a vivir una vida material que contiene 
algunas debilidades retenidas de sus experiencias pasadas. También puede vivir otras 
experiencias que lo preparan para un modelo de vida futura, basado en material de eventos que 
será utilizado más tarde, después de su muerte, en la construcción de vehículos más avanzados 
para la evolución del alma. 


Es dentro de esta condición que el libre albedrío entra en juego. Se utiliza para desarrollar, 
según la experiencia, las condiciones futuras que le permitirán, en términos de muerte, 
perfeccionar su evolución. Porque el hombre no vive experiencias materiales para la evolución 
de su vida material, sino para la evolución de su vida como entidad en los planos sutiles. Como 
esta condición de humanidad inconsciente se invertirá en la próxima evolución, excita y 
confunde las esferas de la muerte. Estos últimos comienzan a percibir su impotencia frente a la 
nueva conciencia humana, impotencia que les obligará a darse cuenta de que ellos mismos 
tendrán que experimentar una gran perturbación. La humanidad vive hoy la lucha entre la vieja 
y la nueva conciencia, entre las fuerzas del alma y las fuerzas del espíritu. 


El libre albedrío será reconsiderado bajo otra luz durante la evolución futura del hombre, 
porque el espíritu se sentirá más y más en él. El hombre vivirá mucho más de la energía de su 
revestimiento etérico que de la del alma, que ciertamente lo sostiene astralmente, pero que no 
puede abrirle los planos de energía necesarios para el reconocimiento de su verdadera libertad 
en el plano material. Mientras el hombre esté inconsciente, su vida se vive en relación con su 
conexión con el mundo del alma. En cuanto toma conciencia, comienza a vivir cada vez más 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 1 - Libre albedrío 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 11 


fuera de este mundo astral; luego comienza a descubrir la verdadera libertad de su conciencia 
creadora. La evolución futura del hombre consciente trascenderá las condiciones psicológicas 
del ego atrapado entre las fuerzas del alma y las fuerzas del espíritu, porque este último es su 
única luz, su única inteligencia. 


La evolución de la Conciencia Supramental en la Tierra permitirá finalmente al hombre 
consciente darse cuenta hasta qué punto la ilusión del libre albedrío fue, durante la involución, 
el factor mental que mantuvo su conciencia dividida. Tomará posesión de su inteligencia desde 
el momento en que entienda la naturaleza multidimensional de su conciencia, condición 
fundamental para comprender la relación entre el libre albedrío y la libertad real del ego 
consciente. La conciencia supramental, a diferencia de la conciencia mental inferior de la 
involución, permitirá al hombre extraer de su mente superior los elementos necesarios para la 
construcción de una vida libre, sin pérdida o disminución de su conciencia viva. 


Será cada vez más evidente que el libre albedrío y sus ilusorias consecuencias para el 
hombre sólo marcarán una etapa de la involución, etapa durante la cual fue necesario que el 
hombre registrara en su mente ciertas impresiones esenciales para el desarrollo de la estructura 
psicológica de su ego. Esta condición cesó en 1969. Una conciencia superior comenzó entonces 
su descenso a la tierra, y el hombre podría comenzar a evolucionar en conjunción con eventos 
importantes que el planeta experimentará durante la próxima evolución. 


El libre albedrío era antes tan necesario que se convirtió en el único punto de apoyo para 
la conciencia experimental, mientras que el hombre tenía que vivir su vida en un marco de 
pensamiento sujeto a la condición existencial del planeta. Pero con la evolución que ya ha 
comenzado en la tierra, el hombre se liberará de la ilusión de su libre albedrío y podrá 
finalmente comenzar a apreciar su verdadera inteligencia, basada en una longitud de onda 
completamente diferente. El nuevo hombre crecerá en esta nueva conciencia como el viejo 
hombre tuvo que crecer durante la involución de la quinta raza raíz. Sin embargo, en el próximo 
ciclo, este crecimiento estará totalmente relacionado con su conciencia interna, y ya no de 
acuerdo con una conciencia colectiva externa a sí mismo, cuyo poder condicionante, 
perfectamente utilizado por el astral, fue la fuente de su ignorancia. 


La conciencia libre no hará ningún juicio sobre la conciencia condicionada de la 
involución, pero será extremadamente sabio hacerlo. De modo que el hombre ya no puede vivir 
ni sufrir ninguna forma de esta dependencia psicológica que marcó profundamente su 
conciencia involutiva y lo convirtió en un ser esclavo. Esta condición de la nueva conciencia en 
la tierra traerá grandes cambios en las relaciones humanas. En los siglos siguientes al descenso 
de la conciencia supramental, los seres humanos serán cada vez más libres: aprenderán a 
utilizar su nueva energía y su vida en la tierra será igual a su inteligencia creadora. Esta 
revolución conducirá a grandes movimientos de masas. A partir de ese momento, la tierra 
ocupará su lugar en el orden que le ha sido asignado entre las esferas superiores de la vida, 
donde el destino de todo lo que está en evolución está sujeto a una planificación y estudio 
perfecto y a largo plazo. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 1 - Libre albedrío 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 12 


Cuando la ilusión del libre albedrío haya sido reemplazada cada vez más por la certeza de 
una conciencia libre y creativa, el nuevo hombre finalmente encontrará su verdadero lugar en 
la tierra. Ya no representará el tipo de marginalidad malentendida que tuvo que soportar en las 
primeras fases de esta nueva era. La vida en la tierra se normalizará cada vez más en relación 
con esta nueva conciencia a través de la cual los hombres experimentarán la paz. Pero 
poderosos movimientos de masas precederán a esta gran fase de la evolución, porque las 
fuerzas de la involución siguen siendo muy poderosas hoy en día, y el poder de las fuerzas 
ocultas del hombre todavía se encuentra en las esferas. El libre albedrío debe ser reemplazado 
por la libertad real para que el hombre pueda finalmente comprender cuán grande y creativa 
puede ser la vida. El libre albedrío será, en la nueva conciencia, sólo un antiguo período de 
involución, con el que ya no tendrá ningún vínculo. La ruptura con el pasado será tan marcada 
que la próxima era será reconocida como la que ya no tiene memoria. De hecho, la memoria del 
hombre permanecerá, pero ya no tendrá ningún poder sobre él, porque la nueva conciencia 
operará en una longitud de onda que no es parte de la conciencia involutiva. El concepto actual 
de libre albedrío será totalmente obsoleto. 


La crisis filosófica del hombre quedará atrás y finalmente podrá reírse de su pasado, ya 
que su nueva conciencia le explicará por qué están sucediendo las cosas. Libre de la ilusión del 
libre albedrío que había sido su caballo de batalla, el hombre podrá concentrar sus energías 
mentales en la construcción de un nuevo mundo, dentro del cual será un punto cardinal. Atrás 
quedaron los días del período involutivo en que los seres humanos vivían bajo la impresión de 
que sólo eran una criatura débil, ignorando sus orígenes y la razón de su descenso a la materia. 
Todo será claro para él y el libre albedrío ya no dividirá su conciencia por una impresión 
subjetiva e ignorante de la unidad de toda conciencia en el cosmos sideral y planetario. 


La crisis del libre albedrío será parte de la conciencia del hombre nuevo; esto es inevitable 
porque la conciencia de la involución debe ser confrontada con la realidad del hombre. Esta 
nueva conciencia no será una conciencia filosófica; por lo tanto, no podrá perder su tiempo en 
juegos mentales que hayan causado confusión. La evolución de la conciencia supramental en la 
tierra representará, para los seres humanos, el desafío y la conquista final de sus vidas. 
Siguiendo este desafío y esta conquista, todo lo que le quedará es vivir, es decir, crear según el 
nivel de su conciencia. Los hombres más avanzados trabajarán en estrecha colaboración con las 
inteligencias que acudirán a ellos para ayudar a la evolución de la ciencia. Esto será posible 
gracias a la nueva conciencia más elevada de la evolución, cuya tasa vibratoria permitirá al 
hombre comunicarse con los planos paralelos y los mundos evolucionados más elevados del 
cosmos local y universal. 


Mientras la ilusión del libre albedrío no haya sido plenamente revelada por el hombre en 
la tierra, en relación con sus ilusiones fundamentales, le será imposible experimentar una 
conciencia integral que pueda participar creativa y activamente en la manifestación de las 
grandes fuerzas psicológicas que involucran a la conciencia humana. Así como la ciencia ha 
descubierto que las grandes fuerzas están en la base de la materia organizada, así también 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 1 - Libre albedrío 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD [TES 


descubriremos que el hombre posee en él fuerzas que pueden controlar el átomo, porque todo 
en el cosmos es energía, y todo está llamado a ser perfeccionado en los niveles superiores de la 
evolución. Es por eso que entender la ilusión del libre albedrío es parte del gran descubrimiento 
del hombre nuevo. 


El libre albedrío pierde su razón de ser cuando el hombre ha comenzado a ver y 
comprender cómo funcionan las fuerzas vitales en los planos invisibles del universo. Este 
concepto se está volviendo tan inadmisible que se puede decir que el hombre, a su vez, se ha 
vuelto irracional y sufre por nada, debido al condicionamiento de su ignorancia. El concepto de 
libre albedrío es una parte integral de una forma de pensar que será anticuada en la próxima era, 
cuando los hombres conscientes se separen en espíritu de los hombres inconscientes en la tierra. 
Estos últimos continuarán sufriendo sus ilusiones hasta la muerte, porque su tiempo no habrá 
llegado para acceder a aquello que no es comprendido por el intelecto o la mente involutiva 
inferior. 


La conciencia y la comprensión del libre albedrío evolucionarán en el hombre integral. 
Se dará cuenta de la naturaleza multidimensional de su mente, y el ego irá más allá de su 
voluntad subjetiva para conocer su verdadera voluntad. Este último nacerá de una inteligencia 
de la vida basada en su estrecha relación con la energía creadora del doble, y percibida a través 
del plano mental superior. El libre albedrío responde a la necesidad de la conciencia subjetiva 
humana, pero tan pronto como ha evolucionado más allá de los límites psicológicos del ego, la 
conciencia subjetiva del libre albedrío se extiende y va más allá de la comprensión que el 
hombre involutivo tiene de él; el ser ya comprende su vínculo universal con el doble, fuente de 
su energía creadora. El libre albedrío de la involución coincide con la ilusión egoísta del 
hombre, mientras que la libertad mental del hombre nuevo coincidirá con la fusión del ser y la 
luz. 


Así como la involución da al hombre libre albedrío, la evolución le hará darse cuenta de 
que la libertad del ser debe ser absoluta, y basada en el vínculo con los aspectos universales de 
su conciencia, a fin de dejar de estar gobernada por las leyes de la experiencia del alma. El libre 
albedrío ha creado en el hombre la impresión de ser libre, debido a la contribución de su 
voluntad subjetiva a la construcción y desarrollo de una vida que aún ignora las leyes de la 
conciencia. Debido a esta impresión subjetiva de su realidad, el hombre de la involución nunca 
pudo captar la dimensión real de su vida. 


Su inteligencia de vida quedó limitada a la supervivencia psicológica del ego. Por otro 
lado, la mente superior del hombre integral no obedecerá a la vida planetaria impuesta en el 
pasado. Constantemente corregirá las facetas desequilibradas de su vida, para darse las 
máximas oportunidades en su definición de vida, de acuerdo con su capacidad de identificar y 
romper sus límites psicológicos. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 1 - Libre albedrío 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 14 


El libre albedrío sólo puede ser una ilusión hasta que este último haya tenido éxito para 
superar los límites psicológicos del ego. No basta con vivir desde la conciencia del ego, es 
necesario elevarla en inteligencia para reconocer la verdadera naturaleza de la vida. El libre 
albedrío es parte de la inconsciencia involutiva, en la misma medida en que la libertad es parte 
de la conciencia evolutiva, y la diferencia entre ambas es absoluta. El nuevo hombre verá muy 
bien el juego de la vida a través de su experiencia subjetiva, y comprenderá la ilusión del libre 
albedrío de la involución: permitir que el ego desarrolle un centro mental inferior, y mantenerlo 
atrapado en el espacio y el tiempo. Es la incapacidad del hombre para rasgar los velos de lo 
invisible lo que hizo de su libre albedrío una medida importante de su conciencia experimental. 
En la próxima evolución, la ilusión será superada y el ser consciente descubrirá la estrecha 
relación entre lo invisible y la vida planetaria, para ajustar su comprensión de la vida y pasar a 
otro nivel de realidad perfectamente adaptado a su naturaleza cósmica. 


El libre albedrío subjetivo es una trampa cósmica, una forma de desilusión en la realidad 
creativa del hombre. Esta trampa es uno de los aspectos más elementales de la mentira cósmica 
que caracteriza a la involución; debe ser eliminada de la conciencia humana antes de pasar de 
la involución a la evolución de sus principios. La mentira cósmica es parte de la organización 
interna de la conciencia involutiva, y el libre albedrío, añadido a todos los aspectos, es 
directamente el producto de ella, aunque es, para el hombre, una medida importante de su 
desarrollo egoísta. Ese libre albedrío representa, para la involución, el aspecto último de la 
libertad personal, sólo representará para el nuevo hombre una dimensión inferior de la 
conciencia futura; será reemplazado, durante la evolución, por la libertad creativa absoluta del 
ego y por la dinámica creativa del plano mental del cual él es hoy, el esclavo emocional, ya que 
no controla la energía astralizada que ata psicológicamente a la forma subjetiva de vida. 


Los conceptos espirituales y filosóficos del hombre se infunden de acuerdo a su nivel de 
evolución, y esta infusión es inconsciente. Cuando tome conciencia de esta realidad, su 
inteligencia creativa prevalecerá sobre su inteligencia especulativa; rasgará los velos de la 
inconsciencia, que quiere que crea en el libre albedrío planetario. Entonces se dará cuenta de 
que el libre albedrío es de gran insuficiencia con respecto a la conciencia superior del hombre, 
resultante de su poder creativo natural y cósmico. 


La ilusión del libre albedrío y su derivado, la inteligencia egoísta planetaria, frena 
grandemente la evolución total y creativa de la conciencia. La conciencia del hombre no es sólo 
personal, sino también transpersonal. Es en este último nivel donde descubrirá los secretos de 
la vida, sus leyes fundamentales, las dimensiones de la realidad que permanecen inaccesibles 
durante la involución, donde primero tuvo que desarrollar una conciencia del ego 
suficientemente estable antes de tomar conciencia de las capas más sutiles de su ser cósmico. 
El hombre tuvo que vivir una conciencia egoísta antes de pasar a la conciencia universal, ya que 
esta última requiere un aumento considerable de la tasa vibratoria de los cuerpos sutiles. El 
hombre se encuentra en este punto donde, en la curva evolutiva, el concepto de libre albedrío 
ya no es suficiente para la conciencia humana, pues el hombre despierto a la realidad del 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 1 - Libre albedrío 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD (AS 


pensamiento objetivo se dará cuenta de que el vínculo universal en él existe, y que él constituye 
sólo la punta del iceberg de su conciencia total e indivisible, tanto personal como prepersonal. 
El libre albedrío constituye una barrera considerable a la evolución psicológica de la 
conciencia, porque mantiene al hombre bajo la impresión de ser libre, cuando en realidad éste 
todavía no es libre. Bastaría con que viera cómo y hasta qué punto puede vivir su vida como 
considere oportuno, para darse cuenta de que se le proyecta constantemente en condiciones de 
experiencia a través de las cuales se ve obligado a vivir para poder evolucionar en el nivel del 
alma. Su libre albedrío representa sólo un aspecto indefinido de su conciencia evolutiva. Por 
otro lado, el hombre integral vivirá su vida en la medida de su poder creativo, de acuerdo con 
su capacidad para superar las ilusiones del ego experiencial. Esta libertad real le permitirá darse 
cuenta de que la vida va más allá de la existencia y que es multidimensional. 


El libre albedrío sólo está relacionado con la libertad real en la medida en que el hombre 
no conoce obstáculos a su voluntad; pero tan pronto como surgen los obstáculos, se da cuenta 
de que el libre albedrío no es la libertad creadora de la mente superior, y que no puede servir 
como una medida de la realidad de la conciencia humana en evolución. La conciencia del 
hombre nuevo reaccionará absolutamente a toda forma de obstáculo en la vida; se perfeccionará 
hasta tal punto que el luz blanca experimentará una vida en perfecta armonía con su voluntad 
creadora. Este hombre habrá superado la ilusión del libre albedrío y reconocido su 
insuficiencia. Se dará cuenta de que la libertad real debe ser creativa en todos los niveles de 
conciencia, y no simplemente en el nivel psicosocial, donde el hombre y la sociedad están 
fundados en una especie de interdependencia. La conciencia del hombre integral será libre en 
un nuevo sentido: ser libre significa crecer más y más constantemente en la conciencia en 
evolución. 


Liberado de la sutil ilusión del libre albedrío, el hombre espiritual expandirá su potencial 
para la vida; limpiará la tierra de su propia involución para ver más y más claramente a través 
del denso bosque de sus ilusiones, anteriormente vinculadas al concepto y la percepción del 
libre albedrío. Verá que ser libre significa ser dueño de su vida, en todos sus aspectos, y 
comprenderá que los ancianos no tenían idea de lo que la libertad significa para todo el ser. La 
ilusión del libre albedrío sólo se realizará mediante la percepción extra-sensorial, a nivel de la 
mente superior, porque sólo la comunicación telepática con el doble puede permitir al hombre 
comprender el poder del astral sobre su inteligencia involutiva. El libre albedrío y sus 
condiciones veladas son parte de la mentira cósmica; el hombre sólo podrá levantar sus velos 
cuando haya aprendido a comunicarse internamente más allá del plano astral. El astral nunca 
revelará esta ilusión, porque a través de ella se produce la manipulación psicológica del ego. 


Sin la ilusoria conciencia del libre albedrío, el hombre no podría desarrollar su 
personalidad y progresar egoístamente. Pero desde el momento en que el nuevo ser haya 
conquistado los planos de la mente superior, incluso irá más allá de esta condición involutiva 
necesaria, para llegar a unir en sí mismo sus aspectos cósmicos y planetarios. La unión de estos 
aspectos elevará su nivel de comprensión de las leyes de la vida y de la realidad. Esto le 
permitirá participar activamente en la energía creadora de los planos que descienden al hombre, 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 1 - Libre albedrío 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 16 


durante esta espiritualización de la materia a través de la elevación del poder mental del hombre 
sobre ella. El nuevo hombre descubrirá su multidimensionalidad; recreará en su mente las 
condiciones de vida interior que existían antes de la ruptura del vínculo universal entre la tierra 
y las otras esferas. Pero vivirá su vínculo de manera diferente, en la nueva era, porque su 
conciencia habrá crecido en la comprensión de las leyes universales. En vez de vivir estos 
últimos espiritualmente, los vivirá creativamente, participando en cualquier forma de 
corrección necesaria para perfeccionar su propio vínculo con lo universal. El libre albedrío 
involutivo habrá sido reemplazado por la libertad creativa, la nueva cualidad de su conciencia. 


La ilusión del libre albedrío ha hecho del hombre un ser terrenal, en el sentido más 
estrecho de la palabra, mientras que la eliminación de esta ilusión cósmica lo convertirá en un 
ser de luz gobernado por las leyes del espíritu, y no más por las leyes del alma y de la muerte. 
Mientras no haya superado la etapa puramente humana de su conciencia, no podrá darse cuenta 
hasta qué punto su vida involutiva es un error monumental que sólo él puede corregir, en la 
medida en que esté dispuesto a mezclarse con su realidad, la fuente de su ser. El precio a pagar 
será grande, porque el libre albedrío quiere que el hombre niegue su insuficiencia, mientras que 
la libertad le hará darse cuenta de esta insuficiencia. De esta manera, crecerá hasta la plena 
madurez de su conciencia universal. La vida mental del hombre debe alcanzar su realidad 
universal, de lo contrario sólo puede vivir de acuerdo con las fuerzas de la involución 
planetaria, y esta condición separa a los hombres en tribus, naciones, regiones xenófobas. 
Consciente de una libertad creadora resultante de una conciencia universal, el hombre ya no se 
dejará dividir contra sí mismo; su inteligencia creadora verá a través del juego astral de esta 
división, que siempre conduce a alguna forma de dominación. 


La evolución de la conciencia supramental hará del hombre nuevo un ser libre, en un 
sentido que sólo puede ser entendido por un ser verdaderamente libre. La libertad interna del 
hombre integral nunca será comprendida por seres ajenos a esta unidad universal de conciencia. 
Más allá de los regímenes del pensamiento, de las ideologías espirituales o de otro tipo, el 
hombre nuevo vivirá para sí mismo su creciente libertad. Ya no se usará para protegerlo de la 
vida, sino de la muerte. Habiendo comprendido los aspectos psíquicos de la muerte, traspondrá 
la vida a otro nivel; vivirá una vida mental relacionada con el infinito del doble y, en el mismo 
movimiento, éste descenderá hacia la materia, en una fusión cada vez más avanzada. La energía 
creativa y la materia se unirán para hacer del nuevo hombre un ser más seguro, un ser cuyos 
componentes psicológicos y psicológicos se han unificado para poner fin al propósito de la 
conciencia humana. 


Elevado en conciencia más allá de los límites psicológicos de la muerte, el ser consciente 
ya no conocerá la limitación del espacio-tiempo. La vida se extenderá ante él, desde donde 
podrá ver desde su visión etérica los diferentes planos en evolución, partiendo de una 
conciencia que ya no se secará antes de la posible destrucción del cuerpo material. Cualquier 
destrucción del cuerpo material será elevada a una etapa superior y transformadora de la 
materia psíquica de la conciencia celular. La conciencia de las células será tan alta que el cuerpo 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 1 - Libre albedrío 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 17 


material del hombre integral pasará de la etapa de la bioenergía a la etapa de la biosíntesis, 
donde la resolución vibratoria requerirá un estado mental impecable. 


La ilusión del libre albedrío proviene de la falta de comprensión de las leyes universales 
que actúan a través del hombre involutivo. Cuando el ser haya pasado de la etapa involutiva a 
la etapa evolutiva de su conciencia, se dará cuenta de que el libre albedrío es parte de la 
dimensión humana de la conciencia. Al pasar a la dimensión superior de la conciencia, la 
verdadera libertad del ego requerirá que el ser se preste a la receptividad interior de su 
conciencia universal, para facilitar la comunicación directa con el doble, que representa su 
aspecto universal, cósmico y perfecto, en los planos invisibles de la realidad. Esta 
multidimensionalidad de la nueva conciencia permitirá al ser comprender por qué el libre 
albedrío permaneció ilusorio, ya que el hombre no pudo reconocer la comunicación interna 
hasta que se levantó el velo del pensamiento subjetivo. 


La próxima evolución dará lugar a una raza de seres cuya conciencia de libre albedrío ha 
sido reemplazada por la conciencia de libre comercio entre el plano psicológico del ego y el 
plano supramental de este hombre invisible, el doble. La cualidad mental del hombre integral 
le permitirá inferir que el libre albedrío ya no tiene ningún valor para él, en la medida en que su 
conciencia ya no tratará de retrasar el proceso evolutivo, debido al gran vínculo que descubrirá 
entre la energía de la conciencia superior y la voluntad creadora del hombre, unificada con la 
fuente de su propia vida. Mientras la fusión no se haya logrado lo suficiente, el libre albedrío 
correrá el riesgo de permanecer presente en los recovecos de su conciencia. Con el tiempo, 
desaparecerá y será reemplazada por la libre conciencia del ser-luz, en la cual la materia y el 
espíritu se convertirán en una sola realidad. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 1 - Libre albedrío 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


Z 


La inteligencia del hombre 
y el mundo de la muerte 


El mundo de la muerte es una esfera fascinante, no en sí misma, sino en lo que revelará a 
la conciencia mental superior del hombre nuevo. Abrirá las puertas a una dimensión de la 
realidad que influyó grandemente en su conciencia durante la involución. Los hombres siempre 
han dicho: "¿Qué sabemos de la muerte, nadie ha vuelto para explicárnoslo?" La ignorancia del 
anciano sobre la muerte y sus influencias subliminales terminará en la próxima evolución. El 
hombre podrá cuestionar, por medio de la palabra, los planos más ocultos de la muerte e 
involucrar a las entidades que, desde estos planos, contaminan la conciencia humana. Ignora el 
poder oculto de la palabra desde una conciencia superior, liberada de la mentira cósmica 
impuesta por estas esferas. 


El mundo de la muerte y su jerarquía, que ahora se llama el mundo astral, ya no puede 
velar nada para el hombre consciente, porque su luz intervendrá en el proceso de formulación 
de cualquier forma-pensamiento creada por su mente evolucionada, para la comprensión de los 
misterios. La luz del hombre consciente se elevará sobre el mundo de la muerte, y el estado de 
fusión de su nueva conciencia lo invitará a superar las condiciones psicológicas del 
conocimiento. Su conocimiento se basará en su capacidad creativa y no en su capacidad de 
reflexión. Las entidades astrales reconocerán el pensamiento humano consciente por la 
amplitud de su luz, y cuando el ser consciente vibre en su mente superior, en lugar de estar 
influenciado por los planes de muerte, los hará evolucionar. 


El descenso de la conciencia supramental a la tierra marcará, en las esferas, la mayor 
revolución desde el advenimiento del hombre. La lucha será intensa, porque las fuerzas de la 
muerte, incluso las más avanzadas, sólo restaurarán el poder del hombre cuando haya integrado 
plenamente su energía creadora, cuando haya comprendido plenamente las leyes de su 
conciencia, así como las leyes absolutas de la inteligencia humana. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 19 


Las entidades que influyen en la mente del hombre están apegadas a ella por razones de 
conciencia condicionadas por la memoria de la involución. El hombre entenderá lo que la 
memoria significa ocultamente. Verá que esto lo retiene sutilmente en una actitud mental y 
emocional hacia las diferentes facetas de la vida psíquica. Se dará cuenta de que la memoria 
debe servirle y que, si le sirve, debe ser creativa, porque su funcionamiento no debe impedir la 
evolución de su inteligencia pura. Es por eso que el nuevo hombre percibirá una disminución 
en su memoria subjetiva durante la transformación de su cuerpo mental. Esta disminución sólo 
marcará el movimiento natural y creativo de la energía de su conciencia superior en su mente 
renovada y desarrollada. El ego encontrará este nuevo ajuste difícil al principio de la 
transformación; sin embargo, será sólo un período temporal, seguido de un nuevo equilibrio en 
la función creativa de la memoria. 


El mundo de la muerte, el plano más cercano a la conciencia mental inferior del hombre, 
será removido de la conciencia humana de acuerdo a la habilidad del nuevo hombre para tratar 
con su energía o pensamientos mentales, de acuerdo a una memoria cada vez más creativa, 
capaz de no interferir con el poderoso proceso de su conciencia creativa. El hombre aún no se 
da cuenta de hasta qué punto es prisionero de su memoria y de cuánta materia muerta contiene. 
Esta condición de involución le perjudica enormemente, al interferir con el proceso creativo de 
su energía. El conocimiento humano está más allá de la memoria subjetiva del ego. Es el 
resultado del descenso a la mente del hombre de una fuerza creadora que no puede ser 
condicionada por una memoria involutiva, fruto de la inseguridad del ego, que corresponde a la 
infinidad de su propia luz. 


Mientras el hombre inconsciente no haya comprendido e integrado las leyes de la 
inteligencia creadora, será envenenado por las fuerzas de la muerte a través de una mente 
ignorante, que prefiere apoyarse en la ilusión del conocimiento antes que en la realidad de su 
conocimiento. El hombre está fascinado por el conocimiento, porque le da la impresión de 
saber, mientras que es totalmente ilusorio. Es esta ilusión la que le lleva a buscar, porque la 
búsqueda interior es parte de la ilusión y del poder de la memoria subjetiva. 


A medida que el nuevo hombre ha comprendido la naturaleza de la mente superior, se 
dará cuenta de que la inteligencia creativa lo contiene todo y que representa una memoria 
infinita que se extiende más allá de la muerte. Finalmente verá que sólo esta inteligencia tiene 
el poder de neutralizar la memoria subjetiva para elevar el poder del hombre para comprender 
los misterios. Estas facetas de la realidad que no son subjetivamente pensadas y entendidas sólo 
desde una conciencia basada en el principio creativo del pensamiento creativo. Verá las 
entidades en el mundo de la muerte que no tienen poder contra esta fuerza mental e infinita que 
constituye la totalidad de la conciencia humana. El mundo de la muerte no es insensible a esta 
nueva energía; el hombre en la tierra, unificado con su nueva conciencia, servirá de puente, en 
la próxima evolución, entre la muerte y las esferas superiores de la vida que se extienden 
infinitamente más allá de ella. Esto permitirá a las entidades continuar su evolución en su plano 
y unirse, un día, a la materia, en fusión con la luz del hombre. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2 - La inteligencia del hombre y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 20 


El hombre consciente descubrirá el mundo de la muerte a través de una palabra elevada 
en vibración. La nueva palabra de la conciencia supramental hará un avance absoluto a través 
del astral humano. El mundo de la muerte y sus entidades estarán al alcance del hombre como 
nunca antes durante toda la involución. El hombre consciente desempeñará el papel de 
controlador y evaluador de la información transmitida a través de su conciencia despierta. Esto 
creará una revolución en las esferas y la psique humana será elevada a un nivel tan sutil de 
conciencia y conocimiento que el hombre, finalmente, se beneficiará de un conocimiento libre 
infinito, no coloreado por el ego y no teñido por las influencias sutiles que vienen de las esferas. 


La comunicación entre el hombre consciente y las entidades ya no será un peligro oculto 
para él. Ya no estará indispuesto por sus comunicaciones con lo invisible, y el peligro, que 
siempre ha amenazado a aquellos que se aventuran en lo desconocido, será removido de la 
conciencia humana superior cuando la información comunicada desde los planes de muerte sea 
controlada. El hombre disfrutará de una perfecta comprensión de su pasado y de ciertas 
acciones que se le habían impuesto más allá de su control y comprensión; entonces verá, de 
acuerdo con su propio nivel de evolución, que su conciencia había sido vampirizada por 
entidades que disfrutaban de sus afinidades vibratorias. 


Existe una relación directa entre la mente humana inferior y la comunicación telepática 
inconsciente. Esta relación es la base misma de la forma de pensar que caracteriza a la 
involución. La nueva época verá nacer en la tierra una conciencia que hará del hombre un ser 
libre en el plano mental; esta libertad no será fácilmente adquirida, ya que la naturaleza de la 
mente inferior, fuertemente fijada en el hábito del pensamiento subjetivo, hace difícil que el 
hombre comprenda que toda su conciencia se basa en su capacidad de vivir más allá de la 
función puramente psicológica de su ser. El hombre aprenderá a abrir las puertas de su propio 
futuro; vivirá intensamente en relación con su realidad, sin el apoyo psicológico de su 
pensamiento subjetivo. Entonces puede empezar a probar la fidelidad de su conciencia creativa 
y la gran relación que establece con la vida en general. Aquel cuya conciencia se ha elevado 
más allá de la mecanicidad psicológica del yo existencial comenzará a percibir posibilidades de 
vida que antes eran inaccesibles para él. Para él, la tierra se convertirá en un grandioso lugar de 
oportunidad para expresarse. El aburrimiento del ego ya no existirá; los pensamientos negativos 
creados por las entidades en el mundo de la muerte ya no podrán ser impresos en su mente, 
porque la tasa vibratoria de este último habrá sido elevada por las fuerzas creativas de la nueva 
conciencia supramental. 


El nuevo hombre se dará cuenta de que los pensamientos negativos, que habían 
congestionado su mente debido a la energía de sus emociones subjetivas, ya no formarán parte 
de su conciencia diaria. 


La vida futura del hombre será siempre una vida de creatividad permanente y de 
movimiento vital perpetuo. Comprenderá tanto el juego y la naturaleza del pensamiento 
negativo, que emana de los planes sutiles para vampirizarlo y dificultar su vida, que se rebelará, 
y esta rebelión interior será el signo precursor de su libertad psicológica, psíquica y real. A 
partir de entonces, disfrutará de la paz material; su vida ya no estará dictada por una forma de 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2 - La inteligencia del hombre y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 21 


poder o dominación. Verá a través de cualquier forma de manipulación, externa o interna a sí 
mismo. Este será el comienzo de una nueva era para un hombre nuevo, dotado de una 
conciencia que nunca más podrá ser condicionada por fuerzas cuya naturaleza no pudo 
controlar. El pensamiento negativo fue tan utilizado por las fuerzas ocultas del hombre que, 
durante la involución, desarrolló una gran habilidad para sentirse inferior a su realidad. Esta 
inmensa obra fue llevada a cabo por inteligencias perdidas y solitarias, en planos que cobraron 
vida a través de la inconsciencia humana. Durante la involución, el hombre se convirtió en el 
basurero del astral ! Se convirtió, debido a su ignorancia, en el catalizador de lo que es bajo en 
vibración en el mundo de la muerte y, durante milenios, la vida en la tierra ha representado sólo 
sufrimiento. 


La naturaleza del pensamiento negativo se estudiará profundamente para que el hombre 
se dé cuenta hasta qué punto la involución fue una experiencia subjetiva para el hombre en la 
tierra, y una explotación sistemática por parte de las entidades del mundo de la muerte. Pero 
aún no entendemos lo que significa el mundo de la muerte. Para el hombre material, la muerte 
es un fin en sí misma, cuando en realidad es una aberración de las leyes cósmicas que 
maniobran a través de la conciencia humana involutiva. La muerte es una devolución sistémica 
de energía, causada por la falta de luz en el cuerpo mental del hombre o de una especie inferior 
a él. La muerte no es un fenómeno natural. 


El pensamiento subjetivo del hombre inconsciente lo empuja a aceptar la muerte como un 
fenómeno natural: esta es una medida extraordinaria y precisa del poder integral de su 
pensamiento planetario. Lo mismo ocurre con el llamado pensamiento positivo y espiritual: 
creemos que nos sirve cuando simplemente nos permite pensar de una manera que nos prepara 
bien para la muerte. El nuevo hombre experimentará un pensamiento creativo, un pensamiento 
que no está coloreado por las esferas espirituales superiores sino que proviene de los mundos 
de luz, la fuente misma de la vida del hombre en todos los niveles de su realidad. 


El pensamiento negativo fue el origen de las guerras tanto como el pensamiento positivo 
y espiritual, porque este último dio lugar a guerras religiosas. El pensamiento creativo no puede 
crear guerra, esta actividad del mundo de la muerte a través de la mente humana ignorante. El 
abrazo de la mente del hombre va más allá de lo que puede imaginar, porque incluso la 
imaginación del hombre está bajo el control de las esferas. La imaginación se utiliza para fijar 
en la mente humana la mentira cósmica, la herramienta más poderosa de la involución. 


¿Qué significa "mundo de la muerte"? Cualquier concepción de la realidad debe incluir 
la muerte y sus consecuencias sobre la conciencia humana, ignorando las leyes de lo invisible. 
Es inútil que el hombre intente comprender su vida mental si no comprende las consecuencias 
veladas de sus pensamientos subjetivos, pensamientos que tienen su origen en planos inferiores 
a su realidad integral. Sólo porque el hombre viva la ilusión del libre albedrío no significa que 
no esté sujeto a la dominación de las fuerzas ocultas en él. Este es, además, el gran juego de la 
vida. Este juego nunca fue entendido. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2 - La inteligencia del hombre y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 22 


La muerte representa mucho más peligro para el hombre inconsciente de lo que puede 
darse cuenta, ya que su conexión kármica con este plan se manifiesta incluso en sus 
pensamientos más secretos. El estudio de la muerte marcará la división más absoluta entre el 
hombre y su pasado experiencial. Los hombres conscientes del futuro ya no experimentarán 
pensamientos que traicionen cualquier conexión con planos inferiores a su conciencia solar. 
Llegará un momento en que la conciencia humana se abrirá a planos de vida cuyo conocimiento 
liberará al hombre de su contacto involutivo con el mundo de las almas, los recuerdos, las 
manipulaciones astrales. 


Si la inteligencia del hombre inconsciente está relacionada con la muerte más allá de su 
conciencia, es porque su mente aún no ha sido despertada al poder de la inteligencia libre y 
creativa. Pero este despertar depende de una nueva base; esta última permitirá al hombre 
estudiar su relación personal con un plan de inteligencia, que tiende a desafiar su propia 
inteligencia creativa para retrasar su evolución y el desarrollo de una infalible libertad de 
conciencia. 


Los hombres siempre han percibido la muerte desde un punto de vista material. Aquellos 
que han visto la muerte como otra dimensión de la experiencia, capaz de influir 
inconscientemente en el hombre, han llevado este conocimiento marginalmente, bajo el peso de 
la soledad psicológica. Aun así, fueron forzados a sufrir sus propias ilusiones, debido al 
conocimiento oculto relacionado con un pasado cuya memoria aún no había sido purificada por 
una ciencia perfecta de la mente evolucionada. El nuevo hombre sólo ahora está comenzando a 
rascar la superficie de este vasto mundo cuyas leyes requieren que el hombre sea dominado en 
su ignorancia, para que el poder oculto de las esferas pueda ser usado para consolidar el poder 
de la muerte sobre la vida material. Que el hombre mantenga una comunicación telepática 
consciente con el astral o el mundo de las almas, y se le hará reconocer que la muerte, tal como 
la entendemos, no existe. Si no existe como la concebimos subjetivamente, sólo puede existir 
como la podemos describir desde una mente liberada de sus mentiras. Cuando este estudio haya 
avanzado lo suficiente, el hombre descubrirá que la vida consciente en la tierra representa el 
mayor desafío que este mundo inmaterial ha conocido jamás por parte del hombre. 


Tenemos dificultad para admitir lo que no es pensamiento; creemos que es a través del 
pensamiento racional, espiritualizado o esotérico que obtendremos las respuestas que hemos 
estado esperando durante miles de años. Es una gran ilusión. La mente humana debe ser 
despojada de su memoria subjetiva y de sus mecanismos psicológicos antes de que pueda 
desafiar lo que siempre ha sido un gran misterio para ella. No hay misterios. Todo esto es sólo 
una fantasía subjetiva. Todo es conocido, todo es conocido, todo es conocible. 


La inteligencia del hombre está evolucionando; aún no ha alcanzado el nivel de madurez 
mental necesario para liberarlo de las fuerzas inferiores de la vida que lo han manipulado desde 
su descenso a la materia. El hombre continúa su evolución en el marco de una conciencia 
experimental, que se perfeccionará para llegar a ser perfectamente autónoma. La autonomía en 
el hombre nuevo significará una condición de vida mental que le permitirá trazar su destino a 
su voluntad, en lugar de sufrirla según las leyes del alma. Pero para el desarrollo de una 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2 - La inteligencia del hombre y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD (EZ 


inteligencia superior a la de la involución, el hombre tendrá que reconocer la actividad de las 
fuerzas de su conciencia inferior, es decir, reconocer que no está solo en sí mismo, y que otros 
niveles de vida ejercen dominación sobre él. Este difícil reconocimiento hará del hombre en 
evolución de la conciencia un ser superiormente inteligente, que habrá comprendido las leyes 
ocultas de la vida, y que ya no se dejará rodear en su mente por las fuerzas de la muerte que 
actúan contra su libertad en la inteligencia. 


La muerte es un espacio-tiempo donde el alma se retira después de su experiencia del 
cuerpo material. Mientras un alma no haya completado su evolución, la experiencia en la 
materia le permite perfeccionarse a sí misma. Pero el hombre cree que los muertos están 
muertos, a medida que se convierten en entidades y continúan trabajando en la tierra a través 
de la mente inferior del hombre inconsciente, soplando pensamientos que no siempre le 
benefician. El hombre debe haber entendido esto antes de poder comunicarse objetivamente 
con su doble, pues la comunicación telepática sólo puede mejorarse mediante la perfección de 
la inteligencia humana. Mientras el ser no haya elevado su nivel de inteligencia más allá de las 
trampas que le tiende el astral, no podrá comprender la vida, porque está llena de estas trampas. 
Por eso el hombre involutivo conoce una conciencia experimental y no creativa. Durante su 
vida, el hombre percibe un gran número de pensamientos con los que no puede identificarse, 
porque no provienen necesariamente de su fuente. Los pensamientos destructivos y negativos 
no vienen de la luz del hombre. Vienen del astral y el hombre cree que son suyos y actúa según 
ellos. No es de extrañar que los seres se sientan disminuidos en su persona por pensamientos a 
menudo creados por almas que tienen la ventaja, a su propio nivel, de hacerlos sufrir. Las almas 
se nutren de la emocionalidad y de los pensamientos subjetivos del hombre. Un día esto será 
parte del conocimiento del hombre nuevo. 


Durante el nuevo ciclo de evolución, el hombre descubrirá el principio de la inteligencia 
creativa. Su nueva vida mental será superior y totalmente diferente a la que experimentó 
durante milenios de involución; el desarrollo de esta inteligencia creativa representará, para él, 
un ajuste profundo de su ser, como los ancianos que tuvieron que adaptarse a un nuevo modo 
de percepción al final del último ciclo, hace aproximadamente doce mil años. La evolución de 
la conciencia supramental en la tierra pondrá fin al pensamiento puramente reflexivo del 
hombre. La tasa vibratoria de su mente superior será demasiado alta para sostener pensamientos 
coloridos y subjetivos, no pudiendo ser injertados en una mente transformada por una nueva 
energía creativa. Es durante esta transformación que el hombre comenzará a estudiar y 
comprender la realidad del plano mental, que fue velado durante la involución. Lo que él sabrá, 
no podrá negarlo, porque este conocimiento será parte de sí mismo. Es entonces cuando abrirá 
de par en par las puertas de la mente superior, la psicología y la ciencia de la psicología al 
mismo tiempo, en el sentido real del término. Esta ciencia de la mente será tan obvia que el 
nuevo hombre tendrá que evolucionar, porque indudablemente le hará descubrir la estructura 
psicológica de su ser. Invitado a mirar de frente la vida mental, su vida se transformará porque 
ya no podrá seguir viviendo bajo la influencia de estas fuerzas en él, cuya importancia ya no 
puede reconocer debido a su evolución regresiva. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2 - La inteligencia del hombre y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 24 


El hombre no tiene que morir para conocer los secretos de la muerte, sólo tiene que estar 
atento y comunicarse con las entidades que lo han manipulado desde su encarnación en la 
materia. Escuchará lo que necesite escuchar. Descubrirá que la muerte es muy activa después 
de la vida material, y que el hombre es el chivo expiatorio de ella. Sabiendo esto, su contacto 
consciente con el doble será gradualmente restaurado, y el hombre regresará a su fuente en un 
proceso de fusión eventual. Finalmente, en unidad de conciencia con la parte universal de sí 
mismo, tendrá acceso al conocimiento de que la involución siempre ha creído utópica, o posible 
después de la muerte. El hombre no necesita morir para saber, porque la luz del doble es mayor 
que cualquier cosa conocida en el mundo de la muerte. 


La involución ha permitido que el ser desarrolle un alto nivel de pensamientos personales. 
Pero no todos sus pensamientos son creativos, no todos provienen de su fuente, así que la vida 
involutiva era un escenario de confusión, especialmente durante experiencias difíciles y 
contradictorias. La evolución permitirá al hombre nuevo experimentar un nivel de 
pensamientos creativos y reales, perfectamente libres del astral y de las influencias sobre él. 
Será, más allá de la involución, un ser indomable sin subjetividad mental. La purificación de su 
mente lo habrá convertido en un ser real en el sentido más profundo de la palabra. 


El universo es demasiado vasto para que el hombre continúe indefinidamente viviendo 
bajo la ilusión de un libre albedrío, cuya función es reemplazar temporalmente su libertad 
inexistente. Esta libertad de la mente vendrá con una nueva conciencia, y el precio para 
obtenerla será grande, porque las fuerzas psíquicas en él no quieren perder el control de la 
evolución de su experiencia. Entenderá que la vida es multidimensional, y que su grandeza está 
de acuerdo con su conciencia. No tendrá límites en el conocimiento, si vive de acuerdo a su 
realidad, porque su realidad lo sabe todo. 


En el principio, la ciencia de la mente superior y de la vida será oculta para el hombre. Se 
enfrentará a nuevas ideas que son ajenas a su conciencia involutiva. Con el tiempo, la novedad 
desaparecerá, integrará su nueva conciencia, como lo hizo el hombre del ciclo anterior. Será una 
segunda naturaleza. Es absolutamente repugnante que los seres humanos de hoy no estén en 
condiciones de conocer perfectamente sus vidas, su conciencia, su estado de ánimo, las leyes 
de su mente y su inteligencia. Pero también es concebible pensar que el hombre nuevo, mañana, 
descubrirá que los misterios de la vida ya no existen, cuando su fuente pueda explicarlos clara 
y claramente. Primero tendrá que darse cuenta de la limitación de sus pensamientos subjetivos 
e intelectuales. La actividad de las almas después de la muerte debe ser parte integrante de su 
conocimiento, antes de que las puertas de su conciencia universal, sin límites psicológicos, se 
abran en él. Esto implica que se vuelve consciente de las fuerzas al limitarlo psicológicamente 
a través del ego. 


Tendrá que reconocer que cualquier concepto de autoridad, en el campo del conocimiento 


interior, es una ilusión en sí misma, especialmente cuando especula sobre lo invisible. Sólo el 
hombre, a través de su conciencia universal, podrá tratar con autoridad y sólo para sí mismo, 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2 - La inteligencia del hombre y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD (EAS 


con las cosas de lo invisible. Ya no podrá creer ingenuamente a nadie. Sólo puede confirmar lo 
que sabe, y lo que otros, como él mismo, saben, de su propia fuente universal. 


Pero mientras la inteligencia humana esté condicionada por la muerte, el ser permanecerá 
inferior a él y no podrá vivir su conciencia totalmente, porque una parte de sí mismo estará 
poseída por pensamientos astralizados. Los ancianos se comunicaban con el mundo de la 
muerte, pero no podían reconocer que era un mundo de mentiras, porque su conciencia mental 
no estaba lo suficientemente desarrollada para comprender la verdadera naturaleza de este plan 
y sus consecuencias sobre la involución. Creían en lo que se les dictaba, pues este plano 
representaba para ellos el último punto de liberación y libertad, cuando en realidad el plano de 
la muerte es un plano de transición hasta que el hombre se fusiona con el doble para pasar del 
plano astral de la muerte al plano etérico de la vida inmortal. 


El hombre nuevo, en su conciencia superior, enfrentará a la muerte con la palabra 
perfecta, y ésta se inclinará ante él y ante su conocimiento. La muerte será, por primera vez 
desde la involución, forzada a admitir lo que el nuevo hombre sabrá por su fusión, y esto 
marcará el fin del poder absoluto del astral en la tierra. La evolución de la mente superior sellará 
la primera victoria del hombre sobre el astral, y la inconsciencia que resulta de ella. La 
conciencia y la evolución de la psicología supramental revelarán la naturaleza del yo humano; 
esto marcará el primer paso en la evolución de la ciencia del hombre, que revertirá la impresión 
de su personalidad. 


El mundo de la muerte es una dimensión activa de la vida inteligente a través de la mente 
humana inconsciente. El hombre no vive perfectamente de su luz, y la prueba es obvia ya que 
toda su civilización está en proceso de desintegración. Pero el punto de vista colorido de la 
conciencia humana es tan poderoso y eficaz sobre la personalidad del hombre que ya no tiene 
una visión clara y aguda de su vida en particular o de la vida en general. 


La conciencia de sí mismo ha sido alterada, falsificada hasta tal punto que ya no es capaz 
de tener una identidad real. Su vida es sólo el producto constante de influencias y un fracaso 
total frente a a su realidad. No es de extrañar que se retire a la autoridad externa para tomar parte 
del profundo equilibrio que le falta; al hacerlo pierde aún más contacto con su realidad. 


La ciencia futura de la mente superior expondrá todas las facetas de la vida inconsciente; 
el hombre debe saberlo todo para comprenderlo todo. La nueva vida se construirá sobre una 
base mental irreversible. El nuevo ciclo de vida en este planeta ya no será el mismo que el que 
han conocido los hombres en el pasado, porque la base del conocimiento humano invertirá la 
polaridad de su conocimiento. Ya no será una cuestión de que el nuevo hombre crea, porque la 
muerte usa la creencia inconsciente de su yo ignorante. Tendrá que saberlo. Una vez integrado 
este principio, su conciencia se transformará naturalmente, porque lo que nace del 
conocimiento no nace del intelecto, ni de la mente inferior, sino de la fusión del hombre con su 
doble, su luz, su fuente. Las leyes cósmicas de la evolución van más allá de la imaginación 
primitiva del hombre moderno y antiguo. Hay más ciencia en lo invisible de lo que el hombre 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2 - La inteligencia del hombre y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 26 


puede conocer en la materia, porque todo viene de lo invisible. Lo invisible es el fundamento 
del mundo, no simplemente una sujeción espiritual que los no-muertos descubrirán poco 
después de una muerte segura. 


El nuevo hombre se dará cuenta y comprenderá que la muerte siempre ha sido un nivel 
de vida activo a través de los hombres. Los médiums han probado esto en el pasado, pero no lo 
han entendido en su esencia. La muerte será desmitificada por la conciencia supramental, y el 
hombre será libre de ella. Pero mientras sea parte de su inconsciente, será prisionero de él, 
porque su poder en la tierra es mayor que el de la vida. Es sólo durante la evolución que esta 
condición cambiará, que la vida tomará su lugar en la experiencia del hombre y que el hombre 
se asombrará por su naturaleza cósmica y universal. 


El nuevo hombre comprenderá la muerte y el vínculo entre el plano mental inferior y el 
astral, el lugar donde se conservan los recuerdos de la vida registrados en una dimensión del 
tiempo llamada muerte. La muerte no es en realidad una dimensión vacía de la vida; por el 
contrario, es un mundo lleno de vida, en un nivel que excede ampliamente la comprensión del 
hombre involutivo, pues el aparato perceptivo de este último se limita a sus sentidos sutiles. 
Como mundo de vida y memoria, la muerte sigue ejerciendo una gran influencia sobre el ser 
inconsciente: es responsable de la calidad de vida del hombre involutivo, manteniendo un 
vínculo vivo e inconsciente con él. La conciencia supramental romperá el vínculo inconsciente 
entre la muerte y la vida, y el hombre nuevo, para alcanzar este estado final de involución, 
tendrá que comprender las leyes del espíritu más allá de la muerte y el plano inferior del ego 
inconsciente. 


El espíritu del hombre habita la materia y lo inmaterial. Pero su conciencia, en el nivel 
material, difiere de su conciencia en el nivel astral. En efecto, en el plano de la muerte, el 
espíritu se rige por leyes que el hombre no comprende, pero a las cuales obedece 
absolutamente, en la misma medida en que el hombre, en el plano material, se rige por leyes de 
la gravedad, leyes de la biología y de la genética, a las cuales obedece absolutamente. Los 
muertos, por razones de poder, no quieren revelar al hombre inconsciente las leyes de su 
mundo. Las entidades saben que una vez que el hombre está consciente, se vuelve 
independiente de su manipulación, de modo que pierden su poder sobre él. Esto genera en los 
muertos una inseguridad muy grande, similar a la que experimentaría el hombre si perdiera el 
control sobre el mundo animal o planetario, del cual obtiene el alimento necesario para su 
propia supervivencia. 


El universo está organizado de tal manera que los planos superiores dominan a los 
inferiores, mientras estos últimos no hayan alcanzado un nivel de conciencia suficiente para 
liberarse de la dominación de las fuerzas superiores. Así el universo evoluciona, a todos los 
niveles. La priorización de la energía y el poder es parte de la experiencia de las esferas 
inferiores de la evolución y del poder superior de aquellos que las dominan. Es por eso que el 
hombre nunca pasará de la involución a la evolución, cualquiera que sea su nivel de conciencia 
espiritual, hasta que entienda el poder sutil del mundo de la muerte sobre su mente involutiva. 
Esto es absolutamente real y va más allá de cualquier convención de pensamiento humano 
involutivo y reflexivo. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2 - La inteligencia del hombre y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 27 


El mundo astral atraviesa el plano mental del hombre a través de su colorido pensamiento, 
según su estado emocional, para que este mundo viva a través del pensamiento inconsciente 
comunicado al hombre de involución. En el plano material, cree que su pensamiento y su libre 
albedrío forman una misma pieza, mientras que el pensamiento humano inconsciente deriva del 
movimiento sutil de ciertas energías que emanan del plano astral, bajo la influencia de ciertas 
entidades cuya conexión con el hombre es totalmente desconocida. Los médiums tienen la 
habilidad de sacar a la luz este aspecto de la realidad trascendente de la personalidad humana, 
pero tampoco entienden que la conciencia humana debe ser libre de ver a través de una sutil 
desinformación dirigida al ser inconsciente de las leyes ocultas del pensamiento; no entienden 
que toda la información del astral sirve para conectarlo con el material a través del mecanismo 
de la explotación subjetiva. Incompleto a causa de su mente involutiva, el hombre inconsciente 
y los médiums juegan el juego de las entidades hasta que el ser se da cuenta y se libera de ello, 
lo que lo conducirá naturalmente a una nueva fase de evolución superior. 


En la actualidad, el aumento del ocultismo y de las ciencias paranormales está 
provocando un aumento material del poder del astral en la tierra, debido a la gran afinidad que 
cada vez más personas sensibles tienen con estas ciencias desde el más allá. Sin embargo, 
todavía existe el peligro, porque el hombre no sólo debe tomar conciencia de estos planes, sino 
que también debe ser absolutamente libre de hacerlo para poder disfrutar de su propia realidad. 
El advenimiento del cine ha popularizado enormemente la ciencia oculta o temas relacionados; 
en la misma medida, cada vez más seres sensibles están siendo abrazados por estas formas de 
nueva energía, que crean una atracción irresistible para la mente subconsciente involutiva. Es 
aquí donde el peligro se hace cada vez más obvio para aquellos que aún no se han dado cuenta 
del poder sutil del astral sobre su personalidad. 


El universo, en su totalidad, no es un mundo proporcional a la comprensión involutiva del 
hombre, pues la mente inferior utiliza los sentidos materiales para juzgar la organización y el 
orden de las fuerzas en evolución. Entre los seres espirituales o los avanzados en el estudio de 
las ciencias ocultas, el mismo problema surge en otra escala. Estos seres evolucionados y 
sensibles son hechos para abarcar por la creencia en todo lo que les es revelado desde los planos 
sutiles del alma. El hombre integral, habiendo transmutado perfectamente su mente, reconocerá 
su propia luz y hará estallar la forma de cualquier pensamiento sutilmente usado contra él. 
Corregirá con su propia luz la desinformación que viene del astral, y así traerá luz a aquellos 
mundos que sufren por no ser humanos e inmortalizados en la forma etérica de su espíritu. 


Las entidades del astral son formas vivientes del hombre, de aquellos seres que han vivido 
en el plano material; estos seres proceden de su espíritu, pero no son la luz de su espíritu: 
representan sólo la memoria de su espíritu. La mente es energía creativa, no memoria. El 
hombre, en el nivel material, está más cerca de su mente que las entidades en el mundo de la 
muerte, pero no conoce las leyes de la muerte y sus influencias, por lo que le es imposible 
participar conscientemente en la energía creadora de su mente. Por el contrario, sólo responde 
a la memoria del alma, a esa parte de sí misma que está muerta y no bañada por su propia luz. 
Es por eso que el hombre en la tierra siempre siente una especie de tensión psicológica que le 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2 - La inteligencia del hombre y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 28 


impide ser perfectamente feliz. Es el vínculo con el plano de la muerte lo que crea esta tensión 
a través de la manipulación sutil de sus pensamientos no integrados a la luz de su doble, ese 
espíritu libre de la muerte. 


Entender el mundo de las entidades es entender la muerte y vivir en lugar de existir. Pero 
la muerte nunca explicará la vida al hombre, o, si lo hace, lo hará de tal manera que creará 
ilusiones aún más sutiles, de modo que se empantanará en una forma de mentira sutil que 
tomará como verdad. ¡Ese es su juego! Nada es más peligroso que la verdad, pues representa la 
mentira que la muerte impone a la ingenua e ignorante conciencia humana de las leyes 
universales. Es por eso que el nuevo hombre estará más allá de la verdad y las mentiras. Sólo 
le interesará lo que sabe de sí mismo, su fusión universal no coloreada por el astral. 


La ingenuidad espiritual o material del hombre es su mayor peligro, pues no puede tomar 
el control de su destino hasta que haya integrado la energía del conocimiento. El conocimiento 
debe ser purificado en su mente superior, de lo contrario se convierte fácilmente en una sutil 
fuente de mentiras que el ego no puede discernir debido a la ausencia de luz en la mente. Hoy 
en día, la mente del hombre, cualquiera que sea su nivel de evolución, es una ventana abierta a 
través de la cual las entidades astrales penetran sin restricción alguna. El destino de la raza 
humana está en sus manos. Esta condición involutiva está llegando a su fin, sin embargo, a 
medida que nuevas fuerzas descienden a la tierra para liberar al hombre de esta forma sutil de 
dominación. 


Nada puede forzar al hombre a entender la parte inferior de la vida. Todo depende de su 
nivel de evolución y de su deseo personal de comprensión profunda. Una gran sensibilidad 
interior está en la base de esta aventura hacia el interior humano. Admitir lo que nunca ha sido 
admitido no es una tarea fácil, ya que la gente tiende a basar sus opiniones en las de los demás 
para sentirse más segura, incluso si dicha seguridad está distorsionada por la ignorancia 
fundamental de la humanidad. Como el hombre integral comprenderá las deficiencias de la 
mente involutiva, querrá suavizar las diferencias de comprensión que separan a los hombres y 
sumergir al ser en una aparente búsqueda interminable de la comprensión integral de su vida. 
La nueva ciencia del hombre sólo puede venir de él, y no más de fuera de él. Sólo su conciencia 
liberada le dará acceso a lo que sabe y siempre se ha negado a ver, por una multitud de razones 
que no forman parte de la inteligencia pura y creativa de su mente superior, sino de su 
ignorancia elevada a un estado de conocimiento. 


El nuevo hombre no considerará el mundo de la muerte como una dimensión ajena a su 
realidad. Por el contrario, su nueva conciencia le advertirá constantemente de las influencias 
sutiles de este plan, que no se detiene en absoluto en la creación de ilusiones, ya que la ilusión 
es parte de su función y naturaleza. 


El astral y sus entidades han dominado al hombre desde el advenimiento de la conciencia 


astral en la tierra, ya que el hombre ha utilizado sus sentidos materiales para percibir y 
comprender el mundo de este fenómeno. Cuanto más densificaba su conciencia, más se 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2 - La inteligencia del hombre y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD (10729 


convertía el astral en un poder interior para contrarrestar la densificación de su ser. Durante los 
milenios de involución, el astral se hizo cada vez más delgado, de modo que la conciencia de 
lo invisible perdió gradualmente su realidad objetiva y cósmica, para convertirse en lo que es 
hoy: un mundo de ilusiones y sueños. 


El hombre, de hecho, no muere; simplemente deja atrás su envoltura carnal. Pero tan 
pronto como está fuera de su cuerpo material, es gobernado por leyes anti-humanas, anti- 
ligeras; de ahí la ignorancia perpetuada en la conciencia de la humanidad. En cuanto el hombre 
se convierte en una entidad astral, sus vínculos con el mundo material se cortan radicalmente, 
de modo que ya no es el hombre material y la humanidad lo que le importa, sino el astral, la 
cáscara, ese aspecto de la entidad invisible, sin emoción y sin mentalidad creadora, que 
responde sólo a las leyes ocultas de la muerte. La muerte está gobernada por las llamadas 
fuerzas satánicas cuya función es perpetuar la dominación de las fuerzas cósmicas sobre las 
conciencias en evolución, de las cuales el hombre representa sólo uno de los tipos. 


Para tener mentalidad y emoción, una conciencia debe ser más o menos libre, es decir, 
capaz de vibrar hacia ciertas energías que emanan de la experiencia. En el mundo de la muerte, 
la experiencia como tal no existe, ya que las entidades responden sólo a las fuerzas psicológicas 
o astrales de las que son totalmente esclavas. La libertad no existe en el mundo de la muerte. 
Todo está gobernado por los planos superiores de los cuales los muertos son absolutamente 
dependientes. Si la vida en la tierra se viviera como en la muerte, sería absolutamente imposible 
que naciera la conciencia, porque la experiencia de la perfección no podría existir. 


La psicología supramental creará un puente en la conciencia del hombre; será tan 
completa que ya no buscará comprender la mecánica del ego por otros medios antiguos. Todo 
se hará obvio, porque la inteligencia supramental es absoluta en sí misma, no derivada en modo 
alguno del pensamiento subjetivo astralizado del hombre. La nueva psicología creará las 
herramientas necesarias para que el nuevo hombre pueda comunicarse internamente, sin el 
riesgo de ser influenciado por entidades astrales siempre en busca de seres que quieran 
comunicarse con ellos. El poder de la psicología supramental derivará del poder creador del 
espíritu del hombre integral. Con la fuerza de esta ciencia, podrá, sin temor, confrontar a las 
entidades y hacerlas reconocer que el poder astral sobre él termina, en la medida en que el 
hombre pase de la involución a la evolución de su conciencia. 


Las entidades crean una falsa personalidad en los seres humanos, inspirándolos con 
pensamientos sin poder creativo, pensamientos que sólo reflejan impresiones negativas de su 
realidad. El hombre involutivo es constantemente perturbado en su conciencia por ideas que no 
tienen un significado creativo en sí mismas para él. Prisionero de estas ideas, incapaz de darse 
cuenta de su origen oscuro, las sufre y ve cómo su vida se va desintegrando poco a poco tras 
decisiones que lo han empobrecido poco a poco sin que él pueda oponerse a ellas con voluntad 
creadora. Esta condición existencial es muy pesada con consecuencias, porque el hombre se 
vuelve gradualmente esclavo de estas ideas más o menos muertas, que no le sirven, sino que 
sirven al plano de estas fuerzas astrales en él. Cuando estas fuerzas logran destruir el ya 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2 - La inteligencia del hombre y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 30 


delicado tejido del ego inconsciente, empujan fácilmente al ser hacia la depresión, el suicidio, 
la muerte. Y la vida en el otro lado comienza de nuevo. 


Con el advenimiento de la ciencia y la psicología, el hombre involutivo ya no es lo que 
era. Quiere entender, saber. Llegará el día en que la ciencia y la psicología harán un gran avance 
en el campo oculto de la vida a través de la ciencia de la mente. La ciencia ha acusado a la 
religión de superstición, y la religión ha juzgado a la ciencia materialista. Y sin embargo, las 
dos hermanas del conocimiento tendrán que descubrir sus propios límites. Uno admitirá que la 
realidad va más allá de lo que demuestran las herramientas de la materia, y el otro descubrirá 
que la espiritualidad va más allá de los misterios dominantes. 


La mente del hombre está más allá de la ciencia y la religión. Es una fuerza creadora, y 
las dos hermanas del conocimiento involutivo, en el curso de la evolución, serán llevadas a una 
transformación integral de su doctrina. 


Para que el hombre pase de la involución a la evolución, para que el ego y el espíritu se 
fundan en una realidad cósmica y planetaria de vida creativa, la lucha final debe ser en el plano 
astral de la conciencia. Es en este nivel donde el conocimiento se colorea y el hombre pierde la 
conciencia de toda su identidad. La conciencia supramental traerá grandes y profundos cambios 
en la vida del hombre, porque el ego involutivo no puede astruir esta ciencia resultante de la luz 
del hombre y su fusión con su doble. Las entidades astrales ven el futuro de la humanidad. 
Algunos son recompensados porque están suficientemente evolucionados para darse cuenta de 
que, en su plano, la muerte está bajo el control de gobiernos satánicos; otros, demasiado 
inferiores en la curva de su involución astral, todavía trabajan contra el hombre, y lo harán hasta 
el final de la evolución humana en la tierra. Para entonces, el hombre habrá progresado tanto 
que ya no necesitará su vehículo material para evolucionar en los planos etérico-materiales de 
la tierra y en los del universo. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2 - La inteligencia del hombre y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


3 


La purificatión 
de la mente humana 


La mente humana de involución corresponde a una carga invertida de energía creadora. 
La inteligencia del hombre consciente no evalúa la vida y sus diversos aspectos según las leyes 
de la inteligencia creadora, sino según las leyes invertidas de la energía que la manifiesta en su 
origen. El ser humano inconsciente no participa de la fuerza creadora ascendente del universo; 
se opone a ello hasta el punto de que la vida en la tierra se ha convertido, a lo largo de los siglos, 
en una serie de experiencias para el hombre y la humanidad en general. Tal nivel de 
inconsciencia es incomparable con el resto del universo en evolución. Por otra parte, a través 
de su experiencia, el hombre ha abrazado tantas posibilidades que su vida en la tierra se ha 
convertido en un campo de probabilidades que le permite, a largo plazo, integrar un nuevo rayo 
de energía que llevará al hombre nuevo, al hombre libre del futuro, a distinguir entre el éter y 
el astral cuando sea liberado de su cuerpo material. Para la evolución futura de la próxima raza 
raíz, las nuevas fuerzas de vida que el ser consciente conocerá tendrán que estar perfectamente 
a su servicio si no quiere vivir otro ciclo de dominación más poderoso que el que había 
conocido durante la involución. 


Debido a esta nueva situación evolutiva del hombre del mañana, será esencial que su 
mente sea perfectamente purificada de cualquier coloración astral, es decir, de cualquier 
impresión que el astral pueda imprimir en la nueva conciencia. Debemos observar de cerca la 
influencia de las esferas espirituales en su conciencia planetaria, aún demasiado joven para 
comprender la importancia de no vibrar con las impresiones psíquicas creadas por el astral en 
su mente sensible y perceptiva. 


Es obvio que el hombre sólo puede lograr esto cuando se da cuenta de que el propósito 
de las fuerzas ocultas en él es asimilarlo por su sensibilidad, y que tal asimilación lo desvía 
naturalmente de su evolución mental superior. La purificación de la mente humana continuará 
mientras el hombre no haya sentido la sutil emoción que acompaña a cualquier acto psicológico 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 32 


de su parte. El acto psíquico implica cualquier percepción extra-sensorial que dé al hombre la 
impresión de estar en un estado de percepción más avanzado que sus homónimos planetarios. 
El hombre sensible se dará cuenta, durante su evolución y purificación, que cualquier función 
psíquica reflejada egoístamente tiene valor sólo en los planos inferiores de la realidad, pero que 
es impotente frente a los cambios que se deben hacer a la conciencia planetaria en general, 
especialmente en el campo extremadamente importante de la nueva ciencia. 


La purificación de la mente humana representará la mayor parte del trabajo que se hará 
en la tierra, en individuos que están evolutivamente listos para entrar en contacto con el mundo 
paralelo del éter. Este no es un plano psíquico sino un plano material sutil. El hombre nuevo 
será invitado, aceptado por las nuevas fuerzas de la vida que previamente se habrán fusionado 
con la materia. La purificación de la mente humana se basa no sólo en la evolución de la 
conciencia humana en relación con las impresiones espirituales creadas en la conciencia del 
ego, sino también en la capacidad psíquica de la emoción para no servir a las fuerzas astrales 
de la mente inferior del hombre. A medida que la nueva conciencia arraigue en el plano 
material, los nuevos hombres entrarán en contacto entre sí, a pesar de sí mismos, y descubrirán 
hasta qué punto poseen una conciencia mental purificada, ya que estos contactos elevarán el 
polvo astralizado del ego y el hombre se verá obligado a darse cuenta de que no está tan 
purificado en la mente como su actitud personal podría sugerir. En ese momento, se crearán 
vínculos reales entre las personas y se romperán los vínculos temporales. 


El tiempo no existe en la evolución de la raza raíz de la próxima evolución. Las fuerzas 
de la vida que trabajan en su formación en la tierra no están de ninguna manera involucradas en 
una forma cronológica o cuantitativa del tiempo, lo que permitirá que la obra sea perfectamente 
ejecutada. 


La purificación de la mente del hombre nuevo es una condición absoluta para la transición 
al éter. Esta condición es tan fundamental para el trabajo de las fuerzas de la vida que su simple 
realización será suficiente para que el hombre tome conciencia de los profundos cambios que 
deben tener lugar en él, antes de que una nueva era transforme la conciencia de la tierra y sus 
componentes. El hombre espiritual debe aprender a evitar la impresión subjetiva de su grandeza 
de ser; tal conciencia servirá para dar una nueva orientación a la energía del hombre, de modo 
que la apertura hacia un plano paralelo se haga de acuerdo con la predestinación de aquellos 
que ya están conscientes de su realidad y de la realidad de la nueva conciencia del planeta. Nada 
puede reemplazar la purificación de la mente humana, porque este trabajo coincide con la 
inversión de las energías astrales del planeta tierra. 


La purificación de la mente humana es ciertamente una de las operaciones ocultas más 
notables que la nueva conciencia humana registrará. El grado de purificación irá de la mano con 
la conciencia del nuevo hombre en la próxima evolución, porque el hombre todavía no entiende 
la diferencia entre la conciencia espiritual y la conciencia pura. Y esta comprensión debe 
integrarse en la conciencia del hombre nuevo, ya que éste sólo puede pasar, después de la 
muerte, de un plano psíquico a un plano etérico si ha mantenido intacta su memoria. Es esta 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD (SS 


memoria la que refleja su conciencia superior, no esta memoria que representa sólo la ejecución 
psicológica de su ser antes de la muerte. Debido a esta condición de evolución futura, será 
esencial que el nuevo hombre sea llamado telepáticamente a encontrar las fuerzas de la vida, 
para facilitar su comprensión de los diversos problemas evolutivos con los que se enfrentará el 
hombre de la próxima época, y esto completará la purificación total de su nueva mente. 


Durante el período involutivo y espiritual, el hombre no tenía medida en su desarrollo. La 
evolución espiritual no fue una realización absoluta, sino que se relacionó con la impresión 
astral de su conciencia psíquica, esa parte de él que aún no había sido liberada de la memoria 
experiencial. El hombre nuevo, en cambio, se verá obligado a vivir según un orden establecido 
por las nuevas fuerzas de la vida en la tierra, en relación con el éter de este mismo planeta. 


Así, el hombre de la próxima evolución no tendrá más remedio que comprender su 
relación vibratoria con esta nueva dimensión de la realidad del hombre y de la tierra, porque el 
punto de encuentro entre las fuerzas de la vida y el hombre será percibido por éste en el marco 
de su experiencia material; esto le invitará a comprender instantáneamente la diferencia entre 
la involución espiritual del hombre de la quinta raza raíz y la evolución mental del hombre de 
la sexta. 


Es difícil para el hombre espiritual captar el aspecto etérico de la próxima evolución, 
aunque es fácilmente impresionado en la mente por la información esotérica u oculta de esta 
próxima forma de experiencia humana en la tierra. El hombre espiritual aún no ha aprendido a 
diferenciar entre la naturaleza de la energía de los planos y la cualidad psicológica del ego en 
relación con esta energía. No vivimos en un mundo lo suficientemente libre de los sentidos 
espirituales como para entender la cualidad absoluta de las leyes etérico-materiales. La 
involución ha permitido al hombre evolucionar espiritualmente, pero la evolución permitirá al 
hombre evolucionar mentalmente, de acuerdo con las leyes de la energía no astralizadas por su 
conciencia espiritual, sino practicadas por una conciencia mental ajustada a su doble. La 
evolución de la mente humana será directamente proporcional a la purificación de cualquier 
material espiritual que sea una atracción para el ego, ya que este aspecto de sí mismo no estaba 
suficientemente fusionado con el doble. Este último ya está en el éter de la materia, en un eje 
del tiempo que permite la unidad de la conciencia, preservando al mismo tiempo la 
individualidad de la forma humana. 


El hombre espiritual sólo comprenderá el significado de la expresión "purificación de la 
mente humana" cuando haya captado la ilusión espiritual de su conciencia inferior y se 
encuentre en una nueva etapa de experiencia con fuerzas que no forman parte del astral. En 
otras palabras, el nuevo hombre aprenderá a reconocer no sólo la presencia de su vibración 
astral, sino también la cualidad inteligente de esa vibración. Cuando haya visto en la ilusión de 
esta forma de inteligencia personalizada, descubrirá la clave de su propia deformación 
psicológica escondida bajo la ciencia interior. Entonces, se liberará del orgullo y del deseo 
astral de evolucionar, para poder reconocerse a sí mismo como ser o ser parte de aquellos que 
tendrán acceso a una calidad de vida superior y cósmica. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 34 


La purificación de la mente humana corresponde al derrocamiento de la conciencia 
espiritual del hombre; una situación difícil de aceptar, porque para aceptarla hay que saber. 
Estas realidades sólo pueden ser entendidas en términos de uno mismo, no en términos de 
cualquier instrucción. Mientras el ser espiritual no haya dejado de existir, de vibrar, el nuevo 
hombre estará en transformación iniciática y solar, le será psíquica y psicológicamente 
imposible saber realmente lo que es. Saber quiénes somos no es parte de una prerrogativa 
humana de la involución, sino del poder de la nueva conciencia humana sobre las formas de 
pensamiento astralizadas de la involución. 


La evolución de la mente humana no puede tener lugar en este planeta sin la purificación 
de las formas de pensamiento y estilos de vida relacionados con estos pensamientos, tan altos 
en sustancias espirituales que pueden ser. Porque el pensamiento del hombre de involución no 
es suyo, es el producto de la actualización de las fuerzas espirituales ocultas en él, que colorean 
sus pensamientos debido a su presencia en su mente inferior. Una mente espiritualizada no es 
una mente creativa, sino una mente receptiva. El hombre nuevo debe tener acceso a una mente 
creadora, una mente por encima de la forma astral. El nuevo hombre no podrá sentir en su 
mente ninguna noción que no entienda plenamente. Entonces tendrá que tener una mente 
purificada, capaz de romper una forma que no es parte de su creatividad pero a la que se adhiere 
por razones de satisfacción espiritual. No es cuestión de que el nuevo hombre repita el modo de 
vida de la involución; un proceso imposible, porque la relación entre la luz y la mente elevada 
de la siguiente fase será una relación de espíritu, y no una relación de impresión animada e 
intuitiva. La intuición era necesaria durante la involución, pero será claramente limitante 
durante el nuevo ciclo. Esto forzará al nuevo hombre a vivir de acuerdo a la fuerza creadora de 
su mente, y no de acuerdo a la impresión psicológica de cualquier forma de conocimiento 
adquirido por medios espirituales. 


La involución ha invertido la energía de la conciencia humana, de modo que el hombre 
en la tierra es muy inferior en inteligencia creativa a los hombres en otros sistemas. Esta 
inversión ha marcado tanto al ser humano que, hasta ahora, no tiene control sobre su evolución, 
y esto es notablemente evidente en el fenómeno de la muerte que él cree que es un fenómeno 
natural. La purificación de la mente humana es una transmutación de su manera de pensar y ver 
las cosas, hasta los más pequeños pliegues de su conciencia egoísta. Desde esta conciencia 
invertida se crea en el nivel material lo que él llama maldad, la expresión de una energía 
destructiva. El mal que el hombre conoce en sus formas más pequeñas es sólo la expresión de 
una conciencia creada en el mundo de la muerte por la manipulación de su mente inferior. 


La involución es diferente de la evolución. Estos dos períodos de la vida del hombre son 
diametralmente opuestos en naturaleza y función: la involución fue a la actividad de los 
principios inconscientes del hombre lo que la evolución será a la conciencia de estos mismos 
principios. Este último será elevado a vibración por la estrecha relación entre la mente superior 
y la luz o inteligencia creativa finalmente liberada de los obstáculos psicológicos de la 
involución. Para que el hombre conozca la estrecha relación entre su energía creadora y él 
mismo, tendrá que tomar conciencia de su revestimiento psíquico; esta parte perfecta de sí 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD (3 


mismo evoluciona en planos que forman parte de los mundos de luz, que le han dado forma a 
través de todos los planos de su realidad. 


El hombre viene de la luz, pero en el pasado se vio obligado a separarse de ella, debido a 
la falta de experiencia de su naturaleza temporalmente imperfecta. Durante la involución, esta 
naturaleza se reconectó gradualmente con él al darse cuenta de que la naturaleza humana, una 
vez vinculada a la materia, tenía su propia vida que, a través de las edades, se reflejaba en la 
conciencia del ego. 


Todo esto era parte de las complejas leyes de la energía en evolución, y el todo no podía 
ser entendido hasta que el hombre se dio cuenta. La luz podría expresarse en relación con el 
desarrollo de la conciencia humana. Con el tiempo, el hombre sintió que era más alto de lo que 
parecía en la superficie. Esta conciencia no era suficiente para que él la conociera. Y sólo con 
la llegada a la tierra de la conciencia supramental podrá comenzar a descifrar su propio 
misterio, su estrecha relación con una energía creadora impersonal cuya cualidad de 
inteligencia le dio la impresión de ser personalizable. Esta ilusión es todavía parte del nuevo 
hombre, y durará hasta que se mueva a otro plano de su realidad, de acuerdo con un nuevo 
poder creativo sobre la materialidad de su cuerpo planetario. 


Mientras la mente humana no haya sido purificada de los vestigios de la conciencia 
humana de la involución, el hombre no podrá verse cara a cara. Será impotente ante la muerte, 
por lo tanto atado a las leyes de la materia. 


El hombre lo sabe todo. Pero, para mantenerse, debe estar suficientemente liberado de sus 
formas mentales mecanizadas, porque el peso del conocimiento destruiría la frágil conciencia 
de su ego de memoria. El conocimiento no es una impresión: es el poder de la luz del hombre- 
mente a través del hombre-materia. No hay diferencia entre el hombre espíritu y el hombre 
materia en el nivel etérico. Es sólo en el nivel de la materia que esta diferencia parece 
insuperable, y esto se debe al hecho de que el hombre material no ha encontrado todavía, en 
general, a su suplente. Así que está psicológicamente dividida en dos partes: una parte inferior 
que no sabe nada pero puede hacer todo, y una parte superior que sabe todo pero no puede hacer 
nada. 


Los hombres evolucionados de la tierra deben comenzar a estudiar la naturaleza de la 
realidad por lo que conocen, y no por lo que se les ha enseñado. La enseñanza espiritual ya no 
es suficiente para el hombre de la próxima época, porque la naturaleza de su nueva mente 
requiere una explicación perfecta de los misterios de la vida, de lo contrario la vida no tiene 
sentido real. El nuevo hombre ya no necesitará la verdad; necesitará saber, y en el 
conocimiento, la verdad o las mentiras no existen. Sólo existe la capacidad del hombre de 
mantener un nivel de inteligencia que no está en absoluto relacionado con su memoria personal 
ni con la de la humanidad involutiva. 


El conocimiento es energía, la inteligencia creativa es energía. Sólo el hombre 
inconsciente y mentalmente inferior cree que el conocimiento es conocimiento. Para que haya 
conocimiento, debe haber memoria reflexiva. Para que haya conocimiento, debe haber una 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 36 


ausencia de memoria subjetiva. La purificación de la mente se hará en relación con estos 
aspectos de la nueva realidad psicológica y psíquica del hombre. 


La mente humana involutiva ha progresado de acuerdo con las leyes de la ignorancia y 
ciegamente. A través de los años, el hombre disfrutó un poco más de luz, pero muy poco, porque 
su intelecto, o mente inferior, no tenía ninguna conexión consciente con el doble. Así que la 
mente humana a finales del siglo XX es una mente sofisticada, pero sin conciencia universal. 
La involución se basaba en la experiencia adquirida, no en el poder creativo de su fuente. La 
próxima época dará lugar a un nuevo modelo humano, cuya inteligencia será la manifestación 
de la doble luz a través de la mente superior. El nuevo hombre se convertirá en un canal cada 
vez más perfecto para esta energía, y su conciencia será muy superior en inteligencia creativa 
a la de la involución. 


Será necesario un período para la purificación de la mente inferior del hombre a fin de 
eliminar los mecanismos de los hábitos que habían formado su personalidad durante la 
involución, y esto lo acercará a la realidad de su persona. La transición de la personalidad a la 
persona sólo puede hacerse en estrecha relación con el doble, la fuente creadora del hombre. El 
doble es la esencia del hombre y le da su nobleza. Con él llegará a las esferas más elevadas a 
través de una fusión en la que el hombre ya no sufrirá en su personalidad, porque habrá 
conocido el vínculo universal y lo vivirá de manera creciente. 


La purificación de la mente humana será parte de la transformación de la personalidad por 
la luz del hombre; pero esta luz no carece de realidad inteligente y comunicativa. El nuevo 
hombre aprenderá a comunicarse mentalmente con esta dimensión de sí mismo, y comprenderá 
que la naturaleza de la inteligencia sólo puede percibirse desde el día en que comienza la 
comunicación abierta con los planos universales. 


Al transformar la personalidad del ser, la comunicación entre el hombre y su doble lo 
enfrentará con su propia realidad. Así, la mente humana evolucionaria experimentará una 
purificación de la memoria, hasta que ya no interfiera con el principio creador más allá del 
mortal. A partir de ese momento, comenzaría a reconocer en sí mismo nuevas facultades 
nacidas de su conexión con el plan de la inteligencia universal. Este vínculo con el hombre 
marcará el aspecto esencial de la evolución futura del hombre individualizado. 


El nuevo hombre será elevado en conciencia mental por sus propias fuerzas internas. No 
podrá acelerar este proceso, porque la luz mide el desarrollo de aquel a través del cual comienza 
a manifestarse. Cuando el hombre involutivo comience a comprender su relación con el doble, 
esto marcará el fin de su involución, y el futuro se convertirá cada vez más en un refugio seguro 
para él. Su vida ya no estará sujeta a las leyes planetarias de involución y muerte. Pero antes de 
que el ser pueda elevarse por encima de las leyes mecánicas de la involución, tendrá que 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 37 


desarrollar una voluntad creadora y una inteligencia paralela para frustrar algún día el astral. Su 
nueva madurez lo hará permanentemente consciente, y entrará en una fase de creatividad 
perfectamente libre. 


La purificación de la mente involutiva se perfeccionará de acuerdo con la habilidad del 
hombre para vivir en verdadera armonía consigo mismo. Esto se manifestará cuando sepa 
reconocer lo astral en él. El plano astral, al ser parte de su conciencia, se ha convertido en el 
fundamento de su psicología de la vida. Sólo la luz del hombre puede transformarla 
completamente, y ninguna fuerza o influencia externa a sí mismo puede hacerle darse cuenta de 
su esencia. La purificación de la mente humana significa una transformación profunda y 
permanente de la manera en que uno ve las cosas de la vida; para que una transformación tenga 
lugar en esta escala, el hombre debe estar perfectamente atento a sí mismo. 


El hecho de comunicarse internamente no será, al principio, una seguridad completa, 
porque el astral usará sus centros psíquicos para hacerle creer que está en comunicación con el 
doble, su luz, mientras que estará con entidades del plano astral interesadas en mantenerlo en 
la ilusión del conocimiento. La purificación de la mente inferior será, por este mismo hecho, la 
mayor experiencia interior del mortal. Durante esta experiencia, el hombre aprenderá a ver a 
través de los velos de su conciencia planetaria y espiritualizada, a elevar su inteligencia a un 
nivel que la humanidad nunca ha conocido. 


La evolución requerirá que el hombre tome conciencia de su realidad. Pero su 
inconsciencia es tal que la psicología de su ser está totalmente astralizada. Por lo tanto, el 
hombre no tiene idea de la realidad de su conciencia. Para la transformación permanente de esta 
condición, experimentará una gran rebelión interior contra la realidad de su conciencia 
planetaria. Esta revuelta será la fuerza que le permitirá emerger del astral para proyectarse en 
su propia luz, en su propia energía. La purificación de su mente le servirá para reconocer el 
valor absoluto de su vida individualizada como hombre. 


La fusión del ego con la luz creará una nueva raza en la tierra. A través de los siglos, esta 
raza mental se separará de las razas involutivas, pues el poder de la energía la elevará en 
conciencia hasta que tenga control sobre la materia. Este será el fin del ciclo Plutónico en la 
tierra, responsable de la dominación del hombre por las fuerzas astrales durante la experiencia 
involutiva. La muerte jugó un papel clave durante la involución. Ella mantuvo la relación entre 
la mente inferior del hombre y el desarrollo de su personalidad primitiva. 


La fusión del hombre pondrá fin al poder de la muerte sobre él, y la purificación de su 
mente será el precio a pagar por esta libertad creadora y universal. Será despertado a una 
realidad que no forma parte de la vida planetaria de hoy; el contacto con las inteligencias 
etéricas llenará su vida, hasta tal punto que la muerte ya no existirá en su sentido involutivo. Su 
mente habrá sido purificada y podrá vivir experiencias psicológicas que nunca han sido parte 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 38 


de las del hombre antiguo. Este nuevo nivel de vida requerirá una conciencia suficientemente 
despierta a la realidad del éter para que la mente pueda soportar la pesada carga de energía que 
acompaña cualquier penetración detrás del velo del espacio-tiempo. 


Los nuevos iniciados de la humanidad sufrirán grandes sufrimientos antes del paso al otro 
lado del tiempo y del espacio, pues la energía mental necesaria para tal paso debe estar 
perfectamente equilibrada, de modo que el hombre no conozca el miedo a lo invisible 
materializado. 


La purificación de la mente del hombre nuevo es un requisito previo para la apertura 
perfecta de su centro psíquico mental, porque la mente inferior no puede soportar la presencia 
del doble, su luz, sin una transformación del pensamiento subjetivo. Los pensamientos 
subjetivos son parte de un nivel de vida más bajo que el que el hombre experimentará en la 
próxima evolución. Este nivel es demasiado bajo en vibración para recibir el choque de luz 
esencial para el conocimiento de los secretos de la vida. La purificación de la mente no tiene 
nada que ver con ninguna forma de espiritualidad, al contrario, debe incluso ser purificada de 
los velos de la espiritualidad que bloquean su inteligencia universal y cierran su acceso a la 
perfecta comprensión de la vida, sin culpa y sin retorno. 


La purificación de la mente humana la llevará más allá de la verdad. Es entonces cuando 
reconocerá la realidad, porque su conocimiento no tendrá fronteras. Es imposible que el hombre 
piense que lo sabe. El conocimiento no es parte del conocimiento egoísta, sino de la conciencia 
fusionada. Para pasar de la mente inferior pesada y subjetiva a la mente superior ligera y 
objetiva, el intelecto se suavizará para que no bloquee más esta nueva energía creativa que 
viene de las esferas en fusión con ella. 


Tanto como el hombre tuvo un interés en el conocimiento durante la involución, tanto que 
sólo vivirá para conocerlo durante la siguiente época. Su conocimiento será proporcional a su 
evolución, pero seguirá siendo universal independientemente de este nivel de evolución. La 
mente del hombre nuevo sufrirá una purificación en la medida del apoyo que el ego pueda darle. 
Conocer el vacío total de la mente será una nueva experiencia. En el pasado, la mente estaba 
llena y nutrida por la memoria; mañana estará vacía de memoria subjetiva y perfectamente en 
fusión con la luz del doble, su realidad perfecta. Entonces el hombre conocerá su identidad y 
sólo vivirá en relación con ella. La personalidad subjetiva de la involución se desvanecerá 
gradualmente, y la persona real del hombre emergerá como un nuevo sol. 


El hombre es un ser condicionado por su cultura y raza. Vive muy poco por su cuenta. Su 
conciencia de la realidad es tan baja que le es imposible saber dónde se encuentra y entender la 
vida en general. Su vida personal es una búsqueda constante de un equilibrio que parece 
deslizarse constantemente entre sus dedos. Esta condición de vida, parte integral de la 
involución, cambiará con el nuevo ciclo. Pero el hombre aprenderá a reconocer estas fuerzas 
que lo dañan, para liberarse permanentemente de ellas. De esta nueva condición, su mente 
tendrá que ser necesariamente purificada, para vivir desde una visión clara de la vida y sus 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD (139 


acciones. Mientras el hombre no pueda vivir sin ningún control sobre su vida, estará en busca 
de un equilibrio. Algún día tendrá que vivir esta purificación mental para poder estar a la altura 
de sus posibilidades creativas y universales. 


La memoria humana no es creativa por el grado de contaminación emocional alcanzado 
por una larga relación con un pasado incomprendido; este estado es tan avanzado que el hombre 
involutivo vive toda su vida atrapado en esta memoria que lo aleja de su fuente. El mayor 
defecto de la conciencia humana reside en la incapacidad del hombre para vivir más allá de su 
memoria subjetiva, para beneficiarse de una memoria universal. Sólo la purificación de la 
mente inferior le permitirá volver a entrar en contacto con una memoria objetiva, su fuente, su 
ser real, en un plano de la realidad que, un día, estará perfectamente unificado con la conciencia 
de la tierra. 


La mente es un campo energético lleno de formas mentales cristalizadas por la conciencia 
inferior del yo subjetivo. Esta condición invita al hombre actual a vivir una vida mental 
desconectada de su realidad objetiva y universal, mientras que el hombre integral crecerá en 
una conciencia cada vez más purificada de la subjetividad de las formas mentales. La 
purificación permitirá darse cuenta de que el valor de cualquier pensamiento es consistente con 
cualquier experiencia psicosocial de un ego condicionado por un entorno mental sujeto a las 
fuerzas involutivas de la vida. Tal ego se dará cuenta gradualmente de que el pensamiento debe 
ser proporcional a la libertad de su mente. 


El hombre no puede vivir de su luz mientras su mente la coloree y obstruya el paso debido 
a la contaminación psicológica y psicológica de su ser. La involución la ha entrelazado en una 
fortaleza psicológica cada vez más materialista o espiritual. En cualquier caso, la luz del ego 
pierde su intensidad y el hombre se ve reducido a vivir una vida mental fuera del orden de la 
inteligencia objetiva y creativa. De ahí los problemas de la vida y sus consecuencias 
perjudiciales por serlo. La purificación de la mente humana tendrá lugar a diferentes escalas 
pero, en última instancia, conducirá al hombre a la fusión con el doble. Esta experiencia con su 
vínculo universal despertará al ego a su conciencia real y le dará el beneficio de una inteligencia 
infalible, real, consciente de la vida y de sus manifestaciones materiales u ocultas. 


La purificación de la mente humana llevará al ser a vivir su vida mental de acuerdo con 
los nuevos principios de conciencia que resultan del descenso del conocimiento sobre el globo. 
Esta nueva dimensión de la vida cósmica despertará en él aspectos de la mente superior, 
permitiéndole alinearse en un nuevo camino de evolución no condicionado por la sociedad 
inconsciente, a la que pertenece por programación involutiva. La evolución de la mente 
superior dependerá de una nueva ciencia; será transferida al hombre por fusión, a fin de eliminar 
las posibilidades de interferencia causadas por la astralización de la inteligencia lógica o 
espiritual en el ego, ya que éste es incapaz de soportar de manera absoluta e incondicional la 
luz de su propio espíritu. El hombre despertará a una realidad psicológica diametralmente 
opuesta a la de la involución, por la radicalidad de la conciencia universal. Un pequeño número 
de personas podrán beneficiarse de ella en primer lugar, porque la evolución del hombre hacia 
la integración de sí mismo sólo tendrá lugar durante los largos períodos de adaptación que el 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 40 


ser vivirá durante los siglos venideros. Más tarde, durante la evolución de la sexta raza raíz, se 
creará una última forma de magia negra en el globo, como resultado de lo que la Atlántida 
experimentó al final de su ciclo. 


En estos tiempos avanzados de la historia futura del hombre, se librará una lucha 
despiadada por el despojo final del planeta de cualquier centro de magia involutiva 
directamente relacionado con la reencarnación de las almas atlantes que participaron en la 
cuarta raza raíz. La mente del hombre será totalmente purificada y se hará la séptima y última 
manifestación del espíritu en la carne, para darle al hombre la resonancia cósmica de la 
evolución jupiteriana. 


La mente superior del hombre establecerá una estrecha relación entre la vida psíquica y 
la vida cósmica. El hombre podrá comunicarse con los planos universales y descubrirá a través 
de esta actividad telepática de un nuevo orden que la ciencia de la vida y de la materia está al 
frente de su mente. Descubrirá que la relación entre los planos y los suyos es muy particular, y 
que esta particularidad reside en el despertar de la conciencia a dimensiones de la realidad que 
requieren la purificación de la memoria subjetiva del ego. La memoria ahoga la verdadera 
inteligencia del hombre. La historia de la tierra se basa en la relación entre la mente inferior y 
la materia, mientras que el futuro del hombre marcará el vínculo entre las fuerzas creadoras de 
los planos paralelos y la mente humana, que sirve como punto de convergencia del infinito y la 
materia. Para que el hombre tenga acceso a la inteligencia de los planos paralelos, la mente 
inferior, manchada por la experiencia de la conciencia involutiva, debe despertar a una nueva 
red de energía cuya naturaleza será parte de la fusión del doble y el ego. 


La fusión invertirá la polaridad de la mente y creará en la conciencia una nueva escala de 
receptividad; la vida mental de ese tiempo ejercitará en el ser una poderosa fuerza creadora, que 
generará en el mundo una ola de creatividad que ya no se extinguirá y que ya no estará 
condicionada por el tipo de materialismo propio de la involución. La purificación de la mente 
requerirá gran paciencia, porque la mente inferior es completamente ajena a las leyes de la luz. 
La luz se volverá cada vez más precisa, ya que no es coloreable; no puede ser controlada, 
forzada o astralizada. En ese momento, el nuevo hombre descubrirá que la luz y su espíritu son 
aspectos cósmicos de la realidad, divididos durante milenios, y que su conexión requiere una 
fusión total y absoluta. La luz no podrá manifestarse en la tierra hasta que el hombre no haya 
logrado soportarla perfectamente en su claridad sin forma. 


La fusión de la mente humana con los planos de luz creará una nueva dimensión de 
conocimiento, que instruirá al hombre y le comunicará lo que no puede ser pensado. Este 
conocimiento permitirá al ser consciente liberarse de lo conocido y emprender una nueva 
evaluación de lo real detrás de la forma. Tomará de su fuente, de la infinidad de energía creativa 
y de la nada de la forma. A partir de este punto en el movimiento de la energía mental creativa, 
el hombre abrirá las puertas tras las cuales los misterios siempre han estado ocultos. Los 
misterios ya no serán parte de la conciencia; el hombre continuará su camino hacia el infinito a 
través de la fusión de la energía del doble y del ego consciente. La eliminación de los misterios 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 41 


de la vida mental involutiva creará una permanencia de conciencia, una estabilidad basada en 
la roca del ser. Dotado de tal conciencia, el hombre cruzará el desierto de la vida y entrará en el 
oasis de la conciencia, el centro mismo de la vida mental superior del espíritu fundido. La 
conciencia del doble se materializará a medida que el ego vibra a un ritmo libre de la 
experiencia del alma. Purificado de su conciencia planetaria y subjetiva, el hombre crecerá más 
y más en la energía de la mente cósmica. De ahí vendrá la nueva vida, la experiencia de los 
planos y mundos que podrá experimentar psíquicamente con la ayuda de su vehículo etérico, 
liberado de la materia por la energía de su propia luz. 


La mente inferior está gobernada por leyes inconscientes de comunicación universal en 
el ser involutivo. Esta gran porción de la mente permanece inutilizada debido al cierre del ego 
sobre sí misma. Por lo tanto, el nivel de inteligencia humana es más bajo de lo que realmente 
debería ser. La evolución de la conciencia permitirá al ser añadir a su conciencia mental una 
dimensión psíquica que llenará absolutamente el vacío de la mente intelectualizada. La apertura 
a nuevos planos de conciencia forzará la eliminación de los parámetros psicológicos del ego, 
que bloquean la energía superior y amenazan al hombre con asfixia mental. La mente superior 
es una dimensión creativa de la inteligencia; ésta se abrirá al hombre cuando haya ido más allá 
de la programación astrológica de su conciencia planetaria para asociarse con la energía pura 
de su conciencia universal. 


A través de la purificación de la mente inferior, tendrá acceso a la mente creadora, la cual 
tendrá la propiedad de darle completa libertad sobre la vida. Para que él se beneficie de las 
enormes energías que son parte de su conciencia cósmica, tendrá que entender y destruir los 
bloqueos de estas energías y sus desviaciones durante su vida. Mientras no haya hecho un 
balance absoluto de sí mismo, no podrá beneficiarse de sí mismo cósmicamente hablando, 
porque su parte superior no puede estar sometida a principios de vida relacionados con la 
experiencia egocéntrica del ser involutivo e inconsciente. El nuevo hombre se dará cuenta de 
su relación energética con el ser de luz que hay en él; este ser es el asiento de su energía 
creadora, y su descenso, un verdadero empuje hacia abajo, sólo puede venir o depender de su 
fuerza interior. Las fuerzas cósmicas del hombre deben descender a la materia. No existe tal 
cosa como un milagro. El hombre debe participar creativamente en este descenso; es en el 
proceso de purificar la mente que esto será actualizado. 


El hombre integral señalará el fin de la involución personal; servirá como modelo para las 
generaciones futuras nacidas de una conciencia basada en principios de vida relacionados con 
la fusión de la luz del ego. La purificación de la mente será la piedra angular de la nueva raza 
raíz; incluirá cosas que no pueden ser entendidas por una raza basada en el poder de la memoria 
experiencial. La conciencia supramental será purificada de su relación arcaica con la forma- 
pensamiento involutiva. La mente estará viva, creativa, libre de los fundamentos emocionales 
y subjetivos del ego planetario. La mente es el asiento de fuerzas de tal poder creativo que el 
ego sólo tendrá acceso a ella en la medida en que exceda el espacio mental inferior del fósil de 
la involución, un período durante el cual todos los valores fueron parte de la dominación 
psicológica y psíquica del hombre. Siendo integral en potencial, el hombre vive en los 
márgenes de sí mismo, en el centro de su alienación. Esta alienación tiene aspectos positivos y 


Diffusion BdM Ind Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 42 


negativos para la sociedad y para el ser mismo, pero no aspectos creativos puros y cósmicos 
para el hombre, el ser sin fronteras y sin ilusiones. Para este ser de otro tiempo, los valores 
involutivos serán parte de la conciencia de un tiempo pasado. Sólo él, ante su propio infinito, 
creará una ciencia acorde con sus necesidades reales y universales. Así, servirá a la vida 
sirviéndose a sí mismo en su mesa, pero ya no cosechará las migajas de la vida como en el caso 
del hombre de la involución, psíquicamente primitivo. 


La vida real del hombre será un proceso de integración de la energía, hasta que el ser se 
encuentre perfectamente dentro de la vasta y sutil programación humana. Sólo la mente 
purificada de todas las formas de manipulación interna puede lograr esto, porque la vida no 
sirve al hombre hasta que él mismo se ha liberado de sus velos. El hombre generará fuerzas que, 
durante la involución, habían sido bloqueadas y se habían convertido en prisioneros de una 
mente torturada por su propia impotencia. Es abominable que el hombre, en el mundo, sea 
impotente en la vida. Incluso los grandes estrategas del poder sienten esta impotencia. La vida 
quita el poder falso de todos los seres. Sólo el poder de la conciencia universalizada no puede 
ser tomado del hombre, porque es parte de otro tiempo cuando el hombre material es suplantado 
por el hombre etérico, la contraparte energética del ser material. La purificación de la mente 
permitirá al hombre ver, al principio, hasta qué punto vivió en la tierra de acuerdo con las 
fuerzas dentro de él sobre las cuales no tenía control. Estas fuerzas formaban parte de los 
impulsos del alma de los que fue víctima durante su vida y de los que no podía liberarse, porque 
había hecho la vida demasiado sorda a sus necesidades reales. Las necesidades reales del 
hombre integral ya no serán del orden del deseo inconsciente, sino de la voluntad creativa de 
llevar a cabo las funciones psíquicas mentales de su conciencia. 


La evolución del hombre tendrá en cuenta su capacidad para superar el nivel subjetivo de 
la mente planetaria, un nivel que se ha vuelto inadecuado con la evolución de la energía 
asignada al ser para la perfección de su conciencia. La purificación de la mente coincidirá con 
el desarrollo de una nueva psicología, creada por el hombre integral para el desarrollo de una 
ciencia psíquica libre de los conceptos psicológicos y espirituales que encierran al yo en una 
prisión de la cual sólo puede salir por medios más allá del poder subjetivo de la mente 
condicionada. El plano mental involutivo está sujeto a la dominación de ideas preconcebidas, 
basadas en la experiencia psicológica de la humanidad involutiva. 


El nuevo hombre nacerá de la contestación vibratoria de la forma mental, y su conciencia 
se nutrirá del vínculo universal. Superará su condición psicológica en la medida en que pueda 
soportar el hecho de que el pensamiento, más allá de las convenciones planetarias, forma parte 
de una sutil e inconsciente red de comunicación entre el sueño y el doble yo, o entre el ego y 
las entidades en el plano astral que lo mantienen en la ignorancia para perpetuar su poder en la 
tierra. A medida que avance la evolución, aprenderá a construir nuevos puentes entre él y el 
doble. Estos vínculos le permitirán finalmente entrar en su identidad universal y dejar de vivir 
según la psicología de las masas sometidas al astral de las esferas. El aspecto oculto de la 
conciencia se convertirá en un hecho adquirido; el ego será cada vez más transparente y los 
velos involutivos desaparecerán de la conciencia para dejar pasar la luz de su espíritu. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 43 


La purificación de la mente requerirá una reevaluación del conocimiento adquirido sobre 
la vida y la muerte. La fusión forzará gradualmente al hombre a vivir con una energía cada vez 
más equilibrada y sus principios se desarrollarán, su conciencia crecerá, de modo que se volverá 
más y más integrado, más y más unificado. El desarrollo de la psicología supramental le invitará 
a mirar el aspecto mental del ser de manera absoluta, lo que le permitirá finalmente poner a 
prueba la alianza oculta entre él y el doble. Esta alianza se convertirá en el signo de la reapertura 
de los planes en el hombre, planes cerrados a su conciencia durante la involución, mientras que 
las fuerzas involutivas asumieron el control de la evolución psicomaterial del ser para que una 
conciencia egoísta se desarrolle en la tierra. El hombre no podrá reconocer su vínculo con la 
mente universal hasta que haya superado sus ilusiones egoístas, porque el vínculo universal está 
gobernado por inteligencias cuya relación con el hombre debe llegar a ser absoluta. El hombre 
descubrirá que el espíritu representa en el universo un reino de libre inteligencia del cuerpo 
material, un reino que nunca ha conocido la experiencia de la materia. Reconocerá la necesidad 
de aislar el contacto astral relacionado con las inteligencias que han sido parte de la experiencia 
humana encarnada. Estos seres eventualmente perderán su vínculo involutivo con el hombre, 
para que éste pueda beneficiarse de su contacto universal con el doble. El doble es el aspecto 
último de su conciencia, y su función es convertir la energía en pensamiento creativo, puro e 
incondicional. 


La conciencia supramental será una nueva forma de vida mental a través de la cual todos 
los aspectos de la vida, tanto materiales como psicológicos, se fijarán en una perspectiva 
universal y creativa. Nacida de tal conciencia, la mente se purificará cada vez más, pues la 
vibración de la energía del doble penetrará más allá del condicionamiento psicológico del ego; 
el hombre aprenderá a concretar su conciencia, para liberarla de la carga filosófica o psicológica 
que tuvo que soportar durante el período de intensa búsqueda del ego planetario sin identidad. 
El crecimiento de la identidad invitará al hombre a reconocer la profunda diferencia entre una 
conciencia cada vez más supramental y su antigua conciencia. Este último, gradualmente, dará 
paso a la nueva energía en la mente y la conciencia supramental se convertirá cada vez más en 
un punto de referencia absoluto en su vida. Una vez que su vida interior haya sido liberada de 
los obstáculos de la involución, la mente continuará purificándose hasta que la energía pase a 
través del hombre de una manera perfecta. Entonces tendrá poderes sobre la materia y su 
conciencia crecerá en poder. El hombre ya no sufrirá más por el propósito que previamente 
atribuyó a su conciencia terrenal. Cuando el hombre se corresponde en una longitud de onda 
mental avanzada, él y el doble se encontrarán entonces en un plano mental etérico de una 
conciencia unificada. Este acontecimiento marcará la nueva programación cósmica del hombre; 
entonces podrá apreciar su inteligencia y vivirla creativamente, de acuerdo con sus nuevos 
poderes en la tierra y en el plano mental del éter. 


La mente consciente permitirá que el ser cuestione todas las formas de pensamiento que, 
durante la involución, le sirvieron para que se volviera egoístamente impotente para superar los 
límites de la razón. Él desentrañará los misterios de la vida y, al mismo tiempo, comprenderá 
los aspectos egoístas de la misma que envenenan la mente y obligan al hombre a vivir en 
relación con una conciencia sin vida. La vida humana tiene un valor absoluto en la medida en 
que el hombre mismo reconoce este valor. Pero para lograrlo, tendrá que reemplazar los valores 
dados a la vida por sociedades involucionarias, para liberarse de los juicios externos. Tendrá 


Diffusion BdM Ind Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 44 


que reconectarse consigo mismo en planos de la mente no condicionados por la memoria o la 
experiencia de la humanidad. La purificación creará en el nuevo hombre una dimensión 
psíquica de orden diferente, establecida por la conexión progresiva entre lo invisible y la 
materia. 


Esta conexión lo separará de la vieja conciencia, permitiéndole llegar a ser más y más él 
mismo, más allá de la conciencia de los hombres que pertenecen a la vieja vida de la tierra. El 
hombre descubrirá la llave de la vida mental, la que abrirá las puertas al futuro. Estos se abrirán 
en la medida en que genere en su mente una nueva vibración que equilibrará su inteligencia 
humana y su inteligencia cósmica. Una vez purificada, la mente humana ya no será englobada 
por la forma-pensamiento. Sólo servirá para canalizar la energía a través de este plano, para 
llevar al hombre a su poder vibratorio sobre la materia. Ya no estará interesado en el 
conocimiento subjetivo; habrá descubierto que es parte del vínculo entre el hombre y la 
memoria de la humanidad, mientras que el hombre integral invertirá su energía mental superior 
en la alineación de la acción y el espíritu. Este último constituirá el nivel más alto de 
inteligencia al que tendrá acceso como ser material. 


La purificación de la mente será una condición absoluta de la evolución. Será equivalente 
a una retirada de la conciencia de los fundamentos de su propia luz. La luz no es simplemente 
un símbolo, sino una realidad superior que trasciende la subjetividad del ser material para 
hacerlo consciente del doble. Los planos invisibles forman parte de diferentes órdenes de vida 
en el cosmos; estas órdenes gozan de una realidad objetiva y absoluta. El hombre descubrirá 
estas órdenes de vida y comprenderá el misterio de la organización de las esferas que subyacen 
a la materia y a la vida en el globo. Mientras el ego esté atrapado por la razón subjetiva, no 
podrá desarrollar la razón objetiva. La vida será para él una experiencia parcial, dividida entre 
la vida material inconsciente y la muerte, esa vida astral del alma. 


La vida va mucho más allá de la materia y la muerte. Continúa en universos paralelos a 
los que el hombre tendrá acceso cuando su mente haya sido completamente purgada de las 
memorias subjetivas y coloridas del ego involutivo, sea éste espiritual o materialista. La vida 
futura ya no se limitará a la experiencia psicológica; trascenderá los límites materiales de los 
sentidos y se elevará a las esferas de la psique universal, una dimensión de la realidad que forma 
parte tanto del hombre como de la vida cósmica. 


Los planos de la vida en el universo son interdependientes; esta interdependencia sólo 
puede realizarse objetivamente en la medida en que el hombre tenga suficiente inteligencia para 
superar la conciencia subjetiva de una mente basada en su conocimiento arcaico. La vida 
mental es más amplia que la experiencia psicológica del ego, que el intelecto sólo devuelve a 
los aspectos de la inteligencia astral que debe experimentar el hombre. Si el hombre se diera 
cuenta de hasta qué punto el astral vive por sus acciones, su rebelión contra las órdenes 
impuestas de involución sería absoluta. Esto vendrá con la evolución de la conciencia. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 45 


El hombre cósmico duerme dentro del hombre material y planetario. Cuando este gigante 
despierte, su conciencia hará temblar a los seres humanos y a las sociedades; el poder de la luz 
transformará el mundo en el que el hombre ha vivido durante siglos. La historia de la 
humanidad no es para la gloria del hombre, pero la evolución futura será proporcional al poder 
de su luz. La conciencia humana nunca volverá a ser la misma; el hombre pondrá fin al abuso 
del poder astral sobre su conciencia planetaria. 


El hombre no carece de inteligencia, pero se deja manipular en inteligencia; descubrirá 
durante la purificación de su mente que las fuerzas astrales usarán todas las formas posibles de 
englobarla para retrasar el fin cósmico de su libertad individualizada. Nada puede impedirlo, 
porque todo forma parte de la evolución de la tierra y del hombre. Este último nunca más le 
pedirá al hombre su opinión sobre lo verdadero o lo falso; habrá descubierto que la mente es a 
la vez juez y ejecutor. Ya no perderá energía en la búsqueda de la verdad, porque lo real es más 
grande que la verdad, y cualquier forma de polaridad sólo retrasa el estallido de la fusión en la 
conciencia del hombre en evolución. El hombre dará la espalda a la historia y escribirá la nueva 
historia de una raza nacida de la luz; la fusión con esta luz señalará el fin de una era humana. 


La purificación de la mente humana será la más larga y difícil de las transformaciones 
interiores del hombre nuevo. Representará su capacidad última de no perder el control de la 
energía de sus centros, a través de las contradicciones del orden vibratorio que vienen de la 
conciencia ambiental. 


Su fuerza interior se basará en el poder único del ser que se fusiona para no transferir 
emocionalmente los estados de ánimo inferiores de su conciencia subjetiva. Este tour de force 
lo hará intocable, mentalmente poderoso, libre para navegar a través de los diferentes planos de 
su energía y recuperar su mayor potencial creativo. Por su naturaleza necesariamente social, los 
humanos, sin saberlo, interfieren con el espíritu de la raza. Él cancela el poder creativo de este 
último al elevar desde su conciencia fuerzas relacionadas con su memoria racial en lugar de 
elevar desde su ser sólo corrientes de energía armonizadas con el poder creativo de la raza. 


La conciencia supramental no nacerá del contacto entre el hombre y los planos, sino del 
poder del hombre sobre los planos. La comunicación interna entre él y los planos sólo sirve para 
crear en su conciencia una división de su ser. Su conciencia se integrará en la medida en que se 
haya reconciliado consigo mismo. El hombre se convertirá en la medida de su luz y no en la 
medida del hombre. Esta perspectiva revolucionaria ante la actualización en la tierra de una 
nueva era sorprenderá a muchos seres, especialmente a aquellos que han creído en una 
intervención de luz en el hombre, mientras que esta intervención sólo se habrá actualizado a una 
escala extremadamente limitada entre los iniciados. Tendrán que darse cuenta de que la luz debe 
ser integrada por el hombre siguiendo la purificación de su principio mental. El descenso de la 
conciencia supramental sólo marcará el comienzo de la actualización del hombre a través de 
esta gran energía cósmica de la nueva conciencia. El hombre se convertirá en el maestro de su 
conciencia, a la que la luz sólo servirá de apoyo. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 46 


La purificación de la mente humana requerirá una gran fuerza del hombre para apoyar las 
sutilezas del movimiento de la nueva energía que penetra a través de la conciencia y lo obliga 
a perfeccionarse a sí mismo. El equilibrio entre la mente nueva y la mente vieja será 
completamente interrumpido y el hombre tendrá que continuar llevando la conciencia de su 
mente en evolución hasta que haya alcanzado el control total de su emotividad frente a las 
contradicciones en la conciencia ambiental, en la evolución o en la espera de la evolución. 


La integración se hará desde el plano humano y no desde el plano cósmico. El hombre 
pondrá orden en su nueva vida al integrar las nuevas fuerzas en él. La conquista de las fuerzas 
permitirá que la fusión se convierta en un aspecto creativo del nuevo ser, y no sólo en una nueva 
condición oculta de la mente parcialmente evolucionada. 


La mente superior del nuevo hombre alcanzará niveles de cognición independientes de la 
inteligencia racional; la inteligencia supramental del futuro ya no corresponderá a la facultad 
que una vez hizo de la humanidad una raza reflexiva. La nueva raza simplemente percibirá la 
vibración del pensamiento y no pensará más egoístamente, y entonces el hombre extenderá su 
campo creativo de acción más allá de las posibilidades ofrecidas por la reflexión. La evolución 
de la raza será extremadamente rápida y permitirá a la humanidad futura entrar en contacto 
mental telepático con universos paralelos. Ya no estará aislado de la evolución galáctica y el 
hombre avanzará a un ritmo dictado por una nueva inteligencia de las leyes de la vida y la 
energía. La purificación de la mente forzará al ser consciente a despojarse gradualmente de sus 
actitudes subjetivas y a actuar creativamente. Emprenderá una nueva evolución psicológica, 
donde el yo planetario dejará gradualmente de interferir con las leyes cósmicas de la energía de 
su conciencia. Elevado en una conciencia cada vez más real, traerá sobre el globo un poder 
oculto de la mente, equivalente a sus necesidades civilizadoras. La libertad creativa de la mente 
ajustada al poder de la voluntad le instruirá de sus posibilidades como arquitecto de la nueva 
era. 


La purificación de la mente requerirá una gran apertura de la mente a los mecanismos 
egoístas de la conciencia planetaria. El hombre tendrá que tomar conciencia de su mecanicidad 
para restringir los movimientos astrales de su conciencia. Será necesaria una gran vigilancia 
hasta que desarrolle un control perfecto sobre sí mismo. Mientras no pueda controlar 
perfectamente los movimientos de su conciencia astral, no podrá crear el campo de fuerza 
necesario para la armonización de su voluntad y las fuerzas etéricas de su conciencia universal. 


Tomará posesión de sus poderes cuando el centro mental inferior se cierre sobre sí mismo, 
es decir, cuando la reflexión ya no sea necesaria para la continuidad de su conciencia. La 
involución creó la apertura de la mente inferior. Esto es lo que permite al hombre pensar, 
mientras que la evolución hará lo contrario. Esto neutralizará esta facultad, porque ya no será 
necesaria para la vida mental, que habrá superado los límites psicológicos del ego. La 
purificación de la mente se completará y el hombre podrá, a voluntad, actuar sobre la materia. 
Las fuerzas de la vida convergerán en él y lo convertirán en un maestro de la luz en el globo 
terráqueo. La ciencia se transformará completamente y su poder será proporcional a lo que el 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 47 


hombre querrá lograr para armonizar los campos de fuerzas subyacentes a la materia y sus 
formas de vida organizadas. 


Las fuerzas psíquicas de la conciencia humana serán cada vez menos personalizadas 
ocultamente, ya que la conciencia perderá su telepatía interna para integrar más y más la mente 
fundida. Al principio, el hombre se dará cuenta de la telepatía entre el doble y el ego; pero esta 
forma de comunicación sólo servirá para estabilizar la mente inferior y la mente superior. Esto 
último requerirá cada vez menos personificación para satisfacer los principios planetarios de la 
conciencia mortal. Mientras el hombre no haya reaccionado completamente a la personificación 
de su telepatía interior, tendrá que seguir soportando las exigencias de la misma, y esto 
significará que su iniciación no está perfectamente terminada. Mientras el ego no esté centrado 
en la mente de la luz, una división persistirá en la conciencia humana y el hombre no será capaz 
de sentir la vida perfectamente bajo su control. Se sentirá como si estuviera bajo el control de 
las fuerzas en él y esta impresión creará sufrimiento existencial en su vida. 


La comunicación interior, fuente de inspiración para el hombre espiritual de la 
involución, será completamente transformada. Descubrirá que el proceso de comunicación 
interior debe cambiar según las necesidades del hombre y no según los movimientos cada vez 
más acentuados de las fuerzas que espiritualizan su mente receptiva. 


El hombre aprenderá a escudriñar su mente mientras escudriña el cielo y sus estrellas y a 
no dejar rastro de espiritualidad en su mente, signo de un estado mental poco sofisticado, que 
lo mantendrá en una forma de ilusión psíquica. Estos rastros se harán cada vez más sutiles hasta 
que hayan perdido su calidad espiritual y el hombre descubrirá, más atrás en el tiempo, que 
todavía colorean las profundidades de su mente. De esta manera, podrá liberarse del valor 
psicológico y psicológico de todas las formas de comunicación interior. La voluntad astral 
dejará de tener poder sobre su conciencia y entrará en un nuevo tiempo, donde su principio 
mental despertado a las dimensiones de su realidad coincidirá con los planos más elevados de 
su conciencia cósmica, unificada el doble. Este último habrá perdido el valor espiritual que el 
ego en evolución le habrá dado al principio del contacto con lo oculto de la realidad mental. El 
doble se fusionará con el hombre y el mortal será igual a su contraparte cósmica. 


La implantación en la tierra de una conciencia liberada del pasado, dispuesta a trabajar en 
los planos de luz, permitirá al ser en fusión reconocer finalmente que es absolutamente mortal 
e inmortal al mismo tiempo, es decir, que sus principios obedecen a leyes perfectamente ligadas 
a su voluntad, en la medida en que su mente está unificada con la energía de la conciencia y no 
ya con la forma que esta conciencia proyecta egoístamente. La purificación de la mente 
permitirá darse cuenta de que los sistemas espirituales de involución no eran definitivos, y que 
esta fase de la evolución espiritual del alma sólo coincidía con las necesidades emocionales de 
la raza humana, vinculadas kármicamente a la falibilidad de la raza de lémures que precedió a 
los atlas en la formación del vínculo entre el espacio galáctico y la humanidad. Los orientales 
han restaurado a la humanidad, a través de sus sistemas altamente espiritualizados, una forma 
de conciencia que el nuevo hombre vencerá cuando purifique su principio mental inferior. Su 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 48 


conciencia convertirá la energía del pensamiento involutivo en una fuerza de penetración 
equivalente a su capacidad de disociarse psicológicamente del valor de lo que creía que era real 
o válido. La mente superior reventará el espacio psíquico que sirve como límite a la conciencia 
del ego al forzarla a evolucionar de acuerdo con la memoria de la raza. El nuevo hombre irá 
más allá de la memoria racial y entrará en la gran memoria cósmica y sistémica de la evolución 
universal. 


Los misterios de la vida serán revelados por el mismo hombre nuevo, sin ningún apoyo 
de los planos astrales que siempre han velado las dimensiones reales de la luz, para mantenerlo 
en una cierta ingenuidad espiritual y astringir más fácilmente su conciencia. El nuevo hombre 
ya no compartirá los puntos de vista que el hombre involutivo tenía sobre la realidad universal. 
Descubrirá por sí mismo los caminos que conducen al espacio mental desde el que se crean 
todas las formas de conciencia. Con esta nueva libertad, su conciencia se hará infinita, y el 
hombre dejará de racionalizar la realidad porque la hará parte de sí mismo. 


La purificación de la mente se convertirá en la actividad interna más importante de la 
conciencia evolutiva. Debido a la estrecha relación entre la memoria y la estructura psicológica 
del ego, el hombre aprenderá de una forma de conocimiento derivada de la luz y esencialmente 
opuesta al conocimiento involutivo. La oposición no será categórica sino en el orden de la 
progresión infinita de la mente en desarrollo. Las cuestiones de causa y efecto serán 
reemplazadas por un principio de penetración instantánea de la luz en los planos inferiores. El 
hombre descubrirá hasta qué punto los planes de vida están interrelacionados y son 
interdependientes con la conciencia humana en evolución. Consciente de las fuerzas 
penetrantes de la luz, aprenderá a vivirlas sin reacción emocional, de modo que su mente se 
volverá gradualmente experta en reconciliar la energía de la conciencia con las acciones del 
ego. La transparencia obvia nacerá de la nueva conciencia. El simbolismo inerte de la 
involución será reemplazado por claves vibratorias cuyo poder creativo será una manifestación 
de la magia de la mente superior y su poder sobre las fuerzas ocultas de la vida. Mientras el 
hombre no haya realizado el hechizo de las fuerzas astrales en su conciencia, no habrá 
comprendido la necesidad de la purificación y su proceso. 


La mente de la próxima raza raíz impondrá su voluntad creadora en los reinos, y el 
hombre ya no sentirá que su vida está dominada por fuerzas que escapan a su control. Como su 
mente tendrá la habilidad de ver a través de los velos del pensamiento subjetivo, cualquier 
forma de comunicación interna será igual a la visión global de su conciencia cósmica. 


La purificación de la conciencia humana facilitará tanto la vida del hombre que será 
posible que finalmente se dé cuenta de por qué la involución fue tan larga en duración y hasta 
qué punto la humanidad fue dominada, en su conciencia, por las fuerzas de los planos hasta 
ahora malentendidos. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La purificatión de la mente humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


4 


El pensamiento humano 
y la verdad 


La involución se construyó en la búsqueda de la verdad. Al mismo tiempo, la imposición 
de la verdad dominó la conciencia social y personal del hombre. La conciencia de la involución 
necesitaba la verdad porque el hombre, hasta hoy, no conocía la conciencia mental creativa, 
capaz de descubrir la realidad por sí misma. La historia muestra muy claramente que la 
involución fue un período durante el cual el ser humano fue prisionero de una verdad impuesta 
por diversas formas de autoridad. Nos deja claro que la defensa de una verdad estaba en la raíz 
misma de los conflictos humanos, porque la naturaleza de esta noción estaba demasiado alejada 
de la realidad. El problema de la verdad deriva del hecho de que siempre ha sido construida a 
partir de elementos emocionales queridos por el hombre inconsciente, elementos que la 
subjetivizan e inevitablemente la convierten en su esclava. 


La evolución de la conciencia supramental eliminará de la conciencia humana la 
necesidad emocional de la verdad. El nuevo hombre sólo vivirá según su inteligencia creativa 
y libre, según el grado de evolución de su conciencia. Se beneficiará de una conciencia mental 
purificada, capaz de soportar el choque del conocimiento, que desafía cualquier lealtad a una 
forma de verdad no certificada por su conciencia mental perfectamente individualizada. 
Liberado de esta necesidad emocional, el hombre podrá tomar conciencia de la realidad de lo 
invisible, según la poderosa actividad de su conciencia creadora. Se liberará de la carga 
emocional de su psicología existencial y primitiva, así como del poder psicológico que la 
sociedad inconsciente trata de imponerle. 


El nuevo hombre experimentará una inteligencia creativa más allá de los límites 
psicológicos establecidos por las verdades históricas de su civilización. No tolerará ser 
atrapado, porque su conciencia será absoluta. Esta nueva condición lo predispondrá a la 
apertura de su centro mental superior, y entonces podrá acceder fácilmente a dimensiones de 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 50 


conocimiento que evitan la necesidad emocional de añadir siempre la aprobación social o el 
sello de la verdad a lo que conoce en sí mismo. 


Puesto que la conciencia supramental es una conciencia libre y creadora, el hombre nuevo 
la vivirá de acuerdo con las leyes del pensamiento creativo, y no en relación con los principios 
del pensamiento subjetivo muerto, que de ninguna manera representan el producto de su 
conciencia total. La nueva conciencia vibrará hasta tal punto que la más mínima coloración del 
ego la hará sufrir, y así el hombre se verá obligado a purificar su mente para vivir 
verdaderamente, sin un vínculo emocional con la verdad subjetiva. Es difícil para el hombre 
inconsciente comprender cómo es necesario liberarse de la emoción ligada a la verdad 
coloreada, porque la involución ha paralizado su fuerza creadora. A lo largo de los milenios, se 
vio obligado a sufrir una verdad para proteger su sociedad o su conciencia personal contra la 
aniquilación. Esto era esencial durante la involución, pero ya no lo será para el hombre nuevo. 
Este último habrá comprendido que su ciencia mental superior es universal y está más allá de 
los límites psicológicos del ego involutivo. El hombre evolucionado vivirá su conciencia 
mental de acuerdo a lo que conoce, en relación a lo que se descubre a sí mismo, universalmente 
hablando. Desde esta nueva condición de la vida mental futura, la verdad y sus necesidades 
emocionales serán relegadas a niveles más bajos de conciencia humana, hasta que la 
humanidad, en los siglos anteriores al advenimiento de la séptima y última raza humana, haya 
universalizado su conciencia en todas partes de la tierra. 


La verdad no sólo es parte de la involución, sino que existe en su forma actual sólo por la 
actitud subjetiva del hombre. Así como no decimos que la gravedad es verdadera, sino que es 
real, así ya no diremos que tal o cual condición del pensamiento es verdadera, sino que es real. 
Cuando la necesidad de la verdad ha sido reemplazada por el conocimiento puro e 
incondicional, el ser humano se transformará psíquicamente. La energía emocional necesaria 
para sostener cualquier forma de verdad se habrá transformado en energía mental, porque su 
estado emocional la obliga a sufrir una condición psicológica que no es real, sino puramente 
relacionada con el tiempo o período de la experiencia. 


Nada es absoluto o permanente en la verdad, porque siempre representa un estado 
inferior. Por eso es tan fuerte y poderoso dentro de la mente inferior del hombre. Lo necesita 
para asegurarse psicológicamente en la vida, y sólo lo entiende a través de una cadena de 
diversas verdades, que son parte de los diferentes niveles de mentiras de las que el hombre se 
alimenta, hasta que es libre en conciencia. La verdad sólo puede satisfacer la inconsciencia 
humana, porque sólo esta forma de mentira puede dar al hombre la impresión ingenua de 
cualquier seguridad. Existe una estrecha relación entre la búsqueda de la verdad y la 
inseguridad del ego; sólo durante la próxima evolución el nuevo hombre habrá logrado superar 
esta condición psicológica del yo involutivo. Él habrá comprendido que el fenómeno de la 
verdad está relacionado con el fenómeno de la creencia, y que estos dos aspectos de la vida 
mental inferior del hombre son absolutamente responsables de su ignorancia y de la ausencia 
de una verdadera identidad de su conciencia. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 4 - El pensamiento humano y la verdad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD [all 


Una de las mayores servidumbres que la humanidad ha sufrido y sigue sufriendo se debe 
a la actitud subjetiva de los hombres hacia la verdad. Aquellos que conocen la conciencia de la 
mente superior sufrirán, durante la transformación de su conciencia, de la ruptura de la memoria 
de la verdad bajo el choque vibratorio de la nueva conciencia. Descubrirán que la conciencia 
mental superior está más allá del valor psicológico de cualquier verdad relacionada con la 
involución de la conciencia. Si la evolución de la ciencia, en todos los niveles, ha sido tan larga, 
no es porque el hombre carezca de inteligencia, sino porque las viejas verdades obstaculizaron 
su movimiento creativo. Basta con mirar de cerca la restricción abusiva de la Inquisición contra 
los grandes espíritus del tiempo para darse cuenta de que la verdad es sólo una forma ignorante 
de percepción, hasta que el conocimiento subjetivo sea reemplazado por un conocimiento 
sólido e inmutable, derivado de una conciencia cósmica y universal. 


El hombre inconsciente no debe perder sus verdades antes de poder liberarse de ellas, 
especialmente de aquellas que pertenecen a las esferas superiores del pensamiento religioso o 
espiritual. Todavía necesita apoyo, un placebo, para continuar viviendo y apoyando una vida 
cuyas sutiles y ocultas leyes no entiende. Por otro lado, el nuevo hombre consciente no será 
engañado por verdades que ya no tienen ningún valor real para él, pues ya habrá superado el 
punto de unión de la conciencia involutiva y evolutiva. 


El nuevo hombre estará totalmente libre de la necesidad emocional de la verdad, porque 
habrá comprendido que el poder creador de su mente tiene el poder de individualizar 
universalmente el conocimiento. El contacto interior con su energía creativa le hará comprender 
todo lo que necesita para comprender, de acuerdo con sus necesidades reales. Habiendo sido 
liberado de la necesidad emocional de la verdad, él será capaz de reconocer la verdad de lo falso 
por vibración. Su mente ya no tendrá que luchar por la verdad para crear una falsa seguridad 
psicológica. La ilusión detrás de toda verdad se volverá clara y clara; la ausencia de emoción 
en su mente le permitirá sintetizar todas las formas de pensamiento impresas en su conciencia. 
Liberado de la dualidad de la verdad, progresará rápidamente en la definición de lo que es real, 
y los nuevos fundamentos de su conocimiento ilimitado se extenderán más allá de su memoria 
psicológica. Su conciencia será perfecta, impecable. 


El nuevo hombre simplificará su conciencia mental hasta tal punto que cualquier forma 
de verdad le parecerá dudosa. Su conciencia superior le invitará a cuestionar siempre esta forma 
para protegerla del abrazo psicológico que crea en el hombre sujeto a la creencia. Será muy 
difícil para el hombre consciente creer, porque la verdad ya no tendrá una base emocional en él. 


Al tener acceso a un nivel más alto de información debido a la creciente apertura de su 
centro mental superior, podrá verificar fácilmente todas las formas de verdades y mentiras a las 
que será sometido durante su experiencia. Su seguridad nacional será total y ya no podemos 
mentirle. Libre de mentiras en todos sus aspectos, incluso en los más espirituales, podrá 
finalmente tratar con lo que sabe y con lo que otros como él saben gracias a su conciencia libre 
y creativa. De esta manera, el nuevo hombre llegará a querer comunicarse creativamente sólo 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 4 - El pensamiento humano y la verdad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD [32 


con seres que tendrán, como él, el poder de conocer objetivamente. De estas comunicaciones 
reales, los hombres de la nueva era se beneficiarán y crecerán en conocimiento individualmente 
verificable. 


Por mucho que la verdad fuera el otro lado de la mentira durante la involución, tanta 
realidad pasará por alto esta dualidad durante la evolución. La nueva conciencia del hombre 
sólo se ocupará sintéticamente de las diferentes formas de conocimiento. Esto permitirá al 
hombre evolucionar más allá del impacto que el valor de la forma creará en su conciencia 
psicológica. La verdad no tendrá valor para el hombre nuevo a menos que se reduzca a un 
elemento básico fijado por su conciencia, y cuyos otros aspectos se dejarán de lado, a la espera 
de una confirmación basada en la adquisición irrevocable de ciertos conocimientos. Perderá la 
menor energía mental posible cuando se enfrente a la verdad o a su búsqueda. Gradualmente, 
vivirá más allá de la verdad y, naturalmente, más allá de cualquier forma de mentira que sea 
perjudicial para el equilibrio de poder de una conciencia que es sensible a la luz de su espíritu. 


El pensamiento creativo del nuevo hombre habrá reemplazado el pensamiento subjetivo 
de la involución. El hombre consciente de la inteligencia creadora que hay en él, más allá de su 
inteligencia personal e ilusoria, se dará cuenta de que la diferencia fundamental entre la verdad 
de la involución y la realidad de la evolución sólo puede ser evaluada por él mismo. Entenderá 
que la distorsión de la verdad proviene del hecho de que el hombre inconsciente, a pesar de su 
deseo, es incapaz de saber por sí mismo, y que se somete a corrientes de pensamiento que no 
emanan de la inteligencia creativa de la conciencia humana fusionada, sino del hombre dividido 
en su conciencia. Esta división le lleva a la falta de objetividad frente a la realidad y a la 
necesidad de afianzarse en una forma de pensamiento cuya cualidad para él representa una 
verdad. 


La verdad fue usada, durante la involución, para mantener al hombre en la sumisión de 
su mente. Todas las formas posibles de dominación lo utilizaron para atarlo a alguna memoria 
subjetiva, un espejo que, en última instancia, retardaba la evolución de su inteligencia. El 
hombre siempre ha creído en una verdad y ha expresado un gran deseo de conocerla y vivirla. 
Para él, la verdad enmascaraba su impotencia frente a la soledad del conocimiento no basado 
en una conciencia colectiva; esto tiñe la verdad para el apoyo de sus instituciones seculares o 
espirituales. Tanto como la verdad era necesaria para el hombre de la involución, fue utilizada 
para mantenerlo inconscientemente en una mentira frente a la mayor naturaleza de la realidad. 
Con el tiempo, este último desenmascarará la verdad y la reemplazará con una visión de la 
realidad que sea acorde con una psicología y una mente superiores, libres de la dualidad de la 
verdad y la falsedad. 


Cualquier verdad que el hombre involutivo buscaba, siempre ha estado ligada a abusos; 
pues, con la progresión de la conciencia de las masas, el hombre se ha visto forzado a producir 
nuevos conceptos para transgredir una antigua verdad que ya no podía satisfacer su conciencia. 
El hombre nunca pudo acostumbrarse a la búsqueda de la verdad, porque esta búsqueda 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 4 - El pensamiento humano y la verdad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD (33 


formaba parte de la definición psicológica de sí mismo frente a una realidad que intentaba en 
vano conocer. Es sólo a finales del siglo veinte que la búsqueda de la verdad comenzará a 
disminuir en algunos seres avanzados en conciencia, y que el hombre gradualmente se dará 
cuenta de que todo lo que está fuera de la conciencia de la luz, en una forma secular, espiritual 
u otra, está coloreado. Pero esta ciencia no se hará a escala mundial. Ha tomado forma en algún 
lugar del mundo, sin el conocimiento de los principales movimientos, y necesariamente 
permanecerá, durante cierto tiempo, preparatoria y embrionaria. 


El hombre siempre ha buscado la verdad, porque nunca se ha dado cuenta de que esta 
búsqueda es parte de la ilusión del ego, y que converge hacia la realización de su verdadero yo, 
en oposición a su yo condicionado colectivamente. 


El hombre nuevo ya no buscará la verdad, porque verá la mentira en todas sus formas y 
también será libre de la verdad que lo asfixió. De esta nueva conciencia surgirá una nueva 
fuerza en la mente, que distinguirá al hombre viejo del hombre nuevo. La diferencia será obvia, 
y el hombre se asombrará de la naturaleza de la nueva psicología del ser, tanto por su ausencia 
total de la necesidad psicológica de buscar la verdad, como por el fácil acceso que permitirá al 
conocimiento universal. 


El hombre involutivo ha perdido su libertad de conocimiento, vendiendo su mente a los 
proveedores de la verdad. A lo largo de los siglos, perdió el contacto consigo mismo y, sin una 
identidad real, se convirtió en esclavo de la verdad. Nada es real en él, ni su yo en busca de la 
verdad, ni su yo en busca de identidad. Ha perdido la conciencia de la realidad, que sólo 
descubrirá en la próxima época; entonces se enfrentará, solo, a la despolarización de su mente, 
que le abrirá las puertas del conocimiento universal. 


La particularidad de cualquier verdad es su falta de universalidad. En cuanto una verdad 
no es universal, es decir, basada en el conocimiento universal de la conciencia humana, deja de 
ser real y, al mismo tiempo, corre el riesgo de ser utilizada contra el hombre en beneficio de 
cualquier poder. Esto contribuyó durante la involución al mantenimiento del poder espiritual y 
temporal sobre el hombre. La evolución de la conciencia supramental pondrá fin a la búsqueda 
de la verdad; el hombre consciente vivirá de un conocimiento capaz de rasgar, por vibración, 
los velos de la verdad. De su fusión con el doble, se elevará más allá de la búsqueda de la 
verdad, y se hará plenamente consciente. 


La búsqueda de la verdad hace del hombre un ser dividido contra sí mismo y contra los 
suyos, porque la verdad no puede ser común a todos los hombres, cada uno de los cuales 
proviene de una configuración psicohistórica particular a las necesidades evolutivas de las razas 
de las naciones. Este plano cósmico y velado de la experiencia de la conciencia planetaria está 
incubando el surgimiento, a largo plazo, de una conciencia universal en el globo. Esta 
conciencia no se basará en la búsqueda de la verdad, sino en la capacidad del ser consciente de 
trascender su necesidad psicológica, una vez que haya comprendido que es parte de la 
conspiración astral contra él y contra la humanidad en general. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 4 - El pensamiento humano y la verdad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 54 


El hombre ha buscado la verdad para definirse egoístamente. Su ignorancia e incapacidad 
de saber condicionaron esta investigación. Cuando descubra que el conocimiento es universal, 
y que todos los hombres tienen acceso a él desde el momento en que se liberan de los 
condicionamientos impuestos por la miríada de verdades sobre las que se especula durante la 
involución, será libre y capaz de acceder a la realidad. La verdad no tendrá para él el valor 
psicológico que tenía en el pasado. Ya no representará nada más que un espejo ilusorio de sí 
mismo, frente a una realidad que trasciende la necesidad psicológica de una raza en evolución. 
El poder siempre ha usado la verdad para sus propias necesidades y el hombre ha pagado el 
precio. En nombre de la verdad, los hombres caminaron a su muerte, se volvieron locos, 
elorificaron la guerra y sus horrores. 


El nuevo hombre descubrirá que el cese de la búsqueda de la verdad es el comienzo de la 
paz mental, pues toda verdad está polarizada; nunca puede ser absoluta puesto que lo absoluto 
está más allá de esta polaridad. Sólo en ausencia de polaridad frente a la verdad conocerá lo 
absoluto, a través de su vínculo con el doble universal, que evoluciona más allá de la verdad y 
forma parte de la realidad de la que proviene el conocimiento. Todo conocimiento está más allá 
de la verdad, porque no proviene del hombre sino de su fusión con el doble, una relación no 
condicionada por la emoción humana. Puesto que el doble es la dimensión universal del 
hombre, estará libre de la necesidad de que la polaridad de la verdad lo sepa, porque su ciencia 
le será dictada directamente desde los planos de una conciencia no coloreada por las leyes de la 
experiencia planetaria. La supraconciencia del nuevo hombre sacará a relucir en él el 
conocimiento para la búsqueda de su evolución, y hará descender, en el plano material, una 
vibración más elevada en la mente. 


El hombre nuevo ya no estará dividido en su conciencia a causa de la verdad. Su 
conciencia universal estará libre de la necesidad egoísta de conformarse o de ver que otros se 
conformen. Desde esta nueva visión de la vida individualizada, la armonía y la inteligencia 
humanizarán las relaciones entre los hombres, y esto se extenderá a la superficie de la tierra. 


El hombre que no puede conocer por sí mismo no tiene ninguna universalidad de 
conciencia. Es prisionero de algún tipo de verdad que emana de la conciencia colectiva. No 
tiene individualidad en el sentido universal de la palabra, y debe seguir evolucionando para 
llegar, durante esta vida o en otra, a una confrontación entre la verdad y la realidad. 


El conocimiento es parte de la conexión creativa entre el doble y el hombre. La verdad es 
parte de la sujeción del hombre a una forma de pensamiento colectivo. 


La universalidad de la ciencia se basa en el hecho de que sus observaciones se basan en 
una objetividad rigurosa y no en la verdad. En la ciencia, se dice que este principio consiste en 
observar este hecho; se dice que la ciencia es real en su observación, no que posee la verdad. 
Lo mismo será cierto en la próxima era frente a los valores internos y ocultos de la vida. La 
necesidad egoísta de poseer la verdad es una falta interna del hombre. De esta grieta surgió 
contra el hombre el imperio de la mentira o de la verdad coloreada, origen de su ignorancia 
durante miles de años. En el campo de la ciencia inteligente y útil, el hombre se ha liberado de 
la necesidad de que la verdad abrace el hecho objetivado a través de la observación. Mañana 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 4 - El pensamiento humano y la verdad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD PS 


experimentará la misma objetividad frente a lo invisible, apoyada por su observación mental 
superior. La verdad ya no formará parte de la investigación humana, y la humanidad entrará en 
la investigación rigurosa y universal de la vida. 


De esta nueva etapa de evolución, las religiones desaparecerán de la faz de la tierra, y las 
ideologías ya no tendrán un lugar, ni en lo temporal ni en lo espiritual de la vida del hombre, 
porque la universalidad de su conciencia será suficiente para sí misma, y el ser consciente 
finalmente habrá tomado posesión de su conciencia. Mientras el hombre busque la verdad, no 
podrá alcanzar la plena madurez en el plano mental superior. Tanto como esta investigación fue 
la base de la involución y sus sistemas de desinformación, la evolución estará libre de esta 
experiencia, porque el hombre vivirá de acuerdo a una creatividad mental resultante de su luz. 
Esto marcará el fin de los conflictos psicológicos en el nuevo hombre, y el comienzo de una 
nueva conciencia supramental. 


Cualquier búsqueda interna significa cualquier estado de ignorancia a priori. Cualquier 
habilidad para vivir más allá de esta búsqueda implica un vínculo universal entre el hombre y 
los planos superiores de la conciencia evolucionada. La verdad es para la conciencia colectiva 
lo que la realidad es para su conciencia perfectamente individualizada. 


En el curso de la evolución, el hombre descubrirá la pesada carga de poseer una verdad 
sobre su conciencia, pues debe defenderla, y esta defensa agota su energía creadora. Debe ser 
usado para rasgar los velos de la verdad, que sofocan su conciencia y la hacen prisionera de los 
misterios. El hombre involutivo está demasiado debilitado en su conciencia para aventurarse 
sólo en el conocimiento; no experimenta lo suficiente la fusión de su conciencia con su doble. 
Se apoya en la verdad de una conciencia colectiva para darse suficiente seguridad psicológica. 
Mientras busque la verdad, no puede ser libre, porque no se puede ser libre a través de los 
hombres. Uno sólo puede ser libre a través de sí mismo. 


El hombre nuevo será real y su realidad eliminará en él la necesidad de aliarse con 
cualquier verdad. Esta transmutación de la conciencia humana nacerá de una gran fuerza 
interior, pues la verdad siempre ha sido para el hombre involutivo un apoyo moral y un arma 
contra cualquier forma de oposición a su sentido de la verdad. La realidad de la conciencia 
supramental será suficiente en sí misma, pues sólo dependerá de la relación entre el hombre 
material y el ser cósmico en él. La evolución revelará una nueva dimensión psicológica del yo 
y dará testimonio de la existencia en el hombre de fuerzas cuya inteligencia depende del nivel 
evolutivo del propio ser. Cuanto mayor sea su evolución, más hombres del futuro marcarán la 
evolución de la tierra con su inteligencia creadora; esta inteligencia ya no dependerá de la 
relación entre el intelecto y la memoria, sino de la conciencia humana universal y de las fuerzas 
de la luz. Estos hombres serán notables tanto por su inteligencia como por el equilibrio y la 
armonía de su persona. La personalidad habrá dado paso a la persona real e inalterable. 


El mayor problema de la búsqueda de la verdad reside en la evidencia interna de que todo 


hombre inconsciente sin inteligencia creativa necesita sentirse seguro en la intención mental de 
lo que está buscando. Esta es una condición dolorosa de soportar por serlo, porque detrás de su 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 4 - El pensamiento humano y la verdad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 56 


verdad debe vivir siempre en duda. La futura supraconciencia estará libre de dudas, porque el 
ego, el yo, ya no buscará vivir según la verdad, sino según el conocimiento irreflexivo, no 
intelectualizado y libre de la emoción subjetiva característica de la involución. El hombre 
inconsciente debe llevar siempre la emoción de su verdad, porque es la emoción la que le da 
poder. El nuevo hombre, por otro lado, habrá ido más allá del nivel psicológico de la verdad 
para vivir sólo desde el nivel mental superior del conocimiento universal, donde la emotividad 
no entra en juego para dar al ser ningún tipo de apoyo frente a la realidad. La realidad es una 
vida en sí misma, es autónoma y sin necesidad de apoyo emocional. 


La evolución dictará a la conciencia humana una forma de vida e inteligencia que no 
puede ser compartida colectivamente, porque cualquier comunidad de inteligencia compromete 
la duda a nivel personal, cuando el hombre debe enfrentar su propia realidad. La conciencia 
individualizada no puede ser combinada con la conciencia de la comunidad, porque esta última 
es parte de la experiencia de la humanidad en el sentido amplio, mientras que la conciencia 
individualizada ya no conoce la experiencia en el sentido planetario y kármico de la involución. 
Desde el momento, durante la evolución, cuando el nuevo hombre haya integrado la energía de 
la inteligencia y de la voluntad creadora, conocerá el amor, en el sentido universal del término, 
el amor libre de la parte inferior de su mente, y se realizará la trinidad de la conciencia. El nuevo 
hombre tendrá ahora acceso a las llaves de la vida enterradas en su conciencia universal. El ser 
consciente ya no experimentará una espiritualidad fantasmal o mística, pues su inteligencia 
creativa será la fuente de su conciencia, permitiéndole así afrontar el desafío incesante de la 
lucha entre la verdad y el conocimiento universal. La involución fue necesaria para el desarrollo 
del hombre hasta que alcanzó la edad de mayor madurez mental y tuvo acceso a su propio 
poder. Esto marcará el fin de la dominación del astral sobre el hombre, y los conflictos entre los 
hombres en la nueva ola de vida. 


Durante la involución, la verdad fue utilizada por las fuerzas astrales para contaminar el 
espíritu humano y mantenerlo en la esclavitud. Sin voluntad creadora, el hombre no tenía 
acceso a la inteligencia creadora, y el verdadero amor era imposible, ese amor anunciado por 
uno de los más grandes seres conocidos de la historia: el Nazareno. Sólo en el curso de la 
evolución el hombre comprenderá plenamente este principio universal de la vida, una vez que 
se haya liberado de la necesidad psicológica de poseer la verdad. La realidad lo supera todo, 
porque nace de todo, mientras que la verdad abarca a todos los hombres, ya que siempre es igual 
a lo que necesitan oír según su cultura, su raza, su civilización. El hombre nuevo participará en 
todo esto, pero será libre de ello, son sólo las leyes del cuerpo las que lo harán un ser 
perteneciente a tal o cual nación o raza, mientras que las leyes del espíritu lo liberarán de todo 
lo que no se deriva de su realidad universal e indivisible. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 4 - El pensamiento humano y la verdad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


5 


La psique humana 


La psique humana se manifiesta a través de una transmisión instantánea de energía desde 
un plano en el cosmos invisible, que no tiene relación con la materia en ninguna forma. A partir 
de este punto, el movimiento de la energía se vuelve más denso, la energía se ralentiza en su 
camino y comienza a formar, infinitamente, un patrón de posibilidades según el cual se 
desarrolla, a una velocidad sin igual, una capacidad para perfeccionar su movimiento previo, y 
así sucesivamente. Así, durante estos infinitos movimientos de luz, descubrimos planos más o 
menos evolucionados a través de los cuales esta misma energía entra en contacto. A partir de 
estos planos se empiezan a perfeccionar los diferentes aspectos creativos de su movimiento, de 
modo que el hombre, tal como se percibe a sí mismo, representa sólo el plano más bajo, pero 
no insignificante. 


En nuestra etapa de evolución, el hombre aún no ha perfeccionado su mente. Es en este 
punto, sin embargo, donde la energía en él debe regresar a su fuente. Debe tomar control mental 
de ella, para que eventualmente esta misma energía pueda servirle, para que pueda moverse con 
él a otro nivel de perfección o evolución. Esta nueva etapa de la evolución de la vida humana 
se llama "fusión". Este principio permitirá que las fuerzas inferiores de su conciencia involutiva 
sean relegadas a otro plano de evolución, mientras que él mismo podrá progresar de acuerdo 
con las leyes de la luz en él. Este último será finalmente libre de acentuar su relación directa con 
él, evitando que esta relación sea interceptada por las fuerzas ocultas de su conciencia inferior 
que, en el pasado, no estaba lo suficientemente desarrollada para absorber el choque vibratorio 
de esta luz. La luz es ese poder en él que le dio nacimiento en planos más altos que el de la 
muerte, de donde vino antes de su encarnación en la materia. 


La psique humana está en proceso de evolución, y esta evolución representa para el 
hombre un avance a través de los velos de la vida que fueron impuestos a la conciencia 
experimental del planeta. Es irónico que el hombre sea un ser superior a los reinos de la vida 
que le rodean y que, al mismo tiempo, sufra más que las criaturas de estos reinos. El hombre 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 38 


siempre ha buscado el descanso en la muerte, mientras que la muerte representa sólo un período 
temporal en un plano paralelo, antes del posible retorno a la materia, para la perfección de la 
conciencia a través de la experiencia. Durante esta experiencia inconsciente del hombre, la 
psique se desarrolló, pero el hombre continuó sufriendo, su sufrimiento asumiendo siempre un 
nuevo rostro según el tiempo y la densidad de la ilusión de ese mismo tiempo. Ahora que la 
conciencia supramental está echando raíces en la conciencia humana, el día se está levantando 
para el nuevo hombre y una nueva era verá su psique expandirse de nuevo, permitiéndole 
regresar a su luz. Para que él conozca esta psique renovada, tendrá que tomar el control de sus 
pensamientos cargados emocionalmente por la acumulación de experiencias pasadas e 
inconscientes de las leyes de la vida. Tendrá que darse cuenta plenamente de que la luz en él 
sólo puede ser la única fuente de conocimiento real y que todo lo que viene de fuera no es parte 
de su realidad, sino más bien de la irrealidad de la conciencia planetaria y experimental de una 
raza con la que ya no tiene un vínculo real, incluso si todavía mantiene lazos sociales con ella. 


La psique del nuevo hombre se ajustará al mundo del pensamiento interior al comprender 
que un pensamiento es una forma de energía que debe coincidir vibracionalmente con su luz, y 
no con su mente inferior. Descubrirá que el pensamiento puede ser astralizado fácilmente, 
siempre y cuando no esté en un estado de fusión lo suficientemente avanzado como para no 
estar sujeto a ninguna forma de mentira que se deslice sutilmente a través del pensamiento 
comunicado. Se requerirá un tiempo necesario, porque la transformación de la mente sólo 
puede hacerse gradualmente, ya que el hombre posee más de lo que se da cuenta de los 
importantes vínculos emocionales con la forma-pensamiento que pasa a través de su cerebro. 


Mientras el hombre nuevo muestre el más mínimo interés psicológico en lo oculto de la 
realidad, es probable que sea abrazado por su pensamiento interior. La psique humana está 
experimentando una gran transformación, y esto forzará al ser consciente a ver lo oculto del 
pensamiento de una manera totalmente objetiva, sin relación con el plano emocional de su 
conciencia planetaria. 


Ocultamos que los planos paralelos son planos de inteligencia, cuando en realidad sólo 
representan planos de experiencia de inteligencia. La palabra "inteligencia" siempre se refiere 
a una forma u otra de expresión creativa para el hombre. Esta concepción interna de la 
inteligencia es el producto del apego que desarrollamos a lo que esta inteligencia nos trae 
egoístamente. El peligro está ahí. La conciencia supramental es una conciencia libre de la forma 
que toma la inteligencia, de modo que la inteligencia se vuelve objetiva en su movimiento 
creativo. El ser supramental ya no se ve afectado psicológica o psicológicamente por la 
necesidad de la verdad o el temor de estar en el mal. Para la liberación de la psique del nuevo 
hombre, se revelará a la tierra una ciencia muy avanzada de la mente superior, y aquellos que 
tienen la vibración estarán en contacto con esta ciencia, que no incluirá ninguna afiliación o 
escuela de pensamiento. 


La evolución futura del hombre permitirá dividir su psique en dos partes: una parte que 
sirve para su comodidad material, y la otra parte para la estabilidad de su vida mental interior. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La psique humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD [ESO 


Esta división comenzará cuando el hombre haya perdido gran parte de sus ilusiones 
espirituales. Entonces podrá comprender por qué su psique, en el pasado, estaba rodeada por el 
astral de su conciencia, y por qué le era imposible vivir su vida de acuerdo con su inteligencia 
creativa y libre. La psique del hombre nuevo será, incluso para él, una revelación. Le 
sorprenderá la simplicidad de su funcionamiento y la rapidez de su toma de decisiones 
materiales, mientras que en el pasado, tales decisiones habrían sido, si no imposibles, al menos 
difíciles. 


La psique consciente permitirá al hombre vivir en el plano material según una inteligencia 
que le aportará todo lo que antes no podía crear sin sufrir. El sufrimiento del hombre 
inconsciente nace de su incapacidad de vivir sin sufrir la vida. Por eso la psique humana debe 
transformarse y ajustarse a una vibración superior de inteligencia; el hombre podrá finalmente 
saber lo que significa ser verdaderamente inteligente, en lugar de tener simplemente una ilusión 
que lo hará sufrir a causa de sus repetidos errores, que lo convierte en un ser que mira hacia 
atrás y ve sólo las vasijas rotas de su experiencia inconsciente. 


La psique humana es una creación instantánea de energía. En el inconsciente, en cambio, 
se ha convertido en un museo de pensamientos subjetivos coloreados por una serie de 
emociones que alejan al hombre de toda verdadera alegría de vivir. La vida no es una tumba, 
sino un camino abierto a la actividad creativa e inteligente de la psique. Psique significa fuerza 
que rinde luz y la coloca en una forma real, no en una forma subjetiva. Desde la psique 
renovada y consciente, el hombre tendrá el placer de su inteligencia creativa, porque le 
permitirá vivir de acuerdo a su realidad, en lugar de simplemente vivir de acuerdo a sus 
ilusiones psicológicas. Esto es de suma importancia para el hombre, ya que la vida debe ser 
vivida de acuerdo con las leyes de lo que la da a luz en los planos originales. La psique humana 
evolucionada será capaz de traducir fácilmente la energía creadora de la vida en una realización 
material concreta, para que el nuevo hombre no sienta que su vida es una experiencia 
innecesaria que beneficia sólo a aquellos que parecen, sólo en la superficie, beneficiarse de ella. 
La psique del hombre nuevo ya no vibrará de la misma manera que la del hombre inconsciente. 
Donde este último había percibido la vida según las fuerzas externas, el otro sólo vivirá como 
una inteligencia cuya expresión psíquica será, de manera muy marcada, poderosa en su 
determinación de no sufrir el abrazo existencial de la involución. A medida que el hombre 
aprende a soportar la intensidad vibratoria de su nueva conciencia, entrará en una fase de 
crecimiento de su poder sobre la materia. Esto, eventualmente, responderá a su voluntad, 
porque el hombre consciente canalizará la poderosa vibración de luz, cuya supremacía sobre los 
reinos inferiores es una parte integral de la realidad oculta de las esferas en evolución. 


Los poderes ocultos del hombre nuevo sólo se le concederán cuando haya sido 
impresionado en la mente por las nuevas fuerzas de vida que vendrán a la tierra al final del ciclo. 
Cualquier forma oculta de poder interino sólo será parte de los aspectos psíquicos inferiores de 
la conciencia humana en evolución. Aquellos que han visto, conocido y experimentado la 
expresión de las fuerzas ocultas de la nueva evolución han permanecido en silencio, porque el 
nuevo hombre sólo podrá deshacer lo que el viejo hombre ha hecho cuando la energía de la 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 3 - La psique humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 60 


conciencia de la tierra se haya invertido. Cualquier preparación de la nueva raza y cualquier 
transformación de la conciencia del hombre nuevo se hará de acuerdo a un plan de vida 
perfectamente organizado en lo etérico invisible de la tierra, de modo que el hombre consciente 
del futuro ya no pertenecerá a la raza humana de hoy. Además, grandes e importantes cambios 
en la vida planetaria habrán ocurrido antes de que estos tiempos lleguen. 


El descenso de la conciencia supramental a la tierra dará testimonio de un cambio tan 
profundo en la naturaleza humana que la nueva psique humana no será reconocible de ninguna 
manera por sus actuales modos de expresión. Mientras la conciencia humana tenga que pasar 
por la vida, la psique humana permanecerá incompleta en su dinámica creativa y oculta, porque 
las fuerzas vitales de la tierra no pueden intervenir en modo alguno en la evolución de la tierra, 
antes de la implantación de una profunda raíz de conciencia y luz. 


La involución no ha traído nada al hombre. Por otro lado, la evolución podrá hacer todo 
por él, porque es el hombre mismo quien tomará el control del destino de su planeta. Pero para 
estos tiempos venideros, el hombre nuevo debe sufrir y destruir todas las ilusiones del hombre 
viejo, y así el karma de la raza humana debe ser aliviado por unos pocos siglos, mientras se 
produce la gran remodelación de la conciencia de los pueblos y naciones. 


Mientras la psique humana no haya sido elevada en vibración a una frecuencia suficiente 
para que el nuevo hombre reconozca su estación oculta en la vida de la conciencia de la tierra, 
otras transformaciones de su conciencia tendrán que ser llevadas a cabo para que una 
conciencia supramental nazca en la tierra suficientemente perfeccionada en su unidad. Estos 
últimos serán entonces reconocidos en todos los rincones del globo donde aquellos que, 
mañana, tomarán el control de la evolución de la tierra desde los puntos telúricos del planeta 
más propensos a permitir un fácil paso hacia el éter. 


El nuevo hombre descubrirá que existe una estrecha relación entre el descenso de la 
conciencia supramental y la evolución de la psique. Se dará cuenta de que la constitución de su 
mente cambiará debido a las necesidades internas de expresión de su psique evolucionada, cada 
vez más capaz de trabajar con las nuevas fuerzas de vida canalizadas a través de su nueva 
conciencia. Será imposible para el nuevo hombre tomar el control de sus energías psíquicas 
antes de la fusión total de la energía con la materia al final del ciclo presente. Esto se hará más 
y más evidente cuando tenga acceso al plan de evolución cósmica de la tierra. La paciencia 
necesaria para esta realización eliminará los últimos obstáculos egoístas a la canalización de 
nueva energía. Desde el momento en que en la próxima generación, cuando las fuerzas de la 
conciencia supramental hayan sido reconocidas en el mundo, la civilización, tal como la 
conocemos, comenzará a transformarse radicalmente y el nuevo hombre tomará su lugar en el 
movimiento oculto del planeta. 


La psiquis del nuevo hombre podrá soportar una gran fuerza interior, porque el espacio 
mental ocupado en el pasado por las fuerzas de la involución habrá sido reemplazado por el 
vacío mental. Esto está constituido por esta ausencia de pensamientos subjetivos que 
previamente redujeron el campo de fuerza del hombre, debido a las impurezas creadas en su 


Diffusion BdM Ind Indice de contenido 3 - La psique humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 61 


conciencia por los velos psicológicos del ego involutivo. La nueva evolución del hombre le 
permitirá acceder a su yo, es decir, a su poder sobre la muerte. Cuando el hombre tiene acceso 
a su poder sobre la memoria, puede crear a partir de una dimensión interior de sí mismo que 
sólo puede abrirse cuando ha completado su transformación mental. Puesto que la psique 
humana está directamente conectada a las fuerzas evolutivas en el cosmos que no pertenecen a 
nuestro sistema solar, el contacto entre la tierra y estas inteligencias no tendrá lugar 
oficialmente en la tierra hasta que el hombre mismo no haya conocido el éter, esa dimensión de 
su psique relacionada con el campo de fuerza universal del que el hombre es parte 
inconscientemente. 


En lo que respecta a la psique humana, se sabe muy poco, porque la ciencia del hombre 
aún no ha alcanzado un nivel de desarrollo creativo. Sin embargo, cuando la ciencia de la 
conciencia supramental haya revelado suficientemente la naturaleza oculta del hombre, esta 
ciencia se extenderá por todo el mundo. Aquellos que tendrán que usarla para expandir el 
conocimiento psicológico del hombre lo harán dentro del marco de una ciencia basada en la 
realidad de la conciencia humana y sus principios sutiles y perfectamente reconocibles. 


La psique humana intercepta la energía cósmica de una realidad mayor que la suya. Pero 
el hombre no tiene conciencia de esta realidad y no puede manifestarla a un nivel que coincida 
con sus necesidades reales. El hombre está en el proceso de evolución; su ciclo evolutivo no 
está en el nivel de su imaginación, sino en el nivel de su posible vínculo con una fuente de 
energía cuya función primaria es elevar la tasa vibratoria de la conciencia de la tierra. Los 
hombres aprenderán, en la próxima época, a vivir por sus mentes en vez de por su intelecto. 
Este aprendizaje será doloroso, porque el hombre tiene una memoria que cree que es la medida 
más exacta de sí mismo. Esta fidelidad a la memoria, aunque es una parte natural de su 
involución, dará paso a una conciencia objetiva de la realidad, que le permitirá soportar 
psicológicamente los grandes acontecimientos de la tierra, lo que alterará la conciencia humana 
antes de lanzarla a una nueva curva de evolución. 


El nuevo hombre experimentará la transformación de su psique de acuerdo a su propio 
nivel de evolución. Él será elevado a la conciencia por su propia energía. La evolución de la 
raza humana ya no estará bajo el control de una conciencia humana simplemente ocupada en 
las cosas materiales; se imprimirá en la vida de la nueva civilización hasta el punto en que el 
nuevo ser ya no se sentirá unido a la vieja vida de la tierra, porque su conciencia se mantendrá 
por encima de la de la materia. 


La psique humana del hombre es una parte de su realidad más allá del control egoísta, una 
parte inteligente de sí mismo, llamada el espíritu; pero este último no es espiritual en él, puesto 


que es pura inteligencia. 


La psique humana del futuro integrará todos los aspectos de la materia y el espíritu. La 
involución ha separado el espíritu de la materia. Era una ilusión, porque la materia es también 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido > - La psique humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 62 


espíritu, aunque un día su espíritu deba estar bajo el control mental del hombre, para que la 
materia pueda ser espiritualizada, elevada en vibración, para que pueda fundirse con ella en el 
sentido más profundo de la palabra. El hombre es esclavo de la materia; no la obedece. Así que 
se ve obligado a trabajar con el sudor de su frente para obtener algunos beneficios. En el curso 
de la evolución, le obedecerá, le hará su hogar e impondrá su voluntad creativa. Le devolverá 
lo que necesita para que el espíritu y la materia se unan perfectamente. Entonces se dirá que el 
hombre ya no es el hijo de la tierra, sino el hijo de la luz. La psique despierta del nuevo hombre 
lo hará posible, para que la humanidad pueda pasar gradualmente de una etapa de evolución 
primaria a una etapa de evolución superior. 


El espíritu es una fuerza en el hombre; representa no sólo el lado inteligente, sino también 
el lado voluntario del hombre. El nuevo hombre sólo se dará cuenta de esta fuerza cuando su 
estado mental se haya transformado y su psique esté a la altura de la armonía de su inteligencia 
y voluntad creativa. Estos dos principios deben estar creativamente activos en el hombre, de 
modo que su psique represente, a nivel material, una medida real de la capacidad evolutiva del 
ser humano. 


El nuevo hombre descubrirá que la vida involutiva era una necesidad para el desarrollo 
de sus principios inferiores, así como una conspiración contra él por parte de las fuerzas 
espirituales que esperan en las esferas de la muerte. Conspiración, aquí, significa el abandono 
total del hombre a su experiencia. A través de su experiencia pasada el hombre ha progresado, 
pero no es a través de la experiencia que él sabrá. El conocimiento marcará el propósito de la 
experiencia, y se hará más ligero a medida que su conciencia crezca. Las entidades astrales han 
trabajado contra el hombre, mientras trabajaban para él en apariencia, manteniéndolo 
efectivamente en su ignorancia. 


El hombre tuvo que aprender de la experiencia, pero no sabía que vivir así era un insulto 
a su inteligencia universal. La función del experimento en el cosmos es esencialmente 
experimental. Mientras el hombre no haya desarrollado una psique que sea probada por el 
astral, se verá obligado a sufrir de una manera u otra. Pero esto no es vida, porque en la vida no 
hay sufrimiento. Mientras el hombre sufra, no habrá comprendido las leyes de la vida, su psique 
seguirá siendo la principal. De ahí la importancia de la transformación psicológica del hombre, 
un aspecto de sí mismo que debe ser perfectamente libre. La psiquis atrapada en la involución 
sólo puede crear sufrimiento en el hombre por todas las razones entendidas e incomprendidas. 


El hombre nuevo descubrirá que la vida es, por un lado, humana y, por otro, universal. 
Estas dos partes deben unirse para que la vida de los hijos de la luz sea creativa y cósmica. El 
plano astral ha frustrado al ser humano y éste ya no sabe lo que es la realidad. Este es un gran 
obstáculo a superar, pero el hogar triunfará ya que no sólo es materia, sino también luz. La 
psique humana de la involución estaba tan disminuida en sus capacidades integrales que era 
imposible para el hombre evolucionar creativamente en el globo. Todo le parecía una lucha y 
una lucha interminable. Tendrá que transformar su vida, y entender los principios, porque nadie 
lo hará por él. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido > - La psique humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 63 


Cuando la psique humana despierte, la institucionalización del conocimiento 
desaparecerá de la conciencia. El hombre comenzará a vivir con sus propias energías, sin 
manchas por la memoria colectiva. Tanto como la psique humana estaba abierta a la experiencia 
sensorial, tanto se abrirá, durante la evolución, a la experiencia del éter de los planos. Esta 
apertura creará una ventana a la conciencia del hombre, a través de la cual mirará para descubrir 
otra dimensión de la realidad. Este nuevo modelo de evolución se basará en la íntima relación 
entre el doble y el ego, la luz y el mortal. Su mutación creará grandes cambios en la conciencia, 
y la ciencia se beneficiará de ello, porque el hombre disfrutará del conocimiento infundido. El 
poder del conocimiento se convertirá entonces en parte de su conciencia sobrenatural. 


Su psique será alterada de acuerdo a un nuevo modelo de vida mental, y las consecuencias 
para la humanidad serán sin duda muy vastas y permanentes. La psique del hombre se 
transformará en un verdadero dínamo de nueva energía; su conciencia ya no reflejará una 
naturaleza humana de involución, y la ciencia infusa, nacida del vínculo universal, hará de esta 
nueva psique humana una verdadera fuente de poder creativo en la tierra. 


La evolución de la supraconciencia en la tierra transformará la calidad de vida del 
hombre. Su psique se nutrirá de la fuente y se enseñará a sí mismo las medidas a tomar para 
vivir una vida digna del ser completo e integral. No sólo la psique humana será liberada de los 
velos del abismo, sino que también se llenará de una energía de luz: la esencia de toda vida. 
Cuando el hombre nuevo sepa que es esencial y completo, su vida ya no se verá empañada por 
la ansiedad o cualquier forma de ansiedad que subyace a la existencia del ser en lucha contra 
las fuerzas ilusorias de la vida. La psique humana despierta le dará al hombre la firme certeza 
de un nivel de perfección mental, haciéndolo un ser realizado sin preocupaciones existenciales. 


Las grandes fuerzas psíquicas del hombre están latentes. Aparecerán en él cuando 
despierte a su realidad, cuando se fusione con el doble. Debido a la naturaleza de las leyes de 
la evolución, el hombre alcanzará un alto nivel de desarrollo mental y se beneficiará de una 
psique activa y poderosa. El desarrollo de su psique más allá de los límites de la involución se 
integrará en la nueva estrategia evolutiva del futuro. 


La mente es todo en el ser humano, y esto será recuperado por el ser consciente. Durante 
la evolución, esta recuperación permitirá al hombre aliarse con inteligencias interplanetarias. 
La raza humana ha sido creada por estas inteligencias de altos niveles evolutivos, y su 
rendimiento será proporcional a la fusión del hombre con la fuente de la que siempre ha 
extraído inconscientemente su vitalidad, en todos los niveles de su expresión. La psique 
humana es un poder en sí misma, un poder libre, siempre que el hombre reconozca su verdadera 
identidad. Pero la persona humana está todavía en el comienzo de su emancipación, y la 
humanidad en general en el comienzo mismo de un nuevo ciclo de vida en la tierra. 


La vida tiende a mejorar indefinidamente. Por otro lado, el hombre tiende, con el paso del 


tiempo, a desarrollarse mientras pierde su verdadera conciencia. La inversión de esta condición 
le obligará a darse cuenta de la pequeñez de su mente inconsciente. El choque será grande, ya 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido > - La psique humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 64 


que los tiempos futuros vendrán hacia él como sucesivas olas de choques, a la medida de las 
herramientas que habrán manifestado su inconsciencia. 


Durante la involución, la psiquis humana estaba bajo el control oculto de las entidades 
mortales. Este período duró miles de años, y el hombre tuvo que vivir un vínculo ciego con 
estas almas. Esta situación se invertirá totalmente a medida que avance la evolución, y el nuevo 
hombre vivirá solo en su mente, con el peso de su conocimiento. Este peso creará, al principio, 
un sufrimiento en su mente, cuando la nueva energía penetre. Esta penetración hará necesario 
un choque psíquico para la transformación de su estado emocional, utilizado en el pasado para 
mantener la ansiedad existencial condicionando al hombre a un sistema de vida programado 
desde el astral. El choque psicológico que el nuevo hombre experimentará se asemejará a una 
avalancha de impresiones internas que el ego aprenderá a soportar sin crear en él una disolución 
de su identidad. La emancipación psíquica requerirá que el hombre se libere de las antiguas 
formas mentales, que han fijado en él un sistema de actitudes cuya función era equilibrar el ego 
dentro de un dominio psicológico, mantenido más o menos estable por las fuerzas de la 
conciencia colectiva. 


El choque psíquico será severo en el nuevo hombre, pues la estructura psíquica y 
psicológica de su ser será invertida, de modo que su estado emocional primario será elevado 
por encima de los aspectos efímeros de las actitudes mecánicas de su conciencia involutiva 
experimental. Él resistirá este choque y gradualmente se fundirá en un nuevo campo de 
conciencia, emergiendo de los planos de su conciencia de luz. Lo que es de naturaleza 
psicológica, en el ser inconsciente, está condicionado por las fuerzas psicológicas colectivas. 
Cuando este soporte es eliminado por el choque vibratorio de la luz, del yo real o del doble 
universal, el ser experimenta una desintegración gradual de sus mecanismos psicológicos 
ilusorios. Descubre así la fuerza interior de sí mismo, su ser real, una fuerza que mañana será 
la faceta dominante de su psique renovada. 


La mente involutiva está formada por formas mentales que la mantienen en el círculo 
vicioso de una conciencia impotente, y cuya seguridad, envenenada por una forma de mentira 
u otra, la convierte en una mente inconsciente. Para que la psique despierte a un nuevo estado 
de cognición, tendrá que dar un salto hacia arriba, un salto al vacío de esta vasta conciencia 
universal, para beneficiarse del poder correctivo de esta conciencia en el plano de la vida 
planetaria. La corrección que esta luz traerá determinará el curso futuro de la evolución, como 
se conoce de las fuerzas creativas y cósmicas integradas en la conciencia perfecta e integral. La 
psique renovada marcará la integración del yo y la luz, en lugar de ser una manifestación 
puramente psicológica e ilusoria del ego. El ego-yo es irreal y sin referencia absoluta al carácter 
esencialmente universal del hombre nuevo. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido > - La psique humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


6 


Duda y creencia 


El ego humano es una construcción psíquica formada por una miríada de conceptos 
forjados durante la involución e implantados en la conciencia humana de acuerdo con la 
relatividad de las culturas y recuerdos raciales. Mientras el hombre no se haya liberado de los 
mecanismos psicológicos que polarizan estos conceptos, seguirá siendo prisionero de una 
forma de pensar que no es la suya y que fue transformada laboriosamente durante la involución. 
Además, nunca logrará librarse totalmente de estos mecanismos, porque sus huellas 
emocionales permanecen en él y continúan actuando en el nivel inconsciente de su ser. 


La duda y la creencia son los dos mecanismos que permitieron al hombre sobrevivir 
psicológicamente durante la involución, y que le impiden vivir su realidad; por ello, es 
absolutamente imposible que el hombre inconsciente se conozca a sí mismo mientras tenga la 
más mínima capacidad de dudar de sí mismo o de creer en lo que realmente no proviene de él. 
La polarización de su mente inferior creada por estas dos fuerzas debe ser neutralizada por una 
conciencia creativa que es la única que puede sintetizar su conocimiento creativo. 


Durante la involución, el hombre no tuvo otra opción que creer o dudar, pues vivió su vida 
mental de acuerdo con la ignorancia impuesta por las fuerzas de la muerte sobre su conciencia. 
Este estado se manifestó según el poder psicosocial de las fuerzas de su cultura, civilización o 
raza. 


A través de la creencia y la duda, las fuerzas ocultas podían trabajar involuntariamente a 
través de los sistemas de pensamiento que formaban parte de su conciencia colectiva; el poder 
de estas fuerzas, la autoridad social y religiosa que institucionalizaron, podía abarcar totalmente 
al hombre de la involución. Podría incluso excluir a los más brillantes hasta los albores de la 
ciencia moderna, cuando, finalmente, la individualidad creativa de los pensadores "libres" 
podría comenzar a hacer estallar el poder sutil de estas fuerzas sobre el hombre. Pero esto fue 
sólo el comienzo de una forma de liberalización del pensamiento humano. Hoy, mientras que 
el hombre disfruta de una mayor libertad de pensamiento, no es libre, porque aún no conoce los 
mecanismos sutiles utilizados por las fuerzas ocultas contra una conciencia que todavía no tiene 
poder para aceptar el desafío de sus influencias. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 66 


No sólo la duda y la creencia son las herramientas más grandes usadas por las fuerzas 
ocultas contra el hombre, sino que también representan el poder inevitable sobre él debido a la 
polaridad que crean en su mente inferior. A través de estos mecanismos, es por lo tanto 
imposible que él pueda generar su propio pensamiento individualizado y universal. Esta 
condición es muy grave, porque obliga al hombre de hoy a sufrir de una manera aún más velada 
las formas de dominación que la muerte le impone con pensamientos aparentemente más 
modernos y libres. El hombre comienza a sufrir de su libertad porque es falsa, atrapado por esas 
mismas fuerzas que, en otros tiempos, operaban en formas más espirituales y primitivas. 


La evolución futura del hombre se hará sobre una base totalmente individualizada. La 
duda y la creencia desaparecerán de la conciencia humana según la evolución de la conciencia 
individual, no según una inversión psicológica de la conciencia colectiva. La involución le ha 
dado al hombre un falso sentido de seguridad interior. Por eso, hoy en día, ni siquiera la 
abundancia y el desarrollo de la vida moderna es suficiente para él, porque su desgarro interior 
siempre tiene lugar de acuerdo con su conciencia y no de acuerdo con la materia. La evolución, 
por otro lado, le permitirá derrocar sus fuerzas internas y hacerlas trabajar para él. Esto 
requerirá de él un gran poder mental, porque la lucha interna será una lucha por terminar. 


El poder oculto de la muerte usará todo en su contra, hasta que su victoria personal sea 
total y absoluta. A partir de ese momento en la vida del hombre, su conciencia nunca volverá a 
ser la misma y comenzará el largo viaje de regreso a su fuente. A lo largo de las edades, la 
conciencia de la tierra cambiará y el hombre ya no será identificable con lo que había sido 
durante la involución; del mismo modo, el hombre que marcó la evolución de la mente inferior 
era diferente del hombre que experimentó los altibajos de la conciencia astral involutiva de la 
naturaleza animal. 


Mientras la duda y la creencia formen parte de la conciencia del hombre, éste será esclavo 
de sus emociones; esta condición lo hará sufrir, pues la lucha por el control mental se hará cada 
vez más aguda cuando se sienta el final del ciclo. El hombre moderno no tiene idea de la 
realidad que subyace a su inconsciencia. La duda y la creencia son dos elementos 
fundamentales del poder de esta realidad sobre su comportamiento psicológico y psíquico. El 
ser humano es multidimensional en su realidad, y esta multidimensionalidad debe ser un día 
realizada e integrada, para que el poder hechicero contra el hombre cese en la tierra. La muerte 
no es una dimensión de la mente, es una dimensión del alma, es decir, de las entidades 
dedicadas al control de la humanidad a través de la manipulación de las cuerdas más vibrantes 
de la conciencia humana. 


En los últimos años, una amplia gama de sectas más o menos ocultas han renacido en 
algunas partes del mundo. Muchos de sus seguidores perderán su identidad a través de estas 
sectas que, sin darse cuenta, representan centros activos de manipulación psíquica contra el 
hombre, en los niveles más sutiles y velados. Muy pocas de estas personas podrán reconocer 
que estos planes son parte de las fuerzas de la muerte contra el hombre. El peligro es real y 
global. Por lo tanto, será necesario que el ser humano sensible y espiritual, pero también 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 6 - Duda y creencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 67 


ingenuo, reconozca que la creencia y la duda son dos aspectos de la misma espada que se usará 
en su contra si no logra liberarse en la mente de cualquier forma de influencia. 


Si el hombre duda, o cree, es porque no sabe. Por lo tanto, está a merced de los que creen 
e imponen creencias; el conocimiento no es todavía una condición universal de la humanidad, 
porque la evolución no ha hecho más que empezar. El que sabe hoy sólo puede saber por sí 
mismo, y esto requiere una gran fuerza interior. El hombre está sólo al principio de esta nueva 
evolución de su conciencia que le dará esta fuerza interior para absorber el choque del 
conocimiento. El nuevo hombre comprenderá por su experiencia interna, durante su lucha 
psíquica con el mundo de la muerte y sus influencias, que el precio de no poder dudar y no tener 
que creer es el mayor precio a pagar por su verdadera libertad. Su libertad será proporcional a 
su capacidad de vivir la mayor soledad de lo que conoce, con el placer añadido de intercambiar 
con aquellos seres que, como él, habrán comprendido lo que significa ser una conciencia libre 
y creativa. 


La duda y la creencia son una forma de cadena psicológica creada por pensamientos que 
no pertenecen al hombre consciente, que no vienen de él, sino que pasan a través de él sin su 
conocimiento. Para el hombre consciente, estas dos fuerzas de involución son una fuente de 
sufrimiento en su mente evolucionada, porque siente entonces que carece de control sobre su 
vida mental y emocional. Estas cadenas son creadas por la emoción y se mantienen durante 
largos períodos de su vida personal, a menudo hasta la muerte, cuando percibe claramente el 
juego que ha experimentado a lo largo de su vida. 


Un ser consciente no puede vivir bajo la autoridad de nadie, porque cualquier forma de 
autoridad inconsciente es un abuso de poder contra su inteligencia creadora. Este tipo de 
autoridad viola el derecho humano a saber por sí mismo. Ninguna fuerza en el mundo puede 
impedir que el hombre sepa por sí mismo, universalmente. Y hasta que el hombre haya 
comprendido esto, será parte de la involución y vivirá una vida sujeta a las leyes de la mente 
inferior. 


La creencia y la duda son los dos aspectos más formidables de la influencia perpetrada 
contra el hombre debido a su falta de integración mental. Estas dos fuerzas en la tierra son 
responsables de la división entre hombres y naciones. 


En nombre de la fe, miles de hombres pueden volver a morir o hacer sufrir a otros. Debido 
a la duda, el hombre puede vivir toda una vida en ausencia de su propia inteligencia libre. Estas 
dos fuerzas no sólo lo abarcan, sino que también lo hacen sufrir; y la vida en la tierra no debe 
ser una vida de sufrimiento, sino de creatividad continua, de integración total de las fuerzas 
ocultas del hombre. El nuevo hombre tendrá que pagar un alto precio por este logro, porque las 
fuerzas de la muerte están presentes en él a través de la duda y la creencia. Usan estas cadenas 
para interceptar su energía creativa y lo hacen impotente, sin poder creativo, sin individualidad 
pura y absoluta. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 6 - Duda y creencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 68 


Las fuerzas ocultas del hombre se esconden tras la fachada del simbolismo religioso, 
espiritual o esotérico; estas fuerzas trabajan según el aspecto más débil de la conciencia 
humana, o según el más desarrollado. El hombre no conoce seguridad ante estas fuerzas, pues 
son parte de él; sus vínculos con ellas se basan en recuerdos pasados de vidas imperfectas, 
vividas materialmente durante la involución. La única seguridad real y absoluta del hombre 
sigue siendo la integración de estas fuerzas hasta que su función psicológica sobre el ego esté 
plenamente controlada. Por lo tanto, el nuevo hombre tendrá que librar una lucha interior de 
larga duración a nivel personal, para comprender hasta qué punto todas las influencias en la 
tierra están bajo la dirección de entidades que tienen inteligencia sólo en la medida de la 
ignorancia del hombre. Las entidades saben que es un subproducto de sus actividades, y que se 
comporta de acuerdo con esta programación inconsciente a través de sus emociones y 
pensamientos subjetivos. Además, también conocen su impotencia ante el hombre que ha 
comprendido las leyes internas de la mentira cósmica en la tierra y los planos paralelos. 


No sólo hay que eliminar la duda y la creencia de la conciencia humana, sino que estos 
dos mecanismos de inversión también deben ser aniquilados en ella, para que un día las 
entidades mismas puedan ser liberadas. Todo esto es verificado ocultamente. Corresponderá al 
hombre nuevo, en la próxima evolución, hacerlos libres, porque sólo él podrá ver a través de la 
manipulación de la que ellos mismos son víctimas, ya que no tienen ninguna conexión 
emocional con el hombre. El vínculo emocional con la muerte permite al hombre perderse a sí 
mismo, y la misma falta de conexión con el hombre lo hace invulnerable. 


Aquellos que son más propensos a ser víctimas de la duda y la creencia serán aquellos 
que han progresado más en el camino de la espiritualidad oculta. Estos seres ya habrán 
establecido contacto avanzado con las entidades de los mundos paralelos, a pesar de ellos 
mismos. Es inevitable que cualquier forma de espiritualización de la mente humana, 
especialmente cuando es oculta y avanzada, ligue kármicamente al hombre con entidades que 
tienen fácil acceso a su tasa vibratoria; esto les permite entrar en comunicación interna con él 
sin su conocimiento. Es más probable que estos seres sintientes se vean afectados por la gran 
ola de mentiras cósmicas que golpeará la tierra dentro de unos años, mientras que estas fuerzas 
ocultas tendrán que librar su última lucha contra el espíritu del hombre. Todo será entonces 
utilizado en el arsenal simbólico. Las formas más elevadas de lo sagrado serán usadas contra 
él, y el hombre creerá que estas formas son y seguirán siendo su seguridad. ¡Ilusión triunfal! 
Los diarios y anales psiquiátricos ya confirman que muchos actos asesinos se perpetran en 
nombre de ciertas figuras sagradas del mundo cristiano, como Cristo, la Virgen u otras 
denominaciones. Tales fenómenos son pistas sobre el poder de la creencia, usado por fuerzas 
ocultas contra el hombre para crear confusión material. 


La locura se hará cada vez más común y generalizada en el mundo, debido al estrés que 
sufre el hombre moderno. Su forma se parecerá cada vez más a la división de la personalidad, 
un estado avanzado de posesión astral. El paso de estas fuerzas al hombre se abrirá por la 
confusión que reinará cada vez más en el nivel material. El nuevo hombre será guiado a ver a 
través de todas las formas de creencia. Vivirá en duda hasta que su mente esté completamente 
limpia, y así es como se liberará de estas fuerzas activas. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 6 - Duda y creencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD [69 


Estamos viviendo en uno de los períodos más importantes en la evolución de la 
humanidad. Los que hoy comprenden y ven no pueden imaginar hasta qué punto es definitivo 
para el hombre, y cuánto está en juego a través de todo lo que el hombre cree que está haciendo 
según las leyes de su ilusorio libre albedrío. 


La duda es una debilidad de la inteligencia frente a la infinidad de la mente creadora. 
Representa el poder de la memoria contra la inteligencia creativa y genera la impotencia 
creativa de la mente. La duda es uno de los mayores defectos de la inteligencia creativa del 
hombre. No sólo paraliza el espíritu, sino que lo convierte en esclavo de la memoria colectiva; 
así, el ser se ve obligado a permanecer impotente ante las fuerzas involutivas que quieren 
abrazarlo a través del mecanismo de la opinión colectiva, sancionada por la historia y la 
autoridad temporal o espiritual. La duda le ha quitado al hombre la capacidad de demostrar a 
través del pensamiento creativo la gran dimensión de la realidad, mucho más allá de la que le 
impone el poder involutivo en la tierra. 


Todos los hombres tienen creencias; estas creencias son utilizadas por las fuerzas 
involutivas para protegerlos de la duda de su propia inteligencia impotente y no creativa. Al 
mismo tiempo, estas creencias le impiden ver y comprender la ignorancia involutiva. La 
creencia es para la mente inferior lo que la venda es para la visión. Mantiene al ser encerrado 
en una doctrina donde el hábito de los siglos lo mantiene en la oscuridad. El hombre involutivo 
necesitaba creencias antes de la evolución, pero esta necesidad desaparecerá de la conciencia 
evolutiva. Este último se nutrirá sólo de lo que conoce, porque la mente se habrá elevado en 
vibración, de modo que las formas mentales milenarias ya no podrán satisfacerla, serán 
incapaces de darle respuestas que sólo una mente despierta y libre puede dar a luz desde la 
infinidad de la conciencia universal. 


La duda y la creencia han sido los mecanismos privilegiados de poder sobre el hombre. 
Si el gobierno lo reconoce, no puede deshacerse de él, porque está en juego la permanencia y 
el mantenimiento de su estructura. Reconoce que la duda y la creencia son las formas últimas 
utilizadas para proteger al hombre de la ignorancia psicológica, la oscuridad y la desesperación. 
El poder no hace nada para cambiar la condición psicológica humana, porque la duda y la 
creencia aseguran la hegemonía. 


La Supraconciencia creará un choque a la conciencia planetaria. Del ser consciente 
surgirá una ciencia de la vida, cuya fuerza y fuego sacudirán a los espíritus más constreñidos 
por el poder de permanecer en silencio, prisioneros de la ilusión de estas dos fuerzas moldeadas 
por milenios de ignorancia y sumisión psicológica y psíquica. 


El poder puede responder a las grandes preguntas de la vida. Sólo la conciencia despierta 
y libre de la inteligencia puede elevarse por encima de las opiniones fosilizadas del pasado 
involutivo. Será el nuevo poder, y será una parte integral de la conciencia supramental, una 
conciencia liberada de la memoria colectiva. La evolución descubrirá los misterios, y dará a la 
vida un significado real nacido de una mente poderosa y creativa. Creer significa vivir de la 
opinión de los demás y de la historia, vivir de las migajas de pan tiradas a los hambrientos de 
verdad para mantenerlos atados. El nuevo ser no creerá, lo sabrá. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 6 - Duda y creencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD |  7O 


El conocimiento significa canalizar perfectamente el poder creativo de la mente, más allá 
de las convenciones psicoespirituales de una humanidad envenenada por la división del 
conocimiento. El hombre descubrirá lo real y ya no querrá saber nada sobre lo real, porque lo 
real es sólo el otro lado de lo falso. Vivirá de lo real, la síntesis de lo verdadero y lo falso. Tendrá 
paz mental; su mente estará en comunicación directa con la luz, fuente de vida e inteligencia. 
Aquellos que han avanzado en la humanidad fueron rechazados por el poder, pues éste muere 
y se debilita ante el asalto del espíritu despierto, donde el hombre tiene una vida más real. El 
poder no busca el espíritu, sino la letra. Es por la letra que el hombre es llevado a creer, mientras 
que por el espíritu es empujado a evolucionar. El poder del espíritu es el movimiento de la luz 
en el cosmos, y al poder no le gusta la luz, porque busca la permanencia. Pero el poder no puede 
permanecer intacto indefinidamente; llegará el día en que el espíritu dominará el poder para 
derrocar lo que la historia ha creado. Este será el tiempo del apocalipsis, un período de 
revelación en el que el hombre aprenderá y comprenderá lo que está ocurriendo en las esferas, 
más allá de la materia, anunciando la evolución futura de la humanidad más allá de la creencia 
y la duda. 


El poder temblará durante este período, porque todas las respuestas vendrán de la boca 
del hombre nuevo. Esto marcará el fuego de la nueva alianza entre el espíritu, el doble, la luz y 
el hombre. Será la fusión entre lo invisible y lo material, el fin de la civilización tal como la 
conocemos. La duda no puede perpetuarse en la conciencia. El hombre no está en la tierra para 
dudar, sino para descubrir que sabe. La creencia no puede encarcelar al hombre 
indefinidamente; ya el poder de su propio espíritu se manifiesta a través de una conciencia 
creadora, para desatar lo que una vez fue atado. El hombre debe ser libre, y la próxima época 
marcará el desarrollo de esta libertad real, sin creencia e indudablemente, llena del 
conocimiento del hombre nuevo. Este será el comienzo de la individualización del ser y el 
retorno del hombre a su fuente universal. El poder de la duda y la creencia será impotente contra 
él; él será su propia luz. 


Puesto que el poder temporal y espiritual ha perdido las herramientas de su poder contra 
el hombre, un nuevo pensamiento surgirá por todas partes en el mundo, que nunca más será 
reservado para ninguna élite, porque la conciencia es universal. La espiritualidad cruda y 
primitiva será reemplazada por la poderosa luz del hombre. Destrozará los misterios del pasado, 
utilizados por el poder para encarcelar al ser en su impotencia para crear. La universalidad de 
la luz dará testimonio de la universalidad del hombre y de su vínculo universal con las esferas. 
Así comenzará el fin de la conciencia colectiva espiritualizada de la humanidad, necesaria 
durante la involución debido a los velos de la conciencia mental inferior. Este último será 
reemplazado por un nuevo estado mental resultante de las nuevas fuerzas creativas generadas 
por el despertar. Las comunidades espirituales sentirán el poder que han ejercido sobre y contra 
el hombre deslizándose entre sus dedos desde el comienzo de la formación de la conciencia 
social involutiva. 


Las grandes cuestiones filosóficas y morales que dividen y angustian a la humanidad 
serán decididas por el hombre, sobre una base totalmente personal, con la inteligencia creadora 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 6 - Duda y creencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD Irá! 


como única luz. El nuevo hombre mirará sin temor y con gran claridad de mente lo que la élite 
espiritual o temporal había temido mirar, por razones de opinión pública y soberanía de su 
poder fosilizado, vacío de creatividad evolutiva y de luz real. El espíritu del hombre no temerá 
a la realidad, porque ésta no es parte de la muerte. 


Cuando la institucionalización de la verdad haya desaparecido como una necesidad 
psicológica en el nuevo hombre, surgirá una era de libertad y creatividad mental y aparecerán 
nuevas obras que dispersarán los misterios y harán de la verdad un apoyo ilusorio y anticuado. 
El conocimiento, derivado de la realidad, definirá claramente la realidad; el hombre verá que 
las mentiras y la verdad son parte de la misma interfaz. La evolución del conocimiento será 
proporcional a la evolución de la conciencia superior; la creencia y la duda serán parte de las 
antiguas supersticiones del ser. Habiendo alcanzado un nivel de conciencia universal, el hombre 
crecerá en conocimiento; llegará el día en que el conocimiento reemplazará al conocimiento, y 
la humanidad finalmente se unirá en su universalidad. 


La duda siempre ha sido una espina en el costado del hombre, pues las grandes cuestiones 
fundamentales de la vida no podían encontrar respuestas definitivas. La era de la inteligencia 
aún no se había alcanzado. Sólo la razón, ayudada por una intuición vacilante, podía 
proporcionarle una pobre respuesta a una realidad que sólo el doble podía hacerle reconocer sin 
alienarle. Aunque la duda debilitó al hombre, la creencia lo empujó a mantener sus viejas 
formas de pensamiento, coloreadas por la historia y embellecidas por la ingenuidad espiritual y 
religiosa de los siglos, cuando aún no podía reconocer su vínculo universal con la inteligencia 
creadora. Sólo este último podía hacerle comprender los misterios y poner fin a su angustia 
existencial. 


La conciencia supramental transformará al hombre; su mente será iluminada desde 
adentro por su contraparte universal y cósmica. Nunca más estará solo frente a la vida, nunca 
más sentirá dudas en él o tendrá que alimentarse de la creencia para evitar hundirse en la 
oscuridad de su civilización. Este tiempo traerá luz a la tierra, y los hombres crecerán en 
conocimiento. La conciencia del doble reemplazará la autoridad ficticia de su cultura y 
civilización. 


El ser estará más allá del conocimiento involutivo. Reconocerá su propia autoridad 
universal, y la vida mental del hombre se moverá a otro nivel de la realidad psicológica y 
psíquica del yo planetario y experiencial. La fusión del hombre será una marca grabada en la 
frente. De ella nacerá el superhombre, el hijo de la luz, el que no tiene conexión con el pasado. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 6 - Duda y creencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


7 


Comunicación con los planes 


El ocultismo de la mente será una ciencia innegablemente revolucionaria. La evolución 
de la mente superior abrirá al hombre tales dominios inusuales de percepción mental que tendrá 
que tomar todas las precauciones necesarias para protegerse psicológica y psicológicamente. 
Los peligros que amenazan a cualquier ser que inicie su conciencia en la realidad oculta de los 
mundos paralelos serán considerables; el hombre aún no está suficientemente preparado para la 
lucha que tendrá que librar durante mucho tiempo antes de poder controlar la información, en 
todas sus formas, que proviene de estos mundos suprasensibles y psíquicamente hechiceros. 


El nuevo hombre tendrá que reconocer que la naturaleza de la realidad no se presta 
fácilmente a la naturaleza involutiva del hombre. El hombre espiritual es naturalmente ingenuo; 
su ingenuidad es una parte integral de su ignorancia de las leyes ocultas y de la energía. Es fácil 
para él sucumbir a una fuerza de manejo proporcional a su sensibilidad. El nuevo hombre tendrá 
que entender que su autoconciencia es una limitación a su conciencia universal, y que esta 
limitación refleja el grado de su falta de integración. 


La mentira cósmica no es una condición humana de la vida, sino una condición cósmica 
concerniente a la jerarquía del poder creativo de la energía. Esta jerarquía se impone a los seres 
en evolución, según la programación planetaria establecida para cualquier forma de conciencia 
que no haya alcanzado un desarrollo suficiente de su madurez mental para soportar las 
consecuencias cósmicas de sus acciones creativas. 


Si hay una mentira cósmica, no es para impedir que el hombre evolucione, sino para 
evitar que se destruya a sí mismo o a su raza. Los abusos del poder oculto sobre el hombre, que 
encontramos en los anales históricos de la humanidad, demuestran esta falla en la conciencia 
humana, donde descubrimos una profunda incapacidad para trabajar con las fuerzas de la 
conciencia en un marco perfecto de comprensión y equilibrio. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD [IES 


El hombre consciente de hoy, después de miles de años de contactos más o menos 
integrados con lo invisible, sólo está empezando a comprender la interacción de las fuerzas que 
implican la organización mental de su conciencia. En cierto sentido esto era inevitable, ya que 
el hombre tenía que perfeccionar su desarrollo antes de poder empezar a comprender los 
misterios de la realidad. 


Las fuerzas ocultas en el hombre, durante la próxima evolución, le permitirán tomar el 
control de su evolución en la tierra. Dado que el desarrollo de estas fuerzas es infinito, la 
evolución del hombre representa uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan las fuerzas 
inteligentes que constituyen la realidad invisible de su conciencia planetaria y cósmica actual. 
Sin embargo, por razones de impotencia, el hombre busca la verdad a toda costa y esta 
búsqueda lo hace vulnerable, porque la verdad es sólo una dimensión subjetiva de su 
conciencia. No tiene nada que ver con la realidad, y lo hará él mismo, sin ninguna ayuda. Esta 
será la prueba de su madurez. Todavía no entiende que el poder que adquirirá gradualmente en 
la tierra será sistemáticamente tomado de las inteligencias que evolucionan en los mundos 
paralelos. Durante su evolución, experimentará una lucha estrecha contra estas fuerzas que, 
mañana, tendrán que someterse a su voluntad para que una nueva y más elevada conciencia 
pueda establecerse en la tierra. 


La comunicación con lo invisible constituye un despliegue muy grande en esta dirección 
desde el momento en que, en la historia humana, se fija una conciencia supramental en el 
planeta. 


Será cada vez más necesario hacer un estudio profundo y sostenido de la comunicación 
interior, para que aquellos que se muevan, en el futuro, por caminos recién abiertos a la 
exploración creativa de la conciencia humana, estén perfectamente protegidos contra las 
mentiras cósmicas, la única barrera a superar para que puedan nacer la libertad y la conciencia 
pura. Lo invisible no es como queremos creerlo emocionalmente, es decir, un mundo con un 
sonido humano. Lo invisible está más allá de los deseos emocionales y espirituales del hombre. 
Sólo las usa para aumentar su poder sobre sí mismo y controlar su conciencia experimental. 
Cualquier entidad en cualquier nivel, cualquiera que sea su nivel de evolución, es inferior en 
conciencia al hombre cuando vive en su energía mental creativa y consciente. 


La comunicación interna servirá a lo invisible hasta que el hombre espiritual haya 
integrado completamente su energía. Cuando haya completado esta integración, el hombre la 
habrá integrado perfectamente, la comunicación con los planos no será coloreada; podrá 
moverse en espíritu en los planos y actualizar su propia manifestación. Esta nueva condición de 
vida en la tierra hará del hombre un ser superior en inteligencia y creativo en poder. El hombre 
nuevo, recién consciente de su propia fuente, aprenderá a reconocer todas las trampas de la 
involución, que sólo crearán sufrimiento si no logra captar la sutileza de todas las formas de 
conocimiento nacidas de las esferas y del hombre que debe dominarlas. Más allá de la 
suntuosidad de los velos de la verdad, el pensamiento consciente es un nuevo mundo para el 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 7 - Comunicación con los planes 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 74 


hombre que vive su comprensión y polaridad. La mente humana está siempre polarizada, 
incluso cuando la lógica parece darle una especie de equilibrio; la lógica puede ser usada por 
las esferas contra el hombre, porque representa sólo una forma más elevada de energía mental 
organizada. 


La conciencia humana debe ser creativa, capaz de sostener indefinidamente el 
movimiento sutil de la energía a través del proceso mental de su conciencia. Llegará el día en 
que el hombre desarrollará la habilidad de ver a través de la mente superior, sin la ayuda del 
pensamiento concretado, sin tener que vivir del pensamiento concreto referencial. Esta nueva 
conciencia mental requerirá una profunda transformación del yo, durante la cual se dará cuenta 
de que la vida es un proceso infinitamente creativo. 


La vida sólo puede ser acoplada a la conciencia de la auto-luz cuando los velos de la 
inconsciencia espiritualizada han dado paso a una conciencia perfeccionada, una conciencia 
integral, libre de cualquier deformación psicológica nacida de una experiencia planetaria 
espiritual incompleta. Los mundos paralelos inferiores son mundos con una composición de 
memoria, según la impotencia de la conciencia humana. El hombre nuevo no debe perder de 
vista este aspecto de la realidad. Cuando haya comprendido plenamente esto, habrá descubierto 
la gran grieta cósmica de todas las formas de conciencia ascendente en el universo oculto de la 
vida invisible de los planos y esferas. También puede, en el curso de la evolución de los 
sistemas de vida futuros, facilitar la experiencia de nuevas olas de vida que vienen hacia la 
tierra, con la intención de adaptarse a la conciencia del planeta tierra renovado. La evolución 
futura de la tierra estará entonces asegurada, a pesar de los sutiles peligros a los que la 
humanidad futura estará expuesta debido al despliegue muy grande de fuerzas creativas y 
generativas que acompañarán a la conciencia supramental en la tierra. 


El pensamiento humano aún no ha sido comprendido por el hombre en toda su 
objetividad y poder. Lo vive de una manera totalmente subjetiva y colorida. Todavía no sabe, 
profundamente, que cualquier forma de pensamiento es una forma de comunicación sutil entre 
los planos invisibles de la vida y él mismo. A medida que la conciencia supramental se arraiga 
en la tierra, el hombre descubrirá las sutilezas de estas formas de comunicación que él llama 
"pensamientos" y que, de hecho, siempre representan un vínculo con un plano de realidad 
invisible. La clave será reconocer que tiene la habilidad de aprender sobre los velos que 
constituyen una forma de poder contra él, pero no contra él a largo plazo. Sólo una conciencia 
despertada a la nueva psicología supramental puede proteger al hombre espiritual de las fuerzas 
ocultas, que siempre buscan mantener su poder a través de la comunicación, mientras no sea 
consciente de las leyes de su mente. La comunicación con el hombre espiritual alivia la soledad 
sufrida y la gran desesperación de las almas, atrapadas en un mundo oscuro donde han sido 
sumergidas por su ignorancia previa. El círculo de la vida oculta está perfectamente cerrado. 


Cualquier comunicación con planes de vida fuera de la materia estará sujeta a la 


inteligencia humana. No podrá creer gratuitamente; tendrá el deber personal de asegurar que la 
esencia de cualquier comunicación corresponda a la realidad de su inteligencia y no a una 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 7 - Comunicación con los planes 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD (ES 


verdad comunicada, a la que ya no podrá relacionarse por razones emocionales llenas de 
creencias ingenuas como fuerza motivadora. La conciencia supramental en la tierra será la 
primera barrera levantada por el hombre contra la dominación de las esferas, contra el 
subterfugio y las sutiles travesuras de la espiritualidad en la mente humana. La instalación de 
esta primera barrera creará una intensa lucha entre las llamadas fuerzas de la luz y las fuerzas 
anti-vida. El nuevo hombre llevará esta lucha a una conclusión exitosa en su propia vida 
personal; pero no podrá hacer nada por aquellos que, como él, la dirigen, pero sin la suficiente 
fuerza mental para resistir la dominación de su mente astralizada por la iluminación espiritual. 
La experiencia del hombre nuevo es una experiencia totalmente individual, dentro de la cual 
nadie puede interferir, porque debe estar en control de su propia evolución. Debe saber 
exactamente lo que necesita saber, y nadie puede hacer nada por él. Las leyes de la evolución 
de la conciencia, tal como las manifiesta el hombre consciente, están a la medida de su luz, y 
no a la medida de una forma de imposición espiritual que emana de las esferas bajo el disfraz 
de cualquier verdad. El nuevo hombre habrá comprendido perfectamente que él es la fuente de 
su propio conocimiento, y que cualquier forma de conocimiento que provenga de otros lugares 
debe ser filtrada sólo por él. 


La realidad de los planes de vida que separan la vida del cuerpo y de la mente no es parte 
de la conciencia racionalista moderna. Esta realidad, sin embargo, nutrirá e iluminará la 
conciencia evolutiva; los centros psíquicos del hombre se abrirán, y él será consciente de la 
realidad psíquica de su ser, que alimenta su subconsciente. El desarrollo de una conciencia 
superior y de una inteligencia creativa permitirá al ser de la nueva era superar las supersticiones 
impuestas a su conciencia ciega de involución. Verá a través de los velos e ilusiones de la mente 
subconsciente, que representa la dimensión astral de la mente inferior. 


Las leyes de estos últimos permanecen desconocidas, debido a los temores psicológicos 
que el hombre se ha creado a sí mismo, sin miedo a aventurarse solo más allá de lo conocido y 
a asegurarse mejor en el nivel material. La ciencia de la mente crecerá a través de la conexión 
universal entre el hombre y los planos sutiles de la vida, más allá de la materia y sus sentidos. 
Las esferas no deben mentir al hombre de la nueva era, porque él arrojará luz sobre los misterios 
pasados de la involución y el desarrollo de la conciencia humana, basados en las grandes 
experiencias cósmicas de las cuales él fue el chivo expiatorio. Tuvo que pagar este precio por 
la falta de contacto universal con su fuente, contacto que se rompió durante el descenso original 
de las almas que querían tomar posesión de los cuerpos humanos, con el propósito de 
experimentos para los cuales no conocían ni el propósito ni la involución. 


Cuando el hombre haya perdido el miedo a lo invisible, podrá cuestionar objetivamente 
a las entidades que evolucionan en los planos de la muerte, y descubrirá el dilema de estas 
almas y la razón por la que fueron forzadas, durante milenios, a mantenerse en la oscuridad: así 
lo querían las leyes del mundo de la muerte, mantenidas en vigor por las fuerzas responsables 
de la involución y la esclavitud del hombre. Las almas se rigen por las leyes de su mundo; lo 
mismo ocurre con el hombre material, que vive bajo sus propias leyes, y las almas también son 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 7 - Comunicación con los planes 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 76 


impotentes ante él. Es responsabilidad del hombre tomar el control de su vida mental, para que 
un día estas almas se liberen también de las fuerzas que las condenan a grandes sufrimientos 
paralelos a los del hombre, aunque diferentes por la naturaleza de su universo cerrado. Cuando 
el hombre haya aprendido a comunicarse con estas entidades, y a hacerlas reconocer que está a 
su propia luz, se rebelarán contra las fuerzas oscuras que las dominan, y la libertad del espíritu 
del hombre le será restaurada, porque estas mismas almas serán conducidas a evolucionar en 
planos más desarrollados que el astral. Aquellos que desciendan a la materia volverán a ella en 
condiciones más favorables de evolución, y entonces será posible para ellos la fusión. El 
hombre nuevo descubrirá que su mayor deseo es poder, algún día, conocer la luz, lo que, para 
el hombre consciente de la tierra, equivale a la fusión con su doble. 


El nuevo hombre será muy consciente de la mentira cósmica que interviene en cualquier 
comunicación ingenua con las esferas; de esta conciencia, dejará de ser abrazado por aquellas 
almas que no tienen ningún sentimiento material concebible para él. 


Las leyes de la muerte son leyes estrictas, así como las leyes materiales. Para ver más allá 
de estas leyes, estas almas necesitarán mucha luz, que sólo el hombre consciente puede darles 
cuando la conciencia supramental está firmemente establecida en la tierra. Cuando el 
conocimiento se propague en la conciencia del hombre despierto, las almas comenzarán a 
liberarse de las cadenas que las frenan, y la vida del hombre en la tierra se elevará en 
conciencia, porque sus pensamientos ya no serán coloreados por el astral. 


La comunicación con los planos será peligrosa mientras el ser no haya tomado 
conciencia, por experiencia propia, de la mentira cósmica y de su función limitadora frente a la 
información de los universos paralelos. Hasta que no haya logrado esto, sería mejor que no 
intentara el experimento; su falta de madurez mental frente a la comunicación oculta podría 
convertirlo en un títere. Pero tan pronto como haya desarrollado la madurez necesaria para 
comprender que los planos invisibles están sujetos a leyes diferentes de las que rigen el ego 
espiritual humano, tendrá el placer de comunicarse con aquellos planos cuya experiencia de 
vida después de la muerte desafía cualquier imaginación humana. Así, el hombre consciente 
crecerá en conocimiento. Estará protegido por su propia luz, que le habrá hecho reconocer la 
absoluta necesidad de no creer nunca en nada, ya que la clarividencia es la herramienta por 
excelencia utilizada por las esferas para mantener al hombre prisionero de sus inteligentes 
afabulaciones. 


La evolución permitirá al hombre discernir entre lo verdadero y lo falso. Su nivel de 
madurez mental le hará reconocer, a través de su luz, la relación exacta entre la letra y el espíritu 
de la letra, entre la forma y la vibración detrás de la forma. La comunicación con los planes se 
convertirá entonces en un verdadero apoyo para su vida material y su vida futura, en planes de 
evolución más avanzados, que alcanzará durante su desarrollo. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 7 - Comunicación con los planes 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD Mia 


Hasta que no comprenda las leyes de la evolución de su mente, le será imposible discernir 
entre la naturaleza aparente de los planes y su verdadera realidad. Esta diferencia sólo se 
reconocerá en la medida en que la ingenuidad del hombre haya sido reemplazada por una 
inteligencia fría, capaz de no sucumbir a la fascinación creada por cualquier comunicación con 
los planos en la mente del hombre desinformado. La evolución de la mente humana 
desmitificará gradualmente la naturaleza de la comunicación para llevarla, un día, a otro nivel 
de realización que coincida con el nivel de la gran inteligencia creativa del ser. Es obvio que los 
misterios de la vida son demasiado grandes y complejos para que el hombre los comprenda a 
través del intelecto; será necesario que atraviese los distintos niveles de la vida mental para 
poner fin a su esclavitud psicológica y psíquica. 


El hecho de que el hombre es un ser capaz de trascender la limitación psicológica de su 
ser actual para comunicarse mentalmente con planes de vida más allá de la materia será la 
primera realización del nuevo hombre. A partir de ahí, dará pasos cada vez más sutiles para 
llegar al origen de su propia luz, un origen que forma parte del misterio de su conciencia y de 
su vida. Los planes de vida invisibles para el hombre de hoy, o coloreados en el hombre aún 
primitivo en su conciencia, se transformarán en planes de vida consciente y manifiesta, cuya 
realidad y experiencia perfecta reconocerá al mismo tiempo. El hombre podrá, en el plano 
material, aprender de los otros planos; podrá aprender del astral y del éter, podrá percibir la vida 
desde los otros planos, como percibe la vida material hoy. Los planes ya no tendrán el mismo 
valor para él, porque su mente se habrá transformado. Su conciencia ya no estará sujeta a las 
leyes universales que hoy controlan el acceso a estos planos y lo hará hasta que la luz descienda 
al plano material con el propósito de una transformación profunda de la vida planetaria. 


Toda comunicación con los planes de vida más allá de las fronteras de lo conocido debe 
ser vivida sin ilusión por parte del hombre, de lo contrario la experiencia se vuelve iniciática 
para él y deja de ser creativa. Hoy, los sentidos dictan a la mente del hombre la condición de su 
entendimiento, mientras que mañana, su transporte en otros planos de la realidad influirá en su 
comportamiento psicológico y psíquico; el nuevo hombre ya no tendrá que esperar a que la 
muerte recupere lo que cree que es la libertad de la mente; conocerá la vida real, en un sentido 
que es parte de la evolución de la conciencia supramental en la tierra. 


La historia del espíritu se convertirá en la historia del hombre, cuando finalmente haya 
cruzado las barreras del tiempo astral creadas por las fuerzas espirituales que evolucionan bajo 
el control de las fuerzas inteligentes de la involución. El hecho de que la comunicación con los 
planes represente una forma de condescendencia de las fuerzas de la vida hacia el hombre se 
hará cada vez más evidente, en la medida en que él entienda las leyes del éter. El hecho de que 
estas comunicaciones sean parte del descenso del espíritu a la materia se hará realidad cuando 
el hombre tome conciencia de su conocimiento universal. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 7 - Comunicación con los planes 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 78 


Cualquier comunicación con planes de vida invisibles para el hombre representa un 
aspecto de la realidad más o menos ajustado a la conciencia humana. Incluso si esta 
comunicación es parte del fenómeno del pensamiento subjetivo o creativo, la conciencia 
humana es siempre una conciencia en evolución, y esta evolución no puede ser retrasada. La 
vida del hombre comienza en los planos sutiles de su conciencia y desciende a los planos más 
densos de su cuerpo material. La evolución le dará al hombre las llaves necesarias para que 
pueda reconocer la naturaleza de la realidad; pero estas llaves sólo le serán dadas cuando tome 
conciencia de la realidad fundamental oculta tras el fenómeno de su pensamiento. Mientras el 
ego se oponga, por cualquier razón, al descubrimiento de su infraestructura psicológica, no 
podrá alcanzar un nivel superior de conciencia, porque su sistema psicológico intervendrá en el 
movimiento natural de su conciencia y energía creadora. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 7 - Comunicación con los planes 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


8 


El átomo y la nueva conciencia 


La nueva conciencia dominará la conciencia del átomo, y esto dará lugar a una nueva 
tecnología de la materia. La próxima era introducirá una tecnología basada en la reducción de 
las fuerzas mecánicas a favor de las fuerzas etéricas de los subplanos de la materia; la ciencia 
futura se parecerá cada vez más a la ciencia extraplanetaria. Evolucionará de acuerdo con una 
conciencia humana descentralizada, protegiéndola así de los abusos de las fuerzas planetarias 
todavía presentes durante la próxima era. 


El nuevo hombre descubrirá el átomo de su conciencia mental liberado de la carga del 
cuerpo material. Esta nueva experiencia con la constitución de la materia lo llevará finalmente 
a resolver los problemas de fricción que están en la raíz de cualquier declive de la materia y de 
la organización material. El poder del átomo reflejará la nueva conciencia del hombre, y no sólo 
el poder de las fuerzas elementales mecánicamente liberadas. Descubriremos que la naturaleza 
profunda del átomo está velada y sólo puede ser actualizada en un plano de su realidad que no 
sea el plano material. 


La ciencia cósmica y universal de los mundos paralelos se basa en esta condición. Así, el 
hombre nuevo participará en las confederaciones sistémicas que componen el átomo, de 
manera creativa y no destructiva. 


El átomo representa el nivel más bajo de conciencia en el universo. Este nivel de 
conciencia está en el origen de la creación de las inmensidades planetarias y siderales; sin 
embargo, estos mundos no representan la infinidad última de la creación puesto que los mundos 
invisibles subyacentes al plano de la energía atómica constituyen el nivel de la realidad 
creadora en el cosmos. Además, el átomo, en estos planos, está perfectamente integrado y bajo 
el control de sus inteligencias. El hombre de la próxima evolución participará creativamente en 
estos mundos, pues el equilibrio entre la mente subjetiva y la emocional astralizada le dará 
poder etérico sobre la conciencia del átomo. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 80 


La nueva conciencia aprenderá de todo lo que hay en su vasto campo de experiencia. Ella 
ya no vivirá la vida de los planes de una manera reflexiva. Su movimiento en la experiencia 
total será proporcional a su desarrollo creativo y a su fusión con la fuente de su energía. Así, el 
átomo traerá al hombre de la próxima era grandes soluciones a sus problemas de vida material; 
no sólo será considerado como parte de la materia, sino también de la conciencia de sus 
subplanos. Esta nueva era dará origen a una ciencia cósmica, y el hombre descubrirá el ocio de 
la vida, esencial para la perfección del poder de su nueva conciencia. 


Donde la involución ha tratado la vida de una manera reflexiva y subjetiva, el nuevo 
hombre, por sí mismo, revertirá esta conciencia y tratará creativamente con la vida en todas sus 
formas, sin la contribución cegadora de su conciencia inferior y planetaria. A los sentidos 
físicos del hombre se agregarán nuevas facultades psíquicas; así, la conciencia de la nueva raza 
raíz ya no estará relacionada con la antigua. El hombre de la próxima evolución estará obligado 
a vivir en estrecha relación con seres evolucionados similares; juntos podrán entrar en lugares 
protegidos ocultamente más allá de la tierra, según métodos basados en una nueva ciencia de la 
energía. 


El nuevo hombre hará de la conciencia del átomo una parte íntima de su ciencia; esta capa 
de conciencia fundamental para la organización material también será elevada a un nuevo nivel 
de evolución como la nueva conciencia creativa. El hombre no sólo conocerá el átomo en sus 
características materiales, sino también en sus subplanos universales, habitados por fuerzas de 
vida cuyo poder está científicamente probado hoy en día. Estas fuerzas de la vida llevarán a 
cabo, para el hombre consciente de las leyes de la energía, transformaciones de la materia 
atómica que permitirán a la humanidad beneficiarse de nuevos materiales, cuya consistencia 
aumentará el rendimiento de la materia según las necesidades humanas. 


Antes de que la humanidad experimente estos grandes cambios, tendrá que pasar por 
transformaciones profundas. Los choques permitirán que la vida en la tierra cambie. El hombre 
puede entonces comenzar un nuevo período de evolución y progreso. La comprensión de las 
leyes cósmicas del átomo creará tal impacto en los mundos paralelos que el ser humano será 
considerado finalmente suficientemente evolucionado para participar en las decisiones de los 
gobiernos invisibles, que se han preocupado de la evolución de la tierra desde el origen de la 
conciencia humana en este planeta. La nueva conciencia del átomo que el hombre detectará lo 
obligará a considerar la naturaleza como una pintura detrás de la cual trabaja una infinita gama 
de mundos inteligentemente organizados, de acuerdo con las leyes y principios que subyacen a 
los aspectos materiales de la energía. Verá que la psique es en sí misma un mundo, y que desde 
este mundo la totalidad de la vida y la conciencia a nivel material pueden ser perfectamente 
unificadas. 


La nueva conciencia del átomo generará en el hombre el gran y poderoso sentimiento de 
la universalidad de la inteligencia y la energía. Entenderá que el mito conocido de la 
inteligencia representa la totalidad de su ignorancia. Experimentará maravilla ante el poder de 
la energía para transformarse a sí mismo de acuerdo a su voluntad creativa. Ya no 
experimentará simplemente la maravilla astralizada de su autoconciencia. La transformación de 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 8 - El átomo y la nueva conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 81 


su conciencia lo convertirá en un ser totalmente científico, unificado con las leyes de la vida. El 
misticismo y el materialismo desaparecerán de su conciencia y las cualidades espirituales y 
subjetivas de su ser habrán sido reemplazadas por la cualidad de una inteligencia puramente 
creativa. La nueva inteligencia de la conciencia atómica permitirá finalmente al hombre 
liberarse de su conciencia material, que lo ata a la materia como prisionero. 


La evolución introducirá en la tierra una conciencia capaz de disociarse del fenómeno de 
la materialidad, para investigar las propiedades abstractas de la conciencia material más allá de 
lo que los más grandes fantasiosos de la ciencia ficción pueden imaginar hoy en día. La 
relatividad espacio-temporal de la conciencia material será reemplazada por la universalidad 
del tiempo y de los espacios psíquicos; el paso de un plano a otro tendrá la misma continuidad 
de conciencia que el paso de un país a otro. Es entonces cuando el movimiento del hombre 
tendrá lugar a través de la galaxia, y se encontrará con otros seres que, también, se benefician 
de una conciencia real y evolutiva. Las barreras caerán ante el hombre a medida que progresa 
en el estudio de los mundos invisibles. El apoyo necesario para la progresión vertiginosa de su 
nueva conciencia le será dado de acuerdo a sus necesidades reales. Ya no sufrirá más de la 
muerte, será parte de sus vínculos psicológicos con la brecha de la involución. 


La conciencia supramental coincidirá con el control de la conciencia atómica. Este 
control determinará la capacidad del ser humano para tomar el control de su destino. Controlar 
el átomo significa más que la capacidad de extraer una cantidad ilimitada de energía de él; 
también representa una forma de tratar con las fuerzas primarias que han dado a la mente el 
poder de evolucionar en planos inferiores e infinitos. El ser humano elevará la tasa vibratoria 
del átomo para extraer de él las fuerzas creativas sujetas a su control mental superior, que 
amenaza, por ignorancia, su supervivencia. Cuanto más penetra la conciencia humana en los 
secretos de la materia, más tendrá el hombre que elevar su conciencia para controlar sus grandes 
fuerzas, que sólo esperan hasta el momento adecuado para servir bajo su guía. La conciencia 
del átomo hará del hombre un ser evolucionado igual a las civilizaciones de la galaxia. Esta 
participación universal en el desarrollo de la armonía a través de la variedad de mundos cerrará 
el círculo de la primera etapa de la evolución galáctica, y entonces el hombre será libre de 
explorar el universo de acuerdo con el grado de evolución de su ciencia consciente. 


Llegará el momento en que la ciencia del átomo y la conciencia humana se unificarán. El 
hombre aprenderá confiando en la tecnología supramaterial, cuya utilidad y función perfecta le 
permitirá perseguir otras ocupaciones y progresar en la comprensión de los misterios del 
infinito que separan los planos sutiles del universo. Descubrirá el universo y lo comprenderá, 
según las leyes fundamentales de su creación. Entonces quedará claro que la naturaleza de la 
creación no refleja el propósito materialista que había creado para sí misma desde el 
advenimiento de la ciencia. La conciencia del átomo está íntimamente ligada a la comprensión 
del espacio-tiempo o infinito, dentro de la cual se combinan los diferentes planos de la creación. 
Cuanto más evolucione el hombre, más vivirá de una conciencia que puede liberarse de los 
sentidos materiales; éstos limitan su comprensión y su poder para transmitir al átomo la clave 
vibratoria necesaria para que éste responda a la voluntad inteligente de un orden más 
evolucionado que el suyo propio. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 8 - El átomo y la nueva conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 82 


La ciencia moderna ha permitido al hombre verificar la validez de ciertos conceptos en 
relación con la naturaleza material de los planes. Sin embargo, esta ciencia es parte de la 
involución; está sujeta a las leyes de la mente inferior, que acercan al hombre a la materia y a 
sus fundamentos, pero lo alejan de los planos sutiles de la vida que están en la base de su 
organización. La nueva conciencia se elevará por encima de las leyes de la materia, y el hombre 
descubrirá sus secretos; sólo está estudiando las leyes mecánicas del fuego material sin poder 
controlar creativamente su poder. Una situación que hay que temer; no se trata de que el hombre 
sufra el fuego de la materia, sino de dominarla. El fuego es demasiado poderoso, y cuanto más 
lo extrae el hombre de la materia sin poder controlarla perfectamente, más se somete a las leyes 
planetarias que siembran la destrucción cuando su conciencia supera su supremacía. 


La conciencia atómica y la conciencia humana deben algún día unir sus fuerzas para 
reducir el riesgo de contaminación radiactiva en la tierra. Este principio será esencial una vez 
que la ciencia materialista haya descubierto las leyes de la energía magnética y de la energía 
primaria. Estas leyes se encuentran dentro de cualquier formación nuclear liberada por las 
fuerzas magnéticas específicas del equilibrio y la estabilidad de las fuerzas de fuego que 
alimentan el átomo, y le dan su poder explosivo cuando entra en contacto con alguna forma de 
radiación extraña. 


El nuevo hombre descubrirá no sólo que el átomo se nutre del magnetismo que lo une en 
su movimiento con la conciencia elemental, sino también que pasa por una etapa 
extremadamente rápida durante la cual la naturaleza del átomo cambia de polaridad, para 
mantener estable su vínculo entre los subplanos de la materia y la materialidad misma. Por eso 
es tan difícil para la ciencia actual entender y aplicar los remedios necesarios para la extracción 
continua de energía atómica. Necesitará entender este aspecto de la naturaleza de las fuerzas 
atómicas para resolver el problema. Sin embargo, tan pronto como se resuelva el problema, 
surgirán otros; y es entonces cuando se necesitará una ciencia más avanzada para limitar el daño 
que demasiada ciencia material podría causar en la tierra. 


La evolución de la conciencia humana determinará la futura calidad de vida en el planeta. 
Es obvio que el proceso evolutivo de la humanidad será lento, al igual que todos los ciclos 
cósmicos de transformación. Sin embargo, grandes fuerzas actuarán para ayudar al hombre a 
estabilizar el proceso evolutivo acelerado de la próxima época; la conciencia del nuevo hombre 
y la ciencia del átomo, elevada a otro nivel de entendimiento, alterará el modo de vida en la 
tierra. Pero el hombre, sin embargo, se verá obligado a enfrentar nuevos factores de 
desestabilización para perfeccionar su conciencia y elevar la de la tierra. 


La evolución de la conciencia será paralela a la evolución de una nueva ciencia. La 
ciencia materialista será alimentada por una nueva ciencia que surgirá de la alianza entre el 
hombre y la luz. La conmoción que esta alianza creará hará que la comunidad científica mundial 
reconozca que la naturaleza de la ciencia va más allá de las metodologías puramente 
racionalistas, que sacan a la luz a los pueblos de la tierra ante un peligro creciente. El propósito 
de la ciencia no es simplemente subordinar la materia a los deseos subjetivos del hombre. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 8 - El átomo y la nueva conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 83 


También debe hacerlo reconocer la estrecha relación entre las fuerzas de la vida natural y las 
fuerzas de la vida liberadas científicamente por una ciencia que no entiende las leyes de las 
consecuencias, ligadas a la desarmonía entre la conciencia científica y la naturaleza. 


La humanidad habrá sufrido tanto por la contaminación creada por una ciencia ciega y 
cegadora, una ciencia principesca, orgullosa y sin visión, que la nueva ciencia creativa se 
parecerá a la lucha entre David y Goliat. El gigante de hoy será golpeado en el frente y la 
comunidad científica se sorprenderá. La evolución de la mente humana elevará las 
percepciones de la realidad y hará de la vida mental una nueva experiencia para el hombre, cuya 
dimensión efectiva excederá la imaginación más vívida de la mente involutiva. El espíritu es 
una dimensión cuya fuente se basa en la estrecha relación entre la infinidad de luz y los 
diferentes planos en los que actúa, hasta que finalmente se funde con ellos. La nueva ciencia 
reconocerá la naturaleza del espíritu, y los secretos del átomo serán descubiertos, porque es 
espíritu. Pero hasta que el hombre no armonice su conciencia con esta poderosa energía, el 
átomo seguirá siendo una fuerza peligrosa, porque el espíritu del hombre no está bajo el control 
de la luz, sino bajo el control de fuerzas opuestas. Estos últimos son muy poderosos, porque el 
hombre, en su inconsciencia, los sostiene y les da rienda suelta en el plano material. 


La ciencia del átomo se equilibrará bajo el control del hombre cuando tome conciencia 
de la realidad perceptible detrás de la puesta en movimiento de las partículas; estas últimas 
constituyen la primera frontera de esta conciencia, de este espíritu fundamental para la 
estructura de la materia. Detrás del velo de la ciencia atómica moderna, otros aspectos son parte 
del misterio de la energía, y estos aspectos serán reconocidos por la comunidad científica antes 
de que el átomo se convierta, para los pueblos de la tierra, en un elemento seguro. Las leyes 
universales de la energía sólo pueden entenderse plenamente a partir de una visión completa del 
ciclo natural de las fuerzas vitales que nutren el átomo y le dan su carácter de estabilidad 
fundamental. Tan pronto como el hombre, a través de la ciencia inconsciente, permite que la luz 
astral penetre en este mundo infinito, la naturaleza de esta conciencia se desata; él pagará el 
precio, porque la estabilidad del átomo sólo es mantenida por la conciencia de aquellos que la 
manipulan. Tan pronto como esta conciencia se degrada más allá de un cierto umbral, el átomo 
será una fuente de energía más segura. 


En el curso de la evolución, la conciencia creará un nuevo equilibrio en la energía del 
átomo; esto sólo tendrá lugar cuando el hombre haya penetrado en la conciencia el plano etérico 
de la materia, donde todas las formas de energía estarán bajo su control creativo. Hoy en día, la 
conciencia humana está velada, no es lo suficientemente mental como para ver más allá de la 
materia. Como la energía es una fuerza cuyos cimientos están más allá del plano material, la 
nueva conciencia se elevará más allá de los sentidos para que las conciencias del átomo y del 
hombre estén armonizadas, para que las fuerzas inherentes puedan serle perfectamente útiles. 
Ninguna nación es hoy inmune a los peligros del átomo, incluso si la ciencia ha hecho grandes 
progresos en el mantenimiento de su poder periférico. El átomo obedece las leyes del hombre 
sólo en la medida en que obedece las leyes de la vida. La ciencia futura del átomo irá más allá 
de la etapa más bien mecánica de hoy. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 8 - El átomo y la nueva conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 84 


El átomo es una fuerza organizada que representa, en los planos del éter, una capa 
fundamental para el movimiento de ciertas fuerzas espirituales, cuya función es mantener su 
energía estable. Pero estos espíritus fuertes no pueden ser perturbados indefinidamente en su 
equilibrio, porque su resplandor está disminuyendo más y más. Cuando esta radiación alcanza 
un límite por debajo de su límite natural, la energía del átomo se invierte en su polaridad 
telúrica; entonces pueden surgir graves problemas en el mundo de la tecnología de materiales. 
La nueva ciencia, debido al poder de la visión etérica del nuevo hombre, será capaz de enfocar 
estos problemas y la ciencia futura estará asegurada para el hombre y su planeta. Este día aún 
no ha llegado, porque el poder de la luz aún no se ha manifestado en el globo terráqueo. 


La nueva conciencia traerá una nueva comprensión del mundo atómico, no por los 
números, sino por la actualización de la energía bajo el control de la voluntad. El estudio del 
átomo, a través de los números, sólo genera más y más confusión en las esferas, mientras que 
crea para la mente racional, a nivel material, una puerta de entrada al mundo microcósmico. Los 
números son formas elevadas de pensamiento en las esferas mentales, se corresponden entre sí 
por la relación entre el espíritu del hombre y el hombre de la materia, pero no entre el espíritu 
universal del hombre y el éter. Desde un punto de vista etérico, el átomo no representa una 
partícula de energía o una onda radiante, sino más bien una radiación de fuerza espiritual cuya 
longevidad depende de la conciencia de quienes la utilizan. 


Mirando el átomo desde este ángulo, es cierto que las naciones que utilizan el átomo en 
el mundo de hoy tendrán que hacerlo por razones inteligentes, en interés de la tierra y de la 
humanidad. De lo contrario, la radiación de la fuerza espiritual disminuirá tanto que las 
centrales nucleares ya no proporcionarán seguridad a estas naciones, independientemente de los 
mecanismos de protección desarrollados para contrarrestar una conflagración de estas fuerzas 
subterráneas. 


El hombre se dará cuenta de que el átomo no es sólo parte de la materia, sino también de 
las fuerzas universales que subyacen al movimiento de la energía en el cosmos local y 
universal. La nueva ciencia será consciente del papel del átomo en la planificación de la 
civilización futura. Esta conciencia no se basará en la utilidad mecánica de la energía atómica, 
sino en su utilidad telúrica. El hombre nuevo, en vez de separar el átomo, le dará una nueva y 
más alta tasa vibratoria en armonía con su mente y voluntad. 


El bombardeo del átomo, exitoso por la ciencia moderna, es un éxito primitivo del 
hombre hacia la solución de sus problemas energéticos. Mientras el átomo sea bombardeado, 
roto en su orden interno, la radiactividad seguirá siendo la mayor amenaza para la humanidad; 
el átomo, tal como lo entendemos hoy, no es la solución a los problemas energéticos del planeta. 
Es un micro-espejo de la organización de los planos invisibles a nivel material. Representa, 
según cada elemento, el orden jerárquico de las fuerzas del universo, que controlan la evolución 
de los sistemas y mundos de vida organizados de manera superior. Así como el átomo, en el 
plano material, es una forma extraordinaria de energía para el ser humano, así también 
representa, en los otros planos, una faceta inferior de la energía cósmica. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 8 - El átomo y la nueva conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD (NESS 


Con el tiempo, la gente tendrá confianza en el átomo, porque ciertos eventos crearán 
mucha emoción por el deterioro de los controles de la ciencia sobre esta poderosa energía, a 
pesar del primitivismo de su uso actual. 


La ciencia del átomo no es una verdadera ciencia de la energía; es sólo una ciencia cuya 
función inconsciente es la de agotar gradualmente las avenidas teóricas desarrolladas por la 
mente inferior. Debido al vínculo entre el hombre y ciertos planos inferiores de la vida, que a 
toda costa quieren que sufra a través de su ciencia, la humanidad permanece aún más tiempo 
bajo el control involutivo de estas esferas. 


El universo es un mundo multi-dimensional cuyos planos difieren en inteligencia, 
dependiendo de si están más o menos alejados del plano material. Cuanto más lejos de la 
materia, más poderosos son a largo plazo. Cuanto más se acercan al material, más activos son 
a corto plazo. Es a través del hombre que estos planes se actualizan experimentalmente. Los 
errores técnicos humanos son parte de la actividad de estos planes. Incluso si una planta de 
energía estuviera totalmente bajo el control de una ciencia robótica, los planes podrían interferir 
con el proceso mecánico de la ciencia. Las fuerzas vitales están activas a través de todos los 
sistemas de gestión de la fuerza vital. El día en que el nuevo iniciado prediga la actualización 
de las fuerzas oscuras sobre los acontecimientos de la civilización, categórica y absolutamente, 
terminará así el ciclo; una nueva ciencia, cuyo horizonte será infinito, totalmente en armonía 
con las nuevas fuerzas de la vida de la tierra, emergerá en el globo. 


La Supraconciencia pondrá fin definitivamente a los experimentos científicos que afectan 
al átomo; el átomo ya no podrá, en algún momento de su evolución, resolver los problemas 
energéticos de la humanidad creciente, porque las fuerzas generadas en el mundo, en relación 
con él, se volverán demasiado peligrosas. Ahora podemos empezar a ver esto en la industria 
química, donde los residuos liberados en el medio ambiente están aumentando a un ritmo que 
excede lo que se puede hacer para reparar el daño. 


La conciencia de los peligros inminentes de la ciencia material aumentará cuando los 
gobiernos y las naciones industrializadas reconozcan la irreversibilidad de la explotación 
negativa de las fuerzas de la naturaleza a escala mundial. Es a partir de este momento, en la 
historia moderna, que la nueva ciencia aparecerá para neutralizar el proceso de decadencia de 
las fuerzas vitales de la tierra. Su aparición obligará al hombre a tomar conciencia de la 
insuficiencia de su intelecto para asegurar la evolución de su especie. Esta conciencia se hará 
cada vez más necesaria a medida que la humanidad se sumerja en los tiempos extremadamente 
chocantes de su involución final. 


El átomo es una energía cuya fuente no puede ser perturbada por el choque creado en ella 
por la ciencia mecanicista. Hay una potencia de fuego cuya resonancia va más allá de los límites 
del espacio-tiempo material del hombre. Está directamente relacionado con los sub-planos de 
la realidad, donde la misma armonía de los sistemas vivos avanzados se ve perturbada por la 
falta de conocimiento sobre la naturaleza de esta energía. El contacto del hombre con el éter le 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 8 - El átomo y la nueva conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 86 


hará darse cuenta de que la energía no es un problema, siempre y cuando sus fuerzas internas 
no perturben los éteres de los planos superiores de la vida. Pero tan pronto como la desarmonía 
se asiente en el cosmos, o en un simple planeta como la tierra, se sentirá en todo el universo; las 
fuerzas de la evolución se verán entonces obligadas a intervenir en el despido de la conciencia 
del átomo, mediante técnicas que nos parecen avanzadas pero que, en el fondo, representan sólo 
el comienzo de la ciencia cósmica. 


El problema fundamental de la ciencia moderna reside en esta impresión intelectual 
generalizada en la comunidad científica de que la relación entre causa y efecto es una relación 
universal, mientras que esta relación sólo es evidente en el nivel material de la vida. Tan pronto 
como el hombre mire la vida desde sus subplanos, descubrirá que la ley de causa y efecto no es 
realmente lineal. Se dará cuenta de que representa una dualidad constructiva frente al principio 
creativo que genera, en el universo, un orden cuya naturaleza fundamental se basa en el 
equilibrio de las polaridades, en lugar de la síntesis de funciones que es sólo el dominio de la 
luz. 


El plano material es manejado por las leyes de la vida y la inteligencia integral de las 
fuerzas en evolución, según un principio que no puede ser implementado a partir de los datos 
mecanicistas y científicos de una ciencia sin conciencia. El hombre aún no se da cuenta de que 
la vida es multidimensional y que los diferentes planos de vida en evolución están separados 
por el espacio-tiempo, cada uno de los cuales contiene diferentes grados de ciencia, en la 
medida en que el más primitivo, el nuestro, en la condición actual de la vida mental del hombre, 
no puede ofrecer a la humanidad una seguridad total contra la energía del átomo. 


La próxima era obligará a la comunidad científica mundial a darse cuenta de que el nivel 
de ciencia que se practica en nuestro planeta va en contra de las leyes de la vida universal de las 
esferas, y que esta ciencia será reemplazada un día por una nueva ciencia, superior en 
inteligencia creativa. 


La evolución de la conciencia humana será necesaria para que esta ciencia llegue al 
hombre, porque la manipulación de nuevas fuerzas, sin una conciencia humana avanzada, 
supondría un peligro mayor para la humanidad que el que hemos conocido hasta ahora. La 
evolución de la conciencia humana debe tener lugar en paralelo con la de la ciencia, porque las 
nuevas energías transformarán completamente la forma de vida terrenal. La conquista de la 
energía abrirá la puerta a la explotación avanzada de las fuerzas telúricas de la tierra, y el 
hombre utilizará estas fuerzas con una conciencia libre de las profundas deformaciones que 
experimentó durante la involución. 


La aparición de la nueva ciencia coincidirá con la evolución de la conciencia al final del 


período apocalíptico, un período que reunirá todo lo que es grande y terrible en el mundo. 
Después de la crisis de la humanidad, los hombres estarán listos para vivir en una armonía 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 8 - El átomo y la nueva conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 8% 


relativamente sana, y la nueva ciencia descenderá al hombre para aliviarlo de sus males. El 
espacio-tiempo es sólo una dimensión psicológica del ego, que será trascendida por algunos 
hombres. Esta nueva ciencia, compartida con la humanidad global, no vendrá de la tierra, sino 
de un lugar en la tierra, un lugar oculto y velado por razones de seguridad global. Este lugar será 
accesible a los seres que han alcanzado un alto nivel de conciencia, en armonía vibratoria con 
las fuerzas creativas que trabajan en este lugar para fundar una nueva civilización en el mundo. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 8 - El átomo y la nueva conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


9 


El mundo del pensamiento 


El fenómeno del pensamiento se origina en el mundo mental a partir de un inmenso grupo 
de planetas inmateriales cuyo movimiento y actividad universales coinciden con el movimiento 
del pensamiento en todos los niveles de su manifestación. La nueva psicología de la conciencia 
futura se basará en principios de tentación que no tienen relación con el mundo conceptual al 
que pertenece el hombre de la involución; la longitud de onda de la conciencia humana se habrá 
elevado y el pensamiento del hombre experimentará una profunda transformación. 


Para todo ser consciente, la dimensionalidad de su conciencia es proporcional a la 
capacidad mental para soportar su ausencia de egoísmo, esta ausencia de reflexión psicológica 
centrada en la conciencia del yo subjetivo. Con esta nueva conciencia, el hombre puede 
comenzar a describir la fenomenología del pensamiento a partir de un conocimiento mental 
desconectado de los datos psicológicos que pertenecen a la memoria experiencial del yo. Tal 
conciencia puede fácilmente abarcar la energía de sus componentes, y concretarla en el mismo 
movimiento, para extraer una forma beneficiosa para el hombre y para el conocimiento en 
general. 


La involución ha llevado al hombre a creer que él mismo era la fuente de su mente o de 
su mentira; de hecho, esta última representa sólo el punto final de un movimiento de energía 
en su conciencia, que tiene su origen en la vida mental universal ubicada fuera de los límites 
psicológicos del ego. 


Durante la involución, el hombre tuvo que someterse a sus pensamientos por reelección, 
para tomar conciencia del color de su ego, lo que le permitió desarrollar una personalidad 
subjetiva necesaria para expresar sus necesidades durante su vida material. Pero esta condición 
de involución, por muy esencial que fuera, le ha costado a la humanidad un precio muy alto: el 
de no poder comprender la verdadera naturaleza de su conciencia. 


El sufrimiento egoísta del hombre y su búsqueda a través de diferentes sistemas de 


pensamiento han tenido la función oculta de anidar en la ignorancia temporal, hasta que él 
mismo desarrolla los mecanismos de su liberación. No sólo era necesaria la ignorancia para él 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 89 


durante la involución, dada la cualidad de su mente inferior, sino que era inevitable, pues la 
energía mental que el hombre experimentará durante la siguiente evolución aún no estaba 
disponible en la tierra. 


En 1969 esta energía comenzó a descender y a hacerse sentir a nivel material. Desde 
entonces, los hombres más avanzados en la evolución de su conciencia personal han 
comenzado a sentir que algo extraño estaba sucediendo en ellos, cuya causa no podían 
identificar claramente. Y es durante los últimos quince años que un cierto nivel de energía de 
esta nueva conciencia se ha establecido en algún lugar de nuestro mundo terrenal para rasgar 
los velos de la conciencia de involución y arraigarse en una forma gradualmente más concreta 
de conocimiento. 


Los seres espirituales tendrán que entender que la naturaleza de sus pensamientos 
inferiores debe ajustarse a una nueva vibración mental antes de que puedan pasar de la 
involución a la evolución de la conciencia. Su espiritualidad involutiva ya no puede ofrecerles 
ninguna certeza, porque los pensamientos espirituales son parte de un mundo mental cuya 
función no es elevar la conciencia del hombre, sino darle una dinámica astral para mantener un 
poder involutivo en la tierra. 


La realidad sólo puede ser percibida con precisión en la confrontación mental con las 
inteligencias sutiles que trabajan a través de su mente dormida, a través de formas de 
pensamiento subjetivas que son agradables al ego espiritualizado. La mentira cósmica es parte 
del magnetismo psíquico impuesto a cualquier forma de pensamiento que no esté impregnada 
de la luz del hombre. En el curso de la evolución, la ciencia de la mente superior creará grandes 
conmociones en la conciencia espiritualizada de la quinta raza raíz. Choques inevitables, pues 
la tasa vibratoria de la conciencia supramental no tiene equivalente en el mundo mental 
involutivo de la tierra; por mucho tiempo, este mundo ha estado a cargo de los destinos de la 
humanidad por razones de conciencia experimental. 


La conciencia supramental ha descubierto y hecho pública la existencia de una fuerza 
cósmica en el hombre, a la que se le ha atribuido el nombre de mentira cósmica, para alertar a 
la conciencia de la involución. Esta nueva conciencia, libre del mundo mental inferior y su 
relación con la memoria kármica de la humanidad, pudo establecer, sin ninguna oposición 
oculta de estos mundos, que la naturaleza mental del nuevo hombre era parte de la actividad 
creadora de otro sol invisible, situado fuera de nuestro propio sistema solar. La emanación de 
este centro energético ha permitido a aquellos que han experimentado suficientemente la 
experiencia de la conciencia involutiva pasar a otra etapa; elevará la conciencia humana 
individualizada más allá del magnetismo mental creado en ella por las formas mentales de 
involución, tal como se originaron en los planos de la muerte, donde la actividad mental fue 
creada por aquellos seres que ya tenían conexiones de vida previas con el hombre mortal. 


El universo del pensamiento es inequívocamente un universo tan real como el universo 
material en el que vivimos; sin embargo, la tasa vibratoria de su energía es similar a la 
invisibilidad del hombre inconsciente. Desde el momento en que la conciencia del hombre 
vibra por encima de las condiciones involutivas de su conciencia experimental, comienza a 
percibir y finalmente penetrar estos mundos de extraordinaria belleza; ellos contienen la 
evidencia final y absoluta de que su conciencia fue experiencial durante la involución de su 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 9 - El mundo del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 90 


conciencia planetaria. Por eso el nuevo hombre descubrirá las trampas de la mentira cósmica a 
través de su pensamiento subjetivo, espiritualizado por las fuerzas de la involución. Esto creará 
una nueva conciencia capaz de transponer la realidad de los sentidos materiales a la realidad de 
los sentidos psíquicos, cuya función luminosa y creativa es parte de la naturaleza real del 
hombre. 


La gran dificultad que experimentará el hombre futuro estará ligada a su necesidad de 
identificarse con un pensamiento colorido y subjetivo. El pensamiento subjetivo no es 
instantáneamente verificable por el ego; lo obliga a someterse a alguna forma de experiencia, 
en lugar de permitirle vivir creativa y permanentemente, lo que lo liberaría de la dolorosa 
experiencia de la vida inconsciente. La nueva conciencia le hará reconocer en sí mismo un 
cierto nivel de autoridad sobre lo que conoce, de acuerdo con su nivel de evolución y su nivel 
de sensibilidad a esa vibración en la mente que cualquier forma-pensamiento libera cuando está 
impresa en su conciencia. Como el hombre de la involución no se había dado cuenta de la 
cualidad oculta del pensamiento y de su origen, en mundos que no forman parte de la 
organización psicológica de su realidad, le era imposible reemplazar su ciencia inferior por una 
ciencia superior de lo invisible. Este fenómeno condujo al desarrollo del pensamiento espiritual 
en la tierra; en sí mismo, este pensamiento es bueno, pero a la larga se vuelve retardado, porque 
no nace del hombre sino de fuerzas ocultas que tienen acceso a su mente cuando él mismo está 
privado de ella. 


Entender el mundo del pensamiento humano es entender el movimiento de las fuerzas 
vitales a través del hombre. Este último no puede equilibrar fácilmente sus pensamientos; le 
resulta difícil vivirlos de acuerdo con su movimiento energético a través del plano mental. Por 
esta razón, constantemente experimenta una especie de insatisfacción en su ritmo de vida. El 
hombre nuevo tendrá que reconocer el desequilibrio de sus pensamientos para vivirlos según el 
equilibrio interior esencial para su bienestar vital. Reconocerá que la emotividad es responsable 
de cierto grado de manipulación dentro de su mente. 


De esta conciencia crecerá el poder mental del hombre. Pero hasta que haya conquistado 
la emotividad de su pensamiento subjetivo, se verá obligado a vivirlo de una manera que no se 
ajusta a su verdadera libertad. Cualquier pensamiento desequilibrado debe ser ajustado por el 
hombre, de acuerdo a su nivel de competencia psicológica. La nueva psicología, basada en el 
principio de la libertad en la mente, liberará al hombre del poder de las fuerzas ocultas sobre él. 


Tanto como el mundo astral es oculto o velado para el hombre de hoy, tanto el mismo 
mundo será claro y obvio para el hombre consciente. Su relación con el plano mental ya no será 
una relación de dependencia, sino una relación de energía creativa cuyo punto de fuerza estará 
en el centro mismo de su voluntad, más allá de su conciencia psicológica y personalizada. Para 
comprender plenamente el poder del plano mental inconsciente sobre el ser humano, sólo 
tenemos que considerar lo difícil que es para nosotros no pensar lo que no queremos pensar. El 
simple hecho de que el hombre sea esclavo de sus pensamientos subjetivos lo convierte en un 
ser ordinario en lugar de un ser extraordinario, libre en el sentido absoluto de la palabra. 


Mientras el hombre no haya entendido las leyes ocultas de la mente inferior, no podrá 
vivir psicológicamente en paz, porque su mente permanecerá como un plano de energía que no 
está bajo su control sino bajo el de las fuerzas ocultas en él. La conciencia del nuevo hombre 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 9 - El mundo del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD [91 


será diferente, ya no estará sujeta al plano mental. El fenómeno del pensamiento pasará de un 
plano subjetivo y experiencial a un plano creativo libre. Sólo entonces el hombre verá que el 
ser humano consciente es verdaderamente libre en todos los aspectos de su totalidad. 


El universo invisible del plano mental responde a la necesidad evolutiva del hombre 
desde el momento en que es suficientemente consciente para controlar su relación. El ser 
consciente no puede vivir una vida al margen de sí mismo, porque su inteligencia está 
demasiado desarrollada ocultamente, sabe demasiado sobre la realidad inferior de su mente 
experiencial y memorable. Es la conciencia del hombre nuevo poner fin al abuso de poder que 
ha sufrido durante miles de años. Pero también depende de él el poder apoyar lo que verá 
durante su evolución. Nunca llegará el día en que todo estará bien para él, es una ilusión de la 
que debe desprenderse ahora. Por el contrario, es él quien tendrá que organizar todo para que 
llegue este día, y lo antes posible, según su voluntad, para no sufrir más por la experiencia. 


Si la ciencia de la mente del hombre se explica al final del ciclo que conocemos, huelga 
decir que debemos descubrir su ventaja. Este descubrimiento sólo puede ser medido por la 
sensibilidad de cada individuo. Hay leyes internas de la conciencia que no pueden ser discutidas 
desde el momento en que son descubiertas por el hombre consciente mismo. El mejor amigo 
del hombre es él mismo, cuando finalmente ha transmutado su conciencia mental inferior; más 
allá de esta conciencia, los velos del ego ya no existen y el poder de la conciencia supramental 
se hace activo en la tierra. Es en el nivel del pensamiento que el hombre de involución tendrá 
que concentrar sus esfuerzos para pasar de un ciclo a otro; el pensamiento determina no sólo la 
conciencia del hombre, sino también el equilibrio o desequilibrio de sus fuerzas internas. El 
nuevo hombre se sentirá perfectamente cómodo en su propia piel. Él habrá comprendido que el 
equilibrio de sus fuerzas mentales está relacionado con sus energías emocionales; debido a este 
nuevo equilibrio de la conciencia humana, la distancia entre el comportamiento del hombre 
nuevo y el del hombre viejo crecerá en la tierra. Dos formas de vida serán posibles: la de la vida 
evolutiva y la de la involución. 


El universo del pensamiento representará para el hombre consciente no sólo una 
experiencia psicológica, sino también una experiencia extrasensorial cuando su centro mental 
superior se haya desarrollado perfectamente. Desde este nuevo centro de conciencia, descubrirá 
los misterios del espacio-tiempo. El viaje astral de la conciencia antigua había coloreado estos 
misterios hasta tal punto que el ser humano se encontraba en planos de vida inferiores a su 
propia conciencia mental. Este último tiene el poder de unirse estrechamente a su vehículo 
etérico, cuya velocidad de viaje en los universos paralelos corresponde perfectamente a la 
velocidad de viaje de su mente. El hombre comprenderá lo que significa inteligencia en el 
sentido oculto del término, verá que no tiene relación psicológica con la definición conocida 
durante la involución. Esta nueva conciencia mental le hará ver, según la evolución de sus 
cuerpos sutiles, que el carácter primitivo de la presente definición de inteligencia es el resultado 
de la afectación creada por el concepto de libre albedrío; éste ha permitido que la raza 
evolucione no desde una conciencia creativa, sino según su conciencia reflexiva basada en el 
principio de la experiencia del ego o el poder mecánico de la memoria cerebral. 


El nuevo hombre descubrirá que el mundo mental, un mundo en sí mismo, se convierte 
en una parte universal de la conciencia organizada de los universos paralelos. Para hacer esto, 
será capaz de vivir de acuerdo con las leyes de la energía de la mente superior, y no de acuerdo 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 9 - El mundo del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD |. 92 


con los principios psicológicos de una conciencia ya muerta a la realidad de las esferas que 
subyacen a la organización inferior de la materia sólida o psíquica. La nueva evolución animará 
al hombre consciente a enfrentar la realidad, con dimensiones de experiencias psíquicas 
elementales para la organización de todo el universo. Los límites físicos de los sentidos 
materiales no pueden abrirle el vasto e infinito territorio de la realidad. Son las facultades 
posteriores de su conciencia las que lo impulsarán, y entonces verá el alcance de su ignorancia 
previa. Si el hombre no está psicológica y psicológicamente preparado para comprender los 
principios de la vida mental que se extienden más allá de sus concepciones materialistas, es 
obvio que el momento de esta integración no ha llegado para él, y su ritmo debe ser respetado. 


Lo que el hombre descubra sobre la realidad de su ser será un choque para el ego o su 
conciencia intelectualizada. La naturaleza de la mente inferior ya está bajo el control de las 
fuerzas psíquicas en ella, de las cuales aún no se ha liberado. Los hombres que tienen suficiente 
sensibilidad interior para superar los límites psicológicos impuestos por estas fuerzas 
descubrirán una nueva vida mental que dormía en ellos, lista para ser despertada por las nuevas 
fuerzas de la vida inteligente. Estos vienen al hombre, de mundos aún desconocidos para él y a 
los que sólo tendrá acceso cuando haya roto su vínculo con el mundo de la muerte. 


La coloración del pensamiento es responsable de la división que existe entre la realidad 
del hombre y su yo. Esta coloración impide que el hombre esté presente en espíritu en aquellos 
mundos que ya están listos para recibirlo, para que pueda participar creativamente en la 
evolución. 


La coloración de la mente humana invita al hombre a vivir este sentimiento de división 
interior en lugar de experimentar el extraordinario impulso psíquico de la conciencia real, 
infinita e ilimitada. Si el hombre de involución sufre su pensamiento subjetivo y colorido, es 
porque no estaba preparado para soportar una vida mental superior sostenida por un 
pensamiento evolutivo insuficiente. Hoy, sin embargo, está listo para pasar a otra etapa de la 
vida, ya que la naturaleza científica de su mente ha solidificado su búsqueda de la ley de causa 
y efecto. 


La mente superior del nuevo hombre podrá fácilmente comprender los vínculos sutiles de 
causa y efecto con respecto a la realidad evolutiva de los diferentes planos de vida. Será más y 
más fácil para él moverse de un plano vibratorio a otro, hasta que haya completado el 
movimiento ascendente de su energía mental; esto lo llevará a otro nivel de experiencia y 
finalizará su vínculo con lo invisible. Entonces podrá participar en los diferentes sectores de la 
organización invisible de los mundos en evolución. Mientras no entienda la necesidad de vivir 
su conciencia mental a un nivel superior, ni condicionado por la memoria subjetiva, no podrá 
beneficiarse de su conciencia creadora, y menos aún de su vínculo etérico con los mundos 
paralelos. Por eso, la naturaleza interna de la llamada conciencia supramental sólo se revelará 
al hombre en la medida en que apoye su inteligencia. Su conciencia superior será un hecho 
inalienable de la vida en la tierra. No mostrará la actitud filosófica de la mente inferior en la 
búsqueda de algo. 


El mundo del pensamiento será cada vez más reconocido como un mundo similar al de la 
materia. A nivel material, el hombre ha descubierto relaciones estrechas entre su conciencia 
inferior y la materia. Lo mismo ocurrirá con el hombre nuevo, con esta diferencia: el mundo 
mental superior le permitirá ver una estrecha relación entre la causa y el efecto de lo invisible, 
aunque todavía esté en la materia. Desde este nuevo punto de partida, conocerá los poderes 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 9 - El mundo del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD (EOS 


ocultos de su conciencia ligera, no coloreados por el ego, como lo fueron durante la involución, 
cuando el astral extendió su dominio sobre el hombre hasta la posesión total. Esto dio lugar a 
la magia negra y a la magia blanca, dos ramas paralelas de poder astral en la tierra. 


La evolución de la conciencia futura del hombre extenderá el imperio de causa y efecto 
más allá de la percepción puramente mecanicista de la conciencia involutiva. El nuevo hombre 
será capaz de generar cadenas de eventos creativos a nivel material, directamente 
proporcionales a su conciencia creativa, cuyo asiento se ubicará en el nivel mental y etérico de 
su nueva conciencia sistémica. Entonces parecerá que la conciencia de la tierra experimenta un 
profundo cambio de dirección, relacionado con las fuerzas o la acción de fuerzas cuya 
conciencia humana involutiva no puede entender ni el origen ni el destino. La nueva naturaleza 
de la conciencia evolutiva hacia la causa y el efecto se reflejará en la conciencia aguda y 
psíquica de las fuerzas creativas del éter y del acontecimiento material. Por primera vez desde 
la involución, la ley de lo invisible se suspenderá en la conciencia del hombre nuevo. Este 
último podrá finalmente reconocer la relación entre los diferentes acontecimientos de la vida 
material y las fuerzas vitales que actúan a través de la actualización de su mente superior y 
perfectamente despierta. La conciencia superior cambiará tanto el comportamiento humano que 
el hombre futuro se sentirá totalmente diferente. La doctrina de la vida humana, tal como la 
hemos desarrollado en el pasado, será completamente derrocada por una nueva comprensión de 
las fuerzas activas en el hombre. 


Debido a esta nueva conciencia, la vida futura puede ser fácilmente ajustada en vibración, 
para que el cuerpo material ya no limite la conciencia humana. La vida real en su finalidad 
excede lo que el hombre material puede concebir. Sus sentidos psíquicos despiertos tienen el 
poder y el destino de hacerle participar en otro nivel de existencia, desde el invisible hasta el 
material. Desde lo invisible de la materia, el hombre puede convertirse en un científico real y 
poderosamente creativo. Vivimos en un universo habitado por otros planos vibratorios, donde 
las altas inteligencias evolutivas esperan para encontrarse con el hombre. La ciencia de la 
inteligencia y la evolución de las posibilidades de investigación del nuevo hombre le hará darse 
cuenta del proceso muy complejo de su descenso a la materia, y la razón de este descenso. El 
hombre de la próxima evolución estará perfectamente consciente de las fuerzas cósmicas que 
han puesto en marcha su plan de evolución y el de la tierra. 


Antes de que el hombre pueda disfrutar de esta ciencia y comprender científicamente la 
historia de la creación de los sistemas, primero debe comprender que la búsqueda de la verdad 
en el nivel material debe ser reemplazada por el descenso a su mente de una energía cuyo poder 
generador de conocimiento cumplirá la función creadora que revela su conciencia superior. El 
descenso de esta energía sólo puede retrasarse por sus vínculos emocionales con la memoria 
subjetiva del ego, enraizada en una forma de pensar y ver las cosas de la vida según las leyes 
de la muerte. 


El mundo del pensamiento es un universo en sí mismo, y los límites de los mundos 
invisibles son sus límites. El pensamiento no es una forma inerte e inteligente, sino la 
manifestación, desde cualquier plano, de una comunicación telepática cuya tasa vibratoria, en 
el ser involutivo, es lo suficientemente baja como para aparecer o parecer ser el producto de su 
propia creación individual. El pensamiento es uno de los campos de fuerza utilizados en lo 
invisible para permitir que inteligencias de diferentes niveles se actualicen a través del cerebro 
material, y así mejorar o retrasar, según sea el caso, la evolución de la conciencia humana. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 9 - El mundo del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 94 


La evolución de la conciencia arrojará luz sobre el pensamiento; esto permitirá al hombre 
de la próxima época comprender de acuerdo con su grado de evolución su estrecha relación con 
los diferentes planos universales. Tanto como el pensamiento, durante la involución, fue 
percibido como el producto del cerebro humano, tanto se reconocerá durante la evolución que 
el cerebro es simplemente una herramienta muy sofisticada y evolutiva, que sirve para recibir 
ondas y pensamientos cada vez más universales, cada vez más cósmicos, que vinculan la mente 
humana con planos de evolución que coinciden con su propio nivel de conciencia. El mito 
psicológico del pensamiento individual y sin otra fuente que el cerebro es equivalente al mito 
de la radio que proporcionaría la onda que da origen a la voz. 


No sólo es el pensamiento la manifestación de la comunicación desde los diferentes 
planos de la realidad invisible, sino que también es una forma de evolución de la conciencia a 
través de un pensamiento cada vez más creativo, hasta el punto de que el hombre se hará 
consciente de las leyes de la energía mental y de la inteligencia. La personificación egoísta del 
pensamiento está en el origen de la inconsciencia humana, y la próxima época destruirá este 
mito; el ser, en su verdadera individualidad, tomará conciencia de su vínculo universal en la 
medida en que pueda soportar su realidad. El universo invisible subyace en el universo material, 
y es de lo invisible que el hombre se nutre en los niveles psicológico y psíquico. Pero lo 
invisible es una dimensión inexplorada y desconocida. El nuevo hombre explorará esta 
dimensión de la realidad, de la misma manera que ha podido explorar la dimensión material de 
su plan. La clave de la evolución estará directamente relacionada con la comprensión aún 
demasiado fragmentaria del mundo mental, del cual nace el pensamiento creativo antes de 
deteriorarse y contaminarse a través de los recuerdos astrales. El hombre es un ser de luz, no 
sólo un ser material. La evolución de la mente humana llevará esta luz al plano material de la 
vida, y entonces se descubrirá el poder del pensamiento creativo sobre la materia. 


El pensamiento y el universo son uno, y su energía regresa constantemente a él. Según su 
plan original, el pensamiento sirve como manifestación, en el tiempo y en el espacio, de las 
diferentes formas de energía percibidas por el hombre, en el plano mental, cuando toma 
conciencia de su realidad. Pero el pensamiento involutivo subjetivo no está suficientemente 
refinado para que el hombre se beneficie de la inteligencia creativa, en armonía con las esferas 
de luz. Por lo tanto, se ve obligado a vivir pensamientos coloreados por la memoria de la 
humanidad, en lugar de pensamientos vivos que provienen de la conciencia universal de su ser 
real, su doble. 


El vínculo entre el hombre y el doble le permitirá ir más allá de las condiciones actuales 
de la vida planetaria y explorar los dominios invisibles de la vida. Esta nueva vida permitirá 
elevar la conciencia más allá de los límites de la realidad y de lo conocido, para explorar estas 
zonas desconocidas, cuya infinidad forma parte de los grandes períodos de la creación. 


El pensamiento creativo proviene del mundo mental superior, mientras que el 
pensamiento subjetivo tiene su fuente en la memoria de la humanidad, registrada en los planos 
astrales donde la conciencia es sólo memoria sin identidad. Cuando el hombre muere y su 
mente no ha alcanzado un nivel de evolución suficiente para liberarse de estos planos, toda su 
memoria experiencial se convierte en una entidad astral; son estas entidades astrales las que 
desdibujan las ondas del pensamiento creativo del ser y lo obligan a experimentar una 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 9 - El mundo del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD (SS 


conciencia mucho más baja de la que debería conocer. Las entidades astrales distorsionan la 
realidad del hombre para mantenerlo en la ignorancia, porque se alimentan de la ignorancia 
humana. 


El universo y sus planos constituyen una pequeña parte de la realidad, ya que ésta aún no 
ha sido totalmente elevada a un nivel de conciencia suficiente para que el espíritu la habite en 
su totalidad. La evolución futura requerirá que el hombre experimente la fusión de su ser con 
su doble para crear otros sistemas de vida donde el pensamiento, muy diferente de su 
manifestación terrenal contemporánea, será usado para crear en lugar de construir. El proceso 
de creación se basa en el poder vibratorio de la energía del pensamiento; pero en los altos planos 
de la conciencia universal, el pensamiento ya no se asemeja a lo que el hombre sabe en la tierra, 
pues la velocidad de la luz es demasiado alta para que la presente forma-pensamiento se 
comunique de manera lineal, como lo es en el plano material. 


La evolución permitirá darse cuenta de que el pensamiento subjetivo no es otra cosa que 
un medio para que la conciencia se mida a sí misma, mientras no haya experimentado la fusión 
que la sustentará en todos los niveles de la realidad; esto la liberará de la necesidad de pensar 
subjetivamente, con el posible objetivo de crear a partir del movimiento instantáneo de la 
voluntad del hombre-luz. El ser inconsciente, en la etapa en que se encuentra en esa etapa, no 
puede ejercer su voluntad sin el apoyo del pensamiento subjetivo porque aún no está unido a la 
luz de su doble; debe vivir todavía por una voluntad subjetiva y planetaria de perfeccionar su 
mente y liberarla, más tarde, de la memoria de sus vidas anteriores a la que está ligado por el 
proceso de encarnación. 


El universo del pensamiento es tan vasto como el pensamiento mismo. Por esta razón, el 
pensamiento creativo del hombre nuevo será infinito, capaz de comprender el infinito de la 
misma manera que hoy puede captar la finitud de las cosas. Cuando afirmamos que todo es 
relativo, o sea que el límite psicológico del ego es proporcional al límite de su pensamiento 
subjetivo. La fusión permitirá que el pensamiento se vuelva más y más creativo, más y más 
vasto en términos de potencial creativo y como medio de estudio profundo. En efecto, es a 
través del estudio creativo del universo invisible que el hombre descubrirá las leyes de la 
energía y que finalmente podrá utilizar estas nuevas nociones de acuerdo con las nuevas 
necesidades de la nueva tierra. 


El universo no tiene un modelo de referencia de experiencia, porque nace de un 
pensamiento cósmico sin principio y sin fin. El pensamiento mismo es infinito y sin fin, ya que 
representa sólo una forma de energía utilizada para dar a quien lo canaliza una ciencia que es 
el espejo de la evolución universal. Es en este sentido que el pensamiento del hombre nuevo ya 
no será utilizado como en el pasado para el desarrollo del conocimiento personalizado, sino 
para el desarrollo de la conciencia personal. La diferencia es fundamental, ya que la conciencia 
siempre precede al conocimiento cuando es real, evolutivo, en fusión. Mientras no se alcance 
esta etapa de la evolución, la conciencia necesitará conocimiento para sentirse parte de un cierto 
orden de vida. Desde el momento en que el hombre experimenta la fusión, su conciencia se 
liberará de la necesidad psicológica del ego de abordar los problemas de la evolución, más allá 
de sus límites psicológicos. El ego será entonces un canal perfecto para el movimiento de la 
energía del pensamiento, y esta última se volverá cada vez más creativa. Un día mandará a la 
materia, cuando haya purificado suficientemente la mente inferior de su conciencia planetaria. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 9 - El mundo del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 96 


Entonces se apoyará a su antojo en la energía creadora de lo universal, para sacar los datos 
necesarios para la evolución de su ser en cualquier nivel de la realidad universal. 


La involución limitó el pensamiento humano, pues las fuerzas creadoras de la mente aún 
no se habían manifestado a través de la mente del hombre. Esta limitación ha causado la 
ignorancia del hombre y ha dado lugar al poder sobre la conciencia humana milenaria. Este 
poder ligado a las leyes de la involución, que no permitía al hombre comprender la plenitud de 
su conciencia. Con la difusión de las ideas en todo el mundo, el poder ha cambiado y a finales 
del siglo XX parece mostrar aspectos más humanistas; pero esta condición no existe en todas 
las comunidades humanas. E incluso donde el poder tiene un rostro más humano, siempre está 
dispuesto a luchar contra una forma de libertad individual con la que no puede vivir. Esta es la 
razón por la que la evolución de la conciencia futura tendrá lugar en un nivel individual e 
interno de conciencia. Es el pensamiento interior, creativo y consciente el que transgredirá los 
límites impuestos por el poder secular o espiritual. El poder sólo será disputado en la 
conciencia, y el nivel de inteligencia reconocible sólo será disputado por esta nueva conciencia 
evolutiva individualizada. 


Todo ser consciente del pensamiento universal conoce las leyes de la vida; no puede 
sacrificarse a una conciencia colectiva no responsable de la ignorancia de las masas, ya que él 
mismo es el producto de esta ignorancia. El nuevo hombre no luchará contra los hombres, sino 
contra las fuerzas del hombre que lo han hecho prisionero de la mentira cósmica. 


La realización de la universalidad del pensamiento hará de los hombres nuevos una raza 
desconocida e incognoscible. Los velos del espacio y del tiempo serán rasgados, y estos seres 
de luz pertenecerán a otra dimensión de la tierra, que trabajará directamente para la evolución. 
El universo del pensamiento y el mundo del plano mental se unirán para dar a la tierra una 
atención especial que es imposible de describir. Estos nuevos tiempos ya no formarán parte de 
la antigua historia de la humanidad. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 9 - El mundo del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


10 


La muerte y la vida mental 
inferior del hombre 


El hombre nuevo descubrirá que la muerte es mucho más que el fin de la vida material. 
Comprenderá que es un lugar, un espacio-tiempo, donde continúa la vida inmaterial de las 
entidades comúnmente llamadas "almas"; no han finalizado su ciclo de evolución y tendrán que 
volver en otro momento a un planeta material para perfeccionar su unión última con la energía 
creadora del espíritu. 


El hombre admitirá que el mundo de la muerte es un plan que se alimenta de su ignorancia 
para perpetuar el ciclo de la muerte en la tierra. Este descubrimiento creará un gran impacto en 
las esferas donde este aspecto de la realidad fue escondido del hombre, cuando el contacto con 
el espíritu fue interrumpido al comienzo de la involución. Entonces el espíritu tuvo que 
reconocer que las fuerzas del alma o de la memoria eran más fuertes en la tierra que las fuerzas 
de la luz en la conciencia de los primeros hombres del planeta. 


La comprensión mental más elevada del fenómeno de la muerte y sus consecuencias para 
la evolución pondrá fin, en el hombre consciente, a la dominación oculta y velada de la 
conciencia. Esta inversión de la energía de la conciencia humana abrirá el camino para la 
evolución de toda la raza humana en los siglos posteriores al final de este ciclo. El hombre se 
dará cuenta del poder de las fuerzas ocultas sobre su mente, y el misterio del pensamiento 
subjetivo se aclarará para siempre. 


Entonces los hombres podrán comenzar a desentrañar los misterios de la vida, que les 
fueron ocultados durante la involución hasta el descenso del pensamiento supramental a la 
tierra. Esta nueva era creará una división en las esferas; el poder oculto sobre el hombre será 
neutralizado, y el hombre continuará su evolución libremente y bajo la dirección de su luz 
interior, su inteligencia pura. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 98 


El nuevo hombre no será ajeno a la comprensión de la muerte, debido al poder de la 
conciencia creadora que servirá como herramienta en la investigación mental superior de esta 
esfera de la vida inmaterial. La comunicación telepática con esta esfera le mostrará los efectos 
del mundo de la muerte en su conciencia, y el misterio que siempre ha rodeado a este fenómeno 
será resuelto. En las comunicaciones supra-mentales y perfectamente conscientes que el 
hombre nuevo establecerá con el mundo de la muerte, la muerte revelará sus secretos y el 
hombre nunca más será prisionero de sus afabulaciones. La muerte se convertirá en un libro 
abierto para el hombre nuevo, porque su mente superior ya no tendrá un límite psicológico 
emocional. Un gran y profundo conocimiento oculto se extenderá sobre la tierra para elevar el 
conocimiento del hombre y su espíritu. A través de la comprensión de las leyes de la muerte, 
descubrirá el principio de su aplicación en la tierra y podrá elevarse cada vez más en la 
conciencia, hasta que la muerte ya no le afecte. Este será entonces el paso al éter, un paso donde 
finalmente entenderá y se dará cuenta de que la vida es mayor y más larga de lo que había 
pensado. 


Muy importante para el hombre de la próxima evolución, la comprensión psicológica del 
mundo de la muerte le permitirá comprender hasta qué punto la involución fue responsable de 
dos creaciones imperfectas: la de una civilización invertida y la de una conciencia programada 
sobre estilos de vida anteriores cuyos archivos, en el mundo de la muerte, forman parte de los 
estudios relacionados con la evolución del poder de las esferas. 


El hombre contemporáneo todavía vive demasiado de acuerdo con su memoria reflexiva 
y su pensamiento subjetivo para darse cuenta de que, al final del ciclo, la vida terrenal se 
invertirá. Esta inversión no ocurrirá a escala global al mismo tiempo, sino con tal poder que 
afectará a todo el planeta. 


El concepto de la evolución de la raza humana y de las diferentes formas de conciencia 
en la tierra es muy primitivo, a pesar del avance de la ciencia material. El hombre piensa en 
relación a las necesidades de su conciencia inferior y no en relación a las necesidades cósmicas 
de su doble etérico; lo que trasciende su realidad psicológica lo deja un poco perplejo por la 
inmensidad del plan de vida de la tierra y de los hombres que la habitan. 


El hombre tuvo que evolucionar mentalmente a lo largo de las edades para llegar a 
comprender su relación interna con los diferentes infinitos que crean la separación material- 
psíquica de los mundos paralelos. 


La comprensión del mundo de la muerte y sus consecuencias sobre la conciencia humana 
esboza el primer estudio del nuevo hombre sobre el infinito; este estudio, a través de la mente 
superior, lo liberará del astral y del poder de este último sobre su cuerpo etérico. Al final de este 
estudio, la transformación del hombre estará suficientemente avanzada para que pueda 
abandonar su cuerpo material y entrar en esta dimensión de la vida que forma parte de los 
mundos de luz. El estudio de la conciencia supramental del hombre le ayudará a corregir la 
vibración de su conciencia etérica; así, gradualmente sentirá una nueva inteligencia nacida en 
él libre de cualquier forma subjetiva. Entonces creará vínculos cada vez más poderosos con las 
fuerzas etéricas de la vida. Cuando esté listo para entrar en contacto con ellos, estas fuerzas 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 10 - La muerte y la vida mental inferior del hombre 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD (199 


aparecerán al hombre y le mostrarán este lugar, en la tierra, donde una tecnología inmaterial le 
espera para el descenso a la materia de nuevas formas. Esto ayudará al hombre a unirse 
creativamente con otras inteligencias humanas en el cosmos, que esperan su regreso a la 
confederación universal de los mundos supra-materiales 


Mientras el hombre no haya superado su ignorancia del mundo de la muerte, le será 
psicológicamente imposible comprender la infinidad de la vida. El universo es muy vasto y la 
variedad de sus mundos sólo puede ser abrazada por el hombre cuando finalmente se ha 
liberado del poder de la muerte sobre su pensamiento subjetivo. El mundo de la muerte 
representa una barrera invaluable alrededor de la mente inferior, que vibra sólo de acuerdo con 
la memoria subjetiva. 


La muerte debe ser considerada más una parte integral de la psicología inconsciente del 
hombre de involución. Es más que un simple fenómeno material relacionado con el propósito 
del cuerpo físico. Es durante la evolución de la mente superior de la nueva raza raíz que la 
muerte será perfectamente entendida; esta nueva comprensión de los aspectos ocultos de la 
conciencia humana permitirá la manifestación de otros atributos de esta conciencia, y el hombre 
se liberará de las condiciones existenciales de su vida planetaria e inconsciente. 


La muerte no sólo debe entenderse en el marco de la psicología supramental de la 
próxima evolución, sino que también debe integrarse en el páncreas psíquico del hombre 
nuevo, para que las fuerzas de la vida en él sean liberadas y puedan beneficiarlo durante la 
próxima época. El hombre siempre ha creído que la muerte era un fenómeno de disociación 
final de la conciencia humana. Una ilusión grave, porque no sólo pueden mantenerse 
inconscientemente los lazos posteriores a la muerte entre lo mortal y las esferas, sino que 
también pueden constituir, sin el conocimiento del hombre, una servidumbre de su psicología 
subjetiva. Aquí es donde entra en juego el concepto de subconsciente. Este último representa la 
actividad del mundo de la muerte a través de la memoria humana, mientras que esta memoria, 
en su conjunto, no es de ninguna manera creativa; causa el sometimiento del hombre y sirve a 
las fuerzas que necesitan su experiencia para la creación de futuros modelos de evolución en 
sus propios planos. 


La mente subconsciente del hombre debe ser transmutada. La muerte debe ser 
conquistada, para que su mente se vuelva creativa y libre de interferencias. La psicología 
moderna aún no ha identificado a la muerte con la mente subconsciente. Para ésta, la muerte es 
el propósito de una experiencia, mientras que la mente subconsciente es una dimensión aún 
desconocida para la psique humana. 


Eventualmente, será posible una mayor claridad sobre la unión absoluta de estos dos 
aspectos de la vida; la psicología hará entonces un tremendo progreso en la evaluación de los 
mecanismos internos inconsistentes del hombre, y la realidad objetiva del ego. Para progresar, 
el hombre debe detenerse ante nada y derribar el muro que separa sus conciencias subjetivas y 
objetivas. Al abolir esta barrera, podrá conversar fácilmente con la muerte y extraer las 
nociones necesarias para comprender sus funciones psicológicas y psíquicas durante los 
milenios de involución. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 10 - La muerte y la vida mental inferior del hombre 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 100 


La ciencia del hombre no puede limitarse a la materia. Debe emerger en el campo de la 
psique, una dimensión mucho más importante ya que incluye y determina los aspectos 
presentes y futuros de la evolución humana. La ciencia material no representa el mayor peligro; 
más bien, reside en la falsa concepción del hombre de la vida, inspirada por una mente 
manipulada sin su conocimiento por fuerzas que tratan con la vida de la tierra de acuerdo con 
las leyes de su propio mundo, la muerte. 


La psicología humana tiene una gran necesidad de aceptar el reto de su incapacidad para 
comprender las capas oscuras del inconsciente colectivo o individual. Una nueva evolución de 
la psicología sólo puede ser generada por la evolución interior de aquellos que trabajan en el 
campo extremadamente importante de la ciencia humana. Mientras los psicólogos no pierdan 
su propio miedo de ir más allá en el reino de lo desconocido, y se protejan detrás de los 
protocolos de una ciencia institucionalizada y ya fosilizada, esta nueva ciencia de la psique 
humana sólo beneficiará a aquellos que están libres del conocimiento limitante de la 
civilización moderna. 


El desafío de la psicología será proporcional al poder creativo de los científicos. 
Inevitablemente se creará una división entre aquellos que querrán entregarse a la psicología 
incompleta sin poder creativo, y aquellos que revertirán la forma de concebir la realidad 
psicológica humana, para que nazca una libertad total en la mente y una fácil comprensión de 
los misterios de la vida psíquica. 


La realidad de la muerte se percibirá más allá de su aspecto material, y se entenderá en 
relación con los vínculos que existen entre entidades y esferas. Esta barrera se romperá, porque 
la conciencia humana conquistará otras dimensiones de la realidad, donde el hombre se 
beneficiará de su psique y de las fuerzas enterradas en él, de acuerdo con su universalidad. 


La conciencia inferior del hombre involutivo estará ligada al mundo de la muerte 
mientras no haya tomado conciencia de la realidad mental que trasciende al intelecto y a los 
mecanismos subliminales de la memoria. La muerte es una dimensión de la vida del espíritu 
encarcelado en la memoria de la experiencia material. La abarca y le impide tomar conciencia 
de la realidad más allá de los planos astrales, que forma parte de la organización interna de la 
memoria y de la experiencia asociada a ella. La involución ha hecho de la muerte una 
experiencia separada de la vida, materialmente, pero la ciencia mental de la evolución 
establecerá claramente el vínculo entre la muerte y la vida mental inconsciente del hombre 
involutivo. 


La mente subconsciente es parte de los archivos del mundo de la muerte, canalizada a 
través de la conciencia humana para equilibrar las fuerzas psicológicas que no han sido 
integradas. La muerte trabaja día y noche sobre el hombre, lo penetra a través de una miríada 
infinita de formas mentales coloreadas por la emoción. En el plano superior, la muerte no tiene 
ningún efecto en el hombre, porque es impotente para influir en su conciencia. La muerte es un 
mundo vivo, un mundo cuya profunda influencia en la tierra sigue siendo el enigma de la 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 10 - La muerte y la vida mental inferior del hombre 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 101 


humanidad. La conciencia evolucionada descubrirá que la mente humana no es integral, sino 
que está constantemente coloreada por el plano astral, y que de esta situación brota una 
condición humana que nunca fue comprendida, pues la filosofía y el misticismo representan 
sólo formas inferiores de inteligencia, aunque su nivel psicológico parece ser la percepción 
última, el desafío último del hombre contra la ignorancia. No es la nobleza de la filosofía o el 
misticismo la que será desafiada en el curso de la evolución, sino su ausencia de realidad 
integral. Todo en el universo es ciencia. Nada es especulativo. 


La especulación de la mente inferior es un esfuerzo notable para salir de un nivel de 
ignorancia y entrar en otro. La Supraconciencia desgarrará la especulación intelectual o mística, 
y dará lugar a una ciencia de la vida y de las esferas. 


El mundo de la muerte nunca ha sido comprendido por el hombre, psicológica y 
psicológicamente, porque la muerte ha sido una experiencia separada de su conciencia. No 
podía entenderlo porque la clave de la mente superior nunca se conoció durante la involución; 
por lo tanto, el hombre fue víctima, a una u otra escala, del efecto que esta dimensión de la 
dimensión astral produce en la mente inferior. Comprender las influencias de la muerte en el 
pensamiento humano es fundamental para cualquier evolución hacia una conciencia cósmica y 
universal. Sin esta comprensión, los velos y las ilusiones de la vida son demasiado densos para 
serlo, y ninguna forma de filosofía o espiritualidad, ni siquiera la mística, puede liberarlo, 
porque estas experiencias también están coloreadas por el mundo astral, la muerte, la memoria 
del alma y las almas que evolucionan en lo invisible. 


La mente inferior es imperfecta; carece de luz. La evolución elevará la tasa de vibración 
de este centro de energía, y la conciencia mejorará. El astral de la muerte ya no tendrá ninguna 
influencia en el ser, a partir del momento en que éste haya reconocido el vínculo entre su mente 
y la inteligencia creadora nacida de su fusión con la luz, el espíritu, el doble. La muerte no sólo 
debe entenderse en relación con las influencias que ejerce sobre la mente, sino también en 
relación con el alto grado de penetración de su energía en la mente del hombre. La nueva 
conciencia establecerá que la muerte es parte de la mente inferior, por el vínculo que mantiene 
con sus pensamientos astrales. Mientras el proceso de pensamiento no esté perfectamente 
purificado, será imposible comprender el significado de la vida y beneficiarse de las fuerzas 
creativas que emanan de una mente liberada del pasado involutivo. 


Para entender la muerte, será necesario reconocer su influencia en la mente inferior. 
Mientras el hombre no posea una mente clara y despierta en el rostro de la vida, mientras no la 
entienda plenamente en su movimiento a través de su conciencia, sufrirá vínculos con el mundo 
de la muerte a través de la infusión en su mente de pensamientos parcialmente condicionados. 
La conciencia astral produce un efecto imaginario en el hombre, mientras que la conciencia 
mental superior está libre de ella. 


El hombre consciente en la mente no siente ningún efecto en su mente, sólo percibe el 


movimiento creativo de una energía con la que puede identificarse fácilmente sin ninguna 
condición, ninguna restricción, ninguna presión que emane de las capas internas y astrales de 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 10 - La muerte y la vida mental inferior del hombre 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 102 


la conciencia. Es perfectamente libre en el movimiento de la energía, y esta libertad coincide 
perfectamente con el equilibrio psicológico y psíquico de su ser. 


Por otra parte, los pensamientos coloreados por el astral sirven para hacer vivir al hombre 
cualquier experiencia que sea válida y necesaria para él hasta que haya completado la 
purificación de su mente. Para el ser involutivo, la muerte es un fenómeno, mientras que para 
el ser consciente, representará un aspecto de control psicológico sobre su mente. Mientras el 
hombre sienta este control psíquico sobre su mente. Mientras el hombre sienta este control 
psicológico, no será libre y se verá obligado a soportar una condición de vida que parecerá 
nacer de una conciencia libre, cuando en realidad vendrá de una conciencia condicionada. El 
espíritu quiere liberarse de la muerte, y esta liberación se realiza a través de la experiencia. Pero 
el hombre no es sólo un espíritu, también es una persona, y su materia no debe sufrir de la 
necesidad de espíritu a menos que sea consciente de ello. Desde el momento en que toma 
conciencia de su mente, se hará cargo de su propio destino, para poner fin a su experiencia 
planetaria. 


La inconsciencia es una forma de inteligencia condicionada por la involución; un día debe 
vibrar a la luz de un espíritu libre de involución y muerte. Esto será posible cuando el ser haya 
comprendido que la luz del espíritu es proporcional a su capacidad de integrarla, de hacerla 
descender al plano material de la vida, para que sirva como su inteligencia creadora. Es en este 
sentido que la muerte crea sufrimiento en el hombre, porque busca por todos los medios 
impedir la liberación de su espíritu, retrasando así el equilibrio entre sus fuerzas vitales y su 
energía psíquica. Las fuerzas de la vida son la energía del espíritu no integrada por el hombre, 
a nivel material. La energía psíquica, por otro lado, es una fuerza mental que, con el tiempo, 
debe ser elevada a vibración para que las poderosas fuerzas del espíritu puedan servir al hombre 
en lugar de hacerle sufrir. A través de la comprensión de las leyes de la muerte, el hombre 
evolucionará hacia la conciencia creativa e integrada de su persona real. 


Las fuerzas de la vida del espíritu nunca han sido usadas perfectamente por el hombre; 
fueron útiles al espíritu, para la evolución del ser y sus principios. Pero el hombre es una masa 
de energía que no puede ser condicionada indefinidamente por el espíritu, porque éste debe ser 
integrado para que el hombre mismo sea libre. Esta libertad del hombre nunca estará 
relacionada con la libertad de la mente; estará relacionada con su propia libertad, y las leyes que 
conducen a esa libertad serán para él una forma de iniciación. Es como si el hombre estuviera 
formado por dos espíritus en uno: el primero perteneciente al mundo de la muerte, y el otro 
perteneciente al mundo de la luz. Como el hombre nunca ha entendido esta condición, lo hace 
tan vulnerable que tiene dificultad para identificar de qué espíritu vive. Si el hombre conoce el 
sufrimiento en su vida, vive de un espíritu apegado al mundo de la muerte, y es influenciado 
por él. Si no conoce el sufrimiento, vive por un espíritu de luz, y este último es parte de su 
persona real, mientras que el espíritu en la muerte es parte de su memoria y personalidad. 


Comprender las leyes de la muerte será tan importante para la evolución que sólo 


comprendiéndolas el ser podrá liberarse de las fuerzas de la vida planetaria en su conciencia. 
Le llevará a vivir según el movimiento del espíritu, una dinámica totalmente desconocida para 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 10 - La muerte y la vida mental inferior del hombre 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 103 


el hombre involutivo. Hay tanta muerte en su mente que tiene dificultad para ver y entender la 
vida como debería ser, de acuerdo con el equilibrio perfecto de sus propios principios. Estos 
están constantemente desequilibrados, resultando en una mayor pérdida de fuerzas creativas, de 
modo que ya no puede controlar su vida. La mente es una energía, una luz que debe ser 
integrada en el ser. Esto es fundamental para la comprensión de la realidad evolutiva del 
hombre en la tierra y en el cosmos en general. Para que la muerte sea superada en la materia, 
debe ser superada en la mente humana. 


La muerte no es un estado mental, es un plano de la mente donde la memoria se utiliza 
para mantenerlo prisionero de sí mismo. Mientras el hombre no haya comprendido esto, su 
mente permanecerá cerrada a la luz que el espíritu necesita para hacerla vibrar en perfecta 
armonía, según todo su principio. El nuevo hombre descubrirá que el espíritu está presente en 
todos los planos de su realidad; esto creará poder sobre la materia y la vida de los reinos 
inferiores. 


El concepto de la mente será desmitificado durante la evolución, y el hombre tomará su 
lugar en la evolución sistémica. La muerte, durante la involución, ocupó tanto espacio en la 
mente humana que el ser se mantuvo fuera de su propia realidad. En el curso de la evolución, 
el mortal se dará cuenta de su relación con el espíritu, en un orden que ya no derrocará el papel 
evolutivo del hombre, eventualmente liberado de las fuerzas internas que lo manipularon para 
mantenerlo en la ignorancia de su persona real. Se convertirá en un ser de luz, no sólo en un 
vehículo para que el espíritu evolucione a través de las esferas de la muerte. 


Comprender la influencia de la muerte en la mente será doloroso, porque la memoria 
humana es la base del ego. La energía emocional y mental necesaria para mantener la memoria 
está tan polarizada que el ser experimentará una profunda transformación de sí mismo antes de 
que pueda reconocer las leyes de la muerte a través de la mente involutiva. Aquellos que pueden 
apoyar el nuevo conocimiento se moverán de un plan energético a otro, y entenderán la vida en 
su totalidad. Sus circuitos universales estarán abiertos, y la ignorancia se extinguirá en ellos. El 
ser real se apoyará en su luz para penetrar en el mundo oculto de la vida y la muerte. Habiendo 
superado los límites psicológicos del ego, experimentará una supraconciencia ilimitada. 


La mente inferior del hombre, el intelecto, se nutre de pensamientos condicionados por el 
vínculo entre la experiencia y la memoria. Este mecanismo es parte de las leyes de 
supervivencia de la muerte a través de la conciencia humana. Cuando el ser muere y regresa a 
los planos astrales, la memoria se convierte en el mecanismo de progresión en estos planos. Sin 
experiencia, no hay avance en la muerte. Por esta razón, además, el nuevo ciclo de evolución 
de la conciencia fusionada creará en la muerte muchas emociones, las almas reconocerán que 
se está creando un gran cambio en los planos superiores a ellas y en la tierra. Este cambio les 
preocupa, porque su supervivencia en la muerte depende del control que tengan sobre la vida 
del hombre inconsciente. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 10 - La muerte y la vida mental inferior del hombre 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


11 


Entidades e inteligencia humana 


La inteligencia humana involutiva está coloreada por la actualización, a través de los 
centros de la conciencia humana, de una forma-pensamiento cuya energía creativa es 
interceptada por fuerzas ocultas, estas últimas operan en los planos sutiles de su conciencia, 
sobre los cuales el hombre no tiene poder ni realización. El ser humano no se beneficia 
plenamente de su inteligencia creativa. Demasiada de esta energía es degradada por la 
dominación de las fuerzas psíquicas internas con las que ha tenido una relación inconsciente 
desde su descenso a la materia, sin haber podido jamás darse cuenta de su existencia o del poder 
que ejercen sobre su conciencia. Esta condición de inconsciencia, en el hombre, interviene 
directamente en la organización psicológica de su ser y por lo tanto, él, sin su conocimiento, 
sufre constantemente una pérdida de energía mental. Esta disminución de la energía creadora 
obliga al hombre a vivir experiencias sobre las que no tiene poder; este proceso no puede 
terminar hasta que entienda las leyes de la conciencia real del hombre, el nuevo modelo de 
evolución en la tierra. 


Este nuevo hombre se distinguirá del viejo por su habilidad para soportar que su 
naturaleza egoísta un día se enfrentará a su realidad fundamental, y que esta realidad será 
mucho más amplia de lo que él podría haber pensado a primera vista, ya que se mantuvo 
estrecho en la concepción primaria de la naturaleza de su ego. El mundo de la inteligencia es 
un mundo oculto, un mundo que aún no se ha explorado a fondo. Este mundo interviene 
sutilmente en el fenómeno humano, y el hombre evolucionado debe comprender su realidad; de 
lo contrario corre el riesgo de vivir en estrecha e inconsciente relación con las fuerzas que lo 
envolverían sutilmente en un mundo mental ilusorio. 


No es sorprendente que la psicología moderna esté tan fascinada por el concepto de la 
mente subconsciente, ya que refuerza el hecho de que el hombre no tiene control sobre su vida. 
Además, captar este hecho oculto es un asunto completamente diferente, especialmente cuando 
es posible vivirlo de acuerdo a una realización basada en la unión entre la conciencia oculta y 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 105 


la conciencia psicológica. Esto será revelado por la conciencia supramental de la próxima 
época. Quedará claro para aquellos que van más allá de las fronteras de la imaginación que la 
inteligencia actual es sólo un vislumbre mediocre de lo que puede y será en la próxima 
evolución. Si la mente inconsciente representa una distorsión de la inteligencia creadora, todo 
esto se debe a la impotencia de la mente humana involutiva frente a la realidad psicológica del 
yo. El hombre inconsciente tiene miedo de su realidad, tiene miedo de enfrentarse a la realidad 
de los planes y sus maniobras, a través de su psique dormida. Prefiere permanecer ignorante 
antes que enfrentarse a lo que lo ha limitado y envenenado durante miles de años. 


Obviamente, no es ni agradable ni fácil aceptar la realidad oculta de la conciencia 
humana. Pero todo esto es parte de la evolución del hombre, que todavía está en su infancia. Lo 
que el nuevo hombre descubrirá durante la evolución va más allá del marco psicológico de su 
conciencia personal de hoy, que debe prepararse gradualmente, para estar en evidencia con su 
realidad creciente y cada vez más extraordinaria. Que la mente del hombre es una esfera de 
influencia activa de lo invisible, a través de sus pensamientos subjetivos, es una dimensión de 
su realidad que se hace evidente para una conciencia superior. Aquellos que trabajan en el 
campo de las ciencias ocultas tendrán que darse cuenta un día de que los velos sutiles 
espiritualizan su inteligencia, para hacerlos portadores de fuerzas ocultas que los abarcan a 
todos, prometiéndoles el cielo y más. 


El hombre inconsciente sufre en su ignorancia materialista las fuerzas infiltradas en él, 
mientras que el ser espiritual apoya a estas mismas fuerzas alimentándolas con su gran 
ingenuidad. En ambos casos, aprisionan a estos seres en alguna forma de ilusión, que un día 
tendrán que superar para hacerse totalmente libres en inteligencia y voluntad creadora. 


El hombre nuevo debe pasar por alto lo oculto de la mente. Esto significa que debe, 
durante su evolución, ser capaz de transponer su energía mental a una forma de pensamiento 
completamente controlada por su yo voluntario e inteligente. La mente del ser consciente debe 
ser purificada de todos los pensamientos subjetivos que lo aprisionan de una u otra manera, y 
que lo hacen impotente para vivir su vida de acuerdo a lo que quiere vivir. Tal purificación 
permite reconocer que la mente inferior está sutilmente condicionada por inteligencias que 
evolucionan en mundos paralelos y tienen acceso a la conciencia del hombre, gracias a la 
receptividad de este último, más o menos ajustada a su realidad interior y universal. La 
conciencia nueva y creadora debe ser universal; debe estar compuesta por el hombre, sin 
ninguna interferencia de los planos sutiles de su conciencia oculta. El ocultismo de la 
conciencia sólo debe representar el acceso a aquellas áreas del conocimiento con las que no 
existe una conexión emocional que pueda dejar al hombre impotente. Los seres espirituales que 
se entregan a los ritos esotéricos u ocultos de la experiencia los hacen indefensos. Están unidos 
al cordón umbilical de ciertas sectas a menudo patrocinadas por luminarias espirituales que, a 
su vez, son patrocinadas por otras luminarias espirituales, y así sucesivamente hasta las esferas 
espirituales más elevadas en el mundo de la muerte. 


Si la mente del hombre está habitada por inteligencias cuya naturaleza no comprende 
plenamente, debe sin duda despertar un día, para poder finalmente saborear su propia 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 11 - Entidades e inteligencia humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 106 


inteligencia y liberarse de todas las formas de influencia. Este fenómeno inevitable está ligado 
a la evolución de la conciencia humana y planetaria. Los sueños nos dicen claramente que el 
mundo del pensamiento es mucho más grande de lo que pensamos a primera vista. Pero incluso 
el sueño sigue siendo, para la mayoría de los hombres, un plan de experiencias sobre el cual no 
tiene control, excepto para aquellos que han dominado el arte de vivir conscientemente en los 
planos sutiles de su conciencia astral. Y aquí también, incluso ellos acaban descubriendo que 
los planos astrales son sólo ilusiones, a menos que hayan sido hechizados más allá del deseo de 
liberarse de ellos. 


Para que el hombre descubra la naturaleza de su mente inconsciente, tendrá que mirar el 
mundo de su pensamiento objetivamente, sin emotividad. Entonces encontrará que sus 
pensamientos están lejos de ser reales y que sus formas son tan coloridas que le dan la 
impresión de estar lejos de sí mismo, cuando en realidad son creados desde cero desde un plano 
superior del ego, que es el otro lado de la conciencia real. El nuevo hombre aprenderá a 
reconocer la naturaleza de su pensamiento, que le dará acceso a un pensamiento cada vez más 
creativo, cada vez más libre de la coloración espiritual y emocional que ha caracterizado la 
conciencia humana espiritual de la involución. Esta nueva conciencia nunca será más espiritual 
para el hombre consciente de la tierra. Reflejará una creciente y poderosa capacidad de saber, 
más allá del conocimiento adquirido, y este conocimiento servirá perfectamente al hombre. 


Dada la condición oculta de cualquier evolución futura en la tierra, es obvio que la 
naturaleza de la nueva conciencia sólo puede satisfacer las necesidades reales del hombre. Así, 
los hábitos de vida que precedieron a la transmutación de la mente humana desaparecerán de la 
experiencia. Al principio, esta situación creará una especie de vacío en la vida del hombre 
consciente, y este vacío servirá para perfeccionar aún más su mente, hasta que tenga un control 
perfecto sobre su vida interior y material. Mientras el hombre no se haya dado cuenta de la 
multi-dimensionalidad de su conciencia mental, le será imposible comprender hasta qué punto 
es víctima de fuerzas dentro de él, que lo desgarran y lo dividen. Hasta que no haya tomado todo 
en consideración, hasta que no haya mirado lo que le hace sufrir subjetivamente en sí mismo, 
no podrá ver la naturaleza de la inteligencia creativa y la naturaleza de la mente superior. 


El mundo mental del hombre expresa sólo una pequeña parte de su conocimiento. El 
hombre inconsciente ni siquiera se da cuenta de cuán profundo es su conocimiento, más allá de 
los límites psicológicos de su inteligencia. 


La mente humana es vasta, representa el asiento del espíritu del hombre o de su energía 
creadora; pero su inteligencia inmadura le da la impresión egoísta del conocimiento, y esta 
misma impresión paraliza su poder sobre el conocimiento y el conocimiento. Mientras el 
mundo mental del hombre no se haya liberado de las diferentes entidades que lo agotan y 
nutren, el ser humano no podrá saborearse y beneficiarse de su conciencia, de su vida, de su 
realidad invisible pero concreta, más allá de la materia. 


El plano mental del hombre es el mundo de los espíritus inmateriales. Esto sólo puede 
lograrlo concretamente estudiando la relación entre sus pensamientos subjetivos y objetivos. Al 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 11 - Entidades e inteligencia humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 107 


frustrar la mecanicidad de esta relación e ir más allá del hábito subjetivo de su manera 
personalizada de pensar, el hombre descubrirá la clave para comprender su conciencia personal. 
Con esta nueva perspectiva, comprenderá que el mundo mental es un mundo habitado por 
inteligencias en evolución, como él, con la diferencia de que evoluciona en el plano material y 
que estas inteligencias están en planos de materia diferentes. Sólo el hombre consciente se dará 
cuenta de que el conocimiento sólo puede ser realizado en el plano de la materia, desde el 
momento en que el hombre finalmente haya comenzado a vivir su unión con la fuente de su 
energía, su realidad última, su mente, su doble luz. Las entidades que habitan el mundo mental 
del hombre no tienen poder sobre él, siempre y cuando sus vínculos con él no se mantengan a 
través de la ignorancia de su conciencia astralizada. Esta conciencia es el resultado de su 
memorable vínculo con el mundo de la muerte, desde donde descendió para encarnar en la 
materia. 


El nuevo hombre comprenderá que el mundo de la muerte y el mundo del pensamiento 
inconsciente son una misma cosa. Esta realización lo convertirá en un nuevo ser en conciencia, 
pues la percepción que tendrá de sí mismo lo obligará a ajustar su mente para liberarse de las 
fuerzas ocultas en él. Esto cambiará la conciencia del hombre. Su emocionalidad egoísta será 
reemplazada por una conciencia mental diferente a la que había experimentado durante ese 
difícil período de involución. Este último precedió a la nueva alineación de sus cuerpos sutiles, 
según el movimiento de la nueva energía mental, cuyo poder vibratorio será utilizado para 
armonizar los centros energéticos. 


Habiendo comprendido que el mundo mental inconsciente y el mundo de la muerte están 
unificados a través del pensamiento subjetivo, el nuevo hombre pronto reconsiderará cualquier 
forma de pensamiento más o menos capaz de hacerle vivir una condición inferior de conciencia. 
El mundo mental es en realidad un espacio psíquico cuya extraordinaria función es dar al 
hombre la impresión de ser inteligente, para que su falsa experiencia, que es también una 
experiencia distorsionada, pueda ser utilizada para modelos de vida futuros en otros planos. 
Mientras el hombre no se haya externalizado con la ayuda de una nueva conciencia, está 
obligado a someterse a la vida, para que los otros planos perfeccionen su poder de dominación. 
Este poder sirve a cambio de la posible evolución de la conciencia humana, a medida que el 
hombre aprende a corregir lo que no es real en él, es decir, lo que no proviene de él, sino de los 
planos de los que es originalmente la expresión planetaria, a través del juego mecánico de su 
memoria subjetiva. 


Siendo el mundo mental un plano de vida para las inteligencias fuera del plano material, 
este plano se convierte entonces, para el hombre inconsciente, no en el verdadero asiento de su 
inteligencia, sino más bien en la sede de las operaciones activadas a distancia por fuerzas que 
forman parte de los mundos inferiores a la luz del hombre, aun cuando estos mundos aparezcan 
a su conciencia espiritual evolucionada como mundos de alta perfección jerárquica. La ilusión 
es total y se mantiene en la conciencia del hombre hasta que el nuevo hombre es lo 
suficientemente fuerte en espíritu como para derrocar, en los planos, el poder jerárquico que 
controla y siempre ha controlado la involución. Uno de los grandes problemas a los que se 
enfrentará el nuevo hombre será el de la culpa espiritual hacia las inteligencias que representan 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 11 - Entidades e inteligencia humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 108 


para él, inconscientemente, una elevada forma de evolución. El ser humano ha estado tan 
fascinado por la acción tenaz de su memoria subjetiva que el final de la quinta raza raíz está 
totalmente ligado al poder de la memoria sobre el ego. Este poder es parte del intercambio que 
el hombre experimenta con la muerte. Si decimos que la memoria es muerte, es para empezar 
a hacer comprender al hombre nuevo que la relación entre la muerte astral y la vida material es 
una relación de memoria; en otras palabras, es una relación de causalidad absoluta, cuyo poder 
se apoderará de él tan pronto como el desgarro de los velos se haya completado finalmente a 
nivel material, con la llegada a la tierra de la nueva conciencia etérico-material, que 
reemplazará al viejo poder de la muerte sobre el hombre. 


El fenómeno de las entidades que habitan la conciencia del hombre sólo toma una 
dimensión prospectiva cuando el hombre está fuertemente desequilibrado en sus cuerpos 
sutiles, dividiéndose así en su personalidad. Este fenómeno de la esquizofrenia es fácilmente 
reconocible y, según las teorías actuales, se puede entonces tratar un aspecto concluyente de la 
despersonalización. Sin embargo, cuando el hombre no parece mostrar demasiada afinidad al 
actualizar las fuerzas ocultas a través de su personalidad, que parece armoniosa, perdemos de 
vista el contacto entre el hombre y los planos sutiles de su conciencia. Además, por eso nos 
cuesta reconocer la mentira que se esconde detrás de una personalidad que parece sana. Sin 
embargo, las mentiras en todas sus formas existen en el hombre inconsciente, y le hacen difícil 
encontrar la espiritualidad, o hacer un esfuerzo sincero para realizarse a sí mismo. 


Resulta claro y obvio para el hombre nuevo que la relación entre su ego y su energía 
creadora es proporcional a su capacidad de vivir fuera del campo de acción de las entidades 
espirituales, que cohabitan con él en el plano mental de su conciencia, sin haber despertado 
todavía a la sutileza de la organización psicológica de su yo cultivado. Descubrirá que no sólo 
es imposible para él vivir un pensamiento creativo puro sin el apoyo vibratorio de su energía, 
sino que tal pensamiento sólo puede manifestarse en su mente cuando ha aprendido a renunciar 
a cualquier responsabilidad psicológica que pueda colorear su propósito social, por el choque 
que crea cuando penetra en la mente de un hombre no iniciado a la cualidad universal de la 
vibración. Es aquí donde se llevará a cabo la prueba para él, porque las entidades, que operan 
en el plano mental todavía débil de su conciencia, harán todo lo que esté en su mano para hacer 
que se arrepienta de su gesto; a través de la culpa, pueden retrasar la evolución del hombre, ya 
que la culpa confronta al hombre con lo que hace en el marco de una reflexión interior, en la 
medida de su memoria psicosocialmente condicionada por su experiencia planetaria y por la 
elección que hizo antes de su descenso a la materia. 


El pensamiento no nos libera de la realidad fundamental del fenómeno mismo con 
respecto a los planos sutiles de nuestra conciencia. Sólo porque el hombre viva su conciencia 
en el contexto del libre albedrío no significa que sea absolutamente libre. La psicología del 
pensamiento humano se centra en la desproporción entre la realidad del yo y el vasto abismo 
que separa su realidad de las formas inconscientes de ese yo. Aunque la psicología ha 
desarrollado sus teorías de acuerdo a una estructura psíquica llamada a funcionar de acuerdo a 
aspectos del condicionamiento social, la realidad del ser humano no ha sido revelada; una 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 11 - Entidades e inteligencia humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 109 


ciencia mucho más abierta al ocultismo de la mente será necesaria para que ésta pueda arrojar 
luz sobre la naturaleza del ser. 


La evolución de la ciencia del espíritu revelará que la naturaleza inconsciente de la 
inteligencia humana no es una naturaleza real porque el yo inconsciente no puede transmitir 
perfectamente la inteligencia creativa. El yo humano no es real, se basa en influencias astrales 
que lo colorean; el ser se siente así apoyado por una idea suficientemente inteligente de sí 
mismo, para no hundirse en la gran soledad de la identidad real que el ego no preparado no 
puede soportar. El hombre vive una conciencia colectiva; aún no se ha dado cuenta de que la 
inteligencia integral es absolutamente no colectiva, perfectamente individualizada y universal. 


La psicología de masas es incapaz de aceptar el concepto de mundos paralelos para 
explicar el fenómeno del pensamiento, porque su poder se basa en su ciencia ciega y sesgada. 
Para que la psicología mantenga su poder material, no debe reconocer lo que está por encima o 
más allá de sus concepciones del yo psicológico. Este dilema se encuentra en la obstinación 
intelectual de la psicología al dejar de lado conceptos que debilitan su marco teórico, para 
acercarlo a una visión paranormal que aún no forma parte de la formación mental del científico 
del siglo XX. 


La idea de que el ser involutivo está parcial o grandemente influenciado por los planos 
que hoy, para la mayoría de los hombres civilizados, permanecen invisibles, es absolutamente 
oscurantista. Pero la evolución de la mente humana no puede ser retrasada por la psicología. 
Por el contrario, esta evolución hará que la psicología evolucione, porque ésta ya no puede 
extrapolar sobre la naturaleza del pensamiento o de la estructura psíquica del yo, debido a la 
limitación creativa de los conceptos utilizados en la clasificación de las ideas necesarias para la 
formación de una ciencia creativa de la mente y su realidad. 


Que exista una estrecha relación entre lo invisible y lo material no es una noción 
filosófica, sino una realidad humana. Desde el momento en que esta realidad sea integrada por 
la conciencia humana, la naturaleza misma de la psicología del ser será alterada y surgirá una 
nueva forma de ver el problema del ego y del yo. Esto preparará al hombre de la próxima época 
para vivir mentalmente en contacto directo con las dimensiones de la energía y la inteligencia. 
Cuando la noción de inteligencia pierda su significado actual, la ciencia de la mente florecerá y 
el hombre tomará conciencia de una nueva dimensión de la inteligencia, ajena a la naturaleza 
sistémica de sus pensamientos subjetivos, condicionada por la historia y la mecanicidad de la 
memoria involutiva. 


La evolución del hombre requerirá que reconsidere totalmente la naturaleza de su mente, 
para descubrir elementos ajenos a su propia realidad. Así, un día, en el curso de la evolución, el 
hombre ya no podrá sufrir su estado mental inferior e inconsciente, sino vivir según una 
realidad creativa absoluta, basada en la fusión de la mente y el ego. Mientras esta etapa de la 
evolución no se haya manifestado en el ser, la humanidad se verá obligada a vivir de acuerdo 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 11 - Entidades e inteligencia humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 110 


con las fuerzas históricas que condicionan al hombre a pensamientos astrales que no forman 
parte de su realidad integral. 


La inteligencia humana dejará de ser experimental cuando el ser haya descubierto que su 
inteligencia no está perfectamente bajo su control, y que gran parte de su vida está subordinada 
a influencias veladas y ocultas que forman parte de la organización interna del mundo mental. 
La psicología todavía se niega a estudiar esta organización, por miedo a perder su estatus de 
ciencia objetiva. Aunque la ideología espiritual de las religiones ha confundido la realidad de 
las esferas, y no ha reconocido la actividad retardada de las esferas en la conciencia humana 
involutiva, mucha de la información colorida concerniente a la existencia y actividad 
subliminal de estas esferas será desafiada por la ciencia mental de la evolución. 


El mundo de la muerte es un plano cuyas actividades afectan de cerca la conciencia del 
hombre, como lo demuestran los médiums. Por otro lado, no basta con escuchar tales sesiones, 
sino poder afrontar el reto que ofrecen al hombre consciente de la manipulación que estos 
planes ejercen a escala global. La humanidad es una vasta reserva de experiencias utilizadas por 
las fuerzas ocultas de la vida invisible contra el hombre. Las consecuencias de este proceso 
aparecen en la organización psicológica de todas las formas de pensamientos ideologizados, 
espirituales o temporales, que forman el yo inconsciente. La conciencia supramental arrojará 
una gran luz en el plano cósmico de la conciencia evolutiva. 


La evolución futura de la conciencia humana en la tierra estará libre del condicionamiento 
psicológico del ego y lo liberará de las fuerzas que, a través de la inconsciencia del hombre, 
retrasan la evolución de la ciencia de la vida en la tierra. Esto se hará a nivel individual. El 
nuevo hombre no mantendrá ninguna memoria subjetiva de su conciencia colectiva. Se habrá 
dado cuenta de que el universo contiene tanto un mundo invisible como un mundo material, y 
que los dos planos están íntimamente ligados en vida y muerte. 


Durante la involución, la humanidad vivió bajo el reino de la ignorancia frente al 
ocultismo de los planos invisibles. Las religiones han perpetuado esta ignorancia, y la 
conciencia moderna sólo está empezando a romper los velos de estos planes. Pero el futuro de 
la raza humana dependerá de su profunda comprensión de las leyes de lo invisible, pues el 
nuevo hombre desarrollará una segunda visión, una visión etérica que le dará acceso a estos 
planes. Entonces será obvio para el hombre que la inteligencia involutiva estaba coloreada por 
pensamientos que emanaban de esferas de las cuales él ha sido casi total e inconscientemente 
influenciado durante siglos. No es sorprendente que el ser, como individuo, nunca haya podido 
alcanzar un nivel integral de conciencia real, tanto en términos de materia como en términos de 
fuerzas subyacentes al plano material. 


La conciencia supramental demostrará que el hombre inconsciente es sumiso, en su 
voluntad, a ciertas fuerzas que están coloreando alarmantemente su inteligencia en beneficio de 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 11 - Entidades e inteligencia humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD py 111 


un poder del que él es sólo el chivo expiatorio material. A través de esta ciencia, el hombre 
reconocerá la conspiración cósmica y astral contra él; este descubrimiento lo liberará, 
recuperará el poder de su propia luz, que le fue arrebatada al final del ciclo adánico, cuando se 
rompieron los circuitos universales. 


En el pasado, los poderes temporales y espirituales tenían una visión negativa de todas las 
formas de individualismo. Asimismo, la ciencia de la mente del futuro demostrará que el poder 
astral hace todo lo posible para impedir que el hombre conozca el secreto de los secretos. Esto, 
durante milenios de evolución regresiva, ha dotado a los poderes temporales y espirituales de 
los velos necesarios para abarcar al hombre en perfecta ignorancia, a pesar de la existencia de 
sus llamadas ciencias objetivas y religiones basadas en los dogmas de la verdad. 


El mundo invisible nunca estará sujeto a la observación objetiva de la ciencia material. 
Es en el plano mental despierto donde se hará esta observación y donde se librará la lucha. Esto 
elevará una nueva conciencia que conducirá al hombre hacia la evolución, y confirmará la 
supremacía de la conciencia supramental contra el astral. La impotencia creadora del hombre 
involutivo se debe a su incapacidad para conocer la profundidad de su pensamiento; la 
inmersión total de su yo lo ahoga en una marea incontrolable de pensamientos que no son suyos 
perfectamente, porque están coloreados por influencias inconscientes de un plan de vida que 
juega con la vida del hombre. La evolución requerirá que el nuevo hombre se abra plenamente 
a nociones de vida mental que vayan más allá del pensamiento humano subjetivo inconsciente. 
Esto requerirá que el ser consciente descubra gradualmente que la noción involutiva del yo es 
fundamental; el hombre no puede identificarse con una realidad superior a su subjetividad 
materialista y ciega. 


El hombre vive su conciencia en la superficie de su inteligencia, sin comprender sus 
mecanismos profundos. Por esta razón, el hombre inconsciente no percibe la irrealidad de su 
conciencia, lo ficticio de sí mismo; esto no se basa en una realidad objetiva y cósmica, sino en 
la manipulación de su inteligencia desde esferas cuya naturaleza o existencia se le escapa, tanto 
por razones de miedo como por razones de ignorancia. Los hombres siempre han preferido 
negar la realidad antes que enfrentarla. Esto también es parte de la manipulación de sus mentes. 


La evolución ya ha comenzado en el globo, y nuevas concepciones de la realidad 
sacudirán la memoria humana involutiva. Ya no estará en juego la conquista de las naciones, 
sino la conquista de los planes invisibles que siempre han constituido la mayor amenaza para 
la libertad del hombre y de su espíritu. El hombre encontrará difícil hablar con las inteligencias 
en otros niveles, incluso cuando tenga la clave para definir sus influencias en su autoconciencia. 
Esto le creará un shock psicológico, se dará cuenta del alcance de la manipulación de su mente 
inferior. Este choque será fundamental, porque permitirá que se abra en él un nuevo centro de 
inteligencia inimaginable para el hombre involutivo; éste siempre ha creído en toda su 
personalidad, mientras que no tenía una verdadera identidad frente a sí mismo. 


El yo del hombre es el producto de su memoria, cuya suma total no define su realidad. La 
involución ha perpetuado el mito de la realidad psicológica del ser al decepcionar al hombre a 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 11 - Entidades e inteligencia humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 112 


través de la vasta memoria psicosocial que hundió su propia emancipación. La conciencia 
colectiva nunca permitirá que el hombre se libere de su memoria, porque ésta la nutre y la 
mantiene. Necesita memoria, ya que se alimenta de ella, al igual que las entidades en planos 
paralelos, que utilizan la memoria contra el hombre para mantenerlo prisionero de su 
ignorancia. 


El mayor choque que la psicología humana recibirá de la conciencia supramental será 
cuando, por primera vez, el hombre comprenda su conexión con lo astral; verá que es un ser 
irreal que vive de estados mentales constantemente en confrontación inconsciente con una 
realidad mayor y más profunda. Esta última es difícil de percibir, debido a los impedimentos 
psicológicos creados por sus pensamientos subjetivos implantados en el cerebro humano. Han 
sido por medio de inteligencias que la muerte ha liberado de la materia, y que continúan 
ejerciendo, en la tierra, una influencia muy grande. Esto será reconocido como involución, un 
período cuando el hombre inconsciente iba a sufrir el yugo de una conciencia experimental. La 
involución terminará el día en que, consciente de las leyes del espíritu, el hombre podrá 
finalmente liberarse de aquellas fuerzas oscuras inconscientes que han empañado su conciencia 
y le han impedido reconocer su verdadera identidad, basada en la fusión con su luz. 


A nivel individual, las consecuencias de esta realización transformarán la conciencia 
humana y la elevarán a un nivel de inteligencia que él habría pensado, en el pasado, pura 
ficción. Esto marcará el fin de la involución para el ser despierto, y la evolución hacia una 
conciencia supramental y universal, sin restricciones y sin obstáculos. El precio a pagar será 
alto porque el hombre consciente no puede ser tanto irreal como real. En algún momento de su 
evolución, se verá obligada a ver la vida tal como es, basada en una mayor fusión con el doble. 
Esta es su permanencia contra la estupidez y el sufrimiento causados por su vínculo involutivo 
con el astral, el mundo de la muerte y sus entidades. 


Toda conciencia inteligente retorna a un plano de evolución en lo invisible, después de la 
decadencia del cuerpo material. Esta es una ley universal y cósmica. El fenómeno de la 
conciencia no es físico, sino psíquico, y de un nivel superior a la materia. Una de las cualidades 
universales de la conciencia inteligente es la capacidad de comunicarse. Todo lo que se 
comunica en el universo es conciencia y pertenece psíquicamente a un plano sutil más allá de 
la materia. La muerte del hombre conduce su conciencia a un plano de evolución astral 
sistémica que permanece siempre en comunicación latente con el plano material, sea o no 
consciente de ello el hombre, porque forma parte de la memoria colectiva de la humanidad. Este 
vínculo astral, a su vez, permite al hombre vivir en la tierra un nivel de conciencia experimental 
hasta el día en que experimente una conciencia superior, libre de las influencias de esa 
conciencia astralizada que lo condena al olvido total de sus orígenes en los mundos de luz. 


El hombre se encarna en el nivel material para la evolución del alma, esta memoria que 
representa la totalidad de su personalidad. Sólo durante la evolución se liberará de ella para 
tomar conciencia del vínculo universal entre él y los mundos superiores, de los cuales él es la 
creación original. Pero no comprenderá el fenómeno de la personalidad hasta que perciba la 
conexión entre sí mismo y los planos subversivos del astral involutivo. Tan pronto como el 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 11 - Entidades e inteligencia humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 113 


hombre desciende a la materia, la pérdida de su memoria cósmica se convierte en una enorme 
desventaja, porque pierde la conciencia al mismo tiempo, de las leyes de la vida mental 
superior. Si el hombre encarnara en el nivel material con la memoria plena de su pasado, de sus 
muchos pasajes de la muerte a la vida, tendría una gran comprensión de las leyes de la vida y 
su evolución sería muy rápida, su inteligencia estaría viva. Pero este no es el caso, porque él 
pierde la conciencia de sus orígenes cuando nace. Nunca logra comprender perfectamente el 
fenómeno de la vida. Vive toda una vida en la ilusión de su intelecto, y de esta ilusión se crea 
una vida difícil sin una comprensión profunda. 


La evolución cambiará esta condición, la ignorancia, que una vez fue el talón de Aquiles 
del hombre, será eliminada de su conciencia por una ciencia de la vida, cuya profundidad y 
amplitud elevará su inteligencia. Finalmente podrá reconocer las leyes de la vida mental 
interior, que condicionan su existencia y la convierten en una experiencia sin verdadera 
libertad. Nadie puede cambiar al hombre excepto el hombre mismo. Un ser puede dar al hombre 
un conocimiento profundo y real, pero sólo él tiene la voluntad personal y creativa de dar lo que 
le corresponde: plena libertad de conciencia en un mundo en evolución. 


El nuevo hombre se dará cuenta de que la naturaleza de la inteligencia es un misterio bien 
guardado de la involución. Reconocemos el fenómeno de la inteligencia, pero no lo 
entendemos. Esto coloca al hombre en una condición de vida y conciencia experimental donde 
no puede medir su inteligencia contra la realidad física de su ser integral. Sólo vive de manera 
animada, sin una base profunda y real. Su inteligencia inferior no le sirve realmente, sólo sirve 
a las fuerzas ocultas de su conciencia experimental. Es por eso que el hombre inconsciente 
nunca siente una verdadera libertad en su vida, porque no se basa en el vínculo universal con 
su propia realidad. Su vida mental no es más que memoria y opiniones. Esta forma de 
inteligencia sirve a las fuerzas involutivas de su conciencia, y el hombre permanece prisionero 
de sí mismo. 


El hombre involutivo aún no puede reconocer las leyes de la inteligencia, y esto es parte 
de su involución. Que no reconozca que su mente no es libre, que está inconscientemente 
impresionado por otras inteligencias en otros planos de la vida, es contiguo a su ignorancia de 
las leyes de la vida y de la organización invisible del universo. El hombre nuevo, en cambio, no 
podrá ignorar este reconocimiento, porque su conciencia será suficientemente grande y sensible 
a la presencia de lo invisible en él. Detectará fácilmente lo astral en su mente y vivirá desde la 
mente superior de sus pensamientos. Entonces será fácil para él entender el vínculo entre los 
actos desde su nacimiento. Comprenderá fácilmente los acontecimientos significativos de su 
vida, que harán que su pasado sea inteligible y lo liberará de ellos; ya no sufrirá más de su 
pasado, y comenzará a liberarse psicológicamente de su memoria. Entonces entrará en el gran 
recuerdo de su conciencia creadora, que pondrá fin a su esclavitud experiencial. 


El nuevo hombre descubrirá la belleza de la inteligencia, en lugar de ser un prisionero de 
su valor psicológico y poderoso. La inteligencia es una energía creativa embrionaria en los 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 11 - Entidades e inteligencia humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 114 


seres humanos. La psicología existencial del ego ralentiza esta energía. La ignorancia del 
condicionamiento astral lo sumerge constantemente en la carrera hacia la vida, lo que le quita 
el aliento de vida. La evolución de la conciencia superior permitirá al hombre darse cuenta de 
que la vida no se basa simplemente en el éxito psicológico del ego, sino en la libertad de su 
mente. Cuando el éxito no resulta de este estado superior de conciencia, es totalmente ficticio, 
y daña la evolución mental. El éxito es la contribución psicológica de la vida a la conciencia del 
hombre; puesto que no se despierta, se convierte en un esclavo de su éxito. 


Las entidades astrales controlan la vida mental inferior del hombre hasta tal punto que el 
conocimiento profundo y real de esto creará en el nuevo ser una inversión profunda y total de 
su conciencia. El crecimiento mental comenzará a partir de esta inversión. No habrá retorno 
después de esta comprensión, porque el yo recibirá más y más luz, y el hombre gradualmente 
se alejará de su vieja vida muerta y sin luz. Se dará cuenta de que la vida es oculta, velada en 
sus mecanismos, y que comprender sus mecanismos es la única salida posible para el ser 
evolutivo de cualquier raza, religión o cepa. Las leyes de la vida son universales y la 
inteligencia humana se hará universal. 


El hombre involutivo conoce la vida material y espiritual. En ambos casos, permaneció 
inconsciente de la realidad. Puesto que la vida está intrínsecamente ligada a la evolución de la 
mente humana, debe ser perfectamente comprendida en todos sus aspectos ocultos para que el 
hombre pueda beneficiarse de ella en todos los aspectos de su movimiento vital y creativo. La 
conciencia materialista de la vida y su conciencia espiritual representan sólo las polaridades de 
la vida mental. Pero cualquier polarización de la realidad sigue siendo existencial. Esa es la 
trampa de la involución. La vida es unitaria, indivisible en todos los niveles de su 
manifestación, y el ego no debe dividirla en sí mismo. 


La comprensión de la influencia astral en la mente humana marcará el próximo gran 
descubrimiento de la psicología. Representará una revolución total en la forma de pensar frente 
a las realidades psicológicas y psíquicas, y el ego será restaurado. La complacencia del hombre 
hacia su intelecto será desafiada, y el nuevo ser se alejará gradualmente de las formas mentales 
que lo alimentaron durante la involución y lo acercaron cada vez más a la alienación final. 


El hombre reconocerá que la mente humana es una dimensión de la conciencia 
influenciada por las entidades de los mundos paralelos. Esta revelación será parte de la 
evolución del hombre hacia una conciencia mental libre de cualquier influencia de los planes 
de vida psíquicos e invisibles. La evolución de la mente humana ya no estará gobernada por las 
leyes psicológicas del ego inconsciente. El nuevo hombre se enfrentará a la realidad y ya no se 
esconderá detrás de sus velos, porque su conocimiento de la mente será integral y estará libre 
de las opiniones de la personalidad involutiva inconsciente. El hombre de la tierra, durante la 
evolución de la sexta y séptima raza raíz, las razas mentales y cada vez más en fusión de energía 
con la fuente creadora de la inteligencia universal, logrará la libertad total y perfecta en el 
espíritu. La evolución separará a los hombres nuevos de los viejos de una manera cada vez más 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 11 - Entidades e inteligencia humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 115 


rigurosa, porque el pasado involutivo ya no servirá a la experiencia de aquellos seres que han 
comenzado a desentrañar el misterio del hombre y su conciencia en la evolución inteligente. 


La comprensión del fenómeno de las entidades que influyen en la mente humana no sólo 
es fundamental para la evolución de la conciencia humana, sino que también es fundamental 
para la ciencia psicológica mecanicista moderna, que permanece impotente ante la degradación 
cada vez más obvia de la conciencia involutiva planetaria. La psicología se verá forzada a 
abrirse a nuevos métodos, aún hoy ocultos, para comprender plenamente el fenómeno de la 
mente humana. Además, el hijo bastardo de la psicología, la parapsicología, eventualmente 
llenará el vacío entre ella y la psicología clásica, pero también será reemplazada por una nueva 
ciencia de la mente y la energía. Para que la ciencia sea universal, tendrá que dejar de ser 
ideológica y desarrollar la capacidad de enfrentarse a nuevas fronteras. Es obvio que los nuevos 
psicólogos frustrados por sus categorías teóricas buscarán en otra parte una forma de explicar 
lo que la psicología y la parapsicología se niegan a ver por razones de estatus científico. La 
ciencia no es gloria, sino el movimiento inexorable de la mente a través de los obstáculos a su 
visión clara e inequívoca de las cosas, ya sea en el reino de la materia o del espíritu. La materia 
se mide según las leyes de la materia, y el espíritu según las leyes del espíritu. Entonces, 
¿descubriremos una ciencia universal donde los científicos se respetarán unos a otros, en lugar 
de vivir guerras internas que sólo reflejan su falta de madurez y evolución mental? 


Sólo el orgullo del pensamiento subjetivo impide a la ciencia ir más allá de sus límites y 
penetrar en áreas donde el espíritu siempre ha estado excluido. Este orgullo es adecuado para 
las actitudes mentales que ignoran la grandeza y el alcance de la subversión psicológica que 
sufre el hombre por parte de la organización psíquica e inmaterial del universo, que excede la 
mayor imaginación del hombre en extensión e historia. El ser humano es terrenal, pero su mente 
no lo es; su mente participa de una realidad de la cual él es sólo la expresión inconsciente y 
ciega. Esta ceguera durará mientras el hombre se niegue a enfrentar la realidad objetiva del 
mundo inmaterial. El universo no material es tan vasto en organización inteligente y subversiva 
que el hombre inconsciente se volvería loco si se diera cuenta de su verdadera dimensión, sin 
preparación previa, porque su mente esclava no sabría qué hacer con una realidad que 
trasciende la ficción. 


Durante la evolución, el hombre descubrirá el hilo de Ariadna que lo conduce al 
Minotauro. Verá que el Minotauro no es una mera leyenda, sino una realidad que, hasta el día 
de hoy, ha desafiado a las más grandes religiones y a las filosofías más sutiles, por no hablar de 
la ciencia, que es totalmente ignorante de ella, si no incapaz de incorporarla a su sistema, 
porque la realidad del Minotauro no es parte de las convenciones humanas, sino de la realidad 
del espíritu. Esto ha sido reducido a la impotencia por las fuerzas psíquicas y cósmicas en él, 
que forman parte de la dominación histórica del hombre por un mundo cuya inteligencia 
organizativa y subversiva representa la condición humana total descrita durante miles de años, 
en todo tipo de términos, pero nunca perfectamente realizada, y nunca perfectamente entendida 
por el hombre mismo. La nueva evolución le dará al hombre una visión de la grandeza de su 
psique. Verá claramente la confrontación entre las fuerzas que lo controlan y las que necesitan 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 11 - Entidades e inteligencia humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 116 


ser liberadas, para que se convierta en un agente creativo libre y sin relación con la muerte y 
sus planes dominantes. La mentira es parte de la vida del hombre y su conexión con la muerte. 
La mentira, en todos sus aspectos ocultos y velados por los planes de la inteligencia, representa 
la condena del hombre a permanecer como un ser donde la experiencia es equivalente al 
entierro de su poder creador. Este proceso beneficia a una jerarquía que usará todo lo que es más 
sagrado para mantenerlo en temor de lo absoluto, para que pueda ser absolutamente dominado. 


No es el hombre quien crea el concepto de un dios absoluto, sino el astral en él quien ha 
querido, a través de los siglos, hacer que reconozca su autoridad sobre él. Ingenuo en su 
espiritualidad, ha visto lo absoluto extenderse al exterior de sí mismo. El hombre no se dará 
cuenta de las consecuencias de esta forma de pensamiento hasta que no haya prendido fuego a 
la memoria de todo lo que ha querido creer, para estar moralmente protegido de sí mismo. La 
comprensión de la relación entre la mente humana inferior y las inteligencias de los mundos 
paralelos representará la mayor revelación del misterio humano desde el comienzo de la 
involución. Con esta nueva conciencia, el hombre descubrirá las leyes y principios de la 
inteligencia, y estará absolutamente libre de cualquier forma de dominación ideológica sobre 
su mente. Esta victoria de la evolución sobre la involución le permitirá transgredir las leyes de 
la muerte y entrar en comunión mental con los planos más evolucionados del universo 
inmaterial, lo que le dará acceso a su propia luz, a su poder natural. 


El nuevo hombre se dará cuenta hasta qué punto fue atacado durante la involución, 
durante su experiencia planetaria, y hasta qué punto esta experiencia fue vivida de acuerdo con 
el programa establecido antes de su descenso a la materia. La agresión contra la vida humana 
inconsciente era y sigue siendo de tal naturaleza que no es posible, para el ser involutivo, medir 
su profundidad. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 11 - Entidades e inteligencia humana 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


12 


Los adeptos del astral 


El fin del ciclo involutivo coincidirá con una manifestación de muy gran poder 
manipulador contra el hombre, de naturaleza psicológica y psíquica. Al mismo tiempo, el 
descenso de una nueva conciencia pondrá fin al reinado astral sobre el globo terráqueo. Este 
será uno de los momentos más difíciles en los anales de la historia, ya que la humanidad será 
totalmente despojada de los medios para derrotar a este poder que la ataca en todas las formas 
imaginables de influencia. Ésta utiliza tanto las fuerzas ceremoniales de la magia negra como 
las fuerzas rituales de la psicosis y la neurosis, hasta el punto último en que el hombre pierde 
contacto con su personalidad. 


Detrás de este enfrentamiento masivo del hombre consigo mismo se esconde el último 
intento de recuperar, a través de los planes de muerte, la mayor parte de la humanidad posible, 
con el fin de asegurar la continuidad de la evolución en los planos en los que estas fuerzas están 
activas. El hombre inconsciente no será consciente del proceso en curso. Su ignorancia de las 
leyes ocultas de la vida le privará de ese conocimiento interior que sólo su propia luz puede 
proporcionar. El período posterior al final del ciclo también marcará el final de esta 
intimidación a escala mundial. Pero el período que terminará el presente ciclo será virtualmente 
una manifestación agresiva del astral, y el hombre puede esperar cualquier eventualidad, 
incluso lo que más podría dañar su sensibilidad. No se salvará nada que le resulte doloroso, y 
será a partir de esta astralización masiva de la conciencia planetaria que nacerá el nuevo 
hombre. 


Actualmente hay hombres en la tierra que, sin darse cuenta, mientras que otros son 
plenamente conscientes de ello, son seguidores astrales en el nivel material. Son seres para los 
que la dominación, en todos sus aspectos, excluye la buena voluntad o la posibilidad de 
reconocerla. Estos seres son adeptos del astral y representan fuerzas involutivas de gran poder, 
contra las cuales sólo el hombre nuevo puede luchar. Estos seguidores astrales testificarán de 
una inteligencia superior, en el centro frío y sin calor humano. Serán identificables por el 
hombre nuevo, pero difíciles de identificar por los seres ingenuos e inconscientes. Al final del 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 118 


ciclo, se utilizarán para crear, en diferentes niveles de la realidad social, el caos que la 
humanidad tendrá que experimentar antes de que las fuerzas de la Regencia global desciendan 
materialmente, seguidas por las civilizaciones de ultramar. Los seguidores astrales cumplirán 
un papel que no comprenderán, con la excepción de aquellos que demuestren una conciencia 
oculta avanzada de su vínculo con el astral; éste será el caso de los seguidores dedicados a la 
magia negra o a formas paralelas de maquinaciones y poderes contra el hombre. 


Los seguidores astrales alimentarán los apetitos que se oponen cada vez más a los grandes 
principios civilizadores de la involución; sus acciones serán vistas como una medida de sus 
derechos y poderes. Los gobiernos se volverán impotentes ante la renovación de estos poderes 
destructivos, ya que utilizarán las leyes que los gobiernos débiles han creado en el pasado para 
su protección. Los gobernantes no podrán reprimir a estos seres, porque la protección de sus 
actos ya habrá sido sancionada por la dilución cada vez mayor de la autoridad legal y la 
inteligencia legislativa. En la escena internacional, los más importantes serán fácilmente 
reconocibles por sus perversiones psicológicas y psicológicas. Sin embargo, otros les serán 
fieles hasta la muerte, viéndolos sólo como héroes. Los seguidores astrales harán temblar a los 
gobiernos, ya que tendrán a la cabeza líderes impotentes, poco dotados en espíritu, sin fuerza 
en inteligencia. 


Será cada vez más obvio para el hombre inconsciente que algo no está bien. Pero el 
hombre nuevo verá, en estas actividades anti-humanas y anti-vida, la mano de las fuerzas 
astrales, y comprenderá que el fin del ciclo ha llegado. Así, el movimiento nazi de la Segunda 
Gran Guerra fue entendido, en su extensión oculta, sólo por un número muy limitado de 
hombres de alta evolución; de la misma manera, los hombres al final del ciclo verán, en estos 
seguidores, sólo consecuencias naturales de las tensiones inherentes a la civilización. La 
civilización cambiará entonces a un ritmo acelerado y una gran ansiedad descenderá a la 
conciencia humana. El hombre perderá la confianza en su naturaleza, y un gran sufrimiento 
completará el ciclo involutivo. 


Los seguidores astrales desafiarán toda forma de orden y corrección, utilizando el caos 
para hacer valer sus derechos. La vida moderna se convertirá en una pesadilla global, y ninguna 
nación evitará el sufrimiento causado por el desmembramiento de sus instituciones. Este 
período marcará el final de la historia de la involución, y el hombre inconsciente logrará, de la 
mejor manera posible, sobrevivir a través de la multiplicidad de sus errores. Las naciones 
industrializadas o en vías de industrialización harán todo lo posible para desestabilizar la rueda 
de la vida económica mundial, a diferencia del orden de las cosas, porque el poder del dinero y 
el nacionalismo económico habrán reemplazado a la inteligencia en la gestión. Las principales 
potencias financieras del mundo perderán cada vez más el poder de dictar sus condiciones a la 
comunidad internacional, ya que la pasión por las reservas habrá sobrepasado la buena gestión 
de las economías inactivas. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 12 - Los adeptos del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 119 


Los seguidores astrales usarán el dinero, no por el poder del dinero, sino por el poder de 
la impresión que crea en el mundo de la fantasía psicológica de los ricos y poderosos. Por 
mucho que el dinero sea una forma de poder, se convertirá en una forma de impresión utilizada 
por aquellos que manejan sumas tan vastas que su despersonalización servirá para destruirlas. 
Este será el golpe final a las finanzas internacionales en su papel histórico. El hombre nuevo 
verá todo esto presentado en una forma de conocimiento profundo concretado en el tiempo, y 
sabrá que los grandes acontecimientos transformarán a la humanidad. 


Los adeptos del astral manipularán todos los campos de la actividad humana, tanto 
materiales como psicológicos. La hiperactividad de estos seres apoyados por la tecnología 
moderna creará una atmósfera cada vez más eléctrica, y el hombre sentirá que la vida se está 
volviendo cada día más irreal. Frente a esta condición de involución rápida y desestabilizadora, 
los más sensibles sufrirán intensamente, y muchos ya no podrán soportar esta condición por 
mucho tiempo. Esto conducirá a una ola creciente de suicidios, que alertará a las autoridades. 
Nadie puede poner fin a este flagelo, a pesar de la buena voluntad de quienes trabajan en 
nombre de la decencia humana. 


El final del ciclo sólo se sentirá cuando los hombres comprendan que las fuerzas sociales 
están amenazadas por fuerzas antisociales. Es entonces cuando recurrirán a nuevas formas de 
conocimiento que, antes, no habrían podido conservar su interés. El miedo interior motivará al 
hombre a ir más allá en la búsqueda de una solución a su vida. Entonces tal vez encuentre al 
hombre nuevo en su camino, que le ayudará en este difícil período de la vida. Se dice, en los 
planos universales, que el plan de evolución del nuevo hombre es tan perfecto que es imposible 
que un ser humano que busca unirse a su fuente, de cualquier manera que sea, no tenga éxito, 
incluso si su enfoque es altamente astralizado. Sólo hay una condición: debe reconocer en algún 
momento de su evolución, su vínculo con el astral. Un hombre así no podría morir, porque los 
barcos extranjeros lo habrían identificado en el choque final a la tierra antes del final del siglo 
XXI. 


El hombre inconsciente no puede evitar el tiempo que está llegando a su fin, porque las 
fuerzas de la vida astral en él ya tienen el control vibratorio de su personalidad. Este control va 
más allá de la comprensión del hombre involutivo, y es a través de él que se ejerce el poder del 
astral en la tierra. La nueva conciencia crecerá en la visión del hombre y en la comprensión de 
los diferentes modos de control astral. El más poderoso de ellos se manifestará a través de 
ciertas figuras públicas. Será posible que los iluminados vean la poderosa posesión del astral 
sobre estos seguidores, especialmente en países donde los pueblos están sometidos a dictaduras 
irrazonables. Ya sea que la dictadura sea la del Estado, la de un solo hombre o la de una 
oligarquía, representa, a nivel material, la actividad posesiva de las fuerzas astrales en la tierra. 


Todas estas formas de posesión serán destruidas con el descenso de la Regencia 
Planetaria al final del ciclo. Nada se interpondrá en el camino de la fuerza creadora y poderosa 
del gobierno invisible; esto marcará el comienzo de una nueva era, en la que el control de la 
evolución política de la tierra ya no estará en manos del astral, sino en manos del hombre luz. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 12 - Los adeptos del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 120 


No se puede hacer nada para acelerar los acontecimientos, y no se puede hacer nada para 
prevenirlos. El ciclo de apropiación gubernamental anti-humana está llegando a su fin, y en el 
siglo XXI se producirá un cambio radical en la evolución política del planeta, en todos los 
niveles de su organización social. Las fuerzas del nuevo orden ya no se comprometerán con el 
astral, porque serán absolutas en el poder. El hombre nunca ha conocido el poder de la luz en la 
tierra. Esta nueva experiencia de la humanidad pondrá fin a la memoria colectiva de una 
civilización cuya actividad fue sometida a inversiones. Estas provienen de la infatuación del 
hombre inconsciente, fascinado por un poder que no era real, basado en el control del astral a 
través de su inconsciencia. La Regencia planetaria no temerá nada y hará estallar todo lo que 
dañe el buen compartir de la tierra. Por primera vez desde el descenso del hombre a la materia, 
se habrá establecido en este planeta colonia un gobierno humano, material, en fusión de 
conciencia etérica. 


El hombre del siglo XX todavía puede darse el lujo de dudar de la realidad de lo invisible, 
que aún no se ha manifestado. Pero el siglo XXI será el siglo en el que los dioses y los hombres 
se reunirán para construir una civilización en el apogeo del hombre y la grandeza de los dioses. 
El fenómeno de la psi será reconocido científicamente a escala global, y los científicos estarán 
interesados en cualquier investigación que pueda arrojar luz sobre esta todavía nebulosa 
dimensión de la vida material. Los seguidores astrales serán los primeros en ser golpeados por 
la energía de la Regencia, dondequiera que se encuentren en el mundo. Serán los blancos 
privilegiados de estas nuevas fuerzas, que ya no actuarán al amparo del judeo-cristianismo, ni 
de otros sistemas de valores planetarios, sino bajo el principio efectivo de una ciencia muy 
superior a la que el hombre ha conocido o se ha atrevido a conocer por temor a perder la razón. 


En el futuro, será imposible para un hombre tomar el poder en una nación y erigirla como 
una dictadura, porque las fuerzas astrales en ella serán neutralizadas hasta que pierdan la razón 
en su locura inconsciente. Entonces estos hombres verán o tomarán conciencia de que sus 
pueblos nacieron para la libertad y que no pueden hacer con ella lo que quieren a voluntad, 
utilizando fuerzas que destruyen el tejido de una sociedad e impiden que el hombre crezca y se 
perfeccione. Los seguidores astrales serán localizados etéricamente en todo el mundo, e 
invitados a tomar conciencia de su decadencia. Aquellos que se oponen a una visión inteligente 
de sus vidas experimentarán la muerte. De esta manera, el planeta será limpiado de esta masa 
de seres que están obstaculizando su evolución, haciendo insoportables las vidas de multitudes 
de personas ignorantes e impotentes. 


El ser humano inconsciente es superado por lo oculto de lo invisible, porque su psicología 
no puede ser elevada por encima de la de una inconsciencia planetaria y experimental. Así, el 
futuro de la humanidad, a partir del nuevo ciclo, sólo puede representar para él alguna forma de 
fantasía. Es por eso que este libro, y otros que siguen, traerán la medida de lo que el hombre 
evolucionado en la tierra puede reconocer de la realidad a través de su propia conciencia. 
Aquellos que lean entre líneas verán que el futuro de la raza humana está asegurado por fuerzas 
que no se forman en la tierra, sino que llegan a ella. La de-espiritualización del pensamiento 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 12 - Los adeptos del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 121 


esotérico y oculto pondrá de relieve mentalmente las diferentes condiciones que crearán una 
nueva era en el mundo. El hombre inconsciente no puede creer que puede, por sí solo, dar a su 
planeta el alcance evolutivo que le corresponde; tendrá que reconocer, un día u otro, las fuerzas 
inteligentes y creativas de la vida que operan más allá de su realidad espacio-temporal, que le 
llegarán cuando esté listo para recibirlas. Aquí es donde reside la importancia de la conciencia 
supramental en la tierra, y la coincidencia de su manifestación con este nuevo período para la 
tierra y el universo local. 


El plano astral dirige sus fuerzas psíquicas hacia el hombre a través de los mecanismos 
de su conciencia subjetiva. El poder material del astral se debe a la ausencia de una conciencia 
mental evolucionada en el hombre; de hecho, su conciencia planetaria está privada de la 
comprensión de las fuerzas e influencias que actúan a través de él para el control de su vida, 
comenzando desde los planos sutiles. 


Estos últimos, que son parte de la realidad, no están integrados en la ciencia del hombre, 
porque su mente está demasiado intelectualizada. Los seguidores astrales son parte de las 
fuerzas psico-históricas de la tierra y sus civilizaciones. Generalmente no son conscientes de 
que están a merced de estas fuerzas, incluso si tienen una intuición, ciertamente equivocada, de 
su papel en el mundo. Diferentes grados de alienación sirven a las fuerzas astrales pero, en todo 
caso, sus seguidores siempre se benefician de la creencia fiel de quienes los siguen y los sirven 
ciegamente, a través de la visión más o menos fanática que tienen de su papel histórico. El caso 
de la Alemania nazi marcó la historia en este sentido; otros casos paralelos todavía invitan al 
hombre inconsciente a perder su identidad frente a seres que lo hipnotizan y lo envenenan con 
el poder astral de su carácter. 


El astral es una potencia muy activa en el mundo. El hombre que toma conciencia de la 
importancia de esta actividad no puede evitar experimentar una profunda transformación de su 
ser y de su vida. El astral, que distorsiona la personalidad del hombre de una manera más o 
menos aparente, pierde sin embargo su poder en aquel que, habiendo descubierto su identidad, 
ha cruzado el umbral de la personalidad y ha manifestado su persona integral. Ya no es 
susceptible a la influencia, porque la luz de su mente despierta ilumina su vida. El ser que ha 
descubierto su identidad, es decir, su persona, reconoce perfectamente la naturaleza de sus actos 
y puede comprender los aspectos más sutiles de ellos. Así será la conciencia más elevada del 
hombre nuevo, alimentada por la misma luz de su vida mental más elevada. 


Los sufrimientos de la humanidad siempre han sido acentuados por la acción mal dirigida 
de los seguidores astrales, porque la fuerza histórica de estos personajes lleva a la humanidad a 
no poseer una identidad real. Los hombres así llevados al torrente de estos actos astrales asumen 
un papel secundario en la vida. La llenan de acuerdo a una necesidad interna de ser gobernados 
por una autoridad superior a la suya, lo que les da la impresión de jugar un papel vital en el 
movimiento de las fuerzas astralizadas de la civilización. El peligro del astral radica en el hecho 
de que la lucha por el poder tiene lugar en la tierra, muy perceptible a través de la confrontación 
de diferentes ideologías que sirven para encender el fuego de la guerra y la división, las 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 12 - Los adeptos del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 122 


naciones pacíficas de la naturaleza a menudo se ven arrastradas a un conflicto a pesar de sí 
mismas, debido a la conciencia de algunos líderes, manipulados por un poderoso astral. 


Existen esferas de grandes influencias con las cuales el astral frustra al hombre 
inconsciente, psicológicamente incompetente para identificar sus mecanismos internos. El 
nuevo hombre reconocerá estos aspectos sutiles del astral a través de las ideologías utilizadas 
por las esferas de influencia. No reconocerá ninguna autoridad psicológica por encima de su 
propia conciencia, y vivirá en armonía con las formas históricamente sancionadas de autoridad, 
siempre y cuando no interfieran con la libertad universal de toda conciencia humana. 


La actividad astral en la tierra es parte de una maniobra cósmica contra el hombre y su 
civilización. Su trabajo es de tal alcance que el conocimiento oculto de este mundo paralelo 
requerirá una gran y profunda fuerza psíquica en el nuevo ser, basada en la fusión de su ser con 
la luz de su conciencia, su fuente. El estudio de los mundos paralelos y sus aspectos psíquicos 
revelará al hombre nuevo los secretos de la vida planetaria, que le han sido ocultados durante 
miles de años para mantenerlo en la oscuridad. La vida de un planeta es una vasta experiencia 
cósmica; las fuerzas en acción superan, en su manifestación, la imaginación humana más viva. 
Por eso los motivos profundos de los seguidores astrales, en su movimiento mundial, desafían 
siempre la comprensión psicológica normal del hombre medio. Pocos han comprendido 
plenamente el movimiento nazi más allá de las especulaciones psicológicas y primarias de una 
conciencia social incapaz de hacer frente a lo imposible en su historia; el movimiento nazi 
estaba apoyado por un ser poseído por fuerzas mayores que él, cuyas implicaciones cósmicas y 
planetarias no podía comprender plenamente. Fue siempre la ingenuidad del hombre hacia lo 
invisible lo que lo hizo esclavo de este último. 


En el plano social, el nuevo hombre se dará cuenta de los seguidores astrales antes de que 
desarrollen demasiado poder sobre la conciencia colectiva. Esto es difícil para la masa, porque 
no está dotada de una conciencia suficientemente personalizada. Es sugestionable. 


El nuevo hombre, a través de su conciencia creativa y su gran comprensión del juego de 
las fuerzas astrales, descubrirá rápidamente sus juegos a través de sus seguidores inconscientes, 
poseídos en cualquier nivel de su relación con estas fuerzas. Su clara visión de las cosas le hará 
tomar caminos diferentes a los de la humanidad. Sólo participará en la vida de la conciencia 
colectiva en la medida en que esta vida esté suficientemente armonizada para que él quiera 
reconocerla en su expresión. 


El poder del astral en la tierra se encuentra enteramente en la regulación de los sistemas 
políticos anti-humanos, anti-inteligencia y anti-libertad. El ser humano, en su gran y profunda 
ingenuidad, es indirectamente responsable del resultado de estos regímenes en el poder; y es a 
partir de estos regímenes que ha puesto en marcha que finalmente sufre, porque son parte de su 
experiencia planetaria. Las fuerzas astrales interfieren profundamente en la desarmonización de 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 12 - Los adeptos del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 123 


la vida, a través de las fuerzas psicopolíticas generadas por la herencia humana, e influyen en 
la vida individual. El hombre aún no ha penetrado lo suficiente en la ciencia de lo invisible para 
comprender la estrecha relación entre la organización psíquica de la vida planetaria y las 
fuerzas astrales que emanan de los planos cuya función es mantener al hombre en la ignorancia 
a toda costa. 


Con la evolución de la psicología de los pueblos, que sigue el desarrollo de las 
telecomunicaciones en todas sus formas, los seguidores astrales han adquirido un nuevo y 
poderoso medio de influir en la mentalidad del hombre. A través de las telecomunicaciones, las 
fuerzas astrales influyen en la conciencia humana y la atraviesan, para mantenerla en forma de 
sueño. El nuevo hombre será muy consciente de la influencia astral a través de las 
telecomunicaciones. Se protegerá de las opiniones coloridas que están sujetas a una 
disminución de la inteligencia libre y creativa. Los seguidores del astral conspiran 
constantemente contra la libertad del hombre en todos sus aspectos, porque su ausencia les da 
poder sobre él. La evolución de la conciencia del hombre pondrá fin al poder de influencia de 
estos seres sobre su conciencia, porque él comprenderá su naturaleza y desarrollará la fuerza 
interior necesaria para contrarrestarla. 


La pérdida de la identidad en el hombre es la base del poder del astral y de sus seguidores 
en el mundo, y esta condición durará mientras no recupere el control de su conocimiento. El 
nuevo hombre no vivirá de acuerdo a influencias externas a su conciencia, pues su vida mental 
superior será más poderosa que la vida psicológica de la inconsciencia planetaria. Tendrá éxito 
en elevar su mente a tal punto que tendrá la habilidad de desentenderse psicológicamente de 
cualquier forma de influencia que pueda reducir su vida psicológica a una vida secundaria. 
Hasta que recupere su propia identidad, su vida mental será secundaria. No sentirá en sí mismo 
la realidad psíquica de su ser real. Por lo tanto, sufrirá de una forma de alienación capaz de 
mantenerlo en suspensión psicológica y división de su ser. Los seguidores astrales siempre 
interferirán con la vida mental real del hombre, porque su conciencia, no dictada por una 
conciencia universal, es una conciencia subjetiva centrada en el poder y el control de las fuerzas 
psico-sociales. 


La evolución futura del hombre estará estrechamente relacionada con su poder para 
escapar de una conciencia social que puede entrar en conflicto con su conciencia interna. Esta 
fuerza interior nacerá de la profunda transformación de su conciencia respecto a las ideas que 
marcan el mundo en el que vive. Es a través de la transformación de su yo frente al poder de 
estas ideas que logrará liberarse de las fuerzas psíquicas ocultas detrás de la actividad 
reaccionaria de los seguidores astrales. Todo hombre que, por su poder de influencia, logra dar 
a un ser humano cualquier forma de falsa identidad o conciencia social, le quita un poco de su 
propia determinación y lo condena a una fuerza de esclavitud. Este fenómeno es muy evidente 
hoy en día, en el mundo extremadamente astralizado de la música y las drogas, que hace de la 
juventud un cuerpo psicológico global sin identidad, sin realidad, completamente sometido a 
fuerzas cuyo poder atrasado y alienante el hombre no puede medir. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 12 - Los adeptos del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 124 


Los seguidores astrales usan el poder del dinero para establecer su regencia sobre la 
humanidad. De hecho, el dinero mal utilizado es una energía poderosa cuyo movimiento en el 
mundo sirve al astral, mucho más allá de las consideraciones psicológicas de la conciencia. 


El dinero sirve no sólo a las fuerzas psíquicas inconscientes del hombre, sino también a 
sus embajadores materiales, los seguidores. Sin dinero, los seguidores son impotentes, porque 
les da acceso a los medios necesarios para contaminar la conciencia. El nuevo hombre 
transformará su relación con la conciencia social al comprender plenamente los papeles 
creativos y destructivos del dinero en el mundo. Entenderá que el dinero no sólo representa el 
poder, sino también un medio para que el astral abra a sus seguidores las puertas necesarias para 
mantener su poder a nivel material. No es el dinero en sí mismo lo que es un peligro para el 
hombre, sino la forma en que se utiliza para controlar la conciencia social en evolución. A 
través del dinero, el astral entra en el mundo de la política, la música, la guerra, etc. y es una 
fuerza poderosa utilizada contra la tierra, donde el bienestar de la conciencia en evolución está 
sujeto a alguna forma de deseo de dominación a través de la influencia. Los seguidores astrales 
no siempre están conscientes negativamente de sus acciones y consecuencias. Por eso el dinero 
es importante en sus vidas, porque es a través de él que su conciencia se mantiene y se empuja 
en una dirección que confirma, a largo plazo, el poder material del astral. Un ser consciente no 
puede anular esta conciencia de las fuerzas ocultas y psíquicas de su civilización. Es por esta 
razón que es capaz de beneficiarse de su civilización, y al mismo tiempo estar psíquicamente 
libre de ella cuando interfiere con la evolución de su conciencia y el equilibrio de sus cuerpos 
sutiles. 


Los seguidores astrales son seres que sólo buscan el éxito de su misión en la vida, sin 
ninguna consideración por las masas humanas a las que influyen por el poder del dinero que 
manipulan. Estos seres son psicológicamente poderosos, porque su mentalidad no está 
restringida por los altos criterios históricos y evolutivos de la civilización. Siempre parecen 
traer al hombre algo grande y nuevo que le asegurará su bienestar. Es sólo durante la evolución 
que el hombre se dará cuenta de la ilusión de sus acciones y demagogia, y verá cuánto había 
sido atrapado en una fuerza cuya escala y poder no había logrado comprender. 


Mientras el hombre no esté en su identidad, será sometido a la distorsión psicológica de 
sí mismo, mientras que el nuevo hombre será capaz de comprender instantáneamente las 
ilusiones de estos chantajistas. Es sólo a través de la fuerza de su conciencia unificada que será 
capaz de neutralizar su influencia en su vida. En su movimiento creativo, esta nueva conciencia 
estará necesariamente en oposición mental a cualquier forma de interferencia. El hombre 
entonces experimentará el bienestar que sólo puede venir de su propio poder mental, nacido de 
la fusión de su conciencia con su vínculo universal. 


Los seguidores astrales ejercen su maquinación con los elementos subjetivos e intuitivos 
de su conciencia, que les otorgan poder hasta que su trabajo ha terminado. Otros, entonces, 
continúan en un movimiento paralelo, y así las fuerzas del astral mantienen su poder sobre la 
conciencia humana. El poder de los seguidores astrales es tan sutil que ellos mismos no ven las 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 12 - Los adeptos del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 125 


consecuencias. Sólo en el curso de la historia podremos rastrear los primeros signos de 
cualquier forma de destrucción o decadencia de los valores más elevados de la civilización. Las 
formas psíquicas del nuevo hombre estarán bajo el control de su espíritu. El ser humano poseerá 
la luz de su mente, y el astral no puede hacer nada contra él. Pero el nivel de conciencia 
necesario para esta realización requerirá una gran lucidez en la inteligencia, capaz de superar 
los contornos subjetivos de cualquier influencia que se oponga al equilibrio de su vida. 


Las fuerzas astrales trabajan no sólo en el nivel del mal evidente en el mundo, sino 
también en el nivel de un bien espiritual que sigue abarcando al hombre en su forma de 
inconsciencia, aún más sutil y difícil de percibir. Si el mal es obvio para el hombre, el falso bien 
también puede ser extremadamente retardante, porque las velos que utiliza son demasiado 
densas para que el hombre en general las detecte. A medida que la civilización avanza hacia la 
decadencia, el hombre será testigo de fenómenos paranormales en el mundo, en formas 
espirituales que magnetizan su imaginación. Estos fenómenos marcarán el final del ciclo y 
serán el último asalto del astral contra el hombre antes de que las fuerzas de la luz aparezcan en 
el globo. Muchos quedarán impresionados por los milagros, porque incluso la ciencia dará 
testimonio de la realidad objetiva de estas manifestaciones de las fuerzas psíquicas del astral. 


Ni la ciencia ni los hombres de gran fe verán que detrás de estos milagros yace la más alta 
forma de manipulación contra la humanidad, una manifestación basada en los aspectos más 
sensibles de la espiritualidad humana. La Iglesia permanecerá en guardia, pero mucha gente no 
comprenderá la fenomenología astral de estos poderes. El nuevo hombre verá que el astral 
puede utilizar los recuerdos más preciados de la humanidad para extender su dominio sobre la 
tierra. La Virgen será utilizada en esta lucha final por el poder en la tierra. Grandes milagros 
marcarán el final del ciclo, y aquellos que tengan la fuerza para ver a través de estas 
manifestaciones, abrumadoras para el hombre y su ingenuidad milenaria, estarán listos para 
experimentar la fusión de su conciencia con los planos más elevados de su realidad. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 12 - Los adeptos del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


13 


El hombre integral 


La evolución dará lugar a una conciencia humana integral, que servirá como canal para 
la expresión de la conciencia etérica en la tierra. Este será el revestimiento perfecto para el 
hombre material, elevado a un nivel de conciencia cuya energía irradiará hasta el nivel de la 
estructura molecular del cuerpo físico. La conciencia integral reflejará el poder de la 
inteligencia y la invisibilidad de la persona humana. El hombre integral pondrá fin, desde el 
punto de vista cósmico, al poder del astral sobre el globo terráqueo. Muy pocos seres humanos 
percibirán este movimiento al principio de la evolución, porque esta dimensión oculta de la vida 
del planeta no formará parte del conocimiento del hombre involutivo. 


La conciencia integral pondrá fin al poder ascendente del astral, aunque su poder 
descendente continúe manifestándose hasta el final de la sexta raza raíz. Desde el momento en 
que haya una conciencia integral en la tierra, el astral será bloqueado en su búsqueda de formas 
más sutiles de obstaculizar la evolución del hombre. El poder ascendente del astral cesará 
gradualmente, y con él terminarán las comunicaciones a través de formas de conocimiento 
destinadas a la astralización del hombre espiritual en evolución. La conciencia integral forzará 
al astral a poner fin a la explotación oculta del hombre, y las ciencias ocultas que ya existen en 
el mundo serán las últimas en mantener la división de la conciencia humana. 


La conciencia integral actuará como una barrera cósmica en el globo terráqueo. Esta 
barrera será absoluta, porque el astral está gobernado por condiciones de paso, bajo el control 
cósmico de las jerarquías ascendentes, cuyas fuerzas de luz representan, al final del ciclo, el 
punto culminante en la reorganización sistémica de los poderes gobernantes. La comprensión 
de la relación entre la conciencia integral y la astral es muy importante para la evolución del 
hombre, porque la totalidad de su conciencia, en el plano material, significa cósmicamente que 
él tiene el poder, a través de su fusión con el doble, de tomar control de las fuerzas de entrada 
y salida del conocimiento en los planos astrales. El hombre, en su conciencia integral, se 
convertirá en el evaluador de la desinformación sistémica creada por el astral para envenenarlo 
con nociones que alimentan este plano en él, a través de su inconsciencia e ignorancia. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 127 


El astral es un mundo cuya realidad depende de la irrealidad del hombre. Esto no es poca 
cosa, y el hombre descubrirá por sí mismo este conocimiento que sólo puede venir de su propia 
inteligencia libre. El mundo bien puede ser estudiado por el ser humano consciente, pero debe 
ser estudiado a través del doble, porque sólo él puede protegerlo, ya que su posición en los 
planos está fuera del mundo de la muerte. Pero el hombre tiene dificultad para comunicarse con 
su doble, el astral, interfiriendo constantemente con él. Este plan siembra dudas en su mente, o 
insinúa una falsa certeza. En ambos casos, aprenderá a reconocer las leyes de la energía de su 
mente superior para convertirse en un perfecto receptor de su propia luz, su única seguridad 
contra lo invisible y sus actividades a través del ego inconsciente o en evolución. 


La totalidad de la conciencia se convertirá en un arma absoluta contra el astral, pero su 
desarrollo obligará al hombre a estudiar muy de cerca los mecanismos astrales que hay en él, 
de manera objetiva y absoluta. No podrá cuestionar lo que sabe, y tendrá que acostumbrarse a 
saber que sabe, y estar seguro, al mismo tiempo, de lo que sabe en el verdadero sentido del 
conocimiento. 


El hombre ya no podrá cometer errores de juicio sobre su estado mental y su 
comportamiento humano. De lo contrario, el astral en él usará todo lo que esté a su disposición 
para comprometer sus movimientos de actividad personal, sabiendo cuán listo está para 
conocer o comprender el juego de la vida por sí mismo. La evolución del hombre hacia una vida 
integral sólo será lenta. Tendrá que aprender hasta que no tenga nada que aprender, y su estilo 
de vida será la única medida. La conciencia integral avanza y ya no se aferra a la memoria de 
la raza, porque esta memoria es responsable de su vínculo oculto e inconsciente con el astral, el 
asiento de su Impotencia. 


La conciencia supramental es una conciencia en evolución. Nunca será una conciencia 
congelada en la experiencia. Nunca completará su movimiento hacia una vibración superior. 
Nunca dejará de ir más allá del límite de lo que fue ayer. De este movimiento incesante de 
energía creadora en el nuevo hombre surgirá una conciencia capaz, por sí misma, de conocer la 
realidad y vivirla según su energía. Involucrará al hombre en movimientos de conciencia, 
productos directos de su creatividad, y su ego se verá forzado a soportar esta vibración, porque 
el ego fundido no será capaz de impedir que se manifieste y se abra paso en el mundo. 


Mientras la conciencia del hombre siga siendo una puerta abierta a la conciencia de la 
vida en general, no conocerá la conciencia integral, pues ya es parte de la eterización de la 
conciencia humana, desde la cual universalizará su conciencia creadora. El ajuste tendrá que 
hacerse antes de la integración de la energía, porque el hombre ya no será capaz de vivir su vida 
como lo habría hecho antes. Ella ya lo habrá forzado a tomar decisiones inteligentes e 
irreversibles en su vida, a través de su paso del astral a la luz de la mente superior. El hombre 
integral traerá nuevos conocimientos, cuya función será elevar su tasa vibratoria para 
prepararlo para pasar, un día, a otro nivel de vida consciente y universal. Este día llegará cuando 
las fuerzas que hoy gobiernan el astral hayan dado paso, en la tierra y en los planos, a las nuevas 
fuerzas de la Regencia Planetaria que vienen a transformar la conciencia de la tierra y la del 
hombre. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 13 - El hombre integral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 128 


La conciencia integral consistirá en dar al hombre una visión general de lo que todavía se 
considera psicológicamente un territorio de fuerzas involutivas. Pero este territorio, cuya 
actividad psíquica el hombre percibe sólo a través de sus centros inferiores, estará un día bajo 
su control, y no más bajo el de las fuerzas cósmicas opuestas a las fuerzas de la luz. El hombre 
usará el mundo de la muerte para la evolución de ciertos sistemas de vida altamente 
perfeccionados, y lo hará permitiendo el descenso material de ciertas entidades que no pueden 
evolucionar lo suficiente por sí mismas para regresar a la luz a través de una última encarnación. 
Esto dará lugar a clones, que servirán para la evolución de los nuevos sistemas de vida que el 
hombre creará en la Tierra. 


La conciencia integral hará que el hombre realinea sus cuerpos sutiles para que ya no 
respondan a la vibración astral de lo invisible a través de sus centros psíquicos. Entonces sabrá 
que ya no es susceptible a la influencia y que habrá integrado perfectamente su energía. La 
totalidad del hombre será la cualidad universal de su conciencia. Sabrá reconocer a un ser 
integral por el equilibrio psíquico de fuerzas que hay en él. 


El hombre integral será el nuevo tipo de hombre en la tierra, el nuevo modelo de 
evolución. Su totalidad de conciencia lo llevará a vivir una vida totalmente acorde con lo que 
puede crear. Ya no dependerá psicológicamente del sistema de valores de su sociedad, aunque 
pueda vivir en armonía con él siempre y cuando los valores sociales le convengan. Ya no estará 
sujeto a la conciencia social de la involución, su tasa vibratoria se ha vuelto más alta que 
cualquier conciencia que aún no haya completado su fusión. La presencia de la conciencia 
integral en el planeta creará un núcleo energético lo suficientemente poderoso como para que 
el nuevo conocimiento continúe extendiéndose por todo el mundo, y para que el hombre en 
general tome conciencia de sus principios universales. Esto le llevará a comprender plenamente 
su conciencia, para beneficiarse de su identidad real e indivisible. 


Esta nueva conciencia creará un centro de energía que formalizará el descenso de las 
fuerzas interplanetarias a la tierra, para intercambiar con los gobiernos en un mundo de perfecto 
equilibrio. Este centro de energía permitirá romper este equilibrio y que las personas finalmente 
se comuniquen con otras dimensiones, sin caer en la trampa de la sumisión a estos grupos de 
visitantes. Esta poderosa conciencia perfeccionará la de la humanidad, impulsará al ser humano 
en una nueva dirección, que desarrollará sus vínculos cósmicos con otras civilizaciones. Pero 
esta conciencia sólo aparecerá en el globo cuando el hombre esté totalmente despojado de su 
memoria subjetiva, porque lo condiciona a comportamientos psicológicos que excluyen su 
realidad. Mientras no se haya asegurado el ajuste de esta memoria, la tierra sólo conocerá al 
hombre más o menos consciente, ciertamente en evolución de la conciencia, pero no integral. 


La conciencia integral participará en la creatividad del espíritu con respecto a su vida 
material. Vivirá en relación con una realidad que es completamente inteligente en él. La 
cualidad de su conciencia se fundirá en una perfecta unidad de conciencia, para que el hombre 
ya no sienta el vacío de su conciencia. Siempre vivirá al máximo, porque el ego se habrá 
ajustado a la luz creciente de su doble. El orgullo humano, a pesar de la gran inteligencia del 
hombre integral, ya no existirá, pues los velos astrales habrán sido rasgados por su luz durante 
la transmutación de sus principios. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 13 - El hombre integral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 129 


Conciencia integral significará conciencia pura, totalmente libre del poder del astral. Su 
desarrollo enseñará al hombre a lidiar con su realidad, pero sólo puede mezclarse con ella 
cuando está listo para mezclarse con ella él mismo. La evolución de la conciencia humana será 
un proceso que siempre invita al hombre a superar la calidad psicológica de su conciencia 
astralizada. 


Es a través de esta cualidad psicológica de la conciencia que pierde de vista su fuerza 
interior y aún así permite que el astral interfiera con su desarrollo integral. La cualidad 
psicológica de la conciencia involutiva se basa en una relación de valor entre el hombre y el 
astral, una relación de valor que él cree que es su propia escala cuando en realidad estos valores 
no provienen de él, sino del astral en él. La conciencia integral será el cierre de la puerta astral 
en el hombre. Representará la victoria más decisiva del hombre contra todas las corrientes de 
energía que puedan interferir con la evolución de su inteligencia creativa y libre. 


El astral es tan poderoso que el desarrollo de la conciencia integral forzará al nuevo 
hombre a vivir en los planos más altos de su inteligencia hasta que esté perfectamente seguro. 
Su seguridad será proporcional a su poder interior para sostener una forma de vida que 
dependerá cada vez menos de los artificios psicológicos de la personalidad. Estos obligan al 
hombre a venderse constantemente a los movimientos inferiores de la conciencia. El hombre 
integral percibirá cada vez más un destello en su conciencia, que crecerá con su evolución hasta 
el día en que se apoyará en sí mismo, total y perfectamente. La conciencia integral es un 
despliegue de todas sus facultades internas, la conocerá cuando tome conciencia de su tercer 
aspecto: su mente, su doble. 


La inteligencia del hombre integral se sentirá en la parte frontal, no en forma cerebral, 
sino psíquica. El centro psíquico de la mente humana superior se formará en la parte frontal del 
hombre, detrás de la red que separa el cerebro material del cerebro etérico. Es en esta región de 
la cabeza donde el hombre experimentará el primer destello de su conciencia integral, y 
comenzará a sentirla fisicamente, en lugar de simplemente percibirla mentalmente. Para que él 
sienta su inteligencia, tendrá que ser consciente de la proximidad de su energía mentalizada. 
Esta experiencia requerirá una sensibilidad muy grande de su conciencia y realidad, más allá de 
las apariencias de su personalidad. El hombre integral ya no se adaptará a la vida psicológica 
del ego, porque se adaptará a la realidad de su luz. Esto lo convertirá en un ser integrado e 
integral. 


El nuevo hombre reunirá en sí mismo todas las facultades psíquicas que una conciencia 
en evolución debe poseer para alcanzar un estado universal. Esto último le dará acceso a un 
nivel de conciencia cuyo poder no se le puede negar, porque el hombre podrá alterar a voluntad 
las corrientes de fuerzas inferiores activas en el plano cósmico de la tierra. 


Será un científico de la energía, compondrá con ella desde su mente, y ya no tendrá que 
pasar por la tecnología material para vibrar los niveles más bajos de la conciencia atómica. Su 
condición universal le permitirá entrar en contacto con los planos más densos de la materia, 
para dotarse de una civilización acorde con sus necesidades. Toda su conciencia será 
obviamente la expresión de la luz en la tierra, y las fuerzas involutivas no podrán hacer nada 
contra ella. El nuevo ciclo será parte de la reorganización psíquica del universo con respecto a 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 13 - El hombre integral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 130 


las necesidades esencialmente nuevas de una raza desarrollada de manera superior en la mente 
supraconsciente. Es durante la evolución de esta nueva raza que la humanidad descubrirá los 
secretos de la ciencia de la energía, y que el hombre seguirá una nueva trayectoria científica que 
revertirá el papel tradicional de la ciencia en el planeta. 


El hombre integral es un nuevo modelo de evolución. No pertenecerá al pasado. Su 
conciencia será renovada y el poder de las fuerzas ocultas se manifestará a través de él. La 
evolución de la vida mental en la tierra traerá una nueva dimensión. La estrecha relación entre 
el hombre y las fuerzas de la luz cambiará la faz de la tierra y creará un nuevo núcleo de 
civilización, paralelo al que existe hoy. La coexistencia de dos niveles de conciencia en el globo 
al final del ciclo permitirá que el nivel inferior se ajuste y evolucione. Pero las nuevas fuerzas 
de vida que emanan del centro oculto de la nueva esfera de la vida no participarán abiertamente 
en la evolución de la civilización involutiva. Sin embargo, ayudarán a esta civilización a 
permanecer en la superficie para permitir que las antiguas subraíces completen su ciclo y lleven 
a cabo su destino. 


La aparición de la conciencia integral en el mundo invertirá la polaridad del pensamiento 
humano y permitirá que los pueblos involutivos adopten una visión más amplia y global de la 
vida. El nuevo conocimiento traído por el hombre integral fortalecerá el tejido de la vida y 
finalmente permitirá a la humanidad liberarse de sus males fundamentales, como la enfermedad 
y la ignorancia. Estos retrasan la evolución de los pueblos al someterlos a una forma de vida 
insuficiente para el desarrollo de una energía mental superior y la elevación de la conciencia 
involutiva. 


La presencia de la conciencia integral fortalecerá los lazos entre los hombres y destruirá 
las ciudadelas del poder clandestino, que siempre ha sido el punto fuerte de la dominación y el 
punto débil de la involución. El hombre integral abrazará una vida sin límites psicológicos. 
Desde los planos sutiles de su conciencia universal, trabajará para equilibrar las fuerzas en el 
mundo, y su presencia será percibida y reconocida donde debe estar. En ese momento de la 
historia de la humanidad, los hombres se volverán hacia sí mismos y comenzarán a comprender 
que la vida vale su peso en oro y que ninguna fuerza puede impedir su emancipación. Las 
fuerzas de la luz serán reactivadas en el planeta, y el nuevo hombre será una parte integral de 
su movimiento sutil en el mundo. 


Será obvio para los seres más evolucionados que la vida es esencialmente una 
manifestación de varios principios que pueden ser actualizados a través de sí mismos. Será 
claro que él lleva dentro de sí la llave de la vida, y que ninguna fuerza sobre él existe de manera 
absoluta. Esta ilusión involutiva será destruida para siempre y el hombre comenzará a 
deshacerse de sus viejas y antiguas ilusiones. Esto preparará la evolución de las razas futuras y 
permitirá a la humanidad transformarse más allá de lo que el hombre pueda imaginar hoy. La 
humanidad, a pesar de sus avances técnicos, se encuentra todavía en una etapa en la que lo 
sagrado forma parte de la vida, mientras que la ciencia, al mismo tiempo, está en un proceso de 
rápida evolución aunque mecanicista. Esta polaridad es responsable de la confrontación entre 
los planos inferiores de la mente humana y los planos más evolucionados. La nivelación de esta 
diferencia será traída por el hombre nuevo cuando se establezca que tiene poder sobre la 
materia y que los reinos de la tierra le obedecen. Esta nueva fase pondrá fin a la espiritualidad 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 13 - El hombre integral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 131 


ignorante pero necesaria de la involución y permitirá que los seres más evolucionados se 
encuentren, bajo las condiciones necesarias, con estos nuevos hombres cuyas palabras nunca 
dejarán de ser pronunciadas por la tierra. 


El hombre integral tendrá a su disposición una vasta ciencia para satisfacer las 
necesidades de la humanidad; esta ciencia estará a disposición de los pueblos, pero sujeta a las 
leyes de la inteligencia creadora. A diferencia de la ciencia involutiva, que se ha convertido en 
una ciencia comercial, la nueva ciencia no se puede comprar o vender. Pertenecerá a toda la 
humanidad, y su valor inestimable permanecerá bajo el estrecho control de las nuevas fuerzas 
en evolución del planeta. Las naciones u hombres que usen esta ciencia para fines tardíos se 
opondrán a fuerzas tan grandes y poderosas que la tierra se verá perturbada. La próxima 
evolución ya no formará parte de las leyes involutivas, sino que estará bajo el control de una 
regencia planetaria que actúa a través del hombre, en la claridad cósmica de las leyes de lo 
invisible que siempre han sostenido la vida en el globo. 


La próxima era hará temblar al mundo entero. Su fecha y hora son parte del evento 
cósmico, y están bien guardadas en un futuro que vendrá como resultado de eventos 
secuenciales y perfectamente orquestados. Nada ocurre en el nivel material que no se conoce 
en los planos paralelos de la vida. Cuando el nuevo hombre aparezca en el mundo, poseerá las 
herramientas necesarias para conducir a la humanidad por un camino evolutivo de acuerdo con 
los principios superiores de la vida evolutiva en el universo. Tanto como el hombre involutivo 
moderno vive de acuerdo a una conciencia decadente, así también el nuevo hombre vivirá de 
acuerdo a una conciencia prospectiva. El choque de estas dos conciencias será equivalente al 
choque de los Titanes, pero las fuerzas de la luz mandarán, porque habrá llegado el momento 
de su intervención. 


La próxima época no surgirá hacia el hombre como él puede imaginarlo espiritualmente, 
porque su imaginación es parte de su conciencia astralizada. Vendrá de acuerdo con las leyes 
del secreto impuestas a cualquier conciencia que no pueda soportar su plena comprensión. Esta 
protección del hombre por los velos del secreto es parte de las leyes en evolución. El hombre 
integral comprenderá la nueva época porque será parte de ella, pero el hombre involutivo tendrá 
que pasar por ella de una manera espiritual, porque su mente no estará lo suficientemente 
purificada para enfrentar lo imposible. Los hombres de la tierra piensan según lo que pueden 
imaginar, pero no pueden pensar según lo que saben, porque lo que saben les asusta y lo 
rechazan. La integración del conocimiento y la conciencia humana marcará el comienzo de una 
nueva evolución en el globo, de la cual el hombre integral será el futuro modelo universal. Esto 
representará una nueva cepa de conciencia y ciencia, cuya función creativa estará ligada a lo 
invisible de la luz que actúa a través del hombre finalmente liberado de lo conocido. 


El hombre involutivo vive tanto del pasado que su conciencia se vuelve cada vez más 
impotente para sostener el presente de una vida mental universal y cósmica. Ya no es de 
extrañar que los seres más evolucionados de la tierra busquen, por todos los medios, sumergirse 
en una u otra experiencia en la que puedan experimentar temporalmente la ilusión de cualquier 
plenitud. El hombre sabe interiormente que la plenitud existe, pero no sabe cómo eliminar los 
obstáculos que la hacen imposible. A través de su nueva conciencia, el hombre integral podrá 
identificar las fuerzas que lo dominan y quitarle esa plenitud que forma parte del vínculo 
universal entre él y su realidad. Su conciencia estará tan integrada que ya no podrá vivir en 
ningún otro lugar sino dentro de una esfera de vida en la escala de su poder interior. Este poder 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 13 - El hombre integral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 132 


será la manifestación de su energía liberada en los planos sutiles de su renovada conciencia. El 
poder de este último dependerá totalmente de su capacidad para darse cuenta de que la vida, tal 
como se vivió durante la involución, fue sólo la primera expresión de una fase por la que tuvo 
que pasar para no confundir más la realidad con lo ilusorio. 


El hombre integral representará el nivel más alto de la evolución humana que la tierra ha 
conocido hasta ahora. Sin embargo, esta conciencia del psi-hombre evolucionará gradualmente 
de acuerdo con las nuevas fuerzas que descenderán sobre el globo para la repatriación de las 
almas encarnadas. Las almas que encarnan en la tierra durante el próximo ciclo se beneficiarán 
de una nueva experiencia, porque el karma mundial habrá sido quemado por la lucha de las 
fuerzas involutivas por el poder sobre el hombre. Esta confrontación entre el astral y la mente 
superior pondrá fin al poder oculto del astral sobre el hombre, y este último tendrá finalmente 
acceso a una gran ciencia de la vida, que lo llenará y le permitirá evolucionar rápidamente en 
los próximos siglos. La conciencia del hombre nuevo ayudará a las nuevas almas a orientarse 
en su realidad interior, de modo que la fusión del hombre con la luz se convierta gradualmente 
en un aspecto regular de la evolución futura. Este proceso necesariamente tomará algún tiempo, 
pero esto asegurará la evolución de la humanidad. 


Al final del ciclo, la humanidad descubrirá la relación entre el tiempo y el espacio, y el 
hombre se dará cuenta del fenómeno de la ubicuidad en algunos seres. Este fenómeno será 
objetivamente reconocido e identificado por la ciencia moderna y servirá para promover en el 
mundo la percepción de una nueva dimensión de la conciencia humana. Es a partir de este 
nuevo modo de expresión de la conciencia humana, en la visión general de los pueblos y 
naciones, que un nuevo sentido de vitalidad será injertado en la conciencia mundial frente a la 
naturaleza bastante oscura de la vida terrenal. Como resultado de esta experiencia, los hombres 
comenzarán a comprender que la vida evolutiva del planeta está en movimiento y que algo muy 
grande existe dentro del hombre. Este sentimiento se integrará en la conciencia del ser, que será 
entonces el producto de la transformación total del yo psicológico. 


El nuevo hombre manifestará su conciencia en niveles hasta ahora desconocidos. 
Permitirá a la humanidad liberarse de la esperanza ligada a sus mitologías y, al mismo tiempo, 
liberar a la ciencia de la duda metódica. La supraconciencia del hombre evolucionario creará 
un choque en el mundo de la ciencia, pues la ciencia estará dotada de una nueva memoria 
perfectamente creativa, de modo que su conocimiento estará al nivel del potencial humano. La 
involución era impotente para crear en el hombre una conciencia superior, puesto que no se 
había construido el vínculo entre los planos universales del hombre. Por otro lado, la evolución 
le dará acceso al conocimiento universal que une reinos y transforma el conocimiento en 
conciencia instantánea. Ningún esfuerzo por parte del hombre nuevo será requerido para la 
manifestación de su inteligencia, ya que ésta será creativa y gobernada por las leyes superiores 
de la energía de fusión con él. 


Toda la conciencia humana de la próxima época competirá con todos los estados de 
conciencia conocidos desde la cuna de la civilización involutiva. La Supraconciencia será una 
llamada firme a otra realidad, y los hombres de la tierra verán, ante sus deslumbrados ojos, al 
hombre Psíquico, ese ser que manda y que ya no es mandado. Será una nueva página en la 
historia de la humanidad, y la tierra se transformará. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 13 - El hombre integral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 133 


Los hombres han esperado durante mucho tiempo, en los rincones más remotos de su 
conciencia, la prueba irrevocable de la ciencia perfecta e infusa del hombre, en armonía con las 
fuerzas de la vida. Los hombres de la involución han soñado, mientras que el nuevo hombre 
creará el sueño él mismo a partir de los poderes presentes en él, que habrá integrado a través del 
sufrimiento muy grande de la iniciación solar. Sólo los seres más evolucionados de la tierra 
podrán conocer y soportar este sufrimiento hasta el final, para liberarse completamente de lo 
conocido. De esta manera estarán ligados a la luz que ha existido secretamente en ellos desde 
la fundación del mundo, una luz que los sigue y de la cual serán hijos por derecho propio. 


El desarrollo de la conciencia integral marcará la era de la gran madurez mental, durante 
la cual los hombres aprenderán a liberarse de la carga involutiva de la conciencia experimental, 
sobre la cual no tenían poder. Tanto como el hombre involutivo estaba rodeado en la vida, tanto 
tendrá el nuevo hombre para que el destino viva en estrecha relación con las fuerzas que antes 
se usaban en su contra, a fin de hacerlo progresar en el camino de la experiencia. Será 
inconcebible que un hombre-psi sufra inconscientemente de la vida, porque tendrá un valor 
para él que comprenderá plenamente. Ya no vivirá de acuerdo con las fuerzas que hay en él, sino 
a través de ellas, de modo que su conciencia ya no será perturbada o perturbada, porque habrá 
pagado un alto precio por su liberación del karma planetario. Cuando esté libre de esto último, 
los poderes que lo dominaron serán dominados, y las fuerzas que lo guiaron se convertirán en 
su luz a través de la historia de una humanidad ascendente. 


El hombre nuevo hará que la tierra sea consciente en los siglos venideros, y su nombre 
cruzará las fronteras del mundo, porque abrirá las puertas de lo desconocido. Su vida será 
ejemplar en un sentido renovado, y su conciencia será infalible. Toda su naturaleza ejercerá 
sobre las masas en evolución una fuerza cuyo dinamismo se extenderá más allá de las fronteras 
nacionales. De todos los rincones del globo aparecerán hombres cuya conciencia floreciente 
será universalizada con la de otros hombres de diferentes razas y orígenes. 


Los pueblos perderán a sus hijos, y las razas comenzarán a extinguirse lentamente, porque 
la nueva era de la evolución ya no se basará en la rivalidad de razas o naciones, sino en la 
armonía entre los hombres de conciencia superior. La conciencia integral penetrará cada rincón 
del mundo civilizado. Romperá los muros y las fortalezas del poder contra la humanidad. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 13 - El hombre integral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


14 


El astral del pensamiento 


El pensamiento humano consciente, incluso elevado a un nivel superior de percepción, 
no estará necesariamente libre de lo astral. La conciencia de la involución es extremadamente 
ingenua frente a la realidad de las esferas de la vida. El hombre nuevo, al tomar conciencia de 
una nueva realidad en él, verá que la realidad de la conciencia está directamente relacionada 
con el poder del hombre en la tierra, y este poder será proporcional a su capacidad de liberarse 
de los más mínimos vínculos con el astral. Este es muy poderoso en la tierra y el hombre tendrá 
que liberarse de él para abrir el plano etérico a su nueva conciencia. La evolución de la nueva 
conciencia supramental en la tierra será esencialmente una obra de aniquilación del astral en la 
conciencia humana, según el plano que la colorea. 


El astral del pensamiento humano es una condición anterior de la vida que debe ser 
transmutada para que se cree un nuevo plano etérico de vida en la conciencia del hombre, 
perfectamente libre de la mentira cósmica usada por las fuerzas del alma para la evolución del 
ego planetario. Así el hombre nuevo se dará cuenta de los aspectos de su pensamiento, y desde 
allí creará las condiciones futuras para su paso al éter, donde las fuerzas de la muerte estarán 
ausentes. El pensamiento humano creativo se perfeccionará, y el hombre verá a través de los 
velos más sutiles del astral. Así creará su plan de vida futuro, donde la muerte ya no existirá 
porque el alma ya no será la fuerza motriz de su conciencia. La mente del hombre será su única 
fuente de conciencia. Como la memoria involutiva ha sido eliminada de la nueva conciencia, 
entonces le será fácil entrar en un plano donde sólo el espíritu, su doble, testificará de su 
realidad. 


El nuevo hombre descubrirá que el astral es una forma de control mental sofisticado que 
es parte de la organización de la vida en los planos experimentales de la vida cósmica. Estas 
formas de vida no tienen relación con los infinitos espacios de luz utilizados por la mente 
humana para la comprensión y evolución de los sistemas universales. Esta forma de 
manipulación es lo suficientemente oculta y velada para dar al hombre la impresión de ser 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 135 


inteligente, mientras que él vive sólo de una inteligencia relacionada con su memoria 
involutiva. La inteligencia conocida por el hombre a partir de la involución no es una 
inteligencia real, sino una inteligencia sintetizada por fuerzas psíquicas. El objetivo es crear, a 
nivel material, una experiencia científica en la que el hombre sea el producto evolutivo pero 
inconsciente. La evolución futura traerá una nueva ciencia mental en él, superior a la que ha 
sufrido en el pasado; le permitirá ver a través de la forma de pensamiento involutiva, y lo 
liberará del poder de esas fuerzas inteligentes que controlan los subplanos de energía, cuya 
muerte representa la manifestación más obvia. 


El término "astral", aplicado a la naturaleza de la inteligencia de la involución, es 
importante. El nuevo hombre percibirá alguna forma de inteligencia, más allá de la cual existe 
un nivel superior, que mañana se convertirá en el plano energético creativo del hombre liberado 
de la muerte y de sus funciones involutivas. Habiendo comenzado a comprender la implicación 
y el significado del término "astral" en su relación con la conciencia humana, comenzará a 
liberarse de las fuerzas ocultas dentro de él, que no son parte de su realidad pero que tienen el 
poder de darle la impresión de ser real. Más allá de esta impresión, el nuevo hombre tendrá que 
acceder a su realidad, y la única medida que tendrá de serlo será su capacidad de controlar todos 
los aspectos de su vida, utilizada por las fuerzas astrales en él para retrasar su movimiento hacia 
el éter de su nueva vida. Las fuerzas astrales trabajan contra el hombre, porque no son parte de 
su realidad, la del éter; son parte de la muerte, donde quieren que él regrese para perpetuar su 
poder en la tierra. Perderán ese poder y sabrán que sus días están contados. 


Controlar y matar el astral del pensamiento involutivo serán los grandes desafíos de la 
nueva era. Los hombres nuevos se verán confrontados con las proyecciones materializadas y 
poderosas de la magia del astral, que asombrará a muchos hombres, especialmente a aquellos 
que vivirán una gran e ingenua espiritualidad de la realidad. No sólo debe liberarse el 
pensamiento del hombre, sino que el hombre nuevo debe ser capaz de conocer lo que hay en él 
antes de haber sido víctima, porque los aspectos de este plano se volverán tan sutiles que el 
hombre nuevo quedará fácilmente atrapado. Creerá que su vida carece de color, y esto será una 
señal de que el astral está dispuesto a tentarlo, a colorear su vida para retrasar su movimiento 
hacia el éter y la fusión. 


Será muy fácil para el hombre tener la impresión de que su vida carece de color, porque 
el colorido de su vida durante la involución fue de origen astral. Su memoria está directamente 
relacionada con esta coloración, y cuando se siente la energía de la conciencia supramental, la 
falta de coloración creará en el hombre nuevo la impresión de que su vida es aburrida. Esta será 
entonces la gran prueba entre la conciencia real del hombre y su conciencia inferior. Muy pocas 
personas pasarán esta prueba, porque no todos los hombres de la nueva era, ni siquiera los 
conscientes de una nueva ciencia, podrán soportar una nueva conciencia cuya relación con el 
astral haya sido cortada. El colorido pensamiento del hombre es parte del poder material del 
astral, y este poder está por encima de las fuerzas normales del hombre inconsciente. Por eso el 
hombre nuevo tendrá que reconocer los principios de la inteligencia y de la voluntad, ligados a 
los del verdadero amor, si quiere estar satisfecho con esta nueva conciencia que invertirá la 
polaridad en él. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 14 - El astral del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 136 


El astral significa "muerte", un plano en el que el hombre permanece atrapado en la 
realidad de su mente, mientras no esté lo suficientemente avanzado en el proceso de fusión 
como para liberarse del dominio de estas fuerzas. La muerte no es un mundo lejos del hombre, 
es un mundo que forma parte del hombre y que se realiza a través de sus pensamientos y 
emociones. Más allá de este mundo, el hombre es libre en espíritu, por lo tanto libre para no 
conocer la muerte como la ha sufrido hasta ahora. 


La nueva raza descubrirá que los pensamientos se sintetizan desde el astral, según los 
deseos humanos. Ella se dará cuenta de que estos deseos son parte de una programación 
meticulosa, y que todas las condiciones imaginables pueden ser creadas para que estos deseos 
se hagan realidad, en la medida en que pueden servir para retrasar la evolución del hombre 
hacia el éter. El astral sabe que el éter representa el nuevo imperio de la vida cósmica, y que este 
imperio será más poderoso que todo lo que se ha manifestado en el pasado, durante las grandes 
épocas de la creación mundial. El astral sabe que la vida consciente, después de la 
desmaterialización del cuerpo físico, representa la mayor afrenta que las fuerzas de la luz 
pueden hacer contra las fuerzas de la involución. El cosmos no es un mundo imaginario contra 
las fuerzas de la involución, sino un mundo real, en el mismo sentido que el mundo material. 
Pero su realidad está más allá de la imaginación del hombre, y él todavía no posee los cuerpos 
sutiles para soportar su realidad. 


El astral del pensamiento coincide con la programación psíquica del alma. Esta 
programación fue establecida en el mundo de la muerte antes de que el hombre entrara en la 
materia. Tal programación organiza todo lo que el hombre debe experimentar para poder 
evolucionar. Sin embargo, la evolución no puede perfeccionarse hasta que el hombre haya 
tomado conciencia de esta programación establecida antes de su nacimiento, y cuyas 
condiciones estén perfectamente ajustadas de acuerdo con sus cualidades de conciencia 
planetaria. El hombre verá lo oculta que es la vida, a pesar de su apariencia puramente material 
y fortuita. Esta nueva conciencia le permitirá registrar una nueva tasa vibratoria, que coincidirá 
con su nueva inteligencia. Sin embargo, este último sólo podrá serle devuelto cuando haya 
comprendido que el precio a pagar por la vida ilusoria en términos materiales es equivalente al 
precio que tendrá que pagar para liberarse de ella. Durante su evolución en el nivel material, el 
hombre se acercará a su luz, y este acercamiento será proporcional a la estrecha lucha que 
tendrá que librar contra los aspectos del astral en él, estos vínculos vivos con la muerte. 


El pensamiento humano aún no se ha estabilizado en la tierra. El hombre todavía no está 
perfectamente equilibrado en sus energías, y sus cuerpos sutiles todavía cumplen una función 
inferior a su extraordinaria vitalidad. Mientras el problema del pensamiento humano no haya 
sido identificado por el hombre mismo, no tendrá las fuerzas necesarias para transponer su 
realidad material al aspecto sutil del éter. Por eso el hombre de la tierra siempre ha tenido la 
impresión de que sólo es un pasajero efímero en el planeta, cuando en realidad es su señor. Su 
conciencia actual no es suficiente para darle el derecho de posesión a la conciencia de la tierra. 
Para que el hombre posea la tierra, tendrá que despertar en sí mismo una vibración de la fuente 
misma de su energía creadora, una fuente más allá de su conciencia mortal y astral. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 14 - El astral del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 137 


El pensamiento del hombre nuevo florecerá de acuerdo con su voluntad de poner fin al 
juego astral a través de su conciencia personalizada. Tendrá que darse cuenta de que la 
conciencia, tal como la conocía, no tiene conexión con la conciencia que el hombre 
evolucionario conocerá. Esta conciencia debe basarse en el dominio de la energía astralizada de 
su conciencia planetaria; de lo contrario, el hombre sólo poseerá una actitud filosófica sutil 
hacia el conocimiento oculto, y esto constituirá la ilusión última del pensamiento astralizado. 
El astral es un mundo de ilusiones mientras que la mente superior es un mundo de luz. El 
cosmos invisible sólo alcanzará al hombre, en todo su esplendor, cuando haya pasado por la 
muerte. El astral representa, a nivel del pensamiento humano, una distorsión de la realidad que 
llega hasta el colapso de la inteligencia humana. El hombre consciente estará lúcido, verá que 
el límite del astral es sólo el comienzo de la conciencia universal e infinita. 


El pensamiento humano involutivo está teñido de energía inferior, lo que impide que su 
sustancia original llegue al hombre. Su estado mental y emocional reduce la compatibilidad del 
pensamiento universal con la conciencia psicológica del hombre. Para que el ser humano se 
beneficie de un pensamiento purificado, sin restricción psicológica, tendrá que reconocer los 
factores egoístas que lo condicionan y reducen su claridad y profundidad. Un pensamiento sin 
profundidad es un pensamiento sin vitalidad. El hombre está preocupado por cualquier 
pensamiento que se origine en las profundidades infinitas del yo universal, porque perturba el 
status quo de la mente civilizada. 


Las fuerzas psíquicas son poderosas en el hombre. El ser inconsciente manifiesta, a nivel 
psicológico, una fuerte tendencia al modo astral que forma parte del condicionamiento 
inconsciente establecido desde los planos sutiles pero no integrados de su conciencia. Cree que 
el pensamiento proviene de su cerebro material, cuando en realidad proviene de planos 
superiores, y se filtra a través de su órgano receptor, el cerebro. La ciencia aún no ha 
identificado al cerebro como un órgano para recibir pensamiento. Esta ilusión mecanicista es 
parte del astral del pensamiento, y sólo se superará cuando el hombre haya comprendido la 
naturaleza del pensamiento según una mente evolutiva descondicionada de los mecanismos 
astrales de su definición. 


La próxima era revolucionará el conocimiento humano y dará lugar a la génesis del 
pensamiento creativo en lugar del reflexivo. No basta que el hombre sepa que piensa por 
reflexión, sino que debe conocer las leyes y los mecanismos de su reflexión, situados más allá 
de sus referentes psicológicos y que le permiten especular filosóficamente sobre un dominio 
que está en la fuente misma de la organización psicológica de su ser. Así como la psicología 
humana está condicionada por el astral de la conciencia involutiva, así la ciencia de la mente 
superior está apoyada por el conocimiento nacido de la conexión entre la luz del plano mental 
y el cerebro, que la captura y la hace inteligible. La conciencia integral del hombre nuevo será 
dotada gradualmente de un pensamiento capaz de estudiar las diversas etapas de su formación, 
a través de las diversas capas individuales de la conciencia evolutiva. Así, el nuevo hombre será 
cada vez más consciente del origen universal del pensamiento y, al mismo tiempo, del vínculo 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 14 - El astral del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 138 


entre el modo de pensamiento subjetivo y sus atributos psicológicos, que sólo sirven para 
mantenerlo bajo el control de las fuerzas astrales. Estas fuerzas utilizan el pensamiento 
subjetivo para transmitir, a través del hombre y sin su conocimiento, un poder de influencia de 
tal sutileza que es absolutamente impotente para ver la totalidad de su individualidad. Esto se 
divide entre la realidad de su pensamiento cósmico y la irrealidad del pensamiento subjetivo, 
astralmente coloreado según las faltas de su personalidad planetaria. 


El astral del pensamiento humano es un orden de inteligencia propio del hombre 
involutivo. Este orden será alterado durante la evolución, pues el hombre debe regresar a la 
fuente de su conciencia e inteligencia para que los poderes de la luz desciendan al plano 
material, para la transformación de la conciencia global de este planeta. La inteligencia 
involutiva es la inteligencia inferior del hombre. No representa su potencial de vida, sino la 
medida de su experiencia pasada. Los seres humanos no sólo son parte del pasado, sino que 
también forman parte de un presente multi-dimensional del que todavía no son conscientes. El 
pensamiento es un modo infinito de expresión de la luz. No puede permanecer indefinidamente 
como un mecanismo inferior de la conciencia humana basado en la memoria y la experiencia 
psicológica del ego. Es una verdadera fuerza creadora, y la medida de su poder es proporcional 
a la de la conciencia de su origen y a la purificación de la mente que la recibe. 


Mientras la mente humana no haya purificado el astral dentro de ella, el pensamiento no 
tendrá poder. Simplemente seguirá siendo constructiva y experimental. Cuando el astral haya 
sido derrotado por la conciencia humana, el pensamiento será cada vez más vibrante, coincidirá 
con su voluntad y permitirá al hombre controlar la materia. Para que el pensamiento del hombre 
nuevo se unifique con su voluntad, tendrá que comprender las leyes de la mente, ir más allá de 
lo que cree conocer según su conciencia subjetiva, para explorar sus otros aspectos ocultos y 
velados. El astral estará en poder en el ser, mientras no entienda que la naturaleza del ego 
inconsciente está astralizada, y que no tiene control mental sobre él. El mundo del pensamiento 
debe ser elevado en vibración para que el hombre reconozca los aspectos subjetivos de su ser, 
los cuales deben ser superados para que se encuentre sin limitación mental. 


El cerebro no conoce el límite material del conocimiento, pero el estado subjetivo del 
hombre puede crearlo, debido a los vínculos entre la naturaleza del pensamiento y la 
electrificación de las células, su ignición. Las células cerebrales representan los aspectos 
materiales de una energía superior que se armonizarán con ellas, cuando, durante la evolución 
psíquica del hombre, su emotividad ya no impedirá el contacto perfecto entre el plano material 
del cerebro y los planos inmateriales de la vida mental superior que lo sostienen y nutren. 


La comprensión de las leyes del astral y las consecuencias sobre la conciencia humana 
darán lugar a una nueva conciencia que tendrá el efecto de revertir las opiniones del 
conocimiento involutivo con respecto a la realidad supramental del hombre. Mientras estas 
leyes no sean asimiladas por el hombre, le será imposible adquirir una perfecta comprensión de 
sí mismo o beneficiarse de una conciencia integral. El astral es una dimensión psíquica del ego, 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 14 - El astral del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 139 


y su influencia es parte de lo que la psicología llama el subconsciente, o el inconsciente 
colectivo. Esta dimensión interior del hombre debe ser explicada con gran claridad, para que 
las formas subterráneas ya no tengan poder sobre él y su conciencia esté en perfecto equilibrio 
permanentemente. 


El astral es un mundo en sí mismo, con sus propias leyes. Es parte de lo que los hombres 
llaman muerte. Este no es inerte, por el contrario es muy activo en el hombre, porque es el único 
ser con el que puede ejercer y seguir ejerciendo su poder. Es a través de una forma de 
mediumnidad iluminada que el hombre nuevo reconocerá esto. Pero mientras la mediumnidad 
esté bajo el control de las fuerzas psíquicas en él, no podrá deshacer lo que la muerte hace en el 
plano material, porque permanecerá más poderosa que él mientras no esté en su luz. Sólo la luz, 
el vínculo universal del hombre, le permitirá derrocar los poderes de las leyes de la muerte en 
la mente humana. Sólo a través de una nueva comprensión de las leyes sutiles entre la muerte 
y la mente dormida despertará a una realidad que, al principio, transfigurará su entendimiento 
y le hará reconocer que la vida es vasta e infinita. 


La psique humana es una selva virgen que permanece inexplorada en el siglo XX. El 
próximo siglo invitará al hombre a entrar en este mundo terriblemente sutil y oculto, 
amenazando su verdadera libertad. La psique humana es apoyada por fuerzas dentro de ella que 
tienen el poder de influir en ella más allá de su imaginación. Todo ser humano se da cuenta de 
lo vulnerable que es en términos de deseo. Es precisamente en este nivel que el plano astral 
controla al hombre, para hacerle vivir experiencias que crean en el plano material una gran 
escala de sufrimiento. 


El deseo humano no es real, es sólo el producto de una sutil maquinación contra el 
hombre, que utiliza sus apetitos para derribar y bloquear su luz. La mente subconsciente del 
hombre y la mente inconsciente colectiva de la humanidad forman parte de una sola realidad, 
porque el hombre está directamente conectado a todos los niveles concebibles de la memoria. 
Estos recuerdos lo retrasan y le hacen vivir una vida que, lejos de ser producto de su realidad, 
es la de la realidad astral en él. Esa es la condición humana. 


El pensamiento es astralizado desde el momento en que el hombre pierde la claridad de 
su mente y experimenta cualquier polaridad en la vida. Cualquier polarización de su energía es 
un movimiento del movimiento astral de su conciencia; vela el pensamiento y difumina la 
claridad de la mente. Sin una perfecta claridad de inteligencia, el ser no puede sentir que su vida 
está bajo su control. En ese caso, está sujeto a impuestos. Pero el problema fundamental del 
hombre frente al astral sigue siendo la dominación psicológica del yo, que este plan mantiene 
debido a la imperfección de la mente humana. El ser vive su vida mental en relación con una 
interioridad que no está lo suficientemente libre de influencias como para tener el sentimiento 
profundo de que su vida está bajo su control. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 14 - El astral del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 140 


El astral impide al hombre poseer una conciencia integral sin la cual no puede conocer su 
conciencia. La conciencia involutiva está poseída en un cierto nivel de vida mental, y esta 
posesión es parte del vínculo entre el hombre y el mundo de la muerte. La conciencia evolutiva 
tomará conciencia del mundo de la muerte y se liberará de la carga de este vínculo. El nuevo 
hombre entrará entonces en una nueva fase de la vida mental, que fortalecerá su vínculo 
universal. La lucidez de su inteligencia se hará evidente cuando tenga poder total sobre su vida 
material y mental. Pero hasta que tenga el control perfecto, no podrá poseer toda su conciencia 
y beneficiarse del conocimiento construido sobre el vínculo entre la parte cósmica de su ser y 
su contraparte mortal. 


El hombre involutivo no tiene conciencia de su doble. Esto es inaceptable a largo plazo, 
porque su conciencia debe ser totalmente restaurada. Esto sólo será posible si el hombre tiene 
la fuerza para recuperarlo, lo que le exige comprender las leyes mentales de la inteligencia, de 
modo que el vínculo universal entre él y el espíritu transforme su conciencia experimental en 
una conciencia creativa, sin propósito y sin karma evolutivo. 


Puesto que la tierra es un planeta en cuarentena, el hombre se ve obligado a vivir allí hasta 
la muerte, en condiciones que son cósmicamente equivalentes a una prisión. Estos muros sólo 
serán demolidos por el hombre mismo. Esta es la prueba de su realidad trascendental. El 
hombre tiende a ver la vida desde su punto de vista, en lugar de verla desde el punto de vista 
del doble, que la conoce perfectamente y que es el único que puede hacerle comprenderla sin 
velo, sin ilusión alguna, pues es la luz del hombre. Pero esta última ha sido tan restringida en 
su manera de ver la vida que ya no tiene medios suficientes para ir más allá de los límites que 
le creó durante la involución. El conocimiento involutivo del hombre es perfectamente 
proporcional a su ignorancia. Él permanecerá así hasta que haya roto con lo conocido, porque 
lo conocido es parte del pasado y la luz es parte del interminable presente de su conciencia 
universal. 


La ciencia de la mente reemplazará a la ciencia psicológica involutiva tal como la 
conocemos hoy en día. La psicología se basa en observaciones del comportamiento social 
humano, mientras que la ciencia de la mente se basará en la comprensión de la estrecha relación 
entre el plano mental y la actividad de otros planos sutiles de su realidad multidimensional. 
Cuando el hombre haya integrado este entendimiento, la realidad del astral será fácilmente 
perceptible para él, y lo entenderá según una nueva coordinación en el ejercicio de sus 
facultades mentales. La comprensión de los mecanismos astrales elevará la ciencia de la 
psicología a una ciencia absoluta de la mente. Esto representará una gran revolución en el 
campo del pensamiento y la ciencia del ser, pues la involución se basa en el poder del astral en 
el hombre, mientras que la evolución representa la liberación del hombre de estas fuerzas 
psíquicas en él, cuyas leyes, naturaleza y realidad ignoró. 


El pensamiento humano involutivo tiene su fuente en un plano de realidad que no 


coincide con su realidad trascendente. La vida, tal como la concibe el ser involutivo, es un paso 
de la muerte a la materia, un paso temporal tras el cual debe regresar a la muerte. Esta 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 14 - El astral del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 141 


concepción de la vida existe sólo porque el hombre todavía no ha tomado conciencia de otros 
niveles de vida que puedan estar telepáticamente conectados con su conciencia planetaria. Es 
este vínculo universal que el hombre nuevo descubrirá y que dará a su vida material un sentido 
profundo y real. Sin la conciencia de este vínculo, la conciencia no puede alcanzar su objetivo 
evolutivo, el de hacerla perfectamente libre a nivel material. Ya no se trata de que el hombre 
nuevo sea liberado por la muerte, sino de ser libre de la muerte como tal, para conocer otros 
niveles de experiencia después de su paso al nivel material. Lo que bloquea esta experiencia en 
la vida es el astral de su pensamiento. Este plano sutil interfiere con su inteligencia pura y 
objetiva de la realidad universal de los mundos paralelos. 


Aunque el astral es una dimensión planetaria de la conciencia humana, no representa una 
dimensión universal de su conciencia, porque se basa en la memoria. Esta memoria es 
constantemente utilizada por este plan contra el hombre, porque vive de acuerdo a la memoria 
para estabilizar sus emociones y mentalidad. La memoria del hombre es una medida del valor 
de su conciencia, y tiene la impresión de perder su identidad si pierde la conciencia de su 
memoria subjetiva. Es una ilusión profunda que el hombre nuevo ya no conocerá, porque la 
fusión cada vez mayor de su ser con la fuente de su energía creativa lo hará psíquicamente 
independiente de la memoria. Cuanto más marcada sea esta independencia, más conocerá la 
ciencia infusa que surge de la estrecha relación entre él y su doble. Es sólo la ilusión astral de 
la memoria subjetiva la que da al hombre la errónea impresión de ser el centro de sí mismo, 
mientras que este centro está situado en un plano sutil de su realidad mental superior. 


La ciencia infusa parece ser un mito para la humanidad involutiva, pero la evolución le 
hará reconocer que el vínculo universal entre el hombre y sus otras dimensiones no puede sino 
darle ciencia infusa, ya que cualquier barrera entre él y su fuente será derribada por la nueva 
conciencia superior del ego despertada a su realidad trascendente. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 14. - El astral del pensamiento 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


15 


El pensamiento subjetivo 


El pensamiento subjetivo es una internalización de la mente humana. Su realidad reside 
sólo en el contenido personalizado de la información comunicada a través de la mente. La 
personalización del contenido es la piedra angular de la conciencia subjetiva del hombre; sin 
ella, el hombre no podría haber desarrollado una conciencia personal egoísta, y la naturaleza de 
su personalidad nunca podría haber evolucionado hasta que pudiera observarse a sí mismo y 
tomar conciencia de su realidad. 


El descenso de la conciencia supramental a la tierra cambiará radicalmente esta condición 
interna del hombre. Poco a poco, se volverá objetivamente consciente de sus pensamientos. 
Esta nueva condición producirá nuevos frutos, y el hombre podrá finalmente comprender su 
estrecha relación con lo invisible. La evolución de la conciencia supramental introducirá una 
nueva dimensión a la psique humana en la tierra. Este último tendrá acceso a una nueva escala 
de conocimiento, que alterará su conciencia y facilitará su vida hasta el día en que pueda 
controlarla perfectamente. 


El pensamiento subjetivo es sólo la primera fase, aunque muy importante, de la evolución 
de la conciencia humana. De hecho, no es la última, porque la conciencia supramental ya está 
en evolución progresiva en el globo. Marcará la calidad de la nueva inteligencia del hombre 
durante los próximos 2.500 años. 


Más allá de la conciencia subjetiva, el nuevo hombre descubrirá una conciencia capaz de 
canalizar perfectamente su energía mental. De esta manera, podrá percibir los velos de su 
conciencia planetaria y comprender sus modalidades. El pensamiento subjetivo crea en el 
hombre formas de energía que congelan su conciencia personal y limitan su capacidad de 
comprender la vida, ese movimiento de energía creativa que constituye la manifestación real de 
las fuerzas psíquicas en él. Un día, los controlará para gobernar sobre los aviones que son 
inferiores a él. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 143 


Uno de los grandes mecanismos del pensamiento subjetivo surge de la impresión creada 
por un pensamiento no realizado en la mente humana; cuando el hombre piensa subjetivamente, 
no sabe que está manipulado por un plan de vida que lo alimenta según la calidad de su 
conciencia experimental. Esta condición lo predispone a vivir una vida en relación con las 
fuerzas subyacentes a su organización psicológica, pero que no puede controlar en toda su 
extensión ya que no posee una voluntad creadora por encima de estas fuerzas. Por eso el 
hombre inconsciente tiene tantas dificultades para consolidar su vida y vivirla en todo su 
potencial, sin sufrir jamás un revés. Si experimenta reveses en su vida, sus pensamientos 
subjetivos son responsables de ellos, y sólo tienen un valor de impresión para él. Mientras sólo 
representen un valor subjetivo, no le ofrecerán ningún valor real; por lo tanto, le será imposible 
imponer la voluntad de su mente superior sobre el proceso mecánico e inconsciente de su 
subjetividad. 


El nuevo hombre descubrirá, cuando su mente se ajuste a la nueva vibración del 
pensamiento creativo, que la vida mental del hombre consciente está ordenada de acuerdo con 
su capacidad de abarcar el pensamiento, en lugar de ser abrazada por él. El pensamiento 
inconsciente es demasiado denso y personal para que el hombre pueda vivirlo como realmente 
es y creativamente en su plano original, en lo invisible de su naturaleza cósmica. No sólo el 
pensamiento inconsciente es demasiado denso, sino que el hombre inconsciente es incapaz de 
detectar sus reflejos y condiciones. Le resulta difícil vivir estos últimos de manera coherente y 
consecuente con su voluntad. La energía del pensamiento subjetivo está siempre coloreada por 
la personalidad del hombre, influye en su comportamiento hacia la vida. Es por lo tanto 
imposible para él imponer su voluntad en el mundo de la vida, porque la subjetividad de su 
conciencia experimental tiene más poder sobre él que la energía mental más elevada de 


Todo pensamiento subjetivo impide que el hombre rompa su vínculo con la muerte, un 
vínculo que se aprende de su memoria. El pensamiento supramental es diferente del 
pensamiento subjetivo: no vacía al hombre de su energía superior. Por el contrario, 
constantemente le da recursos, porque no depende de ninguna actitud del ego, sino de una 
visión incesantemente renovada de este último. El pensamiento subjetivo desvía al hombre de 
la luz de su mente, porque utiliza los reflejos de la memoria para darle la impresión de una 
conciencia inteligente, mientras que representa sólo un período de transición hacia una 
conciencia superior en la que el hombre, abandonando la experiencia subjetiva, vive por la 
creatividad objetiva. Si la subjetividad es tan fuerte en el hombre, es porque no ha sido 
reemplazada por el pensamiento real, que no invita a la reflexión sino a la inflexión de la 
voluntad inteligente y creativa. 


Mientras que el pensamiento subjetivo utiliza el análisis para iluminar al hombre, el 
pensamiento creativo supramental se basa sólo en la claridad, que se hace cada vez más 
evidente a medida que el hombre progresa en conciencia e inteligencia. Pero el ser involutivo 
teme la ausencia de análisis en el estudio de sus acciones, porque no posee suficiente poder y 
claridad mental para captar y comprender instantáneamente la vibración de una forma de 
pensamiento; el pensamiento objetivo y supramental, en cambio, le permitirá captar la 
inteligencia a través de la vibración o energía del pensamiento, sin recurrir al análisis, que 
siempre se basa en la forma condicionada por la memoria reflexiva del ego inconsciente. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 15 - El pensamiento subjetivo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 144 


La subjetividad interrumpe la corriente creadora en el hombre y le hace vivir una 
conciencia que no puede tratar de manera real. El hombre tiene una gran necesidad de una 
conciencia real que depende de sí mismo, tanto psicológica como psicológicamente. De lo 
contrario, el ser humano se dedicará a una experiencia cuyo movimiento e intención a largo 
plazo no puede controlar. 


El pensamiento debe ser, para el hombre, una energía creativa que le permita desarrollar 
el control sobre la vida. Si el pensamiento subjetivo no le permite integrar sus fuerzas interiores 
y le empuja a experimentar una difusión de estas mismas fuerzas, es obvio que le limita en la 
expresión creativa de su experiencia a nivel material. La conciencia supramental pondrá fin 
para siempre a esta condición; objetivará el pensamiento, y el hombre descubrirá que la vida 
puede estar bajo su control inteligente y creativo. Mientras la conciencia no se transmute, el 
hombre permanecerá prisionero de la subjetividad emocional de su conciencia involutiva. La 
emoción subjetiva es parte de la organización interna del pensamiento humano, y es sólo 
durante la evolución de la conciencia superior que él descubrirá sus aspectos sutiles. Estos 
socavan la claridad de su conciencia, y crean en él restricciones, bloqueos reales que lo 
aprisionan y lo someten a una gama infinita de condiciones planetarias cuya influencia en su 
persona pensante no puede controlar. 


El mundo del pensamiento es un mundo oculto, velado por el hombre de la involución. 
Esta condición desaparecerá con la nueva conciencia humana. Pero el hombre nuevo no podrá 
darse cuenta hasta qué punto su pensamiento subjetivo fue alimentado por fuerzas que, 
secretamente, trataron de desarmar su mente para mantenerla en la ignorancia. Aprenderá a 
reconocer el juego de la vida mental y se saldrá con la suya. Una raza en evolución, que sólo ha 
conocido el pensamiento subjetivo, no puede volverse objetiva y creativamente consciente de 
sí misma de la noche a la mañana. Esta nueva condición tuvo que ser establecida con el tiempo, 
de hecho desde 1969, cuando se estableció esta nueva condición de evolución. El hombre 
finalmente conocerá los misterios del pensamiento. Corregirá las viejas actitudes de su 
conciencia experimental y reaccionará a la nueva ciencia; le obligará a admitir que su 
conciencia mental anterior estaba perfectamente coloreada por planos de energía o niveles de 
inteligencia que lo mantuvieron en una forma de ignorancia cada vez más refinada y totalmente 
indescifrable. 


La reacción favorable del hombre a la nueva conciencia de la tierra, así como a la 
formulación de la realidad psicológica y psíquica de la nueva conciencia, marcará el comienzo 
de la completa e indivisible libertad del hombre. Sólo le llegará cuando haya experimentado la 
subjetividad de sus pensamientos y entendido por qué eran subjetivos y no creativos. 
Consciente del nuevo giro de su mente, que una nueva ciencia habrá hecho surgir en él, podrá 
entonces medir la diferencia entre su subjetividad y su objetividad. Verá que la subjetividad 
siempre crea velos, mientras que la objetividad le obliga a empujar más lejos la manifestación 
de su vida, declarará la guerra al envenenamiento que ha sufrido durante milenios, y esta guerra 
será el producto de la actividad, a través de su mente despierta, de una inteligencia más 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 15 - El pensamiento subjetivo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 145 


poderosa que la que había conocido antes, totalmente diferente en calidad y espíritu. El espíritu 
del hombre debe aparecer a través de su inteligencia. De lo contrario, no es perfectamente 
inteligente y es sólo un recuerdo. Esto limita la conciencia, y está relacionado con las 
actividades restrictivas del mundo de la muerte a través de la mente ignorando las leyes de la 
luz y la inteligencia pura e ilimitada. 


La subjetividad del pensamiento humano y la calidad de la inteligencia son parte de la 
misma medida evolutiva de la conciencia. Mientras el hombre tenga la ilusión de que sus 
pensamientos se originan en el límite de su ser psicológico, no podrá descubrir la fuente de sus 
pensamientos, ni la cualidad superior de un pensamiento perfectamente objetivo y libre de la 
inconsciencia egoísta. El pensamiento supramental, que la próxima evolución traerá a la tierra, 
pondrá fin a la personalización de la inteligencia. De aquí surgirá el gran ciclo de 
individualización integral, a través del cual el nuevo hombre tomará en sus manos las 
herramientas superiores de una conciencia alimentada por fuerzas creativas. 


Si hablamos de conciencia superior, hablamos de inteligencia diferente, por lo tanto de 
una percepción más desarrollada de la realidad y del vínculo entre la conciencia humana y la 
vida, más allá de los sentidos materiales. El pensamiento subjetivo no permitía al hombre 
descubrir la verdadera dimensión de su persona, porque se basaba totalmente en las 
imperfecciones de la personalidad. Así, el hombre se encontró impotente para soportar la más 
mínima realidad objetiva de sí mismo, ya que su subjetividad interfería en el proceso creativo 
de su conciencia real. 


El nuevo hombre tomará medida de su verdadera conciencia cuando haya comprendido 
que la desproporción entre su verdadera conciencia y su conciencia subjetiva es proporcional 
al grado de sufrimiento necesario para la percepción de un nuevo estado inferior, que marcará 
la finalidad del desarrollo de su conciencia planetaria. El hombre consciente tendrá que 
controlar perfectamente su vida, y la clave de este control permanecerá oculta más allá de la 
condición subjetiva de sus pensamientos incoherentes. 


El pensamiento subjetivo del hombre involutivo está formado por impresiones reunidas 
en un conjunto psíquico adecuado para la personalidad del ser. Estos pensamientos son 
coloreados por la experiencia y retenidos por la memoria. Mientras el hombre utilice la 
memoria para estabilizar su conciencia personal, no descubrirá el pensamiento creativo, porque 
el pensamiento creativo es fluido y no tiene ninguna conexión personal con la memoria 
subjetiva humana. Nace de las capas superiores de la mente y se traduce en conciencia 
universal. El ser humano tiene un vínculo inalienable con los planos superiores de la vida, pero 
este vínculo está oscurecido por la subjetividad del ego. 


La evolución de la conciencia supramental elevará el nivel de vida mental, dará a conocer 
una realidad objetiva del pensamiento superior organizado, según las leyes de la luz que no 
tienen conexión con la memoria involutiva y subjetiva del ego. Para que el hombre conozca el 
pensamiento creativo, tendrá que darse cuenta de que la mente inferior no representa una 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 15 - El pensamiento subjetivo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 146 


dimensión real de sí mismo. El ser real no pertenece a la reflexión de la conciencia, sino al 
movimiento de la energía de la luz a través del canal psíquico, creado por él al descender a la 
materia. 


La vida mental superior del nuevo hombre tratará el pensamiento de manera diferente e 
incluso contraria a la mente de la involución. El hombre consciente tendrá la fuerza interior para 
no sufrir de asociaciones psicológicas relacionadas con la formación del pensamiento subjetivo. 
La transformación de su mente le hará ver a través de la ilusión del pensamiento subjetivo, y 
elevará su conocimiento. 


No tratará de la vida mental como lo hizo el hombre involutivo, porque la resonancia de 
su conciencia dependerá del apoyo psicológico que la luz de su doble le traerá. Consciente de 
la realidad cósmica del doble detrás de la expresión de su ser, experimentará un pensamiento 
purificado, que le dará una libertad de expresión imposible en el pasado, porque el ego no 
estaba suficientemente protegido contra la emotividad de una mente apegada a la memoria. 


El pensamiento subjetivo es una dimensión inferior de la conciencia humana, una 
dimensión de la mente que se ocupa de los elementos inferiores de una vida demasiado 
conectada a las influencias externas para que el hombre se beneficie de la verdadera 
individualidad de su conciencia integral. El doble no puede pasar el pensamiento puro a través 
de la mente hasta que el hombre haya tomado conciencia de su vínculo con ella, porque es sólo 
a través de este vínculo que el hombre puede manifestar un pensamiento libre de lo conocido. 
La conciencia creadora del hombre nuevo es una conciencia libre, capaz de hacer avanzar el 
conocimiento de la vida. El pensamiento subjetivo ha servido a la conciencia involutiva, 
mientras que el pensamiento creativo servirá a la conciencia universal del hombre en evolución. 


La evolución de la conciencia transformará el pensamiento subjetivo en una energía 
mental capaz de romper las formas que lo han retenido y mantenido prisionero de la mente 
planetaria e involutiva. Es el pasado, ligado a la memoria del plano astral, el que subjetiva el 
pensamiento humano y lo divide en su realidad. El pensamiento subjetivo está en la fuente de 
la inconsciencia humana. Apaga en el hombre la luz de su mente y lo reduce a un ser inferior 
en conciencia y facultad de entendimiento. El ser humano evolucionará y transformará el 
mundo en el que vive, pues su nuevo pensamiento lo instruirá, mientras que el pensamiento 
subjetivo lo mantiene en su status quo perpetuo. La evolución del pensamiento humano es parte 
de la evolución de la vida. Cualquier transformación profunda del hombre lo invitará a 
reconstruir el tejido de su vida, a liberarse finalmente del poder oculto de las fuerzas psíquicas 
en su conciencia planetaria. 


El ser humano no puede ser libre en la tierra mientras se vea obligado a vivir un 
pensamiento que no posee en sí mismo las claves de la vida. 


El pensamiento subjetivo no puede disociarse de las fuerzas ocultas y astrales que lo 


condicionan. Este es un principio fundamental de la nueva psicología de la conciencia 
integrada. El hombre no vive solo en su mente inferior. Este último es un mundo habitado por 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 15 - El pensamiento subjetivo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 147 


inteligencias cuya función, según su nivel de evolución, es guiarlo hacia una conciencia 
superior o mantenerlo en las profundidades de la inconsciencia planetaria. El hombre debe 
descubrir estas fuerzas y reconocerlas objetivamente antes de comenzar a ver las dimensiones 
psíquicas de su mente superior. La mente inferior, o intelecto, invita libremente a estas fuerzas, 
porque el intelecto basa su realidad en el fenómeno de la memoria subjetiva, mientras que la 
realidad de la conciencia superior sólo puede aparecer en la mente a través del contacto gradual 
con su propia luz desespiritualizada. Este proceso conduce a la inteligencia pura, es decir, a una 
manifestación del vínculo universal entre el ego planetario y el ego cósmico. 


La ciencia de la comunicación no está lo suficientemente avanzada en el mundo como 
para que el hombre entienda que el pensamiento, lejos de ser un simple fenómeno psicológico, 
constituye un fenómeno psicológico en varios niveles. El nivel más cercano a él, el que de 
hecho es responsable de la ilusión subjetiva, es el astral. La conciencia integral revelará el juego 
sutil del astral y reventará, por la transparencia, el concepto del "yo" del pensamiento 
involutivo. Será obvio para el ser integral que el "yo" no es parte del pensamiento objetivo y 
cósmico, sino de la cualidad psicológica del pensamiento planetario. Este reconocimiento 
conmocionará a la psicología del ego y lo forzará a seguir su movimiento creativo hacia el 
descubrimiento del misterio del pensamiento. En sí mismo, el "yo" no tiene valor, excepto en 
la medida en que permite que el ego se identifique con la parte planetaria de sí mismo. Pero es 
aquí donde comete el error fundamental de la involución, porque el "yo" lo refiere a sí mismo, 
mientras que es una entidad de cierto nivel que lo utiliza para mantenerlo en la ignorancia de su 
conciencia, lejos de su vínculo universal. En casos de locura o alienación mental, se puede notar 
la transparencia del "yo" y su reemplazo por la palabra "tú", cuando se ordenan a los alienados 
actos anti-humanos que contravienen la conciencia humana natural. El alienado dirá entonces 
que ha oído una voz que le manda estos actos y la psicología clásica considerará esta voz como 
una simple alucinación, una palabra infame que enmascara la profunda ignorancia de las leyes 
de la mente y el espíritu humanos afligidos por las fuerzas astrales que sólo los iniciados serán 
capaces de reconocer. 


El misterio del "yo" conmocionará al ser cuando tome conciencia de estas fuerzas activas 
y subliminales. Es entonces cuando la transparencia del yo iluminará la conciencia y el nuevo 
ser descubrirá por primera vez su vínculo inalienable con lo universal; el velo del astral del 
pensamiento se rasgará para que la conciencia planetaria, experimental y sin identidad propia, 
explote. La psicología supramental nacerá de la ruptura de este velo astral y explorará el reino 
infinito de la mente superior y su conciencia creativa. Esto pondrá fin a la filosofía del 
pensamiento. 


El estado psicológico del hombre está condicionado por la calidad de su pensamiento. Por 
lo tanto, comprender el fenómeno en sí mismo es esencial para crear el equilibrio perfecto del 
plano mental. Sin embargo, el fenómeno del pensamiento no puede ser dilucidado por un 
pensamiento ya sujeto a las leyes involutivas de la mente. Así, el nuevo hombre descubrirá su 
identidad a través de una nueva psicología de la mente creativa, antes de que pueda aprender de 
una conciencia integral. La evolución de la ciencia de la mente tendrá lugar gradualmente en la 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 15 - El pensamiento subjetivo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 148 


próxima época; será transmitida por seres conscientes cuya manifestación sólo tendrá lugar en 
la medida en que la evolución encuentre un nicho entre las razas. La ciencia de la mente 
superior promoverá la exploración supramental de la conciencia y ofrecerá al hombre nuevo las 
claves necesarias para la transformación total e integral de su vida. La nueva psicología hará 
que el ser sea consciente de que su conocimiento está presente, en la medida en que pueda 
desbloquear la energía que lo paraliza y lo mantiene atrapado en las esferas astrales más allá de 
la conciencia planetaria. El estado psicológico del nuevo hombre le permitirá participar 
plenamente en la vida en todos los niveles de su experiencia creativa. Intervendrá resueltamente 
en el conflicto de las polaridades e instruirá a las razas antiguas en la formulación creativa de 
su programación tardía. 


El pensamiento crea en los éteres de la vida corrientes de energía que mantienen al 
hombre bajo el paraguas de las fuerzas ocultas y astrales. Mientras no se revelen las leyes del 
pensamiento subjetivo, no podrá beneficiarse de un pensamiento claro y puro, porque su mente 
no le pertenecerá perfectamente, debido a la coloración que traen las impresiones mentales que 
emanan de los planos de los que no tiene conciencia. En el caso de que, a través de un cierto 
camino esotérico, note su conexión con los planos sutiles, la necesidad de sospechar de ellos se 
hará aún más obvia, porque será más fácil para él que en un hombre totalmente inconsciente 
prestar oído a formas mentales que él considerará inteligentes simplemente porque emanan de 
planos más allá de su conciencia egoísta. El nuevo hombre descubrirá que el contacto con los 
planos debe ser descolorido para que él mismo pueda beneficiarse de la plena luz de su 
inteligencia. El hombre que está inconsciente de las leyes ocultas de la mente no puede ser libre 
y protegido, esté o no en contacto con los planos sutiles de la conciencia, porque sus 
pensamientos no integrados permanecen bajo la influencia de las mentiras cósmicas, cuya 
función es usar su ignorancia para avanzar hacia una inteligencia cada vez más sofisticada. Pero 
todas las fuerzas astrales, a cualquier nivel, se oponen a la evolución y a la integración de la 
inteligencia humana, porque utilizan el sufrimiento humano en la búsqueda de su propia 
evolución. 


La evolución de la conciencia dependerá de la confrontación del hombre con el lado 
oscuro de su ser, que representa su alianza inconsciente con las fuerzas astrales en él. Estas 
fuerzas superan la comprensión imaginaria y lo hunden en el mayor olvido de sí mismo. El 
hombre es un ser de luz, pero su luz sólo puede protegerlo de sí mismo en la medida en que 
puede ser percibido por él. A través de la subjetividad de su conciencia, pierde contacto con ella 
y se cree libre, mientras que la libertad sólo puede existir en la fusión del ego con el doble. La 
evolución de la conciencia va de la mano con la evolución de la ciencia de la mente; esta ciencia 
no es parte de la relación entre el ego y el astral, sino más bien de la relación entre el ego y la 
luz. 


Los aspectos ocultos de la ciencia mental parecerán supra-racionales cuando el hombre 
se acerque a ella por primera vez. Esta ciencia sólo puede basarse en la estrecha relación entre 
la inteligencia humana y los planos ocultos del conocimiento. Esto es parte de la formación 
psíquica de su ser, libre de memoria que dificulta la energía pura y la tiñe para mantener al 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 15 - El pensamiento subjetivo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 149 


hombre bajo una cierta forma de dominación. El pensamiento subjetivo es claramente inferior 
a la conciencia real del ser, cualesquiera que sean los aspectos inteligentes que el sentido 
moderno da hoy a esta expresión. 


El pensamiento humano no es, en esencia, un proceso personal como el hombre desea 
creer, sino más bien un proceso cósmico de vinculación con su fuente y otros planos que lo 
interceptan, para crear sus ilusiones involutivas. El astral es parte del orden cósmico de las 
cosas; debe ser neutralizado para que el hombre pueda reconocer su realidad. El pensamiento 
subjetivo es parte de la fuerza descendente de la conciencia hacia la materia. Si fuera demasiado 
alta en vibración y si el hombre no fuera consciente de ello, el ego perdería su equilibrio. 


Este equilibrio debe mantenerse a toda costa para que el hombre pueda avanzar 
gradualmente en la conciencia cósmica, sin colapsar bajo el peso de una conciencia que le dé 
acceso al conocimiento, insoportable emocionalmente debido a su vínculo con la muerte. La 
vida se basa en principios que serán descubiertos en la conciencia del vínculo universal. 
Mientras el hombre no tenga suficiente conciencia, no podrá captar por sí mismo el aspecto 
cósmico de su mente: no podrá liberarse de las fuerzas atrasadas que constituyen su vínculo 
pasado con el astral o la muerte. Todavía no tiene suficiente conocimiento de la muerte para 
entender cómo le afecta a diario. Sólo los médiums o los sensibles tienen una percepción del 
poder oculto de la vida después de la muerte, aunque todavía no sean capaces de desafiar la 
desinformación que se les canaliza a través de su ingenua espiritualidad. Algunos hombres 
tratan seriamente de comprender la vida; la ciencia supramental les será proporcionada en la 
medida en que estén lo suficientemente libres del orgullo espiritual para usarla. Esta ciencia está 
en el mundo y permanecerá allí. Nunca estará oculto detrás de la fachada de una escuela o de 
una religión. Para tener acceso a ella, el hombre nuevo tendrá que abrirse a sí mismo, porque 
sólo él puede transformar su vida. 


La conciencia humana es experimental. Cuando el hombre haya descubierto las leyes de 
la energía que dirigen la evolución de la mente, descubrirá lo incognoscible. Tendrá acceso a 
dimensiones de conocimiento que son inaccesibles desde la reflexión subjetiva del ego 
inteligente. 


El pensamiento es luz, y su tasa vibratoria varía de acuerdo con el nivel de conciencia. De 
manera similar, la conciencia se transforma cuando este nivel es cambiado por un choque 
accidental o un choque creado a partir de otros planes de vida, tal como lo experimentan 
algunos de los que están dentro. Durante el próximo período, la tasa vibratoria del pensamiento 
será alterada. El nuevo hombre evolucionará desde dentro de sí mismo y ya no desde fuera. Las 
fuerzas históricas ya no lo controlarán; las fuerzas internas lo harán evolucionar y el 
pensamiento futuro diferirá absolutamente del pensamiento contemporáneo. Al dejar de ser 
reflexivo, se volverá creativo y podrá, con gran facilidad, evaluar aspectos desconocidos de la 
realidad. El hombre entrará en contacto con otras dimensiones y todos los fenómenos conocidos 
hoy como paranormales, así como otros aún desconocidos, pasarán a formar parte de la vida 
cotidiana del hombre nuevo. El reflejo del pensamiento mantiene al hombre prisionero de la 
memoria de la humanidad. Prisionero de este aspecto, no puede tener acceso a lo que sabe o 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 15 - El pensamiento subjetivo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 150 


puede saber, dependiendo de su nivel de conciencia. El nuevo pensamiento será tan poderoso 
que el pensamiento reflexivo y lógico será impotente ante él; irá más allá de la lógica 
intelectual, desarrollada en beneficio de la estrechez de miras. Ante una lectura precisa de su 
vida en los más pequeños detalles, el ser racional se verá obligado a admitir que existe en el 
hombre consciente de las facultades ligadas a su luz, a su fuerza, a su vida en fusión con su 
cuerpo material. 


Los misterios ya no existirán; la ignorancia y sus velos habrán sido reemplazados por la 
luz del hombre, un pensamiento de un nuevo orden que no será parte de la involución de la 
conciencia. Los sistemas de vida estarán abiertos a su mirada más penetrante; sólo su fuerza 
interior establecerá el límite de la penetración. Cuanto más hombre esté en fusión de conciencia 
con el doble, mayor será su fuerza y más lúcida su inteligencia. Llegará el momento en que se 
le concederá la doble visión, porque su inteligencia tendrá que ir más allá de la sensorialidad 
material para abrazar la extra-sensorialidad del doble etérico. Usará este cuerpo sutil para estar 
en contacto constante con las fuerzas de lo invisible que, en todo momento, ejercieron una gran 
influencia sobre él, incomprendido y desintegrado. El hombre ya no necesitará ser guiado en la 
vida, se dirigirá con plena confianza y la vida estará bajo su control. Con esta nueva conciencia, 
él tomará el control de la evolución de la tierra y las fuerzas involutivas ya no tendrán poder 
sobre ella. 


El pensamiento es el vehículo del espíritu, pero el hombre no lo usa de esta manera. La 
usa como un vehículo para el ego, y el espíritu es así impotente para manifestarse. El nuevo 
hombre se dará cuenta del gran fenómeno del pensamiento. Es en esta etapa de la evolución que 
experimentará otro espacio-tiempo. El hombre sabrá que la conciencia es una fuerza y no 
simplemente un estado, y que esta fuerza es parte de un todo universal unificado durante la 
evolución. El ser humano vivirá su conciencia de manera unificada cuando, habiendo perdido 
la noción psicológica de sí mismo, descubra su naturaleza cósmica y universal. El pensamiento 
será entonces creativo en el sentido cósmico del término, y la parte mental y creativa de la 
mente se manifestará a través del vehículo del doble humano etérico. Las dimensiones de la 
realidad ya no serán astralizadas por la muerte o la memoria. El hombre abandonará su cuerpo 
y visitará el universo desde el vehículo de su mente, libre de la pesada carga de su conciencia 
psicológica. 


El hombre descubrirá que el pensamiento es un vehículo por el cual la mente usa su 
energía para hacerla reconocer la universalidad de los planes de vida. Pero mientras el ser no 
haya roto con la actitud subjetiva del ego hacia su pensamiento, la mente en él no podrá usar el 
pensamiento y transformarlo en un vehículo de transporte universal. El transporte universal 
será el producto de la transformación del pensamiento humano a un nivel muy avanzado de 
cambio en la definición del ego, donde la naturaleza misma de la conciencia involutiva será 
desafiada. En la medida en que el hombre pueda generar tal pensamiento en la tierra, su 
naturaleza se fijará en otro eje del tiempo, y su conciencia egoísta se liberará instantáneamente 
de lo conocido y será capaz de soportar la experiencia de lo infinitamente desconocido. El 
hombre aprenderá que la próxima época será un período de reconstrucción mental durante el 
cual se extinguirá la reflexión egoísta responsable del fenómeno de la muerte en la tierra. Una 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 15 - El pensamiento subjetivo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 151 


vez que este trabajo esté hecho, la muerte ya no existirá, porque el espíritu ya no estará 
aprisionado por el pensamiento. Usándolo como vehículo, el hombre alcanzará entonces la 
etapa evolutiva de la inmortalidad: su mente se hará infinita. Mientras el hombre viva su 
pensamiento subjetiva o egoístamente, le impondrá un límite y su vida se verá afectada 
proporcionalmente. 


El hombre descubrirá que su cerebro es utilizado para experimentos evolutivos desde 
planos o mundos tan avanzados en la ciencia que la humanidad está, en comparación, sólo en 
su infancia. La creación del hombre no es obra de un Dios determinado, en el que los hombres 
han creído durante siglos, sino una creación genética a partir de los recursos científicos de las 
razas que hace tiempo que han abandonado este planeta, hasta sus puntos de origen en el tiempo 
y en el espacio. El contacto inicial entre el hombre y estas razas creativas se rompió con el 
propósito de la experiencia involutiva, y este mismo contacto se restaurará. En las generaciones 
futuras, la humanidad conocerá a estos seres y el hombre, finalmente, redescubrirá el secreto de 
sus orígenes. Verá que no son evolucionistas ni bíblicos en el sentido religioso de la palabra, 
sino científicos en un sentido revelador. 


La tierra es un laboratorio cósmico y, como tal, el hombre está en estudio a largo plazo. 
Todo se revelará en la medida en que el ser se libere de lo conocido y viva de un pensamiento 
creativo, libre de la memoria subjetiva sustentada por su entorno social. Tendrá acceso a todo 
lo que quiera saber sobre la creación y evolución de su sistema de vida. Las fuerzas cósmicas 
son inteligencias cuya apariencia puede ser fijada en una forma que sea accesible al plano 
psicológico humano. 


En el siglo XX, el hombre comenzará a diferir seriamente de los argumentos clásicos 
sobre la naturaleza de la vida y el pensamiento. Los acontecimientos le obligarán a mirar la 
realidad cósmica detrás de la experiencia planetaria desde otro ángulo. Es en este momento 
decisivo de la evolución cuando se produce el intercambio de conocimientos. Muchos seres se 
moverán en una nueva dirección mientras que otra parte de la humanidad continuará 
esclavizada a las viejas ideas. El hombre debe regresar a su fuente, pues fue creado para unirse 
a ella, para que un nuevo arquetipo humano pudiera nacer en el cosmos. La integración de todos 
los planos de energía de este arquetipo constituirá el último y más completo ciclo de creación 
de homínidos en el universo local. 


La lógica mecanicista moderna es claramente insuficiente para comprender los misterios 
de la creación. Cederá el paso a un nuevo tipo de inteligencia, y el hombre descubrirá que la 
naturaleza de la realidad no está lejos de la ficción esotérica, cuya forma pre-cognitiva de las 
cosas que son todavía incomprensibles hoy en día es parte de otro nivel de la psicología 
creadora, pero inconsciente, del hombre. El hombre entenderá que el cerebro humano es una 
radio que registra información en forma de pensamientos. Hoy quiere creer que es él quien 
piensa que el pensamiento involutivo es una forma primitiva de comunicación en su forma 
actual, porque no tiene en cuenta los parámetros psicológicos y extrasensoriales que 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 15 - El pensamiento subjetivo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 152 


constituyen el fundamento mismo de su organización supralógica e inteligente. Las invenciones 
más grandes de los hombres han sido el producto de accidentes o percepciones vívidas 
relacionadas con alguna forma de experiencia interior. Aquí yace la intervención de otras 
fuerzas en la vida mental del hombre. Así, comete el error fundamental de creer que es él quien 
es inteligente, mientras que su mente registra longitudes de onda que no forman parte de las 
constantes psicológicas de su ser pensante. 


El esoterismo no es apreciado en los círculos rigurosos de la ciencia contemporánea, 
porque corre el riesgo de desafiar los principios dejados de lado por razones de limitaciones 
experimentales del método científico. Pero es a través de un esoterismo renovado y 
desespiritualizado que el hombre avanzará hacia el reino de lo desconocido, incluso si el 
pensamiento esotérico también está destinado a la extinción debido a su falta de poder creativo. 
Un poco como la ciencia antigua, quiere echar raíces y ser reconocida, mientras que la ciencia 
de la mente derribará todos sus fundamentos. 


El pensamiento será creativo cuando deje de ser una forma de programación. Liberará al 
hombre del yugo de la involución, que afectó tanto a los grandes como a los pequeños de la 
tierra, tanto a los reyes como a los pobres. El hombre se enfrentará a la realidad universal de los 
planos en evolución; aquellos que tienen la nota mental continuarán su evolución individual 
bajo condiciones totalmente nuevas y libres. La próxima raza será más grande y más avanzada 
que las razas cósmicas que dieron a luz a la humanidad. 


Los siete planos de vida se unificarán en el hombre integral, y él representará el nivel más 
alto de perfección de las razas homínidas en el universo local. Los padres de la raza ya no 
podrán dominar a los hijos y éstos serán más perfeccionados que aquellos que los precedieron 
en mundos aún inaccesibles para los hombres de la tierra que no se conocen a sí mismos. 
Mientras no se conozca a sí mismo, el hombre no podrá encontrarse con sus padres y éstos 
permanecerán para él como dioses, fuerzas o dominios. 


La evolución del pensamiento es esencial para la supervivencia en el globo, porque las 
fuerzas involutivas aumentan en poder a medida que el hombre se aleja de su fuente, su luz. El 
advenimiento del hombre es el producto de un trabajo cósmico que debe garantizar la 
supervivencia de la raza. Pero no es lo suficientemente consciente para ver la esencia de esta 
dimensión. Por eso el advenimiento de la ciencia mental en la tierra es parte de su conexión 
cósmica con el universo local. Cuanto más tome conciencia de su naturaleza, más 
salvaguardará su libertad y más alcanzará la identidad de su conciencia y la unidad de su 
ciencia. Mientras el ser mantenga el status quo de sus dimensiones psíquicas internas, la 
supervivencia de la raza estará en peligro. Porque sólo él, en su individualidad integral, puede 
servir de barrera a las poderosas fuerzas astrales del sistema local. El pensamiento debe ser 
elevado en vibración para que la conciencia pierda sus velos y le dé al hombre la luz necesaria 
para eliminar las influencias dañinas de su experiencia. Para él, estos constituyen un peligro 
creciente frente a la libertad creadora de su acción, en un planeta cada vez más comprometido. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 15 - El pensamiento subjetivo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


16 


El pensamiento humano 


El pensamiento humano no tiene su origen en el cerebro material del hombre, como cree 
el pensador moderno. Viene de un mundo en sí mismo, claramente separado y más allá de la 
materialidad humana, respondiendo a sus propias leyes y habitado por sus mundos de 
inteligencias que la próxima evolución revelará a medida que la conciencia supramental 
descienda a la tierra. El nuevo hombre descubrirá el mundo del pensamiento. 


El origen del pensamiento se encuentra en una zona energética que se asemeja a una 
hiperactividad de la conciencia y de la inteligencia, a tal nivel de la realidad que su naturaleza 
misma sólo será inteligible cuando el hombre haya alcanzado una conciencia suficiente, que le 
permita dejar atrás su cuerpo material, para conocer las propiedades de estos planos en los que 
la unión con su cerebro material constituye el punto de convergencia entre los diferentes 
universos paralelos. El mundo del pensamiento está a la medida de la imagen misma de la 
realidad que el hombre conoce o percibe, según su nivel de evolución; la realidad de la mente 
es proporcional a su capacidad de sostener psíquicamente su tasa vibratoria. 


La próxima evolución dotará al hombre de un nuevo poder creador según el cual podrá 
finalmente experimentar una comunicación directa y objetiva con el mundo mental, en la 
medida en que sea capaz de llevar la conciencia de la realidad, durante sus desplazamientos 
extra-corpóreos en espacios físicos no conformes con las configuraciones psico-sensoriales de 
su experiencia planetaria actual. 


Esta nueva dimensión de la experiencia le abrirá las puertas del infinito, donde finalmente 
actualizará, a nivel material, la vasta ciencia de los planos que deben manifestarse para la 
evolución acelerada de la tierra y sus cadenas de conciencia. El mundo del pensamiento no es 
sólo una dimensión psíquica, sino también una dimensión espacio-temporal cuya evolución 
define la actualización del hombre mismo. La conciencia humana es el subproducto de la 
actividad creadora de este mundo o de estos planes de vida inteligentes, avanzados en la ciencia 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 154 


del universo visible e invisible. El nuevo hombre descubrirá una nueva tecnología, basada en 
principios revolucionarios que transpondrá el pensamiento, desde un simple plan interior 
experiencial a un pensamiento concreto. La evolución psicológica del hombre estará 
estrechamente ligada a su evolución psicológica; su pensamiento será revocado para permitirle 
comprender las leyes de la vida y del universo. Para que el hombre evolucione y aporte una 
nueva dimensión a su experiencia, tendrá que aprender y comprender la naturaleza de su mente, 
de acuerdo con una ciencia recién adquirida y recibida durante su evolución. Equipado con esta 
ciencia, completará su ciclo de evolución planetaria e iniciará su evolución cósmica y universal. 
El interés del nuevo hombre en la nueva ciencia de la mente se hará permanente después de su 
comprensión de la estrecha relación entre su mente y ciertos planos de inteligencia que 
evolucionan en lo invisible de la realidad. Pero su pasado subjetivo tendrá que ser eliminado de 
su conciencia inferior para que se produzca una nueva energía creativa, cuyo poder crecerá de 
acuerdo con su capacidad de sostenerla y vivirla objetivamente. 


El pensamiento humano de la involución traicionó la realidad del hombre; no pudo definir 
su realidad objetiva debido a su incapacidad para tomar conciencia de esta realidad, antes de la 
manifestación de la inteligencia supramental en la tierra. El nuevo hombre descubrirá que la 
mente está directamente relacionada con la actividad creadora de las inteligencias que 
evolucionan en planos superiores a los suyos en luz, pero a los que ya pertenece más allá de su 
inconsciencia planetaria. 


Este descubrimiento se hará primero a través de una forma de instrucción que se difundirá 
gradualmente por todo el mundo. Su poder vibratorio abrirá la conciencia del hombre a ciertas 
percepciones mentales, a partir de las cuales se dará cuenta de que su ilusión psicológica es de 
hecho la base misma de su ignorancia planetaria. Después de este primer paso, evolucionará 
fácilmente por sí mismo. Su conciencia se fortalecerá y lo preparará para la receptividad 
telepática consciente, una condición esencial de la vida mental en el próximo ciclo. 


El hombre conocerá la realidad y sus fundamentos invisibles. Su nueva conciencia nunca 
dejará de mejorar cuando, durante su vida creativa, la percepción de una nueva realidad mental 
haya fijado su conciencia en un nivel superior de comprensión. Las fuerzas evolutivas del 
próximo ciclo intentarán demostrar al hombre que la división de su conciencia se debe a su 
incapacidad de tomar la realidad por lo que es: superior y más vasta que su imaginación. Esta 
demostración de fuerzas creativas creará, en la conciencia humana, una ruptura con la memoria 
subjetiva del hombre. Este será el comienzo de la liberación de la ignorancia de la involución. 
Habiendo comprendido que la mente es la fuente de su realidad invisible, el hombre ya no 
temerá lo desconocido. La estrecha relación entre estos planos y su mente pondrá fin a la 
división de su personalidad, responsable de los velos de su conciencia experimental. El mundo 
mental es un universo rigurosamente organizado, basado en líneas de fuerza que convergen 
instantáneamente a través de la conciencia humana según su nivel de evolución. El universo 
mental representa no sólo un mundo aparte, con sus propias leyes, sino también un plan cuya 
función es establecer una relación inteligente y cada vez más creativa con el hombre de la tierra. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 16 - El pensamiento humano 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 155 


En la curva evolutiva, el hombre moderno representa el nivel más alto posible de 
desarrollo, dentro del marco de las leyes del libre albedrío universal. Sin embargo, estas leyes 
son claramente insuficientes para la liberación final del hombre involutivo. El nuevo hombre 
comprenderá la ilusión universal del libre albedrío y se liberará en la totalidad de su conciencia 
cuando pueda liberarse del poder de su memoria subjetiva sobre sus comportamientos 
psicológicos y psicológicos. 


Cuando tome conciencia del poder retrógrado de su memoria, vivirá y conocerá, a través 
de su propia inteligencia creativa y realidad, el vasto dominio del conocimiento que es parte 
integral de todo lo que está en evolución. El misterio ya no existirá para él; la barrera 
psicológica y psíquica de su yo experimental habrá sido reemplazada por la luz de su propia 
inteligencia universal indivisible. 


El hombre se beneficiará de la conexión estrecha y cósmica con los mundos superiores de 
la inteligencia y los planos inferiores de la materia. Este vínculo elevará su tasa vibratoria, y el 
hombre podrá eventualmente compartir su vida con aquellas inteligencias que, en todo 
momento, han velado por su evolución en la tierra para que, en un futuro apenas alcanzable, sus 
conciencias superiores e inferiores se fusionen en una unidad perfecta. Esto marcará el 
comienzo de una nueva era en la tierra, y la conciencia misma del planeta será marcada. 


El universo del pensamiento creativo sólo puede fusionarse con el hombre cuando ha 
captado la relación entre lo invisible y su conciencia planetaria. El descubrimiento de que el 
pensamiento representa una forma sutil de telecomunicación no percibida mentalmente creará 
un enorme cambio en su vida: verá que la vida real va más allá de la impresión de vida 
inconsciente, y que el comienzo de su evolución nacerá de esta nueva comprensión de las leyes 
de la vida. 


Dado el grado de inconsciencia del hombre involutivo, es inevitable que el descenso de 
la conciencia supramental al hombre vaya acompañado de una profunda transmutación de sí 
mismo. Este último, para elevarse en conciencia, debe reconocer que sus pensamientos no se 
articulan en una discontinuidad psicológica y psíquica, como había creído durante la 
involución. Esta nueva comprensión no será aceptada sin dificultad, porque el hombre todavía 
hoy está atado a una memoria cuya amplitud desafía la más aguda conciencia de la realidad. El 
fenómeno de la memoria subjetiva dificultará el paso del hombre a otro nivel de conciencia, ya 
que representa, para el ego, la totalidad de lo que cree conocer y comprender. La memoria 
subjetiva proporciona actualmente seguridad psicológica, espiritual o temporal. 


La nueva conciencia nacerá de una energía mental tan poderosa y creativa que la memoria 
subjetiva de la involución no podrá resistirse. Cuando el hombre haya reconocido que la ciencia 
de la mente es la clave para la evolución de la conciencia humana, y que tiene el poder de 
transformar al hombre sin el apoyo de su memoria, descubrirá que su pasado ha sido el producto 
de una profunda distorsión de su principio cósmico. La conciencia del vínculo íntimo entre el 
pensamiento personal y la conciencia pre-personal, la conciencia superior de las esferas más 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 16 - El pensamiento humano 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 156 


allá de la muerte, testificará el propósito del conocimiento subjetivo. Esto marcará el comienzo 
del conocimiento, la única herramienta real que el hombre de la próxima raza raíz utilizará. El 
nuevo conocimiento transpondrá a la realidad mental del hombre una ciencia de la mente 
invisible que no puede ser deducida por la razón de su conciencia experimental. Sólo podrá 
desafiar esta ciencia en la medida en que la conozca por sí mismo. Lo liberará de toda actitud 
filosófica porque, habiendo descubierto él mismo las claves del conocimiento, querrá 
intercambiar con otros que, como él, podrán expresar su propia luz creadora. 


Cuando el nuevo hombre pueda examinar el mundo mental infinitamente, se dará cuenta 
y medirá su conocimiento universal. Verá hasta qué punto el ego inconsciente de la involución 
había sido atrapado por una poderosa ilusión frente al pensamiento, y esa realidad no podía ser 
definida por la conciencia subjetiva del hombre. Descubrirá que el mundo mental no se ocupa 
en modo alguno de la memoria de la involución, y que el ego, para seguir el movimiento 
creador de su mente, debe estar totalmente disponible a su luz si quiere entender lo que no sigue 
de una facultad deductiva. El nuevo hombre percibirá que el vínculo entre su conciencia 
personal y su conciencia total se debe a una actividad superior en él, y no a la actividad inferior 
de una mente subjetiva impotente. Será evidente que cualquier búsqueda de conocimiento es 
parte integral de la involución, y que sólo la búsqueda de las leyes de la materia se aplica a la 
actividad inteligente de la mente subjetiva. Toda otra investigación que se ocupe de la realidad 
de los planos invisibles del hombre y del universo, debe serle comunicada por la actividad 
creadora de su conciencia universal, vinculada en espíritu a los planos del mundo mental 
superior. 


El hombre comprenderá que el mundo mental es un vasto laboratorio donde el 
pensamiento se utiliza para llevarle a reconocer su verdadera naturaleza evolutiva. El hombre 
ya no pensará subjetivamente; la calidad de su habla habrá transformado tanto su persona que 
su vida mental ya no podrá reflejar lo que ya había percibido bajo la autoridad del velo de la 
verdad. 


El pensamiento humano, su fuente, sus leyes, siguen siendo un gran misterio para la 
humanidad. La evolución de la conciencia y del pensamiento van de la mano y el hombre 
descubrirá que el pensamiento subjetivo no deriva de él: procede de un fenómeno universal de 
comunicación que abarca la totalidad del ser, mucho más allá de su conciencia psicológica, 
donde el yo tiene la impresión de ser libre en la mente mientras vive una vida mental altamente 
programada, más o menos infectado por las fuerzas psicológicas astrales que ignora. Para 
entender el pensamiento, tendrá que hacerlo a través de los caminos psíquico, oculto y mental. 
La psicología moderna está al lado de la ciencia del pensamiento. Es incapaz de entender su 
fuente, ciencia o poder. El hombre descubrirá que el pensamiento es un factor de vida que va 
más allá de las actividades puramente físico-químicas del cerebro material, y que está 
directamente relacionado con las actividades inteligentes que emanan de otros planos de la 
realidad multi-dimensional, que la parapsicología está comenzando a reportar sin comprender 
sus aspectos más profundos y ocultos. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 16 - El pensamiento humano 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 157 


El pensamiento no es el producto de la actividad cerebral; pasa a través del cerebro y da 
la impresión de tener libre albedrío. Pero esta última sólo corresponde a las leyes mentales del 
pensamiento colectivo, de modo que no representa en sí misma ninguna libertad real en el 
hombre involutivo. El hombre se liberará en la mente cuando haya eliminado de su conciencia 
subjetiva los elementos astrales de su pensamiento, secretamente activos detrás del velo egoísta 
de la mente inferior. Así, tendrá acceso a una mente libre y superior, nunca más atrapada en las 
fuerzas mentales involutivas propias de su conciencia subjetiva y programada. El pensamiento 
del hombre antiguo no es parte de la conciencia real del hombre sino de su conciencia planetaria 
y experimental. El ser irá más allá de esta etapa de la evolución cuando haya comprendido las 
leyes de la mente, esta energía mental detrás de la forma-pensamiento utilizada para hacerla 
evolucionar. 


El pensamiento humano será estudiado sobre la base de nuevos datos que revelarán los 
secretos de la conciencia. Mientras esté cerrado a estos secretos, el hombre permanecerá 
absolutamente ignorante de la naturaleza de su conciencia y su vida seguirá estando vacía, sin 
ningún fundamento real. La evolución de la conciencia supramental abrirá una nueva vía hacia 
la comprensión de los mecanismos psíquicos, y finalmente permitirá reconocer que el 
pensamiento es un fenómeno universal coloreado por las fuerzas psíquicas inferiores de las que 
el ser no es de ninguna manera consciente. Este entendimiento renovará completamente la 
psicología, que hoy busca comprender el fenómeno del pensamiento sin tener acceso a él, 
debido a las limitaciones psicológicas del ego frente a la realidad superior del plano mental del 
hombre. Los mecanismos básicos del pensamiento humano serán descubiertos y la alienación 
mental desaparecerá en la tierra. Es a través de un malentendido del pensamiento que la 
enfermedad mental se apodera del hombre. La mente del hombre nunca se enferma; su mente 
lisiada es objeto de incesantes ataques del astral, a través de la memoria y de las fantasías que 
ésta sostiene. La psicología debe descubrir las leyes del abismo antes de que pueda reclamar la 
ciencia de la mente. El cerebro humano es un dispositivo de radio que funciona de la misma 
manera que su contraparte material, con la diferencia de que el hombre no es consciente de la 
fuente del pensamiento. Todavía cree, por ignorancia, que la propia radio produce sus propias 
ondas. 


La evolución de la conciencia supramental establecerá la medida del pensamiento y 
definirá sus parámetros oscuros. El pensamiento se revelará en sus más mínimos secretos, pues 
la nueva mente del hombre podrá ir más allá de la memoria, para sacar del mundo mental 
involutivo los elementos ocultos a la humanidad desde el principio de la filosofía del ser. La 
inconsciencia hace del pensamiento una forma de conciencia, mientras que el pensamiento y su 
cualidad determinan la naturaleza de la conciencia. Sin una calidad superior, es decir, sin una 
objetividad total, el pensamiento no puede servir al hombre, porque es el producto de una 
programación sutil que emana de los éteres de la conciencia planetaria que llamamos, con fines 
de identificación, el astral. 


El astral es muy poderoso en el mundo. Todo el pensamiento de la humanidad está bajo 


el control de estas fuerzas astrales, realmente dominan la conciencia del hombre, que le temería 
si fuera remotamente consciente de ello. Por eso, además, la mentira cósmica formará parte de 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 16 - El pensamiento humano 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 158 


la programación del pensamiento humano mientras el ser humano no haya tomado conciencia 
de su doble, es decir, de la luz de la que está hecho de los éteres de la vida más allá de la muerte. 
Mientras el hombre no entienda la muerte y no haya logrado conversar con las entidades de este 
plano, le será imposible comprender el fenómeno del pensamiento subjetivo, porque su 
coloración es directamente producto de la intervención de estas entidades a través de los 
mecanismos astrales de su memoria involutiva, ligada a la de la raza. 


El pensamiento humano termina su ciclo de vida desde el momento en que entra en los 
planos astrales de conciencia, pues entonces comienza a morir y a perder su luz. El más mínimo 
choque la separa de su fuente, la duplica, y procede según las leyes mecánicas de la conciencia 
hacia la materialización de su forma. Es en este punto cuando se vuelve global y corre el riesgo 
de arrastrar a largo plazo a la humanidad a conflictos cuyo alcance y consecuencias 
desconocemos. El hombre tiene una gran necesidad de entender la naturaleza del pensamiento, 
porque llegará el momento en que el pensamiento del hombre será usado en su contra por 
fuerzas que se ha negado a reconocer. La vida es una ola contra la cual ninguna fuerza tiene 
poder, ni hombre ni nación, a menos que entienda sus mecanismos ocultos. El pensamiento 
involutivo ya no podrá servir a la humanidad por mucho tiempo a pesar de la perfección de su 
función intelectual, pues las fuerzas de la vida inferior trabajan contra el hombre al mismo 
tiempo que quieren darle la impresión de que son parte de su vida. La vida del hombre está por 
conquistar y la de la humanidad por construir. Las fuerzas del pensamiento humano trabajarán 
para demostrar el poder de esta fuerza sobre la materia, de la cual el hombre sólo tiene una 
memoria débil. Cuando llegue este momento, otras fuerzas integradas en la conciencia del 
hombre emergerán del abismo y se enfrentarán a la ciencia. Este será el comienzo de una nueva 
era en la que el hombre integral ocupará el lugar que le corresponde en la vida de la tierra. 


La ciencia descubrirá que el pensamiento es parte de un modo universal de comunicación 
interceptado en una frecuencia lo suficientemente baja como para dar al ser la impresión de una 
vida mental independiente de los planos de vida más allá de la materia y el tiempo. Este 
descubrimiento representará para el hombre el nivel más alto de conocimiento psicológico 
jamás alcanzado en este planeta, porque el pensamiento, una vez liberado de su carga de 
memoria, se convertirá en un gran poder de introspección y explicación del fenómeno de la 
vida, que hará del pensamiento creativo una nueva fuerza en la tierra. El tiempo de los antiguos 
será relegado al museo de la historia y el hombre comenzará a comprender el infinito. Una vez 
liberado su pensamiento, el hombre tomará conciencia de los poderes que, en el pasado, estaban 
bajo la influencia de las fuerzas lunares y lo llevaron a abandonarse a sí mismo. La revolución 
provocada por el nacimiento del pensamiento supramental será igualada, en los anales de la 
humanidad, sólo por lo que actualmente existe en otros planetas que no están caídos, es decir, 
que no están afectados por la ruptura del vínculo universal causado por la caída del pensamiento 
libre y creativo. Los éteres de la vida se han separado y el hombre no ha sido capaz de preservar 
la hegemonía de su herencia natural, la de controlar la materia y los reinos que subyacen a su 
propia evolución. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 16 - El pensamiento humano 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 159 


La evolución de la conciencia humana establecerá un orden progresivo de 
interdependencia de los reinos invisibles con el plano material y sus reinos planetarios. Pero 
este tiempo sólo llegará cuando la Regencia planetaria se establezca cósmicamente en el globo, 
es decir, cuando el hombre integral tenga acceso libre e ilimitado al éter de la tierra. Es desde 
el éter de la tierra que el poder de la nueva luz será ejercido sobre el globo, y que el nuevo 
hombre restaurará el orden al desorden creado por las fuerzas involutivas que dieron forma al 
viejo hombre para mantenerlo prisionero del sufrimiento existencial. La nueva conciencia del 
hombre lo iniciará en los profundos misterios del alma. Conocerá el alma como ha conocido la 
materia, y las fuerzas del espíritu pasarán a través de su mente en un movimiento instantáneo. 
Así, la nueva conciencia del hombre ya no puede retraerse del destino del ser integral. 


La fatalidad de la inconsciencia involutiva será reemplazada por la lucidez y la voluntad 
de dominar las fuerzas de la vida, aquellas fuerzas psíquicas de la conciencia que nunca han 
sido reveladas bajo el control absoluto del hombre. El pensamiento humano de la próxima 
época convertirá al hombre en un superhombre, en un ser dotado, que puede a voluntad dejar 
su envoltura carnal y manifestarse a distancia. Es a partir de este momento que los hombres 
escucharán cosas fuera de la experiencia involutiva, que transformarán la conciencia de las 
naciones y al mismo tiempo constituirán una prueba irrefutable de que el tiempo del nuevo 
hombre ha llegado. Perfectamente consciente, el ser de la luz fundirá su destino con el de 
aquellos seres que, como él, habrán alcanzado la segunda visión, la que dará al hombre de la 
nueva era poder sobre las fuerzas inferiores de los reinos invisibles. El aumento de la tasa 
vibratoria de la mente humana no sólo liberará al hombre de las fuerzas involutivas, sino que 
también asegurará su paso a otra dimensión del tiempo y del espacio. Este acceso pondrá fin al 
absurdo de la muerte astral, un retorno cíclico a los planes de vida que han constituido para la 
humanidad antigua el valor supremo de la vida después de la muerte. El nuevo hombre será 
parte de una nueva conciencia y una nueva voluntad en la tierra. Las fuerzas de la involución 
se verán forzadas a obedecerle, porque la luz vendrá a través del cuerpo mental del nuevo 
hombre. El pensamiento va más allá de la comprensión del ser involutivo, y debe estar sujeto a 
la voluntad del hombre para que un día comprenda la diferencia entre el éter de la vida y el 
astral de la muerte. El hombre en la tierra es un ser vivo que no tiene ninguna facultad real, está 
absolutamente condicionado por formas mentales que nacen en su mente sin el conocimiento 
de su inteligencia creativa. No es de extrañar que la conciencia humana sea un misterio para el 
hombre y que se vea obligado a resignarse a ella, porque la resignación es una característica de 
la vida inconsciente y planetaria. 


La próxima época despertará al hombre al misterio de su pensamiento. Creará en él una 
conciencia de que la involución no pudo hacer debido al poder del pensamiento espiritualizado 
sobre la mente humana. El pensamiento intelectual dará paso al pensamiento creativo y el 
hombre verá que el mundo mental se manifestará a través de su pensamiento, según sus propias 
ilusiones. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 16 - El pensamiento humano 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 160 


La forma-pensamiento es una energía que galvaniza la inteligencia. Esta energía es libre 
o no libre, dependiendo de la libertad o naturaleza no libre de la mente. La involución ha 
condicionado al hombre a pensar de acuerdo con las formas de su civilización, mientras que la 
evolución lo preparará para convertirse en dueño de sí mismo en todos los niveles de su 
existencia, tanto mental como física. El hombre descubrirá que es esclavo de su pensamiento y 
que su mente se ve afectada por esta condición incluso en el nivel de la conciencia del ego, esa 
conciencia que no tiene ciencia de sí misma. Tanto como el hombre puede parecer inteligente, 
tanto así que puede volverse estúpido sin verlo, porque la estupidez, para ser vista, debe ser 
confesada, mientras que para confesarla, uno debe primero hacerle verla. Pero el viejo hombre 
no quiere ver lo que el viejo hombre puede mostrarle, porque ambos son parte de la misma 
estupidez; por lo tanto, se verá forzado a sufrir el choque vibratorio de la palabra del nuevo 
hombre para despertar a su realidad. Es entonces cuando el hombre comenzará a reconocer que 
sus pensamientos no son creativos, sino degenerativos a largo plazo, y que su único camino 
hacia la libertad del ser permanecerá cerrado hasta que haya experimentado el choque de la 
ciencia creativa creada por la palabra del hombre consciente. 


Las condiciones del pensamiento humano son cuando debería liberarlo. Pero es 
impotente, porque el ser aún no ha resuelto liberarse a pesar de todos los obstáculos astrales de 
su vida planetaria. Es en este sentido que muchos serán llamados, pero un pequeño número 
tendrá éxito en traer las fuerzas de la vida a la tierra, con el fin de someterlas de una vez por 
todas. Otros seguirán siendo pobres, porque la pobreza de espíritu sirve a las fuerzas de 
dominación. Y mientras esta pobre gente no haya sufrido lo suficiente de su estupidez, los 
hombres seguirán siendo hombres, esclavos del hombre inconsciente y de las fuerzas que lo 
habitan. El futuro del hombre no es parte del futuro de la humanidad, pues la humanidad 
representa sólo a la raza humana, mientras que el hombre real es parte de la luz y su radio de 
acción material va más allá de la dimensión puramente física de su esfera planetaria. El 
pensamiento involutivo sirve a las fuerzas del astral sin que el hombre sea consciente de ello; 
ni la ciencia ni la espiritualidad lo protegerán de estas fuerzas, pues dominan todas las esferas 
de la vida mental inconsciente. 


Es a través del poder de vencer los elementos emocionales que lo atan a tales 
pensamientos que el hombre tendrá éxito en detener su envenenamiento. Pero este trabajo sólo 
puede hacerse a nivel personal, porque la conciencia humana no es todavía parte de la 
conciencia racial. Es parte del descenso del espíritu a la materia, del fuego cósmico, de la 
inteligencia pura e integral. 


El nuevo hombre no vivirá de las opiniones de su civilización; lo que sabe, lo sabrá por 
sí mismo y por sí mismo, y las fuerzas mentales de su cultura serán impotentes contra él. Si el 
respeto por las opiniones es fuerte, el interés por estas opiniones será nulo, porque su mente lo 
predispondrá a un nivel de percepción extrasensorial directamente relacionado con la actividad 
creadora de su cerebro etérico, relacionado con su bisagra oculta, esa dimensión de la mente 
humana que siempre ha sido bloqueada por los bosques astrales de involución. No es el 
pensamiento reflexivo el que mueve al hombre nuevo, sino el pensamiento creativo, que no 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 16 - El pensamiento humano 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 161 


tiene nada que ver con el concepto de creatividad mecanizada que el hombre moderno conoce. 
La creatividad del pensamiento supramental estará directamente relacionada con el destino del 
hombre mismo y su pensamiento. Podrá reconocer y conocer su futuro o el de la humanidad en 
general. Las fuerzas de la vida estarán de su lado, alineadas con él para que el fenómeno 
humano llegue a ser finalmente parte del fenómeno cósmico del hombre, un fenómeno que 
representa el propósito de la evolución terrenal. Todo lo demás constituye sólo el lento 
movimiento de este destino del hombre consigo mismo y con las fuerzas de luz que le 
corresponden en los planos invisibles de la vida galáctica. 


No hay necesidad de creer que el hombre, en realidad y en esencia, es un simple pensador. 
De hecho, es un creador de formas de pensamiento en la medida en que su pensamiento ha 
perdido su subjetividad para dar paso a la razón objetiva, esta fuerza integral de la mente libre 
de toda memoria que sirve para disminuir su poder para ser real. El hombre se ha convertido en 
un ser evolutivo cuando su evolución aún no ha comenzado. Sus principios inferiores han 
seguido la curva evolutiva, pero su principio motor universal sólo arraigará en él con la fusión 
del ser mortal y el ser de luz, su doble. 


Reconoceremos en la próxima época que el doble es esencialmente la despersonalización 
psíquica de la energía del pensamiento, y que representa en los planos sutiles al hombre 
cósmico, al ser sin forma material y sin memoria planetaria. Cuando se haga este 
reconocimiento, la ciencia del hombre se hará evidente y el poder del hombre le seguirá; la luz, 
una vez despersonalizada psíquicamente, hará al hombre libre en pensamiento y capaz de 
ordenarlo para que sirva a las fuerzas universales en él, que son parte de él y emanan de su 
conciencia unificada. 


El hombre inconsciente es un robot en la vida, porque la vida lo abarca en todos los 
niveles. Sólo se detiene para tomar medidas de ella cuando ella le pega. El hombre nuevo, por 
otro lado, doblará la vida a su voluntad, porque la existencia está fuera de la vida y debe ser 
puesta bajo su control. Entonces podrá vivir y comprender las grandes fuerzas que trabajan para 
fusionarse con su ser mortal a fin de elevar su conciencia, viva y permanentemente. El hombre 
es un Cristo, un señor, un creador, y no una criatura, un creyente, un esclavo. Pero su 
pensamiento no tiene poder alguno, pues ha dado a otros poder sobre su mente; ha dado a otros 
la llave de su propio destino; ha permitido que otros le definan en términos oscuros lo que es la 
vida, mientras que la vida aún no existe en la tierra en su forma real, habitable por el espíritu 
libre del hombre planetario. El hombre es espíritu, pero el alma lo ha convertido en un peón al 
servicio de las legiones que dominan las esferas oscuras y lunares del astral. Las ciencias 
ocultas se han ocupado de esto, pero sin comprender la naturaleza de la mentira cósmica que 
subyace a cualquier intervención humana en el secreto de los secretos. Por eso estas ciencias se 
han convertido, estas ciencias, en una nueva fuente de esclavitud para el hombre, y que los 
últimos pasos del hombre involutivo hacia la conciencia superior tendrán que ser dados en esta 
dirección, ante sus ojos abiertos y reconociendo que incluso los maestros espirituales de la 
tierra han sido encarcelados en su ciego y cegador misticismo. La nueva tierra desgarrará los 
misterios, y el hombre integral se convertirá en un sumo sacerdote ante las dominaciones. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 16 - El pensamiento humano 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 162 


El asalto astral al pensamiento humano será lo primero que el hombre nuevo reconocerá 
y, aun cuando crea que está libre de él, la actividad de este plan continuará de una manera más 
sutil contra él. Su seguridad nunca se sentirá como si fuera libre, en control de sí mismo. Su 
seguridad absoluta sólo se manifestará en el poder etérico de su nueva conciencia sobre los 
reinos de la tierra. 


El espíritu del hombre no es un alma: es un fuego. La mente del hombre no es un 
recuerdo: es el creador de formas nuevas y vivientes. El espíritu del hombre es el poder de la 
luz en el plano material, para que el hombre pueda liberarse de las garras de las fuerzas 
involutivas y no volver nunca más a la muerte astral. Esto se sabe en los aviones porque el 
hombre lo sabe. Esto se reconoce en los planos porque el hombre integral lo establece. Esto es 
parte de los nuevos principios de la vida mental del hombre nuevo en la tierra, y nada puede 
extinguir o borrar lo que nace de la fusión de la mente y la luz. 


La muerte no puede hacer nada contra todo el hombre, porque toda su conciencia es parte 
del vínculo universal. Las esferas astrales reconocen esto, y ven que el tiempo está llegando 
cuando el hombre de la nueva época dominará la muerte. Pero el acceso a la totalidad sólo 
llegará en la medida en que el hombre se dé cuenta de la mentira cósmica escondida detrás de 
los velos de su pensamiento subjetivo o de sus comunicaciones con los planos que aún no ha 
puesto bajo su control. El hombre sólo puede controlar los planos desde su mente superior, un 
aspecto equivalente a la dimensión psíquica de su nueva conciencia. Este plano representa la 
conciencia ascendente del hombre, por lo tanto el punto de energía mental necesario para liberar 
su mente del mundo de la muerte o de sus influencias. La mente del hombre es luz, pero se 
retrasa en su fusión por la memoria subjetiva del ego; esta memoria desafía la evolución de la 
mente superior y fuerza al hombre a vivir un pensamiento que lo subyuga a la vida y a sus 
fuerzas, en lugar de liberarlo de ellas y darle poder sobre ellas. El hombre descubrirá el poder 
creativo del pensamiento libre cuando su conciencia inferior haya sido iluminada por formas 
mentales que en el pasado habían asegurado su ego dentro del marco de su cultura, o en relación 
con la memoria de su raza. Hasta que sea liberado de lo conocido, no podrá ver la verdadera 
cara de la mente, y su vida continuará en una serie de experiencias más allá de su control. Las 
leyes de la vida coinciden con las leyes del pensamiento. El hombre vive su vida de acuerdo a 
la naturaleza de su pensamiento. 


El pensamiento humano no corresponde a la naturaleza real del hombre, sino a la del ser 
cuya conciencia varía constantemente entre el astral y la tierra. Es un pensamiento 
constantemente distorsionado o deformable, que tiene sustancia sólo en la forma y no en la 
fuerza. Es dominada y dominable, sin ninguna función creativa real, ya que la ley de 
consecuencia no forma parte de su constitución interna ni de su inteligencia interna. Las leyes 
de la probabilidad la invitan constantemente a deformarse, mientras que el destino de las 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 16 - El pensamiento humano 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 163 


naciones y de los hombres la confronta sin cesar con un ciclo que desafía el fundamento mismo 
de su realidad. Esto es lo que llamamos progreso. Básicamente, el progreso indica que el 
pensamiento no tiene poder ni permanencia. Sólo reconoce los altos niveles de su antigua 
manifestación, que declaramos intelectualmente válida. Pero el intelecto es parte del elemento 
inferior del pensamiento o de la mente. No es el intelecto el que gobierna las fuerzas de la vida, 
sino el pensamiento puro, la inteligencia creadora. Mientras esta inteligencia no se fusione con 
el hombre, éste no tendrá poder sobre sus reinos, sobre su vida ni sobre la vida de las naciones. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 16 - El pensamiento humano 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


17 


Involución versus evolución 


La involución es la larga historia de la humanidad durante la cual el hombre fue impotente 
ante la acción concertada de las fuerzas astrales sobre su conciencia ignorante. Durante este 
período, la humanidad sólo experimentó sufrimiento y el hombre se vio obligado a vivir en un 
plano inferior de la vida, sin el apoyo de una inteligencia universal que lo guiara. La experiencia 
del hombre se redujo durante milenios a la conquista de sus bajos instintos, mientras que la luz 
de su propio espíritu se ocultaba bajo los gruesos velos de su conciencia astralizada. La 
involución marcó con su cinismo, hasta el final de este ciclo, el período siniestro de la vida 
humana en la tierra, radicalmente anti-humano y anti-ligero. Este período fue sin embargo 
importante, porque permitió a la humanidad transformar su naturaleza inferior y elevarla a un 
nivel suficientemente noble para que una conciencia capaz de percibir los falsos matices de su 
historia y raza pudiera penetrarla. 


El hombre experimentará dos fases distintas durante su experiencia planetaria, debido a 
las leyes de la evolución cósmica, cuya naturaleza oscura sólo comprenderá cuando pase de la 
etapa de conciencia del alma a la de conciencia del espíritu, o inteligencia pura. La involución 
fue un período en el que la memoria del hombre coloreó todas las funciones psíquicas de su yo 
ignorante. El hombre fue proyectado en una experiencia planetaria, privado de inteligencia real, 
simplemente equipado con la memoria experiencial de la humanidad que le había precedido. 
Esta condición obligará al hombre nuevo, a través del sufrimiento, a perfeccionar su mente y a 
desarrollar su inteligencia interior hasta que se beneficie de una inteligencia pura, que lo 
liberará de la ardua experiencia de una conciencia sin luz. La luz astral era el único recurso del 
ser humano, y este recurso fue la marca terrible de su involución, su descenso a los infiernos de 
la experiencia. 


La evolución impondrá un cambio radical en esta condición, porque el nuevo hombre 
encontrará su luz y las claves de la evolución necesarias para recuperar el contacto con su 
fuente. Estas claves de la evolución no serán fáciles de integrar, porque el hombre ha estado 
ligado al mundo de la muerte durante milenios, y su inteligencia está tan dormida que sólo los 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 165 


grandes choques pueden realmente despertarlo. Durante la involución, él creía que el 
conocimiento debía venir de fuera de sí mismo. Evaluación normal ya que sus circuitos 
universales estaban cerrados. No tenía otro recurso al conocimiento que todas las 
especulaciones acumuladas por la humanidad antes que él. Dependiendo de la raza o cultura a 
la que perteneciera, podría añadir a su pasado para perfeccionar su conciencia. Pero en el caso 
de la evolución, el nuevo hombre descubrirá que los circuitos universales son parte de los 
modos de transferencia de la energía de la inteligencia, y que estos circuitos tienen la misma 
equivalencia que un inmenso recurso de información al que tiene derecho y acceso según su 
nivel de evolución. Usará estos circuitos de energía para transferir, en el plano material, u otros 
planos de su realidad, las fuerzas creativas de su nueva conciencia. 


La involución era dolorosa para el ser humano porque no tenía autoridad personal en la 
vida, ya que su conciencia mental inferior estaba estrechamente ligada a la de su sociedad. El 
destino del hombre estaba de acuerdo con el destino planetario de su sociedad. Esta situación 
hizo del ser humano un conejillo de indias social, y las fuerzas astrales de involución se 
volvieron cada vez más poderosas; el hombre inconsciente regresó al mundo de la muerte, 
donde se incorporó instantáneamente a una vasta maniobra astral a la que pertenecía a pesar de 
sí mismo, debido a esta ausencia de luz en él, que le impedía reconocer el éter cuando pasaba 
de la luz a lo invisible. Así comprometido, se vio obligado a continuar su evolución en este 
nivel, antes de regresar al sujeto para continuar su ciclo de evolución progresiva e inconsciente. 


La evolución pondrá fin a esta comedia astral. Por su fusión, el hombre estará 
perfectamente iluminado en su conciencia cuando pase a través de la pared de la muerte 
material; sabrá reconocer las ilusiones de lo astral, porque ya la vida consciente, durante la cual 
habrá evolucionado en la tierra, le permitirá pasar directamente al éter de su conciencia, este 
plano de vida donde la continuidad de la conciencia es inevitable y perfecta en el orden de las 
leyes de la evolución de la conciencia universal en fusión. El ser humano ha estado astralizado 
durante tanto tiempo que la conciencia de la realidad sólo vendrá a él gradualmente cuando 
recupere la luz que le fue arrebatada al principio mismo de la involución. La evolución, y todos 
sus datos explicados en el marco de la inteligencia supramental, creará un choque en el hombre; 
tendrá que enfrentarse a una vuelta a sí mismo, frente a todo lo que había aprendido durante su 
experiencia involutiva personal. Así, un día, se verá obligado a admitir que la vida tal como la 
había vivido no era real y que tendrá que ser completamente transformada. Para que pueda 
disfrutar verdaderamente de la vida en todos los niveles de su mente, el doble luminoso del 
hombre trabajará a la perfección de su conciencia. 


La involución fue un período en el que la conciencia del hombre fue perseguida por las 
fuerzas astrales. Esta persecución durará hasta el final de la involución de la conciencia humana 
personalizada. El astral representa no sólo el mal o el bien, sino también la dualidad de estos 
dos aspectos de la conciencia, que deben ser unificados por la acción creadora de la inteligencia 
pura del hombre. Hay hombres para quienes el mal es bueno, y otros para quienes el bien es 
malo; la inversión es total debido a los velos del astral. Sin inteligencia creativa, sin luz pura, 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 166 


el hombre tiene dificultades para marcar la diferencia y puede convencerse a sí mismo de uno 
u otro. Esta fue la causa de los grandes abusos del hombre contra el hombre durante la 
involución, y sólo terminará con el descenso de una conciencia supramental no influenciada por 
el mundo de la muerte. 


Todavía no está claro para el hombre que su naturaleza involutiva estuviera dividida entre 
dos fuerzas oscuras en él: una es parte de la memoria astralizada del alma, y la otra del fuego 
de la claridad en la inteligencia. Ya sea que hablemos de las fuerzas inconscientes de las 
religiones sedientas de poder espiritual, o de las naciones sedientas de poder temporal, el 
problema sigue siendo siempre un problema de inconsciencia humana, cuyo precio ha sido 
pagado, a lo largo de los siglos, por la humanidad ignorante de las leyes cósmicas de la 
conciencia universal. Lo que la involución fue para la conciencia colectiva, la evolución será 
para la conciencia individualizada. Habiendo alcanzado la conciencia individualizada, el 
hombre se liberará de las fuerzas de la involución y progresará hacia una conciencia cósmica 
perfectamente libre. 


La evolución permitirá a los seres humanos recuperar su lugar natural en el orden de las 
cosas, y su vida en la tierra o en otros planos estará totalmente equilibrada. Por eso el hombre 
ya no conocerá la tiranía de las fuerzas astrales que han tenido poder sobre él durante tanto 
tiempo. Pero su conciencia será probada incluso en el más mínimo retiro de sus recuerdos, para 
que la luz pueda brotar desde las profundidades de su ser. El hombre nuevo aún no se da cuenta 
de lo que significa "evolución". No entiende, en todo su significado, que la evolución es un 
modo de vida superior al de la involución, y que no está dictada por las fuerzas astrales de la 
vida inconsciente, sino por la luz del hombre, fuerzas que apenas comienzan a descender al 
nivel material. Por mucho que la involución haya ralentizado la vida, la evolución le dará 
aliento. La vida futura del hombre consciente será similar, en su libertad integral, a la que el 
hombre conoce en los planos de su conciencia dormida, cuando penetra en los planos del sueño 
donde todo está perfectamente organizado. 


Es imposible para el hombre consciente de hoy comprender la realidad de la evolución, 
porque su cuerpo mental no está suficientemente ajustado a la nueva vibración de esta nueva 
conciencia. Una vez perfeccionado y elevado, comprenderá lo que significa "evolución". Esta 
nueva era ya no representará un espejismo futuro para él, porque será parte de su conciencia 
personalizada. Libre de cualquier conexión con el astral, su vida le parecerá un sueño hecho 
realidad. Por mucho que la involución fuera una pesadilla, la evolución marcará una era pasada 
que el hombre ya no querrá contemplar, porque será parte de un pasado perfectamente 
comprendido en su función involutiva. 


Hay, en todo ser humano inconsciente, una pequeña luz; el hombre nunca está totalmente 
desprovisto de luz, y la pequeña luz que algunos hombres les han hecho ver que la vida debe 
ser distinta de la que es ahora. Su inteligencia interior da testimonio de una realidad que va más 
allá de su condición actual de existencia. Pero esta percepción interna es demasiado débil para 
el hombre inconsciente, de modo que constantemente se vuelve a conectar con el astral y queda 
atrapado en su juego. Demasiado para la involución. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 167 


En el curso de la evolución de la conciencia humana, el hombre integrará su energía en 
todos los niveles de su realidad. La falta de integración de su luz lo ha reducido a la esclavitud 
desde tiempos inmemoriales. Aprenderá a integrar su energía y se liberará del astral antes de 
recuperar proporcionalmente sus poderes naturales. El astral se manifiesta siempre según líneas 
de fuerza que coinciden con la mayor resistencia del hombre a su inteligencia pura; el ser 
humano, a pesar de su mejor voluntad, vive su vida en relación con su conciencia inferior. Las 
fuerzas de la luz no obedecen las leyes astrales. Por esta razón, el hombre consciente no puede 
vivir su vida de acuerdo a su pasado, debe vivirla en un presente creativo y consciente. 


La evolución abrirá las puertas a la percepción extrasensorial, no coloreada por el astral. 
El hombre se volverá cada vez más extrasensorial, y sus facultades psíquicas permitirán una 
gran apertura de su conciencia en el nivel de su mente. Esta apertura se hará universal y el 
nuevo hombre percibirá que sus nuevas facultades son una parte natural de su conciencia y el 
poder de esta conciencia en el nivel material. Mientras el astral pueda colorear sus facultades, 
las experimentará experiencialmente y será su esclavo, porque todo está sujeto al astral. Este 
plan utilizará cualquier aspecto del hombre que le permita abarcarlo. Las facultades 
extrasensoriales del nuevo hombre formarán parte de su inteligencia creativa, y ya no de su 
psique médium. 


La involución ha permitido al hombre tratar con la materia, y la evolución le permitirá 
tratar con el éter de la materia. Su ciencia será muy avanzada, muy poderosa. Pero el hombre 
sólo puede vivir de su nueva ciencia según las necesidades creativas de la evolución. Lo vivirá 
de acuerdo a las necesidades futuras directamente relacionadas con la aplicación del equilibrio 
de fuerzas en los diferentes planos de la vida planetaria. 


La involución desarrolló las herramientas de la conciencia material, que gradualmente 
evolucionaron en relación con esta conciencia hasta convertirse en un referente material cada 
vez más sensorializado. Esto dio a luz a la ciencia que se ha desarrollado hasta el día de hoy, y 
permitió al hombre mejorar su vida en el plano físico de la tierra. Sin embargo, esta mejora no 
se llevó a cabo en relación con la ciencia interna de las cosas, de modo que la vida de las 
sociedades se construyó sobre los tambaleantes cimientos de las civilizaciones mecánicas. La 
evolución, por otra parte, se hará en relación con las herramientas de un nuevo orden, 
perfectamente adaptadas a la conciencia evolutiva del hombre. Estas herramientas le permitirán 
evaluar el universo desde otro plano de vida, cuya naturaleza será equivalente a la de un nuevo 
vehículo de expresión y percepción: el cuerpo etérico. 


La evolución abrirá un nuevo registro de vida sobre el universo en general, y creará una 
ola de experiencias creativas. El ser humano es multi-dimensional, pero sólo conoce el plano 
más bajo de la conciencia, el plano material. Las ciencias esotéricas y ocultas, sin mencionar 
las religiones o ciertas filosofías, querían que el ser creyera en la existencia de otros planos; 
pero esta creencia sólo podía alcanzar el plano psicológico en su conjunto, o el plano astral en 
los casos más avanzados en que los seres evolucionados estaban en busca de ciertos caminos 
ocultos o místicos, que apuntaban a la satisfacción de una búsqueda interior. Estos caminos, sin 
embargo, permanecieron sujetos a un conjunto de doctrinas secretas, esotéricas o religiosas, que 
eran preocupantemente obra de autoridades espirituales sujetas a los mundos o altos planos de 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 168 


las esferas de la muerte. La evolución despertará la conciencia creadora del hombre y lo liberará 
de la irradiación astral de las construcciones sutiles y limitantes. El hombre integral poseerá una 
visión tan clara de las cosas que su vínculo con el astral se romperá para siempre; ya no 
conocerá la muerte, como la experimentó el hombre involutivo. La totalidad de su conciencia 
será sostenida por su luz, será solar en el término más universal. 


La evolución se distinguirá por el vínculo absoluto que se establecerá entre el ego 
consciente y su doble, un vínculo que servirá de puente entre el éter y el plano material. Este 
puente permitirá que el nuevo hombre se desconecte perfectamente de la energía astral del alma 
y de la memoria que representa. Liberado del poder del alma sobre el ser, la personalidad se 
transformará y nacerá la persona creadora indivisible, dotada de los poderes de luz que le 
pertenecen por derecho. 


La evolución no será fácil; los obstáculos egoístas serán formidables. Los seres más 
fuertes lograrán atravesar la densa pared del astral para encontrarse al otro lado de la realidad 
planetaria. Los tiempos serán nuevos y la vida no volverá a ser la misma. Las fuerzas de la 
mente son solares y no pueden coexistir con el astral. Sin embargo, no todos los hombres 
podrán pasar juntos de la etapa lunar a la etapa solar de la próxima época: la mayoría morirá de 
muerte negra y perderá su identidad al otro lado de la vida. Pero el paso de la conciencia al éter 
revelará que la vida no ocupa simplemente el espacio material, sino también el espacio psíquico 
que forma parte del conjunto de facultades del que el hombre debe convertirse en maestro 
absoluto. Recién instruida por la revelación de la mentira cósmica, la humanidad se verá 
inmensamente afectada, pues el hombre solar tendrá el único poder de cambiar el curso de la 
civilización, debido a sus vínculos con planes de vida no sujetos al mundo de la muerte. Esto 
ya no puede perturbar la conciencia, porque el hombre integral ya no vivirá en la luz astral del 
pasado. Por mucho que lo invisible fuera un misterio, se convertirá en una dimensión en sí 
misma, y la conciencia del ego disfrutará de una infinidad creativa dentro de la cual la 
objetividad integral reemplazará a la subjetividad integral. 


El hombre comprenderá por qué la vida no puede ser entendida filosófica o 
espiritualmente. Se dará cuenta de que la vida interior es una dimensión objetiva de la realidad, 
y que debe ser puesta bajo la mirada de los sentidos materiales. La división entre lo invisible y 
lo visible cesará; la conexión entre el espíritu y el ego será total y perfecta. 


La involución ha dividido la conciencia para desarrollar los sentidos materiales. Esto se 
ha logrado. El hombre debe ahora pasar a una etapa en la que sólo él puede conocer la diferencia 
entre la vida y la muerte, entre lo visible y lo invisible, para recuperar el control de las fuerzas 
que subyacen al orden universal. Las fuerzas nocturnas mantienen cierto desorden en la tierra; 
están bajo el control de las fuerzas lunares. Un cambio de polaridad en la tierra será esencial e 
inevitable, después de la fusión del hombre con su energía vital. A partir de ese momento, el 
hombre descubrirá su función creadora en el globo terráqueo y comprenderá por qué está en la 
tierra, en la materia y en el espíritu. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 169 


La evolución progresará a medida que el ser descubra que su vida está totalmente en sus 
manos. Antes de eso, vivirá de acuerdo a los demás y a la conciencia colectiva, y su vida 
permanecerá como una serie interminable de ilusiones sancionadas por la conciencia involutiva 
dividida contra sí misma. El daño que una civilización mecánica puede crear a la mente débil 
es inconmensurable; por eso la evolución no será el camino de todos los seres al mismo tiempo, 
porque sólo puede ser vivida según la persona real, y no según la personalidad ficticia e 
inconsciente. La transición de la personalidad a la persona integral será muy difícil porque el 
hombre no podrá frustrar la realidad y las fuerzas de su espíritu cuando la ciencia del espíritu 
haya sido perfectamente transmitida. Así como la involución estuvo bajo la influencia del astral, 
la evolución será la síntesis de la luz y la materia. Los principios psicológicos de la civilización 
serán superados, y el hombre estará libre de la inconsciencia de su raza. La involución ha 
influido en el comportamiento humano a través de la manipulación del pensamiento, pero el 
hombre integral estará libre de toda influencia que busque desviarlo de la realidad cósmica de 
su persona universal. Esto pondrá fin a la búsqueda subjetiva de la felicidad ficticia y permitirá 
el descubrimiento de la verdadera paz del ser, apoyada por su luz, inteligencia y voluntad 
integral. El hombre jamás ha podido impugnar el valor subjetivo de sí mismo, porque no 
conocía sus aspectos lunares y astrales. El conocimiento, es decir, el conocimiento profundo de 
esta dimensión de sí mismo, quedó congelado en luz y su fusión con el hombre sólo pudo 
materializarse en el tiempo a partir de un nuevo ciclo de evolución que coincidió con la apertura 
de los circuitos universales en él. 


Así, la conciencia humana se volvió más y más torturada por la vida a través de las 
edades, y las fuerzas de la vida no podían ser equilibradas en un medio subdesarrollado. La 
involución sirvió como trampolín para el hombre; la evolución le servirá como esfera infinita, 
y le llevará a la exploración psíquica de la vida, en todos los niveles de su realidad cósmica y 
universal. El hombre entrará en contacto con esferas de inteligencia y fuerzas cuya naturaleza 
universal siempre ha sido un misterio para su conciencia. Finalmente libre de estos misterios, 
la ciencia transfigurará la tierra, dará a la humanidad una forma de acceder a los grandes 
espacios más allá del sistema dentro del cual estaba ligada a la finitud de la materia. Despertado 
a la existencia del éter, el hombre ya no conocerá la muerte; su conciencia le seguirá en el 
espacio y en el tiempo. Descubrirá otros tiempos y espacios cuya naturaleza forma parte de la 
organización cósmica del universo. La vida lo deslumbrará por primera vez desde su descenso 
a la materia densa donde, con sus sentidos inadaptados, no puede tener una medida exacta de la 
realidad y la infinidad de la que es parte integral. 


De la evolución del hombre surgirá una conciencia renovada, elevada a un nivel 
desconocido en los anales de la humanidad involutiva. Coincidirá con el descenso de fuerzas 
de otros planos de tiempo y espacio. La revolución mundial se llevará a cabo a escala cósmica 
desde dimensiones psico-materiales que el hombre ha considerado siempre, en su ignorancia, 
más allá de lo espiritual, mientras que coinciden con facetas de la realidad desconocidas en la 
tierra. Las llamadas fuerzas cósmicas son inteligentes y creativas; están dotadas de poderes que 
van más allá de la imaginación involutiva humana, y están conectadas a la realidad integral de 
la conciencia superior de las razas avanzadas que durante mucho tiempo han estado 
monitoreando al hombre en su evolución. El contacto entre el hombre y estos planes de vida 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 170 


traerá a la tierra una nueva ciencia, cuyo propósito y consecuencias serán la detención mundial 
de todas las formas de decadencia científica causadas por hombres que ven en la ciencia sólo el 
beneficio y la gloria personales. La ciencia no será descartada por las órdenes de los 
practicantes de la ciencia mecanicista moderna, porque dará al hombre poder sobre la materia. 


Las instituciones que en el pasado han negado o buscado negar la multi-dimensionalidad 
de la conciencia serán las primeras en experimentar la gran agitación de las fuerzas psíquicas 
de la conciencia del hombre integral. La tierra no puede estar sujeta indefinidamente a las leyes 
de involución, estas leyes de bancarrota. La próxima época restaurará el equilibrio interrumpido 
por las fuerzas inconscientes de la involución, desde el momento en que el ser tenga libre 
acceso a sus fuerzas psicológicas. 


La involución ha atestiguado la ignorancia, y la evolución atestiguará la superioridad 
creativa del hombre solar, su independencia de mente y su capacidad para liberarse de la prisión 
de la historia, cuya memoria ha convertido la inteligencia en una falsa fosa séptica llena de 
residuos e incapaz de vaciarse. La contaminación de la conciencia humana alcanzará tal nivel 
que la confusión congelará la mente planetaria, un estado que empujará al hombre debilitado 
por las fuerzas psíquicas de la involución hacia la angustia y la inmovilidad. El ser sensible será 
el más afectado por esta situación; siempre será más vulnerable que el ser altamente 
mecanizado y cegado. El hombre integral se dará cuenta de que la vida inconsciente de la tierra 
está fijada por una programación que emana de los planos sutiles de su conciencia y sirve como 
una experiencia para toda la humanidad. Esta experiencia desafía constantemente a la 
inteligencia humana, la reduce a un simple reflejo sociológico donde el ser vive según el 
movimiento de miríadas de fuerzas nocturnas que invaden su conciencia humana, y lo 
convierten en el esclavo de su siglo en vez de en el dueño de su destino. 


El futuro de la humanidad será de confrontación. Los planes se invertirán, y la vida 
invisible se materializará en el globo. El secreto de las esferas será revelado al hombre, y el ser 
consciente nunca más vivirá en la ignorancia. La evolución de la conciencia será, de hecho, una 
revolución en la percepción que tendrá de sus raíces en la materia y en los éteres de vida de los 
que procede. Estos éteres de vida elevarán en la conciencia superior del hombre nuevas 
dimensiones de experiencia, algunas de las cuales tendrán que ser neutralizadas por su 
conciencia despierta. Su psicología será tan avanzada que la de hoy parecerá totalmente 
inadecuada para comprender los planos psicológicos que subyacen en la estructura del ego y 
del yo. 


El hombre siempre ha pensado en la muerte, mientras que hay otros niveles de vida donde 
la muerte no existe. La inmortalidad de la conciencia es parte del hecho cósmico del hombre, y 
aquellos que, en el plano material, están suficientemente evolucionados para sentirlo 
intuitivamente, reconocerán verdaderamente al ser de la nueva época, cuando las fuerzas 
cósmicas de luz se fusionen con el hombre. 


La evolución e involución de la conciencia forman un ciclo completo de vida en la tierra. 
Las almas en evolución de la conciencia tendrán que regresar al plano material o continuar su 


evolución en otros planetas. Pero la evolución de la tierra ya no se retrasará, porque las fuerzas 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD y 171 


psíquicas de la humanidad se incrementarán para llevarla a comprender la vida como un todo, 
cósmica y universal. La vida involutiva fue una experiencia duradera para la humanidad. Su 
historia fue vivida a través de muchas ilusiones que impidieron que el hombre reconociera los 
orígenes ocultos de su conciencia. Esta condición será descartada durante la evolución de la 
conciencia supramental, y el hombre vivirá en una conciencia integral, totalmente libre de la 
ignorancia basada en los significados puramente materiales de la vida planetaria. 


La próxima era verá tantas formas derrumbarse, cuando el viejo y el nuevo régimen de 
vida se enfrenten, que el ser será el primero en beneficiarse de ellas en la medida en que tenga 
la fuerza mental para resistir el choque. La prueba de la nueva conciencia se centrará en el nivel 
emocional de la conciencia involutiva. A través de su emocionalidad subjetiva, el hombre 
descubrirá la debilidad de su espíritu, y es en la mente inferior donde se dará cuenta del poder 
de la memoria planetaria sobre su conciencia finalmente universal. La iniciación solar 
perturbará al hombre hasta el centro de su ser, y nada de lo que se ha establecido en el pasado 
puede asegurarle, pues el pasado es parte de la memoria de la raza, mientras que el presente de 
la conciencia creadora se manifiesta en el momento de la inteligencia, en la fusión de la energía 
y la fuerza con el ego. La nueva era será tan revolucionaria como la que dio origen a las razas 
indoeuropeas. Marcará el comienzo de la ciencia de la energía en la tierra y liberará al hombre 
de las difíciles condiciones al final del ciclo actual. 


La involución dio a luz al hombre material, y de la evolución nacerá el hombre-espíritu, 
estando en fusión de la conciencia con el aspecto integral de su realidad. Los planos más altos 
de la vida serán uno con los planos más bajos, y la nueva raza universalizada ya no se arriesgará 
a la destrucción de su herencia, porque las fuerzas psíquicas del hombre objetivarán el poder 
del éter, el poder creativo de los aspectos cósmicos del hombre. El ser mecánico perderá el 
control de su civilización. La ciencia del espacio-tiempo será revelada, y los hombres de luz 
inventarán nuevas tecnologías para facilitar el paso del hombre a otros planetas y soles. La 
ciencia material será reemplazada completamente por una ciencia psico-material, nacida de la 
experiencia de diferentes tiempos en la conciencia del hombre integral. Las fuerzas cósmicas, 
desconocidas hasta ahora, traerán a la tierra una paz que la humanidad nunca ha conocido: la 
paz de la jerarquía. Este último vigilará la evolución de las razas antiguas hasta que la 
humanidad pase a su etapa final de evolución, donde el hombre ya no necesitará su cuerpo 
material para perfeccionar su evolución. Esto marcará la época más grande de la tierra, y las 
razas finalmente serán aniquiladas. Su división habrá servido para experimentar el alma. 
Cuando el hombre esté listo, las razas ya no tendrán ninguna función; los seres estarán 
perfectamente individualizados, perfectamente integrados y unidos en su conciencia cósmica. 
La muerte ya no existirá, y la conciencia del hombre será permanente, como debe ser según las 
leyes de la vida. 


La próxima época verá nacer al hombre real, al ser integral, al que ha superado la 
búsqueda espiritual de la involución. Este hombre será parte de la evolución de un sistema de 
vida nunca conocido en la tierra desde el descenso del ser a la materia. Dotada de una 
conciencia superior basada en la presencia de la conciencia universal, instituirá una reforma a 
escala de la vida planetaria. Su influencia será grande y significativa, y su visión de la vida 
superará a la del hombre viejo. Su ciencia será notable y sus hechos libres. Marcada por la luz 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 172 


que formará una unidad con ella, finalmente la acercará al modelo humano concebido en los 
planos superiores y largamente esperado en las esferas. 


El hombre evolucionario representará todo lo que es grande en los seres humanos, y su 
vida será más real de lo que se puede imaginar por la involución de su espíritu. La realidad de 
su vida será la expresión de la fusión de la energía con sus principios inferiores. 


La involución preparó al hombre en términos de la experiencia del alma, pero lo separó 
de su fuente debido a su profunda ignorancia de la naturaleza de la vida. La conciencia humana 
es un hecho adquirido en la tierra, pero este proceso despertará a lo largo de los siglos a una 
nueva dimensión de la vida. La conciencia real en este libro se refiere a la conexión consciente 
o consciente entre el ego y el doble. No se refiere simplemente a un estado mental del hombre 
dormido. Cuando se despierte la conciencia evolutiva, el ser se dará cuenta de que su así 
llamada conciencia previa era sólo una forma de sueño de la mente a través de la actividad 
mental inferior de su ego. La evolución y la conciencia humana se unificarán, mientras que la 
involución dio al hombre su conciencia planetaria, basada en el vínculo astral entre el mundo 
de la muerte y la materia. Durante la evolución, las claves de la conciencia humana evolutiva y 
real serán dadas al ser, porque son parte de la evolución y no pudieron serle transmitidas durante 
el período involutivo de su raza. La evolución le permitirá regresar a la fuente superando la 
desinformación sistemática del astral, un plan responsable en el pasado de una pérdida 
constante de energía que finalmente lo llevó a la muerte. El hombre entonces se dará cuenta de 
que la dimensión cósmica es real y trasciende la simple experiencia de su conciencia involutiva. 
La involución de la raza humana estaba ligada a factores que dividían su ser; así, cualquier 
elevación más allá de su realidad se convirtió, cósmicamente hablando, en un hecho inviable. 
El nuevo hombre no podrá escapar de la integración de la dimensión cósmica de su naturaleza, 
porque el nivel mental al que estaba acostumbrado antes le será quitado; así se dará cuenta de 
otros niveles de inteligencia en comunión con él en el plano mental superior de su conciencia 
transformada. 


La involución fue un período durante el cual el ser humano fue aislado de su fuente 
debido a las leyes cósmicas que rigen la evolución de las razas y su civilización. Esta ruptura 
con lo invisible era inevitable porque el hombre había desarrollado todos estos principios. 


Con una fuerte conciencia astral y una conciencia mental reflexiva, le habría sido 
imposible comprender las sutiles relaciones entre el doble y el ego, porque era incapaz de 
responder a una comunicación superior con el doble. Cualquier comunicación con el doble 
implica una unión entre la inteligencia universal y la inteligencia planetaria, es decir, una 
fusión. Durante la evolución, el hombre se adaptará psíquicamente a una frecuencia más 
elevada de energía mental, lo que le permitirá responder perfectamente a esta nueva energía. 
Así el ego y el doble se unirán por primera vez, y el hombre nacerá a su verdadero esplendor, a 
la totalidad de lo que es cósmica y planetariamente. Antes de la llegada de esta era, una gran 
fuerza creadora penetrará en la conciencia de la tierra, para que los individuos puedan romper 
el vínculo psicológico entre la conciencia de la raza y la del hombre. Para que el ser evolucione, 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 173 


tendrá que comprender su relación con la raza o nación que le dio la experiencia; de lo 
contrario, no podrá medir justamente su sensibilidad, ya que está naturalmente condicionada 
por el recuerdo de la raza. El hombre estará libre de la memoria social, porque la involución, 
para él, será un hecho pasado de la experiencia, y ninguna fuerza o influencia socio-psicológica 
puede afectar su vínculo con lo universal. El hombre tendrá que romper las cadenas que lo atan 
a la raza o nación para llegar a ser integralmente único en su conciencia, en el sentido universal 
del término. 


La evolución es una constante universal que sólo puede tomar forma cuando el hombre y 
las fuerzas cósmicas se encuentran. Estas fuerzas son parte de él en niveles de conciencia que 
subyacen a su conciencia psicológica y, por esta razón, sólo podrá evolucionar universalmente 
cuando llegue su momento. Las fuerzas en él lo despertarán y lo harán consciente de ello. Estas 
fuerzas psíquicas penetrarán su conciencia, cambiará su ritmo vibratorio y su conciencia pasará 
de un nivel de percepción a otro. Entonces el hombre se dará cuenta de que la dimensión 
psíquica de su ser es mucho más amplia que el aspecto psicológico del ego fosilizado en la 
forma que la raza le ofreció al nacer. La involución es sólo una parte de la progresión humana, 
y la evolución la otra parte. 


Para que el hombre llegue a ser total, tendrá que pasar de la involución a la evolución, ese 
período de la vida en que vivió de acuerdo con la conciencia de la raza a ese otro período en el 
futuro en que vivirá de acuerdo con su conciencia pura, de acuerdo con su vínculo universal con 
el doble. Esta condición es absoluta e irrevocable, ya que forma parte de las leyes evolutivas de 
la energía. Mientras el hombre esté gobernado por leyes de vida inferiores, su conciencia 
responderá a este tipo de vida. Cuando pase a otro nivel de evolución, su vida cambiará según 
la relación entre él y las nuevas fuerzas que descenderán a la tierra. 


La conciencia racial era el único punto de referencia del hombre antiguo con respecto a 
la vida y al universo. El hombre tenía que confiar en la conciencia de la raza o perder el 
privilegio de pertenencia que se le ofrecía. No tenía suficientes recursos personales a su 
disposición para vivir fuera de la esfera de influencia de la raza, porque de ella dependía su 
equilibrio psicológico y psíquico. Estos tiempos aún no han terminado, pero el hombre ya está 
empezando a darse cuenta de la relatividad de los valores en el mundo, especialmente desde que 
se aceleró la difusión de la información a través de la prensa, la radio y otros medios de 
comunicación. Por otro lado, no es capaz de vivir solo en la mente de su conciencia, porque la 
raza todavía tiene un gran poder de influencia sobre él a través de los conceptos y valores que 
le impone en su simbiosis con él. En el curso de la evolución, cuando se establezca el contacto 
con el doble o cuando el individuo conozca los principios básicos para la liberación de la 
conciencia, la ruptura final con la conciencia de la raza será inevitable y el hombre nunca podrá 
volver atrás. Su vida involutiva terminará y comenzará una nueva evolución hacia etapas cada 
vez más ocultas de su universo interior. El tiempo psicológico y el tiempo psicológico entrarán 
en conflicto y el hombre se verá cada vez más en el proceso de rápida evolución, hacia una 
dimensión de conciencia que sólo se sentirá en la medida en que esté preparado para vivirla 
plenamente. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 174 


La palabra "evolución" significa reacción contra el poder del astral sobre el hombre. Este 
término se refiere al englobamiento del hombre por fuerzas psíquicas de las cuales no conocía 
ni la naturaleza, ni las leyes, ni las intenciones. Debido a esta ignorancia, nunca pudo 
comprender lo que significa la palabra "hombre". Para entenderlo, necesitará un nivel de 
libertad de vida que vaya más allá de lo que la involución le ha ofrecido durante la experiencia 
de su alma. 


Para conocer la libertad universal, el hombre debe cruzar el umbral de la iniciación astral 
y entrar en el corredor de la iniciación solar; esto le hará darse cuenta de la diferencia entre 
conocimiento y conocimiento, entre existencia y vida, entre muerte e inmortalidad, entre alma 
y espíritu. El hombre debe tener acceso a todo, de lo contrario su vida no tiene valor real, sólo 
tiene un valor de experiencia que no forma parte de su totalidad. Mientras siga siendo divisible, 
será violable. Su vida no estará en sus manos, sino entre las del destino psicológico de las 
fuerzas del alma que lo controlan a voluntad, para que su experiencia pueda ser utilizada para 
desarrollar otros modelos de vida futura. Esto es un insulto a la inteligencia universal del 
hombre, pero también una condición de involución de la que no puede escapar hasta que él 
mismo no apoye la energía pura de su mente superior. 


Involución significa el poder de las esferas sobre el hombre, mientras que evolución 
significará la fusión de las esferas con él. Nunca más estará en contacto con fuerzas de la vida 
cuya naturaleza no comprenderá. Mientras que durante la involución fue receptivo al 
pensamiento de la inteligencia, su mente será receptiva a la energía de la inteligencia. Esta 
diferencia será fundamental y absoluta en el hombre integral. Le permitirá manifestarse 
libremente dentro de estas fuerzas psíquicas, porque son parte de él. Este período coincidirá con 
el descenso a la materia de fuerzas no relacionadas con el mundo de la muerte. La estrecha 
relación entre el hombre y estas fuerzas creará una super raza en el globo, una super potencia 
cuyos aliados estarán vinculados a otras dimensiones del universo local. Los atlantes se habían 
beneficiado de estos contactos sin poder controlarlos, mientras que el nuevo hombre podrá 
comandar cualquier forma de inteligencia que no pertenezca a la tierra, porque la red psíquica 
universal se establecerá en el globo. 


La vida futura se convertirá cada vez más en una vida en el poder, que permitirá al hombre 
trabajar con las fuerzas psíquicas de su ser. Esta obra lo pondrá en control de las fuerzas 
elementales de la tierra, y esto lo convertirá en un mago en el sentido más correcto de la palabra, 
conocerá perfectamente, hasta el dominio, las leyes de la materia. 


Así equipado, el hombre pondrá fin a la naturaleza de la civilización tal como la 
conocíamos, y tendrá lugar una nueva era. Las guerras cesarán, los hombres establecerán 
nuevas bases de entendimiento, en relación con el poder de una raza cuyas acciones serán parte 
de una dimensión de la vida que no puede ser alcanzada por el hombre involutivo. Así como el 
cuerpo material había sido el vehículo primario, así el vehículo etérico se convertirá en el 
vehículo primario. Esta nueva forma de vida creará cambios radicales en el comportamiento de 
las naciones. Fijado a esta nueva realidad, el hombre determinará la curva futura de la 
civilización y las profecías se cumplirán. Con el tiempo se abrirán nuevos corredores y la 
conciencia humana superará a la de las grandes civilizaciones de la galaxia. El misterio del 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD ¡lid 


hombre y la vida será revelado y la tierra se convertirá en el centro galáctico de las 
civilizaciones avanzadas. Cuando finalmente haya tomado su lugar entre las inteligencias 
evolutivas, el hombre pasará a un nivel de evolución donde su cuerpo material será totalmente 
atomizable, y la evolución de la tierra llegará a su fin. La exploración etérica de la galaxia se 
convertirá para la humanidad en el nuevo modo de experiencia consciente y los hombres 
dejarán de encarnar. Las fuerzas astrales, finalmente liberadas, conquistarán otros mundos. El 
alma ya no será el núcleo principal de la conciencia, porque la fusión habrá reemplazado la 
memoria con el poder creativo puro. 


Para comprender la evolución y su estrecha relación con la involución, el hombre tendrá 
que pasar de un nivel mental subjetivo y condicionado a un nivel mental perfeccionado y 
objetivo, nacido de la fusión del doble con el ego. Este desarrollo permitirá al hombre liberarse 
en la mente, para que este plano de conciencia coincida con la energía de la inteligencia. En esta 
etapa de la evolución, se descubrirán nuevos principios que permitirán al ser consciente 
establecer el vínculo entre lo invisible y la materia. Este vínculo será importante, porque la 
naturaleza de la inteligencia no puede ser registrada en la mente inferior, ya que la inteligencia 
mecánica no puede absorber conceptos de tiempo y espacio perceptibles sólo por la conciencia 
celular o la mente etérica. 


El éter de células es un espacio psíquico que contiene la totalidad de las posibilidades 
creativas de la energía. Una célula no es sólo una parte material del cerebro físico, sino también 
un aspecto sutil de la energía etérica que debe pasar a través del cerebro material para darle una 
función racional y reflexiva. Pero el hombre integral ya no pensará más: creará. La parte etérica 
de su cerebro manifestará, según la necesidad creativa de energía, la ciencia necesaria para el 
hombre. La conciencia celular lo liberará de la pesada carga del pensamiento subjetivo, que 
limita su visión de las cosas y lo obliga a vivir mentalmente en una prisión conceptual dentro 
del desorden organizado de la mente inferior. El hombre no puede crear ni un orden universal 
a partir del pensamiento subjetivo ni una ciencia perfecta a partir de la lógica, porque las fuerzas 
psíquicas internas de su ser son en realidad responsables de la coloración de sus pensamientos, 
un fenómeno totalmente incomprendido por el hombre. El futuro verá el nacimiento del hombre 
mental, capaz de comprender sin tener que pasar por la reflexión del entendimiento, que 
desdibuja las ondas superiores de la mente y fuerza a ésta a servir como reflector del ego, en 
lugar de instruirla en la ciencia de la vida en todos los niveles. 


El hombre dominará los límites de la mente cuando comprenda que la conexión entre sus 
pensamientos y la realidad no es continua. El paso de la luz a través de los centros psíquicos del 
ser está sujeto a una enorme interferencia de las fuerzas psíquicas astrales. Estos usan formas 
mentales para dar al hombre la impresión de ser inteligente, cuando en realidad la inteligencia 
sólo puede ser real cuando el ego ha comprendido su vínculo indisoluble con el doble. Esta es 
la base de la conciencia mental del hombre, y un día será instruido a vivir una vida en armonía 
con la realidad en un nivel material, en lugar de vivir una vida en disonancia con ella. 


La evolución protegerá al hombre de las perfidias de la vida astral inferior. Le permitirá 
crecer en alcance y establecer una base sólida para el desarrollo de sus habilidades creativas y 


psíquicas. El hombre comprenderá que lo invisible trabajará a través de su conciencia hasta que 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 176 


haya tomado el control de las fuerzas activas dentro de él. La vida mental es un sistema de 
comunicación universal pero polarizado, porque el ser todavía no está consciente de las leyes 
de la mente. Vive su mentira mientras come, en lugar de vivirla como una expresión de fuerzas 
dentro de él que deben estar plenamente integradas para que su vida sea perfecta. El 
conocimiento de la involución es claramente insuficiente para la evolución de la conciencia en 
la tierra. El hombre tendrá que pasar a otra etapa de la vida mental, y mirar profundamente en 
lo invisible de su conciencia mental para descubrir los principios del segundo fundamento, el 
que dará poder sobre la materia y acceso al conocimiento. 


La evolución de la conciencia supramental ejercerá un poder progresivo en el ser 
humano. Esta nueva conciencia no puede ser separada indefinidamente de las grandes masas 
humanas, porque su poder penetrará gradualmente en el mundo mental del hombre. Tal 
conciencia perfeccionada inevitablemente promoverá principios de vida activa y creativa que 
el hombre involutivo será capaz de reconocer con el tiempo. Su conciencia inferior cambiará y 
comenzará a vivir de acuerdo a un modo vibratorio de expresión consistente con las fuerzas 
internas de su psique. El ego se convertirá en un canal cada vez más sofisticado y se lanzará la 
evolución. El hombre admitirá que la relación entre el doble y el ego consiste en la fusión de 
energía comparable a la unificación de dos límites extremos de la conciencia humana. Percibirá 
que la vida de la evolución es muy superior a la de la involución, y que sus consecuencias son 
favorables al perfecto desarrollo del hombre en la tierra. El universo es una multiplicidad de 
planos y mundos interrelacionados, cuyas múltiples facetas conectan o discrepan en la 
conciencia del ser planetario. La evolución de la conciencia supramental corregirá esta 
situación que hizo del hombre involutivo un esclavo de la vida, y cuyas hazañas fueron el 
sufrimiento de la humanidad. 


El cerebro material está perfectamente desarrollado. Es en el nivel de su contenido 
psicológico que el hombre tiene que hacer grandes progresos, y este contenido sólo puede 
evolucionar en la medida en que el ser esté dispuesto a ir más allá de los límites psicológicos 
del ego, ligados a su pertenencia a la conciencia involutiva de la raza. El hombre es un ser sin 
una identidad real y permanente, que no puede disminuir las influencias astrales en su mente sin 
el apoyo de su propia luz. Su luz excede en inteligencia lo que el hombre puede imaginar. 


El fundamento psicológico está por delante del fundamento psicológico en el tiempo, 
porque la mente no se ocupa de la memoria sino de la luz. Cuando entre en el mundo mental 
superior de su conciencia, su contenido psíquico evolucionará a un ritmo creciente; entonces el 
tiempo modificará su conciencia y abrirá nuevos corredores de vida, que finalmente podrá 
penetrar conscientemente a fin de pasar de un nivel de vida planetario a niveles cósmicos de 
vida y conciencia. El valor de estas nuevas experiencias será ilimitado, porque la 
exteriorización psíquica del hombre, o de cualquier ser avanzado, es la libertad última del 
espíritu en los mundos paralelos. A partir de esta nueva vida, el hombre dejará de ser humano 
y se volverá sobrehumano, igual a las fuerzas que dominaron su experiencia interior durante la 
involución. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD [Pare 


La evolución marcará el comienzo del movimiento del hombre hacia los éteres superiores 
de la vida. Durante este tiempo, descubrirá los misterios, y su antiguo conocimiento 
desaparecerá. A medida que ha integrado las dimensiones reales de su psique, encontrará su 
camino hacia la vida mental y su conciencia se inmortalizará. Las condiciones planetarias de 
existencia cesarán para él, y el encuentro del hombre con las inteligencias extra-temporales le 
dará a la tierra un estatus galáctico. El globo dejará de ser una estación experimental de vida y 
se convertirá en un centro de nueva energía necesaria para la evolución superior de la vida 
universal. La evolución de la vida mental del hombre integral coincidirá con la presencia en la 
tierra de un núcleo de energía creadora, lo que tendrá consecuencias importantes para la 
evolución. El tiempo requerido para la evolución de la humanidad irá de la mano con el trabajo 
realizado en el globo terráqueo por seres conscientes e integrados en la energía de los planos. 
Esta era abrirá un nuevo mundo para el hombre, del cual surgirán grandes posibilidades para la 
evolución de las razas atrasadas, cada vez más desatendidas por el ciclo involutivo. 


La evolución hacia la individualidad integral será parte de la nueva era; grandes centros 
de conocimiento surgirán al servicio del hombre. El contacto entre la tierra y las razas 
superiores anunciará el fin del ciclo involutivo, y la humanidad estará protegida de un deterioro 
demasiado grande de su conciencia planetaria. Pero ninguna ayuda externa llegará a ella hasta 
que haya experimentado sus profundas debilidades. 


La evolución de la tierra corresponderá a la apertura de sus centros etéricos, centros 
nerviosos de vida paralela, cuyos corredores se abrirán en la medida en que el hombre tenga 
acceso a un nivel superior de conciencia vibratoria. Su entrada en estas áreas de la vida etérica 
será la prueba final de que la vida de la tierra está directamente relacionada con la vida cósmica 
de las esferas. Desde hace mucho tiempo, los corredores etéricos del planeta han estado 
vinculados a ondas de vida, y distribuidos a otras partes de la galaxia. Estos centros son 
equivalentes a las fases de la vida que dejaron atrás las civilizaciones que, hace mucho tiempo, 
sobrevivieron a grandes desastres en todo el mundo. Estas razas se distribuyen para evolucionar 
en otros planetas mientras que el hombre mismo, el hijo de estas razas, tuvo que evolucionar a 
través de la oscuridad de su propia conciencia involutiva, hasta el día en que se restaurará el 
contacto en los planos ocultos de la conciencia etérica del planeta. El hombre integral reabrirá 
estos centros de energía cósmica, y la dominación de la materia se hará de acuerdo con su 
voluntad. La entrada del hombre en las cuevas etéricas de la tierra coincidirá con los 
considerables trastornos que la humanidad tendrá que sufrir. Esto último conllevará grandes 
pérdidas inevitables, porque no todos los hombres pueden crecer al mismo tiempo en la 
conciencia real y universal. 


La involución entorpeció al hombre porque sus centros de energía no estaban 
suficientemente desarrollados para darle acceso a la luz. Tuvo que vivir en la tierra según una 
memoria subjetiva e inconsciente, coloreada por las caras astrales de su psique planetaria. 
Desarrolló sus principios inferiores, pero este desarrollo fue insuficiente para conducirlo al 
centro de sí mismo, porque este centro no es parte de sus principios planetarios sino de sus 
principios cósmicos. Sin embargo, los principios cósmicos del hombre sólo podían serle 
transmitidos al final del ciclo actual. La involución preparó al hombre para una forma de vida 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 178 


que coincidió con las probabilidades de una programación impuesta a su psique psíquica, una 
fuerza a través de la cual podía, a voluntad y sin darse cuenta, progresar. 


La conciencia del hombre involutivo sólo ocurriría con la era de Acuario, pues las fuerzas 
cósmicas que evolucionaban más allá de los velos de su ciencia egoísta debían transformar su 
mente inferior, altamente mecanizada y condicionada, para hacer que evolucionara hacia una 
mente superior liberada de lo conocido. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 17 - Involución versus evolución 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


18 


El ocultismo 
del pensamiento creativo 


La objetividad del pensamiento supramental será esencialmente oculta. Este pensamiento 
será Informativo, y no simplemente descriptivo como el pensamiento subjetivo de la 
involución. Creativo e informativo a la vez, tendrá un poder de información que irá más allá de 
las condiciones psicológicas del ego, hasta que éste se case con una vida perfectamente 
inteligente. Esta capacidad de informar que será transmitida por el pensamiento supramental 
permitirá al hombre consciente emprender estudios profundos de las realidades tangibles e 
intangibles de la vida humana consciente. Ella lo asistirá en una conciencia, en varios niveles 
de la realidad y de acuerdo a su gran importancia, que le traerá una nueva dimensión en su 
mente y un nuevo poder de vida sobre la materia. El pensamiento creativo, a través de la 
introspección que permite en la vida invisible de los planos, iluminará perfectamente al hombre 
sobre la calidad de su vida. Así, la nueva evolución se forjará en la búsqueda de la calidad de 
vida, más allá del simple éxito en la vida que la involución había alabado tanto. El nuevo 
hombre, en vez de ser comprimido en una forma impuesta, tomará en sus manos todas las 
condiciones de su vida planetaria y las moldeará en el molde de su voluntad inteligente. 


El ocultismo del pensamiento consciente no impondrá límites al hombre cuando se dé 
cuenta de que el poder infundido por este pensamiento creativo oculto sólo puede ser utilizado 
creativamente cuando está completamente libre de su subjetividad. 


El pensamiento subjetivo es una barrera que bloquea el acceso a lo oculto de la mente 
oculto detrás de la forma. El pensamiento objetivo, por otro lado, manifestará cada vez más el 
creciente poder de la mente a través de ella, en detrimento del poder de la memoria sobre la 
misma forma. Esta nueva condición de la vida mental hará que el hombre comprenda todos los 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 180 


aspectos de su conciencia, para que llegue el día en que tenga una medida muy precisa de sí 
mismo. Tal medida será perfectamente suficiente para que él pueda vivir de acuerdo a las leyes 
vibratorias de su renovada conciencia. Este será el comienzo de su verdadera libertad, y el 
hombre ya no podrá vivir de acuerdo con pretextos de todo tipo, a los que antes había dado su 
consentimiento por temor a perder aspectos de su subjetividad. El ocultismo del pensamiento 
creador impondrá al hombre una visión de su conciencia, que sólo podrá soportar si es lo 
suficientemente integral para construir su vida sobre lo que realmente sabe, en lugar de 
construirla fragmentariamente sobre lo que prefiere pensar subjetivamente. Armado con una 
conciencia oculta de su realidad, tendrá entonces el privilegio de actuar en la vida de acuerdo 
con su profundo conocimiento, tomando en consideración sólo la realidad de su vibración, y no 
el protocolo subjetivo de sus sentimientos ilusorios. 


El nuevo pensamiento nacerá de un estrecho vínculo entre el hombre y el espíritu, más 
allá de la materia. La relación entre él y su realidad será cada vez más rigurosa, en la medida en 
que sea capaz de sostener la inteligencia pura de esta conciencia superior en él, que busca 
superponerse a su conciencia planetaria para que evolucione hacia la realidad, igual a sí mismo 
en todos los niveles de su manifestación. La cualidad fundamental de la nueva conciencia será 
mucho más elevada que la de la involución, ya que el hombre podrá, por sí mismo, juzgar la 
naturaleza de su ser, en la medida en que sea capaz de sostener su propia luz, canalizada a través 
de una conciencia mental despertada a una nueva dimensión de inteligencia. La conciencia del 
hombre nuevo no puede adoptar ninguna forma de mentira personal o ilusión psicológica por 
parte del ego, porque su poder será demasiado grande para la debilidad personalizada de su 
pensamiento subjetivo. 


El hombre integral se dará cuenta de lo oculto de su pensamiento cuando haya 
comprendido que su pensamiento debe servirle primero. Si no desarrolla esta comprensión, su 
pensamiento continuará sirviéndole, debido a una sobrecarga de subjetividad que es parte de su 
coloración. Descubrirá que la coloración de sus pensamientos nace de los velos psicológicos 
que impiden su conciencia total y su libertad real. El pensamiento del hombre nuevo no puede 
ser de otra manera que oculto, ya que su penetración en los planos sutiles de la vida le permitirá 
comprender lo que está más allá de lo racional. Este tipo de investigación hará que su 
pensamiento sea más oculto, más sutil y perfectamente vibratorio, y al mismo tiempo elusivo a 
través del pensamiento subjetivo y racional. La vida del hombre se parecerá cada vez más a una 
forma de movimiento creativo sin fin en su mente. Entonces comprenderá que es imposible para 
él vivir realmente su vida si, en primer lugar, no se ha librado de estos pensamientos que no le 
pertenecen en absoluto. 


Decir que el pensamiento creativo es oculto significa que no está sujeto a las leyes de la 
muerte, sino a las leyes de la luz en el hombre. El nuevo hombre debe tener cuidado de no creer 
que lo oculto del pensamiento creativo es psico-astral, de lo contrario se arriesgará a vivir una 
cadena de ilusiones aún más sutiles que las que había conocido durante la involución de la 
conciencia personalizada. Lo oculto del pensamiento creativo y supramental sólo puede 
asociarse con una cualidad superior del pensamiento, que no puede integrarse en la memoria 
subjetiva del ego inconsciente. Si va más allá de los límites psicológicos del ego, su naturaleza 
trascenderá obviamente las características bien conocidas del pensamiento subjetivo y 


Diffusion BdM Ind Indice de contenido 18 - El ocultismo del pensamiento creativo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 181 


memorial. Es debido a su cualidad oculta que el pensamiento creativo permitirá al hombre 
construir un puente entre su conciencia personal y su conciencia universal. Esto le permitirá 
definir toda su conciencia, de acuerdo con los elementos proporcionados por este nuevo 
pensamiento, cuya fuente misma será la unión de sus mentes inferiores y superiores. 


La mente superior del hombre consciente, de acuerdo con su evolución, se perfeccionará 
en proporción a la instrucción que el pensamiento creativo pueda infundirle, sin el apoyo 
externo de la conciencia social circundante. Esto marcará el comienzo de la individualización 
en la tierra, desde la cual los hombres de la nueva era reconocerán que ya no son parte de la 
conciencia involutiva. 


Debido a la cualidad oculta de la nueva conciencia, el nuevo hombre se verá forzado a 
romper sus lazos psicológicos con el viejo continente de la quinta raza raíz. A medida que 
integra su conciencia oculta, sujeta a las leyes vibratorias de una mente superiormente 
organizada y desarrollada, ya no podrá servir a las fuerzas de la involución dentro de una 
conciencia subjetiva, invertida en su principio de energía. Lo oculto del pensamiento creativo 
se hará tan evidente para la nueva conciencia humana que las relaciones entre los hombres 
viejos y nuevos se debilitarán gradualmente; el hombre consciente tendrá que, en algún 
momento de su evolución, iniciar un diálogo continuo con los seres más cercanos a él en el 
nivel vibratorio de la conciencia en evolución. Esta conciencia se convertirá en parte de la 
nueva vida del hombre en la tierra, y los años confirmarán que el nuevo hombre no es un 
fenómeno temporal, sino permanente. 


El pensamiento creativo será oculto, porque el hombre percibirá su vibración y el ego será 
impotente para colorear su realidad, por lo tanto su acción. Lo oculto de la nueva conciencia le 
permitirá fortalecer constantemente su conciencia personal, ya que su inteligencia ya no estará 
influenciada por los aspectos inferiores de una conciencia basada en el miedo, o en cualquier 
forma de subjetividad resultante de la astralización de su conciencia. Lo oculto del pensamiento 
y lo oculto de la conciencia humana serán la misma realidad; el nuevo hombre no podrá disociar 
su conciencia de su conocimiento, ya que éste se basará en su capacidad de ser real y de 
registrar las vibraciones de la energía, en lugar de simplemente experimentar formas mentales 
coloreadas por la inseguridad de su ego. En todas las áreas de la conciencia humana, se 
establecerán nuevas percepciones que permitirán al hombre darse cuenta de que su vida 
consciente no puede ser vivida de acuerdo a las leyes psicológicas del ego, sino de acuerdo a 
las leyes vibratorias de la energía creadora que pasa a través del ego y le da claridad de mente. 
De ahí nacerá una voluntad e inteligencia superior a la de la involución. 


Que el pensamiento creativo y supramental es oculto es una cosa, pero que es real es otra. 
Oculto no significa simplemente velado, para los que no lo conocerán, sino también vibratorio, 
en su realidad total, para los que lo conocerán. 


Durante la involución, el hombre no podía ver lo oculto de su pensamiento, porque la 
vibración necesaria para su manifestación aún no estaba presente en el plano material. El 
hombre inconsciente vivía su pensamiento según actitudes que formaban parte de la coloración 
de su personalidad. En el curso de la evolución, las actitudes psicológicas del ego se enfrentarán 


Diffusion BdM Ind Indice de contenido 18 - El ocultismo del pensamiento creativo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 182 


a una creatividad mental de un nuevo orden, basada no en una predisposición del ego, sino en 
la fuerza de su voluntad e inteligencia. La conciencia vibratoria será una medida de su realidad 
creativa y de su conciencia. Verá que el movimiento de su conciencia creadora no tiene paralelo 
con el movimiento de la conciencia de la involución, y que su vitalidad excede las normas 
psicológicas del ego. Está debilitado en su conciencia por una miríada de mecanismos 
relacionados con las fuerzas del alma, que se transmutarán durante la evolución. 


El hombre no conocerá la conciencia supramental de la mente inferior; su movimiento 
vibratorio será la medida de su evolución, no la medida de la percepción filosófica. Ninguna 
actitud puede reemplazar la cualidad de la conciencia pura, real e indivisible. La nueva 
conciencia, a través de sus pensamientos creativos, invitará al nuevo hombre a vivir de acuerdo 
a la armonía vibratoria de sus cuerpos sutiles. Cuando esta armonía se rompe, por cualquier 
razón, él conocerá la razón a través de su desarrollo, para que su sensibilidad vibratoria más allá 
de la conciencia egoísta pueda ser perfeccionada. Lo oculto de la conciencia supramental irá 
más allá de la conciencia filosófica de lo oculto; ésta será, para el hombre sensible, otra 
trampilla sutil del astral a través de su conciencia, despierta pero no real. 


El pensamiento universal transformará la relación entre el hombre y las fuerzas de la vida 
que lo han acompañado desde el comienzo de la involución hasta la era moderna. Resultante de 
la fusión de la luz y el ego, traerá una nueva dimensión a las ciencias del hombre y la materia. 
Esta nueva contribución enfrentará el pasado con el futuro y derribará las últimas barreras de la 
involución. 


El pensamiento creativo sólo se manifestará después de un profundo desgarramiento de 
los velos egoístas; nacerá de la transformación del pensamiento involutivo, de la memoria 
antigua del hombre y de los mecanismos que lo acompañan. La noción de creatividad que el 
hombre involutivo conoce no tiene nada que ver con el pensamiento creativo del futuro; este 
último vendrá de la fusión del plano material con el plano etérico de la vida. La creatividad de 
la nueva conciencia gozará de una estrecha relación con un plano superior de vida nacido de la 
fusión del hombre con su entidad cósmica. Como este último no puede compartir su energía, la 
creatividad involutiva, ligada a la experiencia del alma en el plano material, no puede unirse a 
la creatividad evolutiva resultante de la fusión de la luz con el hombre, más allá de las 
condiciones kármicas del mundo de la muerte. 


Lo oculto del pensamiento creador dará testimonio de la universalidad de la nueva 
conciencia humana y del vínculo entre lo invisible y el poder de la luz en la tierra. La involución 
ha detenido al hombre en su acceso al éter, y la evolución le devolverá la doble visión, su 
capacidad de penetrar esta dimensión de la realidad inaccesible por el ataque del poder del alma 
sobre su vehículo planetario. Este poder del alma obligó al ego a esconderse tras la ilusión casi 
absoluta del espacio-tiempo material, en detrimento de su conciencia y de su ciencia superior. 
La conciencia supramental desgarrará el telón de fondo que separa al hombre de su experiencia 
fundamental, la que lo ata a lo invisible y le permite conocer los aspectos reales de esta 
dimensión cósmica del universo, donde todo se mezcla en una unidad creativa que el hombre 
ha ignorado durante demasiado tiempo. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 18 - El ocultismo del pensamiento creativo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 183 


La conciencia creativa nacerá del movimiento de la energía creadora del doble universal 
en el hombre, y su nueva cualidad generará diferentes corrientes de pensamiento, que 
justificarán el poder creador de la conciencia del hombre integral. Todavía atrapado en una gran 
astralidad, el pensamiento humano actual es tan pesado que la evolución ya no puede ser 
retrasada. La humanidad tiene una gran necesidad de un nuevo pensamiento más propenso a 
derribar las puertas que el pensamiento involutivo era incapaz de abrir. 


La manifestación del pensamiento creativo se adaptará a la calidad del espíritu del 
hombre nuevo. No servirá para ocultar la conciencia del hombre, sino para abrirle las puertas 
de la conciencia. El mismo fenómeno se sentirá en la ciencia del futuro. Los poderes de luz y 
sonido serán velados de la conciencia del ser involutivo; sus consecuencias, sin embargo, serán 
particularmente favorables para él. Tanto como el pensamiento mecánico de la involución 
abarcaba la conciencia humana, tanto su contraparte evolutiva liberará al ser de todos los 
aspectos astrales del pensamiento involutivo anterior, independientemente de su desarrollo y 
notoriedad. Cualquier pensamiento nacido de la luz corresponde a un nivel de vida mental que 
puede ser localizado por la duplicación del cuerpo material. El futuro reserva para el nuevo 
hombre una vida mental cuyo orden de extra-sensorialidad será proporcional a la calidad 
universal de su pensamiento. Cuanto más íntegro sea, en su mente, más se le abrirán las puertas 
de lo invisible sin ningún esfuerzo. 


El nuevo pensamiento incluye dimensiones externas a la experiencia psicológica del ego, 
de modo que éste debe, con la evolución de su cuerpo mental, tomar posesión de su poder 
natural de emisiones vibratorias, más allá de la frecuencia habitualmente manifestada por sus 
pensamientos astrales e involutivos. Lo oculto del pensamiento coincidirá con la explosión 
material de una nueva forma de vida mental, cuyas consecuencias para la humanidad elevarán 
la conciencia hasta el punto de permitir que se establezca el contacto entre el tiempo de la tierra 
y el tiempo del espacio. Cada tiempo existe sólo según el nivel de pensamiento que lo crea; así, 
el pensamiento del hombre integral forjará la entrada de la conciencia de la tierra en un nuevo 
tiempo, que se hará evidente en la medida en que el hombre pueda explicar los misterios de la 
vida. Será un signo de un nuevo tiempo, y los hombres entrarán en contacto con otras 
inteligencias en evolución, en otros tiempos y espacios desconocidos para él hoy. 


Tanto como el hombre fue manipulado a través de su pensamiento subjetivo, tanto el 
hombre futuro y consciente será el maestro de su pensamiento. Le servirá en la medida en que 
tenga una perfecta conciencia de ello, y será capaz de apoyar su poderoso impulso creativo. 
Libre de toda reflexión, este pensamiento será oculto, proveniente de las esferas mentales 
superiores al mundo de la muerte. 


Ninguna intuición coloreará el pensamiento nuevo, porque la intuición es una forma 
astruisible de inteligencia, que sirve y sirve al hombre al mismo tiempo, hasta que esté lo 
suficientemente lúcido como para comprender todos sus aspectos. La vida mental del hombre 
nuevo estará tan libre de influencias astrales que le será difícil creer que su pensamiento 
creativo corresponde a cualquier facultad de sí mismo. Simplemente será parte de su conciencia 


Diffusion BdM Ind Indice de contenido 18 - El ocultismo del pensamiento creativo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 184 


en expansión. Ya no podrá definirlo; se definirá a sí mismo según su propio ritmo evolutivo. Él 
será libre de ella, y será libre en él. Aparecerá sin esfuerzo, sólo servirá como canal para su 
manifestación. El vínculo cósmico entre el hombre y el doble se habrá establecido en la tierra, 
para siempre. 


El pensamiento será oculto y hará vibrar el cuerpo mental del hombre. Su poder de 
transformación no tiene paralelo y no tiene precedentes desde el comienzo de la experiencia 
planetaria. Su cualidad oculta no sólo se percibirá a través de la experiencia y la transmutación 
del espíritu y la materia inferiores, sino que también será parte del descenso de la fusión entre 
espíritu y materia. El espíritu se retirará de la forma y dejará fluir a través de ella sólo la esencia 
de sí mismo: la vibración, la energía de la que proviene como una luz fértil. El hombre 
entenderá lo que significa la palabra "espíritu". Se separará de la impresión espiritual que lo 
sostuvo en el pasado, cuando el pensamiento era sólo una forma de energía que servía a las 
dimensiones inferiores de su realidad: la muerte y el alma en evolución. 


La nueva era procederá por inducción vibratoria y no por choque. La materia también 
progresará en su evolución por inducción, en lugar de por simple transformación mecánica. 
Esto dará lugar a una nueva civilización cuyos cimientos permanecerán desconocidos para la 
humanidad involutiva. Esta civilización eventualmente saldrá de la tierra y se extenderá a su 
superficie, siguiendo los grandes cambios que perturbarán al mundo entero al final de la 
dominación del alma sobre el hombre. Este será el comienzo del reino de los hijos de la luz, y 
la tierra se transfigurará. 


Cuanto más oculto se vuelva el pensamiento, más su poder vibratorio permitirá al hombre 
conocer los secretos del futuro. Pero ningún hombre podrá arrancarle indebidamente tales 
secretos, bajo pena de caer en la afabulación, que rápidamente será desenmascarada por la 
inevitabilidad de acontecimientos que coincidirán con el descenso del espíritu a la materia. 


El desarrollo de la conciencia supramental será la fase primaria de lo oculto del 
pensamiento creativo. A través del desarrollo de esta conciencia, el hombre aprenderá a vivir en 
la permanencia de su conciencia. Se acostumbrará a la nueva calidad de vida mental que se 
convertirá, mañana, en el dominio mental de su ejercicio diario a nivel material. El ocultismo 
del pensamiento sacará la luz de su mente de la oscuridad de la conciencia. El hombre ejercerá, 
por primera vez desde la involución, el poder de su pensamiento en el mundo, que esta vez 
corresponderá a las leyes de la vida y no a las de la muerte, como fue el caso de la magia negra 
de los tiempos oscuros de la historia mundial. Las cadenas del hombre se romperán, y la 
conciencia creativa ya no responderá a las fuerzas involutivas. 


El pensamiento creativo producirá una nueva ola de conocimiento en el mundo, nacido 
de la fusión de los hombres con la energía de su doble. Esto imprimirá en la conciencia de la 
humanidad un vasto conocimiento que elevará su nivel. La conciencia celular y el poder 
creativo del pensamiento se unirán para finalmente dar una nueva dimensión a la inteligencia 
humana. Mientras la fusión siguiera siendo imposible en el mundo, el hombre estaba destinado 
a permanecer ignorante del poder creativo de su mente. La fusión permitirá que el ser 
consciente recupere su estatus universal. 


Diffusion BdM Ind Indice de contenido 18 - El ocultismo del pensamiento creativo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 185 


El ocultismo del pensamiento es parte de la dimensión cósmica del hombre. Nunca antes 
el ser humano ha estado tan cerca de vivir su vínculo inalienable con los planos de luz, de los 
cuales es esencialmente el producto creativo. El hombre se dará cuenta de que existen otras 
dimensiones de la vida más allá de la materia, y que los tiempos son espacios mentales donde 
el hombre entrará en contacto con mundos de inteligencia y poder creativo. La evolución de la 
conciencia dependerá de la evolución del pensamiento creativo y oculto del nuevo hombre. 
Tanto como el hombre fue subyugado en su pensamiento, tanto sabrá lo oculto de su 
pensamiento y será su beneficiario, porque el ocultismo del pensamiento hace al hombre un ser 
libre, por encima de las leyes de la muerte. 


Los hombres de la tierra comprenderán la dimensión cósmica del pensamiento cuando el 
contacto entre ellos y otras civilizaciones se establezca en el mundo. A partir de ese momento, 
dejará de dudar de la realidad oculta de su pensamiento creativo y generará fuerzas cuyo 
alcance se extenderá a lo largo de los siglos venideros. La comprensión de las leyes del 
pensamiento es fundamental para la manifestación del poder del hombre sobre la forma. 
Mientras no haya captado lo oculto de su pensamiento, no podrá tener una idea objetiva de la 
grandeza de la vida y del alcance de la realidad. Permanecerá encerrado en sus concepciones 
limitadas, y su vida sufrirá como resultado. Los tiempos venideros serán cada vez más difíciles 
para la humanidad, todos los recursos creativos del hombre serán necesarios para atravesar el 
período más difícil de su historia. 


Cuando el velo del espacio y del tiempo haya sido rasgado, los hombres entrarán en una 
nueva fase de la civilización terrenal, que los conducirá a la era más grande de la historia de la 
humanidad. El ocultismo del pensamiento se desarrollará en la tierra, y la conciencia de las 
naciones cambiará. Se dirán cosas que no se podían decir en el pasado, y hablaremos de 
maravillas. El conocimiento nacido del nuevo pensamiento oculto hará que el hombre 
involutivo piense y le permitirá avanzar en su conciencia involutiva. 


El ocultismo del pensamiento será diferente del pensamiento ocultista del pasado. Este 
último fue astralizado y sin fundamento universal, mientras que el ocultismo del pensamiento 
derribará cualquier forma de pensamiento conocida por el hombre involutivo, racional, 
espiritual o esotérico. El ser descubrirá que el pensamiento creativo tiene el poder de 
transformar cualquier forma mental. El hombre integral tendrá acceso a tal poder, mientras que 
la forma misma sólo servirá para canalizar la energía. Así, la nueva mente se vaciará cada vez 
más de forma, y la memoria será reemplazada por una presencia absoluta del doble a través del 
plano mental, que constituye una ventana a lo invisible. El hombre ya no vivirá su pensamiento 
como antes; representará para él sólo una forma de comunicación interna basada en la estrecha 
relación entre el doble y el ego consciente. 


El pensamiento oculto fascina al hombre, mientras que el ocultismo del pensamiento lo 
libera de toda fascinación, porque no puede ser coloreado por el astral de la involución. 
Cualquier fascinación por el pensamiento indica una polarización del ser espiritual, no la 
unidad de su luz mental. El astral ata al hombre a través de la dependencia psicológica, mientras 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 18 - El ocultismo del pensamiento creativo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 186 


que lo oculto del pensamiento lo libera de toda dependencia, puesto que la mente consciente es 
en última instancia la expresión de su vínculo universal, su afinidad vibratoria con los planos 
más elevados de la realidad, a los que está conectado más allá de la muerte. Esto debe ser 
perfectamente comprendido, para que el hombre pueda liberarse del pensamiento oculto y 
penetrar en el ocultismo del pensamiento. Los aspectos del mundo de la muerte deben ser 
percibidos incluso en la actividad mental inferior del ego involutivo. 


El pensamiento creativo generará una conciencia cuyo poder hará vibrar las esferas 
inferiores. Las fuerzas invisibles de los sub-planos de la materia obedecerán al hombre, así 
como los reinos del plano material. Tomará conciencia de la estrecha relación entre lo invisible 
y la materia, y su vida integral será la de una nueva raza. Su conciencia dominará la evolución 
en las próximas épocas, hasta que la humanidad se mueva a la etapa final de su evolución. El 
pensamiento creativo derribará el mundo invisible, y el nuevo hombre llegará a ser igual en 
conciencia y ciencia a aquellos seres de otras partes de la galaxia, seres que han entendido desde 
hace mucho tiempo que el universo es multi-dimensional y está gobernado por leyes 
universales. El contacto entre el hombre y estos extraños creará una división en la tierra entre 
hombres viejos y nuevos. La división será necesaria para proteger al hombre antiguo de una 
ciencia y experiencia que no podía comprender plenamente en esta etapa de su evolución. En 
los siglos venideros, la humanidad se perfeccionará a sí misma, y el hombre antiguo 
desaparecerá gradualmente para dar paso a la universalidad del hombre, hasta que el planeta 
entero sea renovado en su conciencia. 


Entonces comenzará el último capítulo de la humanidad. Una nueva raza raíz nacerá en 
el globo, y la tierra será irreconocible, porque las fuerzas ocultas de la última ola de vida habrán 
transformado la vida planetaria. Las ciencias serán de un nuevo orden, que invitará al espíritu 
humano a cumplir su papel final en la evolución de los reinos inferiores. 


Diffusion BdM Ind Indice de contenido 18 - El ocultismo del pensamiento creativo 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


19 


El misterio del hombre 
y el astral 


El poder del astral sobre la conciencia humana es tan grande que el hombre de la 
involución está profundamente convencido de que es impotente ante la muerte. Debido al 
predominio de las fuerzas astrales sobre la conciencia humana, el hombre vivirá hasta el final 
de la involución en la inversión de su energía creadora. Muy pocos hombres experimentarán 
durante la primera ola de vida, la transmutación total de su conciencia planetaria. Pero el 
principio permanecerá universal para todos los seres de la tierra, hasta la fusión total e 
individual de cada uno durante la evolución de las dos últimas razas raíz. Este principio será 
reconocido a través de la experiencia del hombre individualizado, durante la cual el ser muy 
iluminado descubrirá que la estrecha relación entre su mente y las fuerzas del alma es una 
relación integral de oposición. Esto creará un agotamiento al final del cual el hombre recuperará 
el control de su energía. Notará la relación estricta entre el espíritu y el alma, siendo la primera 
la inteligencia pura, y la segunda la que representa los diferentes aspectos de una inteligencia 
inferior. Este último debe ser ajustado para que la mente humana ya no esté condicionada por 
las fuerzas de la muerte o del sufrimiento en ningún nivel de experiencia. Durante esta 
experiencia de aprendizaje, el hombre comprenderá que el sufrimiento experimentado durante 
su iniciación solar no sólo se debe a la ignorancia de una forma u otra, sino también a una 
necesidad absoluta del espíritu de integrarse perfectamente en él; de este modo, la contribución 
de su gran poder, a través de la conciencia mortal, liberará al hombre de la energía astral 
registrada en los anales de la muerte. 


El ser humano, debido a su conciencia espiritual, todavía no se da cuenta de la influencia 
del mundo de la muerte a través de su conciencia planetaria. El hombre cree que, porque vive 
en el plano material, está fuera de la muerte; de hecho, está paralizado por ella a través de la 
energía del alma, que le da acceso a las fuerzas ocultas y veladas de su conciencia. Estas fuerzas 
son responsables de la subjetividad no creadora de sus pensamientos, que lo mantienen en la 
más absoluta ignorancia de la realidad de su persona humana y universal. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 188 


El misterio del hombre es un mito creado por el plano astral para empobrecerlo 
psicológicamente frente a la muerte, ya que sólo en la muerte el hombre cree poder comprender 
su misterio. Esta ilusión es total porque, incluso en la muerte, el hombre permanece ignorante 
de su realidad. La conciencia supramental perforará los velos de esta ilusión, y el hombre 
comprenderá la naturaleza de su vida material y psíquica. El misterio de su vida, aclarado por 
un conocimiento liberado de la subjetividad y la astralidad de sus pensamientos, derribará lo 
que la muerte había construido en él durante tanto tiempo: el muro de incomprensión de lo que 
la involución le había hecho experimentar. Con su pensamiento creativo y real, abrirá los velos 
del astral y finalmente sabrá lo que está sucediendo en su contra más allá de la vida material. A 
partir de entonces, su nueva conciencia crecerá, para llevarle a apoyar gradualmente la visión 
de su realidad. Vinculado a esta nueva conciencia, ya no podrá volver a la muerte, porque ya 
habrá pasado por la última vida en su ciclo experimental, y habrá muerto al ego inconsciente. 
La muerte ya no tendrá ningún control sobre él, porque es a través de la ignorancia humana de 
las leyes astrales que funciona y que siempre ha funcionado durante la involución. 


El hombre se dará cuenta de su misterio. Esto cambiará la polaridad de las fuerzas 
psíquicas en él, y se sentirá diferente como hombre. Con el tiempo, verá que ya no es parte de 
la humanidad de la involución. La conciencia de esta separación transformará su visión interior, 
y su vida será alterada para que pueda tomar el control de las fuerzas psíquicas en él que más 
tarde le darán el control de la materia. Vivirá en una relación cada vez más estrecha con las 
dimensiones psíquicas de su ser, primero a través de ciertos sueños o pesadillas intensas, que 
sólo representarán un aspecto poderoso del descenso de sus nuevas fuerzas que intervienen en 
la reorganización interna de su ser. 


Estas profundas experiencias le harán descubrir su secreto, oculto desde el comienzo de 
la involución y detrás del cual la naturaleza del hombre se redujo a una mirada primitiva para 
evitar que el hombre obstruyera la gran experiencia de la vida en cuarentena, y que se suicidara 
ante la magnitud demasiado grande de su realidad pre-personal. Así comprenderá la necesidad 
de acercarse a la vida material, para no sufrir demasiado por el continuo descenso de las nuevas 
fuerzas que hay en él, a través de su psique aún demasiado poco acostumbrada al choque del 
conocimiento permanente. Cuanto más avance en la conciencia, más su misterio dará paso a la 
realidad grandiosa de este desconocido que descubrirá en sí mismo, perfectamente inteligente 
de su realidad cósmica a través de la acción creadora de su doble transpersonal. Cuando el 
hombre haya comprendido cada vez más concretamente la existencia de su doble inmaterial, 
que sirve como fuente de energía y soporte de vida a nivel material, estará convencido de la 
naturaleza indivisible de su esencia, a la que recurrirá como ser evolucionado y fusionado. 
Cuando el hombre haya hecho una idea precisa de su realidad, el misterio dará paso a la ciencia 
infusa de su realidad. Ya no conocerá ningún límite a su conocimiento, porque ya habrá cruzado 
el mundo de la muerte, el límite de su verdadero conocimiento. Liberado del misterio, su 
conciencia ya no será alimentada por el conocimiento de la memoria, y el hombre avanzará 
inexorablemente hacia las esferas muy avanzadas de su conciencia universal, donde entonces 
será posible para él, incluso en la materia, hablar con las inteligencias de su planeta natal. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 19 - El misterio del hombre y el astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 189 


Habiendo recuperado psíquicamente su planeta de origen, el nuevo hombre ya no podrá 
soportar la vibración de la ignorancia, ni ninguna forma de interferencia que le impida penetrar 
en los dominios más ocultos de la vida planetaria, sistémica y universal. Con el tiempo, utilizará 
su nuevo conocimiento para la evolución de la tierra, su cuerpo mental ya no será astralizado y 
apoyará perfectamente este conocimiento. Al reconocer que el misterio del hombre existe sólo 
en términos de su propia incapacidad para neutralizar la ilusión astral, aprenderá perfectamente 
lo que sabe, ya que puede utilizarlo creativamente en el mundo. 


No tendrá acceso a la ciencia si no puede manifestarla públicamente, porque el 
conocimiento no existe para el hombre mismo, sino para aquellos que deben beneficiarse de 
ella, para que un día lleguen a su propia identidad, a su verdadera individualidad. El nuevo 
hombre comprenderá que el ser humano desciende de una cepa superior de evolución sistémica, 
puesta en cuarentena para medir y probar una micro-conciencia recién desarrollada en ciertos 
planetas, para la evolución de un nuevo tipo de humanidad. Descubrirá que la única razón por 
la que está en el planeta Tierra se debe a una decisión importante tomada hace mucho tiempo: 
la conciencia del hombre tenía que ser capaz de soportar su separación de los circuitos 
universales, para determinar, durante la evolución futura de la raza, si ésta podía resistir el 
aislamiento más total antes de retomar el control de su evolución, más tarde, en un plano que 
se le asignaría una vez terminado el experimento. Este es uno de los aspectos del misterio del 
hombre, y cuando el ser consciente se haya dado cuenta de este aspecto por sí mismo, ya habrá 
comenzado a recuperar el control de su evolución. 


La muerte, tal como la ha conocido el hombre, formaba parte de la necesidad de preservar 
las memorias de la humanidad experimental, para que pudiera consolidar su experiencia sin el 
apoyo de su contacto instantáneo con los circuitos universales. Cuando el nuevo hombre haya 
comprendido esto, vivirá en otra escala vibratoria y su vida mortal ya se separará de las 
condiciones de involución impuestas a la humanidad para la evolución de su raza. Entonces 
verá por qué era imposible para el hombre involutivo comprender su propio misterio. Sabrá 
claramente que, para comprender su misterio, debe volver a estar en contacto con los circuitos 
universales, y que sólo la fusión de su energía con el ego le permitirá vivir esta nueva 
experiencia, desconocida para las razas en evolución en la galaxia local o en los mundos más 
distantes. Si los seres humanos han podido seguir evolucionando sin estar en contacto con estos 
circuitos, es gracias a la encarnación en la materia, a lo largo de los siglos, de ciertas 
inteligencias cuya misión era dar al hombre la luz esencial para su supervivencia planetaria, 
según el grado de evolución de sus culturas y razas. 


Habiendo soportado el ardor de sus propias tinieblas, el nuevo hombre soportará el ardor 
de su propia luz y, de acuerdo con la densidad de esta oscuridad, se elevará en conciencia más 
allá de la muerte, es decir, más allá de la ruptura entre su conciencia material y su conciencia 
cósmica o universal. Aquellos que superen la inconsciencia involutiva y lo que ésta implica no 
tendrán otros lugares principales, para la evolución de su poderosa energía, que su propia 
conciencia elevada a un nivel de centralidad que sólo el hombre consciente puede conocer y 
soportar. Tendrán éxito después de los largos años de sufrimiento que les ha traído la luz y la 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 19 - El misterio del hombre y el astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 190 


vida real en un planeta en cuarentena; esta vida real está todavía lejos de su libertad y de su 
retorno a la universalidad de los gobiernos invisibles y de las ciencias adyacentes, de acuerdo 
con su notable grado de evolución. 


El nuevo hombre descubrirá el misterio de su naturaleza, según el grado de conciencia 
que pueda soportar durante su evolución. Su conciencia se convertirá cada vez más en un estado 
de energía vibratoria, y cada vez menos en un estado psicológico, y su inteligencia se liberará 
de las funciones astrales de la inteligencia involutiva. El hombre podrá entonces reconocer que 
la naturaleza de su conciencia cambia a medida que el vínculo entre su memoria subjetiva y 
condicionada y su conciencia pura se deteriora. Lo que la involución ha percibido de la 
naturaleza de la conciencia no tiene relación con lo que la evolución le enseñará, porque la 
inteligencia egoísta habrá sido alterada por el descenso al hombre de una nueva energía, que de 
ninguna manera está relacionada con la de la involución. El hombre descubrirá entonces su 
misterio, su estrecha conexión con los planos sutiles de la vida, que sólo pueden estar en 
contacto con él cuando haya desarrollado suficientemente su verdadera identidad. 


Al mundo astral le preocupa que el hombre descubra su verdadera naturaleza, porque este 
plano se nutre de sus emociones y pensamientos subjetivos, ignorante de la realidad. Por esta 
razón, el nuevo hombre tendrá que luchar constantemente contra aquellos aspectos de sí mismo 
que impiden su libertad real; sin esta lucha, la conciencia no puede desarrollarse, porque su 
desarrollo depende de la capacidad de elevar a un nivel superior las energías de la conciencia 
condicionada. 


Las entidades del mundo astral se oponen voluntaria o involuntariamente, según su nivel 
de evolución, a la liberación del hombre, porque constituye para ellas un importante soporte de 
vida. Cuando el hombre esté suficientemente evolucionado e inteligente, servirá de trampolín 
para la evolución de estas inteligencias, prisioneras de su propio espacio, la hora de la muerte. 
El encuentro entre el hombre y estas inteligencias pondrá fin a todas las formas de ignorancia. 
Pero estos tiempos aún no han llegado, y el hombre debe protegerse contra cualquier distorsión 
de la realidad, para poder comprender el gran plan de evolución de la tierra cuando se producen 
estos importantes encuentros de la evolución de las esferas. 


En el plano astral de la conciencia humana, la mente está en conflicto con la memoria 
astralizada, de modo que el ser se reduce a una conciencia experimental. El hombre ha sufrido 
de este plan y sus influencias desde el comienzo de la involución, cuando se rompió su vínculo 
universal, que lo liberó de todo dolor existencial. La realidad del astral es el secreto mejor 
guardado desde entonces. Debido a este secreto, la vida terrenal siempre ha estado ligada al 
sufrimiento existencial que se ha utilizado para construir modelos de evolución astral 
registrados en los archivos de la muerte, de acuerdo con el modo de experiencias vividas en el 
mundo. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 19 - El misterio del hombre y el astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 191 


La realidad es más grande que la ficción. La humanidad en general, excepto un puñado 
de iniciados, nunca fue consciente de la inversión psíquica de la conciencia humana, que el 
hombre podría haber restaurado durante la evolución si hubiera tenido acceso a la ciencia 
profunda de este plano que constituye, en sí misma, la dominación total del alma encarnada en 
la carne. Los aspectos esotéricos de las religiones y filosofías espirituales se usaban astralmente 
contra el hombre, para mantenerlo alejado de este secreto. Las fuerzas astrales son más reales 
de lo que el ser inconsciente puede imaginar, y su densidad psíquica es equivalente, en 
proporción, a la densidad del cuerpo material humano. El sueño es sólo una parte de este plano, 
y es sólo en este plano donde el hombre inconsciente de la tierra puede apostar a ver un poco 
de su reflejo. En el sueño profundo del ser, el astral aparece realmente en su pantalla mental. Es 
también en el sueño, esta vez consciente, que el nuevo hombre rasgará los velos del astral, para 
hacer descender al plano material los poderes de su espíritu, que son parte de la vida natural de 
la conciencia celular. 


La comprensión del misterio astral se logrará cuando el hombre aprenda a comunicarse 
internamente y, al mismo tiempo, permanezca independiente de la mente en su comunicación. 
Que el hombre sea un médium es una cosa, pero que sea esclavo de su mediumnidad es otra. 
Las fuerzas astrales conocen las debilidades psicológicas del hombre y las utilizan por cuenta 
propia, lo que les permite rodearlas sutilmente para utilizarlas mejor para sus fines. Mientras el 
hombre no haya integrado su energía, permanecerá influenciable en su comunicación interior. 
No es la comunicación interna en sí misma lo que es problemático, sino su sutil influencia a 
largo plazo. El astral busca manipular al hombre según su naturaleza, su temperamento, su 
cuerpo de deseo, y mientras no haya integrado su energía, será astralizable y no podrá vivir de 
su inteligencia integral. El hombre descubrirá, en el curso de su búsqueda interior, que el mundo 
de los muertos no está más educado que él sobre los misterios de la vida, a menos que este 
hombre esté en fusión de energía con su doble luz. Como las fuerzas astrales saben esto, habrá 
una lucha material creciente para impedir que el hombre se libere de su influencia dañina. La 
ignorancia de que el astral es anti-humano en todos sus aspectos creará un choque en la 
conciencia humana, y este choque conducirá al hombre hacia la fusión. 


El doble del hombre será liberado del astral en cuanto el ser consciente lo integre. Por otra 
parte, el doble permanecerá impotente si el vínculo universal entre él y el hombre es astralmente 
coloreado. El misterio del astral permanecerá hasta que el nuevo hombre haya rasgado el velo 
de sus propios pensamientos involutivos. Esto requerirá una individualización muy fuerte de su 
conciencia, porque las formas mentales involutivas están totalmente astralizadas. De esta 
condición involutiva y milenaria nació, en el plano material, la ignorancia del hombre de sí 
mismo y la necesidad interior de un proceso espiritual para comprenderse mejor a sí mismo. Si 
el pensamiento del hombre no se astralizara, no tendría que buscarse a sí mismo para 
comprenderse a sí mismo; su energía mental sería perfectamente creativa, y su conciencia 
conocería un equilibrio perfecto, una fusión con su fuente, su luz. 


El mundo de la muerte buscará, por todos los medios, entrar en comunicación con el 


hombre, a través de cualquier mediumnidad. El ser experimentará las trampas sutiles e 
inteligentes hasta que tenga la fuerza interior para asegurar su independencia de mente frente a 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 19 - El misterio del hombre y el astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 192 


las comunicaciones desde el más allá de la tumba. El mundo espiritual es abrazado por las 
fuerzas de la involución. Estos tienen un significado diferente en el mundo de la muerte. En el 
astral, son los poderes que gobiernan el mundo de la muerte, y crean en este nivel las 
condiciones de influencia a través de las cuales el hombre se mantiene en la ignorancia de la 
vida y de la muerte. No es ventajoso para estas fuerzas revelar al hombre la naturaleza de su 
dominación, porque son activas a través de él y deben crear la impresión de que más allá de la 
vida, la muerte es un mundo maravilloso, mientras que la muerte es una parada monumental en 
el camino de la evolución hacia la fusión y la inmortalidad del ser. Los muertos están celosos 
del hombre y no conocen el amor que el hombre les atribuye. Su amor es desviado y confinado 
a una forma u otra de dominación, de la cual el ser es totalmente inconsciente. Se trata de 
comunicarles esta faceta de la realidad para ver cómo la comunicación se desvanece, e incluso 
se rompe. Los muertos no quieren hablar de lo que el hombre consciente sabe, porque la 
seguridad de su propio sistema de vida está en juego, la continuidad de su evolución está en 
juego. Tan pronto como el hombre entra en la ciencia de la vida y la muerte a través de su fusión 
con el doble, el mundo de la muerte tiembla y se siente amenazado por la nueva conciencia de 
estar en evolución de la inteligencia. El hombre en la tierra debe saber esto, y él lo sabrá. 


El astral seguirá siendo un misterio mientras el hombre no haya desafiado los valores 
sutilmente limitantes que le impone con el propósito de dominarlo espiritualmente. El 
pensamiento creativo del hombre fundido será más alto en vibración que el pensamiento del 
alma desencarnada, porque la relación entre la energía y el plano mental se perfecciona hasta el 
punto de que el ser se funde con su fuente, esa dimensión de sí mismo que está más allá del 
mundo de la muerte. 


Mientras el hombre espiritual permanezca atrapado en su relación mental con el astral, su 
pensamiento será coloreado por las entidades de este plano, en lugar de ser su propio 
pensamiento resultante de la infinidad del movimiento de su conciencia universal y cósmica a 
través de sus centros. El astral intercepta la energía mental del hombre y la condiciona a su 
propia vibración. Esta es la función del astral en su relación espiritual con el hombre, hasta que 
éste haya evolucionado lo suficiente como para integrar su propia energía por sí mismo, en vez 
de verla espiritualmente diluida por entidades que evolucionan en los planos paralelos de su 
vida planetaria. 


El nuevo hombre actualizará los juegos astrales y se liberará de sus trampas. Las ciencias 
espirituales serán revisadas, y lo que no corresponde a la inteligencia de su propia luz será 
iluminado, para evitar que continúe el abrazo oculto del hombre espiritual e ingenuo. Todos los 
conceptos y preceptos comunicados por el médium serán asumidos por la conciencia superior 
del hombre despierto, y lo que no coincide con la realidad será puesto en duda hasta que el astral 
admita al hombre, por la fuerza, lo que le ha sido ocultado durante milenios. El misterio del 
astral ya no sirve a las entidades, pues el hombre integral será un ser en fusión de conciencia, y 
tendrá respuestas a todas las preguntas posibles e imaginables. El astral se verá forzado, 
vibratoriamente, a someterse a su ciencia, porque será perfecto e impecable, bajo su control 
mental. La fusión eliminará para siempre la ingenuidad de la conciencia humana. Nunca más el 
ser consciente quedará atrapado en los planos astrales, nunca más estará a su merced para la 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 19 - El misterio del hombre y el astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 193 


comprensión de las leyes de la vida y de la muerte, pues su fusión ya lo habrá liberado de la 
mentira cósmica utilizada contra él. 


El misterio del astral es contiguo al misterio del hombre mismo, porque acentúa los velos 
de la conciencia humana. La conciencia involutiva era impotente para desentrañar el misterio 
del astral, pues el pensamiento humano estaba ligado a la actividad inconsciente de este plano, 
a través del vínculo entre el hombre y las entidades que lo componen, influyendo 
inconscientemente en el pensamiento. La búsqueda secular del hombre de la realidad 
representaba sólo la limitación del astral en su conciencia. El astral está habitado por almas que 
se asemejan mucho al hombre, con la diferencia de que están descentralizadas. 


Sin embargo, su naturaleza sigue siendo la misma. En esta dimensión, responden a las 
leyes de la vida de su plan, de la misma manera que el hombre responde a las leyes de la vida 
a nivel material. Sin embargo, el hombre no se da cuenta de que el plano astral está gobernado 
por leyes que violan su libertad; las entidades son parte del mundo de la muerte, y este plano no 
está dedicado a la fusión del hombre con su energía, porque la fusión lo libera de su influencia, 
y cualquier aumento de la libertad de ser lo priva de sus vínculos esenciales con una dimensión 
de la experiencia que sólo pueden saborear a través del contacto telepático subliminal. Los 
muertos tendrán un poder de influencia sobre el hombre mientras no sea plenamente consciente 
de su realidad. Desde esta conciencia, el astral y las entidades que lo habitan se verán obligadas 
a evolucionar en otros planos, el hombre dejará de ser para ellos una oscura fuente de memoria. 
A través de la inconsciencia del hombre, los muertos alivian la gran soledad de su ser, y será a 
través de él que se liberarán del astral en el curso de la evolución. La muerte es un mundo 
temporal donde las almas evolucionan. El hombre siempre ha creído que este mundo era 
terminal. Esta ilusión es responsable del control que el astral tiene sobre él, sin su 
conocimiento. La evolución de la ciencia interior conducirá al hombre a la comprensión de esto, 
y hará posible revertir el poder astral sobre la conciencia humana. Esto pondrá fin a la 
coexistencia en la conciencia humana de dos niveles de inteligencia: el primero es creativo y 
ascendente, mientras que el otro es esencialmente descendente y rezagado a largo plazo. 


El poder del astral contra el hombre se debe al hecho de que la vida del alma y la vida del 
hombre están esencialmente opuestas en el plano cósmico de las esferas en evolución: la vida 
del alma está gobernada por fuerzas de involución, mientras que la vida del hombre está 
gobernada por las fuerzas de la evolución. Mientras el hombre esté mal informado por el astral, 
no podrá comprender su verdadera identidad, que sólo puede derivar de su vínculo absoluto con 
el doble, cuya contraparte universal representa en el plano material. La luz del doble es la 
inteligencia del hombre, en la medida en que ha evolucionado lo suficiente como para ir más 
allá de la programación astral que hereda al nacer, después de haber perdido la memoria de sus 
orígenes. El hecho de que los hombres pierdan la memoria de sus orígenes al nacer les permite 
desarrollar una conciencia planetaria egoísta bajo la atenta mirada del astral. 


El misterio del astral es tan vasto, y su realidad sobrepasa tanto el poder de la razón 
humana, que el hombre sólo puede comprenderlo a través de la comunicación interior, 
totalmente libre de la involutiva ingenuidad espiritual. Así como el hombre, en sus 
comunicaciones con el hombre, mantiene una mente crítica, así el hombre nuevo, en 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 19 - El misterio del hombre y el astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 194 


comunicación telepática o interna con el astral, mantendrá su objetividad. Finalmente, podrá 
cuestionar la validez de lo que le será transmitido, por la poderosa luz de su vínculo universal, 
que el astral no puede colorear. 


El astral es un mundo en sí mismo, cuya inmaterialidad se debe únicamente a un nivel 
más alto de frecuencia vibratoria de energía que el experimentado por el hombre material. Pero 
la inmaterialidad del astral no lo hace inofensivo. Por el contrario, porque el hombre es aún más 
inconsciente, y por lo tanto más afectado en su evolución terminal hacia la fusión con la energía 
de su fuente. El nuevo hombre integrará la energía del doble antes de liberarse del poder de las 
fuerzas astrales en su conciencia. Será la prueba final del ser consciente contra la muerte, que 
deberá revivir cuando se rompa el cordón de plata que lo ata a la materia. Habiendo integrado 
su energía, la ruptura del cordón de plata no tendrá consecuencias para él, porque la fusión le 
permitirá elevarse a voluntad en vibración, más allá del plano astral, para encontrarse en el 
plano etérico, el plano natural de su evolución sistémica y universal. 


La inminente evolución del hombre le abrirá el paso del éter, lo que le permitirá unificar 
las fuerzas de la naturaleza y ponerlas bajo su control. A partir de entonces, comprenderá la 
interacción de las fuerzas en evolución a través de su ser, y este entendimiento unificará 
finalmente su conciencia. La conocerá perfectamente y no sucumbirá más a la ley de la 
polaridad que, desde la involución, ha sido responsable de su sufrimiento, por su ignorancia de 
las leyes profundas que subyacen al orden universal y sistémico. Una vez que se comprenda 
plenamente el misterio del astral, la evolución de la futura raza mental obedecerá leyes de las 
cuales el ser será consciente y en las cuales participará. El misterio de la conciencia humana 
habrá sido resuelto, y el hombre vivirá como debe: en perfecta armonía con las fuerzas del 
espíritu, de las cuales será la expresión cada vez más perfeccionada a nivel material y etérico. 


La conciencia del éter permitirá al hombre integral comprender las dimensiones cósmicas 
finales de la existencia y de la vida en general. Esto lo convertirá en un ser superiormente 
inteligente, en un sentido que no se ajusta a la definición actual de inteligencia racional y 
mecánica. 


La inteligencia supramental será nueva, profundamente creativa y no reflexiva; ya no se 
basará en el simple desarrollo de la memoria, sino en la actividad psicológica de los centros 
superiores del hombre en evolución de fusión. La fusión del nuevo hombre con su energía 
injertará a la vida planetaria una dimensión supramaterial de vida y conciencia. Así, la 
evolución se parecerá cada vez más a una forma de conciencia mágica de las fuerzas activas a 
través del hombre y la materia. La plena comprensión del astral y su poder sobre la vida humana 
creará una distancia cada vez mayor entre los hombres de la involución y aquellos que se darán 
cuenta de su poder integral. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 19 - El misterio del hombre y el astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


20 


La mentira cósmica 
y el despertar de la conciencia 


El descenso de la conciencia supramental a la tierra establecerá tal conocimiento absoluto 
que la conciencia del hombre, en el curso de la evolución, será golpeada por ella a pesar de sí 
misma. El ser humano, cargado de todas sus preguntas sin respuesta, descubrirá la existencia 
de una ciencia superior, cuyo origen se perderá en el tiempo. El hombre ya no podrá atribuir su 
descenso a la vida de un solo individuo. Cuando esta ciencia aparezca en el globo, los hombres 
evolucionados percibirán su importancia y descubrirán las claves de la evolución adaptadas a 
sus propias necesidades. 


Esto marcará el comienzo de una literatura fundamentalmente cósmica, tan alta en 
vibración que incluso el astral reconocerá sus principios universales, a pesar de la oposición 
incesante que este plan entregará al hombre debido a los choques que esta nueva ciencia creará 
en lo invisible. Esta ciencia definirá la muerte y sus influencias sobre la conciencia 
experimental de la involución en forma absoluta e irreductible, a través del subterfugio de la 
mentira cósmica. El nuevo hombre descubrirá las leyes de lo invisible, y su conciencia de estas 
leyes irá más allá de la simple comprensión esotérica que experimentó durante la involución, 
dependiendo de la percepción más o menos astralizada de los medios y receptores. La nueva 
conciencia intervendrá directamente en la formulación de la ciencia de lo invisible; el 
conocimiento esotérico, proporcionado por los planes para abarcar al hombre de una manera 
aún más sutil, será filtrado por esta conciencia, comenzando desde la mente superior del hombre 
en fusión con su propia energía creativa. Ninguna forma de conocimiento relacionado con lo 
invisible puede espiritualizar al hombre, porque su conciencia estará libre de los velos de la 
mentira astral y cósmica. 


Sin la existencia de la mentira cósmica, el hombre poseería todos los poderes de su luz. 
La mentira cósmica interrumpe la energía del hombre, y sólo puede avanzar en su propia luz a 
través de una mente evolucionada que puede soportar el choque de su energía vital. El hombre 
descubrirá a través de sus sufrimientos que la condición humana le fue impuesta en su totalidad, 
y que su verdadera inteligencia es la única salida posible. Sabrá que la vida involutiva era una 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 196 


programación de muy alto nivel, que desafiaba todas las ciencias del antiguo régimen 
planetario. 


La mentira cósmica divide al hombre en dos aspectos: el primero, planetario y 
experimental, el segundo cósmico e indivisible. En la próxima evolución, el hombre conocerá 
la unidad de su conciencia cuando se libere de la mentira cósmica en él, relacionada con el 
poder de su memoria sobre su inteligencia creadora. La realización de esta unidad fortalecerá 
su conciencia sin fin, y gradualmente predispondrá al hombre a participar en un proceso 
creativo de vida, sin el propósito de la conciencia. Nunca volverá a perder su verdadera 
conciencia; será parte de su realidad. Habiendo entendido los mecanismos ocultos de la mentira 
cósmica, su inteligencia se refinará hasta tal punto que ya no se le podrá ocultar nada. Será parte 
de la luz, será su embajador en cualquier planeta, durante su evolución futura, y la vida 
consciente no tendrá fin para él. 


La creación no es un juego de la mente, sino la creación de la mente. Esta creación 
responde a niveles de orden y belleza que la nueva conciencia percibirá cuando el hombre haya 
integrado perfectamente su energía creativa para apoyar la visión, sin destruir su cuerpo 
material o su mente afectada. El descubrimiento de mundos paralelos es parte del 
enriquecimiento del hombre nuevo. La muerte ha profanado el espíritu del hombre, lo ha 
aprisionado en una memoria que será neutralizada por la evolución de una conciencia nunca 
más esclavizada a las fuerzas del astral. El hombre comprenderá que la fusión con su luz, su 
doble, representa la única seguridad cósmica del ser evolutivo contra las mentiras cósmicas en 
un planeta experimental. 


La fusión del hombre nuevo coincidirá con el descenso a la tierra de una nueva fuerza 
vital, que los ancianos sólo habían reconocido psíquicamente a través de su gran sensibilidad 
astralizada por los planos superiores de la muerte. El hombre comprenderá perfectamente esta 
energía, se integrará en él, y ya no será percibido simplemente a través de la psique 
evolucionada, sino que abarcará a los profetas y videntes de la involución. El hombre nuevo 
formará parte de una nueva raza en la tierra, una raza completa en sí misma, que será suficiente 
según el poder de su propia luz. 


La mentira cósmica será revelada por la fusión, que desatará gradualmente la memoria 
subjetiva del hombre. Estos últimos podrán reconocer la realidad más allá de lo verdadero y lo 
falso. Verá que la mentira cósmica utiliza la verdad y la mentira para ocultar la realidad de la 
visión humana hasta que el hombre haya perfeccionado suficientemente su mente superior, el 
punto de unión entre su luz y él mismo. El mundo de la imaginación espiritual será utilizado 
por la mentira cósmica para probar la inteligencia del nuevo hombre: una prueba absoluta para 
verificar su capacidad de trascender el poder de la memoria sobre la emoción. Así el hombre 
tendrá la medida del condicionamiento de su conciencia anterior, mientras que sus modos de 
pensamiento obstaculizaron una conciencia inteligente de los misterios que rodeaban su 
conciencia planetaria. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 20 - La mentira cósmica y el despertar de la conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 197 


La conciencia supramental verá a través de todo lo que ha sido diseñado contra el hombre, 
tanto temporal como espiritualmente, porque nada puede ser ocultado del hombre. Él realmente 
verá, sin ninguna subjetividad en absoluto. Así, la nueva inteligencia humana será poderosa 
frente a la vida inconsciente y sus mecanismos involutivos. Mientras el hombre no haya tomado 
el control de su mente, mientras no haya tenido éxito en no dejarse engañar por sus 
pensamientos subjetivos, no habrá captado la sutileza de la mentira cósmica a través de su 
conciencia planetaria. Esto será parte de su nueva experiencia a través del creciente poder de su 
conciencia supramental. 


La mentira cósmica no podrá hacer nada contra él, a pesar de los aspectos seductores de 
sus altas formas espirituales, las últimas tentaciones del hombre al final del ciclo. Estará solo 
en su conciencia, y solo con su conciencia. Ya no buscará a su alrededor, en el mundo, la 
enseñanza de un maestro, o la adhesión a una comunidad de ideas. Él estará solo, universal, 
como otros que, como él, habrán comprendido lo que la evolución de una nueva conciencia 
puede desencadenar en la vida del ser consciente supramental. Habiendo superado la mentira 
cósmica, sabrá que ya no tiene que estudiar la ciencia interna; será parte integrante de su 
conciencia elevada por encima de la duda psicológica, ese antiguo pero tenaz poder de 
involución sobre la conciencia humana. Mirará al este y al oeste, al norte y al sur del 
conocimiento, y verá que él es el centro cósmico perfecto de él. Nadie puede hacer nada por él; 
lo habrá entendido todo sobre la mentira y sus ilusiones grandiosas, desde lo más banal hasta 
lo más oscuro de lo sagrado. Los maestros de la tierra habrán completado su trabajo espiritual. 
El hombre irá solo hacia su destino, y vivirá en estrecha fusión con su energía creadora. 


Los pueblos de la tierra continuarán su evolución, y trabajarán con las fuerzas de la luz, 
que están preparando la actividad del próximo ciclo. El hombre estará tan libre de la mentira 
cósmica que el más mínimo conocimiento de la involución lo hará vibrar, y romperá su forma. 
El poder creativo de su mente superior, que le permitirá romper la forma del conocimiento 
astralizado, será proporcional a su grado de fusión con la energía de su propia mente. Sólo la 
fusión del ser puede dar cuenta a la humanidad de la existencia de la mentira cósmica, pues la 
mediumnidad más probada representa los hechos de lo invisible según la coloración necesaria 
para mantener el poder de las esferas sobre la conciencia humana. En su ingenuidad, el hombre 
espiritual cree que la información diseminada a través de las diferentes formas de mediumnidad 
es una forma de entender o saber lo que está sucediendo más allá de las paredes de su realidad. 
Esta es una ilusión mayor; los médiums son seres sensibles y evolucionados que, a través de la 
simpatía vibratoria, reciben información de las esferas, pero cuya realidad y motivo son 
incapaces de verificar. 


Esta situación es delicada para el hombre sensible y espiritual; mientras no pueda 
verificar por sí mismo la fuente y la razón de la información, está sujeto a las leyes de las 
mentiras cósmicas, impuestas a la humanidad involutiva desde la ruptura de los circuitos 
universales al comienzo de lo que se llamó "la caída" del hombre. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 20 - La mentira cósmica y el despertar de la conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 198 


La mentira cósmica es parte de la realidad sistémica de la conciencia humana involutiva. 
La única condición que permite al hombre liberarse vendrá con la evolución de la conciencia 
humana y el desarrollo en la tierra de una conciencia perfectamente ajustada a la energía 
creadora del ego, consciente por la fusión de sus cuerpos sutiles. La humanidad está en los 
albores del desarrollo de la inteligencia creadora, y todas las formas del llamado conocimiento 
oculto deben ser verificadas por ella a través del canal perfecto de su fusión. De lo contrario, se 
arriesga a ser encarcelado en una forma oculta de conocimiento astral, orquestado para hacerle 
creer lo que aprende del exterior a sí mismo. 


La mentira cósmica ha sido impuesta a la humanidad para que el hombre, gradualmente 
a través de las edades, evolucione hacia un estado mental más elevado y libre, para que un día 
pueda tomar el control de su propia evolución por sí mismo, sin ninguna dominación jerárquica 
invisible sobre él. El astral nunca comunicará esta información al hombre; debe venir de él, a 
través del agudo sufrimiento de su nueva conciencia. El astral no puede revelar al hombre lo 
que disminuye su poder sobre él. Por esta razón, el hombre liberará al astral, en el curso de la 
evolución, liberándose de la mentira cósmica. Mientras los seres humanos no puedan ser auto- 
suficientes en conocimiento; la realidad universal de su conciencia despierta, serán astralizables 
por el conocimiento de lo invisible que les fascinará. La muerte usará el velo de la fascinación 
para abarcar al hombre en las dimensiones ocultas del conocimiento esotérico, si él mismo no 
tiene acceso a su propia luz. Mientras el ser humano sea fascinante, será impresionable, ya que 
la fascinación es parte de las leyes de las impresiones astrales a través de su cuerpo emocional 
y mental inferior. 


El hombre es un ser cósmico en un cuerpo material. No tiene que estar fascinado, pero 
algún día debe llegar a poseer la fuerza necesaria para sostener lo que conoce en el plano de su 
mente, sin que el ego inseguro rechace su propio conocimiento universal debido a las sutiles 
influencias del astral a través de su conciencia debilitada. La mentira cósmica es una de las 
grandes realidades ocultas del siglo XX. Esta realización hará temblar al astral en el hombre, 
porque nace de la fusión del hombre con su propia luz, y no de cualquier forma de 
mediumnidad que le haga creer lo que quiere, para desafiar su razón preocupada por la 
naturaleza grandiosa de lo que descubre sin comprenderlo. La mentira cósmica protege al 
hombre y, al mismo tiempo, lo encarcela, por no decir lo envenena. El ser espiritual es tan 
ingenuo que el astral lo interpreta perfectamente. No es de extrañar que hoy en día el hombre 
siga buscando su identidad, aunque haya superado las barreras materiales con la ayuda de una 
ciencia que no es más que la expresión de su inteligencia racional. 


La memoria humana subjetiva es una fuerza muy grande que retrasa la evolución del 
hombre, porque no permite fácilmente la absorción de otros conocimientos que exceden los 
límites de su conciencia mental inferior. Sin embargo, el hombre nuevo estará obligado a 
corregir esta situación interna, para que algún día llegue a conocerla de manera absoluta y sólo 
a través de sí mismo. La mentira cósmica abarca la conciencia del hombre y lo protege de una 
realidad que no puede soportar mientras no supere el umbral de su conciencia psicológica. Los 
seres humanos están emocionalmente condicionados por su memoria personal y la de su raza. 
Este condicionamiento es una fuerza poderosa en él, que debe ser respetada para evitar una 
astralización insoportable de su conciencia, un peligro considerable para el ser no iniciado de 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 20 - La mentira cósmica y el despertar de la conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 199 


las leyes y principios ocultos de las fuerzas vitales en evolución en el universo. Sin embargo, 
aunque el velo de las mentiras cósmicas pueda ser una protección para el hombre contra sí 
mismo, debe ser levantado de su existencia para que el hombre finalmente se libere de la 
ignorancia, en todos los niveles de su experiencia psicológica. 


La evolución del pensamiento humano depende de su capacidad para liberarse de lo 
conocido. Pero liberarse de lo conocido no es algo fácil, porque la conciencia del ser se basa en 
una memoria coloreada por la experiencia pasada del hombre, y esta memoria no corresponde 
a su realidad cósmica y universal. Es sólo una expresión de su ignorancia histórica. El nuevo 
hombre se liberará de lo conocido tomando conciencia de las leyes internas del pensamiento. 
Habiendo comprendido que forma parte de un vasto sistema de comunicación interna a escala 
universal, se despersonalizará gradualmente y llegará el día en que tendrá acceso al 
pensamiento consciente y universal. A partir de ese momento, en el curso de su evolución 
personal, el hombre aprenderá a rasgar los velos de las mentiras cósmicas y a no sufrir más la 
vida planetaria como lo ha hecho desde el comienzo de la involución, cuando se rompió la 
comunicación entre el hombre y las esferas. 


Mientras el hombre no haya superado las ilusiones psicológicas del ego, se verá obligado 
a vivir bajo el paraguas de la mentira cósmica, sin que su mente inferior despierte a la 
comunicación supramental; esta forma de diálogo interior permitirá al hombre integral poner 
en perspectiva la realidad universal, para no hundirse en las ilusiones y velos de una conciencia 
fijada en la ignorancia existencial. 


La mentira cósmica es una distorsión necesaria de la realidad, para proteger al hombre de 
sí mismo. Pero al mismo tiempo se convierte en una fuente de manipulación psicológica del 
ego, hasta tal punto que el ser persigue una existencia basada en la ceguera de su inteligencia. 
Esta condición milenaria, que cerró la puerta a la conciencia durante la involución, debe ser 
revertida si se quiere obtener el control total sobre su vida material y psicológica. Nada puede 
forzar al hombre a darse cuenta de la multi-dimensionalidad de su conciencia. Esto depende de 
su nivel de evolución. Pero gradualmente puede llegar a darse cuenta de que su vida mental no 
está perfectamente bajo su control, y que sus pensamientos, las fuentes de su vida mental, no 
son iguales a su verdadera inteligencia. 


La evolución de la conciencia supramental en la tierra elevará el nivel de la ciencia 
interna en el ser evolucionado mucho más allá del plano astro-espiritual de su conciencia 
involutiva. El astral deliberadamente mantuvo la mentira cósmica sobre la conciencia en su 
lugar para mantenerla en la ignorancia y dominarla mejor. El hombre consciente del mañana se 
liberará del poder astral sobre su inteligencia, y finalmente llegará a reconocer que nada existe 
por encima de su inteligencia creativa, ya que es parte integrante de la organización total y 
perfecta de su conciencia multi-dimensional. La conciencia supramental intervendrá 
directamente en el proceso de destruir los velos de la mentira cósmica, y pondrá el orden 
necesario para una evolución más elevada de la conciencia humana avanzada en la tierra. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 20 - La mentira cósmica y el despertar de la conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 200 


La mentira cósmica interviene en la vida mental inferior del hombre y lo vincula a la 
experiencia planetaria utilizada por las entidades astrales para perfeccionar su propio plan de 
vida más allá de la materia. Esto es parte de la involución, y el nuevo hombre pondrá fin a esta 
intervención subversiva en su vida. Se liberará de las velas que lo condicionaron desde la cuna 
de su civilización. Liberado de lo conocido, elevará el nivel de conciencia de su raza y logrará 
tomar el control de su vida, como debería, de acuerdo con la naturaleza cósmica de su realidad. 
Dejará de ser influenciado desde fuera y desde dentro. Vivirá de acuerdo a su inteligencia real, 
no manipulable, no condicionable por una autoridad que no sea la suya. Él sabrá perfecta y 
absolutamente que él es el rey en la tierra. Su vida ya no se parecerá a la vida involutiva: dejará 
de vivir experiencias, y finalmente vivirá creativamente. Cuanto más despierte su mente a la 
realidad suprasensible de los planos ocultos de su vida, más disminuirá la división del plano 
etérico-material, hasta que logre beneficiarse de una doble visión de la vida. 


La influencia del astral sobre el ser involutivo va en contra de su naturaleza, pero el ser 
mismo no podrá impugnar esta condición hasta que se dé cuenta de la naturaleza profunda de 
los vínculos que existen entre su yo personal y su yo universal, esta doble luz que evoluciona 
en las esferas más elevadas de la vida, más allá de las de la muerte. 


El poder del astral sobre él es tan grande que la simple realización de esta condición de 
su conciencia lo rebelará y lo proyectará en una curva evolutiva interminable y regresiva. 
Puesto que la mentira cósmica es una parte integral de la irrealidad de la conciencia humana, el 
ser nunca puede tomar conciencia de sí mismo más allá del plano material-sensorial. Pero la 
vida se extiende más allá de los sentidos, y el hombre evolucionario se dará cuenta de ello. La 
vida del hombre integral pasará de la materia al éter, ya no conocerá la muerte en el sentido 
involutivo, como la vivió en el pasado, una era en la que sólo fue un animal inteligente, sin 
recurrir a la dinámica universal de su conciencia de luz. Las leyes de la vida mental ejercerán 
sobre su conciencia una fuerza de regeneración de tal magnitud que será transformado, pues su 
naturaleza involutiva, responsable de la total alienación de su ser, será revertida de tal manera 
que la inteligencia universal, centrada en las fuerzas de la vida en lugar de las fuerzas de la 
muerte, se infundirá en él. 


Como el hombre nunca ha sido capaz de comprender la muerte en su realidad objetiva, le 
era imposible reconocer el poder astral que ejercía a través de su conciencia dormida. El orgullo 
de su mente fue utilizado por la muerte para evitar que penetrara en los reinos absolutos de la 
realidad, de modo que quedó reducido a permanecer prisionero de sí mismo. El orgullo no es 
una invención del hombre, sino una imposición sutil del astral en su mente. Mientras no haya 
comprendido el misterio profundo del astral, no podrá comprender la mentira cósmica, y su 
vida seguirá siendo una serie de experiencias cuyo posible propósito sólo podrá completar. El 
hombre debe dejar de ser un animal inteligente, reducido a una experiencia planetaria cuya 
función última es permitirle, como alma o memoria, cumplir un papel inferior al que le ofrece 
la luz de su conciencia superior. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 20 - La mentira cósmica y el despertar de la conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 201 


La mentira cósmica es el fundamento de la ignorancia humana en todos los niveles de su 
desarrollo. El hombre involutivo es tan inconsciente de ello que la ruptura del vínculo universal 
sigue siendo hoy en día una de las mayores y más graves consecuencias de la involución de la 
conciencia de la humanidad. 


La mentira cósmica no sólo penetra en la conciencia espiritual del hombre, sino que 
encuentra allí su último refugio, hasta que el ser mismo ha alcanzado un nivel de conciencia que 
le permite dar la espalda a lo que antes consideraba sus verdades más nobles. El cambio que el 
nuevo hombre tendrá que hacer equivaldrá a una revolución interior jamás conocida durante los 
milenios de involución. Es por eso que el hombre tendrá que crear alianzas no parte de la vida 
de la tierra, sino de la vida de un sub-plano de la tierra al que están ligadas otras fuerzas de la 
vida, cuyo propósito evolutivo trasciende las más grandes intuiciones ocultas de la humanidad. 
El nuevo ciclo de evolución pondrá fin a la hegemonía de la conciencia humana colectiva sobre 
la conciencia individualizada. Este proceso invertirá la polaridad de la conciencia planetaria y 
dará lugar a un orden cuya naturaleza será equivalente a la extensión de lo invisible en la 
materia. 


La humanidad nunca ha comprendido perfectamente lo invisible, porque los centros 
psíquicos del hombre siempre han sido bloqueados por fuerzas que retrasan su evolución hacia 
su conciencia entera. Las leyes de la inteligencia y el pensamiento se redujeron a una recepción 
pasiva por parte de la mente humana, de modo que el hombre nunca podría disputar 
mentalmente la naturaleza de su pensamiento. Esta condición involutiva condujo al desarrollo 
de la inteligencia inferior del hombre, a la que su experiencia existencial estuvo vinculada 
desde el comienzo de la involución. La mentira cósmica selló esta condición hasta finales del 
siglo XX, cuando el centro mental superior del hombre comenzó a abrirse para permitirle poner 
su mente en orden, la única condición para la restauración de su libertad real como un ser 
evolutivo de conciencia universal. La vida mental no es simplemente una experiencia subjetiva 
y colorida, sino también una vida cuyo orden universal debe ser respetado a medida que 
evoluciona. Así el hombre pasará de la etapa del animal inteligente a la del ser integral, aquel 
cuya conciencia refleja los más altos niveles de inteligencia del orden universal. Esto lo liberará 
de las inclinaciones psicológicas de su mente inferior, y lo predispondrá a vivir de acuerdo a los 
principios de la vida en perfecta armonía con la dimensión psicológica y psíquica de su ser 
universalizado, elevado a una perfecta realización de su naturaleza indivisible. 


Mientras el hombre no haya recuperado el control de su mente, no podrá realmente vivir 
en el nivel material. Sólo disfrutará de una forma de vida inconsciente y existencial, pasiva, útil 
a las fuerzas internas que se manifiestan a través de sus centros para hacer de él un ser de 
segundo orden en la escala de las conciencias en evolución. Hasta que no entienda los 
mecanismos responsables de la interferencia en su vida, no podrá vivir de acuerdo con su 
libertad real. Su existencia estará condicionada por un proyecto de vida que más o menos le 
convenga y que le obligará a vivir según la actualización en él de fuerzas cuya manifestación 
no podrá controlar, ni el efecto sobre su vida mental y material. La mentira cósmica toma todas 
las formas necesarias para la dominación de la vida; así, el sufrimiento sirve en los planos 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 20 - La mentira cósmica y el despertar de la conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 202 


sutiles para desarrollar modelos de vida futura. El hombre integral ya no tendrá que pasar por 
tal forma de experiencia, en la medida en que sea consciente de las leyes de la energía que 
activan y manipulan sus centros. 


La mentira cósmica empaña la vida humana y envuelve al ser en una forma de conciencia 
que él cree que es real, mientras que representa sólo la contraparte planetaria de su experiencia 
total. El hombre es un ser cósmico, universal, cuya fuente, el doble, es una parte integral de la 
organización psíquica de su yo evolutivo. Debe reconocer en sí mismo este principio creador, 
más allá de su conciencia espiritualizada o intelectualizada. Sólo en esta nueva perspectiva 
generará en sí mismo las fuerzas necesarias para destruir el control de las fuerzas ocultas y 
astrales sobre su mente, utilizando la energía emocional como combustible. La mentira cósmica 
se hará obvia para el nuevo hombre cuando la manipulación haya sido desenmascarada por su 
conciencia. Mientras no lo haya desenmascarado, no será consciente de la mentira cósmica, 
estando ésta integrada en la formación psicológica de su ser dormido. Su contacto mental y 
telepático con la fuente le permitirá darse cuenta de que lo invisible existe y es parte del orden 
de las cosas, y que la separación de los planos es sólo temporal. Cuanto más evolucione, más 
obvios serán los planes para su conciencia, y más tendrá acceso a su realidad. Esto hará que la 
vida unidimensional del ser sea una vida multi-dimensional, dentro de la cual se tendrá en 
cuenta la continuidad de la conciencia, o inmortalidad. 


La vida del hombre debe llegar a ser incondicional si quiere vivir en el nivel material de 
acuerdo con su energía creativa. Debe completar la evolución de su conciencia, a través de una 
mente elevada, en la escala de sus posibilidades creativas e inteligentemente espiritualizadas. 
Las fuerzas espirituales de la involución ya no pueden servir al hombre nuevo, porque están 
atrincheradas detrás del muro de mentiras cósmicas, que un día romperá para liberar su mente 
de la memoria involutiva. El hombre integral será un ser vivo total, no sólo según sus principios 
inferiores, sino también y sobre todo según un nuevo principio que forma parte de la alianza 
entre lo invisible universal y lo planetario humano. Esta condición es absoluta en sí misma, 
porque deriva de la estrecha relación entre la realidad y lo material, superando infinitamente las 
sutiles ilusiones astrales que sostienen la conciencia de este hombre muerto, el hombre 
involutivo, y hacen de su vida una experiencia mecánica, en lugar de un poder creador a la 
medida de cualquier conciencia que haya reconocido finalmente las leyes de la vida. 


El misterio del hombre se debe sólo a su ingenuidad. La mente involutiva nunca ha sido 
capaz de levantar el velo sobre sus propios orígenes cósmicos, pues nunca se ha atrevido a 
desafiar las leyes de la memoria experiencial. Todo pensamiento humano involutivo debe ser 
liberado de la carga de la memoria, para elevarse más allá de lo conocido y penetrar en las 
innumerables dimensiones de la realidad que cruzan el plano mental. El hombre podrá así 
conocer y conversar con su mente sin dejarse confundir por los velos oscuros y sutiles del astral, 
un plano opuesto al descubrimiento de sus orígenes lejanos a la luz de mundos superiores a 
cualquier aventura material o astral. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 20 - La mentira cósmica y el despertar de la conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 203 


Aunque la mente involutiva sea capaz de realizar los estudios más penetrantes de la 
materia, es impotente para afrontar el desafío del espíritu que le impone el muro de mentiras 
cósmicas. Es impotente ante la exteriorización de lo invisible en el mundo del pensamiento 
elevado más allá de la memoria involutiva. 


Si el plano mental superior ejerce en el hombre consciente una fuerza interior que lo 
impulsa hacia la infinidad del pensamiento creativo, el mundo mental involutivo lo congela en 
la contemplación de parámetros psicológicos de los que no puede extraer la esencia del 
pensamiento creativo. El hombre integral hará añicos esta condición, pues el vínculo universal 
que descubrirá, en la medida en que las huellas de la mentira cósmica sean borradas de su 
conciencia, le permitirá finalmente cerrar su propio misterio y poner fin a la circularidad de su 
pensamiento. Esto está envuelto en una memoria que no es de la mente real, sino simplemente 
del movimiento astralizado de su mente en el engañoso mundo del pensamiento organizado, de 
acuerdo con la ley de los sentidos y el equilibrio psicológico. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 20 - La mentira cósmica y el despertar de la conciencia 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


21 


La conciencia oculta universal 


La conciencia de la próxima evolución se hará cada vez más universal y oculta. 
Reemplazará al poder temporal en la Tierra cuando la humanidad entre en contacto oficial con 
inteligencias de otras partes de la galaxia. Esto se hará en una secuencia de eventos 
cronológicos y cósmicos, incluyendo aquellos que han experimentado la fusión en la tierra 
antes del final del ciclo. Esto coincidirá con la llegada de fuerzas inteligentes al globo para 
establecer un nuevo orden gubernamental con el fin de preparar a la futura humanidad para un 
mayor contacto con las diferentes civilizaciones de la galaxia. La pared del espacio será 
empujada hacia atrás, y el hombre finalmente será capaz de reconocer la vasta naturaleza del 
cosmos en evolución. Pero el contacto con estos extraños no puede establecerse oficialmente en 
la tierra hasta que algunos hombres hayan sido educados en la inteligencia, un movimiento que 
coincidirá con la evolución de la conciencia supramental en la tierra. 


Lo oculto de la futura conciencia humana permitirá a algunos hombres iniciados 
comprender el vasto tema de la consolidación que será revelado a los gobiernos de la tierra, para 
que los poderes temporales y espirituales que tienen poder sobre la conciencia involutiva 
puedan ajustarse y equilibrarse. Aunque el poder de estas fuerzas permanecerá en los siglos 
venideros, se verá cada vez más restringido en su dominio del hombre inconsciente, impotente 
para protegerse de sí mismo y de las fuerzas de su civilización astralizada. Dos grandes 
corrientes de conciencia se desarrollarán en la tierra, una más y más socializada, y la otra más 
y más individualizada y oculta. 


Aquellos que pertenecen al segundo ya no formarán parte de la conciencia experimental 
de la humanidad; la fusión los unirá estrechamente con las fuerzas interplanetarias que vendrán 
a este globo para ayudar al hombre en la aplicación de una nueva ciencia, para las necesidades 
futuras de la raza humana. Lo oculto de la nueva conciencia preparará a algunos hombres para 
que la tierra sea habitada y visitada por seres avanzados, de acuerdo con las leyes universales 
de las razas en la evolución temporal. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 205 


El fin del ciclo de esta civilización estará directamente relacionado con los nuevos 
poderes de la conciencia universal del hombre integral en la tierra. Este período marcará el final 
de una época en la que el hombre estaba controlado en su mente por inteligencias que obedecían 
leyes diferentes a las de la conciencia humana. Cuando la conciencia supramental esté fijada en 
la tierra, en número de siete unidades inmortales, el poder del hombre será redimido, y la nueva 
conciencia se extenderá por todo el mundo en los siglos venideros. La conciencia de la nueva 
raza, por su naturaleza oculta, aplicará las leyes vibratorias de la energía creadora donde el 
hombre debe restringir la actividad del astral en el planeta. 


Las grandes fuerzas astrales de la guerra serán controladas remotamente por los poderes 
del nuevo hombre, así como las fuerzas viciosas de la civilización, que contaminan 
desproporcionadamente la vida del hombre. Incluso la muerte será utilizada por los principios 
de la luz para eliminar del planeta las fuerzas que retrasan la evolución de la humanidad, 
impidiendo que el hombre florezca. Todo esto se hará en el silencio del éter, y nada puede 
impedir que el poder oculto de la conciencia universal queme la oscuridad. 


Este gran nuevo ciclo de vida en la tierra permitirá a la humanidad dar pasos gigantescos 
hacia adelante, de modo que el final del siglo XXI sea la imagen invertida de la involución del 
siglo XX. Este movimiento estará vinculado a la actividad de la conciencia oculta universal, 
que se convertirá efectivamente en una conciencia de poder, y ya no en una conciencia de 
experiencia. El nuevo hombre sentirá esta conciencia y será capaz de medir su presencia, de 
acuerdo a su propio nivel de evolución. 


El ocultismo universal abrirá de par en par las puertas de la evolución, y la pobreza será 
eliminada de la faz de la tierra, porque el poder astral que la sostuvo será neutralizado. Esta 
nueva era será testigo de las grandes profecías del pasado, malentendidas en su secreto más 
profundo, a causa de los velos que ocultaban al hombre lo que sólo puede conocer según su 
propia luz, su propia inteligencia fundida. 


La humanidad, después de siglos de sumisión a fuerzas desconocidas y astrales, se 
beneficiará de las altas vibraciones que emanan de los centros ocultos de la tierra, donde la vida 
del hombre y de la tierra será vigilada en toda su evolución, para que la armonía reine en el 
globo. La conciencia oculta universal estará tan presente en la tierra que incluso los 
mecanismos de la alta tecnología serán penetrables etéricamente a distancia. Un banco de 
información perpetuo se pondrá a disposición de los hombres, a través de sus propios sistemas 
de información, para ayudarles a resolver los problemas de alta gravedad que puedan surgir en 
una civilización donde todo estará en gran movimiento de expansión, en la tierra y en el 
espacio. Esta conciencia oculta universal se sentirá donde los hombres necesitarán ajustar sus 
acciones, para no poner en peligro al hombre y a su planeta. El contacto entre el hombre y las 
civilizaciones en el extranjero será oportuno, porque el hombre necesitará saber por sí mismo 
que el cosmos es vasto y la ciencia infinita. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 21 - La conciencia oculta universal 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 206 


La conciencia oculta universal transformará el curso de los eventos planetarios, ya que 
será parte de la nueva e invisible Regencia de la tierra. El hombre inconsciente cree que la tierra 
evoluciona con sus reinos, según las leyes mecánicas; pero en realidad siempre ha estado 
apoyada en su evolución por fuerzas creativas inteligentes, cuyo orden excede la imaginación 
del hombre inconsciente, cerrado a la realidad cósmica y sistémica de la creación evolutiva. La 
acción de la conciencia oculta universal en la tierra transformará el globo terráqueo, y el 
hombre inconsciente evolucionará hacia un nuevo medio de vida planetaria, promoviendo así 
la apertura de su mente a la elevada hermandad de las fuerzas cósmicas. La tierra nunca volverá 
a ser la misma, puesto que la conciencia creadora oculta del próximo ciclo liberará al hombre 
de su velo, ante la grandiosa organización invisible de los mundos paralelos. 


La humanidad tardó siglos en revivir en la tierra el poder de lo invisible a través de la 
conciencia humana, pues la mente del hombre tuvo que evolucionar más allá de las condiciones 
originales de su descenso a la materia. La tierra fue guiada en su evolución, por grandes 
períodos de tiempo, y sin el conocimiento del hombre, hasta que él tomó el control. El tiempo 
de este nuevo ciclo está ante él, pero lo oculto de la conciencia sólo se sentirá en la tierra cuando 
el hombre haya comenzado a trabajar con las fuerzas de lo invisible, y que las controlará desde 
su cerebro etérico. Estas fuerzas y la conciencia oculta del hombre crearán una nueva alianza 
que derrotará el poder del astral en el planeta. Este será el comienzo de la gran alianza entre el 
hombre y las fuerzas elementales que subyacen a la organización de la conciencia atómica; a 
partir de ahí, la ciencia humana revolucionará la ciencia mecanicista del siglo XX. El problema 
de la energía será resuelto para siempre, y la invención de nuevos procesos para la síntesis de 
nuevos materiales será implementada en el mundo, para que el hombre pueda evolucionar de 
acuerdo a sus necesidades futuras, frente a las demandas de una evolución en rápido desarrollo. 


La conciencia oculta universal equilibrará las fuerzas de la civilización y protegerá al 
hombre, que todavía está inconsciente de sí mismo. Pero el futuro de la humanidad no será un 
futuro sin sombra, porque el cosmos es vasto y no todas las fuerzas en evolución han alcanzado 
el nivel universal de perfección. Es por eso que los siglos siguientes a la implementación de la 
Regencia Planetaria verán muchas luchas internas en niveles que son demasiado ocultos para 
que el hombre los perciba hoy en día. La conciencia universal del hombre, por otra parte, habrá 
resuelto finalmente el antiguo problema de la influencia del astral en la conciencia humana. 
Resolver este problema representará una gran victoria para el hombre y lo predispondrá a 
utilizar los poderes de su conciencia creadora reasignando las fuerzas del astral en un sentido 
creativo y perfectamente controlado. Antes de que el hombre pueda usar su conciencia oculta 
universal, habrá sido probado en el límite de su conciencia planetaria, para que el futuro de la 
raza no se vea amenazado por la astralización de ciertos poderes, después de la partida de la 
tierra de aquellos que han establecido la sede invisible de su gobierno. 


La evolución de la conciencia humana proyectará al hombre en el ocultismo universal del 
pensamiento creativo. Pensar libre de cualquier memoria egoísta subjetiva no es parte del 
dominio humano planetario. Nacido del espíritu y respondiendo a la necesidad universal de la 
evolución de la raza, se acercará cada vez más a la realidad de los planos y finalmente dejará de 
vibrar en una luz inferior a la del vínculo universal entre el hombre y el doble. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 21 - La conciencia oculta universal 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 207 


La conciencia oculta universal se extenderá más allá de los confines del pensamiento 
subjetivo. Gradualmente, el hombre consciente conocerá los aspectos más ocultos de la vida, 
hasta que se convierta en una verdadera fuerza de penetración en el mundo invisible de la vida, 
en todos los niveles de su organización. La conciencia universal y oculta del hombre integral le 
permitirá aprender aspectos externos a su aventura planetaria; así crecerá en experiencia, pues 
su conciencia se beneficiará de esta instrucción, y descubrirá aquellos aspectos de la vida 
velados por las limitaciones psicológicas de su pensamiento subjetivo. Habiendo aprendido a 
pensar más allá de su experiencia psicológica, sus centros se abrirán y atravesará los velos de 
la conciencia universal. Esto le instruirá en cosas cuya naturaleza va más allá de la conciencia 
sensorial y la vida se abrirá ante él como por arte de magia, pues verá aspectos de la realidad 
que no pueden ser percibidos cuando la materia distorsiona y limita la realidad de la mente. 


El universo domina todos los niveles de la creación. Cuando el hombre nuevo haya 
superado los límites psicológicos de su conciencia planetaria, se excluirá de la psicología de la 
raza humana. Él será el portador de una nueva conciencia, y el término "raza" sólo se aplicará 
a él en el contexto de su relación material con el mundo. Su mente será liberada de la memoria 
de las razas planetarias. Ya no pensará como ellos y estará libre de sus convenciones 
involutivas. Esta diferente conciencia mental fijará en la tierra las leyes del conocimiento 
absoluto, nacido de la fusión del ser con la luz. La especulación filosófica desaparecerá después 
de haber servido bien al viejo hombre; será insuficiente para el nuevo ser, basada esencialmente 
en el juego de la mente de una mente intelectualizada. La conciencia oculta universal 
responderá a todas las preguntas del hombre y la sed de conocimiento desaparecerá en 
presencia del conocimiento infinito e instantáneo. 


La evolución de la conciencia mental superior permitirá al ser descubrir una nueva forma 
de vivir su inteligencia. Intervendrá en el más mínimo campo de la vida mental y la actividad 
de la inteligencia futura ya no se parecerá a la que experimenta el anciano. Donde tuvo que 
pensar subjetivamente para entender su relación con el mundo o su estado mental interno, sólo 
tendrá que comunicarse interiormente para reconocer el vínculo universal de su conciencia. 
Esto se convertirá en una fuente de conocimiento sin reservas, sirviendo para alinearlo 
perfectamente en la vida; lo oculto de su conciencia universal se extenderá así para convertirse 
en una forma natural de vida. 


Para que la conciencia oculta universal no interfiera con la conciencia del ego, el hombre 
debe haber integrado su energía creadora y haberse liberado emocionalmente de su apego a su 
fuente, de modo que se convierta en una parte integral de sí mismo en lugar de un poderoso 
apéndice de su conciencia evolutiva. Un proceso difícil, porque el ser estará primero fascinado 
por lo oculto de la conciencia y esta fascinación retrasará la integración de su energía. Sólo 
durante su evolución personal se dará cuenta del poder de esta conciencia y de la necesidad de 
subyugarla a través de la más completa transmutación de su cuerpo emocional que lo vincula a 
la subjetividad del ser. Lo oculto de la conciencia universal debe equilibrarse con la conciencia 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 21 - La conciencia oculta universal 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 208 


natural del hombre para que pueda beneficiarse de lo que vive en él, así como de lo que vive 
más allá de sí mismo. De lo contrario, será abrazado por una fuerza mayor que la suya y 
experimentará un gran sufrimiento, porque esta fuerza pre-personal se encuentra en su mente 
pura, más allá de lo emocional y espiritual. 


A medida que su conciencia universalizada haga que su conocimiento sea más oculto, con 
el tiempo el hombre penetrará en áreas de la vida que, a su vez, ejercerán una apertura 
proporcional sobre él hasta que acceda conscientemente a capas de vida mental cuyo 
conocimiento lo convertirá en un ser con una sola conciencia, infinito en crecimiento. 


El ocultismo universal pasará a través de la conciencia del hombre y éste terminará su 
ciclo de vida en la tierra; habiendo conocido las leyes de la luz de los mundos superiores, habrá 
conquistado los límites astrológicos de su conciencia planetaria para entrar en los grandes 
dominios de la vida etérica, una vida donde sólo la fusión del hombre con su luz es apta para la 
reunión de sus principios cósmicos y planetarios. El ocultismo universal creará en los éteres 
mentales una nueva fuerza vital que descenderá a la tierra para sostener al hombre en su papel 
cósmico. 


Para beneficiarse de las fuerzas de la vida superior, el hombre tendrá que tener acceso a 
niveles de energía que sólo su conciencia oculta puede hacer descender; se volverá más y más 
supra-conciente, más y más oculto en su mente sin que lo oculto dañe su vida material. Su 
habilidad para equilibrar perfectamente su conciencia con las nuevas fuerzas de la vida será una 
medida de lo oculto de su conciencia: cuanto más oculto sea, lleno de conocimiento universal 
en el sentido real del término, menos sufrirá el hombre por ello ocultamente y más habrá 
integrado su energía. Lo oculto de la conciencia universal ya no será ocultismo psicológico o 
una forma subjetiva de éste. Será una ciencia basada en el poder de la nueva mente, que nos 
permitirá vivir de acuerdo con las leyes de la vida sin que el conocimiento se hunda en el 
conocimiento coloreado por el ego sediento de conocimiento oculto. 


El ocultismo universal de la nueva conciencia será de hecho el reemplazo de una forma 
de vida mental por otra y no simplemente la sobre-imposición de una forma de pensar. 
Coincidirá con la inmersión de la mente humana en la esfera psíquica de su ser real, su ser 
universal o su doble, cuya función psíquica es informar al ser a través de los impulsos de luz, 
más allá del pensamiento puramente subjetivo. El ser humano no está acostumbrado a vivir de 
acuerdo a los impulsos de la energía de la mente superior, pues el pensamiento siempre ha sido 
el soporte categórico de su conciencia. Hoy, el hábito se ha convertido en fundamental y 
perfectamente impreso en su conciencia. 


La evolución de la conciencia supramental en la tierra elevará el nivel de la percepción 
del hombre de lo impracticable. Emocionalmente, ya no esperará nada de la vida, sino que 
percibirá su naturaleza y movimiento desde un plano mental perfectamente exorcizado de 
emoción subjetiva. Este cambio de actitud será difícil, porque el hombre utiliza la emoción para 
dar un propósito a su vida y para colorear sus contornos. Tan pronto como se retiene la 
emocionalidad, la depresión se instala porque el ego sólo puede vivir en la conciencia coloreada 
mientras no haya sido elevada a la conciencia pura. El ocultismo universal del pensamiento 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 21 - La conciencia oculta universal 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 209 


representará para el hombre nuevo el fin de su vida humana a un nivel de evolución, y la 
elevación de la vida a otro nivel de evolución. Una nueva gama de valores se establecerá en él, 
totalmente disociados de los que el anciano había conocido y apoyado. La impresión de su 
conciencia se basa en la contribución de fuerzas externas a sí mismo, mientras que su 
conciencia real descansa sólo en la fusión del ego con el doble universal, su contraparte 
cósmica. 


El ocultismo universal de la conciencia futura definirá el poder a largo plazo del hombre. 
Su vida ya no será el resultado de una serie de decisiones marcadas por una mente inconsciente 
de su futuro, sino por una serie de acciones cuyas consecuencias harán de él un hombre cada 
vez más vinculado a la abundancia de las fuerzas creadoras de su doble. El nuevo ser se 
enriquecerá, no materialmente astral sino materialmente inteligente, consistente con las leyes 
vibratorias de su propio futuro. Como la luz no puede quitar lo que otorga, el hombre sólo puede 
vivirla cuando está dispuesto a recibirla, porque no puede ser astralizada, es decir, disminuida 
en sus consecuencias. 


El poder de la nueva conciencia indicará hasta qué punto el ser puede penetrar en los 
interminables corredores de la realidad, cuya naturaleza desafía la imaginación astral del 
hombre involutivo. El poder de su conciencia reflejará cada vez más su capacidad de vivirla en 
el modo pulsante que emana de su mente despierta. Vivirá su vida en una atmósfera mental tan 
enrarecida que cualquier conciencia involutiva sería sofocada por ella. La ausencia de apoyo 
subjetivo y psicológico lo llevará a vivir sólo en una conciencia cuya pulsación será emitida 
desde los planos cósmicos del doble, libre de toda programación planetaria y de toda 
interferencia vinculada a las fuerzas del alma. 


Los límites psicológicos del ego habrán sido empujados hasta los límites de su conciencia 
involutiva, y es en este orden que se medirá en poder, conocimiento, ciencia y poder. El 
ocultismo de la conciencia universal se asentará en él a medida que logre apoyar el vacío de su 
mente despierta a otra dimensión de sí mismo. 


La evolución de la conciencia oculta y universal dependerá de la contribución de las 
fuerzas de luz en la tierra y de la comprensión de estas fuerzas durante la iniciación del hombre, 
mientras que la fusión se establecerá para crear un nuevo tipo de ser. Estas fuerzas establecerán 
en la conciencia un nuevo fundamento, pues tienen el poder de transformar al hombre a la 
perfección, en la medida en que esté cósmicamente preparado para ser transmutado y elevado 
a la ciencia mental superior de su ego en evolución. El hombre descubrirá que la medida de su 
nueva conciencia no puede ser proyectada; sólo puede ser realizada en el momento en que el 
principio de sus cuerpos sutiles se ajuste para vivirla creativamente. 


La nueva conciencia será oculta y universal. Los hombres de la involución no podrán 


comprenderla ni vivirla, pero será natural para el nuevo hombre mismo. Es en su forma de vida 
que se dará cuenta de que no puede tocar el violín de la involución y el arpa de la evolución al 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 21 - La conciencia oculta universal 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 210 


mismo tiempo. Su conciencia será demasiado grande para que se rebaje a vivir de una manera 
que ya no se adapta a su gran sensibilidad interior, elevada a un nivel de inteligencia que lo 
convierte en un ser que quiere viajar al margen de la humanidad sin retirarse del juego social. 
Estará bien entre los hombres en la medida en que, puesto que ya no puede ser molestado por 
ellos, habrá aprendido a vivir de acuerdo con lo que han hecho mejor y no peor. Así, se crearán 
refugios de paz dentro de los cuales será suficiente; cuanto más crezca lo oculto de su 
conciencia, más el hombre consciente se liberará de las dimensiones inferiores de la vida para 
entrar en las dimensiones de la vida etérica, el verdadero dominio del hombre-luz. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 21 - La conciencia oculta universal 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


Le 


La masa psíquica mundial 


Al final del ciclo actual, la masa psíquica del mundo habrá alcanzado tal densidad que el 
hombre sensible se sentirá cada vez más incómodo. Se sofocará de la pesadez de esta energía 
involutiva, sus artilugios mecánicos, cuya poderosa influencia en los cuerpos sutiles del hombre 
aplastará su sentido de la realidad. Durante este período, el hombre sensible tratará de evitar 
esta locura generalizada, apoyada por el materialismo más decadente. El hombre de la próxima 
era querrá protegerse contra las manifestaciones bárbaras de las fuerzas astrales en el mundo. 
La búsqueda profunda y seria de la tranquilidad motivará su vida y se convertirá en una 
condición esencial para su tranquilidad. 


El grado de contaminación de la masa psíquica preocupará cada vez más al hombre en la 
medida en que haya descubierto en sí mismo una fuente inagotable de vida, y esto confirmará 
el poder de su conciencia. Se negará a sufrir esta masa contaminante de impresiones de colores, 
debido a su nueva sensibilidad, revelando una profunda ciencia de sí mismo. Hoy en día, la 
tierra está invadida por fuerzas cuyo poder sobre el hombre está más allá de su imaginación. 
Estas fuerzas, que emanan de la masa psíquica de la humanidad inconsciente, son canalizadas 
e implementadas a través de las poderosas finanzas internacionales que pretenden ser la 
sacerdotisa del consumo. El ser humano evolucionado no podrá soportar tal bombardeo de sus 
centros psicológicos, y llegará el día en que se verá obligado a retirarse, lejos de este malestar. 
Pero él verá que esta infección contamina a todas las naciones y está destinada a ser 
omnipresente en el mundo. 


Cuanto más consciente sea el hombre, más sufrirá de esta decadencia; su sufrimiento y 
sensibilidad serán una medida de la necesidad de crear una vida a su imagen. De esta manera, 
podrá resistir los últimos años de espera, lo que le llevará al reconocimiento de una nueva escala 
de vida. La masa psíquica global representa el poder más concreto del astral en la tierra. Este 
poder impide que el hombre evolucione espiritual, psicológica y mentalmente; marca el control 
de la conciencia planetaria por las fuerzas involutivas. Para que el hombre nuevo se libere de 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD p 212 


ello, tendrá que mostrar un alto nivel de centricidad mental, porque se sentirá solo, solo en su 
juicio del malestar global. La centralidad mental será su único recurso. Incapaz de confiar en 
opiniones ajenas a la suya, construirá a lo largo de los años la fuerza integral de su conciencia 
real, que le asegurará un futuro sereno y perfectamente real. 


La masa psíquica global se deteriorará gradualmente, volviéndose cada vez más negativa 
y astral. No se enderezará a sí misma, ya que su nivel de inteligencia está totalmente fijado en 
la ambición astral de la lucha hasta el final por el control de la conciencia terrenal. Al mismo 
tiempo que el nuevo hombre verá la urgente necesidad de vivir su conciencia mentalmente, 
reconocerá la pesadez de su vida que, día a día, se acercará a una mayor visión de la realidad. 
Por lo tanto, con el tiempo tendrá que crear una pared protectora acorde con su sensibilidad. La 
masa psíquica llegará al hombre inconsciente en los más pequeños pliegues de su conciencia 
planetaria; sus poderosos egregores lo atraerán allí donde sea susceptible de influencia. 


El astral usará esta masa de energía, impresiones y recuerdos contra el hombre; tendrá que 
liberarse de ella durante el desarrollo de su vehículo etérico que más tarde le servirá para 
reconectarse con la realidad de los mundos paralelos. La masa psíquica mundial proyectará tal 
magnetismo que el hombre inconsciente sentirá su impotencia frente a ella; la nutrirá y, al 
mismo tiempo, se nutrirá de ella hasta el último aliento de su espíritu. La masa psíquica marcará 
el final del ciclo de involución, y el hombre estará cegado por ella hasta tal punto que le será 
difícil discernir entre lo real y lo falso. 


La tierra será cargada en su conciencia por esta masa psíquica, y los hombres se 
convertirán en esclavos de una visión impuesta por el astral a través de su pantalla mental; la 
imaginación del hombre perderá completamente su pureza creativa, y las producciones 
artísticas del mundo moderno alienarán al hombre. La alienación introducirá actitudes 
mecánicas en su conciencia de las que obtendrá más y más impresiones mentales de baja 
vibración. La masa psíquica contribuirá a la disminución del nivel de conciencia de la 
humanidad. El hombre buscará en la música fuerte formas de expresión nocturna, un alimento 
que lo dividirá contra sí mismo y lo convertirá en un ser caprichoso, irreal e incompleto. Una 
gran parte de las artes será utilizada por las fuerzas astrales contra el hombre. 


El nuevo hombre se sentirá cada vez más solo. A medida que evolucione, será capaz de 
soportar el peso de su soledad, y es a partir de una conciencia fortalecida que obtendrá su 
inteligencia y fuerza mental para enfrentar una vida trivializada. Tanto como la masa psíquica 
electrizará la conciencia del hombre, tanto dificultará su desarrollo hacia una madurez creativa, 
porque lo hará incapaz de vivir sin sus placeres. Tal condición lo invitará fácilmente a la locura 
u otros excesos, sintomáticos de la alienación relacionada con el desequilibrio de sus centros 
psíquicos super-saturados de contaminación y ataques contra sí mismo. 


El ruido se utilizará para crear una fuente constante de choque en el plexo solar del 


hombre; esto reducirá su nivel de escucha interior, que será insuficiente para que sus 
pensamientos creativos alimenten su ser. Las drogas servirán para mantener en él un poco de 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 22 - La masa psíquica mundial 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 213 


esperanza de liberación de su situación psicológica. La masa psíquica global al final del ciclo 
será tan efectiva en el uso de instrumentos de alta tecnología que el hombre estará fascinado por 
el sonido y las imágenes. Esta fuerza dividirá su personalidad, por un lado alienando su mente, 
y por otro haciéndolo un ser en constante búsqueda de sí mismo, sufriendo por la falta de unidad 
en su conciencia fracturada. Esto creará una dislocación psicológica en el hombre, y él ya no 
sabrá cómo liberarse de una situación de vida impregnada de impresiones relacionadas con 
estas falsas necesidades. Para él, la música será tan esencial como las drogas. 


Aquellos que manipulan los considerables fondos necesarios para actualizar estas fuerzas 
a través de la conciencia de las naciones se volverán poderosos. Podrán personificar el poder 
del astral en la tierra a voluntad. Esta personificación no tendrá nada que amenace al hombre, y 
el círculo se cerrará. El dinero y las artes estarán directamente vinculados, y el poder de la 
primera forjará el poder de la segunda. Aquellos que vean a través de esta comedia artística se 
involucrarán en formas de arte más cercanas a sus necesidades reales, mientras que miles de 
personas convertirán a los nuevos artistas en semidioses a partir de su ingenuidad. 


La inconsciencia de la humanidad crecerá con la masa psicológica global, y el hombre 
percibirá que la vida se está distorsionando más y más cada día. En nombre de la libertad y del 
libre albedrío, a esta masa de impresiones se le dará aún más poder, y las puertas del siglo XX 
se cerrarán con llave ante la luz que llega en silencio. 


La violación de la conciencia será tal que el hombre sensible experimentará más y más 
angustia; será necesaria una nueva ciencia de la vida, ayudada por una explicación de las leyes 
de la vida y del proceso evolutivo. La involución no ha sido capaz de proporcionar al hombre 
las respuestas a sus preguntas primordiales, debido a la ruptura de la comunicación entre él y 
los planes universales de la inteligencia creadora. La masa psíquica mundial será una medida 
de la división de la conciencia humana, y esta crisis adquirirá una magnitud proporcional a la 
incapacidad del hombre involutivo para comprender la verdadera dimensión de su conciencia. 
La evolución de la masa psíquica estará determinada por las fuerzas en evolución y las fuerzas 
en retirada de la evolución. Muchas personas se sentirán profundamente perturbadas por la 
tensión psíquica creada por esta masa de energía, mientras que otras aprenderán a transmutar 
su conciencia personal y se liberarán de ella. Consciente, el nuevo hombre ya no puede ser 
perturbado por esta fuerza planetaria. 


La percepción de esta masa psíquica será fuente de sufrimiento para el hombre sensible, 
porque comprenderá que lleva dentro de sí el germen de todo lo que distorsiona la vida humana. 
Aprenderá a defenderse de ella de una manera personal y creativa. Descubrirá que la única 
manera de vivir en armonía vibratoria consigo mismo será detener la invasión sistemática de su 
conciencia personal por fuerzas sociales involutivas, así como por la actualización de sistemas 
y presiones cada vez más sofisticados que abarcan al hombre en una calidad de vida con la que 
su mente ya no puede identificarse. Cuando este último ya no pueda soportar esta forma de vida 
mecánica e irreal, el hombre nuevo la transformará para no hundirse en la desesperación que el 
astral podría inspirarle antes de una vida sin fundamento. La masa psíquica, o energía 
astralizada de la civilización moderna, creará una presión psíquica interna que crecerá con el 
tiempo, hasta convertirse en el barómetro de la transformación interior del hombre. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2,2 - La masa psíquica mundial 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 214 


La estrecha relación entre la decadencia de la civilización moderna y el nacimiento de una 
nueva conciencia en la tierra testificará la importancia, para el ser humano consciente, de 
aprender a vivir de acuerdo con una regla de juego que le convenga, y de la que sólo él tendrá 
el control. Mientras el hombre no haya tomado conciencia de su maldad y de la falsa dirección 
de su vida en general, no podrá comprender que la vida en la tierra, a finales del siglo XX, 
corresponde perfectamente a la invasión del hombre por las fuerzas astrales. Esta situación 
crecerá en importancia con el tiempo, ya que las fuerzas de la involución tratarán de confinar al 
hombre a una actitud mental dirigida a sabotear su libertad creadora, ya que la manifestación 
de esta última conduce al debilitamiento del poder astral sobre el hombre. Es en esta etapa de 
la evolución que el control de las reglas de la vida se moverá de una hermandad anti-humana a 
otra, que se unirá perfectamente con el hombre en evolución. 


Así como la era presente difícilmente puede aceptar ciertas nociones, considerándolas 
demasiado ocultas y elusivas, así la próxima abrirá de par en par las puertas de la ciencia 
objetiva de la mente y el alma. El nuevo hombre será concretamente consciente del poder de lo 
invisible en el nivel material de la vida, y gradualmente asegurará este poder en la medida en 
que se haya liberado de los velos psicológicos que constituyen una barrera permanente entre él 
y lo invisible. Un día, lo invisible debe convertirse en parte de la realidad concreta del hombre, 
de lo contrario, éste nunca tendrá poder en la tierra y nunca podrá vencer este miedo que es 
parte integral de la estructura psicológica de su ser. La masa psíquica de la humanidad sólo 
puede ser neutralizada cuando el hombre se ha liberado totalmente de los velos que cubren su 
conciencia y reduce su inteligencia a una simple facultad mecánica y de memoria. Es la 
percepción irreal de la vida la que fija en él el miedo egoísta, y es así como la masa psíquica de 
la humanidad crece en poder, al fundar contra el hombre su imperio. 


El nuevo hombre será tan consciente de la masa vibrante de energía de la involución que 
la simple distorsión de esta conciencia, por las fuerzas de la tierra, lo forzará a crear un territorio 
psíquico neutral para sí mismo y a ser protegido de estas fuerzas. La masa psíquica mundial no 
puede ser sostenida indefinidamente por la conciencia suprasensible del hombre nuevo; este 
último aprenderá eventualmente a organizar su vida en relación con su conocimiento interno, y 
nunca más en relación con el condicionamiento social. El hombre aún no es lo suficientemente 
oculto en su conciencia para captar la realidad de la masa psíquica global. Hoy sólo puede 
percibirlo debido a los choques vibratorios creados contra la delgada membrana de su nueva 
conciencia; pero con el tiempo, podrá ver esta masa de energía en los planos sutiles, y entonces 
comprenderá por qué la humanidad está al borde de la bancarrota, cósmicamente hablando. La 
evolución de la conciencia humana llevará al hombre a alturas de percepción e inteligencia 
desconocidas desde su aparición en el mundo. Debido a la masa psíquica del mundo, el nuevo 
hombre se verá forzado a superar las condiciones psicológicas de su conciencia experimental, 
a abrazar una nueva forma de inteligencia creativa que eventualmente pondrá fin a la 
inteligencia racional de la quinta raza raíz. 


La presión que la masa psíquica creará sobre la conciencia individualizada será tal que el 


hombre se verá obligado a recuperar el contacto con una dimensión de sí mismo cuyo acceso 
fue eliminado al principio de la involución. La nueva conciencia de la tierra formará parte de la 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 22 - La masa psíquica mundial 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD A 


reorganización psicológica del hombre, con el fin de evolucionar, que finalmente comprenderá 
asociándola a la fusión de su conciencia total. La masa psíquica mundial estará lejos de la nueva 
conciencia, y el hombre se sentirá aliviado al saber que ya no es parte de la involución. 


La ruptura entre la conciencia futura y la masa psíquica global hará del hombre un ser 
aparte; ya no participará en la actividad socializadora y condicionadora de la humanidad 
involutiva. Su vida será de un orden diferente. La comunicación mental que experimentará con 
los hombres de su rango lo acercará a ellos y lo separará psíquicamente de la humanidad, pues 
ya no vivirá en el nivel material por las mismas razones que el hombre involutivo. Como el 
trabajo planetario e inconsciente ha sido eliminado de su vida, creará condiciones de energía y 
movimiento para ayudar a la humanidad a evolucionar, sin que él mismo se vea involucrado 
psicológicamente en el proceso. Así, en la próxima época, la masa psíquica del mundo perderá 
su densidad, y el hombre inconsciente comenzará a sentir que la vida terrenal está comenzando 
un proceso de curación después de largas generaciones de enfermedades seculares. 


La masa psíquica global representa la totalidad de las impresiones creadas en la mente 
humana. Esta infinita suma de formas-pensamiento contribuye a la evolución del hombre desde 
abajo hacia arriba, comenzando desde los centros inferiores de su conciencia planetaria. 
Determina el potencial involutivo del hombre y su capacidad de transformar gradualmente los 
elementos más atrasados de esta masa en elementos más evolucionados. Así, la humanidad está 
directamente ligada a la energía psíquica global, a través de su progresión inconsciente hacia 
otros niveles de experiencia de vida. 


La evolución del hombre y su pertenencia a una conciencia superior lo liberará de esta 
masa de energía; vivirá su conciencia desde su vínculo universal con el doble, esta contraparte 
cósmica de su realidad. 


El vínculo universal lo separará de esta masa de impresiones y su vida mental se aligerará, 
porque la luz, o la energía del doble, elevará la inteligencia del hombre para que viva según su 
estado interno en lugar de vivir según las impresiones creadas por una humanidad inconsciente. 
La conciencia psicológica del ego se transformará durante este tiempo. La masa psíquica agota 
el ego ya que representa la totalidad de la experiencia de la humanidad, mientras que el hombre 
nuevo ya no vivirá de la experiencia de la humanidad en general, sino de su estrecha relación 
con su propia luz. 


La masa psíquica global impide que el hombre pueda vivir de su propia energía mental, 
porque las impresiones que crea debido a los bloqueos de su inconsciencia son más poderosas 
que la energía creativa a su disposición. La evolución elevará la conciencia del hombre y le 
proporcionará el apoyo necesario para vivir más allá de las impresiones creadas por la masa 
psíquica. Se sentirá libre en el espíritu, porque su conexión emocional con la humanidad será 
cortada. Este arraigo lo liberará de la necesidad de participar psíquicamente en la inconsciencia 
de la raza involutiva; conocerá una conciencia paralela, capaz de reconocer la realidad a través 
de sus propios centros, sin ser absorbido por una masa de impresiones que tuvo que utilizar 
durante la involución para el desarrollo mental de su ego planetario. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 22 - La masa psíquica mundial 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 216 


La masa psíquica está activa en la conciencia humana en todos los niveles de la 
experiencia consciente y subconsciente. Tanto como el hombre es afectado por ella en el 
despertar, tanto continúa su actividad en el sueño, porque no es libre en su conciencia ya que 
no la vive completamente. 


Mientras el hombre no sea absolutamente consciente de su ser, lo vivirá relativamente, y 
la masa psíquica mundial seguirá siendo su medida de vida. Esta condición hace del hombre un 
ser de servicio más que un ser creativo. Siempre permanece sujeto a una u otra forma de 
pensamiento, sin poder crear un pensamiento basado en la realidad cósmica de su conciencia 
integral. Para el ser involutivo, la masa psíquica es tan grande y poderosa que constituye su 
única referencia, sin comprender que su relación con esta masa de energía es una relación 
subjetiva dentro de la cual no es posible una conciencia profunda y real, porque la 
desproporción entre la realidad de su conciencia y la irrealidad de esta masa es la medida misma 
de su propia involución. 


El hombre quiere ser libre, pero no reconoce que le es imposible ser libre mientras 
permanezca emocionalmente atado a la masa de impresiones mundiales construidas según la 
experiencia planetaria de una humanidad en proceso de investigación y desarrollo, en lugar de 
una humanidad pura e instantáneamente creativa desde los más altos planos de la conciencia 
supramental del hombre. 


La masa psíquica crea un efecto de nube en la conciencia, que se invalida en él durante 
su involución en la materia. La evolución de la conciencia protegerá al psi-hombre contra esta 
fuerza penetrante, pero la transformación interior en sus cuerpos sutiles será equivalente a una 
nueva iniciación, que transfigurará al ser y le dará acceso a un estado universal, en la medida 
en que sea capaz de revivir el vínculo universal con su doble luz. Sólo este vínculo puede liberar 
al hombre de este poder involutivo, pues lo sacará de la conciencia experimental y lo sumergirá 
en la conciencia creadora instantánea. 


La inconsciencia de la humanidad es una fuerza capaz de influir en el hombre en los más 
pequeños pliegues de su conciencia involutiva. Esta fuerza retrasa su evolución, ya que utiliza 
los elementos emocionales relacionados con su experiencia personal para reforzar su 
pertenencia psicológica a sus valores. Desde el momento en que el nuevo hombre conozca la 
conciencia evolutiva basada en la estrecha relación entre el doble y el ego, este egregoregoro 
de la energía involutiva estará sin poder sobre él y ya no le impedirá evolucionar hacia 
dimensiones de conocimiento interior relacionadas con su parte universal y cósmica. 


La involución divide al hombre contra sí mismo, porque la masa psíquica es más 
poderosa que su conciencia de la realidad. Es incapaz de salir de la torpeza que ella crea porque 
su ser no está suficientemente ligado a su propia luz. La evolución corregirá esta condición de 
vida mental, y el nuevo ser se unirá a las dimensiones de la realidad que son parte de la nueva 
ola de vida en la tierra. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 22 - La masa psíquica mundial 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 217 


El universo es multi-dimensional, y el hombre no puede estar indefinidamente ausente 
mentalmente de él, porque su vida es más grande de lo que siente. Pero para conocer la vida en 
la escala de su realidad, tendrá que separarse emocionalmente del egregor de la humanidad, 
para vivir y conocer realmente los aspectos universales de la realidad, que sólo una conciencia 
libre puede enfrentar. Los seres más avanzados en la escala evolutiva reconocerán 
intuitivamente que la realidad no puede ser sometida al ego, y que la mente superior no puede 
ser asociada con la mente inferior condicionada por el egregor del mundo. 


La masa psíquica de la humanidad aumenta y se hace cada vez más pesada, de modo que 
el hombre, en lugar de liberarse de ella, se vuelve cada vez más prisionero de ella; sólo el 
vínculo universal puede romper el control de esta fuerza sobre la conciencia del ego. Para 
liberarse de ella, el hombre tendrá que conocer las leyes de la vida y de la realidad. Tendrá que 
soportar aspectos psíquicamente asombrosos de la realidad, llevados a la visión de su 
conciencia por el doble, su mente liberada de lo conocido. Lo conocido sirvió al hombre 
antiguo; creó una cadena de impresiones históricamente sancionadas en casa, cuya autoridad 
sirvió como su seguridad psicológica. Pero el hombre nuevo no podrá vivir de esta cadena; 
estará roto, fracturado por su luz. Así se verá forzado a experimentar la deriva hacia el centro 
de sí mismo, en lugar de vivir una falsa seguridad cerca del puerto de origen ofrecida por la 
masa psíquica coloreada por la cultura, la raza o el tiempo. De acuerdo con la evolución de su 
mente, experimentará la deriva y el vacío, sabiendo que al final de este sutil movimiento de las 
fuerzas de la luz a través del ego descubrirá el centro de su realidad, que representa el más alto 
nivel de conciencia unido a su experiencia evolutiva integral. 


La conciencia del hombre involutivo no participa en el desarrollo psíquico universal del 
hombre, porque no existe el vínculo entre él y las esferas de la vida más allá de la muerte. De 
modo que el mortal está insuficientemente alimentado en la mente, y esta insuficiencia lo 
empuja a alimentarse con el egregor del mundo. Mientras beba esta forma de energía, su 
conciencia progresa pero no evoluciona. Es por eso que la humanidad, aún hoy, se encuentra en 
la misma etapa de ignorancia acerca de la realidad por la que ha pasado durante siglos. Mientras 
el hombre no haya participado mentalmente en la energía creativa de las esferas de la vida más 
allá de la muerte, permanecerá sin conciencia creativa, y la masa psíquica mundial continuará 
haciéndolo un esclavo, un ser atado a una capa de conciencia inferior a su conciencia de la 
realidad. 


La comunicación telepática entre el hombre y el doble es una comunicación esencial para 
el paso de la conciencia planetaria a la conciencia universal. Pero la masa de impresiones 
planetarias es tan poderosa que sólo una nueva ciencia de la mente puede desalojarla de la 
mente del hombre. 


El hombre es un ser cuya dimensión universal traiciona su irrealidad cuando está en 


estado de sueño, pues entonces se establece el contacto entre él y el doble, aunque todavía está 
obligado a vivirlo a través del mundo de los sueños, donde el ego no se ve demasiado 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 22 - La masa psíquica mundial 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 218 


perturbado por el contacto astralizado entre la luz pura del doble y la pantalla mental de su 
conciencia inferior que sirve como mecanismo de reflexión. En el sueño, el hombre está más 
cerca de su realidad, pero el astral todavía tiñe esta realidad hasta tal punto que el ser no puede 
beneficiarse de ella de manera psíquica e instantánea. A través del análisis del sueño, puede 
llegar a identificar el contorno de la información que el doble quiere que conozca, pero la 
memoria y sus formas rápidamente hacen de esta experiencia un lienzo difícil de entender sin 
una interpretación o decodificación defectuosa. 


Libre del egregor del mundo, el nuevo hombre podrá soñar psíquicamente, comprenderá 
perfectamente sus sueños, en vez de vivirlos sólo en aspectos relacionados con la psicología 
mental inferior. El sueño se volverá más y más importante en la vida del hombre a medida que 
el sueño se vuelve más y más consciente, así como la vida despierta. A medida que la evolución 
progresa, el sueño perderá su cualidad de inconsciencia nocturna, y así el hombre se beneficiará 
de su sueño como puede hacerlo al despertar. La evolución de esta nueva conciencia lo 
convertirá en un ser en conciencia permanente, a través del cual le será más fácil y más fácil 
reconocer los diferentes aspectos de la realidad, para convertirlos en experiencias creativas, 
ligadas a una nueva vida de acuerdo con su conciencia universal. 


Liberarse de la masa psíquica global es un reto que hay que afrontar porque trata todos 
los aspectos de la ignorancia humana, ya que es parte del pasado y no del futuro de la evolución. 
El ser humano está en el proceso de una evolución superior. Cruzará los muros de la 
inconsciencia y comprenderá la muerte y sus leyes. 


La vida del hombre no sólo se reduce a la existencia y al retorno a la muerte. Va más allá 
de estos límites impuestos por la involución de su conciencia y la explotación de su psique por 
fuerzas ocultas que trabajan constantemente para traerlo de vuelta a la muerte después de la 
vida experimental. El nuevo hombre comprenderá los mecanismos de la masa psíquica del 
mundo; estará en relación diametralmente opuesta a ella, y se sumergirá en una nueva forma de 
ciencia de la vida, nacida de la fusión del mortal con el doble. 


Mientras no se haya abierto el centro mental superior, la inteligencia del hombre carecerá 
de la seguridad que le permita cruzar los velos del conocimiento planetario. Le resultará dificil, 
si no imposible, vivir una realidad mental basada simplemente en su realidad integral. La masa 
psíquica la abarcará y le dará la impresión de pertenecer a la humanidad que la rodea, en lugar 
de ser parte de la vida en otros niveles. El hombre real no puede ser confinado en su conciencia 
a lo que sólo sus sentidos le traen, porque un nuevo centro se abrirá en él para mostrarle que la 
vida real va mucho más allá de la vida y la muerte involutiva. 


La masa psíquica global ralentiza el desarrollo humano porque asume un papel ficticio. 


Pero el ego involutivo no puede soportar esta ilusión indefinidamente, porque el nuevo hombre 
aparecerá en el globo, armado con un conocimiento tan profundo de la realidad que el contacto 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 22 - La masa psíquica mundial 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 219 


entre esta ciencia y la mente inferior hará estallar las antiguas formas de conciencia humana. 
Este fuego quemará la masa psíquica y sus efectos dañinos sobre la conciencia del hombre 
nuevo. La memoria humana es parte de la masa psíquica, y el nuevo hombre vivirá fuera de esta 
memoria, y expresará su conciencia instantáneamente. La involución ha marcado la conciencia 
del hombre a partir de las fuerzas de la masa psíquica; en ningún momento durante la 
involución el hombre pudo soportar por sí solo el vacío de esta masa, para tratar con la realidad 
cósmica de su doble. Por eso la involución fue tan larga, porque la mente humana no estaba 
preparada para asumir este papel creativo que sólo pertenece al tiempo posterior al desarrollo 
de la mente superior. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 22 - La masa psíquica mundial 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


2 


Los planes invisibles 


El universo está compuesto de múltiples niveles de vida, todos los cuales tienen una 
función proporcional a su estado evolutivo. Los seres humanos forman parte de estos niveles 
de vida y se encuentran en el nivel más bajo de las múltiples longitudes de onda de la luz. Así, 
dependiendo del grado de su conciencia y de su organización psico-material, el hombre está 
claramente en desventaja en comparación con otros niveles de vida en evolución. Sin embargo, 
su evolución y participación en la evolución del cosmos en la tierra son parte integrante de un 
plan de evolución universal al que pertenece absolutamente. Esto hace del hombre un ser que, 
un día, tendrá que tomar conciencia de un nivel de vida más elevado, a través del cual su 
conciencia percibirá otros niveles de vida en evolución. Estos le fueron velados durante la 
involución, debido a la falta de perfección de sus cuerpos sutiles, soportes materiales de su 
conciencia y de su ser. 


El universo invisible se volverá más y más concreto a medida que el hombre desarrolle 
los cuerpos sutiles necesarios para su exploración. La involución requería que el hombre 
densificara gradualmente sus principios, a fin de conectarse estrechamente con la materia. La 
densificación de estos cuerpos durante la involución encarceló gradualmente su espíritu y la 
muerte ocurrió para liberarlo de su estructura material. La evolución de la nueva conciencia 
invertirá este proceso. El hombre recuperará la conciencia de los planos invisibles y renovará 
su vínculo universal con estos planos evolutivos de la vida. 


El primer plano invisible que tendrá que reconocer será el de la muerte. Es responsable 
de la densificación de sus principios y de la imposibilidad de que el hombre se libere 
conscientemente de su envoltura carnal para seguir su evolución en los planos de luz. La muerte 
es un plan sutil altamente organizado, cuyas leyes subyugan totalmente la conciencia humana 
involutiva. Los planos invisibles son mundos de vida más o menos evolucionados, según la tasa 
vibratoria de su luz; el nuevo hombre explorará estos mundos en conciencia, y obtendrá de ellos 
una experiencia acorde con su propio nivel evolutivo. Los hombres conscientes de la próxima 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 221 


época trabajarán estrechamente con las fuerzas inteligentes de estos planos, y esto les dará un 
gran impulso hacia el descubrimiento de una nueva ciencia que finalmente revelará los secretos 
de la materia. Los planos invisibles subyacen en la realidad de todo lo que evoluciona a nivel 
material. Pero la mente del hombre debe estar libre del poder de la muerte para que esta nueva 
ciencia se manifieste materialmente. La muerte impide que el hombre sepa, lo mantiene en la 
materia y hará todo lo posible para mantenerlo así, porque sin él las entidades de este mundo 
están perdidas. Cuando la humanidad, durante la séptima raza raíz, haya pasado totalmente por 
el mundo de la muerte, este plan ya no existirá y las entidades que lo habitan hoy habrán pasado 
de un plan de evolución que ahora no pueden entender a otro que les será revelado en tiempo y 
lugar. 


El hombre tiene dificultad para comprender la dimensión psíquica de la muerte, debido a 
su ignorancia mental y a la densidad de sus cuerpos sutiles. Se siente abrumado por la idea de 
que forma parte de los sub-planos de su realidad, y que está en estrecha relación con ella a 
través del principio de su pensamiento subjetivo. Esta comprensión será la clave para la 
evolución del nuevo hombre; es perfecta, impecable, absoluta. Más allá de la muerte hay 
mundos hasta el infinito, que han alcanzado diferentes niveles de evolución. El hombre se 
integrará un día en ellos cuando haya evolucionado lo suficiente para beneficiarse de una 
conciencia cuyo poder sea igual a la ciencia de estos mundos. 


El nuevo hombre comprenderá objetivamente la naturaleza de los planos invisibles. 
Desarrollará la visión etérica, y verá más allá del límite de su visión material. Explorará la 
realidad infinita de los planos paralelos que abarcan la organización cósmica de la creación 
local e intergaláctica. El hombre ya no puede vivir sólo en términos de una vida planetaria y 
material; su conciencia estará ligada a la evolución total de los sistemas de vida paralelos, de 
los cuales la tierra es una parte cósmica y experimental. La visión etérica llevará al hombre a 
elevarse por encima de la subjetividad de su conciencia, el único obstáculo para el desarrollo 
de este nuevo centro psíquico. 


El pensamiento puede ser creativo y universal, o simplemente planetario y experimental. 
La conciencia experimental refleja la incapacidad del hombre involutivo para vivir a partir de 
pensamientos cuya fuente se encuentra en los planos superiores de la vida, que mantienen su 
pureza durante su manifestación a través de su sistema psicomaterial. Este orden de 
pensamientos será la luz del hombre del futuro, le dará la fuerza necesaria para superar la 
discontinuidad de la conciencia, que sigue a la obsolescencia del cuerpo material. El 
pensamiento creativo es cósmico, es energía pura y representa en sí mismo todo el poder 
necesario para el hombre en el movimiento evolutivo durante el cual entrará en contacto con 
los planos invisibles. La historia del hombre es la de su descenso a la materia y su eventual 
retorno a la luz de los planos invisibles. Ni más ni menos. A través de este proceso sin fin, la 
experiencia va de lo más denso a lo más sutil, de la materia a la luz. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2,3 - Los planes invisibles 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 222 


Los planos invisibles de la vida más allá de la muerte son del mismo orden que el del 
universo material; estos mundos están compuestos de planetas, soles y galaxias, como nuestro 
mundo material. Son las altas frecuencias de su luz las que los caracterizan, cuya invisibilidad 
siempre ha fascinado al hombre en la tierra; todavía tiene sentidos psíquicos demasiado 
atrofiados, que lo excluyen de la experiencia total de la conciencia humana porque su luz es 
demasiado baja en vibración para darle acceso a estos mundos paralelos. Ya a través de su 
ciencia moderna, el hombre ha comprendido que la luz, de acuerdo con su tasa vibratoria, en 
realidad tiene diferentes atributos en su calidad material. Más allá de lo material, descubrirá el 
vasto panorama de las civilizaciones inmateriales y materiales que también evolucionan según 
sus escalas de relatividad. 


Los mundos de luz representan facetas infinitas de un plan evolutivo cósmico universal 
que se propaga a velocidades de la luz inimaginables para el cerebro material del hombre. Pero 
su cerebro etérico podrá comprender fácilmente la grandeza de estos planos, porque no 
conocerá el límite de la visión material que define los límites psicológicos del yo experimental. 
Los planos invisibles serán explorados por el hombre nuevo, en un marco similar a la 
exploración de la materia; ayudado por la comprensión de las leyes de la energía, un día podrá 
moverse físicamente en estos otros espacios, temporalmente separados de la zona que bordea 
su luz material para entrar en otra dimensión del espacio del tiempo donde la luz es más rápida 
que la conocida en nuestro plano de materialidad. 


La nueva ciencia descubrirá que la velocidad límite de nuestra luz representa sólo una 
pequeña fracción de las otras velocidades de viaje posibles en el universo, y a partir de este 
descubrimiento el hombre construirá vasos libres de forma sólida y material. Esto marcará el 
comienzo de la primera fase de exploración del hombre hacia los rincones más remotos del 
universo. Pero no puede darse el lujo de dudar de lo que sabe, de lograr lo que es: un ser de luz. 
El hombre perderá el miedo a saber; sólo la muerte en su mente puede impedirlo. La luz es una 
fuerza, no sólo una cualidad de la energía. Será percibido desde el momento en que el hombre 
comience a percibir la inmortalidad de su conciencia. Esto es parte de su realidad, no de su 
imaginación espiritual. Reconocerá lo que sabe de sí mismo, no las coloridas comunicaciones 
astrales que le sirven para someterlo a una forma de manipulación de su pensamiento 
espiritualizado y subjetivo. 


Los planos invisibles tienen poder sobre todos los niveles de la organización de la vida 
terrenal, tanto en el hombre como en otros reinos. El ser humano, por la limitación de su 
conciencia planetaria involutiva y la imperfección de su inteligencia, vive por debajo de sus 
facultades psíquicas naturales. 


La inteligencia del nuevo hombre se identificará cada vez más con su psique, a medida 
que su conciencia pierda memoria subjetiva, y comenzará a percibir la calidad mental superior 
de su conciencia, hasta que pueda, eventualmente, vibrar su luz. Gradualmente, verá entonces 
la configuración de los mundos paralelos y los seres que los habitan. Se acostumbrará a pensar 
de una manera distinta a la que se le impuso durante la involución; este cambio en la calidad de 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2,3 - Los planes invisibles 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 223 


su pensamiento le llevará a ver que la relación entre él y los mundos paralelos se está volviendo 
cada vez más concreta, cada vez más real. Pronto podrá dejar atrás el cuerpo material y 
comunicarse con los niveles de inteligencia que un día llegarán a la materia para establecer 
contacto oficial entre la Tierra y la galaxia. 


El nuevo hombre liberará su estado mental para captar las sutilezas de su conciencia 
telepática con los planos. Es inevitable que el nuevo hombre utilice algún día la comunicación 
telepática con los circuitos universales para informarse de la vida en los planos y de sus 
consecuencias en su propia evolución. Tendrá que asegurarse de que la comunicación sea con 
los planos universales y no con los de la muerte, porque estos últimos no forman parte de la 
organización universal de los mundos en evolución de la luz. La evolución de la luz es aquella 
en la que los seres ya han superado la etapa de conciencia experimental impuesta por los altos 
niveles de vida creativa. La muerte no es parte de estos mundos, sino de la totalidad de las 
sustancias psíquicas que deben evolucionar para servir, en un futuro distante, en los planos de 
luz. Las sustancias psíquicas del mundo de la muerte están sujetas a una tasa de luz que 
corresponde a su nivel de experiencia, no al de su evolución. Los planes de muerte no pueden 
comunicar esta información al hombre, porque no tienen el poder de saber, sólo tienen el poder 
de saber. En el sentido cósmico del término, saber significa tomar conciencia de lo que ya se 
conoce en los planos de la muerte, mientras que saber significa crear lo que no se puede conocer 
en estos planos. Porque el hombre en fusión lo sabrá, creará un gran revuelo en el mundo de la 
muerte. Todo esto es parte de la evolución de los planos de luz a través del hombre nuevo. 


Los mundos invisibles ya se están acercando a la tierra, pero la disminución de su tasa 
vibratoria no está todavía en el nivel de la nueva conciencia, porque el hombre no es 
suficientemente mental en su conciencia. Pero esta vez se acerca. Cuando los planos invisibles 
desciendan su vibración a la escala de la conciencia humana, la humanidad experimentará un 
choque urbi et orbi, y la instalación de la regencia planetaria será instantánea y sin posible 
oposición del mundo de la muerte. 


Tan difícil como será para el hombre involutivo entender en conciencia las nuevas fuerzas 
evolutivas de la tierra y la conciencia humana, así será fácil para el nuevo hombre entender lo 
que viene hacia la tierra. La medición de su sensibilidad y conciencia marcará la diferencia 
entre él y la involución. Así la conciencia de los planos invisibles se integrará en la ciencia 
interna del hombre, y su vida se transformará totalmente. Los dispositivos esotéricos de la 
conciencia espiritual de la involución habrán sido eliminados durante la transmutación de su 
mente, y su conciencia de lo invisible será una parte integral de su ser. Como su madurez mental 
lo alejará de la necesidad de explicar en el conocimiento, perseguirá su vida en el nivel material 
de acuerdo con una realidad que sobrepasa la conciencia de la mayoría, desde la más simple 
hasta la más hábil de las ciencias materiales de la tierra. Su anonimato será su seguridad y paz 
material, y su visión etérica será la fuente de su poder oculto. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2,3 - Los planes invisibles 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 224 


Los planos invisibles no constituyen una inversión de la realidad, sino su profundización. 
Los hombres han sido demasiado filosóficos a lo largo de los siglos para conocer lo real y sus 
planes. Sin luz, su mente ha creado tantas dudas en su mente que el ser humano, en vez de 
crecer en conocimiento, ha crecido en conocimiento estrictamente material durante la 
involución; mañana se verá forzado, a voluntad y a la nada, a tomar conciencia de lo que es real 
y por encima de él. No tendrá elección, porque verá que el intelecto no es la primera fuerza del 
hombre, sino su inteligencia universal, enterrada bajo la memoria de su intelecto, apoyada por 
sus miedos y preocupaciones. 


La calidad de la mente superior del hombre en evolución se refinará a medida que se haga 
consciente de la realidad de los planos invisibles. Después de esta etapa, ahora le será más fácil 
apoyar el conocimiento que crece sin cesar, a medida que cada persona evoluciona. La 
preparación a largo plazo eliminará el choque de la integración de los principios cósmicos, que 
lo llevará a la visión del ser de luz; así reconocerá su propia realidad a través de la fusión, y 
experimentará la unidad esencial para la manifestación de su poder oculto en la tierra. 


Las ciencias esotéricas y ocultas de la involución eran sólo una preparación psicológica 
para el hombre de la tierra. Después de estas ciencias, el hombre sólo se referirá a su propia 
conciencia, libre de los velos espirituales de estas ciencias dadas al hombre como instrucción 
preliminar, pero no para su transmutación. Este último nacerá de su luz y no podrá hacer nada 
en contra de ella cuando llegue el momento de pasar de un plano de conciencia a otro. El estudio 
espiritual de la realidad velada llegará a su fin, y la vida cósmica del hombre extinguirá 
cualquier recuerdo de un pasado espiritual. El hombre espiritual de la tierra no debe creer que 
las ciencias esotéricas u ocultas son para él la clave del paso al éter de la conciencia futura; ésta 
es una ilusión espiritual creada y mantenida por el astral. Tan pronto como haya desarrollado su 
conciencia superior, el hombre descubrirá que no es él quien piensa como un cerebro material 
en la mente, y que el pensamiento es un fenómeno cósmico cuya magnitud y función apenas 
está empezando a comprender. El hombre sensible y espiritual superará el orgullo egoísta de su 
estado o de su búsqueda, pues la realidad desafía todo lo que la involución ha sido capaz de usar 
en el avance del hombre sujeto a las leyes de la muerte. El nuevo hombre recuperará su 
independencia de mente antes de que sepa que es parte de una nueva conciencia en la tierra. Las 
leyes de la vida no son las de la muerte, ni siquiera aquellas leyes que eran muy apreciadas por 
el ser espiritual sensible a las altas vibraciones de los mundos astro-espirituales. 


La evolución mostrará, a lo largo de su historia, que todo el pasado fue orquestado para 
mantener al hombre en la ignorancia, a pesar de su conocimiento astralizado. Los planos 
invisibles desecharán y domesticarán la memoria subjetiva del hombre cuando éste tome 
conciencia de su conexión estrecha y universal con ella. Pero sólo tendrá esta conciencia con la 
evolución de la energía utilizada para mantener las fuerzas vitales en él, mientras sigue 
sufriendo los efectos de una programación que satisface ciertas necesidades psicológicas 
exigidas por su naturaleza primaria. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2,3 - Los planes invisibles 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 225 


Hombre cree que es parte de la tierra, mientras que él viene de la luz. Dependiendo del 
tiempo y del lugar, la realidad del hombre superará la imaginación de la masa, y llegará 
finalmente el día en que dejará de ser prisionero de su tri-dimensionalidad. El hombre ha 
llegado a manifestar una energía para cambiar los sistemas de vida que todavía tienen que ser 
apoyados por su memoria ancestral y racial. 


El hombre nuevo descubrirá que el azar no existe en la vida, y que su condición está 
relacionada con su movimiento hacia la luz de su fusión. Verá que su vida evoluciona según la 
acción creadora de una inteligencia interior, que guía sus actividades hasta que se funde con ella 
y deja de sentir la dualidad de su conciencia. Esto será entonces una señal de una mayor fusión, 
y se acercará a su luz con el tiempo. Un día, una noche, sin darse cuenta, será visitado por esta 
otra parte de sí mismo que vino de los planos sutiles de luz, que siempre había considerado 
como una inversión de su realidad cuando él mismo era la inversión de la realidad. 


Lo invisible vendrá al hombre, y no el hombre a él, porque representa la realidad más 
elevada del hombre. Pero los cuerpos inferiores del ser humano tendrán que estar preparados, 
porque el contacto entre el mortal y la luz lo desequilibrará psíquicamente si no está 
sensibilizado a las fuerzas universales en él. Puesto que lo invisible vendrá al hombre, tendrá 
que dejar de lado los aspectos no reales pero iluminados de su experiencia espiritual, para que 
el ego no sufra del orgullo resultante de su encuentro con la luz. 


La luz destruye el orgullo, porque el orgullo es parte de la muerte; y si la luz lo destruye, 
hace que el hombre orgulloso pierda su espíritu y su mente. Dicho esto, y eso es lo que queda. 
El orgullo, que está ligado a la naturaleza de ciertos niveles de vida en lo invisible, que 
controlan el mundo de la muerte, es también parte del hombre que tiene la más mínima 
conexión inconsciente con lo astral. 


La purificación de este orgullo es parte de la iniciación solar del hombre nuevo. Por eso 
los grandes hombres espirituales, avanzados en la ciencia oculta de la vida astral, no podrán 
experimentar en esta vida el paso al éter, porque este plano no es accesible cuando el astral 
recupera la visión del hombre. 


Para el hombre racional, la noción de invisibilidad es un tour de force mental, porque la 
conciencia involutiva es inadecuada para la realización de los velos de la conciencia más allá 
de su contenido psíquico actual. 


La psique del hombre antiguo tendrá que transformarse para acceder gradualmente a 
niveles de percepciones extra-sensoriales que puedan proyectarla más allá de los límites 
psicológicos de su conciencia astral. Los planos invisibles forman parte del orden universal, 
están vinculados a los niveles de inteligencia que subyacen a la involución y evolución del 
hombre. El hombre conocerá las particularidades de estos diferentes planos y comprenderá sus 
funciones. Mientras no haya tomado conciencia de los diferentes planos de la vida, su 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2,3 - Los planes invisibles 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 226 


conciencia se verá disminuida, porque las fuerzas de la vida pertenecen al orden universal y a 
la ciencia de lo invisible. Esta ciencia no puede ser parte de la conciencia mientras el ser viva 
sólo de acuerdo con su memoria involutiva que lo ata a las dimensiones inferiores de la mente. 
La evolución supramental de la próxima época elevará el poder vibratorio de la conciencia y 
permitirá al hombre penetrar en las áreas de conciencia universal reservadas para los seres que 
han desarrollado su inteligencia más allá de los límites psicológicos del ego involutivo. 


El universo está organizado psíquica y materialmente, de modo que la sustancia misma 
de la vida es continua más allá de la materia. Los elementos que la constituyen atraviesan la 
conciencia y la sumergen en el olvido de sus orígenes mientras no haya alcanzado el nivel de 
madurez necesario para la traducción de los planos astrales de involución. El ser humano está 
compuesto de diferentes fuerzas activas en diferentes niveles de energía universal. Su 
composición difiere según el modo de transmisión de esta energía a través de sus centros 
psíquicos. El ser involutivo está dotado de redes de energía más o menos condicionadas por 
otras fuerzas psíquicas que emanan de los seres que lo rodean o de pensamientos colectivos que 
actúan en su plano mental a través del conocimiento cultural y racial. Estas fuerzas interrumpen 
su equilibrio interno cuando no logra alcanzar su completa individualidad. 


Los planos invisibles son planos de energía que pueden transformar la vida del hombre 
inconsciente en una verdadera pesadilla si no se protege de los principios establecidos por su 
conciencia superior. La protección que la sociedad puede ofrecerle no es suficiente para impedir 
la penetración de las fuerzas psíquicas de su conciencia cuando sucumbe a un choque 
emocional suficiente para generar corrientes de energía sutil en los planos sutiles cuya 
inteligencia destructiva no puede controlar. El hombre es una red de energía psíquica vinculada 
a planes de vida invisibles que su ciencia aún no ha identificado. 


La comprensión de los planos invisibles que afectan directamente al hombre en el plano 
material estará entre las primeras observaciones de la conciencia integral. El hombre se dará 
cuenta de las sutilezas de su conciencia y descubrirá el vínculo entre estos planos y la vida 
planetaria. El plano mental inferior involutivo está protegido de la percepción de estos planos 
por sus formas mentales conectadas y mantenidas por la memoria de la raza, cómodamente 
fijada en su mente por el ego mental de su conciencia de memoria. Tan pronto como se libere 
de este velo de autoconciencia, percibirá la realidad a través de otros centros de su conciencia, 
lo que invertirá la polaridad de su mente y despertará en él una profunda necesidad de descubrir 
el origen de su identidad. Penetrará más profundamente en lo invisible de los planos y se dará 
cuenta de la estructura mental de su ser. Entonces la vida material ya no representará para él la 
misma dimensionalidad, porque el ego-yo habrá sido reemplazado por el yo cósmico, su 
vínculo universal en fusión con el plano mental desarrollado. 


Los planos invisibles emanan de otras redes de inteligencia activas a través del hombre. 
Este último no es lo suficientemente consciente para vivir su vida mental en relación con otros 
planos, porque su conciencia está demasiado entrelazada en formas mentales subjetivas. Así 
experimenta la impermanencia de su autoconciencia en los planos inferiores del espíritu de la 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2,3 - Los planes invisibles 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 227 


memoria. Esta parte de la energía de la mente relacionada con la experiencia planetaria hace 
que la conciencia de los planos invisibles de la vida, que se extienden más allá de sus 
percepciones sensoriales, sea insuficiente. 


Los planos invisibles van en contra de la conciencia racional del ser involutivo, porque 
sus sentidos, que definen su relación con el mundo, también sirven para protegerlo contra 
mundos cuya sutileza daría origen a la imaginación si el hombre no hubiera estado protegido 
de ella hasta la fusión del ego con el doble. El imaginario no es parte de la vida inferior de la 
mente humana, sino de la desinformación creada por este plan para mantenerlo en la ilusión de 
la creatividad de su conciencia real. Si el hombre fuera dado para ser creativo sin conciencia, el 
ego se volvería loco; el espíritu no puede hacer vibrar la mente a un nivel superior al que el ego 
puede soportar, dependiendo de su nivel de evolución. La locura del hombre comienza cuando 
vibra en niveles paralelos de vida, cuya desinformación no puede decodificar. Su sensibilidad 
le lleva entonces a detenerse, a vivir según el astral de su conciencia en lugar de la mente 
superior de su ser real. La mente subconsciente representa en realidad sólo el plano invisible de 
la conciencia astral, de la cual el hombre es esclavo al carecer de luz en la mente para superar 
su memoria. La memoria es parte de la construcción estratégica del ego; informa al ego cuando 
debe pasar a un nivel de percepción superior al de su conciencia diaria. El hombre integral 
vivirá más allá del poder de la memoria y sus efectos en el centro emocional humano. Generará 
en su mente una nueva energía desde un plano superior, directamente relacionada con las 
fuerzas de la vida inteligente de las cuales el doble será la manifestación absoluta. Entonces será 
idéntico a sí mismo, tanto material como psicológicamente, y la división de su ser cesará. La 
conciencia del cuerpo etérico reemplazará entonces la conciencia del cuerpo astral y el hombre 
podrá finalmente explorar libremente los planos sutiles de la vida que se extienden hasta los 
confines del universo. 


Los planos invisibles forman parte del orden universal y crean las condiciones materiales 
necesarias para la evolución de sus formas de vida densificadas. El hombre integral descubrirá 
las fuerzas que actúan a través del ser material y canalizará las energías esenciales para su 
mantenimiento y evolución. El hombre no está excluido de la actividad de estas fuerzas, sino 
que está inconsciente de ellas, y su vida sufre de ellas; el ego vive temeroso de lo que no conoce, 
y esto último es sólo una parte de la sutil influencia de las fuerzas astrales en él, que lo quieren 
dominado en su conciencia dormida. 


Las escuelas esotéricas del pasado han presentado esta evidencia, pero es sólo durante la 
evolución de la conciencia integral del nuevo hombre que la ciencia perfecta de lo invisible se 
integrará en la conciencia del hombre-luz. La fusión del ser con el doble lo protegerá de la sutil 
astralización de la forma-pensamiento, utilizada para mantenerlo en la atmósfera retardada de 
la espiritualidad. Más allá de la espiritualidad astral, descubrirá la mente pura y su conciencia 
universal se liberará de las grandes corrientes de fuerzas psíquicas aún activas en el globo. La 
eliminación de estas corrientes de energía de la nueva conciencia promoverá entonces su pleno 
desarrollo. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2,3 - Los planes invisibles 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 228 


Los planos invisibles de la vida son parte de mundos cuya naturaleza y función preceden 
al descenso del hombre a la materia. Constituyen para el hombre integral la cumbre de la vida, 
y le ofrecerán la oportunidad de multiplicar su función vital en el plano antes de regresar para 
siempre al éter, donde la muerte no existe. La relación entre los planos invisibles de la vida y la 
conciencia etérica del hombre será nueva en la tierra; estos planos siempre han sido percibidos 
a través del velo astral de la conciencia, parcialmente liberados en el sueño consciente. El 
hombre reconocerá la conciencia del éter mediante la exteriorización de su vehículo etérico, 
limpio de los más mínimos reflejos astrales de su conciencia animal. La separación total e 
incondicional del cuerpo etérico y del cuerpo astral generará, por primera vez en el mundo, un 
vínculo entre la tierra y los espacios extra-sistémicos, donde el hombre puede finalmente y a 
voluntad entrar en comunicación con las razas avanzadas, que luego encontrará libremente en 
el nivel material. El hombre y las razas avanzadas del espacio se encontrarán en una atmósfera 
de vida equilibrada e inteligencia. La humanidad se beneficiará y las ciencias de la vida 
progresarán rápidamente en la tierra de acuerdo con las necesidades y la madurez del planeta. 


Puesto que los planos invisibles son parte de la conciencia del universo, son parte de la 
conciencia del hombre. La evolución futura de la conciencia humana es directamente 
proporcional a su acceso a estos planes superiores de vida. La exclusión del hombre involutivo 
de la ciencia en estos planes es responsable de su ignorancia de las leyes de la vida y del 
pensamiento. 


Desde esta exclusión, el poder del astral se ha asentado en él y lo ha convertido en un ser 
cuya conciencia ha permanecido experimental, no creativa. El mundo interior del hombre es a 
la vez un mundo mental y un mundo astral, de modo que la conciencia se polariza entre la visión 
y la percepción. La fusión es más importante en los hombres porque les permite comprender, 
mientras que la percepción les obliga a vivir de acuerdo a un patrón de impresiones 
relacionadas con su condicionamiento psicosocial. El hombre está acostumbrado a percibir en 
vez de ver; toda su conciencia se basa en la relación externa con las impresiones en las que está 
inmerso, de modo que no tiene centro de gravedad y los planos sutiles trabajan a través de él 
sin su conocimiento. Los planos invisibles deben servir al hombre, que representa en el plano 
material el primer nivel de evolución ascendente. Pero este nivel no tiene un referente objetivo 
de la realidad. Como la evolución del ser inconsciente es hacia abajo, el hombre es forzado a 
vivir desde abajo en vez de desde arriba, la parte superior que representa la parte mental y 
creativa de su conciencia universal. Mientras viva desde abajo, estará sujeto a múltiples 
influencias y su vida mental se dormirá; perderá la noción de su realidad. El ego se propaga y 
la personalidad se apodera de la persona humana real e indivisible. Esta condición es global y 
está muy extendida entre todas las razas del mundo, donde el hombre disfruta de un sentimiento 
de pertenencia con impunidad. 


La evolución de la conciencia supramental permitirá al ser humano evolucionado 
comprender su relación con lo universal en un sentido objetivo y real. La vida futura del hombre 
integral será similar a la de un ser muy rico y auto-suficiente. Esta riqueza será la del plano 
psíquico. Los beneficios materiales coincidirán con la manifestación creativa de su inteligencia 
integral. La evolución futura elevará su conciencia de los mundos paralelos y su fuerza interior 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2,3 - Los planes invisibles 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 229 


armonizará los acontecimientos de su vida. Su experiencia planetaria será absolutamente 
diferente de la que habría experimentado si no hubiera alcanzado un nivel de evolución que 
satisfaga sus necesidades psicológicas. Esto corresponderá a la invasión de su conciencia por 
sus fuerzas psíquicas internas despolarizadas: cuanto más mejore su conciencia, más esta 
correspondencia se convertirá en un modo natural y permanente de expresión de las fuerzas 
invisibles en él, obedeciendo su voluntad real, libre de colorantes. 


Los planos invisibles de la vida ocurrirán en la realización de sus necesidades, y el 
hombre finalmente reconocerá que el universo invisible es parte de la vida material y 
psicológica del ser. Verdaderamente se convertirá en un mago de la vida y de la materia, porque 
los planos que se han vuelto activos a través de sus centros psíquicos responderán a su voluntad 
integral. Este será el signo de la ley universal de la vida ascendente. El hombre cree que la vida 
es una experiencia que debe vivir, mientras que es un proceso a través del cual su vínculo 
universal debe personificarse para darle, mientras está en la materia, la conciencia de su unión 
común con lo intangible de las esferas. El hombre tiene dificultad para imaginar lo que puede 
ser la realidad, y la simple cuestión filosófica de su naturaleza entristece su mente, porque sabe 
que más allá de la forma hay algo más. Pero no puede calificarlo ni comunicarse con él de 
manera consciente e inteligente, ya que su mente está obstruida por formas de pensamiento que 
no son realmente creativas. Mientras no haya aprendido a ser consciente de su ser, su vida 
seguirá siendo una serie de acontecimientos en lugar de ser una fuerza generativa bajo el control 
de su voluntad creadora. Los planos sutiles permitirán que el hombre integral se dé cuenta hasta 
qué punto la distancia entre él y el espíritu está de acuerdo con su capacidad de purificar su 
mente para elevar su vibración. Los hombres creen en la verdad, pues necesitan apoyo moral; 
el hombre integral no podrá creer en nada, ya que cualquier forma de creencia es un 
impedimento para la inteligencia creadora y universal. Los planes forman varias estaciones de 
vida a las que todo hombre tiene acceso, en la medida en que deja de ser psíquica y mentalmente 
manipulable. 


La manipulación es parte de la actividad de ciertos planos psíquicos, cuyos planos 
astrales representan los picos más bajos y más altos. Con la luz de su vínculo universal, el 
hombre puede ver fácilmente a través de estas formas de desilusión astral si no se deja violar 
en su derecho a saber. Sólo puede adquirir este derecho si se da cuenta de que lo tiene en algún 
lugar de sí mismo en planes de vida con los que puede comunicarse directamente si así lo desea. 
Pero queda una pregunta: ¿puede hacerlo sin ayuda? Por esta razón, el desarrollo futuro se 
preparará mediante la difusión, en todo el mundo, de obras que le permitan reconocer lo que no 
se puede pensar. Entonces comprenderá objetivamente las relaciones universales entre lo 
invisible y lo material. 


Durante la evolución de la conciencia, lo que hoy es invisible debido a las limitaciones 
psicológicas del ego se hará visible, y el hombre ya no hablará de invisibilidad sino de 
separación vibratoria de los planos. El ser integral convertirá la energía de su mente en un 
dínamo de fuerza psíquica, y esta conversión llevará a las fuerzas del plano material que tendrán 
el poder de ayudarle a construir en la tierra una civilización digna de su realidad y su 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2,3 - Los planes invisibles 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 230 


conciencia. Será el fin de un mundo y de una era, y los hombres de la tierra asumirán tareas 
distintas a las relacionadas con la supervivencia material y mental de hoy. Estos nuevos hombres 
dejarán a las próximas generaciones obras de gran belleza, simplemente porque habrán 
conquistado primero lo invisible y convertido estas dimensiones de la vida en sus territorios. 
Ellos marcarán tiempos futuros y la historia de sus acciones nunca podrá empañar la realidad de 
su conciencia universal e integral. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 2,3 - Los planes invisibles 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


24 


La psicología humana 
y el mundo de la muerte 


La evolución de la psicología supramental permitirá al hombre comprender 
concretamente que la estructura psíquica de su ser puede ser compartida entre su propia 
inteligencia y la de una o más entidades del mundo astral. Este descubrimiento alterará la 
conciencia humana en evolución e impulsará al ser a niveles más elevados de conciencia. 
Durante la involución, su inteligencia fue literalmente bloqueada, saboteada por 
comunicaciones subliminales de las cuales estaba absolutamente inconsciente y totalmente 
esclavizado. 


El mundo espiritual, también conocido como el mundo del alma, es un mundo que 
manipula la mente humana y la influye a través de su simpatía vibratoria. El fenómeno del 
pensamiento humano no es perfectamente comprendido por el hombre y su ciencia, y la muerte 
siempre ha ido en contra de este conocimiento esencial para la evolución. El mundo de la 
muerte está habitado por inteligencias que obedecen ciegamente a fuerzas cuyo propósito es 
mantener al hombre en la mayor ignorancia posible de las leyes de la vida y de la conciencia, 
para que puedan beneficiarse de su energía a cambio. La muerte ha sido alimentada por el 
hombre desde su descenso a la materia, y la ruptura de los lazos universales entre el hombre y 
su fuente le ha obligado a someterse a sus dictados. La evolución de una conciencia mental 
superior pondrá fin a esta condición involutiva y dará lugar a una conciencia libre y creativa. 


La nueva psicología del hombre lo liberará de su vínculo con la muerte, y comprenderá 
por qué el ego, el centro mental de su conciencia, nunca se unificó en un equilibrio perfecto de 
inteligencia y espíritu. Es a través de la comunicación mental interna que el hombre percibirá 
la sutil relación entre él y las entidades; le hará descubrir que sus pensamientos subjetivos y 
coloreados no eran suyos, que fueron soplados por estas entidades para colorear su realidad, y 
así impedirle conocer una conciencia integral. Esta manipulación fue el origen de su ansiedad 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 232 


existencial y su búsqueda constante de equilibrio psicológico y psíquico en la vida. La historia 
personal del hombre y de la humanidad es el producto de este conflicto milenario entre el 
hombre y las esferas. 


El ser humano es tan ingenuo que el mero descubrimiento de esta condición derribará 
totalmente su psicología personal, obligándolo a recuperar el control de su desarrollo y 
evolución; esto marcará el fin del poder astral sobre su conciencia, y abrirá las puertas de la 
conciencia universal del nuevo ser. A través de este descubrimiento, la psicología se verá 
obligada a ampliar el alcance de sus estudios y a realizar un cambio radical en su comprensión 
del fenómeno humano. Habiendo descubierto los aspectos ocultos de la psicología humana, los 
científicos querrán cuestionar la base filosófica de su psicología, porque la ciencia de la mente 
romperá el marco teórico utilizado previamente para profundizar la comprensión de los 
mecanismos psicológicos del ego. El fenómeno de la posesión mental será estudiado más de 
cerca, y veremos cuán poseído está el hombre en un nivel u otro, dependiendo de su grado de 
evolución. Este descubrimiento creará un gran revuelo, ya que la psicología se verá forzada a 
penetrar en áreas de la conciencia que previamente habían sido ingenuamente y no 
suficientemente exploradas por grupos o individuos al margen del pensamiento ortodoxo. 


lluminados por la luz de su nueva inteligencia, los hombres en busca de su realidad 
reconocerán la existencia en ellos de un contacto interior que siempre habían considerado 
ligado a su realidad egoísta, mientras que este contacto fue producto de una comunicación entre 
el plano material y el plano de la muerte, a través del cerebro humano que sirvió como 
instrumento de transmisión o radiofonía mental inconsciente. Esto invertirá el movimiento 
involutivo de la conciencia humana y conducirá al hombre a conquistarse a sí mismo poniendo 
fin a su sufrimiento psicológico. Al aprender a ser cauteloso con la subjetividad de sus 
pensamientos canalizados, comenzará entonces el desarrollo de su discernimiento, que un día 
le dará acceso a la lucidez mental total. El hombre será entonces completo, es decir, consciente 
de su inteligencia real e indivisible. 


Pero las fuerzas de la muerte lucharán contra la libertad mental del hombre nuevo porque, 
sin él, se aniquilarán mutuamente. La comunicación mental del hombre con estas entidades le 
obligará a revelar sus secretos, y el hombre aprenderá cosas que pondrán fin a su ignorancia de 
la muerte y de la vida en todos sus aspectos. Estos estudios profundos le permitirán comprender 
fácilmente la historia humana y sus conflictos irracionales; el hombre verá que la manipulación 
de sus semejantes fue responsable del terrible sufrimiento de la involución. 


Los casos más obvios de posesión mental serán fácilmente aliviados por los científicos 
avanzados de la nueva era, porque los más sensibles de ellos tratarán al hombre según nuevos 
principios nacidos de su propia confrontación consigo mismos. Estos nuevos psicólogos estarán 
solos hasta que se haga un avance más generalizado y nazca una nueva ciencia, sin riesgo para 
aquellos que rápidamente comprenderán que tal revolución en el campo de la ciencia de la 
mente sólo puede ser reconocida con el tiempo y la evolución de la conciencia individual. 


El hombre descubrirá que la causa de su sufrimiento psicológico fue una asociación 
inconsciente con el astral, que contaminó su mente y le quitó la capacidad de ver la vida con 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 24 - La psicología humana y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 233 


claridad. La ciencia moderna todavía se niega a tratar la psicología de una manera que satisfaga 
los imperativos paranormales, porque el pensamiento psicológico del científico está sujeto a la 
interferencia astral, que le impide descubrir los secretos de la vida. El astral pierde contacto con 
el hombre cuando vive en el plano mental superior de su espíritu, su inteligencia pura. 


Nunca las fuerzas psíquicas revelarán al hombre la naturaleza de su estructura mental, 
porque esta revelación correría el riesgo de crear en su mundo un gran desequilibrio, una 
inversión de tal orden que su propia evolución se vería cuestionada. Es precisamente esta nueva 
condición de la próxima época la que derribará el poder del astral en la tierra y liberará al nuevo 
hombre de su propio destino: vivirá su vida en el plano material según las leyes de la 
inteligencia creadora, y no más según las de la mentira cósmica mantenida por la intervención 
subliminal de las fuerzas psíquicas activas a través del velo del pensamiento involutivo. 


La psicología se convertirá en una ciencia cada vez más oculta y avanzada. Se ocupará de 
la naturaleza de la psique, de acuerdo con las leyes profundas de los mundos a los que pertenece 
y a los que está ligada. Desde el momento en que los propios científicos tomen conciencia, 
entrarán sin temor en este territorio que siempre ha estado bajo el control de inteligencias 
descentralizadas, cuyo poder de manipulación desafiaría cualquier imaginación humana 
ingenua o excesivamente intelectualizada. El nuevo hombre descubrirá que la ciencia del 
espíritu es infinita, y que la constitución psicológica del ego depende del nivel de inteligencia 
de las fuerzas subliminales de su mente, que utilizan sus emociones para eludir su verdadera 
inteligencia. También verá que el conocimiento sólo puede ser integrado por el hombre cuando 
se ha elevado por encima de las murallas del conocimiento para conquistar su realidad. El 
hombre nuevo alcanzará su realidad cuando ya no la experimente subjetivamente. Es entonces 
cuando librará una ardua lucha contra todo lo que es astral en él, y que es responsable de la 
ilusión psicológica de sí mismo coloreado por las memorias raciales y culturales. 


El próximo ciclo despertará a aquellos que están listos para tomar conciencia de su 
realidad y poner fin a la psicología primitiva del hombre. Estos nuevos seres se darán cuenta de 
que la mayoría de los hombres de la tierra están psicológicamente subdesarrollados y que, 
debido a su vínculo con las naciones, razas, culturas, recuerdos, experimentan una conciencia 
primaria y se ven cada vez más abrazados en una forma de energía psíquica que no tiene 
relación con la realidad del hombre perfectamente individualizado. 


El nuevo ser tendrá la gran alegría de no tener que vivir más su vida mental y emocional 
de acuerdo con las leyes culturales de su entorno. Descubrirá que el nivel de conciencia de su 
raza y nación no puede corresponder a su necesidad interior de ser libre y tener acceso a su 
conocimiento. Desde el día en que el hombre tenga acceso a su propio conocimiento, destruirá 
el puente entre él y su raza, su cultura, viviendo ahora sólo de acuerdo a lo que conoce. Será el 
comienzo de una nueva generación de seres libres en la mente, nunca más influenciados por su 
origen cultural o racial. Esta experiencia sin precedentes creará una gran lágrima, porque el 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 24 - La psicología humana y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 234 


hombre de luz, solo en entender lo que conocerá, también será el único que podrá entender la 
naturaleza oculta de su nueva conciencia. 


Cuando el hombre haya comprendido el subdesarrollo psicológico de su raza y cultura, 
ya no podrá vivir sus principios de mente y emociones de acuerdo con los preceptos de los 
tiempos antiguos. Como sólo puede propugnar su propia forma de vida, la vida antigua le 
parecerá una forma sutil de esclavitud psicológica, que lo mantuvo en equilibrio provisional 
mientras existió un cierto equilibrio dentro de la vida de la raza o la cultura. El subdesarrollo 
psicológico de la mayoría de los hombres le parecerá obvio, y finalmente se volverá hacia sí 
mismo, sin miedo ni culpa. 


Los hombres son esclavos de su subdesarrollo psicológico. La próxima era verá surgir tal 
cantidad de nuevos conocimientos que los pueblos, a través de los individuos más avanzados, 
evolucionarán a su vez, y las viejas formas de psicología regionalizada se desvanecerán 
gradualmente. El nuevo hombre reemplazará al viejo en las naciones atrapadas en la memoria 
histórica, desfiguradas por la psicología primaria y sin inteligencia real. El nuevo ser luchará 
internamente contra la psicología de su raza y cultura, y sus sentimientos personales serán 
fuertemente sacudidos durante el choque que seguirá a su despertar y a su conocimiento. Esta 
sacudida lo fortalecerá gradualmente y lo llevará a comprender que la psicología de una raza o 
cultura, y lo que contiene en valores, es parte de la conciencia de un pasado colectivo y no de 
un presente individualizado. Esta comprensión será absoluta, y el hombre nuevo, según los 
acontecimientos de la vida y su creciente fuerza interior, se verá obligado a actuar para liberarse 
de la conciencia colectiva de la masa. De este modo, tomará el control psicológico de su propia 
conciencia a medida que ésta evolucione hacia el conocimiento universal de todos los hombres. 


Esto marcará la primera etapa de la nueva conciencia, que coincidirá con el futuro de una 
ciencia superior. El hombre sólo tomará el control psicológico de su conciencia cuando se libere 
emocionalmente del poder de la psicología de masas; su liberación sólo será posible en la 
medida en que haya comprendido que la psicología popular no es parte de la realidad del 
hombre, sino del nivel involutivo de la conciencia humana, en la etapa actual de su evolución. 


La conciencia psicológica del hombre nuevo estará firmemente arraigada en la totalidad 
de su yo universalizado y libre de los velos creados por los recuerdos de la involución. Una 
nueva vida interior seguirá a esta integración, y el hombre progresará a un ritmo acelerado hacia 
una comprensión total de sí mismo. Esta nueva cualidad de la conciencia evolutiva reparará 
todo lo que se desgarró en el hombre durante la involución, y le devolverá la plena conciencia 
de sí mismo, esencial para la búsqueda de una vida perfectamente equilibrada y creativa. 


La psicología del hombre, su forma de interpretar la realidad, se basa tanto en su reacción 
a la materia como en la contribución de las fuerzas psicológicas a su cerebro. Estas fuerzas 
están, en general, suficientemente equilibradas para que el ego tenga una clara impresión de 
alguna forma de individualidad. Pero está sujeto a cuestionamientos cuando corre el riesgo de 
perder el equilibrio o siente que la alfombra de su conciencia se desliza bajo sus pies. A medida 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 24 - La psicología humana y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 235 


que las fuerzas psíquicas del ser se vuelven cada vez más incontrolables, comienza a darse 
cuenta de que algo en él se apodera de él o que la vida se vuelve cada vez menos controlable. 


Como el plano astral es muy activo a través de la conciencia humana, la psicología del 
individuo, durante su involución histórica, nunca ha dejado de ser el producto de una sutil 
influencia que busca mantenerlo lo más lejos posible de su fuente, su inteligencia real, para 
mantener en su conciencia la ignorancia de las leyes ocultas del espíritu y del alma, de la vida 
y de la muerte. 


El conocimiento psicológico del hombre es claramente insuficiente en el campo de las 
perturbaciones psicológicas creadas por las entidades; éstas tienen el poder de utilizar las 
fuerzas vitales del hombre, hasta el punto de afectar incluso la materia del individuo o la de su 
entorno. El libre comercio entre las ciencias académicas y las ciencias más ocultas no existe 
todavía lo suficiente como para permitir que la ciencia ortodoxa se beneficie de la experiencia 
de investigadores solitarios que, al rasgar el velo psíquico del ser, han permitido que se arroje 
cierta luz sobre los misterios de la psique. La ortodoxia ha forzado a estos centros de ciencia 
marginal a hacer todo lo posible para no interferir con la evolución estandarizada de una 
psicología más controlada; pero la evolución de la ciencia marginal continúa y crece a pasos 
agigantados a medida que la necesidad de un estudio más universal del hombre aumenta día a 
día. Un número creciente de individuos están experimentando conflictos con fuerzas que sólo 
ellos perciben, sin comprender que estas mismas fuerzas siguen siendo catalogadas por la 
ciencia oficial, sin que los trastornos psíquicos estén directamente relacionados con la actividad 
de entidades atrapadas entre la materia y el plano astral a las que no han llegado tras una muerte 
no aceptada. Estas entidades sufrientes necesitan la ayuda de médiums calificados para realizar 
sus ilusiones y dejar libres a los individuos cuyas fuerzas vitales utilizan. 


La mente del hombre es grande y puede comprender tanto lo material como lo invisible 
de los planos. La evolución de una ciencia que se beneficiará de su investigación en el campo 
desconocido de la aflicción psicológica de la posesión requiere que la ciencia ortodoxa y las 
ciencias ocultas serias se encuentren a medio camino para la protección del ser contra la 
contaminación astral, que corre el riesgo de causar un mayor número de víctimas mientras el 
hombre atraviesa el período más difícil de su historia. La psiquiatría no puede reducirse 
indefinidamente a la farmacología en su tratamiento de la locura. Nuevos recursos de la mente 
no cartesiana eventualmente ayudarán en el estudio de los problemas de enfermedad mental, en 
conjunto con la asistencia psiquiátrica tradicional. El poder del cerebro humano para descubrir 
los secretos del fracaso psíquico no debe ser retrasado por una ciencia que está destinada a estar 
llena de buena voluntad, sino que los límites psicológicos del ego amenazan con conducir a un 
callejón sin salida en el que los propios psiquiatras se convertirán en víctimas de su mecánica 
mental. 


La mente no es materia, y otros recursos, paralelos a la farmacología, pueden ayudar a 
resolver problemas que surgen de una dimensión psicológica que debe ser absolutamente 
explorada más allá de los estándares académicos. Esto requerirá naturalmente una gran apertura 
de mente por parte de aquellos que se atreven a aventurarse en áreas de la psique que siempre 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 24 - La psicología humana y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 236 


han estado confinadas a la experiencia particular de los sensibles, psíquicos y médiums que a 
menudo han adquirido sus facultades después de grandes pruebas morales. 


No es normal que los grandes hombres de la tierra consulten en secreto a personas 
sensibles durante sus turbulentas vidas, mientras que la ciencia está encerrada en sus principios 
simplemente porque no puede tratar con lo invisible de acuerdo con sus métodos. La mente es 
mucho más aficionada y cercana a lo inaccesible de lo que sugieren las actitudes pomposas de 
los técnicos materiales. Es admirable y absurdo encontrarse con estos técnicos fuera de sus 
circuitos habituales, a caballo entre dos plataformas: la ciencia oficial y la ciencia oculta. Su 
doble juego es comprensible considerando su necesidad de no romper lazos con sus 
compañeros de trabajo, pero habrá que hacer un esfuerzo para abrir sus filas a otros individuos 
que también están buscando resolver el importante problema de la técnica psíquica. Si las dos 
ciencias no se unen en un esfuerzo creativo, las ciencias ocultas ocuparán cada vez más espacio; 
entonces veremos seres que se mueven hacia estas ciencias sin el apoyo de una mayoría de 
técnicos reconocidos por la sociedad, y se crearán abusos de poder o encantamientos a partir de 
técnicas psicológicas. 


La psicología del ser se mezcla con los planos de la realidad subliminal a niveles que 
desafían y siempre desafiarán a la técnica. Que este último pueda desarrollar el mal, esto es un 
logro; pero que deje al individuo atrapado en una farmacología que pretende ser el último y 
único remedio, es fracasar ante el gran problema del hombre con su posesión por parte de las 
entidades. Cada vez más personas serán observadas, en clínica o en privado, sujetas a la 
comunicación con las entidades, y sólo serán tratadas sintomáticamente. 


Estos individuos necesitan más que una teoría de su maldad; necesitan personas 
entrenadas en el arte de comunicarse con estos planos, para alejar de ellos a las entidades que, 
entre la vida y la muerte, arrastran en los corredores etéricos de la memoria sin poder escapar, 
debido a su incapacidad para saber que están realmente muertos y más allá de la materia viva 
de su cuerpo material. 


La psicología del ser va más allá de la simple manifestación psicológica del yo subjetivo. 
El hombre es un ser multidimensional cuyos centros psíquicos pueden ser utilizados por fuerzas 
de las que la ciencia no tiene ni idea. El peligro es grave. El espíritu del hombre nuevo no puede 
permanecer indiferente a la naturaleza de las fuerzas que trabajan a través del ego; con 
demasiada frecuencia se ha visto afectado por choques que han abierto los centros psicológicos, 
creando así corredores de entrada a entidades atrapadas en un mundo que no es ni parte de la 
vida ni de la muerte, sino simplemente de la memoria. 


Cada vez más psiquiatras y psicólogos se sienten impotentes ante el creciente problema 
de las enfermedades mentales. Ya están golpeando la pared de su creatividad, que se ha vuelto 
impotente para entender realmente la psique humana. Por otro lado, no se atreven a dirigirse a 
quienes tienen las respuestas a este campo de la vida, basado en facultades altamente 
desarrolladas, que en algunos casos llegan hasta la comunicación con planes de vida que van 
más allá de lo conocido. Puesto que la ciencia oculta de la mente es demasiado vasta para ser 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 24 - La psicología humana y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 237 


incluida en un sistema cartesiano, pero puesto que también está muy cerca del hombre o ser que 
la practica, aquellos que se atreven a ir más allá de los límites de lo conocido sólo pueden 
enriquecer su propia experiencia, si no logran concluir un matrimonio entre lo racional 
cartesiano y lo suprarrenal. Al menos, tendrán acceso a las respuestas sobre la organización 
invisible de los planes que subyacen a la psicología del ser y podrán, a su manera, responder a 
las necesidades de quienes acuden a ellos, congelados por la incapacidad de deshacerse de esas 
entidades que contaminan sus vidas y arriesgan ponerlas en manos de una ciencia insuficiente 
pero llena de buena voluntad. El hombre necesita mucho más que buena voluntad. Sobre todo, 
necesita coraje interior y una gran falta de orgullo en la evaluación de la realidad que presupone 
la ciencia de la materia. 


Basta con mirar el daño de la ciencia en el mundo de la contaminación, por nombrar sólo 
un aspecto, para reconocer que los científicos de hoy en día no tienen conciencia de las 
consecuencias de sus descubrimientos; viven en el éxito del descubrimiento a corto plazo, 
mientras que la vida de un globo terráqueo o de un hombre es un proceso infinitesimal, que sólo 
una conciencia supra-desarrollada puede considerar a partir de la información transmitida por 
una inteligencia creativa, no basada en la ceguera del ego sino en la claridad de la mente. 


La psicología del ser no puede disociarse de las estructuras psíquicas de la mente. Estas 
estructuras están aún lejos de ser conocidas y oficialmente entendidas por la ciencia. La mente 
del hombre evoluciona en relación con las ideas y no en relación con su materia. La materia 
cerebral se estabiliza en su evolución, mientras que las ideas evolucionan constantemente. Así, 
la psicología del ser evolucionará según las ideas y ninguna idea, ni siquiera la oculta, puede 
ser excluida de la evolución de la conciencia humana, hasta que la psique integral y la mente 
reflexiva se unan para dar al hombre una percepción global de la realidad de su génesis. El 
hecho de que el ego se oponga a este proceso por razones intelectuales o formativas de ideas 
ocultas es parte del tiempo necesario para la evolución de la mente humana. Cuando llegue el 
momento, la ciencia se verá obligada a unirse a una ciencia más penetrante y creativa, porque 
el hombre no puede estar atrapado indefinidamente en una conciencia congelada en la memoria 
de la involución. La evolución de la conciencia humana hacia las alturas de la ciencia psíquica 
del ser es necesariamente lenta, pues el hombre no es lo suficientemente poderoso, 
psíquicamente, para apoyar ideas que perturban su mente condicionada por la materia y los 
límites históricos del conocimiento humano. Las generaciones futuras serán conducidas a 
nuevas trascendencias de la conciencia mental, que plantearán cuestiones fundamentales sobre 
el origen de la conciencia, porque no estará bajo el control del ego, esta ventana sobre el 
espacio-tiempo material. La materia no puede dañar la evolución de la conciencia y su ciencia, 
porque incluso la materia está gobernada por fuerzas que subyacen a su aparente organización 
material. 


El mundo de la muerte es un mundo paralelo, cuya realidad no está fijada en la materia 
sino en la memoria del hombre: la experiencia. La forma existe más allá de su densidad 
material. El hombre encuentra difícil admitir esto, porque el pensamiento sólo acepta la 
manifestación sensible de su forma. Tan pronto como evalúa los dominios suprasensibles de la 
experiencia, debe disociarse del material psicológico inferior para adaptarse a una vibración o 
material de otro orden. La psicología del ser atraviesa la dimensión material del hombre y lo 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 24 - La psicología humana y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 238 


expone a mundos paralelos cuya realidad dispone instantáneamente de las opiniones nacidas de 
la limitación de los sentidos frente a la inteligencia de la realidad y su génesis. La involución 
ha forzado al hombre a pensar en términos de lo que sus sentidos le permiten percibir e integrar 
una realidad en la medida de su inconsciencia, mientras que la evolución empujará la 
conciencia humana más allá de los límites de lo conocido. Lo desconocido hoy formará parte 
de la realidad del mañana y lo conocido hoy se desvanecerá en la memoria de la insuficiencia. 
El evento mundial que marcará la ruptura entre la nueva y la vieja mentalidad será el 
advenimiento de fuerzas psíquicas en la próxima conciencia humana, lo suficientemente 
despierta como para empujar hacia atrás la pared de lo inexplicable. A partir de esta 
manifestación, el fundamento del conocimiento humano será sacudido: la materia, una vez 
puesta bajo el control de la mente superior del nuevo hombre, vibrará en las cuerdas de la 
conciencia humana que, en el pasado, ya habían conocido una resonancia hacia lo oculto de la 
vida sin conocer sus verdaderos parámetros. Para la mente antigua del hombre involutivo no 
estaba lo suficientemente desarrollada psicológica y mentalmente para enfrentar con 
inteligencia la realidad que va más allá de las convenciones del pensamiento o memoria 
humana. 


La física de la materia será la primera en admitir que el átomo no corresponde a la 
definición clásica del modelo utilizado por el investigador para estudiar los principios de la 
materia. Reconocerá el hecho de que la energía, a un cierto nivel de manifestación, corresponde 
cada vez más a una inter-penetración de diferentes fuerzas simultáneas, que dan al átomo su 
característica clásica. 


La ciencia descubrirá que el fenómeno de la fuerza generada detrás o más allá del modelo 
atómico es directamente proporcional a la calidad de la fuerza que la mente está dispuesta a 
darle, dependiendo de su nivel de evolución psicológica. Esto significa que el fenómeno de la 
energía es identificable y proporcional a la convención psicológica de la mente en evolución y 
que, en la medida en que esta mente evoluciona, las características de la energía cambian para 
dar a la fuerza, o fuerzas materialmente activas, micro-valores psico-materiales infinitamente 
variables. A partir de estas nuevas modalidades de conciencia científica, el hombre descubrirá 
que el mundo de la muerte y la psicología del ser están conectados por un puente energético 
cuya naturaleza está directamente fijada en la conciencia humana a través de su cuerpo astral. 
Antes de que el hombre pueda darse cuenta de esto, el cuerpo mental superior debe ser 
perfeccionado; el hombre debe liberarse psíquicamente de lo conocido, pues éste es una de las 
fuerzas que imponen limitaciones históricas retardantes a su psicología y, por lo tanto, a su 
mente. 


El eslabón perdido en la evolución de la conciencia será descubierto, y el ego será capaz 
de reconocer por sí mismo la existencia de las fuerzas psíquicas que hacen de la psicología un 
tópico memorable, útil sólo en la medida en que el hombre crea en lo que sabe. Cualquier 
creencia mental inferior del ego está sujeta a fractura cuando la conciencia global está lista para 
fijarse en el hombre. Las fuerzas psíquicas son parte de las fuerzas del universo que, en 
manifestación involutiva, dan la apariencia de una realidad basada en premisas intelectuales 
inferiores. Mientras el hombre no vaya más allá de la imaginación de la muerte para 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 24 - La psicología humana y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 239 


comprender su presencia dentro de su propia psicología egoísta, no podrá liberarse de las 
fuerzas psíquicas inferiores. 


Mientras el hombre no tenga una comprensión objetiva de la muerte, no puede disociarse 
de la memoria egoísta, que transforma su mente en una esfera psíquica dominada por conceptos 
que sirven para mantenerlo prisionero de sus sentidos y de las consecuencias de esta alienación 
en la mente dormida. Mientras el hombre no haya ido más allá de los límites de lo psicológico 
conocido, no tendrá acceso a la infinidad de conocimientos psicológicos y su conocimiento del 
ser y de la vida se retrasará. La evolución de la conciencia humana no tiene nada que ver con el 
progreso psicológico de la ciencia; se basa en la inversión egoísta de su concepción de la 
naturaleza de la realidad. 


Lo real es parte de lo que está más allá de la muerte, más allá de la memoria. La memoria 
del hombre lo mantiene prisionero de sí mismo y obliga a su ciencia a fosilizarse, aunque 
proyecte una progresión material. Esta progresión se basa en la función de la memoria y la 
conexión astral de esta memoria antes de la muerte. El futuro involutivo del hombre o su 
experiencia es conocido y programado en el plano astral, mientras que el futuro evolutivo del 
hombre es totalmente desconocido, porque es parte de la fusión del ser con su propia luz. Para 
que el hombre pase de la involución a la evolución, no tiene otra opción que transgredir los 
límites psicológicos de su conciencia, que son parte de su vínculo con la muerte, un primer 
plano paralelo establecido por la energía de la memoria más allá de su conciencia planetaria. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 24 - La psicología humana y el mundo de la muerte 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


25 


El fenómeno OVNI 
y la humanidad futura 


El fenómeno OVNI no será impugnado indefinidamente por la humanidad y sus 
gobiernos, ya que sirve como el primer contacto entre el hombre y otros niveles de vida en 
evolución. Este fenómeno representa no sólo un posible contacto entre el hombre y otras 
civilizaciones, sino también un plan de evolución superior para la civilización humana. El 
contacto entre el hombre y estas civilizaciones avanzadas sólo será reconocido oficialmente en 
la Tierra durante la manifestación de la Regencia Planetaria. Algunos hombres habrán 
alcanzado un nivel muy alto de conciencia, que será capaz de soportar el grado de energía 
liberado por estas inteligencias en contacto con una raza inferior. El nuevo hombre acogerá con 
beneplácito este contacto entre los extraños y la tierra, pues ya habrá superado las condiciones 
psicológicas del ego, que amenazan a cualquier individuo que no haya logrado vivir en 
equilibrio total con estos seres cuyo origen sistémico los coloca naturalmente en un campo 
energético superior e integrado, diferente al de la tierra. 


El hombre no debe preocuparse demasiado por este fenómeno, ya que sólo desarrollaría 
una forma de frustración. El ser humano aún no tiene la conciencia necesaria para enfrentar esta 
experiencia con impunidad. Los que lo conocían estaban marcados con él y sólo podían obtener 
una pequeña fracción de su valor real. Estas civilizaciones no han recibido el mandato de 
contactar fraternalmente al hombre en la tierra; por lo tanto, este último sólo puede ser tratado 
como un conejillo de indias. La evolución de una conciencia superior en la tierra, al final del 
ciclo y durante la evolución, permitirá que estas inteligencias fraternicen y trabajen con el 
hombre. La tierra tiene sus cámaras de luz y sus puertos de conexión terrestres. Estos centros 
de energía estarán abiertos al nuevo hombre, cuando haya evolucionado en su conciencia y 
perfeccionado sus principios. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 241 


El fenómeno OVNI representa la parte más vanguardista de una misión interplanetaria 
para investigar y evaluar la vida en la tierra y su progreso. Por el momento, esta misión no tiene 
una relación estrecha con las autoridades. Representa sólo una impresión débil que sirve para 
advertir al hombre contra los abusos de su ciencia militarizada. El papel de estas misiones es no 
interferir con el hombre o sus decisiones, porque las fuerzas de ultramar no conocen el plan 
evolutivo de la tierra. Esto es parte de la fusión del hombre, por lo que el secreto está ligado a 
las fuerzas de la vida unidas a la tierra, que vienen de esferas más altas que las de la antimateria. 
Sin embargo, las fuerzas que han creado las tecnologías supra-materiales trabajan 
estrechamente con las nuevas fuerzas de la tierra, en permanente fusión con el hombre nuevo. 
Es sólo al final del ciclo que se hará la conexión, y que las fuerzas de la antimateria podrán venir 
a la Tierra oficial y abiertamente. 


La evolución de la humanidad y su ciencia está directamente relacionada con el fenómeno 
OVNI. Los gobiernos, a su debido tiempo, conocerán a los agentes responsables que 
establecerán este vínculo, y toda la civilización se beneficiará de esta nueva relación entre el 
hombre y otras civilizaciones que evolucionan en planos superiores de la materia. Los siglos 
futuros no pueden compararse con los que marcaron la involución, porque la luz proveniente 
de estos otros centros de vida en el cosmos repelerá la oscuridad de la civilización judeo- 
cristiana. El fin de la civilización actual se hará según un orden establecido, y la humanidad ya 
no confundirá su futuro con su pasado. 


Existe un vínculo universal entre el hombre en la Tierra y los seres de otras partes de la 
galaxia. Este vínculo se restablecerá para que el hombre pueda evolucionar más allá de los 
confines psicológicos de su conciencia experimental e involutiva. 


Este vínculo universal entre la Tierra y la galaxia estará conectado cuando siete hombres 
hayan alcanzado un nivel más alto de conciencia en la Tierra. Esto marcará el momento en que 
la humanidad pasará de la involución planetaria a la evolución cósmica o universal. La 
evolución de la humanidad está directamente ligada a la de otras civilizaciones, pero la 
naturaleza humana sólo mejorará su condición interior cuando el hombre haya enfrentado su 
realidad interior, dictada hasta ahora por las fuerzas ocultas del astral. El contacto entre la 
humanidad y el fenómeno OVNI no será suficiente en sí mismo, porque todas las razas en 
evolución en el cosmos local o externo tendrán que enfrentarse eventualmente a la comprensión 
de la muerte y la luz, para conocer la verdadera libertad. Esto sólo puede venir de la fusión entre 
los principios de la vida planetaria y la fuente de energía que los impulsa. 


Aunque el fenómeno OVNI es de importancia primordial para la humanidad, en términos 
de ciencia y política mundial, representa sólo una pequeña parte de lo que el nuevo hombre 
debe descubrir en el nivel interno de su conciencia. Por eso, además, el contacto oficial entre la 
tierra y el espacio sólo tendrá lugar cuando la Regencia Planetaria se haya establecido en el 
globo, para que el hombre no se deje engañar por estas inteligencias de otros lugares. Estos 
seres son hombres, como el hombre de la tierra, aunque su ciencia es mucho más avanzada que 
la suya. Pero la ciencia cósmica de la materia es secundaria a la ciencia de la luz o de la 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 25 - El fenómeno OVNI y la humanidad futura 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 242 


inteligencia. El nuevo hombre será la nueva fuerza de la conciencia de la tierra, y las 
civilizaciones del espacio pasarán a través del Consejo Hombre-Luz antes de establecer 
estrechas relaciones de colaboración con los gobiernos de la tierra. 


El estudio del fenómeno OVNI le da al hombre la oportunidad de tomar conciencia de los 
eventos materiales relacionados con estas importantes expediciones a su planeta. Pero llegará 
el día en que la conciencia superior de una comunidad evolucionada servirá de control cuando 
estas visitas se hagan a escala oficial y global. El fenómeno de los OVNIS permitirá a la 
humanidad desarrollar una nueva ciencia, pero sólo puede ser difundida en todo el mundo 
cuando se hayan producido cambios importantes. La tierra recobrará la conciencia de su 
destino, y mientras el hombre sea perturbado por sus acciones destructivas, sufrirá las 
consecuencias. 


Las leyes de la energía obligarán a la humanidad a sufrir el choque creado por estas 
actividades anti-vida y anti-humanas. El poder del astral es muy poderoso y el ser humano 
tendrá que apoyar su actividad hasta que la Regencia Planetaria haya formalizado su presencia 
en los gobiernos del planeta. Esto vendrá al final del ciclo, durante este período en que la 
programación política del planeta habrá demostrado que los hombres de la tierra necesitan una 
ayuda más elevada para elevar su conciencia, y para permitirles darse cuenta concretamente de 
lo que el universo tiene, mientras que la tierra ofrece. 


El fenómeno OVNI no es parte de la vida humana, sino parte de la vida de los mundos 
paralelos. Sin embargo, si el hombre no toma conciencia de su verdadera naturaleza, se verá 
obligado, dependiendo de los acontecimientos asociados a este fenómeno, a darse cuenta de 
hasta qué punto fuerzas desconocidas pueden alterar su conciencia y hacer de ella un 
receptáculo para la inseminación de ideas que no forman parte de su realidad integral. El 
fenómeno OVNI será cada vez más obvio para el hombre, pero no será la evidencia de su 
realidad objetiva o subjetiva la que salvaguardará su conciencia y lo alejará del gran peligro que 
le espera a cualquier raza que haya perdido su afinidad con el vínculo universal, su fuente, su 
luz. 


Los mundos paralelos tienen éteres de vida más o menos similares a los del hombre, con 
la excepción de que las inteligencias, o los seres que las habitan, tienen la capacidad de tratar 
con la luz, como lo terrenal compone con la materia. Esto les da el poder de intervenir en la 
conciencia humana que aún no tiene la ciencia de la luz, la ciencia de manipular la energía 
desde el plano mental. Estas inteligencias que evolucionan en mundos paralelos ya han 
conquistado la materia, y su ciencia se aplica sólo a niveles que, para nosotros, hacen de nuestra 
ciencia empírica un simple estudio de las fuerzas materiales. El universo está formado por 
planes de vida más o menos evolucionados, más o menos capaces de intervenir directamente 
por el poder mental en la organización de la energía nebulosa. Es la organización de la energía 
de la nebulosa la que da a estos seres el poder de interceptar al hombre en niveles de conciencia 
que, en relación con una mente involutiva, son de orden supra-natural. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 25 - El fenómeno OVNI y la humanidad futura 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 243 


El hombre destruirá esta ilusión cuando se dé cuenta de que la energía de la nebulosa, 
manipulada por las mentes avanzadas de las razas superiores, no tiene poder sobre la conciencia 
integral o unificada de una raza que ha comprendido, a través de la experiencia interna, que la 
naturaleza de la realidad no puede ser perturbada o confundida por fuerzas ajenas a su 
experiencia, en la medida en que esta raza no se deja magnetizar por estas mismas fuerzas. 


Llegará el momento en que el hombre y estos mundos paralelos se reunirán oficialmente, 
pero este tiempo no se manifestará sin que el hombre de la tierra tenga acceso a la fusión de la 
mente. Tan pronto como un ser en un globo en evolución se fusiona con la energía del espíritu, 
los corredores etérico-materiales se rigen entonces por leyes universales que impiden que 
cualquier raza interfiera groseramente en la evolución de ese planeta. Seres de otros tiempos 
sólo visitarán oficialmente la tierra cuando el hombre fundido haya pasado a otro tiempo. Es a 
partir de este momento que la humanidad se asegurará en su experiencia interplanetaria, y que 
el hombre integral se convertirá, por sus propios poderes, en el puente hacia la próxima 
evolución. El espíritu del hombre no es parte de la energía de la nebulosa; en otras palabras, la 
energía que mueve al hombre en el plano superior de su conciencia no puede ser condicionada 
por esta energía que corre el riesgo de afectarlo magnetizándolo en el plano mental inferior: su 
intelecto. Esta es la única seguridad que el hombre tiene contra cualquier contacto con las razas 
avanzadas en la manipulación de la energía nebuloica. La mente superior del hombre nuevo es 
una mente pura, que no puede ser condicionada por ninguna forma de inteligencia en la 
evolución de la experiencia, ya sea del hombre mismo o de seres de otros tiempos o del astral. 
El plano astral es también parte de la energía nebuloica, debido a su vínculo con la memoria 
toda la energía nebuloica está compuesta. Además, sólo la mente está más allá de la memoria, 
porque sólo la mente es una fuerza creativa absoluta, que no requiere ni origen ni fin para 
manifestar su movimiento en los éteres de la vida. 


La humanidad está entrando en un nuevo ciclo de evolución. Las fuerzas de antaño, que 
impusieron alguna forma de dominación sobre la conciencia humana, serán gradualmente 
repelidas por la conciencia del hombre integral. 


El fenómeno OVNI siempre sigue siendo un fenómeno de gran importancia para el 
futuro, pero no constituye ningún peligro para la realidad evolutiva o la permanencia de la raza, 
porque son las fuerzas de la luz las que responden a la realidad del futuro del hombre, y no las 
razas extraterrestres. Cualquier confusión entre las razas de luz y las extra-planetarias creará en 
el ser una ambigiledad con respecto a los misterios de la evolución; esta ambigúedad durará 
mientras no se haya dado cuenta de la naturaleza absoluta de su libertad como ser evolutivo. La 
luz del hombre, su mente libre de toda forma de manipulación, constituye su única fuerza, su 
única seguridad y su único absoluto, cualesquiera que sean las fuerzas dominantes que quieran 
ejercer alguna influencia contra él. El hombre nuevo lo sabrá, y su poder será absoluto y libre 
de confusión. 


El fenómeno OVNI está bajo el control de los actores, y no bajo el del hombre. Esta 


condición permanecerá hasta que la humanidad termine sus últimas experiencias como una raza 
menor en la galaxia, las cuales se espera que continúen por unas cuantas décadas más. Sin 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 25 - El fenómeno OVNI y la humanidad futura 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 244 


embargo, el ser debe permanecer abierto hasta que este fenómeno se formalice, lo que 
impulsará a la humanidad hacia una nueva curva evolutiva a medida que los gobiernos lo 
experimenten. 


El estado evolutivo de estas razas no es el mismo para todos. Algunos han alcanzado un 
alto nivel de evolución espiritual, mientras que otros sólo son seres favorecidos en su evolución 
en relación con la tierra, debido a las diferencias extremas en su lugar de origen. Todas estas así 
llamadas razas técnicamente superiores no tienen el espíritu de la luz, y es por esta razón que el 
hombre debe entender la naturaleza de su mensaje. Si el ser humano no puede conciliar su 
energía superior con el ego, será víctima de ciertas maniobras oscuras que le dan la impresión 
de que no es producto de la ciencia avanzada, mientras que él representa, en el plano material, 
una dimensión del espíritu que, en el origen, habitó la materia a través de una emulsión 
nebuloica llamada alma. Esta emulsión se desarrolló a lo largo de milenios, bajo la supervisión 
de fuerzas de vida superiores cuyo espíritu representa el aspecto más concreto que se le ha dado 
al hombre para que lo reconozca a través de la fusión de sus principios planetarios. 


Que el fenómeno OVNI se tome en serio o no en esta etapa de la historia de la humanidad 
moderna es irrelevante, especialmente porque estas fuerzas tienen el poder de manifestarse a 
voluntad en nuestro sistema solar, debido a su tecnología inmaterial. Sin embargo, a nivel 
individual, será cada vez más importante que aquellos que experimentan experiencias 
personales con estas fuerzas no sean dominados por ellas en sus mentes, porque la tasa 
vibratoria de estas inteligencias excede las condiciones de nuestro sistema. Estas fuerzas psico- 
materiales tienen el poder de perturbar y confundir, no intencionalmente, sino a través de sus 
propios impulsos superiores. El nuevo hombre será protegido de estas influencias externas, 
debido a su contacto con los mundos de luz. El ego consciente no sufrirá de experiencias que 
son incomprensibles para él, ya que tendrá acceso a todas las respuestas necesarias 
proporcionadas por su doble. Pero antes de que el hombre pueda poseer su propio conocimiento 
frente a las dimensiones desconocidas de la realidad, muchos seres sintientes quedarán 
atrapados en la sutil interacción de estas influencias externas. 


La evolución de la tierra no es sólo el dominio del hombre material, sino también de las 
razas inmateriales que evolucionan en otros planos de la realidad. Esto sólo se hará evidente 
cuando ciertos acontecimientos en el mundo hayan obligado a estas razas a manifestarse, para 
evitar que la humanidad se destruya a sí misma. Sólo entonces las fuerzas de la luz llegarán al 
hombre para que se dé cuenta, en su conciencia, de que la aventura de la vida planetaria debe ir 
más allá para unirse a la aventura cósmica de la conciencia en evolución. 


No se trata de que el hombre crea o no en el fenómeno OVNI. Se trata de comprender que 
el universo es un vasto mapa del mundo en el que la vida está inscrita, en sus múltiples formas 
y no sujeta a las concepciones del hombre sobre la realidad. La realidad trasciende los límites 
planetarios de la conciencia involutiva, y la humanidad tendrá que enfrentarla algún día. Sin 
embargo, la evolución de la conciencia humana no debe fabricar sobre las dimensiones de la 
realidad que aún no puede comprender plenamente, de lo contrario sufrirá de ciertas ilusiones 
perjudiciales para la inteligencia y la independencia de su mente. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 25 - El fenómeno OVNI y la humanidad futura 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 245 


El hombre debe permanecer fríamente neutral frente al fenómeno OVNI, mientras no se 
manifieste en toda su realidad, porque de lo contrario corre el riesgo de perder su identidad. Las 
fuerzas astrales vigilan al hombre y utilizarán cualquier experiencia extraordinaria para facilitar 
la pérdida de la conciencia y la pérdida de la autonomía mental. 


El fenómeno OVNI es parte de la preparación del espacio-tiempo ajeno al espacio-tiempo 
planetario humano. Es demasiado pronto para que el ser terrenal comprenda objetivamente su 
relación con mundos fuera de su conciencia, porque la conciencia de la tierra no está todavía 
libre de la experiencia planetaria. Mientras este ciclo no termine, el hombre tendrá que cuidarse 
de todo lo que parece estar más allá de su comprensión racional, ya que las razas de otros 
niveles de vida no están en modo alguno limitadas por las normas de la conciencia planetaria 
que han definido, durante la involución, la conciencia del hombre. El fenómeno de los OVNIS 
sólo será plenamente comprendido por los humanos cuando se haya establecido un centro de 
energía mental superior en el globo. Aunque este centro energético se encuentra en proceso de 
desarrollo, aún no ha llegado el momento de que el hombre se aferre primitivamente a las ideas 
nacidas de encuentros con ciertos tipos de experiencias, porque aún no posee suficiente 
inteligencia creativa para ver a través de las formas mentales o ideas creadas por estas 
inteligencias, que utilizan el cerebro humano tal como el hombre hoy utiliza el cerebro 
electrónico. La ciencia inmaterial está tan avanzada en relación con la ciencia material de la 
tierra que cualquier función manipuladora de estos planos equivale, en la conciencia humana, 
a una acción incontrolable y posesiva. 


Para el hombre involutivo, el fenómeno OVNI es sin duda una medida de su ignorancia. 
Esto es tan grande que la mera idea de que las inteligencias vienen de otras partes de la galaxia 
y pueden manifestarse científicamente por medios tan avanzados en poder, conduce al hombre 
a un estado de conciencia dominada. Esto va en contra de la realidad cósmica del hombre, que 
quiere ser capaz de conversar y trabajar creativamente a escala de toda la galaxia con otras 
razas, en una longitud de onda universal. 


El fenómeno OVNI constituye una verdadera interferencia en la vida humana, y lo ha sido 
desde el comienzo de la humanización de la raza. Hay un punto más allá del cual ninguna raza 
avanzada puede interferir en la evolución de una conciencia planetaria, y este punto fue 
establecido en el globo en 1969. El futuro de la raza humana no estará garantizado por la lucha 
del hombre contra sus propios sistemas, sino por el del hombre integral contra las fuerzas 
atrasadas de la involución. Buscan por todos los medios retrasar la evolución de la tierra y de 
la conciencia humana, aprovechando las ventajas técnicas y psicológicas que provienen de sus 
estudios a distancia de la materia humana. El hombre no es simplemente un ser material; es 
también un ser con una dimensión inmaterial que todavía no ha logrado liberarse de su 
envoltura a voluntad. La mayoría de las razas evolutivas superiores tienen interés en mantener 
el status quo de la conciencia humana en el globo, porque el hombre representa para ellas el 
nivel más alto de conciencia que puede ser manipulado a distancia, a fin de mantener en la tierra 
el poder imperial de su civilización extra-temporal. Mientras el hombre no haya superado sus 
ilusiones milenarias, su conciencia será utilizada, tanto en el despertar como en el sueño, para 
impedirle alcanzar sus propios objetivos, el más importante de los cuales es liberarse del 
fenómeno racional del pensamiento subjetivo. Cualquier acceso humano a la telepatía universal 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 25 - El fenómeno OVNI y la humanidad futura 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 246 


impediría que las razas superiores utilizaran sus cerebros para la evolución y la perfección de 
su propia tecnología inmaterial, cuyo principio fundamental se basa en el uso de ciertas formas 
mentales humanas como combustible para penetrar en el éter de la tierra. 


Cuando el nuevo hombre tenga acceso a la visión etérica, descubrirá que cualquier 
dimensión fuera de su campo psico-material de experiencia puede crear, en su mente, formas- 
pensamiento que pueden ser utilizadas en su beneficio. Pero también pueden servirle si son de 
naturaleza espiritual u oculta, porque no forman parte de la conciencia creadora del ser, sino 
que provienen de una conciencia infundida sin su conocimiento, y coloreada según el contenido 
de sus emociones como un ser planetario limitado a la conciencia de sus sentidos. El fenómeno 
OVNI representará un peligro de influencia psicológica mientras el ser humano no haya 
experimentado un cambio vibratorio en la mente. 


Es un error creer que las inteligencias que pueden manifestarse en nuestro sistema solar 
sean parte de la gran hermandad de los mundos de luz o de la inteligencia universal. Un gran 
número de estas inteligencias están ligadas a fuerzas retrógradas que fueron responsables, al 
principio mismo de la evolución humana, de la gran catástrofe que causó la ruptura del contacto 
cósmico entre el hombre y su fuente. Este fue el comienzo de lo que llamamos involución, es 
decir, la distancia cada vez más pronunciada entre el hombre y su fuente creadora, el sector 
cósmico al que pertenecía antes de descender al plano de la encarnación terrenal. 


Puesto que la tierra material no es el lugar natural de la evolución humana, la próxima 
evolución verá más y más seres humanos desaparecer del globo para pasar a un nivel etérico de 
conciencia. Estos seres conscientes ya no serán parte de la humanidad tradicional, y romperán 
el poder oculto de las razas avanzadas que trabajan en áreas de la vida donde la conciencia 
humana es considerada sólo en relación con las necesidades cósmicas, en lugar de ser 
considerada parte del orden cósmico de las cosas. Será la guerra absoluta entre el poder de la 
dominación y las fuerzas eterizadas de la liberación creativa, que los ancianos habían 
reconocido como la conciencia cristiana de la siguiente época. Estará libre de conceptos judeo- 
cristianos, porque ya no pertenecerá al ciclo lunar del planeta, sino al ciclo solar de la tierra. La 
dimensión de este ciclo excede absolutamente cualquier simbolismo asociado con el pasado de 
la humanidad. 


La galaxia es un espacio libre, ingobernado e ingobernable, y las razas que la habitan 
tienen poder sobre la materia; la naturaleza de su gobierno y territorialidad no puede existir en 
la forma actual de la tierra. El fenómeno de los OVNIS no es sólo un orden desconocido para 
la humanidad y su ciencia actual, sino también un orden universal para aquellas civilizaciones 
que han alcanzado un nivel de ciencia lo suficientemente avanzado como para pasar de una 
dimensión temporal a otra. Conociendo sólo el tiempo de su conciencia planetaria, el hombre 
es incapaz de juzgar otros tiempos; es imposible para él en esta etapa de la involución 
comprender los motivos inteligentes que conducen a los seres de otros planetas a 
manifestaciones que no son parte de su experiencia actual. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 25 - El fenómeno OVNI y la humanidad futura 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 247 


La humanidad estará en contacto directo y defectuoso con este fenómeno que la ha 
desconcertado durante milenios; hoy en día, es impotente para definirla, pero en última 
instancia debe comprender las inteligentes relaciones que existen entre los diferentes planetas 
y los diferentes sistemas de vida. El problema actual del hombre en general y del científico en 
particular, enmarcado en una metodología mecanicista, proviene de su manera de razonar y de 
pensar: creen en la lógica porque sostiene su sistema de observación, mientras que pueden ir 
más allá en el modo y el mundo del pensamiento y descubrir que cualquier observación 
subjetiva forma parte de la discontinuidad de la función psicológica del cerebro. Esta 
discontinuidad de la función psíquica ha permitido al hombre desarrollar su lógica a expensas 
de la función psíquica creadora de su plano mental universal. La evolución creará un nuevo 
estado mental en el hombre avanzado, que le permitirá liberarse de la razón subjetiva y pasar a 
una nueva etapa de conciencia mental, dándole así acceso a otro tiempo y espacio. Los seres 
que cargan con la carga psicológica de esta nueva función transformarán la conciencia de la 
tierra; darán a luz en el globo a una ciencia tan poderosa en su creatividad que abolirá su ciencia 
mecanicista que aún hoy seduce a la mente involutiva. Una nueva fuente de conocimiento 
surgirá en el mundo, que revolucionará la ciencia y provocará un cambio radical en el curso de 
la civilización contemporánea. 


El fenómeno OVNI desconcierta a la civilización. Antes de comprender objetivamente su 
realidad, el hombre vivirá a través de la involución hasta su fin, porque este ciclo no va de la 
mano con fenómenos de naturaleza universal. Esto último podría poner fin súbitamente a los 
períodos necesarios para la transformación del hombre y el desarrollo de la conciencia inferior. 
El fenómeno OVNI es parte de la experiencia humana a diferentes escalas, pero su realidad 
objetiva y científica sólo se integrará en la vida de la humanidad cuando el conocimiento 
universal se implante en el mundo. Para que el fenómeno OVNI sea percibido por el hombre de 
una manera inteligente y constructiva, debe tener acceso a la ciencia de la galaxia y esta ciencia 
debe ser transferida a él. Después de esta transferencia, el hombre comprenderá la relación entre 
estos mundos y los suyos. 


Las civilizaciones extranjeras no son fuerzas coloniales. Durante sus expediciones al 
cosmos, buscan aumentar la conciencia de las razas experimentales sin interferir con su lento y 
evolutivo proceso. Por otra parte, mientras no se implante una conciencia universal en el globo, 
estas civilizaciones permanecerán atentas sólo al desarrollo técnico de las razas experimentales. 
El hombre de hoy posee una ciencia cada vez más eficaz y, por tanto, cada vez más peligrosa, 
tanto para sí mismo como para las civilizaciones externas, porque corre el riesgo de contaminar 
no sólo la tierra sino también los éteres sutiles del cosmos. La radioactividad no controlada 
afecta negativamente a los campos magnéticos, que tienen un alcance universal y no sólo local. 
Cualquier interferencia en los campos magnéticos de un globo terráqueo interfiere con otros 
globos y es aquí donde surge la cuestión de la responsabilidad de la ciencia mecánica de la 
Tierra. 


Los campos magnéticos se basan en el principio de la polaridad universal. Cuando es 
perturbada por una manifestación desequilibrada de las fuerzas locales, conduce a una 
disminución de la velocidad de la luz local. La más mínima disminución en la velocidad de la 
luz local afecta la expansión universal de la galaxia y las fuerzas etéricas de los globos chocan, 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 25 - El fenómeno OVNI y la humanidad futura 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 248 


creando trastornos suficientes para poner en riesgo la evolución de las razas. Por esta razón, las 
razas de ultramar se aseguran constantemente de que el progreso de la ciencia en el universo 
local esté de acuerdo con las leyes universales conocidas y aplicadas. Cuando la ciencia 
amenaza el equilibrio etérico universal a cualquier nivel, estas civilizaciones externas aumentan 
sus incursiones y provocan una reflexión que puede llevar a las razas experienciales a ajustar su 
visión de las cosas. Todo esto forma parte de la evolución de los sistemas de vida y está en línea 
con el desarrollo de la inteligencia en el universo. El orden es esencial para la evolución de la 
conciencia racial y planetaria. 


El fenómeno OVNI es ciertamente parte de los misterios del planeta pero también parte 
de las revelaciones. Existe un considerable banco de información sobre estos fenómenos, 
aunque esta información no sea útil para el hombre, porque no está en condiciones de extraer 
de esta información puramente estadística datos que puedan transformar profundamente su 
conciencia. Todavía no ha llegado el momento de que la humanidad se beneficie de ningún 
contacto con el espacio ultra-terrestre. Ella debe vivir a través de los efectos acumulativos de 
su inconsciencia hasta el final. Si la evolución de la humanidad está estrechamente ligada al 
espacio exterior, el contacto universal con estas fuerzas sólo tendrá lugar en condiciones 
totalmente ocultas a la presencia de almas supramentales, una conciencia en proceso de rápida 
evolución en algún lugar del mundo. La evolución de la humanidad será coherente con la 
aparición en el cielo de objetos voladores cuyo acceso a la identidad dependerá de las 
necesidades de la humanidad y de la calidad del ejercicio militar del que sea responsable. 
Incluso si las razas exteriores pueden defenderse contra cualquier agresión militar, su intención 
principal será escapar de ella. Las leyes de la vida más allá del sistema solar son necesariamente 
respetadas por las civilizaciones en expansión en el universo, pero estas leyes sólo conciernen 
a ciertas civilizaciones mientras que otras están libres de ellas. 


Las condiciones para una evaluación objetiva del fenómeno OVNI no son todavía parte 
del tiempo de la Tierra, ya que el hombre todavía no ha encontrado libremente a estas razas. El 
libre contacto entre el hombre integral y estas inteligencias permitirá que la tierra tome una 
nueva dirección en la evolución de sus ideologías. Representará para la humanidad la última 
prueba de madurez, necesaria para encontrar otro tipo de hombre con aquel cuya tierra ha sido 
portadora durante miles de años. Dado que las ciencias de la tierra forman parte de la 
programación del planeta, no representan una ciencia libre y universal. Esta es la razón por la 
que la ciencia de hoy es totalmente impotente frente a la ciencia de otros lugares. La humanidad 
se dirige hacia tiempos en los que el contacto entre el espacio y la tierra será el acontecimiento 
último, que hará temblar la conciencia humana y permitirá una cierta elevación de la mirada del 
hombre hacia un universo más poblado de lo que había pensado. 


Las fuerzas fuera del sistema local son parte de los ciclos de vida a los que muchos 
hombres estaban ligados durante la involución. Esta memoria, generalmente retenida en el ser 
para fijarlo fuertemente en su experiencia presente, se debe a que pertenece a otro tiempo, 
porque el paso de un tiempo a otro crea la ausencia de memoria de tal tiempo. Estas leyes de la 
evolución y de la encarnación protegen al hombre de un pasado que no podía comprender 
mientras habita en una envoltura material diferente, cuya estructura psíquica es apta para una 
raza experimental y lunar. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 25 - El fenómeno OVNI y la humanidad futura 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 249 


La evolución de la raza humana no puede separarse del fenómeno OVNI, porque hará 
posible que el hombre reconozca que existen varias veces en el mismo eje de la vida, y que 
están vinculadas a diferentes escalas de evolución en el universo. Reconocerá a través de este 
fenómeno que la distancia entre él y estos seres es una distancia de la mente y no una distancia 
espacial. La distancia espacial es parte de las ilusiones de la ciencia actual, que concibe la luz 
como una medida absoluta de la velocidad, mientras que representa sólo el valor dado por la 
mente que la manipula o estudia. Una vez que la evolución haya hecho posible comprender 
objetivamente lo que significa la palabra espíritu, el hombre modificará el tiempo y se acercará 
a voluntad a otras civilizaciones que, suponiendo que admita que existen, le aparecerán a 
distancias inconmensurables. La ciencia moderna es joven y el poco progreso que ha logrado 
en las últimas décadas es una característica simple del trabajo científico ya establecido en todo 
el universo en general. La inteligencia creativa no es parte del intelecto; este último es sólo una 
inteligencia mecanizada, porque nace de un cerebro inconscientemente puesto al servicio de la 
evolución cósmica. El hombre será realmente inteligente cuando su ciencia le sea 
proporcionada directamente por la fusión de la mente con el ego. Antes de que este período se 
estableciera en el globo material y en el plano etérico de la tierra, el intelecto seguiría siendo la 
gran prisión de la ciencia moderna. 


El paso del tiempo, el gran misterio de la vida terrenal, es parte de la retención de energía 
en la mente humana. Llegará el momento en que los centros psíquicos del hombre estarán 
abiertos. La conciencia del hombre futuro se ajustará a la conciencia de los extraños y el 
contacto entre la humanidad y estos seres se establecerá permanentemente. 


Un centro de vida etérica y de conciencia debe ser establecido en el globo antes de que 
este contacto pueda tener lugar. Esto está evolucionando en la actualidad. Sin embargo, el 
tiempo permitido para la resolución de la memoria humana en una memoria perfectamente 
cósmica aún no se ha manifestado. El velo del tiempo se rasgará y los hombres se encontrarán 
con razas extrañas bajo condiciones que son parte de la nueva evolución de la conciencia de la 
tierra. Para el hombre, el globo en el que evoluciona representa el espacio definitivo de su 
experiencia, mientras que este plano está ligado a otro plano cuya naturaleza es más 
fundamental y real que el plano material. Este plan estará abierto al hombre integral y los 
tiempos se entrelazarán; la humanidad, finalmente, se liberará de su ignorancia absoluta. 


El contacto entre la humanidad y las razas externas pondrá fin a la involución global de 
las creencias religiosas al facilitar el desarrollo de una nueva configuración del conocimiento 
filosófico. La evolución personal del hombre que ha emprendido su fusión con el doble sólo se 
desarrollará según las nuevas ciencias transmitidas a través de la conciencia supramental. Esto 
instruirá al hombre absolutamente sobre la realidad de los planos universales, y los hombres 
integrados en la energía de este conocimiento servirán como puente entre las razas avanzadas 
de la galaxia y la humanidad futura. 


El fenómeno OVNI tiene como objetivo crear las impresiones necesarias para la posible 
preparación de un contacto entre el hombre y las razas del espacio. Esta preparación escapa a 
la humanidad, porque el vínculo universal no está presente para explicar los principios. Sin un 
vínculo universal, el hombre es incapaz de descifrar los movimientos sutiles que vienen del 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 25 - El fenómeno OVNI y la humanidad futura 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 250 


universo, a pesar de su intelecto desarrollado; es divisivo en un nivel de realidad que, en el 
hecho absoluto del espacio y del tiempo universal, constituye su mayor salvaguardia como 
maestro del espacio. Su visión es tan limitada a su experiencia planetaria que le resulta difícil 
seguir investigando sobre los misterios de la vida en general y los misterios de la tierra en 
particular, porque la mente lógica está ligada a su condicionamiento y no a su inteligencia 
creativa. La noción de creatividad concebida por el hombre de hoy es parte de su imaginación 
astral materializada, y esta programación le sirve de experiencia. 


Para que él pueda comprender objetivamente la realidad del espacio-tiempo superior, 
tendrá que elevar su mente más allá de los límites psicológicos de la lógica planetaria y 
sensorial. La ciencia supramental le llevará a comprender que los efectos del pensamiento 
subjetivo sobre su cerebro le convierten en un ser retardado en inteligencia real, a pesar de su 
progreso en el desarrollo del intelecto racional y mecánico. El contacto entre el hombre y las 
razas de la galaxia nivelará esta condición creada por la ciencia, que sirve para mantener su 
credibilidad frente a una masa menos erudita pero más sensible a los movimientos intuitivos de 
la mente. 


La actividad OVNI es de gran importancia para la humanidad ya que permite al hombre 
de espíritu reconocer que la vida es demasiado grande para un planeta, y que la ignorancia no 
puede cambiar nada en la naturaleza de las cosas. El hombre siempre se ha quejado del poder 
que otros tienen sobre sus pensamientos y, tan pronto como llega el momento de pensar por sí 
mismo, sus rodillas se doblan bajo el peso de su incompetencia. Se pregunta por qué y cómo 
está siendo condicionado poco a poco por otros seres tan ignorantes como él, pero que muestran 
sus diplomas de orgullo intelectual. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 25 - El fenómeno OVNI y la humanidad futura 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


26 


Lo invisible y su realidad 


En la próxima época, la conciencia supramental jugará un papel definitivo en la evolución 
de la conciencia planetaria. Este papel será integral ya que el hombre habrá pasado la etapa 
psicológica de su conciencia, a través de un contacto mental más elevado con lo invisible. El 
hombre consciente ya no experimentará la ignorancia a ningún nivel, y esta nueva libertad 
mental le dará el poder que ha sido retenido durante tanto tiempo. Al descubrir que su 
concepción de lo invisible es sólo una ilusión mental creada por su condición psicológica, sabrá 
que lo invisible goza de una presencia total en su vida y en la de su planeta. Esta realización 
transformará para siempre su conciencia, permitiéndole desarrollar su relación con fuerzas 
cuyo poder creativo siempre ha actuado en los diferentes planos de la realidad humana. 


Lo invisible es una dimensión múltiple de la realidad, y nada puede interferir con su 
acción en la tierra, excepto la voluntad humana del hombre consciente de las leyes de la energía. 
Cuando el nuevo ser haya aprendido todo de lo que debe comprender de su vida interior, se dará 
cuenta con facilidad de que lo invisible es parte de su vida mental y material. Entonces podrá 
emprender acciones a nivel material, con el apoyo de las fuerzas ocultas dentro de él, que le 
ayudarán a acelerar el desarrollo de su ciencia de la vida y la materia. Para ello, el nuevo 
hombre deberá comprender todas las facetas de su vida mental, y este proceso será largo porque 
la relatividad de las esferas es absoluta. 


El plano de la materia inerte es absoluto en sus leyes, como lo son las de la vida vegetal, 
la vida animal, la vida humana y la vida del hombre nuevo, así como las de las inteligencias que 
evolucionan más allá de la materia. El ser consciente comprenderá esto y marcará la diferencia 
entre lo que cree y lo que es, entre conocimiento y conocimiento. Para captar esta diferencia, la 
mente humana será transmutada, es decir, cambiada en profundidad para que la conciencia 
planetaria exceda las condiciones de la ignorancia secular. Como lo invisible no puede ser 
dominado por el ego inconsciente, las fuerzas de la vida en las esferas sólo pueden ser 
controladas cuando el hombre mismo ha evolucionado lo suficiente como para no estar sujeto 
a la manipulación de su conciencia planetaria. La naturaleza mental inferior del hombre 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 252 


involutivo sigue siendo aún hoy una naturaleza animada sin una verdadera conciencia de las 
leyes cósmicas de la energía. La mente humana será elevada a un estado de conciencia 
supramental antes de comandar las fuerzas inteligentes que reúnen todos los circuitos de la 
conciencia activa, a través del mineral, el vegetal, el animal y el humano. Estos reinos básicos 
constituyen una vasta expansión de la vida controlada por fuerzas cuyo nivel de inteligencia es 
más bajo que el del hombre de luz, pero cuya tasa vibratoria sólo puede ser controlada cuando 
el hombre mismo ha excedido los límites psicológicos de su conciencia, coloreados por estas 
fuerzas a través de sus cuerpos sutiles. 


Los planes invisibles reúnen todas las condiciones de vida que el hombre puede mejorar. 
Sin embargo, las fuerzas activas en estos planos pueden alterar su movimiento cuando el 
hombre está en el poder, habiendo evolucionado lo suficiente como para reconocer que la luz 
del ser en él representa la suma total de su energía manifiesta. Mientras el hombre no haya 
realizado este principio, parte de su conciencia permanecerá planetaria, no podrá manifestar la 
luz total de su realidad a fuerzas de mando cuyo ritmo de vibración constituye la división entre 
lo invisible y lo visible. 


Como el hombre está condicionado por sentidos que alteran su conocimiento, posee una 
visión atrofiada de la realidad. Esta atrofia le impone una forma de vida de la que sólo será 
liberado a través de una conciencia desarrollada superior, basada en una nueva ciencia de sí 
mismo. Así, sus centros psíquicos se desarrollarán, hasta que la conciencia sea permanente. 
Sentir la permanencia de la conciencia significará que el hombre vivirá más allá de la 
supervivencia, que ya no agotará sus recursos energéticos al pasar por el plano material. Para 
conocer este estado, el nuevo hombre tendrá que comprender plenamente su vínculo con lo 
invisible para beneficiarse de las fuerzas vitales presentes en estos planos, cuya ayuda y apoyo 
creativo se unirán a su vida planetaria. Los planos invisibles son parte de la realidad 
desconocida, y el humano evolucionado restablecerá el contacto con estos planos de energía 
vital e inteligencia. Tomará en sus manos lo que le pertenece por derecho: el poder sobre la vida 
y la materia. Mientras esté limitado en su conciencia, permanecerá limitado por su naturaleza 
animada, que utiliza su emotividad para bloquear las fuerzas ocultas en él, que pertenecen a 
toda su organización psíquica. 


La evolución de la conciencia eliminará la concepción psicológica de lo invisible que el 
hombre ha mantenido desde su encarnación en la materia. Esta revolución de la conciencia 
tendrá profundas consecuencias para la evolución de la civilización terrestre. La conquista de 
lo invisible creará un nivel de conciencia que permitirá que el ser humano ya no se sienta solo 
en el nivel material, esperando la muerte. La conjunción de eventos cósmicos en la tierra, que 
deben ser experimentados para que este nuevo umbral de conciencia sea cruzado, es uno de los 
pasos que la mayoría de los hombres deben conocer, porque el contacto entre la dimensión 
material y lo invisible sólo tendrá lugar cuando el nuevo hombre se haya dado cuenta de su 
energía. La involución significaba que el hombre tenía que experimentar su energía mientras 
que la evolución gradualmente le enseñaba a controlarla para poder enfrentar su realidad en lo 
invisible. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 26 - Lo invisible y su realidad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD [2233 


El hombre se dará cuenta de los planos invisibles según su nivel de evolución y el ritmo 
vibratorio de su conciencia mental, y según su capacidad de vivir en estrecha relación con lo 
invisible desde la mente superior, lo que lo predispondrá a conocer el vínculo etérico. Las 
barreras físico-espaciales que le obligan a experimentar sólo una experiencia psico-material 
colapsarán, y el hombre se elevará en conciencia en otros planos, conduciendo a un desarrollo 
proporcional de su inteligencia. 


Como todo lo que forma parte de la experiencia material se conoce desde los otros planos, 
según la organización psíquica de la vida, cuando el hombre haya conquistado la última etapa 
de su evolución psicológica, integrará el conocimiento de los mundos paralelos en su vida 
material. Esta transformación será larga, porque los cuerpos sutiles del hombre no pueden 
soportar tal choque sin preparación. 


Lo que más falta en el ser humano de hoy es una nueva y real psicología o ciencia del ser, 
debe conocerse a sí mismo perfectamente, y esto sólo será posible si aprende a reconocer los 
signos sutiles de su contacto con lo invisible durante su vida diaria. Así las paredes que separan 
el plano material de los planos psíquicos se derrumbarán y él tomará el control de su destino. 


Obviamente, la nueva psicología de la conciencia supramental no será fácil de asimilar, 
pues no se basa en los estudios de la mente inferior del hombre, sino en la explicación oculta 
de ésta desde los planos ya abiertos a la conciencia de algunos hombres que han comenzado a 
desmitificar el conocimiento de la realidad. El hombre no puede vivir indefinidamente al 
margen de sí mismo. Algún día tendrá que vivir en el centro de su realidad. 


La psicología de la conciencia supramental pondrá fin a la investigación psicológica del 
hombre, ya que su ciencia oculta le será revelada a través de la actividad creadora de sus 
comunicaciones con el doble, de modo que el hombre ya no buscará conocer las leyes de su 
vida a través de la filosofía especulativa. Vivirá de un conocimiento basado en su estrecha 
relación con lo invisible. El misterio de su descenso a la materia será comprensible, y el 
conocimiento de toda su vida con sus complejos mecanismos será finalmente accesible. Le 
bastará con comunicarse mentalmente, en una longitud de onda libre de toda especulación, 
informativa y cósmica. 


La realidad de lo invisible crece en proporción a la conciencia del hombre. Cuanto más 
consciente sea, más concreta será su conciencia de lo invisible, más comprenderá la vida y más 
podrá acceder a su poder creativo, ya que las fuerzas de la vida provienen de lo invisible, y es 
el control de estas fuerzas lo que impulsará al hombre hacia una nueva curva de evolución. Los 
planos invisibles son parte de la vida del hombre y del cosmos universal. El hombre volverá a 
entrar en contacto con estos planes, liberándose de antemano de su poderosa influencia sobre 
él. Se dará cuenta de que debe domar sus fuerzas vitales e integrarlas en su modo de vida 
material, en lugar de sufrirlas inconscientemente. El hombre nuevo no sólo tendrá que estar en 
contacto con estos planes de vida, sino que tendrá que domarlos e integrarlos. Una gran tarea 
para el hombre, que es totalmente ingenuo e ignorante de las leyes draconianas de la vida. El 
hombre todavía no corresponde, en su conciencia, con la realidad de las fuerzas ocultas; sólo 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 26 - Lo invisible y su realidad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 254 


las experimenta, sin tener ninguna experiencia creativa con ellas. Los toma por lo que son, no 
por lo que deberían ser delante de él. El hombre es un ser creyente, y esto es parte de su 
involución. Tendrá algunas experiencias profundas para saber que no puede permitirse el lujo 
de creer en las fuerzas de la vida. Así aprenderá a controlarlos, a ponerlos en su mano, y así es 
como su poder descenderá a la tierra. 


El ser humano aprenderá a vivir ocultamente y materialmente. La fusión de estos dos 
aspectos de la vida lo hará un ser superior en conciencia y ciencia. Descubrirá que las fuerzas 
de la vida deben estar sujetas a su propia conciencia para que desciendan a la materia. Las 
grandes fuerzas astrales se opondrán a la conciencia del hombre nuevo, debido a las 
consecuencias que esta nueva conciencia tendrá a lo largo de los siglos. Sin embargo, nada 
puede impedir que una nueva conciencia se establezca en el mundo. Por otro lado, esto no hará 
que la tarea sea menos difícil para el hombre, pues tendrá que soportar solo un gran despliegue 
de energía en su mente, lo que le hará darse cuenta hasta qué punto los velos de la conciencia 
son sutiles y a menudo complejos bajo su simple apariencia. El hombre evolucionado 
conquistará los planos sutiles de la vida uno por uno, se elevará en conciencia hasta que su 
fusión con la energía de su realidad sea completa e indisoluble. 


Los planos invisibles de la vida se harán cada vez más concretos, y llegará el día en que 
el hombre ya no será humano en su conciencia: entonces ya no formará parte de la conciencia 
planetaria de la antigua humanidad. 


Esto marcará el ciclo de la nueva alianza entre el hombre y las esferas, una alianza rota 
cuando los circuitos universales se rompen al principio de la involución. La evolución de la 
conciencia supramental en la tierra afectará el equilibrio establecido durante miles de años entre 
el hombre y las esferas; una vez roto, este equilibrio forzará a las esferas a trabajar 
estrechamente con la tierra, y el hombre recuperará su lugar en el orden de la realidad. La 
realidad de lo invisible se convertirá en parte de la realidad del hombre, y la vida en la tierra se 
volverá poderosamente creativa. El hombre podrá beneficiarse una vez más de sus contactos 
con las civilizaciones avanzadas, que esperan su señal para venir a su encuentro. El hombre de 
la próxima época continuará evolucionando de acuerdo a un nivel de conciencia libre de las 
fronteras entre sí mismo y las esferas; se conocerá a sí mismo completo, en toda su 
dimensionalidad, y ocupará el lugar y el estatus universal que le corresponde en la vida del 
planeta y del sistema circundante. 


La luz es una energía que la mente del hombre puede cambiar a voluntad. Esto aún no se 
ha entendido. La transmutación psíquica del hombre permitirá que su mente modifique la luz 
de su conciencia y sus células. El hombre integral, en vez de vivir en relación a una luz fijada 
en un marco de conciencia relativamente estable y limitado, vivirá en una luz desespiritualizada 
que le dará acceso a las dimensiones cósmicas de la realidad que subyacen a su realidad 
material y planetaria. La imaginación del hombre integral no será astral sino etérica, 
corresponderá a mundos paralelos en vez de planos paralelos. La diferencia entre planos y 
mundos estará perfectamente establecida y se establecerá una comunicación universal entre las 
personas en la tierra y los extraños en el espacio. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 26 - Lo invisible y su realidad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD [255 


Durante la involución, los planos eran las únicas dimensiones del espíritu accesibles al 
hombre sensible, porque la fusión no existía todavía en la tierra en un nivel final de desarrollo. 
No viviendo dentro de una conciencia fusionada, el hombre antiguo fue reducido a vivir su 
conciencia en relación a una percepción psicológica, la cual sólo generará en él una conciencia 
del mundo material local. 


Con la ayuda de la conciencia celular, el hombre integral tendrá acceso a las dimensiones 
de la vida lejos de su sistema solar local a través de un nuevo vehículo: el cuerpo etérico. Puesto 
que este último estará bajo el control del espíritu y no del alma, el hombre ya no se verá 
reducido a vivir simplemente a partir de la memoria experiencial, pues se beneficiará de la 
memoria cósmica, la que lo unificará a todos los niveles de vida en evolución en el universo 
local. Así, lo invisible se hará visible para él, y la dimensión espacio-temporal será tan extensa 
como su conciencia. Liberado de la limitación fisiológica del espacio, el tiempo perderá su 
relatividad y el ser penetrará en mundos donde la vida está extremadamente evolucionada en 
relación a la de la tierra y sus razas. Esto creará un vínculo interplanetario que permitirá al 
hombre comunicarse, de forma voluntaria, con las razas que probablemente se beneficiarán de 
su avanzada ciencia. El problema de la invisibilidad en lo terrestre se debe a que su cuerpo 
etérico aún no está activado; el único vehículo que puede darle acceso al nivel más bajo de 
invisibilidad es su cuerpo astral. Pero está gobernado por las fuerzas del alma, de modo que 
cualquier actividad astral en él lo vincula a los planes de vida encarnados en la mentira cósmica. 


La fusión de su conciencia lo liberará de esta condición. El hombre integral se liberará del 
espacio material y, al mismo tiempo, de los planos astrales de su conciencia. Su movimiento en 
el éter será equivalente a la sustitución de lo imaginario por lo visionario. Sus visiones serán la 
contribución de su cuerpo etérico a su conciencia total, en lugar de representar sólo eslabones 
de la cadena de la vida a través de la nuclearización de su memoria colectiva, que forma parte 
de los planos astrales del alma. El hombre debe vivir por el acceso a los mundos interplanetarios 
y universales. Mientras se le niegue este acceso, se verá obligado a vivir en la tierra a la luz de 
su conciencia astral, y no tendrá acceso al conocimiento. Entonces sólo conocerá el 
conocimiento gobernado por sus apetitos experienciales e involutivos. La invisibilidad de los 
mundos paralelos es una subcondición de la conciencia involutiva que el sueño o viaje astral no 
puede superar. El hombre necesita acceso a todas las dimensiones de la vida que existen en el 
universo local si quiere comprender plenamente la ciencia de la materia y la luz. Esta ciencia 
no puede ser parte de su inteligencia mientras su conciencia esté limitada a la actividad de su 
cuerpo astral. 


Lo invisible está ligado a la organización de las esferas materiales e inmateriales de la 
vida. Su papel en el cosmos es preponderante en una escala que impactaría al ser no iniciado si 
no estuviera preparado para entender los aspectos creativos y no creativos de esta realidad. Lo 
invisible contiene la mayor parte de la energía cósmica, que es accesible a ella de la misma 
manera que la energía de la materia es accesible para el hombre y su ciencia. El universo es un 
vasto dominio. Las inteligencias a diferentes niveles de vida aseguran la evolución de los 
sistemas. El contacto entre el hombre y lo invisible abrirá las puertas del universo a su 
conciencia, y dejará de ser simplemente un animal inteligente, convirtiéndose así en un ser 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 26 - Lo invisible y su realidad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 256 


creativo. Pero este contacto requerirá un desarrollo integral de su conciencia. El ego y el 
espíritu tendrán que unirse perfectamente en una fusión creciente para que la luz pueda perforar 
su conciencia permanentemente. Lo invisible le ofrecerá todas las respuestas a su vida 
planetaria. Entonces comenzará su gravitación hacia una vida cósmica abierta a su conciencia 
para siempre. La muerte será impotente contra él, porque su conciencia se habrá liberado de la 
carga astral y kármica. La evolución de la conciencia creará un cambio profundo en la vida de 
las naciones, ya que la accesibilidad del hombre a lo invisible le dará poderes sobre la materia 
que elevarán la inteligencia de los pueblos en la comprensión de la realidad más allá del muro 
del espacio y del tiempo material. 


En el plano mental humano, la vida cósmica se refleja en el fenómeno del pensamiento. 
Cuando el ser haya desarrollado una mayor conciencia de este fenómeno universal, cuando el 
ser involutivo viva en el estado de condicionamiento, los planos superiores de la vida y el plano 
material se fusionarán. La conciencia del hombre pasará a una nueva etapa de su evolución, 
coincidiendo con las necesidades más avanzadas de la conciencia y las necesidades cósmicas 
de la evolución. El hombre comprenderá los planos invisibles y tendrá acceso a ellos más allá 
del sueño. Su vida mental en estos planos será tan real como su vida material. Su conciencia 
tendrá que ser ajustada, limpiada de todos sus aspectos astrales, para que el plano etérico 
universal pueda ser integrado en su nueva mente. La conciencia del hombre antiguo no puede 
fusionarse con la luz de la mente; debe ser renovada y liberada completamente de lo conocido. 


La conciencia supramental estará perfectamente equilibrada y será capaz de sostener la 
luz que descenderá hacia el hombre preparado desde hace mucho tiempo para encontrarse en 
los planos invisibles de la vida, su doble, esa contraparte cósmica de sí misma. El desarrollo de 
esta conciencia agudizará el sentido de la realidad en el ser y lo llevará a darse cuenta de que la 
vida se vuelve aún más vasta a medida que su plano mental es globalmente consciente de ella. 
Esta globalidad dependerá del nivel de evolución del ser y de su capacidad de adaptación a una 
conciencia que puede vincular lo material con lo invisible a través de una psique integral. Esta 
psique viviente restaurará al hombre el equilibrio de sus energías, y podrá abrir cada vez más a 
voluntad la ventana sobre lo invisible y conocer sus grandes misterios. 


La realidad y lo invisible son uno. Pero la mente del hombre no está suficientemente 
desarrollada para participar creativamente en estas dimensiones de la conciencia humana. La 
ciencia moderna ha eliminado lo invisible de sus investigaciones e intereses; su metodología no 
se aplica en el marco de una realidad que no corresponde a sus conceptos actuales. Pero la 
conciencia y la ciencia se unirán a medida que la evolución avance. En ese momento, el hombre 
construirá una nueva construcción mental de la realidad más allá del velo dividido del espacio 
y el tiempo. Su mente superará sus limitaciones psicológicas y el ego se dará cuenta del vínculo 
entre lo invisible y la materia. La velocidad de la luz no está sujeta a los principios de la ciencia 
mecánica. La luz es una fuerza cuya fuente fluye más allá del espacio y del tiempo; el espíritu 
del hombre nuevo conocerá sus aspectos ocultos y su movimiento a través de esferas y planos. 
Su vehículo etérico le permitirá moverse en los éteres cuya sutileza equivale a la vibración de 
este cuerpo sutil del hombre. La luz de este vehículo se ajustará perfectamente a su conciencia, 
y las relaciones entre el plano invisible y el plano material no crearán un desorden psicológico 
en el hombre consciente. Los problemas psicológicos de la conciencia involutiva frente a los 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 26 - Lo invisible y su realidad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 257 


planos sutiles se deben a la falta de centralidad de la mente humana; la experiencia 
extrasensorial tiene el efecto de desequilibrar la conciencia humana y hacer del hombre un ser 
cuya sensibilidad no integrada crea un sufrimiento difícil de contener. 


Para que el hombre pueda tratar con lo invisible sin que su conciencia desarrolle 
consecuencias negativas, debe estar perfectamente centrado y ser capaz de no sucumbir a las 
influencias astrales que acompañan a cualquier alto nivel de sensibilidad a lo extrasensorial. 
Sólo una gran centricidad permitirá al ser superar los efectos astrales que preceden a cualquier 
contacto del ser con los planos donde es capaz de liberarse de lo conocido para emprender un 
nuevo paso en la evolución de su conciencia. 


Los planos invisibles no deben ser coloreados por la conciencia astral del hombre, de lo 
contrario es difícil para él ver a través de los velos sutiles de estos planos. Tendrá que 
beneficiarse de una visión infalible, capaz de darle acceso a dimensiones de la realidad que no 
forman parte del reino de lo imaginario o lo astral, sino de los mundos paralelos que subyacen 
a la organización cósmica de la vida. Los planos invisibles están vinculados a mundos cuya luz 
sólo puede percibirse a través de una mayor visión del alma o del espíritu, dependiendo de si el 
hombre participa en la vida astral o en la vida etérica. Cualquiera que sea el nivel de evolución 
del ser, cualquier contacto con lo invisible restaura en su conciencia los elementos vitales de 
una vida multi-dimensional que debe conocer para evitar una experiencia material que lo 
confina simplemente a los sentidos físicos. La vida es demasiado vasta para que el ser se 
interese indefinidamente sólo en sus aspectos inferiores y olvide las dimensiones relacionadas 
en última instancia con los planos de una realidad superior y objetiva. Con la evolución de la 
conciencia supramental en el globo, el hombre profundizará la relación entre la materia y sus 
subplanos, y derivará de ella una ciencia cuyas raíces irán al centro mismo de la vida cósmica 
y universal. La condición psicológica y psíquica del ser consciente cambiará profundamente 
antes de que éste tenga acceso libre y sin trabas a una vida paralela. La muerte ya no tendrá 
ningún efecto sobre él, pues la apertura de los planos paralelos y su luz a la conciencia hará del 
hombre un ser cuya luz interior será suficiente para extinguir en su conciencia las corrientes 
más bajas de la vida, que constituyeron durante la involución el obstáculo por excelencia para 
la adquisición de la libertad universal. 


La realidad de lo invisible se sentirá objetivamente en el hombre integral cuando las 
fuerzas psíquicas de la tierra hayan alcanzado un nivel de desarrollo suficiente para que el ser 
pueda soportar la luz utilizada para externalizar su envoltura etérica. Lo invisible es parte de la 
naturaleza psíquica del hombre y su conciencia es su manifestación material. Pero para que su 
conciencia lo penetre conscientemente, tendrá que superar los límites psicológicos y 
psicológicos de su ego involutivo. Los circuitos universales se abrirán entonces a su conciencia 
y él transpondrá su noción actual de pensamiento y orígenes. El pensamiento es la herramienta 
fundamental de la conciencia, y la conciencia vibra de acuerdo con el modo de pensamiento y 
su característica creativa. Mientras el pensamiento permanezca abrazado por la memoria de la 
raza, constituirá un límite inherente a la evolución de la conciencia. Cuando haya pasado la 
etapa primaria de su función planetaria, crecerá sin fin y alcanzará planos de vida donde la 
conciencia podrá finalmente participar en la realidad objetiva de los mundos paralelos. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 26 - Lo invisible y su realidad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 258 


Lo invisible es una noción psicológica del ego, una noción que comparte sutilmente su 
conciencia y le invita a disociarse de la realidad. Mientras la conciencia humana siga siendo un 
apéndice de las fuerzas externas, el hombre no puede ver que la relación entre el espacio 
psíquico y su conciencia es una relación espiritual. El ser integral comprenderá que toda 
relación de espíritu es una relación de poder, cuya dinámica psíquica permite interpenetrar 
diferentes dimensiones de la realidad desde las cuales la vida material deja de ser únicamente 
material para volverse psíquica y luminosa. El concepto de la luz que el hombre involutivo tiene 
de la conciencia se invierte, porque el aparato material está psíquicamente desconectado de los 
altos planos de la realidad. Esta desconexión es parte de la involución de la conciencia pero no 
es permanente en la tierra. La muerte ha creado en el hombre la impresión de que es la terminal 
de la vida terrenal, mientras que no representa ninguna dimensión de la realidad. La muerte es 
sólo una parte de la suspensión de la conciencia en el tiempo cósmico de la vida, hasta que el 
alma haya alcanzado un nivel de desarrollo suficiente para que el ser pase de la vida material a 
la vida etérica, también llamada inmortalidad. Pero la inmortalidad sigue siendo un concepto 
idealizado para el hombre, ya que aún no ha sido verificado en la conciencia universal, más allá 
de los estados de la carne enfriados por la inconsciencia. 


La evolución de la conciencia humana no puede retrasarse indefinidamente en su relación 
con las fuerzas de la vida cuyo terminal es la infinidad de energía en su expansión universal. El 
nuevo hombre comprenderá que las nociones de infinito y cosmicidad deben desarrollarse a 
través de una conciencia integrada antes de poder liberarse de las formas mentales subjetivas 
que condicionan su ser y lo obligan a vivir en relación con una sensorialidad inferior a su 
sensibilidad futura. El ser verá que la vida es infinitamente más vasta que su existencia, y que 
su experiencia en el plano material no depende simplemente de su relación psicológica con los 
planos inferiores de la vida, de los cuales el astral es el ejemplo perfecto. La vida misma trata 
con todos los niveles de energía al alcance de la conciencia. Sin embargo, esta conciencia debe 
generar en sí misma una nueva energía para que una nueva vida se arraigue en el globo. Los 
planos invisibles deben estar conectados a la conciencia del hombre, pues éste debe y puede ir 
más allá de la finitud de la vida material para acercarse a las constelaciones que finalmente se 
convertirán en los nuevos territorios de la evolución galáctica. La conciencia del hombre en la 
tierra es particular a la vibración de su sistema solar. Esta vibración se elevará cuando la 
conciencia haya profundizado su relación con la realidad y haya superado las ilusiones 
profundas de la vida involutiva. 


La noción de invisibilidad desaparecerá cuando el ser haya destruido los miedos sutiles 
de su inconsciente, miedos que constituyen el límite psicológico de su conciencia. El miedo no 
es simplemente una cualidad de la conciencia planetaria; es también parte del hecho de que el 
hombre viene de la muerte y aún no conoce los caminos de salida a las experiencias inefables 
de la vida. Sin miedo, el hombre no podría soportar la vida material en la tierra, pues no podría 
liberarse de los mecanismos de la muerte que forman parte de su conciencia y que aprende a 
derramar a medida que evoluciona. Pero el miedo no desaparecerá completamente de la 
conciencia involutiva hasta que el hombre haya terminado su relación con el astral. Este plan 
hará vibrar el miedo en su conciencia mientras el ser no haya integrado la presencia de las 
fuerzas superiores de la vida y la existencia de los mundos donde estas fuerzas de vida 
evolucionan. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 26 - Lo invisible y su realidad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD [12209 


El nuevo hombre será entonces liberado del miedo y la infinidad reemplazará los aspectos 
terminales de su conciencia planetaria. Un nuevo día nacerá entonces en el globo y los primeros 
hombres pasarán a la conciencia de otro tiempo, libres de la experiencia planetaria. El hombre 
no puede limitarse a la memoria de la raza, porque es parte de la conciencia de la muerte a 
través de la forma inferior de su mente. Es a través de estas formas inferiores que el vínculo 
kármico con la forma continúa. El hombre en su esencia es un ser completo, pero no puede 
alcanzar su ser desde pensamientos pasados. Por eso las fuerzas de la vida en él lo empujarán a 
avanzar más allá de las fronteras de lo conocido, para sumergirse en el infinito que aún no ha 
sido estudiado por una mente libre de la memoria de la raza. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 26 - Lo invisible y su realidad 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


Zl 


La universalidad 
de la conciencia supramental 


Aunque la conciencia supramental es una conciencia universal, su manifestación será 
laboriosa, pues el hombre sólo puede conocerla estableciendo una relación con una onda mental 
desde un punto fijo en el globo. Si esta ola se mueve con el tiempo, su encaminamiento nunca 
convergerá hacia una forma colectiva más elevada de energía mental, y la masa de la 
civilización humana nunca será consciente de ello. Proveniente de una nueva inteligencia 
psíquica, esta conciencia tendrá el único propósito de evolucionar las fuerzas involutivas, para 
que alcancen, en un futuro lejano, la individualización total y perfecta de la energía creadora 
integral. 


La universalidad de la conciencia supramental reflejará una cualidad primordial de la 
inteligencia de la vida desde un cuerpo material, y no una forma de conformidad donde reina la 
homogeneización del yo personal, como ocurre dentro de las sociedades espirituales o 
religiones involutivas. La naturaleza universal de esta conciencia desafiará cualquier definición; 
las masas y sus organizaciones no tendrán ningún recurso, ningún derecho, ningún poder sobre 
ella. Por mucho que las fuerzas de la involución hayan servido al poder contra el hombre, las 
nuevas fuerzas de la vida servirán al hombre en su poder. Este será el comienzo de la gran 
ascensión del hombre consciente hacia las altas cumbres de su experiencia extrasensorial y 
etérica, una salida que le dará las herramientas psicológicas necesarias para la investigación 
concreta de lo que fue desterrado de su experiencia involutiva: las dimensiones prohibidas. 


La conciencia supramental sólo será reconocida por lo que es de aquellos que la 
conocerán y experimentarán su realidad creciente a través de los acontecimientos cotidianos; 
su universalidad no vendrá de una conciencia colectiva o de una difusión mundial, sino de un 
origen ajeno a la conciencia psicológica del hombre. Esencialmente, lo que la caracterizará en 
su universalidad será la capacidad del nuevo hombre de usar mentalmente sus circuitos 
universales para hacer uso de sus derechos a una vida perfecta. Nacido de una nueva 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 261 


conciencia, el hombre ya no podrá reconocer ningún poder por encima de sí mismo, que emane 
de las esferas y lo abarque por ignorancia. La lucha que conduce a la finalización de esta 
condición dará a la conciencia del hombre nuevo su universalidad. Viniendo de las esferas más 
elevadas de la energía mental, la nueva conciencia romperá los velos de la conciencia humana 
y ya no será identificable con la conciencia experimental de la humanidad involutiva. La 
separación entre el hombre nuevo y el viejo será total, sin precedentes desde la encarnación del 
hombre en la materia. 


La conciencia supramental creará un nuevo foco de fuerza creativa sin el conocimiento 
de las fuerzas mecánicas de la civilización. Este hogar crecerá con el tiempo, hasta que su poder 
se establezca permanentemente en el globo, durante la evolución de las razas raíz sexta y 
séptima, a través de las actividades civilizadoras de la regencia planetaria. Con estos seres que 
elevarán la conciencia de la humanidad a través de su trabajo, la conciencia supramental dará 
un gran salto adelante. Esto sucederá cuando el hombre de la tierra se haya vuelto oficialmente 
consciente del hombre del espacio, irrevocablemente. El contacto entre la tierra y otras 
civilizaciones será de extrema importancia para la evolución de la conciencia supramental, pues 
este contacto obligará a la humanidad a elevar su mirada, a ampliar su visión, para finalmente 
definir sus principios vitales. 


El hombre descubrirá la universalidad de la conciencia supramental en la medida en que 
su mente se perfeccione hasta que el poder de su nivel mental sobre la materia esté asegurado. 
Como condición absoluta para la evolución de una ciencia universal que contiene todos los 
aspectos de la inteligencia creativa, esta perfección de la mente debe hacer todo lo posible para 
la evolución de una civilización libre de las fuerzas de la muerte. La muerte tiene tal poder 
sobre el hombre que su vínculo con él se refleja en su incapacidad para dictar su voluntad de 
vivir. 


La universalidad de la conciencia supramental es el producto de la adhesión del hombre 
al poder oculto de la luz. Esta adhesión dará a su inteligencia la característica universal de la 
que carece hoy en día para abrir los nuevos caminos de la evolución, fuera de los límites de una 
existencia material impotente seguida de una muerte inútil. La conciencia supramental hará que 
el hombre descubra que la vida no le debe nada al hombre, sino que debe tenerla a su 
disposición, porque la vida es sólo un aspecto de la energía. 


El hombre nuevo, dotado de una conciencia universal, sabrá que las fuerzas de la vida en 
el cosmos invisible deben confrontarse con su voluntad, y que este proceso es normal para que 
la energía creadora de su espíritu descienda a los planos inferiores. No es a través de una 
filosofía existencial que el hombre se convertirá en rey y dueño de su vida, sino a través de la 
confrontación psicológica de sí mismo con las fuerzas que siempre han tenido el poder de la 
gestión sobre la vida humana. Este poder terminará con la evolución de la conciencia universal 
del nuevo hombre. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 27 - La universalidad de la conciencia supramental 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 262 


La conciencia universal significa conciencia del universo invisible y sus leyes evolutivas. 
El hombre conocerá las leyes de la vida tal como se aplican a su cuerpo mental, el asiento de su 
conciencia. Este cuerpo debe estar perfectamente desarrollado para que en el futuro pueda 
dirigir mentalmente el proceso integral de su evolución personal y planetaria. De lo contrario, 
el hombre seguirá siendo un peón en la vasta y cósmica organización de los planos invisibles, 
y nunca podrá acceder a su propia autoridad. Regresión imposible, porque la luz del hombre 
debe liberarlo. Como la vida es un negocio inteligente y no sólo un proceso, se requiere un 
retorno cada vez más creativo para completar con éxito sus actividades. El hombre involutivo 
creerá que la vida es simplemente un proceso cósmico en la tierra, debido a la ruptura de su 
vínculo con los circuitos o planos universales. 


Esta creencia ingenua se ajustará a la luz de su nueva inteligencia, y le dará acceso al 
poder de ejecución y planificación a largo plazo, con la ayuda de fuerzas bajo su control, 
dirigidas para que su vida y la del planeta converjan hacia un punto común: el equilibrio 
perfecto de los sistemas de vida internos u ocultos, externos y materiales. 


La conciencia universal de la próxima época será de tan alto orden, y los nuevos hombres 
experimentarán una tasa vibratoria tan alta que el hombre involutivo, que la calidad de sus vidas 
ya no puede ser identificada. Su conciencia estará demasiado avanzada para que su fuente sea 
reconocible. Esta nueva condición del hombre lo convertirá en un ser excepcional, pero no 
recuperable por la red de valores humanos de la involución. Esto constituirá su protección y, al 
mismo tiempo, requerirá un barrido total de sus hábitos psico-sociales primarios contraídos 
durante su vida inconsciente. Ya no vivirá de acuerdo con la humanidad, sino en paralelo con 
la evolución de los sistemas de vida a diferentes escalas. Ya no será un filántropo, simplemente 
trabajará para equilibrar las fuerzas que tienden a contaminar la vida planetaria del hombre. No 
negará lo que es moral, vivirá más allá de cualquier comportamiento que pueda generar 
ignorancia en nombre de la virtud. Su conciencia perturbará lo que no es consciente y elevará 
lo que está evolucionando. 


La evolución de la conciencia humana hacia la universalidad generará una nueva 
condición de vida. Sólo el tiempo nos permitirá reconocer esto, ya que las fuerzas de la vida 
generadas a través de esta universalidad de la conciencia tendrán que ser integradas antes de 
que el nuevo hombre pueda comandar con autoridad los sub-planos de la materia. Cuando sea 
capaz de hacerlo, la vida humana, tal como la conocemos, cambiará a un ritmo que desafía la 
imaginación más fértil de la época actual, porque la actualización de las fuerzas invisibles que 
emanan de la voluntad del hombre es un espectáculo de vida que sólo el hombre nuevo podrá 
apreciar en su verdadero valor. Cualquier interpenetración de un plano invisible con el plano 
material permitirá al hombre beneficiarse del poder de las fuerzas que vienen de este plano y 
vitalizar su forma. Esta nueva condición de vida y comprensión del fenómeno vital creará en el 
hombre otra percepción de la realidad, y la civilización futura pasará del mecanismo ciego al 
intercambio interminable entre los diferentes planos del universo en evolución. 


La conciencia mental del mañana será universal y evolucionará más allá de su condición 


presente; su carácter mental superior definirá su calidad de percepción y comprensión de la 
vida, más allá de lo que el hombre pudo haber conocido en el pasado. Invitará al nuevo ser a 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 27 - La universalidad de la conciencia supramental 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 263 


ver todo lo que hay de la vida en la tierra y lo preparará para comprender la vida en los éteres 
más allá del plano material. Su comprensión será proporcional a su poder para distinguir entre 
los diferentes reflejos que el ego crea en la energía de su conciencia. Conciencia pura en la 
mente significa conciencia cuya inteligencia se basa en la mente, no en el alma. Es esta cualidad 
de la nueva conciencia la que la hará universal, porque el espíritu es universal, mientras que el 
alma es sólo planetaria. Mientras que el alma utiliza la memoria para validar su experiencia a 
través del hombre, el espíritu sólo utiliza su luz para integrar universalmente la vida del hombre 
en una experiencia cósmica y evolutiva total. 


La universalidad de la conciencia supramental definirá el vínculo entre el hombre y la 
realidad de lo invisible; este vínculo se restaurará para que pueda beneficiarse de su relación 
creativa con las fuerzas de la vida que evolucionan en otras longitudes de onda de luz, y 
aseguran que el hombre logre reconocer su presencia para poder trabajar con ellas en todos los 
niveles del cosmos tangible e intangible. Cuando conozca correctamente su papel en la vida, 
comenzará a invertir la polaridad de su energía y se beneficiará de lo que es una parte integral 
de él en otros niveles. El hombre no es simplemente un ser material; posee atributos de otro 
tipo, que siempre han permanecido ocultos por el insuficiente desarrollo de su conciencia 
mental. La naturaleza emocional del hombre inconsciente tendrá que ser ajustada para que sus 
emociones no interfieran con la laboriosa armonización de sus cuerpos sutiles durante la 
evolución. Cuando hablamos de la universalidad de la conciencia en el hombre nuevo, nos 
referimos a una nueva condición de la mente humana, dando al hombre el poder de descubrir 
finalmente los secretos de la vida en todos los niveles de su manifestación. 


La vida no es simplemente un proceso de nacimiento y muerte, sino que va mucho más 
allá de esta limitación. Pero esto sólo se reconocerá cuando el hombre haya entrado en diálogo 
con lo invisible, a través de un plano mental cada vez más universalizado, capaz de sostener la 
naturaleza radicalmente nueva de una conciencia alimentada por el hombre invisible. Mientras 
el hombre material interfiera con el hombre invisible, el hombre de luz, el hombre mortal será 
forzado a vivir encerrado en sí mismo, y esta vida nunca podrá satisfacerlo porque nunca será 
total. El ser consciente reconocerá las múltiples dimensiones de su conciencia, y un día se 
comunicará armoniosamente con el hombre invisible que hay en él, cuando haya superado el 
condicionamiento de su memoria sobre sus emociones. Esto requerirá preparación, ya que el 
hombre debe ser protegido de sus propios defectos. El que ha sufrido de la vista durante mucho 
tiempo no puede enfrentarse, sin preparación, a la luz demasiado brutal; así será para el nuevo 
ser de la próxima época. 


La conciencia supramental deshará sistemáticamente lo que la conciencia inferior de la 
mente ha establecido, porque su poder creativo será de un orden diferente en el tiempo. Sólo lo 
deshará en la medida en que el hombre haya penetrado en las dimensiones suprasensibles de su 
realidad. Esto permitirá al mismo tiempo una continuidad evolutiva de la conciencia y la 
preparación de la nueva conciencia para tareas que coincidirán con el poder psíquico del ser 
consciente en la tierra. La universalidad de la conciencia supramental se basará en la 
contribución de nueva energía a la mente humana, vinculando la conciencia a dimensiones de 
la realidad que no están coloreadas o limitadas por los sentidos inferiores. Mientras que la 
función de los sentidos materiales es atar el cuerpo y la mente a través de la experiencia, la 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 27 - La universalidad de la conciencia supramental 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 264 


función de la conciencia supramental será atar la mente a la energía. El nuevo hombre se 
beneficiará de una doble experiencia: su cuerpo vibrará a la energía de la conciencia planetaria, 
y su espíritu vibrará a la energía de la conciencia cósmica, donde la luz del doble servirá como 
puente entre el infinito y el plano material. 


La evolución de la conciencia supramental creará un nuevo ciclo de vida en el globo 
terráqueo diseñado para dar al ser el alcance total de su realidad y realidad, predisponiéndolo a 
conquistar el universo en el curso de la evolución futura. 


La inevitabilidad de la conciencia supramental estará ligada a la manifestación en el 
globo de una nueva convención entre espíritu y luz. Esta convención liberará al hombre de los 
velos de la involución y le permitirá crear un nuevo orden basado en la contribución de la 
energía de luz al espíritu. Este proceso finalizará el vínculo entre lo invisible y la materia, y la 
conciencia se volverá universal no sólo en relación con otras conciencias terrenales sino 
también en relación con la conciencia de otras partes de la galaxia. Este será el comienzo de la 
conexión entre el hombre y la luz. 


La forma humana tal como la conocemos materialmente no representa al hombre en su 
totalidad. Es un componente inferior de su realidad e impone a su conciencia material la 
impresión última de su vitalidad organizada. Esta ilusión está relacionada con las retenciones 
de energía que la conciencia supramental recuperará en la integración de la energía en todos los 
planos humanos. Mientras este último viva su conciencia en relación con las doctrinas 
fundamentales, o con las ideas de una civilización inconsciente, no podrá alterar su tasa 
vibratoria y desarrollar el canal de energía necesario para la recuperación de sus fuerzas 
psicológicas más allá de su conciencia del ego planetario. La universalidad de la conciencia 
humana se basa en el conocimiento de su identidad universal y no en una noción espiritual o 
metafísica de su realidad. Sin la contribución de su propia ciencia interior, el hombre está 
totalmente habitado por las fuerzas psíquicas nacidas de la involución, y permanece sujeto a 
múltiples formas de control y dominación sobre su ser, formas cuyo poder crece de acuerdo con 
la naturaleza de su inconsciencia. La universalidad de la conciencia del hombre nuevo romperá 
los obstáculos psicológicos que socavan al ser y lo obligan a vivir en relación con una masa 
psicológica sin identidad inteligente. El hombre integral recuperará sus derechos internos sobre 
los pensamientos e ideas que en el pasado han dado forma a su personalidad planetaria y 
neutralizado en su conciencia el poder de la luz. 


El hombre es un ser multi-dimensional. Tiene la capacidad de interceptar los planos de 
alta energía que forman parte de su inconsciente, y de hacer de estas fuerzas la herramienta de 
perforación definitiva a través de una infinidad desconocida desde el comienzo de la involución. 


Este infinito, hoy desconocido para la tierra, es bien conocido por otros seres que desde 
hace mucho tiempo han superado el tiempo de la tierra y el nivel de conciencia de la humanidad 
involutiva. Estos seres, de acuerdo con su propio nivel de evolución, son responsables de 
asegurar que el hombre avance más allá de las fronteras de lo conocido para finalmente entrar 
en los altos planos de la vida, donde todas las formas de conciencia deben ser universales y sin 
reflexión egoísta. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 27 - La universalidad de la conciencia supramental 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 265 


La universalidad de la conciencia supramental se definirá a medida que el hombre perciba 
los misterios de la vida, la muerte y el universo en general. La exteriorización del pensamiento 
creativo desafiará las memorias del hombre, para que se purgue de los antiguos colores de su 
conciencia planetaria. La universalidad de la conciencia y su energía la forzará a ajustarse a 
ideas que no están cerradas por su parte involutiva. A medida que el ego pensativo se ve forzado 
a volverse más y más transparente, una energía mental mayor y más fuerte romperá las viejas 
formas mentales de estar en desacuerdo consigo mismo. Mientras esté en esta vieja mentalidad, 
el hombre irá en busca de sí mismo, y el poder de su energía mental no puede ser generado; la 
iniciación solar del nuevo hombre no será a largo plazo, el ser todavía tendrá cosas que 
aprender, y todavía tendrá que liberarse de las secuelas de lo conocido enterrado en las oscuras 
profundidades de su personalidad egoísta. La universalidad de la conciencia supramental se 
hará cada vez más evidente a medida que el ser mismo se hace más y más real, sin reflexión 
egoísta subjetiva. La ciencia de la energía, nacida de la universalidad de la conciencia, no puede 
excluir de la vida los aspectos fundamentalmente materiales de la existencia, pero puede dar a 
estos aspectos una calidad superior, en la medida en que el ego deja de colorear su conciencia 
a través de una búsqueda interior que la satisface psicológicamente. La energía de la conciencia 
supramental irá más allá de las normas psicológicas del ego y creará en la vida mental un 
vínculo inalienable con otros planos de vida inteligente. Este vínculo pertenecerá a la naturaleza 
de la realidad y no al deseo psicológico del hombre de enfrentarla. La realidad no puede ser 
controlada. Manda y el hombre nuevo será su objeto, su punto de fusión, su punto de encuentro. 


La universalidad de la conciencia supramental se hará evidente para el hombre que 
reconocerá la pureza vibratoria de su conciencia, resultante de su depolución psicológica y 
psíquica. Tendrá su autoridad no por el poder de sus ideas sino por el poder creativo de su 
vibración. El acercamiento de la luz y el ego se hará a través de la vibración distinta de la 
energía, que ya no puede tocar el violín del conocimiento porque el fuego cósmico de la 
conciencia integral forzará el retiro del valor de la forma a favor de la penetración vibratoria de 
la energía detrás de la forma. Tanto como el hombre involutivo estaba poseído por la forma, 
tanto el ser consciente estará libre de ella. Su nueva conciencia irradiará más allá y generará en 
la conciencia la energía que da realidad en el plano mental despertada a las leyes de la 
vibración. 


La conciencia supramental creará un cisma entre el pasado del conocimiento y el futuro 
de la conciencia. Los seres que han sobrevivido al choque y han crecido en la nueva energía ya 
no se alimentarán del pasado. La memoria habrá sido alterada por una vibración más fuerte que 
la forma de pensamiento involutivo. Estos seres descubrirán que una dimensión de su psique se 
ha abierto hasta el infinito, lo que sólo el tiempo les permitirá comprender a un grado de 
perfección que habría hecho del conocimiento involutivo una ciencia imaginaria. Mientras que 
la involución fue sostenida por la reflexión egoísta, la evolución se basará en la percepción 
instantánea de la conciencia, despertada a una vibración de las esferas superiores de la luz 
cósmica, que finalmente descendió a la mente humana para darle un nuevo alcance creativo. La 
conciencia supramental le dará al ser lo que siempre ha creído imposible pero que necesita tener 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 27 - La universalidad de la conciencia supramental 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 266 


para la plena realización de su vida. A cambio, ella le pedirá que sea universal en su conciencia. 
El acceso a los planes de vida no puede adquirirse a través de tergiversaciones egoístas. Estos 
planes están hechos de la realidad y no de las afabulaciones psicológicas de ser enterrados en 
una envoltura carnal incapaz de liberarse de la sangre de la memoria. 


La evolución del conocimiento está directamente relacionada con la evolución del libre 
pensamiento objetivo del pasado. La memoria es parte de las necesidades subjetivas de la mente 
inferior del hombre en busca de su identidad. Cuando lo descubra, perderá su subjetividad y la 
conciencia vibrará a una longitud de onda más alta que nunca. 


Esta nueva energía universalizará la conciencia del hombre y le permitirá comprender 
plenamente su relación con otros planos de la realidad. Este será el comienzo de la conciencia 
cósmica en la tierra. El ser integral descubrirá que cuanto más avanza en la conciencia de los 
planos, más abandona la memoria de la raza. La polaridad del pensamiento involutivo dará paso 
a la universalidad del pensamiento creativo, construido sobre la base de la identidad integral del 
hombre nuevo. 


Las palabras ya no tendrán el mismo valor, porque la forma del pensamiento se elevará 
en vibración y los velos astrales se eliminarán a sí mismos. Su eliminación permitirá el 
pensamiento de valor en la perfección vibratoria de la forma más allá del colorido que 
caracterizó la involución. La universalidad de la conciencia humana será un hecho establecido 
cuando la ciencia cósmica se implante en la tierra; los seres vinculados a esta nueva creatividad 
formarán parte de fuerzas colectivas y ocultas que tendrán un gran papel que desempeñar en la 
futura estabilización de las fuerzas sociales de la nueva civilización. 


La evolución de la conciencia supramental coincidirá con acontecimientos cuyas 
proporciones cambiarán la vida humana. Estos eventos alterarán la relación entre la gente de la 
tierra y las fuerzas externas de la vida galáctica. La humanidad ya no vivirá en la ignorancia de 
los alienígenas del espacio. La universalización de la conciencia pondrá fin a las divisiones 
ideológicas y un gran temblor en la conciencia de las naciones acompañará esta nueva era en la 
que el hombre integral se hará cada vez más presente en la acción creadora en el mundo. La 
apertura de los planos a la conciencia creará un choque en el mundo, porque el hombre todavía 
cree que vive en un planeta aislado mientras que el universo es un conjunto inimaginable de 
organización política y científica. Los hombres conscientes de la próxima era ya no pensarán, 
lo sabrán. Su conocimiento será instantáneo. La conciencia integral será tan poderosa que el 
nuevo hombre estará marcado por ella. En lugar de que el conocimiento mantenga la 
personalidad, el conocimiento será parte de la persona, y los hombres sentirán la falta de 
egocentrismo en los seres que vibran. El ego dará paso a una transparencia hasta ahora 
desconocida y que sólo ha sido identificada, en el pasado, con la conciencia de los mayores 
iniciados. 


La conciencia universal servirá al hombre en todos los niveles de su ser. Será parte de él 
y coincidirá perfectamente con la conciencia de otros seres como él, que habrán alcanzado una 
etapa de evolución mental capaz de soportar el vacío psicológico de la mente inferior. Le pedirá 
al hombre que viva el vacío psicológico de la mente inferior para que la vibración creativa de 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 27 - La universalidad de la conciencia supramental 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 267 


luz pueda ser colocada en su mente superior. La forma-pensamiento involutiva ya no tendrá 
ninguna atracción para él; el nuevo hombre vivirá en relación con dimensiones de la realidad 
cuyo efecto en el plano material neutralizará su conciencia psicológica, asiento de su conciencia 
egoica involutiva. Esto requerirá una gran fuerza interior, y el hombre, solo con su conciencia, 
ya no puede vivir por comparación o de acuerdo con las opiniones de la conciencia circundante. 
Su comprensión de la evolución y los eventos relacionados emergerá y hará de su inteligencia 
un sol permanente. El error desaparecerá, porque la fusión de la luz con el ego generará una 
nueva dimensión en el conocimiento, que se volverá cada vez más psíquico en calidad, y cada 
vez menos psicológico en forma. El hombre integral habrá hecho de la luz una dimensión del 
conocimiento en vez de vivir por su colorido, como fue el caso durante la involución, cuando 
desarrolló una personalidad subjetiva donde vivió con una conciencia egocéntrica. El hombre 
nuevo vivirá en el nivel de la persona integral. El ego subjetivo se hará gradualmente más 
transparente y el hombre perderá la memoria de su vida involutiva. La exteriorización del 
cuerpo etérico lo convertirá en un ser cada vez más mágico, capaz de vivir en relación con 
órdenes de vida que no forman parte de la conciencia de la materia. 


La universalidad de la conciencia supramental creará en la vida íntima del ser un puente 
entre la luz y el ego. La ciencia interna se volverá precisa y crecerá hasta que fluya en la materia, 
y la ciencia tradicional en el mundo terminará. Una gran era de nuevas investigaciones tendrá 
lugar y se establecerán los nuevos cimientos de la civilización. 


La universalidad de la conciencia será reconocida en el mundo por la poderosa expresión 
de esta conciencia, que permitirá al hombre inconsciente reconocer el poder de la inteligencia 
supramental. Por primera vez desde la involución, el ser humano reconocerá que forma parte 
de una raza cuyo futuro ya no está ligado al pasado, en la medida en que su memoria subjetiva 
será reemplazada por el poder creador de la luz. El nuevo hombre verá que la luz significa 
inteligencia creativa y que esta inteligencia, en su universalidad, invierte la polaridad de la 
conciencia. El hombre integral instruirá al hombre involutivo en las relaciones entre espíritu y 
materia, y las nuevas evoluciones raciales en la tierra sacarán del vacío astral el poder creador 
de una raza que finalmente alcanzó su etapa de madurez psíquica. La conciencia supramental 
abrirá la puerta al infinito para la conquista de lo que antes había sido excluido de la conciencia 
experimental. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 27 - La universalidad de la conciencia supramental 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


28 


Lo oculto del astral 


El astral es un mundo en sí mismo, creado por la lucha entre las fuerzas de la involución 
y las de la evolución, y gobernado por inteligencias muy avanzadas, que ejercen su poder sobre 
las almas que vuelven a la muerte después de la experiencia material. Las inteligencias que 
gobiernan el astral están fuera de los planos conocidos por el hombre, y son demasiado altas en 
vibración para que el ser humano inconsciente las estudie. Sin embargo, la evolución futura le 
permitirá desarrollar un cuerpo sutil, hecho de luz, y con la ayuda de la cual se encontrará con 
estas inteligencias cuando abandone el plano material. Estas experiencias le permitirán 
comprender por sí mismo la organización invisible de los gobiernos que velan por la evolución 
o involución de la conciencia experimental en el universo. 


El universo está dividido en dos campos de fuerzas de igual poder. Esta igualdad permite 
un equilibrio perfecto entre lo que gobierna y lo que es gobernado; la búsqueda constante de 
este equilibrio es la base de las luchas de poder que conocemos en la tierra, a una escala muy 
limitada. El mundo astral representa una porción del universo gobernado, incapaz de la auto- 
suficiencia y el auto-gobierno. Todas estas esferas gobernadas buscan ser alimentadas por el 
hombre, porque el hombre representa una categoría de experiencia que un día se gobernará por 
sí misma, cuando haya desarrollado una conciencia suficiente en voluntad e inteligencia para 
luchar y abolir el poder del astral en la tierra. 


La comprensión oculta del astral dará lugar a una ciencia mental superior durante la 
evolución de la conciencia supramental. Será imposible que el hombre conozca las leyes del 
astral y su organización jerárquica hasta que esté perfectamente libre de sus velos. El 
conocimiento de los planos se convertirá en el mayor campo de estudio y exploración psíquica 
del hombre; tan profundo será su estudio de este plano paralelo que hará un avance absoluto 
desde una mente evolucionada, hasta que pueda usar su vehículo etérico. Con éste, finalmente 
podrá ordenar al astral que trabaje para él. 


El hombre sólo puede trabajar el astral a su favor cuando ha neutralizado completamente 
la actividad de su propia vida, lo que marcará el comienzo del poder de la luz en los planos 
oscuros de la conciencia involutiva. El astral, como mundo paralelo, está sujeto a leyes que 
condenan al hombre a la inversión de su energía, a pesar de su inteligencia. En otras palabras, 
el hombre está atrapado por el astral mientras esté sujeto a alguna forma de dominación por sus 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 269 


faltas. Mientras el hombre pueda reconocer que tiene defectos, será astralizable. Cuando el 
hombre reconoce que está libre de toda falta, experimentará una conciencia mental pura, 
purificada de cualquier conexión con el plano astral. En tiempo y lugar, el hombre nuevo sabrá 
y comprenderá lo que significa estar libre del astral. Se dará cuenta de que el astral no es sólo 
un plano inteligente, sino que puede ser tan inteligente que el hombre puede imaginar que su 
gran inteligencia es pura mientras está astralizada. 


Es en la evaluación de su poder de voluntad, combinado con su inteligencia cada vez más 
real, que el hombre sabrá perfectamente si es o no astruisible. Desde el momento en que el 
hombre lo sepa, su conciencia se convertirá en un nuevo corredor para el movimiento de sus 
fuerzas internas, un corredor que le servirá mañana para dejar su cuerpo material en conciencia 
etérica. Pero el hombre sólo podrá evaluar la realidad de su inteligencia viendo los errores que 
todavía puede cometer, debido a los velos demasiado sutiles que llenan su conciencia 
involutiva. El astral es un mundo y no simplemente un término que describe cualquier estado 
de conciencia humana. Es considerando lo astral como un mundo que el nuevo hombre podrá 
penetrarlo en la conciencia y descubrir su organización planetaria y sistémica. 


Para el hombre nuevo, ya no se trata de ver lo oculto del astral según las interferencias 
que este plano causa en su vida. Tendrá que darse cuenta de que el astral es parte de la 
conciencia animal de sus cuerpos inferiores, que puede estar muy desarrollada pero que, sin 
embargo, está relacionada con la actividad del alma, esa fuerza en él que resulta de la ruptura 
distante entre el hombre y los circuitos universales. El ser astral es un mundo real pero ilusorio 
en la manipulación que hace del hombre, será cada vez más obvio para el nuevo hombre que la 
gestión de la conciencia humana es una cuestión de inversión de la energía humana. La energía 
del hombre se ha invertido durante milenios, porque los polos del planeta tierra están en un eje 
que coincide perfectamente con la polaridad magnética del cuerpo astral. Esta polaridad se debe 
al descenso de los fluidos hacia el hombre, que provienen de una zona energética controlada por 
las fuerzas internas del planeta. Esta condición durará hasta que se cambie la polaridad del 
cuerpo astral, cuando el hombre consciente haya reemplazado su vehículo de experiencia astral 
por un vehículo de exploración psíquica e interior. Este nuevo vehículo no seguirá la dirección 
magnética del polo de la Tierra, y el hombre será libre de moverse en el tiempo, es decir, en un 
espacio mental corregido por la inversión de energía del cuerpo astral. 


El nuevo hombre elevará su conciencia más allá del esoterismo del astral para 
comprender sus propiedades, funciones y peligros. Percibirá que la conciencia de la mente 
superior no puede detenerse en una simple observación esotérica de la realidad de este plano. 
Pero para apreciar esta ciencia, el hombre debe ser capaz de integrarla perfectamente. El 
hombre puede conocer las cosas sin poder vivirlas, si sólo se beneficia de la vibración del 
conocimiento de su conciencia astralizada; esto es suficiente para mantenerlo en una posición 
de no-evolución hacia la fusión de esta vida. Cuanto más evoluciona el hombre consciente, más 
debe estar a la vanguardia de su palabra, razón por la cual la humanidad ha estado sometida a 
alguna forma de dominación durante tanto tiempo. El hombre nuevo y consciente, que vivirá 
su conciencia en la cima de su palabra, verá que la conciencia supramental es una conciencia 
de acción, y no una conciencia de impresión. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 28 - Lo oculto del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 270 


El astral es un mundo oculto que el hombre nuevo debe comprender plenamente en su 
realidad mental. Debe comprenderlo según una vibración superior de su psique, que le hará 
reconocer que el astral desafía a la inteligencia hasta que ésta desafía al astral. Mientras el 
hombre tema desafiar al astral en él, es prisionero de él, aunque sea inteligente de las leyes 
ocultas del astral. Para el hombre consciente, desafiar al astral significa evaluar su inteligencia 
frente a la del astral que hay en él, lo que siempre será más obvio mientras el hombre no haya 
superado la pared psíquica de la muerte. La muerte debe ser experimentada psíquicamente por 
el hombre nuevo antes de que pueda desafiar al astral en todas sus formas. 


La muerte psíquica que el nuevo hombre tendrá que experimentar antes de abandonar el 
astral para siempre se traducirá en alguna experiencia en la que se verá forzado, incluso 
forzado, a tomar una decisión perfectamente inteligente. Mientras el hombre no haya sido 
forzado, en su vida evolutiva, a tomar una decisión perfectamente inteligente, no habrá ido más 
allá de los límites del astral, y tendrá que esperar que algún día esta conciencia ocurra. Será una 
señal de que no es lo suficientemente fuerte como para asumir toda su inteligencia creativa, y 
que parte de esta inteligencia permanece para que el hombre pueda soportar la vida planetaria 
sin demasiado agotamiento psicológico. 


La muerte psicológica del nuevo hombre será proporcional a su fuerza interior y sólo 
puede ser utilizada en su forma por este hombre. No puede relacionarse con otras muertes 
psíquicas experimentadas por otros hombres con el propósito de evoluciones paralelas. El ser 
astral es un mundo integral, sólo la muerte psíquica permitirá al hombre salir de él, para 
recuperar su libertad real y radical. No puede haber dos lados de la libertad humana; sólo la 
libertad astralizada e ilusoria tiene dos o más lados. 


El nuevo hombre descubrirá que el conocimiento oculto es un punto de referencia que le 
llevará un día a vivir la muerte psíquica, donde su voluntad y su inteligencia pura se convierten 
en las únicas herramientas de su conciencia creadora. Después de esta etapa, la inversión de la 
conciencia será corregida, y el hombre sentirá nacer en él un poder ilimitado en el movimiento 
de la energía. Entenderá entonces que la relación entre su percepción de lo oculto del astral y la 
realidad de esta percepción explica la diferencia entre la impresión que tiene de ser real y su 
realidad absoluta. Sólo en esta etapa los hombres conscientes podrán vivir de una energía que 
puede ser transpuesta a todos los niveles de su realidad, y comenzarán a vivir de la 
comunicación telepática a distancia, incluso de un nivel a otro. 


El astral es oculto en relación con la conciencia del hombre, pero no es oculto en relación 
con la inteligencia del hombre. El nuevo hombre vivirá primero en el plano de la conciencia, de 
acuerdo con la inversión de su energía evolutiva; entonces conocerá la inversión de su energía, 
que cancelará su conciencia involutiva y la proyectará en la inteligencia del mundo mental, 
donde su pensamiento ya no reflejará sus faltas planetarias. Mientras el nuevo hombre hable de 
conciencia, es porque no habrá establecido la relación perfecta entre su ego y su luz. Cuando 
este último se establezca, ya no hablará de conciencia, sino de inteligencia. Por supuesto, 
también podrá hablar de inteligencia, mientras que sólo estará en el proceso de evolución de su 
conciencia, y esto será parte de sus ilusiones. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 28 - Lo oculto del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 271 


El ser astral es un mundo en sí mismo, que el nuevo hombre tendrá que vivir 
completamente, hasta que pueda salir psíquicamente durante su evolución. Nadie puede 
conocer el éter sin estar muerto psíquicamente de antemano, porque esta muerte, un verdadero 
paso del plano astral al plano mental, se reduce al poder de la luz en el hombre, y no a una 
actitud por parte del hombre. La muerte psíquica será su mayor sufrimiento a nivel material, y 
este sufrimiento ya es parte de su evolución. Lo sabe, en algún lugar dentro de sí mismo, aunque 
no quiera dejar que suba a la superficie por miedo al sufrimiento. 


Como el hombre de la involución o el que está consciente todavía no ha experimentado 
la muerte psíquica, tienen la impresión de que todavía tienen algo que establecer en sus vidas. 
Hasta que no hayan tenido esta profunda experiencia, el sentimiento de que sus vidas no están 
en perfecto orden emergerá de vez en cuando, incluso si son seres evolucionados. Porque ser 
un ser evolucionado es una cosa, pero convertirse en un ser que tiene el poder de su conciencia 
en el plano material es otra. El hombre no puede tener el poder de su conciencia en la tierra si 
hay alguna forma de miedo en él, porque el miedo es astral; es parte de las leyes inexorables de 
la muerte, que deben ser derrocadas para que la vida sea perfecta en su poder y longevidad en 
términos materiales. 


El astral es oculto porque contiene todos los recuerdos del hombre inconsciente, y estos 
recuerdos son parte de su naturaleza egoísta, no pulida y perfeccionada. No es el ego en el 
hombre el que es un problema, ya que es una lente a través de la cual debe pasar su luz; sin 
embargo, esta lente debe ser perfecta para que el paso de su luz sea sin obstáculo, es decir, sin 
coloración astral. Pero el hombre no reconoce que el astral tiene poder sobre él; le da este poder 
con la impresión de que ya no se lo está dando, porque cree que tiene una conciencia 
evolucionada. Es obvio para toda conciencia oculta y vibratoria que el único vínculo entre el 
astral y el hombre se debe a cualquier forma de deformación dentro de su campo de fuerza 
mental; esto mantiene al hombre en la creencia de que está en un estado de conciencia superior, 
mientras que esta conciencia es más elevada sólo en relación con otros que aún no han sido 
tocados por una forma u otra de conocimiento. La superioridad de la conciencia humana existe 
sólo en términos de la habilidad del hombre para experimentar la muerte psíquica. Cuando ha 
experimentado esta muerte, su conciencia es realmente superior, porque ya no puede jugar a los 
juegos astrales y pensar que es inteligente. La inteligencia del hombre no es una medida del 
hombre, sino una medida del espíritu en el hombre. Si no vive en el plano de su mente, ¿cómo 
puede hablar de inteligencia? Por lo tanto, será necesario hablar de inteligencia integral para 
diferenciar entre un proceso evolutivo y un proceso fundido. 


El plano astral representa la totalidad de las fuerzas imaginarias inconscientes en el ser 
involutivo. Estas fuerzas están ligadas a la experiencia del alma y empujan al hombre hacia un 
tipo de experiencia de acuerdo con las necesidades evolutivas de su alma. El plano astral es 
parte de lo que podría llamarse precisamente el plano de la muerte; de hecho, es un plano de la 
vida en el que las inteligencias, las entidades, continúan más allá de la carne para influir en el 
comportamiento mental y emocional del ser humano a fin de retrasar su evolución hacia una 
conciencia integral. Este último es extremadamente temido por las fuerzas superiores del astral, 
cuya función es mantener al hombre como rehén hasta que haya sobrepasado el nivel planetario 
de su conciencia experimental. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 28 - Lo oculto del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 272 


El astral es un plano más peligroso de lo que sugieren las ciencias esotéricas u ocultas de 
la involución. El astral es tan oculto en su función que los velos de su dominio sobre la 
conciencia humana sólo serán rasgados por la conciencia integral misma, cuando haya 
superado las condiciones de involución que hicieron del astral el primer nivel de inconsciencia 
más allá de la materia física del hombre. El plano astral está tan inconsciente que la luz no 
puede penetrarlo. Cuando hablamos de luz, nos referimos a la energía cósmica que emana de 
los mundos más evolucionados del universo y que sirve a la evolución de las esferas inferiores. 
El astral no puede recibir luz cósmica, porque su relación con la energía es de una polaridad 
diferente de la que debería ser para que el hombre se beneficie creativamente de ella. Cualquier 
luz que penetre en el plano astral sirve a la dominación de las fuerzas o entidades que allí 
residen, a causa de la organización política de las esferas de la muerte. Desgraciadamente, el 
hombre involutivo es totalmente inconsciente de lo astral y de todas sus formas de desilusión; 
así, la ciencia de lo invisible se vuelve cada vez más peligrosa para él, en la medida en que no 
reconoce la diferencia entre lo que es astral en origen y lo que es mental al final. 


Lo oculto del astral se debe a que las entidades de este plano utilizan la emoción humana 
para mantener su poder sobre el hombre. El ser humano involutivo es un ser limitado en 
conciencia y el astral está siempre presente para recuperarlo. 


El astral es inferior a la realidad pero tiene medios sutiles para hacer creer al hombre 
inconsciente que es real. De esta manipulación surgió el concepto de cielo e infierno, utilizado 
a lo largo de la historia para mantener al hombre en línea, es decir, bajo la influencia de las 
fuerzas ocultas y psíquicas del astral. El concepto de cielo e infierno es parte de los planos 
astrales, pero no de la realidad cósmica de la conciencia evolucionada del hombre nuevo. 
Cuando el hombre haya superado la conciencia involutiva, la muerte ya no será parte de su 
experiencia. Pasará del plano material al plano etérico de la conciencia futura. Se ha descubierto 
lo oculto de la voluntad astral, y el hombre integral ya no vivirá en la tierra según las fuerzas de 
la evolución que están al servicio del alma y en detrimento del espíritu. La cualidad oculta del 
astral se debe al hecho de que el pensamiento humano está predeterminado por la memoria 
como parte de los mecanismos psicológicos de la conciencia planetaria. Cuanto más pasa la 
conciencia del hombre a un nivel creativo de la mente superior, menos puede interferir el astral 
en el proceso mental de su vida psíquica. El astral trabaja constantemente para deformar la 
conciencia humana y su alienación. Mientras el hombre experimente la necesidad espiritual de 
que la verdad alinee su inteligencia, se verá obligado a vivir desde una conciencia mental 
basada en la provisión de impresiones, creadas por el astral a través de su mente dormida. 


Aunque el plano astral siga siendo para el hombre una dimensión imaginaria, no obstante 
afecta al hombre incesantemente durante su vida inconsciente. La actividad mental diaria se ve 
afectada mientras que por la noche, durante el sueño, la actividad astral la recupera a través de 
los sueños inconscientes y sus fabulaciones, necesarias para el equilibrio de energía entre el 
inconsciente y el consciente. El hombre integral verá transformada su vida mental día y noche, 
y su conciencia será cada vez más creativa. La sobre-imposición de la conciencia astralizada 
dejará de dar paso a la lucidez inteligente. Las leyes del astral serán reveladas por una nueva 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 28 - Lo oculto del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 273 


ciencia de la psicología del ser; se basará en información objetiva transmitida por el doble, que 
permitirá al ego comprender dimensiones del conocimiento más allá del poder investigador del 
pensamiento racional. 


El plano astral atraviesa la conciencia humana. Sirve de puente entre el infinito y la 
materia. Su evidencia se hará más y más evidente cuando el hombre haya superado la 
subjetividad de su pensamiento para entrar en el mundo mental de la conciencia universal. El 
astral nunca se revelará al hombre, porque su actividad a través de la conciencia es parte de las 
leyes de la ignorancia involutiva. A medida que la evolución de la conciencia arroje luz sobre 
los misterios del astral, la comprensión de las leyes del abismo creará un choque para el ego, y 
este choque lo impulsará a la luz de su universo mental universalizado, cuya ausencia de 
reflexión subjetiva desplegará su conciencia más allá de las mayores expectativas involutivas. 
El plano astral se opondrá a la conquista del hombre sobre las leyes de la involución, porque 
debe dominarlo para sobrevivir en la conciencia humana. Durante la evolución de la conciencia 
supramental en la tierra, el astral perderá su poder sobre la conciencia de la humanidad y el 
hombre pasará a otro nivel de experiencia, donde la vida será completamente diferente. 
Liberado del astral, el hombre será luz, y las fuerzas ocultas y psíquicas inferiores de este plano 
se retirarán de su conciencia. 


Puesto que el plano astral representa para el ser humano lo opuesto de su conciencia 
cósmica, el hombre astral o la entidad que evoluciona en cuerpo astral no participa de ninguna 
manera en la evolución del hombre, sino en la de las fuerzas inferiores, opuestas a su conciencia 
universal. El astral es verdaderamente posesión del hombre. La vida del ser humano coincide 
con el plano astral en la medida en que su conciencia es invadida y afectada por pensamientos 
nacidos de la coloración de su luz. Los pensamientos coloreados por el astral no son parte de su 
conciencia integral sino de su conciencia kármica. Esto sirve de enlace entre la experiencia del 
ser inconsciente y las entidades del astral que trabajan en planos de vida cuyo secreto profundo 
es desconocido para el hombre involutivo. Por esta razón, el nuevo hombre tendrá que 
participar en la conquista del poder del astral en su conciencia antes de que pueda beneficiarse 
de su integridad psicológica. El plano astral une no sólo la memoria del alma, sino también los 
vínculos entre esta memoria y la de la humanidad. 


En la medida en que el hombre permanece inconsciente del astral en su vida, no puede 
concentrar en él las fuerzas necesarias para la transmisión de su energía universal a través del 
complejo sistema de su conciencia celular; al perpetuar esta impotencia, su vida material se 
convierte gradualmente en una fuente de desafecto relacionada con la influencia astral. Este 
poder es entendido por aquellos que practican las ciencias ocultas en diferentes partes del 
mundo. Estos seres están poseídos por el astral y su presencia en el mundo es una amenaza para 
la acción humana contra la dominación. Las sectas poderosas trabajan para mantener el poder 
absoluto del astral en la tierra, operando con entidades que desnaturalizan al hombre y lo 
convierten en mago negro. La próxima era verá a estos seres desaparecer bajo el impacto de las 
ciencias de la luz, que trabajarán para colapsar el poder del astral y sus formas ocultas en el 
globo. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 28 - Lo oculto del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 274 


El plano astral determina la psico-génesis del hombre involutivo e inconsciente, el origen 
psíquico de sus conductas sociales. Está directamente relacionado con la actividad del astral a 
través de la conciencia, y su malentendido está en la fuente de la ignorancia de los mecanismos 
de la historia que han permitido que seres repugnantes perturben la conciencia humana global, 
como fue el caso del evento hitleriano. La humanidad sólo estará a salvo de estos monstruos 
humanos cuando las comunidades científicas y políticas hayan comprendido finalmente que las 
fuerzas ocultas pasan a través de ciertos seres y los poseen para crear un gran sufrimiento 
material, cuyo propósito es imprimir en la conciencia del hombre la impresión de su 
incapacidad para liberarse de lo que él llama el mal. La psico-génesis es la ciencia más oculta 
de la mente que el hombre puede comprender, porque requiere comunicación telepática con los 
planos sutiles para descubrir su naturaleza. Esta ciencia oculta del siglo XX será la clave para 
el desarrollo de una nueva psicología del ser, ahora llamada psicología supramental. Esta 
ciencia invitará al hombre a comprender hasta qué punto su conciencia estaba atrapada en 
pensamientos proyectados en su mente inferior para el mantenimiento y la perpetuación del 
poder de la muerte en el plano material. La evolución de la conciencia supramental 
proporcionará más y más información sobre la psico-génesis a medida que los seres creativos 
conscientes despierten a la realidad oculta del plano astral. 


El despertar de la conciencia humana a esta realidad afectará al individuo, a la persona. 
Como tal conciencia individualizada está demasiado cerca del ser para satisfacer las 
necesidades colectivas, responderá perfectamente a las dimensiones psicológicas del ser. La 
comprensión de los mecanismos astrales fácilmente verificables en la experiencia personal 
permitirá al hombre situarse, por primera vez desde la involución, en una relación objetiva con 
las fuerzas psíquicas que colorean su comportamiento psicológico y psíquico a un nivel muy 
elevado. La evolución de la conciencia supramental verá al hombre comprender el contenido 
astral de su conciencia, de la misma manera que el ser material puede tomar conciencia del 
contenido de los elementos dañinos que se mueven a través del cuerpo material. Equipado con 
una nueva herramienta, el hombre nuevo podrá protegerse contra lo oculto del astral y contra la 
manipulación de su conciencia. Esta nueva era de la psicología creativa llevará al hombre 
consciente a tomar más y más control sobre su vida interior, hasta que haya desarrollado 
suficientes fuerzas internas para revertir el poder astralizado de la sociedad sobre su conciencia 
personal. El trabajo se hará en primer lugar desde dentro. Reconciliado consigo mismo, el 
nuevo hombre podrá reconciliar la sociedad consigo mismo. Esta revolución en la relación del 
hombre con la conciencia social creará un nuevo surgimiento de ideas en el mundo, que todos 
los individuos, de acuerdo con su nivel de evolución, abrazarán naturalmente debido a la 
naturaleza profundamente universal del hombre en la tierra. 


El astral es una fuente de sufrimiento para el hombre, pero también una fuerza que 
domina su conciencia y lo obliga a responder a los mecanismos arbitrarios incomprendidos de 
la psicología moderna. El nuevo hombre ya no teorizará sobre la naturaleza del ser, pues se le 
aclarará perfectamente durante su fusión con la energía de la luz. Liberado de la lógica parcial 
o de la intuición imperfecta, ya no buscará justificar sus opiniones sobre la naturaleza humana; 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 28 - Lo oculto del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD ¡NS 


finalmente habrá descubierto que los secretos del hombre son también parte de los secretos del 
universo en la evolución de la conciencia y la energía. El plano oculto del astral será entendido 
no sólo en sus mecanismos de aberración sino también en el poder que ha ejercido sobre la 
conciencia desde que el ser fue gratificado con el pensamiento reflexivo. 


Durante la evolución se reconocerá que la conciencia humana debe pasar por ciertas 
etapas antes de poder liberarse de lo conocido y, una vez que estas etapas hayan pasado, tener 
acceso a lo que en el pasado se consideraba lo desconocido o lo incognoscible. El astral no 
facilitará la reconciliación del hombre con la vida real de su conciencia. Como se pondrá a 
prueba en los detalles más pequeños de su memoria subjetiva, sólo los más fuertes crecerán en 
la ciencia y, en última instancia, orientarán a las generaciones futuras. 


El plano astral nunca ha sido reconocido por los ocultistas como un plano sistemático de 
desinformación. Incluso cuando este plan proporciona al hombre información aparentemente 
útil, la información se utiliza a largo plazo como una trampa. Peor que un régimen totalitario, 
el plano astral se apodera maliciosamente de la mente a través de las sutiles formas de 
civilización, mientras que el régimen totalitario trata en cambio de mejorar la vida de la manera 
equivocada. Por otra parte, los dos están intrínsecamente unidos, porque cualquier forma de 
dominación en la tierra es una extensión de la dominación astral. 


Los investigadores en el campo de la psicología son capaces de reconocer los 
mecanismos astrales, pero su ciencia ha sido astralizada a través de sus actitudes mentales al 
servicio de principios que quieren hacer de la investigación sobre la mente una ciencia exacta. 
Los dominios de la mente no están gobernados por las leyes de la materia sino por leyes sutiles, 
perceptibles sólo por la inteligencia creativa. Un matiz importante que debe ser destacado en el 
estudio del hombre, para descubrir los principios básicos que subyacen a la organización 
psicológica de su ser. 


En los próximos años, seremos testigos de un creciente número de personas humanos que 
sufren de posesión, lo que los conducirá por la nariz y los convertirá en seres peligroso para la 
sociedad. Veremos más y más gente alienada hablando entre ellos en en la calle, cuando no es 
a ellos mismos a quienes se dirigen sino a entidades cuya fuerza de posesión no verán. 


El mundo astral es anti-humano en todos los niveles, e incluso donde parece bueno es 
peligroso, porque la sutileza de sus manipulaciones es demasiado grande para el hombre de la 
masa. No es consciente de los peligros a los que se enfrenta una humanidad que depende 
demasiado de la lógica para comprender que el universo es vasto y que sus leyes son oscuras 
para la mayoría de los hombres, e incluso para los más inteligentes en sus academias científicas. 
La psicología y la parapsicología deben unirse en el estudio de la realidad, para que su 
comprensión pueda ayudar a una multitud creciente que sufre de dolencias que la ciencia 
cartesiana no puede aliviar sin arriesgarse a destruir el tejido del ego. Los Hitlers, Adi Amin, 
los Mansons, los Joneses, por mencionar sólo los más notorios, son entusiastas astrales. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 28 - Lo oculto del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 276 


Algunos de ellos se dieron cuenta, otros quedaron atrapados. El daño que han hecho es 
indubitablemente anti-humano y anti-vida, como lo exige el astral. Cualquiera que esté 
suficientemente a su luz no puede ser engañado por este plan, que ha hecho de la humanidad la 
raza que más sufre en el universo local. Vienen los tiempos en que las grandes cosas se revelarán 
a los hombres de la tierra, para que los más avanzados puedan servir de guía a aquellos cuyas 
mentes aún no han alcanzado su plena madurez creadora y universal. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 28 - Lo oculto del astral 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD 


29 


La evolución 
de la conciencia de las células 


La evolución futura del hombre dará lugar a una conciencia no programada por la cultura, 
libre de los mecanismos de la memoria cultivada. Esta nueva inteligencia reflejará un cambio 
en la mente celular, provocado por una psicología revolucionaria del ser, que liberará al hombre 
de las consecuencias emocionales de su memoria subjetiva sobre el ego. Esta conciencia 
evolutiva tendrá su centro de fuerza más allá del nivel psicológico del ego, y más allá de la 
conciencia cultural de involución. El hombre consciente ya no vivirá de acuerdo a las normas 
psicológicas establecidas en él por la memoria, sino de acuerdo al movimiento creativo de un 
pensamiento que unirá su conciencia mental con su conciencia etérica. La mente de las células, 
en lugar de ser pasiva y receptiva como lo fue durante la involución, se volverá creativa y 
activa. El hombre se volverá autoconsciente en un plano permanente de la mente superior, a 
través de una nueva actividad celular que dependerá del vínculo vibratorio entre el cerebro 
material y el cerebro etérico. 


La conciencia celular abrirá nuevos canales de recepción mental para el hombre, 
permitiéndole conectarse psíquicamente con otras dimensiones de la realidad, que todavía hoy 
representan el aspecto oculto de la mente subconsciente. La mente de las células permitirá al 
hombre concebir el infinito de una manera que se ajuste a la realidad integral de su ser, un 
principio energético y vibratorio en la evolución. La naturaleza puramente físico-química de la 
célula cerebral será desmitificada, y el hombre comprenderá que la ciencia de la inteligencia 
está directamente relacionada con el cambio vibratorio que la célula puede soportar 
etéricamente. 


La conciencia vibratoria y mental de la génesis celular llegará a darle un nivel de 


conciencia de vida directamente relacionado con el poder del espíritu, o el doble, para vibrar y 
atenuar sus mecanismos involutivos a través de la transformación del pensamiento astralizado. 


Diffusion BdM Intl Indice de contenido 


| LAGENESIS DE LA REALIDAD | 278 


El hombre descubrirá que el nacimiento de una nueva conciencia coincidirá con la 
manifestación de facultades psíquicas perfectamente bajo su control. Totalmente diferentes de 
las que había conocido en el pasado, estas otras facultades serán el producto de una nueva 
mentalidad, elevada en vibración cuando se rompa el contacto inconsciente entre el hombre y 
el astral. 


La tasa vibratoria del teléfono celular está directamente relacionada con el poder de la 
mente sobre la materia a través del plano astral, cuya función involutiva era interceptar esta 
energía para darle un ritmo correspondiente a los estados emocionales de la conciencia 
subjetiva y experimental. Cuando el potencial emocional del hombre ha sido alterado por el 
choque vibratorio de una conciencia supramental, la energía creadora del teléfono celular 
aumentará en relación con la capacidad humana de sostener la cualidad psíquica de su ego, sin 
el referencial de memoria que antes le ofrecía una seguridad falsa e ilusoria, y lo paralizó en sus 
funciones psíquicas inferiores. El hombre desarrollará técnicas de intervención entre la célula 
y la mente, que permitirán a la ciencia darse cuenta de que la conciencia celular contiene mucho 
más que sus componentes físicos y químicos. 


La exteriorización etérica del hombre confirmará el vínculo entre el espacio atómico de 
la materia celular y un campo de energía vital, llamado espíritu durante la involución. La 
palabra espíritu será reemplazada por doble luminosidad, ya que este nuevo plano de conciencia 
humana servirá de puente entre la materia y sus sub-planos. Cuando el hombre se mueve con 
facilidad del mundo material a planos más sutiles de conciencia molecular o atómica, esto será 
una prueba irrefutable de la estrecha relación entre la conciencia celular y la mente humana. 
Este descubrimiento se extenderá por todo el mundo, y la ciencia tomará conciencia del poder 
del hombre para investigar los sub-planos de la realidad, cuando su conciencia de la mente 
celular esté perfectamente desarrollada. 


El hombre ya no hablará de la muerte, en el sentido clásico del término, sino de la 
desmaterialización del cuerpo físico, según la voluntad del hombre-luz, este doble